You are on page 1of 5

cursos urllverSITorlOS) (-------------­

«INTRODUCCION AL LENGUAJE CINEMATOGRAFICO»
• Conferencias del profesor Román Gubern
«El cine es la única tecnología de comunicación de masas que hereda del teatro, del circo y del estadio deportivo la fruición co­ munitaria del público en grandes recintos, a diferencia de otros medios como el libro, la radio o la televisión, de consumo priva­ do. De ahI que cuando hoy se habla de la crisis del cine, hay que precisar que lo que realmen­ te está en crisis es ese modo de consumo comunitario, el sector de las salas de proyección». Asi ve la función social y comunita­ ria del cine Román Gubern, cri­ tico de cine y catedrático de Teo­ na e Historia de la Imagen de la Universidad Autónoma de Bar­ celona, quien impartió del 19 al 28 de octubre pasado un curso universitario sobre «Introducción al lenguaje cinematográfico». El profesor Gubern , a lo largo de cuatro lecciones, analizó el ci­ ne como modalidad de comunl­ cación audiovisual, la importan­ cia de la puesta en escena y de las articulaciones del montaje, para fínalízar abordando las diver­ sas tipologlas y códigos del dis­ curso cinematográfico. Ofrecemos a continuación un resumen del curso. EL CINE, UNA MODALIDAD DE
COMUNICACION AUDIOVISUAL
l cine nace a fines del pa­ sado, 1895, inventado por ELumiere,eny su nacimientosiglo coe­ Jos es táneo de la invención de la radio y la formalización del cómic , que cons­ tituyen, con él, los tres pilares fun­ damen tales de la cultura de masas del siglo XX. Nace el cine con -una densísima herencia cultural a sus es­ palda s y su evolución va a ser sin­ crón ica con la de los gustos, modas y rupturas de vanguardia de nuestra centuria. En el cine se da una apropiación

RDMAN GUBERN nació en Barcelona en 1934. Doctor en Derecho, ha des­ arrollado una intensa labor en el ámbito de la industria y pedagogía de los me­ dios audiovisuales. Ha trsbeiedo como investigador, con beca de la Fundación Juan March, en el Massachusetts Ins­ titute of Technology y enseñado en Uni­ versidades e Institutos norteamericanos. Actualmente es catedrático de Teoría e Historia de la Imagen en la Facultad de Ciencias de la Información de /a Univer­ sidad Autónoma de Barcelona. Ha pubf¡~ cado diversos libros en su especialidad y sobre el cine.

selectiva de experiencias culturales anteriores, procedentes de tres cam­ pos: la plástica, en su doble vertien­ te de pintura y fotografía: de las ar­ tes narrativas y de las artes del es­ pectáculo. El hecho de que el cine nazca co­ mo un espectáculo de masas le con­ fiere un estatuto peculiar . «El teatro del proletariado», lo definió Jean Jauré s . A partir de 1918, aproxi­ madamente, el público que va al ci­ ne será ya un público interclas ista, al incorporarse a él la burguesía ur­ bana, como había ocurrido, a me­ diados del siglo pasado con el folle­ tín novelesco. El cine, como la ra­

31

dio, se convierte así en el lugar de encuentro psicológico de las masas, en un gran aparato de consenso o cohesión cultural. Con la aparición del cine, además, se produce un hecho nuevo y revo­ lucionario: nace el espacio narrativo basado en la iconización del tiempo. Hasta el cine, ninguna tecnología habia sido capaz de dar respuesta a la necesidad del ojo de detectar los cambios de flujo luminoso a lo largo del tiempo. (Los comics, es cierto, se basaban en imágenes secuenciales, pero éstas eran imágenes fijas en un tiempo simulado, mientras que ~l tiempo del cine es analógico) . Y la iconización del tiempo que realiza el cine adopta la estructura y las con­ venciones de la ficción narrativa ela­ borada por la literatura. Cuatro ele­ mentos fundamentales toma el cine de la matriz literaria: la ficcionaliza­ ción del espacio, el cronologismo se­ cuencial de la novela, la acción pa­ ralela (Dickens), el flash-back, Con todos esos artificios el cine crea una relación inédita entre el mensaje de la obra de arte y el público, rela­ ción basada en el flujo onírico, por­ que esa impresión de realidad que nos impone el cine se basa en un proceso de fruición muy semejante al producido en los sueños, que tam­ bién percibimos como reales . En la contemplación de una película se producen unos mecanismos paralelos al sueño: el oscurecimiento paula­ tino de la sala nos induce a una dis­ tanciación de la realídad y de inmer­ sión en el mundo onírico. Dejamos de estar en comunidad, enfrentados a la pantalla y, al iniciarse la pro­ yección, somos victimas de un bom­ bardeo de estimulas audiovisuales, al tiempo que se nos produce una suerte de parálisis reflexiva. De ahi que tengamos conciencia del placer o displacer que nos produce la pelícu ­ la, pero nos resulta dificil dar las ra­ zones de ese placer o displacer, y se precisa de un tiempo, después de terminar la proyección, para que aparezca el proceso crítico. Además, la pelicula es un continuum ubicuo (en el espacio) y pancránico- (en el tiempo). Como en el sueño, hay una gran flexibilidad espacio-temporal , La película es perfectamente analiza­ ble con los métodos que propone Freud para los sueños. Es cierto que mientras que en el sueño yo soy el protagonista, no ocurre lo mismo en la película, pero también lo es que si existe una in­

tensa participación emocional, en la que actúan mecanismos de proyec­ ción e identificación. Vivimos, en cierto modo, una vida ajena. Tam­ bién en ambos casos se producen en el sujeto alteraciones fisiológicas, se­ gún el estado emocional, y un cuadro de respuestas semejante al observa­ do en el sujeto que sueña. Y tam­ bién hay un claro predominio de las respuestas emocionales sobre las cog­ nitivas o intelectuales. Como afirma Eisenstein, el cine procede de la ima­ gen al sentimiento y del sentimiento a la idea. Finalmente.." cuando los umbrales de incomodidad o rechazo son insoportables (una escena de te­ rror, una pesadilla), se produce la reacción defensiva: cerrar los ojos, bajar la cabeza, despertarse. Asi pues, el cine es un mecanismo ge­ nerador de sueños para personas perfectamente despiertas, y una va­ riedad de forma de comunicación alucinógena, con efectos de adicción en algunas personas. LA PUESTA EN ESCENA Lo que la cámara registra no es una realidad en movimiento sino una ficción puesta en escena por el realizador, y la representación óptica de esa ficción puesta en escena está estructurada con un lenguaje sofisti­ cado, convencional, que remite a có­ digos muy estereotipados. Por todo ello, la célebre ecuación falaz de que el film es una representación de la realidad en movimiento es falsa : es una representación manipulada de una ficción puesta en escena, por la voluntad del realizador. En el caso del cine documental la no intervención del realizador o di­ rector en la organización de la rea­ Iídad filmada no implica neutralidad ni ausencia de manipulación . Hay numerosas opciones de encuadre, de selección de espacios y tiempos; y en el segundo estadio, el montaje, la manipulación es evidente. Ade ­ más, la banda sonora, la voz en off (voz oculta, quasi divina) que impul­ sa y orienta hacia una determinada lectura, con múltiples connotaciones, o la música transparente y casi im­ perceptible, son otros elementos orientadores y connotadores de una ideología. Es imposible el grado cero de la puesta en escena, la completa objetividad. Siempre hay un deter­ minado grado de manipulación.

32

Lenguaje cinematográfico
Con el espacio encuadrado (plano) el director va guiando el ojo del es­ pectador. El primer plano, que ya era conocido desde hace mucho por la pintura, adquirió con el cine una especial relevancia, que radica en la ampliación de tamaño y consecuente rnagnificac ión de objetos o detalles que en un plano general pasarían inadvertidos a los ojos del especta­ dor; en el protagonismo que adquie­ re ese objeto , al ser aislado de su contexto o entorno; y en el contraste de escala con respecto al plano an ­ terior, que obliga a una reacomoda­ ción perceptiva de la visión. Tres

LAS ARTICULACIONES DEL MONTAJE
Hemos visto que la película está construida como una cadena de uni­ dades exp resivas (planos) que se ar­ ticulan o ensamblan entre sí median­ te el montaje. Pero el montaje no nació con la invención del cine (las películas de Lurniere tenían un pla­ no único), sino tras un proceso de elaboración. De hecho surge con el not iciario de actualidades, ante la necesidad de registrar lo más impor­ tante o significativo de un aconteci­ miento, al exigir una selección y je­ rarquización de momentos y encua­ dres. El montaje es una selección y yuxtaposición de planos diversos pa­ ra articular la unidad del discurso fílmico . El concepto o término pro­ viene de la Ingeniería (ensamblaje de piezas) . Veamos cómo fue el proceso de elaboración y perfeccionamiento del montaje desde el cine primitivo , de Melles, por ejemplo, quien enten­ día el cine como un teatro fotográ­ fico. Edwin Porter, que introdujo en América el cine narrativo , usaba ya lo que hoy se denom ina «acción pa­ ralela», es decir, la alternancia de dos escenas que suceden al mismo tiempo y que están alejadas en el es­ pacio . Pero el que sistematizó todos estos hallazgos y formuló el lenguaje del montaje fue Griffith, el primero en fragmentar una película en esce­ nas y éstas, / a su vez, en planos, siguiendo aV principio el cronologis­ mo de la Acción (articulación de pla­ nos haciéndo progresar en el tiempo a la acción), y más tarde fragmen­ tando el espacio escénico en planos de diferente valor (plano medio, ge­ neral, tres cuartos , primer plano .. .). Su película Intolerancia, cima de sus esfuerzos, influiría de manera decisi­ va en la escuela sov iética . La segunda revolución de la esté­ tica del montaje la llevó a cabo la escuela soviética posterior a la Revo­ lución de Octubre. Hay que tener en cuenta la importancia fundamental que tenía en los años veinte el cine, junto con la radio, únicos medios técnicos de comunicación de masas, en una Rusia con un 80 por 100 de analfabetismo. Pero la escasez de material para hacer cine era tan gran­ de que obligó a los rusos a agudizar el ingenio en el máximo aprovecha­ miento de las cintas. Cuatro gran­ des figuras destacan entre los teóri­

funciones estéticas y lingüísticas po­ see el primer plano: agrandar deta­ lles importantes de la acción, drama­ tizar los signos que representan esos objetos y servir de sinécdoque, ha­ ciendo que un simple detalle informe de un hecho (una vela que se apaga nos indica que el viejo moribundo ha expirado, por ejemplo). La puesta en escena es así el con­ junto de operaciones que sirven para producir el sentido de la película, y que abarcan desde la escrítura del guión hasta .el montaje final de los planos.

33

cos sovieucos en el campo del mon­ taje: Kulechov introduce la fórmula mecanicista del director-ingeniero y el concepto de «geogra fía ideal», consistente en crear un espacio ho­ mogéneo y coherente a partir de es­ pacios heterogéneos e incoherentes en sí mismos. Pudovkin dio un paso más allá. También tecnólogo, for­ muló la necesidad del guión-hierro, es decir, de una rígida previsión es­ crita de cómo ha de ser el montaje, descrito en todo detalle . Pudovkin inaugurarla así la polémica entre la escuela que sost iene que el guión lo es todo, a la que se adscribirán Hitchcok, René Clair , J acques Ta­ ti ... , y la que lo considera tan sólo como una pauta a seguir, y consi­ dera que la película se hace cuando el director, en el escenario, entrevé la acción (propuesta del neorrealis­ mo italiano. por ejemplo) . En oposición a estas concepciones mecanicistas del montaje se sitúa, dentro de la escuela soviética, la fi­ gura gigantesca de Eisenstein. Mar­ cado también por el cientifismo, Ei­ senstein abordó en una primera eta­ pa el montaje desde una perspectiva fisiológica (<<el montaje ha de ser un estimulante agr esivo-emocional») , para después enriquecer su teona inspirándose en los pictogramas de la escritura jeroglífica japonesa y sos­ tener cómo de la interacción dialéc­ tica de dos signos' (planos), se gene­ ra un concepto simbólico, sin imá­ genes. Finalmente, Dziga Vertov in­ trodujo la utopia del Cine-Verdad, que luego tomarían los franceses en 1961 (el Cin éma Vérité). Este mito, que pretendía la absoluta fidelidad a la realidad filmada, sigue siendo defendido todavía hoy por algunos teóricos que rechazan todo lo que es ficción o puesta en escena . . Cuando en 1927 llegó el cine so­ noro, todos aquellos esfuerzos y aquella hermosa melodia visual del cine mudo, con su plena libertad en el montaje, se derrumbó. Las pelícu­ las se convirtieron en bandas sono­ ras ilustradas y la imagen se hizo modesta sirvienta de la palabra ha­ blada. Todo lo cual condujo, por un lado, a un mayor estatismo y condi­ cionamiento de los planos, sacrifi­ cando la libre movilidad de las imá­ genes y, por otro, a la construcción de espacios más homogéneos y cohe­ sivos en los que la cámara podía en­ trar y moverse. El cine-poesía se hi­ zo cine-prosa y se entró en un nuevo capítulo de la historia de este arte.

IMPORT ANClA DE LOS GENEROS
Siguiendo a Urnberto Eco, acep­ tamos la definición del cine co­ mo un complejo de fenómenos co­ municativos en el que intervienen códigos diversos de lenguajes diver­ sos, es decir, códigos verbales y no verbales. Hay así en el cine códigos gest uales, escenográ ficos , vestimenta­ rios, fotográficos, etc ., que remiten a matrices culturales diferentes. Es la pluricodícidad precisamente lo que define al cine . Los di ferentes códigos que regu­ lan la expresión cinematográfica son de tres tipos: genéricos, específicos y part iculares. Mientras los genéricos tienen validez más allá del cine (el verbal, común al usado en la novela o en el teatro, o vestimentario, el escenográfico), los especificos si son peculiares del cine y co nstituyen el repertorio de normas, elaboradas por la práctica de una serie de con­ venciones, como son, por ejemplo, el encadenado, el fundido en negro , el travelling. Algunas de estas con­ venciones son imitativas de la Natu­ raleza (el zoom de acercamiento a un objeto): otras son arbitrarias (el fundido encadenado o el fundido en negro, para expresar el paso del tiempo). Los códigos particulares están re­ feridos a tres grandes «pro vincia s» del cine: los géneros, las escuelas y el cine de autor. El género, concep­ to anterior y externo al cine, es un modelo cultural rígido basado en normas fijas y repetitivas. El cine sintió con ma yor necesidad que otras artes la estruct uración en géneros, por su gran incidencia en el aspecto comercial e industrial. En la indus­ tria del cine se hace patente la ley de cómo la oferta genera la deman­ da . El western, por ejemplo, se im­ plantó en la historia del cine cuando la primera película de este género obtuvo un gran éxito comercial. Al mismo tiempo, las fluctuacio­ nes de la demanda reorientan las transformaciones o extinciones de determinados géneros. Asistimos hoy al letargo, si no muerte, del western, quizá debido a la erosión que de di­ cho género ha producido su excesivo uso por la televisión, o quizá tam­ bién a que es un género que no pue­ de despertar demasiado interés en

34

Lenguaje cinematográfico
nuestro mundo actual, cada vez más urbanizado y alimentado de mitos futuristas. De hecho, los dos grandes pilares de la industria del cine en Hollywood son el llamado star sys­ tem y la vertebración de una política de géneros. En nuestros días está muy de mo­ da el cine de ciencia ficción, cuya idea motriz es la glorificación de la ciencia y la tecnología en un mo­ mento de una difusa conciencia eco­ logista y de un sentimiento genera­ lizado de que la Tierra está siendo envenenada y destruida por el mode­ lo de sociedad avanzada. Para refor­ zar tal convicción se glorifica la tec­ nología en lo que ésta tiene de más rutilante y seductor y se nos venden signos de poder en forma de astro­ naves o rayos láser, revestidos esce­ nográficamente con una estética de discoteca. También se expande el cine catas­ trofista, complementario del ante­ rior, en el que la Naturaleza se muestra maligna y amenazadora (te­ rremotos, maremotos y grandes ca­ tástrofes) y se nos enseña cómo hay que dominarla con la técnica. En ambos géneros el protagonismo del ser humano cede su lugar al efecto especial de la máquina o al aconte­ cimiento desastroso. Los personajes son secundarios. Lo importante es la espectacularidad. Junto a estos géneros está hoy también muy de moda el cine de terror, extendido cada vez con mayor perfidia desde que lo relanzó hace unos años El exorcista. Y es que el cine de terror no sólo refleja los fantasmas colec­ tivos de la sociedad y ofrece un sen­ sacionalismo de alto voltaje, no per­ mitido en la televisión, sino que ade­ más el escalofrio producido por el terror funciona como un sucedáneo del escalofrío erótico. Las estadísti­ cas demuestran que este género fi­ gura entre los preferidos por las mu­ jeres. Y cuando salimos de ver una película de terror, la realidad reco­ bra su aspecto confortable y agra­ dable. Por contraste, se nos devuel­ ve la seguridad de lo real. También está de moda el género de la saga familiar, muy promovido hoy en Estados Unidos, bajo el cual subyace una ideología conservadora, que va dedicado a un público fami­ liar, conformista y televisivo . Pelícu­ las conocidas de este género son gran éxito comercial. Y en contra­ dicción con el cine del establishment estaría el pornográfico, género atipi­ co por excelencia, a caballo entre lo documental (fisiológico) y la ficción. Otra «provincia» del cine es la del llamado cine de autor, que en rigor hay que considerar también como género: hablamos del cine de Felli­ ni o de Bergrnan, por ejemplo. Se trata de un género que se consume principalmente en salas de arte y en­ sayo, por un público limitado y más minoritario (estudiantil, burguesía culta), lo que, encarece su producción . Vemos, pues, cómo cada género posee su propia iconografia, su ca­ pital semiótico y sus cánones narra­ tivos. Así en una película de terror un muerto puede resucitar y conver­ tirse en zombi, lo que no se admi­ tiria en otro género. Queda referirse muy brevemente a los códigos de escuela y a los códi­ gos de autor. Una escuela es un con­ junto o corriente de películas que aparece en un país y en un momento determinados : el neorrealismo en los años 1945-50, el expresionismo ale­ mán, o la Nouvelle Vague en Fran­ cia, en el 59. En una escuela hay siempre una cierta _ coherencia temá­ tica y estilística que define a ese cor­ pus de películas. La escuela suele nacer' como reacción y negación de una tradición inmediata. Aunque el sujeto de la producción cinematográfica es siempre un colec­ tivo de personas que unen sus es­ fuerzos para hacer posible una pelí­ cula, ocurre, a veces, que la perso­ nalidad de un director es tan grande que imprime un sello muy peculiar a toda su producción. Así reconoce­ mos, por ejemplo, una película de Orson Welles como reconocemos un cuadro de Picasso. Finalmente, cabe concluir con que el cine no se acaba con el imperio de lo narrativo. Hay un cine a-na­ rrativo, descriptivo, que no tiene por qué ser documental; e incluso hay un cine a-representativo, cuyas imá­ genes no representan una realidad verosímil, creible (El perro andaluz, de Buñuel); o, en el caso extremo, el cine ic ónico (no figurativo, abstrac­ to) . El cine no es sólo ese mundo de fantasía que nos suele ofrecer la industria cinematográfica, sino un medio de comunicación que admite un amplisimo universo de formas.

Ordinary People, Kramer contra Kra­ mer, En el estanque dorado... , de

35