1.

- Introducción: La glucosa, que es la principal fuente de energía para el metabolismo celular, se obtiene principalmente a través de los carbohidratos ingeridos en la dieta1. Cuando éstos carbohidratos llegan al hígado, se transforman en glucosa y pasan al torrente sanguíneo 2. Una vez en la sangre, el páncreas se encarga de mantener los niveles de glucosa dentro de un intervalo de seguridad 3 a través de la secreción de 2 hormonas reguladoras antagonistas; – Insulina: Ésta se secreta en las células β-pancreáticas cuando las cantidades de glucosa en sangre superan un determinado umbral y se unen a los receptores de insulina provocando; – – – – – – – – La entrada o captación de glucosa en el tejido muscular y/o adiposo4 (disminuye la glucosa en sangre). La estimulación de la síntesis de glucógeno e inhibición de su degradación en hígado y músculo5 (se almacena la glucosa) La estimulación del metabolismo oxidativo de la glucosa (glucólisis o rotura de la glucosa tisular para obtener energía). Inhibición de la gluconeogénesis hepática (se deja de producir glucosa por vías secundarias en el hígado). Estímulo de la captación y almacenamiento de grasas por el tejido adiposo. Inhibición de la lipólisis en tejido adiposo (se deja de romper los ácidos grasos para obtener energía). Estímulo a la síntesis e inhibición de la degradación de proteínas (se producen proteínas). Estímulo del crecimiento, proliferación y diferenciación celulares

Su déficit se llama Hipoinsulinemia (causa diabetes conocida por la hiperglucemia y la glucotoxicidad) y su exceso se llama hiperinsulinemia (generalmente causa hipoglucemia pero en casos de resistencia a la insulina veremos que no es así6). – Glucagón: Éste se secreta en las células α-pancreáticas cuando la glucosa en sangre está por debajo de un determinado límite. Se une a los receptores de glucagón para que el tejido hepático movilice las reservas de glucosa que contiene en forma de glucógeno. Aunque en los músculos hay reservas de glucógeno no son movilizadas por el glucagón (pueden ser movilizadas por la adrenalina en caso de necesidad).

La resistencia a la insulina se entiende como la disminución de la sensibilidad de las células a la presencia de insulina 7. Al principio, el organismo compensa este hecho produciendo más insulina (hiperinsulinemia) y bajando la glucemia, pero si la situación se mantiene de manera crónica la disminución de la sensibilidad aumenta y la hiperinsulinemia no consigue solucionar la situación de hiperglucemia en sangre (los tejidos sufren una intoxicación por insulina y glucosa). 2.- Los factores que causan la aparición de resistencia a la insulina en caballos (ordenados por relevancia); 2.1.- Una dieta rica en carbohidratos (Ch) de reserva: Los Ch se pueden dividir en 2 grandes grupos; los Ch de reserva o no estructurales, que se encuentran principalmente en el grano 8 (avena, maíz, cebada, trigo...), las melazas y los brotes jóvenes de las plantas y los Ch estructurales (también llamados fibra) que se encuentran principalmente en el heno, la paja, las plantas maduras, la pulpa de remolacha y las cascarillas de las semillas de soja y/o de arroz9. El mecanismo por el cual una dieta rica en carbohidratos de reserva altamente absorbibles causa resistencia a la insulina no está muy claro, pero parece ser que cuando tenemos una situación de hiperglucemia crónica, el páncreas produce una situación de hiperinsulinémia compensatoria. Las células tisulares se adaptan a esta situación de hiperinsulinémia reduciendo el número de receptores para la insulina que exponen en sus membranas y provocando así una disminución en la sensibilidad a la insulina.

1 Existe otra manera menos frecuente de obtener glucosa que es formarla a partir de moléculas no glucídicas (gluconeogénesis) como el lactato, el oxalacetato y el glicerol. 2 La cantidad de glucosa en sangre se conoce como glucemia. 3 Un déficit de glucosa provocará la muerte de las células que necesitan una gran cantidad de glucosa para funcionar ( sobretodo las neuronas del sistema nervioso central, los eritrocitos y las células de la dermis laminar del pie equino) y el exceso también producirá muerte celular por toxicidad (glucotoxicidad). 4 En estos tejidos se pueden encontrar entre 200 y 300 mil receptores por célula. 5 El glucógeno es la macromolécula que los tejidos animales usan para almacenar la glucosa y que se forma a partir de la fusión de subunidades de ésta. 6 En los humanos, cuando el páncreas lleva mucho tiempo emitiendo cantidades elevadas de insulina queda exhausto y aparece la enfermedad conocida como Diabetes Mellitus. En cambio en los caballos este proceso no ocurre y por ende podemos tener Hiperinsulinemia y hiperglucemia. 7 Los mecanismos que causan la reducción de la sensibilidad pueden variar según la causa generadora de la resistencia. 8 La mayoría de granos tienen una cantidad de Ch de reserva que equivale al 50-80% de su peso. 9 Cuidado porque los forrajes, pueden contener también hasta un 40% de Ch de reserva (depende de factores como el estado de estrés de la planta, el momento del día en el que se ha cortado...) por ello, la única manera de saber cuántos Ch de reserva está comiendo el caballo es realizando una analítica.

2.2.- La Obesidad: En los caballos obesos aparecen unos adipocitos o células adiposas disfuncionales que se caracterizan por ser más grandes de lo normal, ser resistentes a la insulina (la insulina no les inhibe la lipólisis y secretan constantemente ácidos grasos al torrente circulatorio) y producir una serie de hormonas capaces de inducir resistencia a la insulina en otros tejidos: – Los ácidos grasos libres: Éstos, llegan al músculo y al hígado e inducen la producción de di-acil glicerol (DAG), el cual a su vez activa la Proteín Quinasa C (PKC) que se encarga de fosforilar y por ende inutilizar los receptores de insulina de las células de estos tejidos. El Factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α): Éste se va a unir a su receptor específico en el tejido hepático dónde va a estimular la síntesis y liberación en sangre de; colesterolll, ácidos grasos libres y serina-treonina quinasa (provoca hiperglucémia y hiperinsulinemia).

– Adiponectina: Ésta es una hormona producida por el tejido adiposo que
se libera a la circulación sistémica y actúa principalmente en los receptores de insulina de las células del tejido hepático y muscular aumentando el efecto de ésta. El problema es que la concentración plasmática de la adiponectina tiene una relación inversa al peso corporal del animal (a más peso menos adiponectina y a la inversa), y por tanto en animales obesos hay menos adiponectina y los receptores de insulina de los tejidos hepático y/o muscular se encuentran menos activos. 2.3.- El síndrome de Cushing (hipercortisolismo): Esta enfermedad aparece cuando el nivel de cortisol en sangre se mantiene anormalmente elevado de manera crónica. El nivel en sangre de esta hormona, está regulado principalmente por 2 órganos; la hipófisis y la glándula suprarenal.

– La glándula suprarrenal, es una glándula triangular que se encuentra sobre cada uno de los riñones y cuya función es la de producir
las hormonas que regulan la respuesta al estrés como son los corticosteroides (cortisol) y catecolaminas (adrenalina). – La hipófisis es la “gran reguladora hormonal”. Se trata de una glándula que se encuentra en la base del cráneo y se encarga de recibir la información procesada por el sistema nervioso y transformarla en un mensaje hormonal que viajará por el torrente sanguíneo hasta hacer diana en el órgano concreto y afectar a su funcionamiento. Una de las hormonas que es capaz de secretar la hipófisis es la corticotropina o ACTH (hormona estimuladora de la corteza suprarenal) la cual, tal y como indica su nombre se encarga de estimular a la corteza o glándula suprarenal. Cuando la cantidad de cortisol es elevada, el sistema nervioso transmite el mensaje a la hipófisis y ésta deja de secretar ACTH. En cambio cuando la cantidad de cortisol en sangre es alta sucede lo contrario. Según lo comentado, las maneras de aumentar anormalmente y de manera crónica el cortisol en sangre de un caballo es: – Que tenga un adenoma hipofisario (neoplasia que secreta ACTH constantemente sin tener en cuenta la concentración de cortisol) – Que tenga una neoplasia suprarenal (neoplasia que secreta cortisol constantemente sin tener en cuenta la concentración de ACTH) – Que tenga una neoplasia con producción ectópica de ACTH – Que se le haya aplicado un tratamiento prolongado con glucocorticoides – Que sufra de estrés crónico (caballos de competición, caballos que viven en ambientes ruidosos, caballos estabulados...) Como podemos ver la principal causa de Cushing son las neoplasias que aparecen principalmente en caballos de avanzada edad (aunque puede haber caballos con 7 años con Cushing lo más común es que se presente a partir de los 15), sobretodo si se trata de hembras. El organismo entiende que cuando se libera cortisol en sangre, el caballo está siendo sometido a una situación estresante de la cual solamente podrá salir luchando o huyendo, por ello lo que hace es actuar principalmente sobre el metabolismo de los Ch, las proteínas y las grasas: – Efectos del cortisol sobre el metabolismo de los Ch: El principal efecto es el aumento de la glucemia a través de: – La estimulación y el aumento de hasta 6 veces la formación de glucógeno en el hígado (glucogenogénesis). – La disminución de la oxidación de la glucosa en el interior de las células. Este efecto, provoca el aumento en la liberación de la insulina. Por tanto en un caballo con síndrome de cushing tendremos una insulinemia crónicamente elevada (hiperinsulinemia) la cual va a terminar provocando resistencia a la insulina. – Efectos del cortisol sobre el metabolismo de las proteínas: El cortisol disminuye la síntesis de proteínas y aumenta su catabolismo en todas las células del organismo (menos en las hepáticas) causando el aumento de los aminoácidos en sangre y favoreciendo su transporte hacia el hígado donde la síntesis de proteínas y glucosa (a partir de aminoácidos) se ve aumentada. El cortisol moviliza los aminoácidos de los tejidos no hepáticos para llevarlos al hígado, disminuyendo los depósitos de proteínas en los diferentes tejidos. Por ende, un caballo con cushing presenta pérdida muscular, alteraciones en el pelo (pelo largo), en la caja córnea...

Efectos del cortisol sobre el metabolismo de las grasas: Su principal efecto es el de promover la movilización de ácidos grasos del tejido adiposo y por ende el aumento de la concentración de los ácidos grasos en el plasma. En el cushing, podremos observar un caballo con tendencia a engordar de manera “extraña” (aparecen depósitos de grasa sobre los ojos, en la zona glútea y en el cuello) y a formar placas de grasa que se caracterizan porque en vez de ser lisas presentan abultamientos.

En estas 3 imágenes (the horse magazine by Mark T. Donaldson) podemos observar los lugares típicos en los que se establecen las placas de grasa de apariencia abultada. Esta imagen nos muestra un caballo con hirutismo, un síntoma que aparece en el 15-20% de los caballos con Cushing.

2.4.- Predisposición genética: Determinadas razas de caballos (ponis, caballos árabes, caballo español, morgan, peruano, paso fino...) y los asnos tienen una cierta predisposición genética a volverse resistentes a la insulina, debido a que su metabolismo es muy eficiente almacenando la energía en forma de grasa (la grasa se suele almacenar en forma de placas, en el cuello o sobre los ojos) para así evitar morir en tiempos de escasez o necesidad (en inglés se les conoce como “easy Keepers”). Cuando en un caballo perteneciente a estas razas predispuestas vemos que la grasa pasa de ser lisa a ser abultada (semejante a una celulitis pero indolora) podemos sospechar que está sufriendo algún cambio metabólico el cual le está llevando a sufrir una resistencia a la insulina. 3.- La relación entre hiperinsulinemia y laminitis: Los tejidos contenidos en el interior del pie equino, necesitan de una cantidad extremadamente alta de glucosa para poder funcionar correctamente. Como es predecible, de todos los tejidos del pie, el que tiene un requerimiento mayor de glucosa es el corion laminar. Según el estudio realizado por Asplin, cuando se da una situación de hiperinsulinemia, ésta provoca una vasodilatación generalizada pero una vasoconstricción de las AVA (contienen receptores Et-1), con lo cual tenemos; un aumento en el flujo sanguíneo que recibe el pie equino y que va a causar el aumento de la presión intravascular pero unas AVA que impiden el paso de la sangre al plexo dérmico. Esta situación causa hipoperfusión del corion laminar, hipoxia tisular, muerte celular, liberación de citoquinas pro-inflamatorias, activación de las MMP-2 y/o -9 (metaloproteinasas de matriz que rompen la estabilidad de la membrana basal)... Así pues, no solamente el efecto glucotóxico o la liberación de toxinas por disbiosis intestinales son capaces de causar laminitis, sino que la propia insulina, cuando sobrepasa un determinado nivel, provoca un estadio laminítico.
Las imágenes de la izquierda, nos muestran un 2 pies equinos con un proceso laminítico (acampanamiento en la imagen de la izquierda y dilatación de la linea blanca en la imagen de la derecha).

4.- Síntomas que presenta un caballo con resistencia a la insulina: – – – – – Cambio en la condición corporal (aumento de peso, pérdida de peso, pérdida de músculo, redistribución de la grasa...) Cambio en la calidad y la longitud del pelo (pelo de peor calidad, dificultades durante la muda, pelo largo...) Laminitis recurrentes (distensión de la linea blanca, acampanamientos, dolor, enfosura...) Cambio en el carácter (suelen presentar una actitud depresiva, un apetito voraz...) Hiperinsulinemia con o sin hiperglucemia

5.- Conclusión: Según lo comentado, las 2 vías principales por las cuales un caballo termina sufriendo resistencia a la insulina son; un incorrecto mantenimiento (falta de movimiento y Ch de reserva excesivos) y un problema endocrino (Síndrome de Cushing). Por tanto, si queremos mantener a los caballos alejados de este tipo de patología que nos va a afectar de forma directa a la salud y funcionalidad del pie equino, así como nos va aumentar el riesgo de enfosura, debemos: - Darle el máximo movimiento posible (el caballo necesita un mínimo diario de 7 Km) - Proporcionarle una dieta rica en Ch estructurales (fibra) y muy pobre en Ch de reserva, para ello debemos; - Eliminar el grano de la dieta de los caballos - Mantener los forrajes en remojo durante 30-60 minutos si no conocemos su nivel de carbohidratos - Dejar los caballos en el pasto únicamente durante la noche10.

6.- Referencias; 1.- Treiber KH, Kronfield DS, Hess TM, et al. Evaluation of genetic and metabolic predispositions and nutritional risk factors for pastureassociated laminitis in ponies. J Am Vet Med Assoc 2006;228:1538-1545. 2.- Frank N, Elliot SB, Brandt LE, et al. Physical characteristics, blood hormone concentrations, and plasma lipid concentrations in obese horses with insulin resistance. J Am Vet Med Assoc 2006;228:1383-1390. 3.- Watts K, Sirois P. Soaking hay to remove excess soluble carbohydrate and potassium, 2003. 4.- Nutrition and Insulin Resistance in Horses Michael K. Guy, DVM, MS, PhD and Julianna Peterson, DVM 5.- Cushing's Disease and Laminitis--Not Just Old Horses. Stephanie L. Church, Editor-in-Chief (The horse 2004 Article 1595) 6.- Insulin resistance (The horse) 7.- Insulin Resistance and Horses (2007 balanced equine nutrition)

10 El nivel de Ch de reserva de las plantas varía entre un 0 y un 40% (en la dieta de los caballos, los Ch de reserva no deberían superar el 8% del total) dependiendo de; el momento del día, la temperatura ambiental, el estrés que sufre la planta, la fase de crecimiento en la que se encuentra...