You are on page 1of 4

Un colorímetro es cualquier herramienta que identifica el color y el matiz para una medida más objetiva del color.

El colorímetro también es un instrumento que permite medir la absorbancia de una solución en una específica frecuencia de luz a ser determinada. Es por eso, que hacen posible descubrir la concentración de un soluto conocido que sea proporcional a la absorbancia. Diferentes sustancias químicas absorben diferentes frecuencias de luz. Los colorímetros se basan en el principio de que la absorbancia de una sustancia es proporcional a su concentración, y es por eso que las sustancias más concentradas muestran una lectura más elevada de absorbancia. Se usa un filtro en el colorímetro para elegir el color de luz que más absorberá el soluto, para maximizar la precisión de la lectura. Note que el color de luz absorbida es lo opuesto del color del espécimen, por lo tanto un filtro azul sería apropiado para una sustancia naranja. Los sensores miden la cantidad de luz que atravesó la solución, comparando la cantidad entrante y la lectura de la cantidad absorbida. Se realiza una serie de soluciones de concentraciones conocidas de la sustancia química en estudio y se mide la absorbancia para cada concentración, así se obtiene una gráfica de absorbancia respecto a concentración. Por extrapolación de la absorbancia en la gráfica se puede encontrar el valor de la concentración desconocida de la muestra. Otras aplicaciones de los colorímetros son para cualificar y corregir reacciones de color en los monitores, o para calibrar los colores de la impresión fotográfica. Los colorímetros también se utilizan en personas con déficit visual (ceguera o daltonismo), donde los nombres de los colores son anunciados en medidas de parámetros de color (por ejemplo, saturación y luminiscencia) El color de APHA (asociación americana de la salud pública) se utiliza típicamente para caracterizar los polímeros con respecto a la amarillez de los polímeros. El color de APHA o el número de APHA refiere a un estándar del platino-cobalto. Los colorímetros se pueden calibrar según las soluciones estándar del cobalto del platino y las soluciones poliméricas se pueden comparar a los estándares para determinar el número de APHA. Cuanto más alto es

August Beer (1825-1863) señaló que esta ley era aplicable a soluciones con diversa concentración y definió el coeficiente de absorción. En 1852. más el amarillo la solución polimérica. en el que señalaba la variación de la intensidad luminosa al atravesar un rayo de luz un número "m" de capas de cristal podía considerarse como una relación exponencial. con un valor característico ("n") para cada cristal. con lo que sentó las bases de la fórmula que sigue siendo utilizada actualmente: ln(I/Io) = -kcd donde k= coeficiente de absorción molecular. estos dos autores nunca llegaron a colaborar puesto que un siglo separa el nacimiento de cada uno.el número de APHA. Johann Heinrich Lambert (1728-1777) realizó sus principales contribuciones en el campo de la matemática y la física y publicó en 1760 un libro titulado Photometria. característico de la sustancia absorbente para la luz de una determinada frecuencia. c= concentración molecular de la disolución d= espesor de la capa absorbente o distancia recorrida por el rayo luminoso . El colorímetro es un aparato basado en la ley de absorción de la luz habitualmente conocida como de "Lambert-Beer". En realidad.

Los tubos de vidrio (TC) permiten regular la distancia recorrida por el haz luminoso en la disolución. Finalmente. Si se varía la posición de los tubos TC. Dado que su forma y sus características muestran claramente las bases teóricas de su funcionamiento. debe ser de concentración conocida. se puede comparar las intensidades de salida. en el estudio de las leyes de la colorimetría . Esquema del funcionamiento del colorímetro El colorímetro permite la comparación de dos disoluciones. Roscoe y Bahr. El colorímetro más antiguo de la colección de la Universidad de Valencia es semejante al propuesto en 1870 por Jules Duboscq (18171886). un prisma recoge estos rayos luminosos y los dirige al ocular. una de las cuales. entre otros. Es un buen ejemplo de lo que Gaston Bacherlard denominaba “theorèmes réifiés” para hacer referencia a los instrumentos científicos.Esta propiedad comenzó a ser utilizada con fines analíticos gracias a los trabajos de Bunsen. en el cual se pueden observar dos semicirculos procedentes cada uno de cada muestra y. de este modo. para que pueda ser empleado con fines analíticos. mediante el siguiente procedimiento: . la luz reflejada mediante el espejo inferior atraviesa los recipientes en los cuales se encuentran la muestra patrón y la muestra estudiada. se pueden obtener en el ocular dos semicirculos de igual intensidad y calcular el valor de la concentración de la disolución analizada. un fabricante de instrumentos ópticos de París. por ejemplo. que regulan el valor de la distancia recorrida por el rayo. Como puede observarse en la figura. este tipo de instrumentos resulta particularmente adecuados para ser empleados en la enseñanza.

.I1 = Io * e-(k1c1d1) [1] I2 = Io * e-(k2c2d2) [2] Los valores d1 y d2 representan la longitud de las columnas de líquido que pueden regularse a voluntad. de modo que. de un intervalo reducido de longitudes de onda. En la colección figura uno de los primeros modelos de colorímetro de estas características. Una célula fotoeléctrica permite medir la intensidad luminosa que atraviesa una y otra muestra. y procedente también de las Facultades de Ciencias. mediante un procedimiento semejante al descrito en los párrafos anteriores. si la concentración de una disolución es conocida puede calcularse la otra. si se conoce el valor de la otra: c1 = c2 * d2/d1 Este tipo de instrumentos fueron reemplazados a partir de los años cuarenta de este siglo por los espectrofotómetros. lo que permite simplificar la ecuación anterior y obtener un método para calcular la concentración de una disolución. de modo que puede conseguirse que la intensidad final de la luz (I1) que atraviesa la disolución 1 sea igual a la intensidad final de la luz (I2) que atraviesa la disolución 2: I1=I2 Igualando las ecuaciones [1] y [2] resulta: Io* e-(k1c1d1) = Io* e-(k2c2d2) y simplificando la expresión queda: k1c1d1 = k2c2d2 Si las sustancias sometidas a análisis son las mismas. las magnitudes que permanecen constantes son las distancias recorridas por los rayos luminosos y la magnitud calculada es la relación entre las intensidades de salida. Lange. diseñado por B. las cuales habían comenzado a ser empleadas con tal fin desde principios de siglo por autores como Otto Berg y August H. Estos instrumentos empleaban diversos métodos para la obtención de luz monocromática o. que renovaron la popularidad de esta técnica. Consta de dos recipientes que sirven para introducir los prismas de cuarzo con la disolución analizada y una disolución de concentración conocida. Pfund. entonces los coeficiente de absorción molecular deben ser iguales . En este caso. y la medida de la absorción se realizaba mediante células fotoeléctricas. al menos.