Entre la media luna y la cruz

En estos días de mediados de septiembre se ha hecho tristemente famoso
un video sobre Mahoma, el Islam y algunos tópicos acerca de esa religión;
elaborado en Estados Unidos, de una vez fue transmitido por los grandes
medios de comunicación al mundo entero. esde luego, las reacciones en el
espectro isl!mico y musulm!n no se han hecho esperar. Unos lo idearon, otros
lo elaboraron y, finalmente, entre muchos lo publicaron; pero todos ellos sabían
muy bien la importancia del monta"e y las consecuencias del mismo. #$or %u&
lo hicieron' (lg)n día lo sabremos, pero las tr!gicas consecuencias ahora
mismo las sufren inocentes por culpables; am&n de todo, seguimos sumando
m!s confusiones y rivalidades entre la Media *una y la +ruz.
,o hace muchos días tuve la oportunidad de visionarlo a trav&s del
Internet, sin embargo, a las pocas secuencias cerr& el monta"e por respeto a la
religión isl!mica, tan importante e influyente en el mundo actual. ( pesar de mis
discrepancias con ella, acepto todo lo positivo %ue el Islam ofrece; si es el
camino y la fuente espiritual para millones de personas, eso posee un enorme
valor y se merece todos nuestros respetos.
(hora bien, contemplando este fenómeno visual y sus reacciones
consecuentes, me gustaría presentar tres refle-iones por si alcanzan a
encender un poco de luz a esta comple"a oscuridad %ue sufre el mundo actual
entre la Media *una y la +ruz.
PRIMERA REFLEXIÓN. siendo del todo punto rechazable dicho video
contra la religión musulmana, yo me pregunto. ante las reacciones tan
agresivas y desproporcionadas de fanatismo, violencia y asesinatos contra /los
otros0, los infieles u occidentales, los cristianos, "udíos y la gran ralea de
impuros, esos mismos creyentes isl!micos #no est!n dando la razón al
contenido de esas hirientes im!genes y palabras con su comportamiento
totalmente desproporcionado'
Muertes en *ibia, Egipto, (fganist!n, 1)nez2, iglesias arrasadas,
im!genes profanadas, cristianos arrinconados, perseguidos, enviados al e-ilio
de una tierra milenariamente suya. 3 eso #por %u&' 4encillamente, por un
video %ue no se sabe bien %ui&n lo elaboró en la otra parte del mundo. ,o son
reacciones religiosas indignadas. son reacciones irracionales, impropias de
seres humanos con dos dedos de frente. Esa es la verdad pura y dura.
#ónde est! el amor y el respeto a las personas diferentes a esa religión'
#Es una religión de vida, de paz, di!logo y convivencia, o sólo proyecta muerte,
imposición y fanatismo contra los %ue no piensan o sienten como ellos'
4iendo del todo rechazables tanto el contenido como la intención de ese
video contra la religión musulmana, del mismo modo son del todo rechazables
esas reacciones propias de otras &pocas, e impropias de este mundo %ue
%uiere caminar por sendas de respeto, di!logo, diversidad y colaboración hacia
el bien com)n de todos sin distinción.
Ellos protestan. /Es malo el video contra nosotros, lo musulmanes0. $ero
#son buenas esas reacciones violentas y devastadoras como venganza contra
los infieles' $regunto.
SEGUNDA REFLEXIÓN. frente al caso concreto de ese perverso video, si
los cristianos en general, y lo católicos en particular 5entre los %ue me incluyo6,
sum!semos las películas, obras de teatro, e-posiciones pictóricas, reporta"es
m)ltiples, artículos de opinión, libros encendidos, revistas profanadoras,
cartelones, carnavales y fiestotas ridiculizantes, comentarios en publico y en
oficio2 entre todos ellos podríamos formar m!s de una y m!s de siete
hemerotecas.
78u& bueno9 ( la religión %ue ense:a los dientes no se le puede criticar, y
si alguno osa ridiculizarla se incendia el escenario, e-plota la bomba o le cortan
la cabeza2 a un montón de inocentes. $ero como nuestras creencias
cristianas hablan de paz y concordia, de poner la otra me"illa y el perdón a los
enemigos, con la advertencia de pesadas huellas de muchos siglos atr!s2
entonces contra eso sí vamos a ensa:arnos, por los cristianos y musulmanes
"untos. +uando vienen las piedras de un lado nos dan de lleno y cuando vienen
del otro tambi&n nos golpean de lleno. ;ueno, pues así es2
<econozco y acepto muchos errores, fallos, deficiencias, pecados e
incoherencias con nuestro modelo y maestro =esucristo, pero siento a la vez
%ue son muchísimas m!s sus virtudes y enormes las aportaciones para ir
construyendo poco a poco un mundo me"or. Ese el fin grande de todas las
buenas religiones. en nombre de ios tratemos de construir un mundo me"or
cada día entre todos. /+reced y multiplicaos20
*os católicos seguiremos aceptando las críticas y hasta los ata%ues
despiadados, por%ue eso mismo sufrió nuestro Mesías y maestro =es)s, hasta
la muerte en la cruz. Matar no, 7"am!s9, pero sí morir por una causa2
TERCERA REFLEXIÓN. a manera de conclusión y refle-ión personal.
(un%ue no conozco muy bien la religión isl!mica o musulmana, con todos mis
respetos y admiración por ese empu"e %ue muestra hoy en día y la vivencia de
sus valores al interior de la misma, a mí, personalmente, cuando la miro de
frente, de cerca, ME ( MIE>. ,o sólo no confío en ella, me da miedo,
reparo; siento una prevención instintiva frente a la cara %ue pone, a las
palabras %ue emplea, a los ritos y gestos %ue celebra.... ,o s& por %u&, pero
cuanto m!s le"os de mí, me"or me siento.
1al vez sea por eso mi desconfianza, por mi desconocimiento y le"anía. 4i
pudiese ad%uirir alguna e-periencia cercana, seguro cambiaría mi forma de
pensar. $ero esa muchacha %ue acaba de e-plotar una bomba al paso de una
camioneta en la ciudad de ?abul, con afganos dentro y un grupo de
traba"adores sudafricanos como represalia por el video antiisl!mico. eso me
produce mucho miedo y una prevención instintiva. $or ahí no voy.
4i ellos, los musulmanes, creen %ue su ios les manda hacer eso, o falla
ese ios o se e%uivocan esos matadores, por%ue en letra clara eso resulta un
asesinato repugnante, crimen contra la humanidad, sea en el nombre %ue sea.
,o se puede herir, destruir o matar en nombre de ios, por%ue entonces ese
ios de"a de ser divinidad y se convierte en otra cosa, por muchos seguidores
%ue tenga.
,o creo %ue sean muchos, o demasiados, los musulmanes %ue asesinan o
destruyen, %ue intimidan u odian en nombre de (l!. la mayoría de sus
creyentes son gente de paz y convivencia, eso sin ninguna duda; pero esos
fan!ticos e-isten, se hacen notar, usan y abusan de un nombre sagrado para
traer a este mundo la guerra y no la paz. $or ese camino siempre caminar!n
e%uivocados, muy e%uivocados, por mucha media luna triunfante sobre el
sacrifico en la cruz2

Me %uedo con el mensa"e de los !ngeles cuando =es)s nace en el establo
de ;el&n.


“¡Gloria a Dios en las alturas
y paz en la Tierra
a los hombres y mujeres de buena voluntad!...”
18 – iraila - 2012-09-18
Kankintú
Asteazkena
Quise escribir mi pequeña aportación ahora que las noticias desbordan los medios de comunicación.
El día que en España acaba de morir Santiago Carrillo.
xabierpatxigoikoetxeavillanueva