You are on page 1of 57

CS

51
Maurice Carrez
La segunda carta
a los corintios
EDITORIAL VERBO DIVINO
Avda. de Pamplona, 41
E8TELLA (Navarra)
1986
Las cartas de Pablo no fueron nunca un gran éxito literario; pero, a
pesar de su dificultad, hace ya veinte siglos que se leen. La cultura de
Pablo, judío y griego a la vez, es distinta de la nuestra. Su fe, que nació en
el camino de Damasco, sigue estando siempre en movimiento, inventiva
ante situaciones totalmente nuevas. ¿No es eso lo que necesitamos tam-
bién nosotros, cuando se acerca el tercer milenio? Su libertad de pionero,
su audacia apostólica no conocen más límites que su fidelidad al Señor
Jesús. ¿Y acaso esto no basta para despertar convicciones y ardor en los
que ejercen un ministerio en la iglesia? El Espíritu no deja de soplar, ese
mismo Espíritu que impulsó a Pablo, por caminos y mares, hacia las
grandes metrópolis del imperio romano.
Si hay alguna ciudad en donde no se esperaba el evangelio, es sin
duda Corinto: el gran puerto cosmopolita, en la encrucijada de occidentey
de oriente, con sus cargadores y sus prostitutas. Sin embargo, fue en esa
ciudad tan difícil donde Pablo fue a sembrar modestamente el evangelio. Y
quiso apasionadamente a aquella comunidad turbulenta y frágil, a menu-
do decepcionante. Sus dos cartas -la segunda sobre todo- hacen vislum-
brar sus relaciones tumultuosas, enérgicas y cariñosas a la vez, con aquella
joven iglesia, ávida de carismas espectaculares. No le debió resultar cómo-
do ser el apóstol de los corintios, si eso quiere decir ejercer un ministerio
realmente evangélico...
Para guiamos a través de esta carta, se nos ofrece el comentario del
pastor Maurice CARREZ, gran conocedor de san Pablo, especialista en
griego bíblico, profesor en el Instituto Protestante y en el Instituto Católico
de París. Seguir a este autorizado guía no nos librará de esforzamos en la
tarea y de trabajar con seriedad el texto de Pablo. Pero nos hará descubrir
la personalidad fascinante y estimulante del apóstol. Más allá de las
cuestiones actuales sobre los ministerios en nuestras iglesias, he aquí un
itinerario a las fuentes de todo ministerio y de todo servicio al evangelio.
Philíppe GRUSON
INTRODUCCION
Antes de comentar paso a paso la segunda carta a
los corintios, nos permitimos remitir al lector a la
presentación que hizo de ella M. Quesnel en el «Cua-
derno bíblico» 22, Las cartas a los corintios. También
serán de gran utilidad los datos recogidos por E. Co-
thenet en el «Cuaderno» 26, San Pablo en su tiempo,
especialmente las p. 17 a 23 sobre la escritura de estas
cartas.
Para el estudio de la 2 Cor proponemos dos claves.
La primera consiste en buscar en toda la carta las
transiciones difíciles, los cortes, las rupturas. Este
procedimiento nos permitirá delimitar las diversas
partes, facilitar su comprensión y decidir si se trata de
una sola carta o de varias.
La segunda clave se refiere a los adversarios de
Pablo. No los conocemos más que a través de las res-
puestas del apóstol a las críticas que le hacen. Casi
todas ellas se refieren al apostolado tal como lo conci-
be Pablo, decididamente centrado en la persona de
Cristo. Al defenderse, Pablo esboza su propio retrato y
habla de sus relaciones apasionadas con los cristianos
de Corinto.
l. Las transiciones difíciles
Es interesante empezar por verificar esas rupturas
del texto, al menos las más importantes: 2, 11-12; 2,
13-14; 6,2-3; 6,13-14; 7,4-5; 7, 16-8, 1; 8,24-9, 1; 9,15-
10, 1. Por otra parte, se observa enseguida que hay algu-
nas posibles continuaciones: 2, 11 Y 14; 2, 13 Y 7, 5...
Todas estas rupturas, y algunas más, han dado lugar a
ciertas hipótesis sobre la manera como se ha formado
la carta. Para unos, se trata sin duda de una sola carta;
para otros, por el contrario, 2 Cor es una colección de
varias cartas.
1. UNA SOLA CARTA
Es posible explicar cada una de las transiciones
difíciles mediante cambios de tono debidos al carácter
apasionado de Pablo, mediante simples pausas en su
dictado o por la relación que pueden guardar con sus
viajes. De este modo se defiende la unidad de todo el
texto y el orden canónico de los capítulos. En ese caso,
es posible hacer una lectura por temas, según el si-
guiente plan:
l. Las relaciones de Pablo con los corintios (J, 1-7, 16).
1. Bendiciones después de un peligro de muerte (1,
3-11).
2. Porqué Pablo retrasó su visita a Corinto (l, 12-2,
13).
3. Superioridad del ministerio apostólico (2, 14-4,
6).
4. Dificultades y certezas del ministerio apostóli-
co (4, 7-5, 21).
5. Ministros de Dios (6, 1-13).
6. Digresión: necesidad de la opción (6, 14-7, 1).
5
7. Alegría de Pablo por el arrepentimiento de los
corintios (7, 2-4).
8. Pablo se siente reconfortado (7, 5-16).
/l. Las dos misivas sobre la colecta por la iglesia de
Jerusalén (8-9).
1. Pasar de la idea a su realización: la misión de
Tito (8).
2. Acaya tiene que poner remedio al retraso sufri-
do por la colecta (9).
f/l. Advertencias y defensa del ministerio apostólico
(10-13).
1. La autoridad de Pablo se basa en el evangelio de
Cristo (10).
2. Un ministerio auténtico, aunque discutido por
algunos (11,1-12,13).
3. Pablo prepara su tercera visita (12, 14-13, 10).
4. Recomendaciones y saludos (13, 11-13).
2. UNA COLECCION DE CARTAS
También cabe pensar que 2 Cor, en su estado ac-
tual, es una colección de varias cartas de Pablo a los
corintios. Las habría reunido un discípulo, clasificán-
dolas en una doble colección temática, que hoy leemos
bajo la forma de 1 Cor y 2 Coro
Aprimera vista, aparecen dos grandes bloques: 2,
14-6,2 Y10, 1-13, 13. Los que han estudiado minucio-
samente lo que atañe a los adversarios han encontrado
muchos puntos en común entre estas dos secciones.
Pero la delimitación y el contenido de la primera no
suscitan la unanimidad, mientras que la segunda (10-
13) es bastante homogénea.
La sección 2,14-7,16
La perícopa 6, 14-7, 1 es llamada frecuentemente
«qumraniana»: se trata quizás de un texto preexisten-
te que utiliza Pablo. Está formado de 5 antítesis (6,
6
14-16a), seguidas de unas citas (16b-18) y de una con-
clusión (7, 1). Pues bien, esta perícopa está enmarcada
por dos textos que forman inclusión (6,11-13 Y7, 2-4).
Existe por tanto un conjunto 6,11-7,4. Este conjunto
está unido al bloque mayor 2, 14-6,2 por 6, 3-10.
Entre las hipótesis aceptables, escogemos la que
mejor respeta el texto actual, ya que exige tan sólo un
desplazamiento de dos versículos: 2, 12-13, de los que
hemos observado que separaban con poca fortuna 2,
11 de 2,14. El encadenamiento 2,12-13 con 7,5, por el
contrario, se hace muy fácilmente. Por consiguiente,
proponemos leer 2,14 a 7, 4 + 2, 12-13 + 7,5-16.
La sección 10-13
Desde 1776, se había insinuado que estos cuatro
capítulos podrían constituir una carta independiente,
que sería la primera de las cartas enviadas por Pablo,
después de las reunidas en 1 Cor.
Los capítulos 8-9
Se trata de dos misivas independientes, enviadas
casi al mismo tiempo, quizás incluso juntas. En ese
caso, 2 Cor 8 iría dirigida a Corinto y 2 Cor 9 a toda
Acaya, provincia que tenía a Corinto por capital.
Si estas dos misivas se sucedieron la una a la otra,
se puede guardar el orden canónico (8 y luego 9), o el
contrario (9 y luego 8). El C. 8 quiere ayudar a Tito ya
sus compañeros en la realización de la colecta por la
iglesia de Jerusalén, mientras que la misiva del C. 9
intenta estimular a los cristianos de Acaya a esta mis-
ma colecta.
El cuadro que ofrecemos propone una distribución
de las diversas partes de 2 Cor. Estas cinco partes,
designadas por letras, tienen que situarse a lo largo de
los acontecimientos que marcan las relaciones de Pa-
blo con los corintios. Se observará que sigue en pie una
cuestión: la existencia de una «carta intermedia» en-
tre las dos visitas de Tito a Corinto. Según la respuesta
que se dé, cambia el contenido de la carta de apología
o de reconciliación.
LAS CARTAS QUE CONSTITUYEN LA 2CORINTIOS
70-73
rmedia (?) 2, 74-7, 4 (?)
n lágrimas»
7,7-2,73 (2, 74-7, 4)? + 7,75-76
Corinto 8
cayo 9
A. Carta inte
B. Carta «co
C. Apología
D. Misiva a
E. Misiva a A
3. LAS RELACIONES EPISTOLARES
ENTRE PABLO Y LOS CORINTIOS
Pablo escribió por lo menos 4 cartas a los corintios.
Además de las dos cartas canónicas que conocemos (1
Cor y 2 Cor), se mencionan otras dos: una en 1 Cor 5, 9,
Yotra, «escrita con lágrimas», en 2 Cor 2,4. Pero ¿es
que se ha perdido esta última, como la anterior, o se
trata quizás de 2 COl" lO-IV Caben las dos hipótesis.
1. En Efeso, el año 54, Pablo escribe una primera
carta (cf. 1 Cor 5, 9), que se ha perdido. Visita poco
eficaz de Timoteo a Corinto (cf. 1 Cor 4, 17).
2. Los corintios escriben a Pablo para hacerle al-
gunas preguntas (cf.1 Cor 7,1). En la primavera del 55
(cf.1 Cor 16, 8), Pablo responde con una segunda carta:
la 1." a los corintios.
3. Tito, hábil negociador, va de Efeso a Corinto
para preparar allí la colecta en favor de Jerusalén (cf. 1
Cor 16, 1-4).
4. ¿Viaje relámpago de Pablo a Corinto? ¿O bien
una «carta intennedia»: 2 Cor 2,14-6,13 + 7, 2-4?
5. De vuelta a Efeso, o bien ante la ineficacia de la
«carta intermedia», Pablo escribe la carta «con lágri-
mas»: 2 Cor 10-13 (que quizás se llevó Tito).
6. Tito parte para Corinto poco después.
7. Entretanto Pablo deja Efeso y se va a Tróade y
luego a Macedonia. Allí se le une Tito, de regreso de
Corinto, trayendo buenas noticias (d. 2 Cor 7,13).
8. Pablo escribe entonces una apologia de su apos-
tolado, a finales del año 56: o bien 2 Cor 1-2, 13 + 7,
5-16 -si hubo una carta intermedia-, o bien 2 Cor 1-7,
en caso contrario.
9. Para permitir la realización de la colecta antes
de su llegada a Corinto, Pablo escribe la misiva por la
colecta: 2 Cor 8.
10. En este mismo sentido, Pablo escribe otra mi-
siva para toda Acaya: 2 Cor 9.
11. Pablo va luego a pasar tres meses a Corinto, en
donde redacta su carta a los romanos.
11. Los adversarios de Pablo
¿Cómo identificarlos?
Es una empresa difícil, pero necesaria para inter-
pretar correctamente los textos. Unas veces, se trata
de un ind\yiduo: le ha causado tristeza (2, 5-6); le ha
ofendido (7, 12); está convencido de que pertenece a
Cristo (10, 7 Y 11), pero es un intruso, que ha ido a
predicar otro Jesús (11, 3-4). Otras veces, Pablo se
7
refiere a varios adversarios: en ciertos casos, se trata
de gente venida de fuera con el título de «superapósto-
les» (11, 5-6.12-13; 12,11-12). Otros indicios se obser-
vanen2, 17; 3, 1; 5, 12; 10,2.12; 11,18-22; 12,21; 13,2.
Otras veces, la manera con que habla Pablo de su
ministerio da a entender que se opone de ese modo al
comportamiento de dichos adversarios: 3, 5-6.13; 4,
2.5; 7,2; 11,7. No se encuentran alusiones a los desór-
denes señalados en 1 Cor más que en 2 Cor 12,21 Y13
2. Resulta difícil trazar los contornos precisos de estos
adversarios, personalidades o facciones.
Pablo habla de ellos y de sus acusaciones para
poder responderles. De todas sus críticas, Pablo ha
conservado sobre todo las que afectaban a su apostola-
do y parte de ellas para precisar su manera de ser
apóstol.
El adversario de 2 Cor 1-7
Puesto que se trata de un agitador aislado, ya con-
denado por la iglesia, Pablo se muestra clemente y
compasivo. Es poco probable que se trate del mismo
individuo que en 1 Cor 5, 1-13, culpable de relaciones
sexuales incestuosas. El apóstol ha demostrado siem-
pre mucho rigor con los casos de mala conducta (d. 1
Tes 4, 3y Rom 13, 12)y no acaba de comprenderse esta
indulgencia de ahora para un caso de ese género.
Es difícil precisar la personalidad del ofensor (véa-
se el comentario de 7, 5·13a). Seguramente es una
persona extraña a la comunidad de Corinto y que
estuvo allí de visita. Por eso los corintios son inocentes
en este asunto. Sin embargo, tardaron algún tiempo
en ponerse de parte de Pablo; finalmente, se arrepin-
tieron y manifestaron su afecto por el apóstol.
Podría intentarse, con la ayuda de 2 Cor 12,21, ver
aquí a un individuo de tendencia «gnóstica», que se
habría arrepentido luego y con el que Pablo procuró
mostrar su clemencia. Si era gnóstico, no es seguro
que compartiera hasta tal punto la posición de los
judíos atribuyendo semejante importancia a Moisés
(3,7.13.15).
8
La hipótesis que señala el nombre de Apolo
El texto occidental de Hch 18,27 habla de Apolo en
estos términos: «Algunos corintios que residían en
Efeso y habían escuchado a Apolo, lo invi taron a ir con
ellos a su patria: de acuerdo con ellos, los efesios escri-
bieron a los discípulos de Corinto que lo acogieran
bien». Con estas cartas de recomendación (2 Cor 3,1),
Apolo se instaló en Corinto y criticó a Pablo, un apóstol
de última hora que no había conocido a Jesús ni había
gozado de sus enseñanzas. Por el contrario, Apolo es
uno de los 72 que siguieron a Jesús (Lc 10, 1); puede
permitirse entonces enseñar a otro Jesús distinto del
de Pablo (11, 4). Se levanta contra la enseñanza de
Pablo ciertamente, pero también contra su persona (7,
12) y le dirige el reproche de no haber «conocido a
Cristo según lacame» (5,16). Elocuente, se le compara
con Pablo (11,6). Partidario ilustrado de la sabiduría y
de la gnosis, Pablo lo refuta (11, 6 y 1 Cor 2). Aunque
está cerca de Esteban en muchos puntos, no vacila en
servirse de la ley de Moisés (Hch 7; 2 Cor 3); forma
parte de los «fuertes» y come de las carnes sacrificadas
a los ídolos (1 Cor 8 y 10); participa de las manifesta-
c.:ioneb lnspiraóas \1Lm't1, 't -Yi'J).1a\ eb 'ta bo'mc.:ión ae
P. f. Beatrice. Hay que reconocer que resulta sugesti-
va, pero sigue siendo demasiado hipotética.
Los adversarios de 2 Cor 10-13
¿Qué nos dice Pablo de ellos? Los caracteriza con
nueve rasgos particulares. Pondremos aquí entre pa-
réntesis lo que podría encontrarse en 2 Cor 1-7.
a) Son judaizantes en su mayoría: 11, 22 (d. 3,
6-16).
b) La gnosis, el conocimiento, desempeña un papel
menos importante que en 1 Cor ciertamente, pero sin
embargo real: 11, 6.
c) Les gustan las experiencias espirituales fuera de
lo normal, son expertos en fenómenos de inspiración
en los que las visiones y las revelaciones ocupan un
gran lugar: 12, 1-10; pero, a diferencia de 1 Cor, no se
habla de carismas (cf. 1 Cor 12).
d) La palabra, en el sentido de elocuencia, proviene
también de un fenómeno de inspiración: 11, 5-6; sin
embargo, no pueden decir como Pablo que Cristo ha-
bla en ellos: 13, 3.
e) Les complace todo lo que tiene que ver con la
taumaturgia: signos, prodigios, milagros: 12, 12 (cf. 1
Cor 1, 22).
f) Rechazando el apostolado paulina, que es cristo-
lógico, corren el riesgo de ser conducidos a rechazar a
Cristo, a una ruptura de la unión mística con Cristo, a
un divorcio espiritual: 11,2-3.
g) El vínculo financiero entre la comunidad y ellos
representa a sus ojos un gran papel para garantizar la
validez de su propio apostolado: 11,7-11 (cL 7, 2).
h) Esos adversarios son falsos apóstoles, misione-
ros engañosos, camuflados de apóstoles de Cristo: 11,
13-14 (d. 2,17; 4, 2; 5, 12).
i) Están tan orgullosos de su superioridad que Pa-
blo los trata de «superapóstoles» en dos ocasiones: 11,
4; 12, 11 (cL 4, 5).
¿Es posible descubrir quiénes son
esos adversarios?
La presentación que Pablo hace de ellos centra
todas sus características en un rechazo del apostolado
cristológico. Pero es posible señalar algunos otros de-
talles:
- se presentan como apóstoles de Cristo: 10,7 Y11,
23;
- son portadores de cartas de recomendación: 10,
12.18; (d. 3,1);
- son misioneros suficientemente helenizados pa-
ra actuar en el mundo greco-romano;
- se refieren a la Escritura y a Jesús, pero a un
Jesús sin acción actual en el mundo;
- ¿habrán sido mandados por la iglesia de Jerusa-
lén, lo cual explicaría su falta de referencia a la Torá y
el hecho de que no intenten imponer la circuncisión?;
- ¿qué diferencias hay entre los «superapóstoles»
que tienen cierta legitimidad y los falsos apóstoles que
no tienen ninguna?;
....
- Pablo está enfrentado conlvs judíos de Asia, 4u.e
estarán en el origen su arresto en Jerusa1én (Hch 21,
20-36). ¿Habrá afectadq-Ia tendencia zelote a al,gwtos
cristianos?; _
- ¿o tendrá que, vérw1as fablo con los primeros
herejes? .
. ,
o
Como respuesta, Pablo aftl'lBa
una apostoUcida4 qtatolóp;.a
Más allá de las diversas criticas demr aceión,
ha percibido la contestación de realidad cristológi-
ca de su apostolado.
el vínculo permaJlente entre Cristo y el 'apost<>la'do.
Frente al trabajo de ZaDa de sus
en comprometer a su propia persona en un verdadero
movimiento cristológico: se rebaja y se humilla. Casi
podría decirse que la vida de Pablo entre los corintios
que no conocieron a Cristo figura, reproduce (¡no sola-
mente imita!) y proclama el abajamiento de Cristo en
su realidad histórica. Sin dejar de ser apóstol, Pablo se
despoja de todo lo queconstituye la realidad aparente
de su apostolado. Para utilizar una palabra que se
deriva de Flp 2, 7, se puede decir que Se entrega a una
kénosis (despojo) apostólica. De este modo, a los con-
rintios, que se creían por encima de la historia, Pablo
les recuerda por su comportamiento la condición te-
rrena de los seres humanos.
En retorno, Pablo espera una obediencia apostóli-
ca: tiene que arrastrarlos a una obediencia,a Crist(),
cuyo abajamiento les recuerda a todos lo que hizo por
ellos. Pero Pablo no confunde estas dos obediencias:
prefiere reservarse el término de debilidad y gl¡lard¡¡r
para Cristo el de humilclad. En efecto, lejos de s,er un
obstáculo desfavorable, la debilidad apostólica se con-
vierte en un elemento esencial de la predicación )l del
comportamiento legitimo del apóstoL Cuanto más dé-
bil es Pablo, más se el evangelio y más
fuertes se hacen los codntíos que lo reciben. La debili-
dad apostólica no es ni4istanda lejana.. ni toleraneia
culpable: le permite a la autoridad de Cri,sto mostrar-
se siempre que es nece$Ll:io,
9
111. Estructura de la 2.
a
carta a los corintios
La estructura que presentamos a continuación es
el resultado de un análisis de las características litera-
rias externas, inspirado en el método estructural. La
división tiene en cuenta todas las transiciones difíciles
Dirección y bendición (1, 1-11)
ya señaladas, así como otros procedimientos literarios
habituales en Pablo. En la p. 63 ofrecemos una tabla de
las perícopas en detalle, que numeramos de 1 a 51 a lo
largo de nuestro comentario para facilitar su lectura.
l. El ministerio apostólico, sus dificultades y su realidad (1, 12-7, 16).
A. Explicaciones de Pablo sobre su cambio de itinerario (1, 12 - 2, 13).
B. El ministerio de la nueva alianza (2, 14 - 3, 18).
e. El ministerio apostólico, sus dificultades y certezas (4, 1 - 5, 10).
B'. El ministerio de la reconciliación (5, 11 - 6, 13).
A'. El cambio de itinerario ha resultado provechoso (6, 14 - 7, 16).
11. Las dos misivas sobre la colecta por la iglesia de Jerusalén (8-9).
A. De la iniciativa a la gracia (8, 1-6).
B. La generosidad de Cristo y la espontaneidad del don (8, 7-15).
e. La llegada de Tito permite realizar el don ya prometido (8, 16-24).
e'. De una iniciativa estimulante para los otros a la realización del proyecto para sí (9, 1-5).
B'. Cómo dar delante de Dios (9, 6-10).
A'. Riqueza espiritual que se espera en Corinto (9, 11-15).
111. (Otra carta): la autoridad del ministerio apostólico se expresa en la debilidad (10-13).
A. Aun ausente, Pablo sigue siendo el apóstol fundador de la comunidad de Corinto (10,1-11)
B. La audacia de Pablo con los superapóstoles y los falsos apóstoles (10, 12 - 11, 15).
e. Pablo presume frente a sus adversarios (11,16 - 12, 10).
B'. Pablo ejerce un apostolado auténtico en Corinto (12, 11-21).
A'. Pablo y los corintios se someterán a una prueba (13, 1-10).
Final de la carta (13, 11-13).
10
DIRECCION y BENDICION
(1,1-11)
1. DIRECCION (1, 1-2)
Pablo se presenta brevemente y de forma clásica.
No es la primera carta que envía a los corintios. Sólo se
fija en un punto: su apostolado. Aunque la palabra
apóstol (enviado) aparece seis veces en 2 Cor, solamen-
te aquí y en 12, 12 la aplica a su propia persona. Su
apostolado se debe a una iniciativa divina que lo hace
«apóstol del mesías Jesús». Esta insistencia en Dios
actuando en su vocación se encuentra también en 1
Cor 1, 1. Alo largo de toda esta carta, se irán precisan-
do las características y los criterios del verdadero
apóstol, especialmente en 10, 1 - 13, 13. Al presentarse
como PABLO, con su nombre romano, sugiere su ciuda-
danía romana, su misión en el mundo greco-romano
(cL Hch 13,9) Yla connotación de su debilidad (paulos
en griego quiere decir: débil), aneja a su situación (d. 1
Cor 15,9: el menor de los apóstoles).
Este apostolado se sitúa en relación con Cristo,
traducción griega de la palabra mesías. Pablo afirma
un apostolado cristológico (d. 1Tes 2, 7; Col 1,1 yen 2
Cor 11, 13) especialmente cuando insiste en el envío:
«Cristo no me ha enviado a bautizar, sino a evangeli-
zar» (l Cor 1, 17). Mesías es nombre que suena a los
judíos, Jesús habla a los griegos. La dirección comien-
za con «mesías Jesús». El saludo sigue el orden inver-
so: el Señor Jesús-mesías (Jesucristo). Existe por tanto
una simetría: Cristo/Jesús // Jesús/Cristo.
Colaborador: TIMOTEO es natural de Lístra, en Lí-
caonia, hijo de madre judía y de padre griego (Hch 16,
1-4). Al comienzo del segundo viaje, Pablo lo toma
como colaborador después de circuncidarlo. Está en
Macedonia, en Atenas, en Tesalónica (Hch 17, 14-15;
18, 5; 1 Tes 3, 2.5) Yvuelve a Corinto a anunciar el
evangelio con Pablo y Silvano (l, 19). Conocedor de las
Escrituras, sustituye a Pablo y le sirve de mensajero
acreditado. Desempeña un gran papel en las relacio-
nes del apóstol con las iglesias que ha fundado en
Macedonia y en Acaya. Timoteo es llamado hermano
(Col 1, 1; 1 Tes 3, 2), hijo querido y fiel en el Señor (l
Cor 4,17), colaborador (Rom 16,21). Figura también
como corresponsal con Pablo de las dos cartas a los
tesalonicenses, la de los filipenses y la de los colosen-
ses.
Destinatarios: «La iglesia de Dios que está en Corin-
to». Unas veces la palabra ekklesía se utiliza en singu-
lar (la iglesia o la comunidad) y otras en plural (las
iglesias). La iglesia puede estar en relación con un
lugar, aunque designando a un conjunto de creyentes:
Cencreas, puerto de Corinto (Rom 16, 1s sing.); Corin-
11
to(l Cor 1,2 sing.; 2 Cor 1,1 sing.); de Asia(l Cor 16, 19
pl.); la iglesia que está en casa de Aquila y de Priscila (l
Cor 16, 19sing.); las iglesias de Galacia (l Cor 16,1 pl.),
o de Macedonia (2 Cor 8, 1 pl.).
A veces, esta palabra evoca más bien a la iglesia
reunida, a la asamblea cultual (l Cor 14, 4.5.12.
19.28.34.35). Cuando se piensa en varias comunidades,
Pablo usa el plural o el singular. Con el plural, insiste
en la dispersión (l Cor 11,16; 14,34; 2 Cor8, 19.23.24);
con el singular, expresa la universalidad en el espacio
o en el tiempo (l Cor 10, 32; 11,22; 15,9; 12,28). Véase
la concordancia en la p. 62.
Para evitar toda confusión en el espíritu de los
corintios, Pablo utiliza la fórmula solemne iglesia de
Dios. No lo hace con ninguna otra iglesia y las dedica-
torias de 1 y 2 Cor son las únicas en que figura esta
mención. La iglesia es única, pero al mismo tiempo se
localiza en varios lugares: es una multiplicidad de
localizaciones en un único conjunto.
«A todos los santos que están en Acaya entera».
«Santos», empleado en plural y sin especificación al-
guna, designa a los primeros cristianos de Jerusalén
que forman la primera iglesia apostólica. Santo no
designa una cualidad moral, sino una separación para
el servicio de Cristo. Pablo no se sirve nunca de la
palabra cristiano que se les dio por primera vez a los
fieles de Antioquía (Hch 11,26). En Acaya no se cono-
cen más iglesias, fuera de Corinto, que la de Cencreas
(Rom 16, 1), el puerto oriental de Corinto y Atenas
(Hch 17, 34).
una primera carta. Es interesante el vocabulario: con-
solar, consuelo (4 Y6 veces), dificultades o pasar dificul-
tades (2 veces y 1 vez), sufrimiento, sufrir (3 veces y 1
vez).
Con este vocabulario, Pablo insiste en el intercam-
bio actual que se lleva a cabo entre el apóstol y los
ESTRUCTURA DE LA BENDICION
(1,3-7)
(3) ¡Bendito sea Dios, Padre de nuestro
Señor Jesucristo,
Padre de misericordia
y Dios de todo consuelo!
A (4) El nos consuela en todas nuestras dificultades,
para que nosotros podamos consolar
~ ~ o ¡ , ~ ' ~ ~ o ¡ t , o o ~ I \ ~ -;:lifk'Jlrocl
por el consuelo con que nosotros mismos somos
consolados por Dios.
B (5) lo mismo que abundan los sufrimientos de Cristo
por nosotros,
así también abunda nuestro consuelo.
Saludo: es el saludo litúrgico, ya estereotipado,
que aparece al pie de la letra en otras cartas. Es el
resultado de la combinación de la fórmula griega:
gracia (véase la concordancia, p. 62) Y de la fórmula
judía: paz. La gracia es al mismo tiempo buena nueva,
disposición favorable de Dios realizada en Jesucristo,
mientras que la paz es la plenitud de bienes, de felici-
dad, de vida concedida por Dios.
2. UNA BENDICION (1, 3-7) (véase el recuadro)
Es éste un caso único en Pablo: no figura ni el amor,
ni la fe, ni la esperanza. Sin duda porque no se trata de
12
0(6)
b
(7)
¿Posamos dificultades? Es poro vuestro consuelo
y para vuestra salvación.
¿Somos consolados? Es para vuestro consuelo,
que se realiza en vosotros haciéndoos soportar
los mismos sufrimientos
que sufrimos también nosotros.
y nuestra esperanza es firme en vuestro favor:
sabemos que compartís nuestros sufrimientos
y que compartiréis también nuestro consuelo.
corintios gracias a Cristo y por medio de Pablo. Dán-
dole un giro especial a un procedimiento judío que se
hace cristiano: la bendición, Pablo, ante los corintios
individualistas, pasa enseguida al caso general aña-
diendo 3 veces «todo» (v. 3-4). Dificultades y pasar
dificultades aparecen con frecuencia en las cartas de
Pablo (23 y 5 veces). Estas dos palabras describen
siempre (excepto quizás en Col 1,24) las dificultades
de todo tipo que sobrevienen a los que pertenecen a
Cristo: creyentes, apóstol. Van desde los ataques más o
menos brutales hasta las persecuciones propiamente
dichas y la pena de muerte (1, 9), incluyendo el ham-
bre, el despojo, la pobreza, etc.
Pero al mismo tiempo son también un motivo de
gozo, un signo de pertenencia a Cristo. Por eso, cuando
sobrevienen, hay que recibir en ellas un consuelo y un
estímulo. El lugar donde se manifiesta esta tensión
difícil y gozosa entre dificultades y consuelo es el mi-
nisterio apostólico que Pablo ejerce entre los corintios
yen favor de ellos. Pablo no habla en primer lugar de
los peligros (1, 8) que corre en Efeso o en su detención
(1,9). Comienza por el consuelo, por el aliento que ha
recibido de Dios. Por su presencia, por su persona, por
su palabra, Pablo realiza y hace sensible la solidaridad
entre Dios y los creyentes.
Los sufrimientos de Cristo abundan para el após-
tol, es decir su pasión y hasta su muerte. El <<nosotros»
tiene un sentido apostólico: se trata de Pablo en cuan-
to que forma parte de los apóstoles. Por parte de Pablo
hay una insistencia muy clara en su mediación apostó-
lica, pero sin que haya un paralelismo estricto entre
sufrimientos y consuelo. Se esperaría: «así también
abunda el consuelo de Cristo para nosotros»; pero
Pablo escribe: «por Cristo abunda nuestro consuelo».
Se trata de una situación apostólica abierta que puede
dirigirse al conjunto de la iglesia por medio de Cristo;
se centra cristológicamente en la experiencia apostóli-
ca y subyace en los acontecimientos que afectan perso-
nalmente a Pablo: Dios-Cristo-Pablo-la iglesia.
En el v. 6, Pablo introduce un aspecto nuevo: el
intercambio de situaciones entre él y la comunidad de
Corinto: las dificultades con que se enfrenta Pablo, los
riesgos que corre hasta la muerte, atestiguan y actuali-
zan entre los corintios que el intercambio de situacio-
nes entre Cristo y el apóstol se realiza también entre
Cristo y los corintios por medio de su apostolado cris-
tológico (cL 5, 17 - 6, 1; c. 10-13). También 12, 10
ilumina este punto: tomando sobre sí las debilidades,
los insultos, las persecuciones y las angustias, se siente
más apóstol y contribuye a la salvación de los corin-
tios. El final del v. 6: «Es para vuestro consuelo, que se
realiza en vosotros haciéndoos soportar los mismos
sufrimientos que sufrimos también nosotros», mues-
tra que no se trata de mística, ni de analogía, ni de
epifanía, sino de la doble experiencia sufrimiento-
consuelo fundamentada en la acción de Cristo (cf. 10,
7; 11,23).
La bendición termina en 1, 7 con dos palabras
clave: firme para caracterizar a la esperanza y compar-
tir. Más que de una simpatía, se trata de una comunión
verdadera, de una realidad vivida. Tiene que ser ésta
la característica de todo ministerio que se ejerce en
favor de la comunidad (así para Silvano y Timoteo: 1,
19).
3. PABLOSELIBRADELAMUERTE(1,8-11)
(véase el recuadro sobre los aspectos enigmáticos
de estos acontecimientos).
En 1, 8, Pablo se muestra dispuesto a morir: ha
recibido la sentencia de muerte y la ha aceptado. Me-
dita sobre estos acontecimientos. No menciona la
muerte más que cuando habla de su propia persona: se
ha creído condenado sin recurso humano posi ble. Pero
se alcanzó la gracia por la intervención de muchas
personas. Los corintios asistieron de lejos al apóstol
con su oración. Los efesios, que están a su lado, obtie-
nen su gracia, su liberación y dan gracias por ella.
Entonces se ilumina el v. 11, que resulta difícil de
comprender: «También vosotros (los corintios) unís
vuestra asistencia en favor nuestro por medio de la
oración. Así, por la intervención de muchas personas
(cristianas), la gracia obtenida para nosotros por mu-
chos (cristianos de Efeso) se convierte en objeto de
acción de gracias para nosotros».
Queda descartado el peligro y puede proseguir su
apostolado. Pablo es consciente de lo que le espera y
sabe que aún no se ha acabado todo: Dios lo ha libera-
do de esa muerte y le seguirá protegiendo. La interven-
13
ción influyente de los efesios ha permitido su libera-
ción: Pablo ve en ello la intervención de Dios, seguri-
dad en medio de las situaciones humanas tan preca-
rias. Por eso Pablo no atiende a los acontecimientos en
sí mismos, ni por él mismo, sino que les da una lectu-
ra cristológica ligada a su situación de apóstol.
FRENTE ALA MUERTE, EN EFESO
14
«¿De qué me habría servido tener que luchar en
Efeso contra las fieras, por motivos humanos? Si los
muertos no resucitan, comamos y bebamos, que ma-
ñana moriremos» (1 Cor 15, 32).
«Hermanos, no queremos que os engañéis: las
enormes dificultades en que nos hemos visto en Asia
nos han llevado al extremo de que habíamos perdido
toda posibilidad de seguir viviendo. Sí, en nosotros
mismos recibimos nuestra sentencia de muerte; por
eso no podíamos yo basar nuestra confianza en noso-
tros mismos, sino en Dios que resucita o los muertos»
(2 Cor 1, 8-9).
¿Qué ocurrió exactamente en Efeso?
Lucas, que suele ser preciso y está bien informado,
cita de ordinario los nombres de los procónsules,
pero en Hch 19,38, en vez de nombrar 01 procónsul en
e'\ercicio, nos sitúo ante un plural anónimo. ¿Tiene
a go que ocultarnos? Ylo que nos oculta ¿es acaso la
razón por la que Pablo en Hch 20, 17 convoca a los
ancianos de Efeso... en Mileto?
En 2 Cor 1, 11 se habla de una gracia obtenida por
un gran número de personas. Desde lejos, los corin-
tios interceden por el apóstol; desde cerca, los efesios
obtienen su liberación y dan gracias. Junio Silano es
procónsul de Asia en octubre del 54 en el momento en
que Nerón es nombrado emperador. Como él, es
biznieto del emperador Augusto. Agripina ve en él a
un posible rival y lo hace asesinar, envenenado en un
banquete. Tácito nos lo refiere detalladamente (Ana-
fes, XIII, 1). Silano murió en diciembre del 54 o enero
del 55. De aquí surgen ciertas vacilaciones en la ad-
ministración. Pablo, en lo cárcel, no tenía nada que
esperar de lo indolencia y necedad de Silano. Pero su
muerte y su sustitución van acompañadas de un cam-
bio de personal, como solía suceder. Quizás se olvi-
daron de Pablo, un caso «poco interesante»; quizás
bastó con un poco de dinero por parte de sus amigos
para facilitar su evasión. Era bastante común que las
liberaciones se obtuviesen con algo de dinero, una
forma de proceder muy habitual.
Pablo en la cárcel, desde luego; pero,
a las bestias? El año 53 se había concedido mayor
autoridad a los procuradores y procónsules. Podían,
más aún que antes, organizar espectáculos de anfi-
teatro con la venafio, es decir, entregando a los con-
denados a las fieros. En la jerarquía de las ciudades,
Efeso venía inmediatamente detrás de Roma. El pro-
cónsul no querría seguramente quedarse atrás... ¿Yla
ciudadanía romana? Dos consideraciones: no siem-
pre la tenían en cuenta algunos procónsules como
Silano o el emperador. Además, Pablo no la invocó
más que in extremis (d. Hch 16,35-40). Fueron quizás
sus amigos y no él quienes sacaron partido de ello, lo
cual parece estar en conformidad con los textos invo-
cados.
Las alusiones de 1Cor 15,32; 2 Cor 1, 8-1 O; 4, 8-1 O
obligan a situar las cartas después del año en que
hubo dos procónsules como consecuencia del enve-
nenamiento de Silano, es decir en el 55 o en el 56 d. C.
1
EL MINISTERIO APOSTOLICO,
SUS DIFICULTADES y SU REALIDAD
(1, 12 - 7, 16)
A. Pablo da explicaciones de su cambio de itinerario (1, 12 - 2, 13)
Los corintios están irritados por los retrasos que
sufre la venida del apóstol. Pablo intenta darles una
explicación: se siente orgulloso de los corintios y éstos
deben sentirse orgullosos de él (I, 12-14). Se han olvi-
dado, debido a las modificaciones de su viaje, de que
Pablo desea que ellos reciban a Cristo tal como es: el SI
de Dios (I, 15.22). El amorque les tiene Pablo está en el
origen de sus cambios de plan (I, 23 - 2, 4). Puesto que
la comunidad ha reprendido ya al que es la causa de la
preocupación de Pablo, él perdona al culpable (2, S-
Il). Pero, una vez llegado a Tróade, Pablo se preocupa
al no encontrar allí a Tito (2, 12-13).
4. LOS CORINTIOS,
MOTIVO DE ORGULLO DEL APOSTOL
y AL REVES (1, 12-14)
Con el v. 12 aparece por primera vez un tema fre-
cuente en 2 Cor. Está expresado en tres palabras: «mo-
tivo de orgullo», «objeto de orgullo» y «estar orgulloso
de». Indica de este modo que le han devuelto la con-
fianza, una confianza renovada, vivificada por la co-
munión con el Señor.
Frente a los reproches de los corintios, Pablo señala
de forma abrupta sus intenciones personales y se ex-
presa en un lenguaje parecido al de los estoicos: «Lo
que constituye el valor de nuestra confianza personal
es el testimonio de nuestra conciencia». De las 14
veces que se utiliza la palabra «conciencia», 12 se
encuentran en las cartas a los corintios (4 en la prime-
ra y 8 en la segunda). Pablo señala su conducta apostó-
lica: su manera de ser apóstol con simplicidad, pureza
de Dios, gracia de Dios y no sabiduría humana; el
lugar donde se manifiesta es el mundo, en donde Co-
rinto no es más que un elemento, «y más particular-
mente en relación con vosotros».
1, 13 señala en el texto griego cómo le gusta a Pablo
jugar con las palabras: leer y comprender podrían
traducirse por «aprended y comprended». Todo ha co-
15
menzado bien, pero tiene.-qut) proseguir. Sus cartas
son importantes; les permiten a los corintios apreciar
las verdaderas intenCiones del apóstol. Con esta pe-
qt:féfia apología, Pablo prepara su defensa. Pero ya
antes, en 1, 14, Pablo recoge aquel intercambio de
s1tuación que había comenzado en 1, 3-7. Con atrevi-
miento, lripresta a los corintios una actitud más com-
prettMva y URa afirmación 'm.ál> fuerte del vínculo que
Uerwfl con él. Los.corifltws son ye 10 que serán. El
futuro el\,'(;tiMb ha comeI\tada ya. La certeza del día
de trista da vida a la comunión actual.
J. QUsro ES EL GaAN .. ir. DE DIOS
{t, l!t-U)
Este COf1juntoestá estructurado de la siguiente ma-
nera: Pablo se ha visto a retrasar un viaje
proyectado a Corinto (1, 15-16). Rechaza una interpre-
lación meramente humana de estos hechos, ya que él
no es hombre de SÍy NO. Atal Señor, tal discípulo. Pues
bien, Cristo n4> es más que SI en su persona (1, 17-20). A
la comunidad de Corinto sólo le queda decir ¡AMÉN! (1,
21-22).
Recorramos detalladamente el conjunto de este
paaaje:
• ,1. El itinerario ptevisto era: Macedonia,
Corinto, Jadea. Pablo se ha visto obligado a hacer esta
PnOdíficación: Corinto-Macedonia-Corinto-Judea. Pe-
TO, en bedeficio de la iglesia, Pablo renunciará a pasar
piimero lRif Corinto O, }3 Y 2, 1). El v. 15 resulta
balitante oscuro: ¿cuéi es esa segunda gracia? ¿Es un
viaje a Corinto? En ese caso, la primera habría sido el
viAje fundacional. Pero, ¿por qué vincular así de pron-
to gracia y viaje? La primera gracia puede ser muy
bien la liberación de Pablo en Efeso (1, 11) Yla segun-
da, su ida personal a Corinto. Como segunda gracia,
esa ida de urt apóstol que sigue aún viviendo se expli-
caría así mUY'bien, sea cual fuere el viaje. Se trataría
entonce!! de la tercera visita de Pablo a Corinto (véase
el cUadro de relaciones entre Pablo y Corinto de la p.
7). Pablo asocia a 10H:orintios a la financiación de su
viaje a Juc;lea (por vuestra solicitud).
16
• 1, 17-20: El final del v. 17 se ha comprendido de
varias maneras: a) con la forma simple: no hay en mí sÍ
y NO; b) en general, con la forma doble SÍ SÍ Y NO NO;
bien (como Sant S, 12) que el SÍ sea SI y el NO sea NO,
bien como un doble semítico de insistencia: siempre SÍ
y siempre NO.
Podríamos traducir: «Para que no haya siempre de
nuevo el SÍ y el NO». Pablo eleva la discusión haciendo
de Dios su aval. En 2 Cor, de las 9 veces que se emplea
palabra, se trata en 4 ocasiones de la predicación apos-
tólica (aquí en 1, 18; en lO, 10.11; en 11,6). Para los
corintios, la palabra de Pablo no vale nada (10,10) Ysu
elocuencia es nula (11, 6). Por tanto, se desliza aquí
intencionadamente esta afirmación de 1, 18. Pablo
quiere que los corintios, como los tesalonicenses, reci-
ban la palabra de Dios que él les hace oír, no ya como
una palabra de hombre, sino como lo que es en reali-
dad: la palabra de Dios (1 Tes 2, 13). En 1, 19 se llama
la atención sobre tres puntos: los títulos de Cristo, la
proclamación o kerigma apostólico, el papel del equi-
po paulino.
Pablo no utiliza Hijo de Dios (1, 19) más que en este
lugar en 2 Cor, mientras que en el conjunto de todos
sus escritos aparece «Hijo de Dios» 15 veces y «Señor»
184 veces (r). Hijo de Dios subraya con solemnidad la
estrecha relación que tiene Jesucristo con Dios y su
papel de mediador de la salvación entre Dios y los
hombres. Hijo de Dios, título recibido de una tradición
más antigua, le servirá a Pablo para expresar el sÍ de
Dios hecho real en su Hijo en beneficio de todos los
hombres.
El equipo apostólico Pablo-Silvano-Timoteo tiene
una palabra fundadora: «El Hijo de Dios, el mesías
Jesús proclamado por nosotros entre vosotros». ¿Por
qué tres proclamadores? Crisóstomo vio aquí una alu-
sión a los dos o tres testigos de Dt 19, 15 (cL 13, 1). Pero
Pablo lleva a cabo un giro magistral: los tres testigos
no están allí para condenar, síno para atestiguar la
salvación. Así, la proclamación no ha sido SÍ y NO. En
Cristo no ha habido nunca más que sí. Si Dios, si Cristo
no son más que SÍ, la comunidad dice AMÉN. ¿Se trata
de un doble semítico de sí? ¿O de un uso reservado a la
iglesia? En el Apocalipsis (14, 13; 16, 7; 22, 20) el sÍ
viene de Dios y el AMÉN es pronunciado por la comuni-
dad.
Todas las promesas de Dios, es decir, no solamente
las promesas contenidas en el Antiguo Testamento,
sino la misma antigua alianza en sí misma como ex-
presiva de todas las promesas, han encontrado su SI en
su persona. A ese SI solemne, único y definitivo de
Dios, el equipo ministerial (= nosotros) no tenemos
más que decir AMEN.
• 1, 21-22: Dios afianza a sus tres testigos en la
comunidad (= vosotros). De esta manera, también los
corintios podrán decir AMEN con el equipo paulino.
Para dar todo su dinamismo a la acción, Pablo ha
añadido un "en Cristo» poco habitual que podría tra-
ducirse por "para Cristo», es decir, a fin de pertenecer
más a Cristo. Además, es el único empleo en toda la
literatura paulina de "dar la unción» (la misma raíz de
"Cristo» = ungido = mesías) que, más bien que el
bautismo, parece indicar la entrada en el ministerio:
el mandato recibido para proclamar al Hijo de Dios.
Los creyentes están marcados para siempre con el
sello que va a la par del don del Espíritu. Este anticipo
actual garantiza para el porvenir un pago completo
(arras). y estas arras nos dan la certeza de nuestra
':>o.\'Jo.c\ón ya de,:>de o.horo., o.unque no ':>eo.n mí.':> que un
anticipo de la herencia prometida.
Dios afianza así al grupo ministerial y da fuerzas al
mandato. Através de él, Dios robustecerá igualmente
a la comunidad. Através de él, como en el caso de todo
creyente, Dios ha impreso su sello y ha dado como
anticipo su Espíritu.
6. EL AMOR, MOTIVO DE LOS CAMBIOS
DE PLAN DE PABLO (1, 23-2, 4)
A Pablo le gustan las expresiones enérgicas: «por
mi vida», lo mismo que en Rom 9, 3, <<janatema!». ¿Se
trata de una decisión personal o han sido más bien las
circunstancias las que lo han obligado a retrasar su
viaje? De todas formas, este retraso en su venida ha
sido beneficioso y ha permitido que se apaciguaran un
poco las cosas. Mediante la precaución oratoria que
emplea, Pablo plantea aquí un problema que va a
surgir constantemente a lo largo de toda la carta: la
extensión y los límites de la autoridad apostólica.
Pablo se propone cooperar a la alegría de los corin-
tios. También Silvano y Timoteo. Si en 2 Cor, Pablo
subraya la paradoja de la alegría a través de la tristeza
y del sufrimiento (2 Cor 6, 10; 7, 4; 13, 9), aquí esa
alegría es un estado que resulta y se deriva de la fe, ya
que la fe se actualiza en la alegría (d. 13, 11).
En 2, 1, Pablo saca partido de los acontecimientos:
no quiere entristecer de nuevo a los corintios dirigién-
dose a ellos antes de que la situación haya tomado un
giro más favorable, es decir, una vez que los hechos
que estuvieron en el origen de aquella dificil situación
hubieran sido borrados por el arrepentimiento de
quienes los causaron. Lejos de excluir al oponente,
Pablo considera que solamente su conversión es la que
remedia el asunto (2, 2).
Con 2,3 se plantea la cuestión de saber cuál es esa
carta, la que está a punto de escribir y la que nosotros
hemos de explicar. Se trata más bien de una carta
anterior que podría ser precisamente la carta con lá-
grimas (d. 7, 8). Después de haberse explicado, Pablo
tJ,.lücre abri.r de S.i.t.I.laei.<W. w..e.!Pr.
dejar atrás aquel penoso incidente: por eso habla de
una alegría común a él y a los corintios.
Si en 1,3-7 el ministerio apostólico es el lugar de la
tensión entre el sufrimiento y el consuelo, aquí lo es de
la tensión entre tristeza y gozo. En 7, 10, al exponer
este mismo tema, Pablo señalará un punto importante
que no aparece más que en 2,3-4: hay dos especies de
tristeza: la tristeza según Dios y la tristeza según el
mundo. El tema de la tristeza ocupa un lugar impor-
tante en 2 Cor, bien sea por el sustantivo «tristeza» (2,
1.3.7; 7, 10.10; 9,7), bien por el verbo «entristecer» en
voz activa o pasiva (2, 2.2.4.5.5; 6, 10; 7,8.8.9.9.9.11).
Se trata de un sentimiento que expresa la decepción
por no ver al evangelio dando los frutos que cabía
esperar en el seno de la comunidad. Si Pablo afirma
con energía el amor que tiene a los corintios, es para
que la tristeza de ellos no sea un irritación inútil, una
contrariedad estéril que tendría como resultado la
muerte. Para Pablo, la severidad y el amor exigente
pueden ir a la par.
17
7. EL APOSTOL, LA COMUNIDAD
Y EL PERDON DEL CULPABLE (2, 5-11)
El conjunto de este párrafo está enmarcado por el
YO (excepto en el v. 11) y el VOSOTROS. Pablo utiliza el
YO cuando escribe a los corintios de modo que sus
cartas sustituyen a su persona (por ejemplo, 2, 3.4.9;
d. también 7, 12) o cuando su persona está en juego (l,
15-17; 2, 1-4.12-13).
Finalmente, las circunstancias se aclaran: un indi-
viduo la ha tomado con un enviado de Pablo (2,6), lo
ha ofendido (7, 12). Reprendido por la comunidad,
parece ser que se arrepintió y Pablo se inclina por la
clemencia con él. ¿Quién era? ¿Uno de los de 12,21,
antiguo pecador? ¿Un traficante de la palabra de Dios
(2, 17)? ¿Un hombre de fachada, pero vacío por dentro
(5, 12)? Pablo acepta en ellos lo que es compatible con
el evangelio e intenta modificar su actitud en lo que no
lo es. Vale la pena señalar la actitud apostólica: la
injuria contra Pablo se ha sentido como una injuria
contra toda la comunidad. En compensación, Pablo se
asocia al perdón que toda la comunidad ha concedido
al arrepentido.
Vo.\:>\\) \nd\o. 0.\ \:-UY':>\) 0.\ o.ID\)Y 'j
hace entrar en vigor la caridad. Concede una especie
de garantía apostólica al perdón ya concedido y lo
convierte en una decisión tomada debidamente con su
aquiescencia. De hecho, a pesar de su afirmación de 1,
24, Pablo está en disposición de reclamar una obedien-
cia a Cristo por parte de la comunidad (d. 7, 15; 10, 6).
El v. 2, 10 es típicamente paulina con sus asonancias
mediante la triple repetición de «perdonar» y sus elip-
ses. El reproche que tuvo que hacer como apóstol de
Cristo es delicado, ya que no es su propia palabra la
que está en juego; por eso añade: «bajo la mirada de
Cristo». Pablo y la comunidad están juntamente im-
plicados en el mismo perdón. Ese perdón se opone
directamente a los procedimientos de Satanás (2,11;
11, 14; 12,7; en 6, 15, Belial y en 4, 4, dios de este
mundo), que intenta sembrar el desconcierto por do-
quier.
En resumen, 2, 5-11, marcado por el juego del YO y
el VOSOTROS, demuestra cómo Pablo hace intervenir su
autoridad apostólica. Negándose a ser tomadas en
consideración en el plano personal, sus intervenciones
18
difíciles y delicadas van destinadas a restablecer una
comunión armoniosa entre todos los miembros de la
comunidad, de tal manera que la de Corinto sea una
comunidad verdaderamente apostólica y no una agru-
pación religiosa humana.
8. EN TROADE, PABLO SE PREOCUPA
POR LA AUSENCIA DE TITO (2, 12-13)
Una cuestión: ¿constituyen 2, 12-13 la continua-
ción de 2, 11? Además, hace ya tiempo que se observó
la vinculación entre 2, 13 y 7, 5. Recordemos que
propusimos ya leer así el texto: 2,1-11 + 2,14-7,4 + 2,
12-13 + 7, 5-16.
Para comprenderlo bien, leamos 7, 5-16: 1) Al
encontrarse de nuevo con Tito, cesa la preocupación
de Pablo. 2) El apóstol queda informado del feliz
resultado de su «carta con lágrimas». 3) La comuni-
dad no siguió totalmente a Pablo. 4) La comunidad
cambia su actitud y demuestra su afecto al
apóstol. 5) Todo aquello se debía a la actitud de
aquel individuo, que lo ofendió, pero que luego se
anepi.o.tüí. 6.\ LQdQ est.á en Qtdeo.:. de o.ueVQ &QO.
buenas las relaciones entre la iglesia y Pablo.
En 2, 12, la puerta que se abre no es sólo el equiva-
lente de unas hermosas posibilidades. Se puede referir
aquí Pablo a Is 22, 22; 45, 1. Pablo, embajador de
Cristo (5, 20), está seguro de que, pase lo que pase, el
camino está abierto y es posible seguir adelante: se
abre un campo de apostolado para Pablo. Pero, a pesar
de todo, son más fuertes el deseo de volver a ver de
nuevo a Tito y el deseo de tener noticias de los corin-
tios.
¿Quién es Tito?
A Tito no se le menciona nunca en el libro de los
Hechos. De origen pagano, no circunciso (Gál 2, 1.3),
acompañó ya a Pablo a Jerusalén. Es un negociador
hábil, y aquí Pablo lo considera como hermano suyo.
Durante la estancia del apóstol en Efeso, Tito desem-
peña un papel decisivo en las relaciones con los corin-
tios. Sabe salir a flote en la difícil misión que se le ha
encomendado (7, 14-15) YPablo se muestra orgulloso
de él. El apóstol le confía entonces la organización de
la colecta en favor de la iglesia de Jerusalén entre los
corintios, más generosos en ideas que en obras (8,
6.16.23); firme y paciente, apto para encontrar el len-
guaje más oportuno, conciliador, Tito sólo es mencio-
nado en 2 Cor, Gál, 2 Tim y lógicamente en la carta a
Tito. Ignoramos las razones del silencio de los Hechos
sobre él.
B. El apóstol y el m i n i ~ t e r i o de la nueva alianza
(2, 14 - 3, 18)
9. OLOR DE MUERTE, OLOR DE VIDA
(2, 14-17)
Si se hace de 2, 14 - 7, 4 una carta independiente,
puede resultar tentador hacer de la acción de gracias
de 2, 14 la fórmula inicial de una carta. Pero si se
vincula 2, 14 a 2, 11, el apóstol procede del mismo
modo que en Rom 7, 24-25: después de haber mencio-
nado a Satanás, da gracias por oposición. Los v. 14-17
son una especie de resumen de los capitulos que vie-
nen a continuación: el apostolado es universal en el
tiempo: «en todo tiempo», y en el espacio: «en todo
lugar». Pero, aplicándole la imagen del triunfo, Pablo
complica las cosas y dificulta nuestra comprensión.
• Hay que examinar en primer lugar el sentido del
verbo del v. 14: a) llevar al triunfo; b) arrastrar en su
triunfo; c) hacer que lo acompañe en su triunfo; d)
pasear de acá para allá; e) exponer al desprecio públi-
co. Aquí sólo son aceptables los sentidos b) y c): el b)
sólo se refiere a los cautivos, mientras que el c) con-
cierne a vencedores y vencidos; por consiguiente, op-
tamos por c). Y esto sólo resulta verdadero gracias a
Cristo, esto es, en la comunión con Cristo. Conviene
señalar que estos cuatro versículos contienen 3 men-
ciones de Cristo y 5 de Dios. Además, todo este' pasaje
está en NOSOTROS y no en YO. Se trata por tanto de la
autoridad apostólica. Pablo utiliza la palabra «exten-
der, manifestar» cuando se trata de señalar los efectos
de la revelación. Aquí esto se produce gracias a su
persona: por eso los que marchan por el camino de la
perdición pueden sentir las consecuencias de ello sin
comprender su causa más profunda.
Es posible comprender así 2,14: Dios se sirve de la
acción apostólica de Pablo para dar a conocer a Cristo,
y esa acción es agradable a Dios lo mismo que si se
tratara de una ofrenda de agradable olor.
• En 2, 15-16, el buen olor de Cristo es «para to-
dos», tanto para los que se encuentran en el camino de
la salvación como para los que se hallan aún en el
sendero de la perdición. Se trata del evangelio en acto:
d. Lc 9, 9-10: «El hijo del hombre ha venido a buscar y
a salvar lo que estaba perdido». El buen olor de Cristo
se dirige a todos, los salvados y los perdidos. Pero
procede de manera diferente según su manera de
obrar.
Para comprenderlo, hay que precisar el sentido de
la palabra muerte y de la palabra vida. La pareja vida-
muerte es frecuente en 2 Cor (l, 8-9; 4,10-12; 5, 14-15;
6,9). Alo largo de toda esta carta, se alude a la muerte
de Cristo y a sus efectos entre los creyentes. En 4, 10,
Pablo es más explícito: «Sin cesar llevamos en nuestro
cuerpo los sufrimientos de muerte de Jesús, para que
también la vida de Jesús se manifieste en nuestro
cuerpo. En efecto, siempre nosotros, los que vivimos,
estamos expuestos a la muerte por causa de Jesús,
para que la vida de Jesús sea también manifestada en
nuestra existencia mortal. Así que la muerte está ac-
tuando en nosotros, mas en vosotros la vida». En la
vida, en la predicación, en la personalidad de Pablo se
da una paradoja que se desarrolla entre la muerte de
Cristo y la vida de Cristo. Su predicación comenzará
19
entonces con el anuncio del mesías crucificado (l Cor
1, 23). La vida de Cristo es el Cristo presente, en perso-
na, vivo, comunicado por la fe, recibido en la comu-
nión con él. Es eso precisamente lo que necesitan <dos
que marchan hacia la perdición», para poder ser lleva-
dos a la vida. «Los que caminan hacia su salvación»,
los creyentes, saben ya que Cristo murió por ellos. Esta
muerte marca para ellos la ruptura con el curso anti-
guo de las cosas. Entonces podemos comprender de
este modo el versículo: «Para unos (= camino de salva-
ción) hay un olor de muerte (de Cristo) que conduce a
la muerte (de Cristo); para los otros (= camino de
perdición) hay un olor de vida (de Cristo) que lleva a la
vida (de Cristo). ¿Y quién está a la altura de semejante
misión?» .
• 2, 17. En este contexto, ¿qué significa «traficar
con la palabra de Dios»? Es hablar como si esa palabra
viniera de Dios, siendo así que no viene de él. Por eso,
para el apóstol Pablo lo más importante es que la
palabra venga de Dios y, para recordarlo, Pablo insis-
te: «con sinceri4ad», «de parte de Dios», «en el rostro
de Dios». De aquí se sigue que esta palabra se presenta
a los corintios con toda su fuercá y todas sus exigen-
cias, es decir, en este contexto, con sus dos connotacio-
nes de muerte y de vida. Los adversarios de Pablo
quisieron seguramente suavizar las exigencias que se
derivaban de la muerte de Cristo, pero es en la vincula-
ción de estos dos aspectos fundamentales donde reside
la pureza de la proclamación, así como su debilidad
que constituye su fuerza (2, 16; 3, 5-6, etc.). Por eso,
entre los destinatarios de Pablo, algunos han com-
prendido ya, a pesar de sus infidelidades o de su espíri-
tu contestatario, que Cristo es el gran SI a todas las
promesas. Han captado que la vida cristiana pasaba
primero por la muerte de Cristo. Ellos, que están en el
camino de la salvación, reciben el buen olor de Cristo
por medio del mensaje apostólico como resultado de
la muerte de Cristo que los conduce hacia él. Los otros,
que caminan todavía por el camino de la perdición,
tienen que recibir, como ocurrió con Pablo, el choque
con la fuerza de vida del resucitado; los que caminan
por el camino de la perdición tienen que ir entonces de
la vida del resucitado a la vida que también él quiere
darles.
20
10. LOS CORINTIOS,
CARTA DE CRISTO (3,1-3)
Apóstol fundador de la comunidad de Corinto, Pa-
blo no tiene ninguna necesidad de cartas de recomen-
dación con ellos (d. 4, 2; 5, 12; 10, 12.18); en primer
lugar, porque es bien conocido de ellos; luego, porque
no tiene por qué ponerse en el mismo plano que sus
adversarios; finalmente, porque -es éste uno de los
slogans de su polémica- «lo recomienda el Señor» (10,
18).
UNA CARTA
DE RECOMENDACION
Esta carta fue escrita en Egipto, en Oxirrinco, por
un patrono para uno de sus clientes. Es un buen eiem-
pro de (as relaciones patrono-cliente en (a antigüedad
tardía y nos permite comprender 2 Cor 3, 1, así como
Hch 18,27; Rom 16, 1; Col 4, 10 Yla carta a Filemón.
«A mi señor, mi muy apreciado hermano Geron-
cio, hijo de Elías, envía sus saludos Ctesipo. Dado que
Macarío, marinero nuestro, ha hecho en Oxirrinco un
cargamento de semillas de col, que tu fraternal bene-
volencia considere a esta persona honorable digna
de realizar su venta a buen precio y que no se vea
inquietado por nadie hasta que haya vaciado su bar-
co. ¡Te lo pido por favor! En efecto, Dios sabe que si
antes no escribí a tu fraternal benevolencia y si él,
aunque sin cartas, te habló de mí, puedes considerar-
lo como incapaz de mezclarse en asuntos de ningún
otro. Yen lo que se refiere a... juez indigno, infórma-
me. Hazme este gran favor. Te saluda mi señor y
hermano Filipo. Cuídate mucho. A mi querido y muy
amado señor»,
Además, Pablo tampoco tiene que recibir cartas de
recomendación de parte de los corintios. La predica-
ción de su evangelio es plenamente suficiente y los
frutos que da autentifican al apóstol: mientras que
hace poco tiempo todavía no se había oído hablar de
Cristo en Corinto, la existencia actual de la comunidad
corintia es la mejor prueba de la legitimidad apostóli-
ca de Pablo. Procede de forma gradual: en 3, 2, los
corintios son una carta apostólica (sentido del NOSO-
TROS); en 3, 3, son una carta de Cristo, del que Pablo es
ministro. Aunque los corintios se olvidasen de que
ellos son esta carta, este mensaje de Cristo, que la ha
escrito, él no lo olvida, ya que está escrita «en nuestros
corazones». Sin embargo, esto no impide que puedan
leerla todos los hombres.
En 3,3, Pablo sitúa su ministerio respecto a la carta
de Cristo: ¿quién la ha escrito?, ¿con qué la escribió?,
¿sobre qué la escribió?, ¿qué queda de ella? Pablo es
un nuevo Moisés; la carta ha sido confiada a su minis-
terio. Pablo se inspira, sin seguirlos ni citarlos, en los
textos de Jr 31, 33 Yde Ez 11, 19; 36,26, relativos a la
nueva alianza. La carta escrita en los corazones es una
idea que viene de Jeremías, y la del Espíritu que actúa
en los corazones es de Ezequiel. Con el Espíritu de Dios
vivo, la carta tiene que ser también necesariamente
viva. ¡A ver si existe una tinta semejante en los rivales
del apóstol! Es la comunidad la que constituye, con
sus miembros, el documento vivo que ocupa el lugar
de la Torá de Moisés.
11. TAN SOLO DIOS HACE AL APOSTOL
COMPETENTE COMO MINISTRO
DE LA NUEVA ALIANZA (3, 4-6)
Estos tres versículos desarrollan dos pensamien-
tos: ¿quién es capaz de una misión semejante? (d. 2,
17); ¿y cómo confía Dios el ministerio de la nueva
alianza?
La confianza, la certeza, la seguridad que manifies-
ta Pablo es una convicción íntima delante de Dios, el
único que hace capaz (2, 17; 3, 5), y esto gracias a
Cristo. Sobre la certeza-confianza, d.1, 15; 8,22; 10,2
y el verbo 1,9; 2, 3; 10,7. Es una confianza apostólica,
ya que no procede del carácter del apóstol, sino de la
gracia que se le ha dado de ejercer este ministerio. El v.
5 insistirá en la incapacidad fundamental del instru-
mento escogido por Dios para realizar el servicio que
se le ha asignado. El instrumento sólo se hace utiliza-
ble gracias al Espíritu de Dios (d. 1 Cor 15,9.10). Con
3, 6 se desarrolla la antítesis «la letra mata, pero el
Espíritu da vida». ¡Cuántas interpretaciones! Para in-
tentar comprenderla, sigamos el pensamiento del
apóstol.
NUEVA ALIANZA
En el Nuevo Testamento, «nueva alianza» no apa-
rece en los relatos de la cena de Mc 14, 24 Yde Mt 26,
28, que hablan de «sangre de la alianza», sino en Lc
22,20 Yen 1 Cor 11,25 que hablan de «la copa de la
nueva alianza en mi sangre». Excepto en la cena y en
Lc 1, 72, la palabra «alianza» está ausente de los
evangelios. En Pablo mantiene unas veces su sentido
judío (Rom 9, 4; 11, 27; Gál 4, 24; Ef 2, 12) o se la
califica de «nueva» (en 1 Cor 11,25 Yaquí en 2 Cor 3,
6).
La frase sobre la copa en 1Cordice: «Esta copa es
la nueva alianza en mi sangre». Lenguaje heredado
de Jeremías (31,31), pero realidad transformada, ya
que Jesús personaliza esta alianza, siendo para siem-
pre mediador entre Dios y su pueblo, cumpliendo y
transfigurando la profecía de Is 42, 6; 49, 8. Pablo y
Lucas representan la tradición antioquena: los
creyentes entran en la alianza realizada e inaugura-
da por Jesús. Al contrario, la tradición de Marcos
subraya la fidelidad de Jesús a la alianza: al beber la
copa, los discípulos se unen a la fidelidad de Jesús y
reciben de él una vida nueva.
21
La novedad de esta alianza procede de la mane-
ra de obrar de Dios (3, 3). Pablo sugiere que todos
conocen a Dios personalmente y que cada uno se sabe
perdonado porque los corazones constituyen las ta-
blas de esta alianza nueva. La alianza está abierta a
todos los que dejan que se realice en ellos la acción del
Espíritu. No excluye a los que pertenecen a la antigua
(cf. Rom 11,26.29), pero -idea característica- acoge
también a todos los hombres (2,14; 3,2; 5, 17.19). ¡Qué
desconcierto para un antiguo observante de la ley (To-
rá)! Este ensanchamiento del pueblo de Dios es todo lo
contrario al estrechamiento que se constata en el pen-
samiento de los sectarios de Qumrfm. Como transcrip-
tor, Pablo puede compararse con Moisés, pero el me-
diador es Cristo. Si para Moisés se trató de algo tempo-
ral (40 días en el Sinaí), el ministerio de la nueva
alianza se hace permanente, siempre actual. Por eso
mismo, todos los verbos están aquí en presente. El
apóstol destaca el ministerio que expresa esta relación
viva siempre actual entre Cristo y los creyentes: la
nueva alianza.
La oposición letra-espíritu (gramma-pneuma), en
daude la letra se toma eu seutido de escritura, se eu-
cuentra en Rom 2,29 y 7,6 Yluego en este lugar. Marca
la oposición entre Cristo y la ley, entre el evangelio y la
tradición mosaica. M. A. Chevallier propone que se
traduzca más bien esta oposición por texto-espíritu. Es
indispensable que el mensaje vivo escrito por el Espí-
ritu en el corazón de todos los creyentes no se quede en
«texto escrito», en <<inteligencia fosilizada» (3, 14).
No hay en el pensamiento de Pablo un Espíritu que
no tome forma ni se exprese por un texto. Pero el
escrito, el texto sin el Espíritu que le dé vida, sin la fe
en Dios, sin la intervención de Cristo, no es más que un
resto fósil. Pablo termina entonces de forma positiva:
«El Espíritu da la vida» o «el Espíritu hace vivir». Le
da un doble valor a esta fórmula. En primer lugar,
glosando a Ez 37, hace del surgimiento del nuevo pue-
blo de Dios la obra esperada del Espíritu; luego, reco-
noce como apóstol que ha comenzado ya la época de la
nueva alianza.
22
12. EL ROSTRO DE MOlSES y EL NUESTRO
(3,7-11)
Este pasaje compara las dos alianzas según un
razonamiento de tipo hebreo, que va de menos a más;
aborda. de este modo sus ministerios y las consecuen-
cias que de allí se derivan. Está marcado por tres
deducciones:
7-8: «Si el ministerio de muerte... ¡cuánto más el
ministerio del Espíritu!».
9: «Si el ministerio de la condenación... ¡cuánto
más el ministerio de la justicia!».
11: «Si lo que era pasajero... ¡cuánto más lo que
permanece! ».
Acontinuación de 3,11, la sección 3,12-18 desarro-
lla este mismo tema e insiste en la esperanza, la seguri-
dad y la libertad del cristiano para llegar a la transfi-
guración por el Señor Espíritu.
Algunos han querido ver en el trasfondo del
conjunto del texto 3,7-18 un midrás cristiano sobre Ex
34,29-35, es decir, un documento judea-cristiano para
exaltar la gloria de Moisés sobre el que Pablo habría
ñ Y'fú
nos olvidemos de que el desarrollo sobre la nueva
alianza comienza en 3, 3 y se afirma en 3, 4-6, para
ampliarse luego en 3, 7-11 + 12-18. Hay todo un juego
sobre la gloria de Dios: en el rostro de Moisés (3, 7), en
el de los creyentes (3,18) y en el de Cristo (3,18; 4, 4.6).
• Primera deducción (3, 7-8). El ministerio de
Moisés es un ministerio de muerte porque se ejerce sin
el Espíritu. Pablo reacciona contra cierta presenta-
ción de Moisés. La palabra clave de este pasaje es la
gloria (15 veces en 2 Cor 3-4). Para captar el primer
elemento de la comparación, hay que leer Ex 34, 29-35.
El rostro de Moisés al bajar del Sinaí estaba iluminado
por unos rayos que no podían soportar los ojos de los
hijos de Israel. Para ocultar este esplendor, Moisés
llevaba un velo que apartaba en sus encuentros con
Dios. Filón desarrolla este punto en su Vida de Moisés
(11, 70). El judaísmo rabínico ve en la idolatria del
becerro de oro la causa de esta incapacidad para fijar
sus miradas en el rostro de Moisés (Ex 32).
Por consiguiente, el carácter glorioso está reserva-
do solo a MOlses, durante algun tiempo Toda la expo-
SIClOn de Pablo esta construida sobre el vmculo entre
la glona de la antigua ahanza y la de la nueva En los
textos mas antiguos, MOlses, en estrecho contacto con
DIOS, funda la naClOn, transmite la Tora y se conVierte
en mediador entre DIOS y su pueblo En un segundo
tiempo, su palabra adqUiere un valor cercano a la de
DIOS, se convierte en el padre de todos los profetas, en
una fIgura real y sacerdotal Legislador por excelen-
CIa, se le atnbuyen a MOlses un montan de preceptos
que van creciendo en numero y en vanedad Paralela-
mente, la Tora va adqUlnendo una ImportanCia en
aumento constante Fmalmente, en un tercer tiempo,
MOlses se transforma poco a poco en un ser sobrenatu-
ral Un mlsteno se cierne sobre su muerte y su tumba
no sera nunca encontrada Se afIrma su preexistencIa
Luego, los Jubileos admiten la mspIraClOn hteral de la
ley escnta por los angeles El heroe nacIOnal adqUiere
las caractenstIcas de un ser dlvmo bajado a la tierra
de una forma sobrenatural (Edo 45, 2)
SI el texto de Ex 34, 1 Y30 es aquel al que se refIere
Imphcltamente Pablo, su sltuaclOn de antiguo JudlO
converttdo por la glona de Cnsto, considerado capaz de
ser mlmstro de la nueva alianza, le revela que puede
hablar con toda audaCIa (3,12) En efecto, el transcnp-
tor es el, Pablo, con el Esplntu Santo como tmta, ha
escnto la buena nueva de Cnsto en el corazon de los
creyentes que se convierten en las tablas vivas de la
nueva ahanza de las que Jesucnsto el Señor es ahora la
ley (cf Ga16, 2, Rom 8, 2) Pero es en e! rostro de Cnsto
donde contemplan permanentemente la glona de
DIOS
El minIsterIO del Espfntu se mencIOna aqUl como en
contraste, Pablo desarrollara sus efectos en 3, 17-18
son los del mImsteno apostohco extendido a toda la
comumdad
• Segunda deducción (3, 9) Sirve para reforzar la
antenor La JUStiCIa descnbe aqUl la sltuaclOn de
aquellos que se encuentran en una Justa relaclOn con
DIOS por medIO de la fe Pnvado de esta relaclOn por el
pecado, el hombre la reCIbe por la graCIa
El v 10 rompe el estilo de una forma ya acostum-
brada en Pablo El pensamiento puede mterpretarse
aSI es como SI MOl ses no hubIera Sido glonfIcado del
todo, en comparaclOn con la glona superemmente de
la nueva alianza
SI Pablo utiliza «con mucha mas razon», es para
marcar que la nueva ahanza no es la mera repetIclOn
de la antigua, smo que es dlstmta, pero, aunque sea
supenor, puede compararse con ella
• Tercera deducción (3,11). Termma la compara-
Clan emprendida en 3, 7 MedIante un Juego de prepo-
SICIOnes, Pablo mdlca que la antigua ahanza se VIO
atravesada por la glona «Lo que era pasajero estaba
marcado de glona», mientras que la nueva ahanza
mdlca una reahdad duradera «¡Cuanto mas lo que
permanece estara en glona'»
(De que sirve toda esta demostraclOn centrada en
e! rostro de MOlses y en la glona? Se trata de una
defensa afIrmatIva del mmIsteno de la nueva alIanza
Pablo se Juega en ello su apostollcldad MOl ses era consI-
derado como un enViado, como un «apostol» Otros
apostoles, conslderandose como enVIados de MOlses,
pudieron apelar a el como patrono Entonces Pablo se
sltua dehberadamente del lado de la glona de Cnsto,
que mamfIesta e! Esplntu Pablo puede ser humilde,
debIl, no tiene por que subrayar su prestigIO (cf 2 Cor
10-13) Ha reCibido un mlmsteno marcado para siem-
pre por la glona, por la presencia activa, santifIcado-
ra, correctiva y creadora de DIOS en Jesucnsto
13. NUESTRO ROSTRO SIN VELO REFLEJA
LA GLORIA DEL SEÑOR (3, 12-18)
Esta umdad textual de 3, 12-18 podna titularse
«desde el texto muerto hasta el encuentro con el Señor
VIVO» Despues de mostrar que sm el Esplntu el texto
no es mas que letra muerta, mSlstIra ahora en las
condiCIOnes necesanas para que, de texto, MOl ses se
convierta en Escntura y luego en Esplntu Para ello se
servIra de la doble metafora del velo sobre el rostro de
MOlses y sobre el corazon, la mtehgencIa del lector de
MOlses, es deCIr de la Tora
El apostol proSIgue su demostraclOn a partIr de!
comportamiento actual del mImstro, en este caso del
apostol y de los que colaboran en su acclOn HabIendo
obtemdo semejante esperanza, puede hablar un len-
23
guaje claro, con la cabeza bien alta, con total franque-
za. Opone de este modo su hablar en público a los velos
de 3, 13-14.
• 3, 13-14: Pablo interpreta la función del velo:
Moisés no se lo pone para ocultar la irradiación de su
rostro, sino para ocultar el final de este esplendor
pasajero. Así la gloria de Moisés cambia de carácter:
de insostenible a las miradas, pasa a ser «no durade-
ra». El velo está destinado a mostrar la imposibilidad
de una comunicación directa con Dios por medio de
Moisés y de la ley, mientras que el ministerio apostóli-
co está totalmente abierto y lo comunica todo (3, 12).
En 3,14, al paralelismo de los rostros de Moisés (3,
7.13), de los creyentes (3, 18) Yde Cristo (3, 18; 4,4.6)
corresponde el paralelismo de los velos de Moisés (3,
13), de los creyentes (sin velo: 3, 18) Y del evangelio
(velado: 4, 3). Este v. 14 es importante por varios
títulos. En primer lugar, el velo de Moisés significa
que el término de la ley, Cristo, sigue estando oculto e
invisible para los israelitas. Para comprender la ley,
deberían imitar a Moisés que, cuando se volvía al
Señor (Ex 34, 35), se quitaba el velo: volverse es con-
vertirse, mientras que el velo cae de sus corazones.
Además, es ésta la primera vez que en toda la lite-
ratura antigua aparece la expresión «antigua alianza»
o antiguo testamento. El siguiente testimonio es el de
Melitón de Sardes, de Lidia, muerto hacia el 195. Se-
gún Eusebio (Hist. ecles., IV, 26,12-14), Melitón hizo el
catálogo de los libros del Antiguo Testamento. ¿Es una
fórmula nacida de la polémica o del paralelismo: a la
«nueva alianza» le corresponde la antigua? Moisés
forma entonces un conjunto: su persona, su función,
sus escritos y los textos que se derivan de ellos. Sin
embargo, hemos de observar la ampliación de Moisés
a todo el Antiguo Testamento. La dificultad no está en
la expresión <<leer a Moisés», como diríamos nosotros
<<leer a Quevedo», sino en la equivalencia: leer el Anti-
guo Testamento y leer a Moisés. Moisés, mediador de
la antigua alianza, lleva la responsabilidad de todo el
Antiguo Testamento.
¿Quiere decir esto que existe ya el Nuevo Testamen-
to como colección de escritos? Desde luego que no, en
el sentido canónico del término, pero quizás esto mar-
que ya una etapa hacia su realización.
24
¿Cómo comprender el final del v. 14? Todos estos
versículos están atravesados por tres temas: en primer
lugar, la comparación entre las dos alianzas, con los
juegos de pensamiento sobre los diversos velos; luego,
el lugar de contemplación de la gloria en los rostros de
Moisés y de Cristo con las miradas dirigidas a esos
rostros por parte de los hijos de Israel o de los creyen-
tes de la nueva alianza; finalmente, la gloria, como
bien común a las dos alianzas, pero con una intensidad
y una permanencia diferentes. Si el final del v. 14
concierne a los miembros del pueblo de Dios de la
antigua alianza, Pablo anuncia respecto a ellos que «el
velo no desaparece más que en Cristo», como repetirá
luego en 3, 18: «todos nosotros con el rostro descubier-
to». Habrá que dar un nuevo paso en el pensamiento
reuniendo a los apóstoles, a los ministros, a los creyen-
tes de origen judío o de origen pagano en ese «todos
nosotros» afirmativo.
• 3, 15-16: Ahora ya la mirada no choca con el velo
puesto sobre el rostro de Moisés; se trata de la mirada
del lector que no puede comprender la lectura de Moi-
sés, porque su inteligencia lleva puesto un velo hasta
hoy. El aspecto delicado de este texto es que la presen-
cia de Moisés actúa en un doble nivel: primero, en un
plano comparable con el del apóstol Pablo, enviado,
transcriptor; segundo, en un plano análogo al de Cris-
to como dando su marca a la antigua alianza. Pablo
modifica el texto Ex 34, 34 (griego): «Cuando Moisés
entraba ante el Señor para hablar con él, se quitaba el
velo», y dice: «cuando uno se vuelve... », o bien: «siem-
pre que uno se vuelve hacia el Señor, el velo cae».
Pero, ¿de quién habla Pablo: de los israelitas, de los
cristianos? Para entender los v. 17 Y 18, son decisivos
el sentido y el movimiento del contexto en 12-16. Pablo
hace una lectura cristológica de Moisés: la gloria de
Moisés no explica ni anuncia la de Cristo. Al contrario,
es a partir de la gloria de Cristo como hay que compren-
der la gloria efímera de la irradiación divina en un solo
hombre, en un tiempo determinado, durante la pro-
mulgación de una alianza transitoria.
Así, pues, si en un primer tiempo, mediante tres
deducciones que van de menos a más, Pablo compara
los dos ministerios de la antigua y de la nueva alianza
(3,7-11), luego, en un segundo tiempo, hace intervenir
a Moisés, pero para realizar mejor una inversión com-
pleta de valores: Pablo ha descubierto que no hay nin-
gún camino que vaya del hombre hacia Dios, ni siquie-
ra el camino de la ley. Cuando él mismo creía que
estaba cumpliendo mejor la voluntad de Dios, fue
cuando cometió el pecado más grave: perseguir a Je-
sús a través de su iglesia. Mediante su encuentro con
Cristo, que se apoderó de él, comprendió que todas
aquellas cosas lo alejaban de Dios y que en adelante el
único valor positivo era Cristo.
• 3,17-18: es la conclusión de la comparación que
empezó en 3, 7. La historia de la interpretación de
estos dos versículos con sus abundantes, diversas y a
veces singulares hipótesis revela las muchas cosas que
es posible hacer decir a un texto separado de su con-
texto.
En resumen: la lectura trinitaria se remonta a los
padres y afirma que el Espíritu Santo es Señor, es
decir, Dios: actúa en las dos alianzas e inspira a Moi-
sés. Esta identificación trinitaria fuerza el pensamien-
to paulino. La lectura sustancialista hace de Cristo una
fuerza o una esencia espiritual. La lectura religionista
está muy cerca de la que quiere ver en la concepción
paulina del Espíritu una concepción helenista o gnós-
tica: según esta consideración, Cristo hablando como
hombre se convierte en la prueba del Espíritu que vive
en él; el Espíritu que vive en cada gnóstico es idéntico
a Cristo. Todas estas lecturas someten el texto a sus
principios de interpretación.
La audacia de la nueva alianza consiste en que la
libertad es dada por el Espíritu, que establece una
relación nueva con Dios. Para Pablo, conocer a Dios es
encontrarse con Cristo. Pero el Espíritu renueva tam-
bién al espíritu humano. El v. 18 explicita la libertad
del v. 17. La irradiación de la gloria es permanente para
todos a través de todos los tiempos en una alianza
definitiva. Por eso la metamorfosis del creyente se va
haciendo de gloria en gloria. El hombre se hace recep-
tivo, pero con una receptividad activa, que comunica
lo que ella ha recibido. Para interpretar bien el texto,
habría que traducir: «Todos nosotros, con el r o ~ t r o sin
velo, contemplamos y reflejamos la gloria del Señor»
¿Qué quiere decir «como en un espejo»? ¿Que la comu-
nidad ve la gloria del Señor en el evangelio, en Cristo,
en los dos? Lo mismo que los creyentes son una carta
de Pablo, carta de Cristo conocida y leída por todos (3,
2.3), así también hay una doble lectura directa que
corresponde al doble velo: todos los creyentes tienen
un conocimiento directo de la gloria en Cristo: todos
los creyentes contemplan y reflejan, como espejos, esa
gloria (de Dios y de Cristo).
Hay que examinar además los elementos de la afir-
mación: «transformados en imagen suya de gloria en
gloria». En 2 Cor4, 4, Cristo es imagen de Dios, prime-
ramente como hombre entre los demás hombres, y en
segundo lugar como imagen-tipo de Dios. Una sola
frase expresa su humanidad y su divinidad.
«Ser transformado» marca la adquisición de una
nueva «forma», que es un resultado estable. En la
gloria, Dios comunica y se comunica. Desde este punto
de vista, la gloria está cerca de la imagen (=icono) que,
aplicada a Cristo, expresa su ser, su plena y perfecta
imagen de Dios, su función y su realidad reveladora de
Dios a los hombres. La transformación de que son
objeto los creyentes es el comienzo de una evolución,
cuyo proceso se indicará en 4, 16-18: el hombre exte-
rior que se deteriora, el hombre interior que se renue-
va de día en día. Al añadir «de gloria en gloria», Pablo
expresa una transformación progresiva que puede po-
nerse en relación con el bautismo (Rom 6, 4-6) o con la
cena. En cada celebración eucarística, el creyente
vuelve a ponerse en relación con la gloria de aquel que
nunca da lo que tiene sin dar al mismo tiempo lo que
es, ya que él mismo se entregó.
La demostración de Pablo termina con «como por
el Señor del Espíritu». Son posibles cuatro traduccio-
nes: a) por el Señor del Espíritu; 2) por el Espíritu del
Señor; 3) por el Espíritu que es Señor; 4) por el Señor
que es el Espíritu. Algunos han querido reducir uno de
los dos términos a ser tan sólo un adjetivo: «Espíritu
señorial» o «Señor espiri tual» . ¿Por qué hemos escogi-
do: «Señor del Espíritu»? Porque es una afirmación
original de Pablo. Frente a los entusiastas corintios,
recuerda la iniciativa de Dios o de Cristo, que siguen
siendo los dueños de los fenómenos de inspiración.
25
LA APOSTOLICIDAD
(algunas conclusiones a propósito de 2, 14-3, 18)
Pablo escribió varias cartas, que hoy leemos como
epístolas. Cuando Pablo dicta su mensaje a los corin-
tios, se trata de un acto apostólico, marcado por un
carácter circunstancial bien determinado. Más tarde,
las circunstancias que determinaron las cartas no
afectan ya a los lectores posteriores más que por ana-
logía. La persona del apóstol en su situación singular
tiende entonces a borrarse detrás de su mensaje y de su
doctrina. Lo que no era más que ocasional se convierte
luego en la regla (cf. 1 Tes 2, 13). Las comunidades
escuchan la palabra de Dios en la lectura de los escri-
tos inspirados que son esas cartas. Dictada, transmiti-
da oralmente, comentada, acogida, rechazada, am-
pliada, la carta se ha convertido en epístola, desempe-
ñando con ello un papel apostólico y eclesial impor-
tante.
Deduzcamos algunos puntos sobre la apostolicidad
según 2,14-3,18. Pablo pertenece a un «cortejo apostó-
lico» en donde los apóstoles son el buen olor de Cristo.
Pablo es portador de la pura palabra de Dios (2, 14-17).
26
A pesar de sus debilidades, los corintios son una
carta de Pablo, un mensaje vivo de Cristo que todos
pueden conocer y leer (3,1-3). Es éste un resultado del
ministerio del apóstol. El ministerio apostólico es el
de la nueva alianza: en él se muestran siempre activos
el Espíritu de Dios y Cristo glorificado. Se trata de un
mensaje vivo que no puede reducirse a un estado de
texto-fósil, ya que el Espíritu actúa en él y da vida a la
letra (3, 4-6). En adelante, toda relación con Cristo
depende de la acción apostólica, que es primera y
original. En la transformación de gloria en gloria, el
apóstol indica la dirección que hay que seguir y abre el
camino. Podría comparársele con un imánque ha reci-
bido en sí mismo una fuerza de atracción que transmi-
te a los demás.
Cuando Pablo quiere insistir en la coincidencia del
apostolado con el ministerio común de la nueva alian-
za y expresar la solidaridad de su ministerio con el del
pueblo de Dios por entero, incluye a los demás y no
dice solamente el NOSOTROS apostólico, sino TODOS
NOSOTROS.
C. El ministerio apostólico, sus dificultades y certezas (4, 1-5, 10)
14. LA ILUMINACION DEL CONOCIMIENTO
DE LA GLORIA DE DIOS
EN EL ROSTRO DE CRISTO (4, 1-6)
4,1-2: El apóstol saca las consecuencias de 3, 7-18.
Después de ensanchar la acción a la comunidad me-
diante el «todos nosotros» de 3, 18, la concentra de
nuevo en la misión apostólica: «nosotros tenemos este
ministerio». La misericordia parece aludir a la con-
versión de Pablo y el «no perdemos los ánimos» al
hecho de que, pase lo que pase, Pablo no se deja que-
brantar: ataques, calumnias, críticas de los adversa-
rios, sucesos difíciles y hasta dolorosos ... (1, 9).
Mediante una serie de afirmaciones que son otros
tantos rechazos, Pablo defiende su ministerio apostó-
lico como en 2, 17: sólo puede afirmarse por la verdad
y por eso rechaza todos los medios desleales. Al men-
cionar finalmente la conciencia, Pablo recuerda que
los corintios deberían en principio ser capaces de dis-
cernir el verdadero evangelio.
4, 3: Aunque miembros de la comunidad, los de-
tractores de Pablo son como los miembros de la anti-
gua alianza que rechazaron a Cristo (3,15); para ellos,
el evangelio está cubierto de un velo y caminan hacia
su perdición.
4,4: La angelología de Pablo es muy rica y procede
de tres ambientes diversos: judaísmo, helenismo y
religiones orientales. El interés de la expresión «dios
de este mundo» (Satanás) está en que podían com-
prenderla mejor los ambientes influidos por el judaís-
mo y los que se situaban en la órbita del gnosticismo.
Queda por hacer una opción decisiva: no se trata de los
endurecidos, sino de los indecisos. Mirando a Cristo es
como se sitúan en un estado de receptividad y perci-
ben la iluminación del evangelio de la gloria de Dios.
De esta manera, Cristo, por su gloria en el anunciopel
evangelio, ilumina a los hombres a pesar de la oposi-
ción del dios de este mundo. y Pablo utiliza la imagen
de Dios para destacar en toda su fuerza el vínculo
entre Dios y el hombre.
4, 5: Pablo recuerda entonces su apostolado: él no
se había alistado bajo la bandera de Cristo. Sin el
dominio del Señor sobre él, se habría quedado siendo
fariseo (Flp 3, 4-16). Pero recibió de la primera iglesia y
descubrió personalmente lo que rechazaba como ju-
dío: el vínculo irreductible entre Jesús y Dios. Lo que
él proclama es a Jesucristo como Señor, a Jesús como
Dios en la historia, a Cristo-mesías como misión y
función, y Señor para marcar el vínculo entre Jesús
glorificado y Dios. Pablo hace intervenir aquí inten-
cionadamente una de las más antiguas confesiones de
fe.
Pablo emplea entonces uno de los títulos que pre-
fiere cuando se trata de hacer su presentación: servi-
dor o esclavo de Cristo. «Por causa de Jesús», él es
servidor de los corintios. No hay evangelio sin un após-
tol para proclamarlo (1 Cor 9,16-17).
4,6: Sin citar literalmente Gn 1,3, Pablo recoge sus
ecos: luz-brillará-brilla-iluminación. Expresa prime-
-de U'iYA ",emítka {hinar en e{ -qwe
dice luego bajo una forma griega (iluminación del co-
nocimiento), a fin de que lo comprenda el conjunto de
sus lectores. Primero es Dios el que actúa en el cora-
zón; luego es el apóstol el que ilumina el conocimien-
to.
15. UN TESORO EN VASOS DE BARRO:
LA VIDA EN LA MUERTE (4, 7-12)
• 4, 7: Piensa ahora Pablo en las dificultades y
sufrimientos que ha encontrado en su ministerio. Las
imágenes de gloria y de luz, recogidas en la del tesoro,
se oponen brutalmente a la de «vasos de barro». Los
textos de Qumran nos ofrecen toda una serie de imáge-
nes análogas: «el hombre, una imagen frágil en barro
de alfarero» (1 QS 11,22); «criatura de barro» (1 QH 3,
24; 4, 29; 11,3). El texto de 1 QH 4, 29 ilustra muy bien
nuestro texto: «¿Qué criatura de barro tiene poder
para obrar semejantes maravillas?». Pablo, buen co-
nocedor de las Escrituras, tiene presente en la memo-
27
ria a Jr 18, 4.6, en donde el hombre es como una masa
de barro en manos del alfarero, pero también a Is 29,
16; 41, 25; 45, 9; 64, 7, Yasimismo a Job 10,9; 33,6. Se
trata de un tema que le gusta al apóstol. En la cultura
griega, como en todas las culturas antiguas, el barro
expresaba la fragilidad en general. Pero Pablo subraya
la paradoja divina que confía el anuncio glorioso de su
evangelio a unos hombres frágiles, sin defensa ni apa-
riencias. Poder en 2 Cor se le aplica siempre a Dios (6,
7; 12, 9; 13, 4). La debilidad de los predicadores del
evangelio, sin defensa ni apariencias, hace resaltar
mejor la predicación del evangelio-poder de Dios.
• 4, 8·9. Cuatro breves antítesis crean un himno
rítmico. En Efeso, Pablo vio de cerca la muerte (l,
8-10). Si «luchó contra las fieras en Efeso» (l Cor 15,
32), quizás es que pasó por ciertas dificultades de las
que lo sacó Dios. Cf. 1 Cor 4, 9: «Dios nos ha expuesto a
nosotros los apóstoles en el último lugar, como conde-
nados a muerte; hemos sido dados como espectáculo
al mundo, a los ángeles y a los hombres». Da la impre-
sión de haber estado en la arena. Todo parecía perdi-
do, pero siempre hubo una salida:
«Apretados por todos lados, pero no aplastados;
apurados, pero conseguimos pasar;
acosados, pero no alcanzados;
derribados, pero no rematados».
Hay una gradación desde el principio hasta el final
del combate, cuando ya el gladiador caído espera de
un momento a otro que se le dé el golpe final. Pero Dios
hace soportar victoriosamente a Pablo las más graves
dificultades.
• 4, 10-11. El v. 10 está en el centro de varias
interpretaciones: «Sin cesar llevamos la agonía de
Jesús en nuestro cuerpo»: mística, imitación, segui-
miento, sacramento, existencia... De hecho, Pablo une
su salvación personal a la plena realización de su mi-
nisterio apostólico de testigo de Jesucristo. «Cuerpo»
es aquí el equivalente de «persona»: «en mi persona».
La persona de Pablo es una predicación, del mismo
modo que la comunidad de Corinto es una carta-
mensaje; se convierte en el lugar de actualización de la
presencia de Cristo en el ministerio apostólico. ¿Cómo
28
hay que comprender la palabra griega nekrósis, ago-
nía, entrega a la muerte? Designa una muerte en acto,
a punto de realizarse. Esta situación que designa a
Jesús es visible ahora en la persona del testigo; Pablo
quiere decir por consiguiente: la muerte de Cristo fue
real; tuvo lugar una vez para siempre; pero sus efectos
para nosotros se repiten, siguen siendo verdaderos.
Cristo vivo hace morir en nosotros todo lo que se opone
a su vida y a su reino.
«Para que la vida de Jesús se manifieste también en
nuestro cuerpo». Cuerpo personal, sin duda alguna;
pero esto no excluye el sentido comunitario de 1 Cor
12, 13. Al decir «vida de Jesús», Pablo insiste en la
realidad presente de la vida cristiana.
En 4, 11, Pablo repite y hace progresar la afirma-
ción de 4, 10: «Siempre nosotros, los vivos, sin duda
los que están vivos para Dios, estamos entregados a la
muerte por causa de Jesús» (cf. Rom 8, 32; 1 Cor 11,
23; Gá12, 20; Flp 1,29; 3, 10-11). Pablo participa de la
muerte de Jesús, pero sin tener la iniciativa de ella.
Los sufrimientos se convierten entonces en una de las
características de la legitimidad de su apostolado. Va
más lejos aún en la expresión de su finitud humana al
mencionar la carne mortal, la existencia mortal. «Por
causa de Jesús»: en 2 Cor encontramos 5 de las 12
menciones simples de Jesús en Pablo; en todas ellas, el
nombre de Jesús representa siempre una acentuación
de la vida histórica, que recuerda la predicación de la
primitiva iglesia. Además, habla de «Jesús» cuando se
pone en discusión el fundamento de su predicación y
al mismo tiempo la verdad de su ministerio apostóli-
co.
• 4, 12. Del mismo modo que en 1, 3-7, Pablo rea-
firma el intercambio que se produce en una comunión
verdadera que va del apóstol a los miembros de la
comunidad. Pablo tiene que anunciarles la muerte de
Jesús desde ahora por medio de su ser. Si comprenden
bien al apóstol, también ellos tendrán que anunciarla.
Proclamar, manifestar, transmitir la muerte es el des-
tino del apóstol. De esa impotencia de la muerte es de
donde brota la fuerza de vida para la comunidad.
Pablo ha pasado por esa dolorosa experiencia, sin que
esto le impida experimentar igualmente cada día la
vida de Jesús (4, ISa).
16. LA PREDICACION DE LA VIDA (4,13.15)
Después de exponer la fuerza de la muerte de Cris-
to, Pablo expone la fe en la fuerza de la resurrección.
Sitúa en el mismo plano el ministerio (4, 1), el tesoro
(4,7), el espíritu de fe (4,13), asi como la seguridad (3,
4) Y la esperanza (3, 12). Asegura de este modo un
progreso que va hasta el espíritu. El argumento escri-
turístico sacado del Sal 115, 1 (griego) tiene la finali-
dad de mostrar que el espíritu de fe interviene en dos
registros: como fuente y como agente de inspiración
de la Escritura, por una parte; como estímulo de la fe
en el resucitado, por otra parte. Los dos temas princi-
pales son aquí creer y hablar. La fe expresa el doble
vínculo que va del Señor al creyente y, como respues-
ta, del creyente al Señor. Este doble vínculo pasa por
la muerte y por la vida de Jesús.
• 4, 14: La fe tiene un contenido que recae no
solamente en la vida actual, sino también en la vida
futura gracias a los efectos de la resurrección de Cristo
en el apóstol y en el creyente. Así es como se produce el
acceso del creyente ante Dios, que nos «colocará con
vosotros a su lado». Pablo tiene esa esperanza con la
iglesia de Corinto.
El v. 15 resulta difícil. Pablo envía una carta; aso-
cia a los corintios a su destino (4,14) Yen 4,15 evoca
todo lo que acaba de enunciar, para aplicárselo a los
corintios: «por causa de vosotros». Adoptamos para el
final de este versículo la siguiente posibilidad: «para
que la gracia, al multiplicar la acción de gracias me-
diante una comunidad crecida, la haga abundar para
la gloria de Dios». Para Pablo, la gracia va ganando
terreno en Corinto, las rivalidades van cediendo, la
comunidad crece y, ante este hecho, la acción de gra-
cias sustituye a los motivos de crítica y de rivalidad
Fiel a uno de sus pensamientos, Pablo subraya el vín-
culo que existe entre la glorificación y la acción de
gracias (cf. Rom 15,5-7).
¿Cuál es la estructura de 4,16-5, lO?
- Se ha podido ver en esta perícopa una estructura
concéntrica A-B-C-B'-A' en 5 miembros:
A - No perder ánimos (4, 16-18).
B - Deseo de revestir la morada celestial (5, 1-4).
C - Dios da las arras del Espíritu (5, 5).
B' - Deseo de estar junto al Señor (5,6-8).
A' - Ser bien visto y juzgado por el Señor (5,9-10).
- Nosotros preferimos más bien una estructura en
tres miembros: A - B - A':
A - Lo visible es para algún tiempo, lo invisible es
eterno (4, 16-18).
B - Del templo terreno, nuestro cuerpo, a las
arras del Espíritu (5, 1-5).
A' - Con ánimos, vayamos hacia el Señor para
agradarle, antes de comparecer ante él (5, 6-10).
17. LO VISIBLE ES PARA ALGUN TIEMPO,
LO INVISIBLE ES ETERNO (4. 16-18)
Pablo utiliza dos tipos de afirmaciones: «no perder
ánimos», como aquí, y «estar llenos de confianza»,
como en 5, 8; 7, 16; 10,12.
La opos'¡óón hombre exterior - hombre interior es
corriente en Platón, en Filón, en los gnósticos, en los
estoicos y en Plotino. Cerca de los estoicos, Pablo se
sitúa de manera diferente: el hombre exterior no es el
hombre aprisionado en la naturaleza del mundo exte-
rior; el hombre interior tampoco es el ser capaz de
decisiones que le eleven hacia el mundo intemporal y
eterno de la existencia conducida y determinada por el
lagos. De hecho, Pablo se mueve con una soberana
libertad: toma las expresiones en uso y se sirve de ellas
para expresar la realidad profunda tal como él la con-
cibe, dispuesto a someterlas a ciertas transformacio-
nes. Tal es el caso de 4, 16. Aquí, interior y exterior
designan al ser entero, pero el hombre interior camina
hacia su porvenir con Cristo, mientras que el hombre
xterior, el ser marcado por el pecado, camina hacia
su desaparición. No se trata solamente del creyente,
sino sobre todo del propio apóstol. Pablo parte de su
propia situación (cf. 1,8). Su gravedad no impide en
nada una renovación cotidiana del hombre interior
que recibe, por este hecho, el poder necesario para
llevar a cabo el ministerio que se le ha confiado.
29
Con 4, 17, tenemos una nueva precisión: considera-
da no en el instante, sino en la historia que Dios le
reserva, esta miseria (en relación con la eternidad) no
puede menos de resultar ligera por su misma breve-
dad. Podría aparecer aplastante, y lo es efectivamente
vista «desde fuera», pero la transformación de gloria
en gloria está ya en curso. La gloria, actualmente invi-
sible, es duradera, eterna. Entre «peso» y «gloria» hay
un juego de palabras; en efecto, en hebreo la misma
palabra tiene el doble sentido de peso o carga por una
parte y de riqueza o gloria por otra.
En 4, 18, el apóstol saca una conclusión: «ya no
tenemos como objetivo ante la vista lo que se ha hecho
visible, sino lo que todavía no se ha hecho visible». Al
utilizar dos veces el mismo participio, Pablo quiere
subrayar un vínculo más que una oposición. Aquello
sobre lo que el creyente, el apóstolo la comunidad
pueden dirigir sus miradas y lo que puede ser captado
por la vista no pesa nada alIado de lo que podrán ver
luego. La tensión se aplica a una situación en devenir
entre las realidades que descubrimos desde ahora por
la fe y aquellas otras, completas y totales, que veremos
en el futuro al final de nuestra esperanza. Pablo seña-
lará cuál es ese futuro en 5, 1-5 y 6-10.
18. DEL TEMPLO TERRENO,
NUESTRO CUERPO,
A LAS ARRAS DEL ESPIRITU (5, 1-5)
5, 1 no es el primer versículo de un bloque aislado
relativo a la escatología. El verbo tenemos pertenece a
la serie 3, 4.12; 4, 1.7.13; 5, 1 y 7, 1. En cada nuevo
«tenemos», Pablo desarrolla un aspecto del ministerio
apostólico. También es esto lo que aquí ocurre. Por
otra parte, 5, 1-10, con sus dos secuencias 1-5 y 6-10, ha
sido objeto de numerosas interpretaciones. Seguire-
mos el hilo del pensamiento. Las cuestiones recaen en:
1) la relación tienda-edificio (5, 1); vínculo con el cuer-
po y con Cristo; 2) ¿cuándo se produce la destrucción
expresada por el verbo «es destruida» o «se des-
truye»?; 3) en 5, 2.4, ¿cuál es el sentido de sobrevestir,
desvestir, revestir?; 4) ¿cuál es el significado de desnu-
30
dos (5,3); 5) ¿qué significa lo mortal es absorbido (5, 4)?,
6) ¿qué son las arras del Espíritu (5, S)?
1) El nosotros sujeto del verbo sabemos es un noso-
tros apostólico. Pablo se sirve de este verbo cuando
enuncia una afirmación apostólica tradicional que to-
dos deberían reconocer. Desde Pitágoras y Platón,
tienda es una metáfora para designar el cuerpo. Cf.
también Sab 9, 15. Morada celestial es corriente en la
literatura apocalíptica y en la gnosis. En 5, 1, terreno se
opone a no hecho de mano de hombre. En el Nuevo
Testamento, de seis veces hay cinco en que el positivo
hecho de mano de hombre se aplica a un templo (Mc 14,
58; Hch 7, 48; 17, 24; Heb 9, 11.24) ¿Tendrá Pablo
presente en su espíritu la frase relativa al templo: «Yo
destruiré ese templo hecho de mano de hombre y edifi-
caré en tres días otro que no será hecho de mano de
hombre» (Me 14, 58)? Además, en Jn 2, 21 Juan comen-
ta: «hablaba del templo de su cuerpo.
Finalmente, en 1 Cor 6,19 y 3,16 templo evoca el
cuerpo de cada creyente y el de la comunidad.
2) La identificación de la morada celestial depen-
de en gran parte del momento considerado para la
destrucción del cuerpo terreno. Si se escoge el momen-
to de la muerte, resulta difícil encuadrar dentro del
conjunto del pensamiento paulino el hecho de que el
creyente reciba inmediatamente después de su muerte
su cuerpo de resurrección. Se da un paso del cuerpo
colectivo del Cristo terreno al cuerpo del Cristo celes-
tial, en donde uno está ya «con» Cristo (Flp 1,23). En 2
Cor 5, 1 se describe la evolución personal de Pablo y el
apóstol piensa que esto vale también para el creyente.
Quiere que los demás compartan su certeza: el hom-
bre interior tiene ya en esta tierra una realidad, un
crecimiento, un dinamismo. Al morir, para el que ha
llevado ya la muerte de Cristo y ha experimentado ya
los efectos de su vida, se produce una etapa decisiva,
consumación de la que comenzó en el bautismo. El
creyente entra en una eOlT\unión más fuerte con Cristo.
Deja su tienda de campaña terrena e ingresa en el
hermoso edificio celestial, templo de Cristo. No pierde
(sIgue en p 35)
(vIene de p. 30)
su cuerpo, sino que vuelve a encontrarlo mejorado. Se
reviste de un traje nuevo en lugar del vestido usado
que tenía. Para hablar como en la parábola sinóptica,
está ya dispuesto para las bodas mesiánicas. Pablo,
después de los sucesos que le han ocurrido en Efeso,
piensa en una etapa decisiva en la muerte, pero no
habla aún de resurrección definitiva. La ve sin embar-
go alumbrar en el horizonte (4, 14): «residimos en
Dios», o bien: «tenemos un edificio, obra de Dios». La
primera acepción nos parece mejor.
3) 5,2. Aquí comienza la analogía del vestido con
sus dificultades: revestir por encima (5,2.4), desvestir
(5,3.4), vestir (5, 3). La complejidad del texto está en
que Pablo se viste de una casa y se desaloja de un
vestido (!). Podríamos preguntarnos entonces si «des-
nudo» no querrá decir «en la calle». «Gemir» como en
Rom 8, 22-6 Y«aspirar ardientemente». Aspirar a re-
vestirse del vestido celestial que lo aguarda después de
\a ta\ t<wma él \0 re.v\sta ?or e.Rc.\.ma
del cuerpo terreno que es actualmente el suyo. El tér-
mino de sobrevestir o de revestir por encima expresa
más el deseo de no estar sin cuerpo que la certeza de
reducir la habitación celestial a ser tan sólo un sobre-
vestimiento. Equivale al término «ser transformado»
de 1 Cor 15, 51: ¿tiene habitación un sentido diferente
de edificio? Si el edificio estaba en los cielos, aquí se
trata de una habitación «que viene del cielo».
4) 5,3. Es el versículo más difícil de todo el pasaje;
caben dos posibilidades: «con tal que seamos encon-
trados vestidos y no desnudos», o bien: «con tal que,
desvestidos, no seamos encontrados desnudos».
Estar desnudo puede tener dos sentidos: expresar la
situación del alma privada del cuerpo después de la
muerte, estar sin vestido; o bien: estar sin domicilio,
no tener ni cuerpo terreno ni cuerpo celestial.
El vestido en el Nuevo Testamento es el signo de la
identidad verdadera y de la aceptación de aquel que lo
lleva por aquel que lo acoge: señala una comunión real
entre el creyente y Cristo.
En resumen, 5, 2.3 quiere decir probablemente:
Pablo tiene el ardiente deseo de llegar a un estado
definitivo y de no verse de ninguna forma privado del
cuerpo de Cristo, bien sea en la tierra o bien en los
cielos.
5) 5,4. En vez del sentido ordinario: no desvestirse
de su cuerpo de hombre, de su existencia de ser huma-
no, sino de revestirse por encima de su cuerpo de
resurrección o bien de su ser definitivo, se puede pen-
sar en una significación más apostólica: Pablo aspira a
no desvestirse de Cristo (el cuerpo de Cristo), sino a
revestirse de él cuando, llegado el momento, pase de
las arras ya recibidas a la totalidad. A continuación,
Pablo deja de señalar el momento, ya que su aspira-
ción es la de ver absorbida la posibilidad de estar sin
Cristo o también la de renegar de él. Por tanto, puede
comprenderse así este versículo: lo que es mortal (en
mí) será absorbido por la vida (que viene de Cristo).
6) 5,5. Todas las certezas de 5,1-4 se basan en esta
afirmación: Dios es el que lo dirige todo (cf. 4, 7). Todo
comienza en el bautl'i1Il.Q: la 'ieg,unda ati1:macilm.
muestra bien que la esperanza de Pablo no se limita a
aguardar el momento preciso de la parusía, sino que
comienza por el bautismo: el Espíritu está ya actuan-
do. Dios le ha dado ya sus arras para garantizar que se
concederá lo que falta, que lo que ha sido emprendido
por Dios será continuado hasta su consumación.
19. CON ANIMO, CAMINEMOS HACIA
EL SEÑOR
PARA COMPLACERLE
ANTES DE COMPARECER ANTE EL
(5, 6-10)
Los dos participios «llenos de confianza» y «sa-
biendo» abren una frase sin verbo. Pero Pablo colmará
esta discontinuidad recogiendo el verbo «estar lleno
de confianza» en 5, 8. Su confianza se basa en la certe-
za de pertenecer a Cristo (lO, 7).
Lo que constituye aquí el saber del apóstol es la
antítesis residir-estar desterrado. ¿Establece Pablo una
35
innovación en 5, 6-9 al aplicar a la condición mortal
del hombre estos dos verbos? Podemos suponerlo. En
su pensamiento, el cuerpo-persona se concibe con fre-
cuencia como una habitación. Esta habitación está
regida por el que la habita, el espíritu o el pecado.
¿Qué es lo que quiere Pablo en este texto de 4,16-5,10,
sino evocar el paso de la condición actual a la condi-
ción futura? Las dos imágenes de vestir-desvestir-
sobrevestir por una parte y de residir-estar desterrado
por otra se armonizan en griego, mientras que parecen
ser totalmente distintas en nuestras lenguas moder-
nas. La dinámica es la misma: habitantes de lo provi-
sional, aspiramos a lo definitivo. Para darse a com-
prender, Pablo añade una precisión al v. 7 y vuelve a
reanudar el tema en el v. 8.
• 5,7 sólo puede comprenderse con la condición
de recordar 4, 18. Recuerda la tensión hacia adelante,
traducida por «marchar». Marchamos por la fe y no
por lo que vemos (según 4, 18, realidad provisional).
La fe significa el compromiso personal y confiado del
creyente para con aquel que no se mencionará hasta el
v. 10: Cristo. El pensamiento de Pablo es coherente:
percibimos ya la acción presente del Señor, pero esta
percepción es solamente parcial; la fe es la que refuer-
za en nosotros la esperanza de aquel día en que esa
acción será total; entonces tendrá su fin lo que se
califica como un destierro.
• 5,8. j Ya tenemos a Pablo expresándose en térmi-
nos de «mudanza»! «Preferimos mucho más emigrar
fuera de este cuerpo». ¡Imagen extraña! ¿Significa es-
to morir? ¿Encontrar al Señor cuando la parusía?
¿Estar desterrado lejos de todo cuerpo, reducido al
estado de alma? ¿Salir de la vida humana carnal, es
decir, de la vida sin Cristo? Pablo es poco explícito.
¿Habrá que ver aquí una analogía de Rom 6,6 y pensar
en una analogía con el bautismo, debido a ese «residir
junto al Señor»? La proximidad con el Señor puede
entenderse de la vida presente y de la vida futura. En 4,
16 - 5, 10 se impone una primera constatación: no
aparece ni la palabra muerte ni la palabra resurrec-
ción, y es muy grande la imprecisión en cuanto al
momento preciso del proceso que se describe. El texto
36
de Eclo 5, 8 es citado a veces como paralelo. En ese
caso, Pablo evocaría la vida futura, bien de una mane-
ra relativa (momento de la muerte y paso a una situa-
ción que no es aún la de la resurrección plena y entera),
bien de una manera absoluta (cristianización de un
pensamiento helénico que no piensa en una escatolo-
gía a largo plazo). Si Pablo se refiere a la vida presente,
se trata de la continuación lógica de 4, 16-18: disolu-
ción del hombre exterior y renovación del hombre
interior; el aliento actual que viene de Cristo ya pre-
sente en la vida cotidiana hace más preferible todavía
emigrar fuera de la condición pecadora y residir junto
al Señor. La certeza presente condiciona la pertenen-
cia futura (cL Flp 3, 11).
• 5,9 resume y destaca todo lo que acaba de desa-
rrollarse en 5, 6-8. Excepto en Flp 4,1-8, Pablo muestra
la mayor discreción en decir lo que es capaz de agra-
dar a Dios, pues lo que le importa es la actitud de una
disponibilidad verdadera; es la pertenencia a Cristo y
no la situación lo que realmente le interesa.
• 5, 10. El verbo que se traduce unas veces por
«comparecer» y otras por «quedarse al descubierto»
se utiliza también en 2, 14; 3,3; 4, 10.11; 5, 10.11; 7, 12;
11,6. Hay que traducirlo por «ser puesto al descubier-
to» o por «ser manifestado» más bien que por «compa-
recer», ya que el juicio final no fijará la suerte de los
elegidos; no hará más que ponerla de manifiesto; es el
hoy lo que cuenta para el mañana y ese hoy comienza
en Cristo y se prosigue con él.
El «es preciso» recuerda que el ministerio apostóli-
co es una carga y no un servicio a voluntad. Pablo ha
sido aferrado por Cristo. De buena o de mala gana,
tiene que anunciar el evangelio (cf. 1 Cor 9, 16; Flp 3,
12). Ya en 4, 14, Pablo considera con confianza que
Dios lo pondrá junto con los corintios alIado de Jesús.
Esa misma certeza viene a cerrar 5, 1-9.
Este juicio supone dos aspectos: 1) cada uno reco-
gerá frutos; 2) los frutos deberán ser valorados: la
pertenencia a Cristo no dispensa de errores ni de peca-
dos. La persona queda comprometida en sus actos.
Esto es verdad en el caso del apóstol y es verdad para
todos los demás. Pablo tiene el atrevimiento de afir-
mar un JUICIO apreciativo sobre las acciones y las
obras independientemente de los criterios humanos
habituales. La conducta humana resulta de la comu-
nión permanente con Cristo que, para él, es el funda-
mento vivo de toda moral. Todo acto que esté en fla-
grante contradicción con esta comunión es malo. Y al
revés, todo cuando concurre a la misma es bueno.
B'. El ministerio de la reconciliación
(5, 11 - 6, 13)
20. EL ROSTRO Y EL CORAZON
O LAS VERDADERAS RAZONES
DE UNA CARTA (5,11-13)
El temor del Señor forma parte del lenguaje here-
dado del Antiguo Testamento. No tiene nada que ver
con el terror o con el miedo, sino que manifiesta el
respeto confiado delante de Dios que se alía con el
hombre. Aquí, «conocer» alude a un conocimiento
práctico, al resultado de la experiencia que Cristo ha
hecho vivir a su apóstol: es la expresión de la comu-
nión tan fuerte de Pablo con su Señor.
Se observará la manera con que Pablo va puntuan-
do su pensamiento: 3, 12 (pues); 4, 1 (por eso); 4, 16
(por eso); 5, 6 (pues); 5,20 (pues). De esta manera se
expresa su certeza de ejercer el ministerio apostólico.
Al tratar de convencer, no se trata tanto de hacer
reconocer su acción misionera, como de recordar su
autenticidad y su verdadera fuente. No hay más que
un evangelio: el evangelio que él predica.
Pablo juega ostensiblemente con los recovecos de
la lengua griega. Utiliza el mismo verbo que en 5, 10,
pero en perfecto: «Estamos plenamente al descubier-
to». Entre el apóstol y el Señor las relaciones son
perfectamente claras y Dios sabe mejor que los corin-
tios lo que allí ocurre (d. 1 Cor 13, 12b). Si Pablo
emplea el pronombre YO y no dice NOSOTROS, es que se
pone al nivel humano de los corintios y tiene miedo de
no estar al descubierto en sus conciencias. Por tanto,
se trata de una afirmación polémica. Pablo habla co-
mo sus destinatarios y habla de conciencia, lo cual
equivale en la antropología griega a lo que es el cora-
zón para los semitas. Si Pablo pone el verbo en perfec-
to, es porque se anticipa al resultado de sus relaciones
con los corintios.
Vuelve así sobre un punto que le preocupa: se niega
a recomendarse a sí mismo, de manera autónoma (3,
1; 4, 2; 6, 4); en 10, 18 no puede decirlo con mayor
claridad: «Porque no es el que se recomienda a sí
mismo el que se muestra digno, sino aquel a quien el
Señor recomienda». Vale la pena señalar el razona-
miento de Pablo: lo que está en juego en ese paso del
tribunal de Cristo al de las conciencias no es la persona
del apóstol, sino las personas de todos (5, 10.12).
En 5, 12 se puede leer una ocasión «de estar orgu-
lloso de vosotros». En ese caso, los corintios muestran
que son ciertamente hijos de Pablo. Se puede leer
«orgullosos de nosotros»: entonces es Pablo el que es
reconocido como apóstol por los corintios. El apóstol
no vacila en correr el riesgo de confiar a los corintios
su buen nombre. De esta manera, la comunidad volve-
rá a ser plenamente apostólica.
Al haber descubierto en su persona al apóstol, la
comunidad puede en conciencia mirar al corazón y
oponerse a aquellos que tienen tan sólo un comporta-
miento «de fachada», aficionados a los fenómenos ex-o
37
teriores de inspiración, incluido el éxtasis. ¿Cómo tra-
ducirel v.13: «Si hemos superado la medida, era en lo
relativo a Dios; si seguimos estando en sano juicio, es
en lo relativo a vosotros»? ¿Habrá que comprender
que Pablo se muestra demasiado discreto y guarda sus
experiencias espirituales para su intimidad con Dios?
En ese caso, convendría traducir: «Si tenemos éxtasis,
esto es algo que se refiere a Dios». Nosotros preferimos
ver en ese «fuera de sentido» la doble posibilidad de
referirse al éxtasis y de superar los límites. Con Dios,
Pablo se siente libre, pero con los corintios vigila sus
manifestaciones: quiere dar la sensación de normali-
dad y de buen sentido.
21. LO ANTIGUO HA PASADO (5, 14-17)
¡Qué ímpetu! El amor de Cristo es al mismo tiempo
el amor que Cristo nos tiene y el amor que el apóstol y
nosotros mismos tenemos a Cristo. Pablo ha recorda-
do ya por su predicación apostólica viva la angustia de
Cristo ante su muerte (4,10.11). Aquí muestra cómo la
existencia cristiana recibe un impulso decisivo del
amor que encierra y manifiesta la muerte de Cristo.
«Uno solo ha muerto por todos»: Rom 5, 6.8; 8,32 Y1
Cor 15, 3 muestran que «murió por nuestros pecados»
es una fórmula recibida de la tradición. En Rom 5. 6.8,
las afirmaciones sobre la muerte de Cristo preceden a
las afirmaciones sobre la reconciliación, lo mismo que
en 2 Cor, ya que aparecerán luego en 5, 18-19.
Si la fórmula murió por tiene su arraigo en los
cantos del «siervo» del Déutero-1saías, es difícil seña-
lar la evolución que lleva de 1s 53 a 2 Cor 5, 14b. Se ha
señalado el paso de «uno-muchos» a «uno-todos» que
caracteriza al universalismo paulina. El amor de Cris-
to es una realidad presente: uno solo murió por todos.
La cruz no es un azar de la historia. ¿Qué sentido darle
a por (griego, hyper)?: ¿en favor de?, ¿en lugar de?;
¿tiene o no un sentido sustitutivo? Pero quizás el texto
de 5, 14c es una confesión bautismal. «Pues todos
murieron» es una fórmula predilecta de Pablo, que
identifica la muerte de los creyentes con la de Cristo
(Rom 6, 2.7.11; 7, 4.6.9s). Si esta conclusión pertenece
a la fórmula bautismal y no es un añadido de Pablo, el
apóstol puede haberla destacado por el hecho de con-
38
venir perfectamente a su pensamiento. La muerte de
Cristo comprende la muerte de todos; él murió sus
muertes. Los que han descubierto en Cristo la vida
verdadera y la han recibido no viven ya para ellos
mismos (cf. Rom 14, 7-9). Muerto y resucitado se com-
pletan con «por». Lo que Cristo llevó a cabo una vez
por todas se repite en sus efectos para los creyentes,
que de este modo se sitúan bajo el beneficio de la
muerte y de la resurrección de Cristo. Como trasfondo,
Pablo puede evocar el bautismo y la cena (Rom 6, 3-5;
1Cor 11,26) que actualizan la muerte y la resurrección
y manifiestan la pertenencia al Señor.
El v. 14 expone los hechos: uno solo murió por
todos; el v. 15 saca las consecuencias de esto para la
humanidad; el v. 16 apropia el 14 y el 15 a los que son
designados por «nosotros». Ese «nosotros» es el após-
tol y sus colaboradores, pero son también el «todos»
de 5, 14c. Certeza para Pablo, esperanza para los corin-
tios. ¿Cómo hay que comprender 5, 16: «a la manera
humana» (literalmente, «según la carne», cf. el recua-
dro)? La regla general de 5, 16a ¿se aplica a 5, 16b: se
trata de conocer «a la manera humana» a Cristo, por
tanto con un conocimiento que no es el más adecuado,
como era el de Pablo perseguidor de la iglesia? ¿O se
trata de conocer a «la persona terrena de Cristo»,
incluso al «Jesús de la historia»? El primer sentido:
apreciar a Cristo según criterios humanos, parece el
más probable.
He aquí entonces el movimiento del pensamiento:
no solamente él, el apóstol, sino también ellos, los
creyentes, han renunciado a la manera de comprender
y de encontrarse con algún otro con los criterios del
hombre carnal, es decir, sin relación con Cristo.
La transformación del conocimiento supone una
nueva manera de ver. Sin que esto transforme profun-
damente el sentido, este v. 17 ha sido objeto de dos
construcciones:
1) «Si uno está en Cristo, es una criatura nueva; lo
antiguo ha pasado; allí hay una realidad nueva».
2) La Vulgata opta por otra traducción: «Si uno es
una nueva criatura en Cristo, lo antiguo ya ha pasa-
do... ».
¿Hay que leer «criatura» o «creación»? El segundo
sentido supone el primero: hay una nueva creación (cf.
4, 16). Evoca la gran transformación de que han sido
CARNE
Debido a 2 Cor 5, 16, esta palabra representa un
papel importante para la comprensión de esta carta.
En griego, «carne» (sarx) designa:
1) La condición humana en cuanto criatura. Una
condición buena, pero que marca las distancias con
Dios (oposición cielo/tierra), la fragilidad de la exis-
tencia terrena. En 7, 5, Pablo se muestra impaciente
por ver de nuevo a Tito y tener noticias suyas y dice:
«Nuestra carne (= nuestra persona) no conoció tran-
quilidad alguna». En 4, 11, el contraste aparece entre
«la vida de Cristo» y el hecho de que esa vida se
manifiesta «en nuestra carne mortal» (= nuestra exis-
tencia mortal). Según la preposición que Pablo pone
delante de «carne», el significado puede ser distinto y
pasar de la condición humana de criatura a:
2) La condición de hombre pecador, en oposición
o. Olas. Así oc.urre en10,2-3: «,Que na tenlóo. a,ue uso.r
yo este atrevimiento contra esas gentes que pretenden
que nuestra conducta tiene motivos humanos (según
la carne)! A pesar de que somos humanos (caminan-
do en la carne), no combatimos de forma puramente
objeto los cristianos (5, 15b-c) y el nuevo porvenir que
sustituye a la situación antigua. Desde esta perspecti-
va, podría hacerse una relectura de todo el pasaje 2,
14-5,16. Todo lo que es antiguo no tiene más porvenir
posible que el que le ofrece la muerte que intervino ya
en Cristo.
Lo que es antiguo, es todo lo que es sin Cristo, sin el
Espíritu, sin la novedad; son esos valores antiguos a
los que estaban tan apegados los corintios hasta que
humana (según la carne)>>. En este mismo sentido hay
que interpretar 1, 17: «Lo que quiero, ies sólo por
voluntad humana (según la carne)?». Vfinalmente 7,
1: «Queridos, purifiquémonos de toda mancha de la
carne». •
V queda 5, 16: ¿qué sentido darle a «según la
carne?». Caben dos soluciones:
a) referirlo al verbo «conocer»: «Va no conoce-
mos de modo humano a nadie. Si conocimos de mo-
do humano a Cristo, ahora no lo conocemos así»;
b) referirlo a los complementos de objeto del ver-
bo conocer: Cristo, nadie: «No conocemos a nadie de
modo humano. Si hemos conocido a Cristo en su
existencia terrena, ahora ya no lo conocemos así».
En nuestra opinión, es preferible comprender que
J,)ara Pablo no es J,)osible tratar con nadie con los
criterios del hombre carnal, es decir sin la relación
con Cristo; Cristo murió y la mirada que desde enton-
ces hay que dirigir sobre la humanidad es nueva y
verdadera. Por tanto, preferimos el sentido a).
lograron discernir la realidad del hombre nuevo.
El juego que le da a una sola palabra el sentido de
criatura-creación se explica en el pensamiento de Pa-
blo, ya que la creación es solidaria del hombre (Rom 8,
18-25) Yes por el hombre por lo que hay nueva crea-
ción (l Cor 15,54-58). El primero de esta nueva genera-
ción humana es Cristo, del que el himno de Col 1, 15s
dirá: «primogénito de toda criatura».
39
22. DIOS, EN CRISTO, RECONCILIA
CONSIGO AL MUNDO (5, 18-19)
En cada una de las etapas de su correspondencia
con los corintios, Pablo insiste en el ministerio o en su
función de ministro. En la parte B (2,14-3,18) aparece
ministerio (diakonia) en 3, 7.8.9 Y ministro (diakonos)
en 3, 6; en la parteC(4, 1-5, 10), ministerio en 4, 1; en la
parte B' (5,11-6,13), ministerio en 5, 8; 6,3, Yministro
en 6, 4.
Su ministerio no consiste en ser predicador de doc-
trina a la manera helenista, sino en ser apóstol. En
cada ocasión, defiende el aspecto cristológico de su
apostolado. Hay en su persona un movimiento cristo-
lógico, una manera de ser significativa que pone de
relieve, figura, reproduce, presenta y proclama a Cris-
to, cuya acción y presencia se manifiestan a través del
apóstol. De esta manera, los corintios que no conocie-
ron a Cristo durante su vida terrena pueden conocerlo
a través de aquel que fue escogido por él como apóstol,
aunque de una manera extraordinaria. Pablo se con-
vierte en evangelio de Cristo en persona, lo mismo que
de otra manera los corintios son el mensaje o la carta
de Cristo. Por eso Pablo pone en el mismo plano la
realización por obra de Dios de la reconciliación y el
ministerio que la proclama.
C. Spicq ha resumido en cuatro puntos esta renova-
ción: 1) la reconciliación salva de la cólera de Dios
(Rom 5, 6-9); 2) Dios toma la iniciativa de esta reconci-
liación (2 Cor 5, 19); 3) Cristo es el instrumento de esta
reconciliación; 4) los apóstoles son sus agentes o sus
embajadores (5, 20).
Para hablar de ello, Pablo toma una palabra de
resonancias múltiples y le confiere una fuerza teológi-
ca muy intensa. «Reconciliación» evoca, pero tras una
gran modificación, la amnistía otorgada por César a
los nuevos habitantes de Corinto, cuando la recons-
trucción de la ciudad.
Aquí la reconciliación es por completo obra de Dios
que actúa personalmente para revelarse, pero confian-
do al mismo tiempo este ministerio. El ministerio
apostólico incluye todos los servicios: la palabra de
Dios, el evangelio, la proclamación de Cristo (4,
1.2.3.4.5) Y aquí la reconciliación. «Dios estaba en
Cristo, reconciliando... ». Gracias a un participio pre-
40
sente y a un imperfecto, el apóstol subraya la duración
de la historia concreta de Cristo en la cual y por la cual
interviene Dios personalmente. Es en Jesucristo don-
de puede captarse su presencia y su actividad. La
reconciliación se amplía a todo el mundo; es completa
y definitiva.
Por «mundo», Pablo entiende sin duda a todos los
seres capaces de decisión, o sea, a toda la humanidad,
pero también a los ángeles. Se observará la amplia-
ción progresiva de «nosotros» a «mundo»: Dios, los
apóstoles, los creyentes, el mundo. «No cargando sus
culpas en la cuenta de los hombres», Dios tomó en
serio las transgresiones humanas: se hizo solidario de
los transgresores, ocupó su lugar y realizó de este
modo un intercambio radical. Las transgresiones to-
davía existen, pero ya no entran en cuenta. Esta no-
imputación de los pecados es una de las tareas de la
predicación apostólica. El mismo Pablo lo ha experi-
mentado y, gracias a Cristo resucitado, ha descubierto
su alcance. «Dios ha puesto en el apóstol (nosotros) la
palabra de reconciliación»: es una palabra fundadora
e institutiva. Como testigo directo, el apóstol da un
testimonio de ella en su persona y en su palabra.
23. EMBAJADORES EN NOMBRE DE CRISTO
(5,20-21)
Pablo afirma su embajada. Va señalando sucesiva-
mente: a) que es embajador en nombre de Cristo; b)
que «por nosotros» es Dios el que exhorta; Pablo no
dice «a vosotros», para no limi tar el campo apostólico
sólo a la iglesia de Corinto; c) el objetivo de esta em-
bajada: «dejaos reconciliar con Dios». La reconcilia-
ción no se realiza entre los corintios y Pablo, sino entre
los corintios y Dios. Así, pues, para ello escuchad la
palabra de Pablo, ya que Dios la utiliza como su propia
palabra.
Este imperativo viene después de los indicativos
que expresan lo que Cristo ha realizado y lo que ofrece
al hombre, así como la manera con que el hombre
recibe por la fe esta nueva forma de vivir. El imperati-
vo invita al hombre a tomar posesión de lo que se le
ofrece. Marca el dinamismo del ministerio apostólico
ejercido por el apóstol y compartido por los corintios:
como hacer plenamente VIva, mantener consohdar la
reconCIhacIOn que DIOS ha llevado a cabo en Cnsto
Con un ntmo breve y cortado, Pablo traduce Cler
tos sentImIentos contradlctonos angustia y amor, po-
lemICa y certeza, esperanza VIva y seremdad
5, 21 «Al que no habla conoCIdo pecado, ello m-
dentIflCü por nosotros con el pecado (o lo hIZO peca-
do), paJ;a que nosotros fueramos JustICIa de DIOS en
el»
Hay tres sentIdos pOSIbles
- el no tu"o conOCImIento practIco del pecado
(sentIdo hebreo),
- el no sabe cual es el gusto del pecado (sentIdo
rablmco),
- el no esta sometIdo al pecado
Pnmera slgm{lcaclón el ¡ntercambLO
La encontramos baJo otra forma en 2 Cor 8, 9
«Jesucnsto, por vosotros, se hIZO pobre SIendo nco,
para que por su pobreza os ennqueclesels» O tamblen
en Ga13, 13 «Cnsto nos ha rescatado de la maldlcIOn
de la ley haclendose a SI mIsmo maldlclon por noso-
tros» Cf tamblen Rom 8, 3 DIOS hIZO a Cnsto sohda-
no de la humamdad pecadora, a fm de hacer a los
hombres sohdanos de su obedIenCia y de su JusticIa
En una palabra, el «sm pecado» se pone en nuestro
lugar en el pecado, para que nosotros nos hagamos en
el JustICIa de DIOS Vemos el atrevImIento de las afIr-
maCIOnes de Pablo
Segunda slgm{lcaclón el sacnficLO
ConSIste en leer «pecado» con su sIgmfIcacIOn he-
brea en el AntIguo Testamento «sacnfICIO por el peca-
do» Alo largo de los SIglos, tanto en la exegesls de los
santos padres como en CIertas mterpretacIOnes catoh-
cas o protestantes, es este un texto que ha dado lugar a
mterpretacIOnes «exceSIvas» que van mucho mas alla
de su sobnedad mICIal Cnsto abandonado por DIOS en
manos de las potencias enemIgas, mcluso abandonado
de DIOS, llegando hasta padecer la pena de los conde-
nados, en una espeCIe de «DIOS contra DIOS»
Al margen de todas estas dISCUSIOnes, hemos de
recordar que en todo sacnfIcIO (sea cual fuere su forma
y su sentIdo) no es la vICtlma la que procura el perdon,
smo solo DIOS En el sacnfIcIO por el pecado, la sangre
expresa solamente la actItud del hombre que pIde a
DIOS la reconclhacIOn Pablo mdlca muy bien que Je-
sus no se atnbuye nada es DIOS el que confIere al acto
de Cnsto un sentIdo saludable Pablo da muestras de
un optImIsmo mdudable a proposIto de la salvacIOn
en Cnsto no eXIste nmgun caso desesperado a los OJos
de DIOS, que llega hasta a reconclharse con el mundo
La graCIa y el gozo estan SIempre presentes, mcluso en
medIO de sus mqUIetudes y de sus dolores
24. HE AQUI EL MOMENTO FAVORABLE
(6, 1.2)
Estos dos verslculos son al mIsmo tiempo la con-
clUSIOn de 5, 1-21 Y el comIenzo del desarrollo de 6,
3-10 Pablo, que de persegUIdor se ha convertIdo en
aposto!, sabe que es un mstrumento pnvIleglado de la
graCIa Actua con DIOS y puede exhortar a los cormtIOs
Pero SI la reahzacIOn de la graCIa dlvma es defImtlva
en Jesucnsto, su ofreCImIento tIene que ser reCIbIdo en
el momento adecuado Tal es el objetivo de la CIta de Is
49, 8
25. LAS PARADOJAS DEL MINISTERIO
APOSTOLlCO (6, 3-10)
Pablo se SIrve de un genero hterano conOCIdo en ~
antIguedad el catalogo de «penstases», es deCIr, la
enumeraCIOn de «CIrcunstancIas» de la VIda (vease
recuadro) De las ocho hstas que ha hecho, seIS van
dlngldas a los conntIOs (de ellas, cmco en 2 Cor)
Proceden unas veces por enumeraCIOn, como en 6,
4b-s, y otras por antltesls, como en 6, 8-10 Pueden
verse hstas por enumeraCIón en 11,22-29 Y 12, 10, Y
por antIteslS en 4, 8-9 AqUI, en 6, 5 azotes y carceles,
cf 11,23, motmes o sedICIOnes (los Hechos nos ofrecen
toda una sene 13,50 en AntIOqUIa de Plsldla, 14,5 en
Icomo, 14,19-20 enLlstra, 17,5-8 en Tesalomca, 17,13
en Berea, 18,12 en Cormto, 19,23-40 en Efeso) AqUI,
las CIrcunstanCiaS se colocan en tres senes de tres
mIembros tnbulacIOnes-necesldades-angustlas-
41
azotes-carceles-sedlclones-fatIgas-vlgIlIas-ayunos
VIene a contmuacIOn una segunda estrofa (6-7a) con
ocho caractenstlcas del comportamIento paulIna
castIdad-cIencIa, pacIencIa-bondad, EspIntu santo-
candad smcera, palabra de verdad-poder de DIOS
La tercera estrofa consta de tres antItesls armas
ofenSIvas y defensIvas, glona y desprecIO, calumma y
buena fama
La cuarta estrofa (6, 8c-1O) se compone de SIete
antItesls Impostores-veraces, desconocIdos
conOCIdos de todos, monbundos-blen VIVOS, objetos de
castIgo-sm ser entregados a la muerte, tnstes-alegres,
pobres-ennquecedores de muchos, sm tener nada-
poseyendolo todo
26. PARA UNA MUTUA APERTURA
(6, 11-13)
Se nota un cambIO muy claro de tono Esto ha
sugendo a algunos la Idea de SItuar aqUl el fmal de una
carta compuesta de vanos elementos en 2 Cor y que
habna temdo dos edIcIones
- A 2,14-6,2 + 6,3-10 + 6, 11-13
- B 2,14-6,2 + 6, 14-7, 1+ 7,2-4
SI se excluye 6, 14-7, 1 de la actIVIdad lIterana de
Pablo, se puede entonces vmcular 6, 11-13 a 7, 2-4
Estos tres verslculos pueden resumIrse aSI, tomando
como trasfondo el Sal 119 (118), 32 Pablo no tIene
secretos Lleva a los conntIOs en su corazon, aunque
no sea verdad lo reCIproco En 6,12 espera de ellos las
mIsmas dIspOSICIOnes para con el que las que el tIene
con ellos Yen 6, 13 dIce en sustancIa "OS he abIerto
mI corazon, abndme vosotros el vuestro»
A'. El cambio de itinerario ha sido provechoso (6, 14-7, 16)
27. LA OPCION NECESARIA (6, 14-7, 1)
Este texto, compuesto con mucho esmero, ces de
Pablo o es mas bIen una CIta') cSera acaso un texto de
Qumnln')
- Introducción: "no os unzalS al mIsmo yugo»,
segun Lv 19, 19 y Dt 22, 9 Sobre los no creyentes en
Pablo, vease 1 Cor 5,9-12,6,1-6,7,12-1639,8,10,9,
21, 10,2127 32, 14,23 Y2 Cor 4, 4
- 5 antítesis
• «e Qué hay de comun entre la ¡UstlCla y la lmple-
dad')" termmos muy paulInos (justICIa 3,9,6,7,11,
15, ImpIedad Rom 4, 7, 6, 19, 2 Tes 2, 37), pero
frecuentes tamblen en los textos de Qumnln
42
• «cQue umón entre la luz y las tmleblas)" Este
dualIsmo es muy cornente en Qumran, aSI como en
Pablo (Rom 4, 7, 2 Tes 3, 7, 2 Cor 4, 6)
• «e Que acuerdo entre Cnsto y BehaP" SI, en Qum-
ran, BelIal deSIgna al caudIllo de los malos esplntus
(cf Regla de la guerra), Cnsto aparece aqUl como caudI-
llo de los hIJOS de la luz
• "e Que puede tener un creyente (fle!) en comun con
un mcredulo (mfzel)">" (cf 1 Cor 4,217,7,25, etc)
• «e Qué relaclón entre el templo de DLOS y los (do-
los)" Templo de DIOS (1 Cor 3,16,6,19) Pablo y la
Idolatna (l Cor 5,11,6,9,8,1-13,10,71419, 12,2)
Todo este vocabulano, como el tema de la opClOn que
hay que hacer, es muy paulmo
- 3 citas: «Porque nosotros somos el templo del
Dios vivo» sirve a la vez de conclusión a las antítesis y
de introducción a las citas.
• «Como dijo Dios mismo: 'Habitaré y caminaré
en medio de ellos, seré su Dios y ellos serán mi pue-
blo'». Es una cita compuesta de Lv 26,12 (griego) y de
Ez 37, 27.
• «Así, pues, salid de en medio de esas gentes y
separaos de ellos, dice el Señor, y no toquéis nada
impuro»: es una cita retocada de Is 52,11, aplicada
aquí a toda la comunidad, en vez de reservarse a los
sacerdotes.
• «y yo os acogeré. Seré para vosotros un padre y
vosotros seréis para mí hijos e hijas, dice el Señor
todopoderoso» .
La cita combinada de Ez2ü, 34yde2 Sm7,14.27 es
más interesante por el hecho de que aparece en la
colección de Testimonios de Qumnln. Ofrece algunas
analogías con Ez 43,6; Jr 41,9 YOs 2,1. El añadido de
"\\).)'2>"''' h E>. ID?'",
importante de lo que aparece a primera vista! Conclu-
sión: es muy paulina, con un enunciado indicativo
seguido de una exhortación en imperativo. Se recoge
de nuevo el «nosotros»; se usa la fórmula tradicional
«mantener esas promesas». La única palabra rara es
«lo que mancha», que sólo aparece aquí en todo el
Nuevo Testamento.
En conclusión, la composición poética de las tres
citas está muy estudiada. La primera explicita al
«templo de Dios», la segunda exige la pureza sacerdo-
tal, la tercera amplía la primera subrayando el sacer-
docio de los cristianos. La exigencia de la santidad
ética da el toque definitivo.
28. EN NUESTROS CORAZONES
PARA VIDA O PARA MUERTE (7, 2-4)
Estos tres versículos 7, 2-4 forman inclusión con 6,
11-13, enmarcando de este modo la perícopa qumra-
niana 6,14-7,1. El apóstol recoge aquí los argumentos
que ya había desarrollado en favor de una apertura
mutua entre él y los corintios. Pablo replica a las
acusaciones de sus adversarios con tres negaciones: no
ha hecho daño, ni arruinado, ni explotado a nadie.
Pablo quiere evitar todo malentendido (7,3) Ydemos-
trar su afecto y sus relaciones de confianza indefecti-
bles. Reanuda esa actitud cristológica que ya hemos
observado en él en varias ocasiones. Dejando a su
palabra un carácter libre y directo, manifiesta una
confianza que depende de la manera con que él consi-
dera delante del Señor las relaciones existentes entre
él y los corintios. El orgullo que siente de los corintios
(7,4) resalta al fundamentarse en Cristo. Y el apóstol
termina con una doble certeza: «Estoy lleno de con-
suelo, desbordo de gozo en todas nuestras dificulta-
des».
La exhortación a la acogida mutua, que había co-
menzado en 6,11 en el plano de las relaciones entre él y
los corintios, termina en 7, 2-4 con los efectos de la
presencia de Dios y de Cristo en el ministerio apostóli-
co: pleno consuelo, gozo en medio de las pruebas.
n. l..tt.l..Us'Gtt.ntt. Wi. 'H'I'O 'í
DE LA CARTA (7, 5-13a)
Recordemos que hemos optado por la división si-
guiente: 2, 2,14-7,4; 2, 12-13; 7,5-16. Por tanto,
hemos de leer inmediatamente antes de nuestro texto
el siguiente informe: «Llegué a Tróade para anunciar
el evangelio de Cristo y, aunque el Señor me abrió las
puertas de par en par, no tuve el espíritu tranquilo por
no haber encontrado a Tito, mi hermano. Así, pues, me
despedí de ellos y partí para Macedonia» (2, 12-13).
Entonces es cuando 7, 5 ocupa perfectamente su
lugar: «Cuando llegamos a Macedonia... ». Lo único es
que se ha pasado del YO al NOSOTROS.
Pablo utiliza el NOSOTROS cuando actúa como un
apóstol reconocido, cuando las relaciones con los co-
rintios resultan de sus disposiciones apostólicas. Pero
cuando no es ése el caso, porque se encuentra en situa-
ción de debilidad, utiliza el YO. «Por todas partes hay
dificultades», dice en 7,5, «combates por fuera» con
los adversarios tomados en bloque y «temores por
dentro» por los corintios, por Tito, sin que se especifi-
43
que el motivo. La llegada de Tito (7, 6) consuela a
Pablo ante todo por la presencia de aquel colaborador
suyo, y luego por los informes que le trae sobre el
estado y las disposiciones de la comunidad de Corinto.
La visita de Tito a Corinto ha sido la ocasión para que
se renueve su celo en favor de Pablo; de ahí la alegría
del apóstol.
Por medio de Tito, Pablo ha conocido los efectos
que tuvo su carta anterior y que desarrollará en 7,
8-13a. Procede de manera directa, pero sin estar ni
mucho menos seguro de que lo comprendan de la
manera mejor.
De 7, 5 a 7, 16 se observa una densidad excepcional
de VOSOTROS: 23 ocasiones (concretamente había ha-
bido 29 VOSOTROS de 1, 1, a 2, 13 Y20 VOSOTROS de 2, 14
a 7, 4). En 7,11, Pablo se expresa lo mismo que un
abogado que utilizase toda una serie de términos jurí-
dicos: empeño, excusas, indignación, temor, deseo ar-
diente, celo, castigo. Emprende toda una requisitoria
para reconciliarse con los corintios: excusa-ofensor-
castigo. En 7, 12, Pablo considera el asunto como ya
zanjado, pero lo hace todo de forma alusiva: ningún
nombre de persona, ninguna precisión sobre el asunto.
A título de ejemplo, C. K. Barrett ve de este modo
los elementos del problema: el hombre que cometió la
ofensa contra Pablo está relacionado estrechamente
44
con los corintios, pero sin ser él mismo corintio. Du-
rante su visita a Corinto, reivindicó para sí mismo
ciertos derechos superiores, desafiando a la autoridad
apostólica de Pablo y disminuyendo su valor; llegó
incluso a injuriado personalmente. Como él no es pro-
piamente hablando un corintio, los corintios son ino-
centes en esta materia. Sin embargo, en vez de infor-
mar inmediatamente a Pablo de lo sucedido, aguarda-
ron algún tiempo; luego se arrepintieron de este retra-
so y manifestaron su solicitud por el buen nombre del
apóstol.
30. EL GOZO DE PABLO POR LA ACOGIDA
DE TITO EN CORINTO (7, 13b-16)
Esta nueva y más juiciosa actuación de los corin-
tios permitió a Tito quedarse más tranquilo, aunque
los corintios no fueron los que causaron esta tranquili-
dad. Más tarde, en 7,14 Pablo recomienda la comuni-
dad a Tito, como si Pablo tuviese más esperanzas que
Tito en la comunidad corintia. Pero Tito es un enviado
apostólico, portador de la autoridad de Pablo y de
Dios. El cambio de situación en Corinto permitirá
finalmente a Pablo que pueda regresar a ellos (7, 15-
16).
II
LA COLECTA PARA JERUSALEN
(8-9)
(perícopas 31 - 37)
Los acontecimientos
Resulta sorprendente el estilo deslumbrante, el vi-
gor, la energía y el valor teológico de las dos misivas de
2 Cor 8 y 9 dedicadas a la colecta. Los corintios, des-
pués de lo que había ocurrido en Galacia (d. Gá12, 10),
han tenido una idea maravillosa: que todas las iglesias
nacidas del anuncio del evangelio entre los paganos
realicen una obra de comunión (koin6nia: 8, 4 Y9, 13)
en favor de la iglesia de Jerusalén: «Vosotros habéis
sido los primeros en decidir esta obra» (8, 10). Pablo
puso esta iniciativa como ejemplo a todas las demás
comunidades. En 1 Cor 16, 1-4, ayudó incluso a los
corintios a organizar lo que habían propuesto. Sin
duda Pablo había predicado el cumplimiento de la
profecía de Isaías 60-62. Los corintios tomaron en serio
esta predicación. Se hicieron los promotores de una
solidaridad ecuménica. No ya entre varias iglesias, ya
que, fieles a la enseñanza del apóstol, pensaban con
razón que no había más que una sola iglesia de Jesu-
cristo que estaba en Corinto, en Tesalónica, en Filipos,
en Tróade, en Efeso...
La idea es excelente, la teología es buena, el éxito
de la iniciativa es seguro (léase 8, 1-5), pero los corin-
tios tienen poca generosidad. Es una buena idea...
para que la cumplan los demás: en Galacia, en Mace-
donia... La gracia del Señor es la misma para todos y
todos deben atestiguar un mismo reconocimiento.
Tan sólo los pobres macedonios se han mostrado gene-
rosos, mientras que los ricos corintios han ido ponien-
do inconvenientes y ni siquiera han comenzado toda-
vía a dar (8,7-12; 9,5-10).
Pablo insiste en que ha de realizarse la colecta.
Envía a Tito a Corinto: «Le hemos instado a Tito a que
lleve a buen fin entre vosotros esa obra de generosi-
dad, como la había comenzado» (8, 6). ¡Cuidado con
esas ideas que uno espera que realicen los otros! De ahí
el humor y la prudencia de Pablo: «No lo digo como
una orden; pero al citaros el celo de los demás (en
realizar eso que se os ocurrió a vosotros), os permito
que probéis la autenticidad de vuestra caridad» (8,
6-8).
La estructura del texto, que presentamos en la p.
10, permite apreciar la admirable composición de es-
tas dos misivas (11).
45
La importancia de la colecta es práctica y teológica
Para hablar de la colecta, Pablo utIhza el termmo
de mmlsteno (dzakon{a 8,4 Y9, 1) Demuestra de esta
manera que el mmlsteno apostolIco es ecumemco
tIene el encargo de Ir a predIcar por todas partes el
evangeho y de mantener entre las comumdades que
han nacIdo de la proclamacIOn de Cnsto un vmculo
muy fuerte La colecta recuerda la unlversaltdad de la
IglesIa en el espaclO No resultaba tan 10gICO reumr en
un mIsmo conjunto a Connto, a Berea, a Tesalomca, a
FIhpos, a Troade, a Efeso, a Colosas, etc Mas dIfIcIl
resultaba todaVIa vmcular a todo este conjunto con
Jerusalen Las separacIOnes, los obstaculos entre las
comumdades no podlan Ignorarse, pero hablan de su-
perarse medIante una comumon cada vez mas vIgoro-
sa y mas fuerte
Al lograr que, en una mIsma IgleSIa, cada uno dIera
su lImosna (cf 1 Cor 16, 1), la colecta recuerda tam-
bIen la unlversaltdad de la IgleSIa en la socledad (Ju-
dIOS, gnegos, hombres, mUJeres, padres, hIJOS, escla-
vos, hombres lIbres, etc) Todos y cada uno se entrega-
ron prImero al Señor y luego al apostol Estos dos
factores de umversahdad formarán parte de lo que se
llamara mas tarde la catolICIdad
El hecho de que el mOVImIento de la colecta vaya
de las IgleSIas paulInas a la IgleSIa de Jerusalen sub-
raya que la apostohcldad de OrIgen y en CIerto modo
fundadora de Jerusalen se encuentra mterpelada por
la umversalIdad global y local en una SOCIedad y por la
umversalIdad extensIva en el espacIO La comumon
entre las IgleSIas no solo hace aparecer algunos defec-
tos (umversahdad debIl de Jerusalen, que corre el nes-
go de olVIdarse de los paganos, de las mUJeres, de los
esclavos, apostohcldad debIl de Connto, que deJana su
46
teologla flotando a merced de su propIO COnOCImIen-
to), la comumon entre las IgleSIas mamfestada por la
colecta pone en tensIOn los puntos fuertes de unos y los
puntos debIles de otros Ante este hecho, las dIferen-
CIas de VIda, de mtensldad, de formulacIOn se conVIer-
ten en fuentes de profundlzacIOn De este modo, la
emulacIOn entre macedomos y conntIOs (8, 1-5 y 9,2-5)
demuestra que esta profundlzacIOn no puede llevarse
a cabo mas que en una busqueda de comumon abIerta,
pensada y VIVIda De ahI la utlhzacIOn de la palabra
«hermanos» (8,182223 y 9, 3 5)
La colecta demuestra que esta comumon SIgue
abIerta, ya que, a pesar de las tenSIOnes e mcluso a
veces de las OposIcIOnes, la IgleSIa SIgue SIendo una y la
apostohCIdad y la umversalIdad han podIdo ejercerse
de manera exhortatIva y complementana y no de for-
ma competItIva y exclUSIva
Solamente en su totalIdad, en su umversahdad y
en su apostolICIdad es donde esta comumon entre las
IgleSIas adqUIere su real dlmensIOn La colecta no se
conVIerte entonces solamente en un SIgno de comu-
mon compartIda, en un mdlce del mvel de generosI-
dad, en un gesto de gratItud La colecta es el SIgno
VISIble, tangIble, costoso, de la comumon naCIda de
Cnsto (8, 5 9) que se hIZO todo para todos Lo mIsmo
que la vemda de Cnsto, hombre de nuestro mundo, no
es un suplemento de su sItuacIOn d!Vma, smo la reah-
dad mIsma de esta (( Cnsto se hIZO pobre por vosotros,
SIendo nco, para ennqueceros con su pobreza»), aSI
tamblen las IgleSIas deben repetir este gesto de Cnsto,
no ya por ImltacIOn (esta ImltacIOn no se hace mas que
en relacIOn con el apostol), smo por graCIa (charrs 8,
146791619 y 9, 8 1415)
III
LA AUTORIDAD
DEL MINISTERIO APOSTOLICO
SE EXPRESA EN LA DEBILIDAD
(10, 1 .. 13, 10)
A. Aun ausente, Pablo sigue siendo el apóstol fundador
de la comunidad de Corinto (10, 1-11)
38. EL MOVIMIENTO CRISTOLOGICO
SIGNIFICADO POR LA PERSONA
DEL APOSTOL (lO, 1-6)
En estos versículos, la persona de Pablo no sola-
mente está al servicio de Cristo para anunciar el evan-
gelio, sino que entra en juego y se convierte en elemen-
to esencial de esta predicación: queda comprometida
en un verdadero movimiento cristológico de rebaja-
miento y de humildad. ¿No conocieron los corintios a
Cristo? Pablo desea que su vida entre ellos sea signifi-
cativa y que figure, reproduzca y proclame el rebaja-
miento de Cristo (6, la. b). De la misma manera que
Cristo (en 8, 9) se despojó de las prerrogativas de su
divinidad sin dejar de ser Dios, haciéndose hombre en
plenitud, también Pablo, para mostrar a los corintios
lo que podía ser el movimiento de aproximación de
Cristo, se despoja de todo lo que constituye su aposto-
lado, sin dejar por ello de ser apóstol.
Pero los corintios, como buenos griegos, espectado-
res de discursos y oyentes de acciones, no ven en esta
demostración más que timidez y debilidad de carácter
(lO, 11). Le reprochan que se muestre humilde cuando
está delante y atrevido cuando está lejos (lO, 1).
Si la mansedumbre es una virtud cristiana (1 Cor 4,
21; GálS, 23; 6, 1; Col 3, 12; Ef 4,2),10,1 es el único
lugar en donde la bondad se le aplica a Cristo. Para
mostrar que Cristo vive y actúa en él, Pablo utiliza una
triple osadía que él mismo califica en 10,2 de atrevi-
miento, confianza y audacia. Eso le permitirá en 10,
47
4-6 apelar a una triple estrategia: destruir toda forta-
leza, apresar todo pensamiento y castigar toda deso-
bediencia.
En 10,2-3, partiendo de un reproche que se le había
dirigido, Pablo concreta la condición humana en que
se encuentra. El no actúa «según la carne», en confor-
midad con la carne (ef. el recuadro de la p. 39), pero sí
«en la carne». Podemos traducir así esta idea: algunos
pretenden que nosotros actuamos por motivos pura-
mente humanos. De hecho, actuamos ciertamente co-
mo seres humanos, pero no combatimos de forma pu-
ramente humana. En 10, 4, Pablo repite cuál es su
combate apostólico y señala los medios de su acción:
sus armas no son de origen humano (¡qué insistencia!),
sino que su fuerza viene de Dios. Con mucha delicade-
za, Pablo no dice que son espirituales, ya que los corin-
tios habrían podido entenderlo como si fueran el pro-
ducto de ciertos fenómenos de inspiración. De ahí la
precisión «de Dios». Como nuevo Jeremías, aunque
con mayor gozo que él, el apóstol utiliza el lenguaje de
Jr 1,10; 12, 14-17; 18,7-9; 24, 6; 31,28; 32,41; 42,10;
45,4).
El v. 10,6 no resulta claro más que comprendién-
'2> <;;''2>'''\\%'2>1
toda desobediencia (de esos intrusos que se introducen
en la comunidad) cuando sea total vuestra obediencia
(la vuestra, la de la comunidad)>>. La desobediencia es
lo único que podría hacer salir a la comunidad del
vínculo apostólico.
39. LA PERSONA DE PABLO,
VIVO MENSAJE DE CRISTO,
DE CERCA COMO DE LEJOS
(10, 7-11)
En 10,7 vemos aparecer unos de los slogans de los
adversarios de Pablo: «ser de Cristo». En 11,23, Pablo
dirá: «¿Servidores de Cristo? ¡Yo mucho más!». Aquí
no insiste en s.u relación personal con Cristo por su
48
vocación como en 1 Cor 9, 1. El punto neurálgico es la
permanencia del apostolado cristológico: ¿qué es lo
que caracteriza a un apóstol de Cristo? Está desde
luego el apostolado del ministerio: Pablo reproduce el
rebajamiento y la elevación de Cristo (10, 1-6), repre-
sentando a Cristo en persona (10, 14; 11, 11-18; 12,
9-10). Cristo vive en Pablo, habla por él (13, 3), actúa
por él (2,14-16). Pero Pablo tiene también un apostola-
do de doctrina que tiene su centro en Jesús (11, 2.4),
apostolado de inspiración (el espíritu: 11,4) Yde refe-
rencia (el evangelio: 11, 4). ¿Por qué «alguien» en
singular en 10,7 Y el plural de 10, 12? (véanse las
hipótesis relativas a los adversarios en la p. 7).
En 10,8, Pablo usa el YOy el NOSOTROS. El YO insiste
en sus capacidades personales; el NOSOTROS en la auto-
ridad, en el poder apostólico para «edificar» (siempre
el lenguaje de Jeremías). El poder o la autoridad para
enseñar son designados por Pablo con la palabra exou-
sta, que sirve en los evangelios para describir el poder
que tiene Jesús de enseñar y de curar y el que confiere a
los enviados a misionarCMt 7, 29; 9,6; 10,1; Mc 6, 7; Lc
9, 1). Este término subraya igualmente el señorío de
Cristo sobre la edificación tanto como la dignidad del
.. \\\.'2l..it\?oll&&.,.
Para comprender estas alusiones, es conveniente
consultar el texto sobre las relaciones epistolares en-
tre Pablo y los corintios (véase p. 7).
En lO, 10 está claro que la realidad «crística» o
«cristológica» de Pablo se vuelve en contra de él: él
aparece demasiado humilde, demasiado débil. No tie-
ne ni la virtuosidad del sofista griego, ni el soplo del
inspirado que habla bajo los efectos del Espíritu. Otro
punto que tuvo que jugar en perjuicio de Pablo es el
hecho de que ejercía el oficio de artesano. Si para los
judíos esta condición era bien vista, no lo era desde
luego para los hombres libres de Grecia.
Pablo ha aguardado ya bastante. En 10, 11 respon-
de como apóstol (sentido del NOSOTROS): no hay dos
Pablos, un Pablo cercano y un Pablo lejano; se trata
siempre del mismo.
B. La audacia de Pablo con los superapóstoles
y los falsos apóstoles (lO, 12 - 11, 15)
40. LA MEDIDA Y LOS LIMITES
DEL APOSTOLADO DE PABLO (lO, 12-18)
Para responder a los falsos apóstoles que tan bien
supieron seducir a los corintios, Pablo recoge bajo otra
forma la misma argumentación de 2 Cor 3,1-3: <<nues-
tra carta sois vosotros», haciendo de la existencia de la
comunidad fundada por él la recomendación viva en
la que todos podían leer la presencia de Cristo. Pablo
ha llegado hasta ellos con el evangelio de Cristo (la,
14) y su verdadera recomendación le viene del Señor
(la, 18).
El v. 12 resulta difícil. Hay dos textos. Un texto
breve: «Pero nosotros, midiéndonos a nosotros mismos
con nosotros mismos por medida, y comparándonos
con nosotros mismos como motivo de comparación,
no lo hacemos más allá de los límites permitidos... ». Y
el texto largo: «Pero ellos, midiéndose con ellos mis-
mos como motivo de comparación, ¡están perdiendo
la cabeza! Nosotros, sin embargo, no lo hacemos más
allá de los límites permitidos... ». El texto largo corres-
ponde mejor al uso del pronombre «él mismo» por
Pablo para designar una actitud autónoma ante el
Señor. De esta forma, son los adversarios los que desa-
rrollan su propia concepción del apostolado y deter-
minan por sí mismos cuál es la norma, sin que sea Dios
el que la asigna. De ahí la conclusión: «¡Están perdien-
do la cabeza!».
Para percibir con claridad los cuatro elementos de
la acción apostólica que aquí se describe, hay que leer
hasta 10, 16: a) llegar a Corinto hasta vosotros; b) con
el evangelio de Cristo; c) adonde no había llegado
nadie todavía; d) con la intención de llevar el evange-
lio más lejos aún. Ostenta esta confianza no es para
Pablo ir más allá de los límites permitidos.
A diferencia de sus adversarios, Pablo no se jacta de
los trabajos llevados a cabo a costa de los demás de
una forma desmesurada (ya en 1 Cor4, 6.18.19; 5,2; 8,
1; 13,4). El término de «trabajos» designa el trabajo
misionero. Rom 15,20 recuerda sus condiciones. Pa-
blo piensa ya en llegar más lejos, «mas allá de voso-
tros» (la, 16): Roma o España (d. Rom 15,22-23). Pero
para el apóstol se trata más de estrategia que de geo-
grafía.
Para reforzar sus afirmaciones, Pablo hace la única
cita explícita de Jeremías que contienen su escritos, a
pesar de que alude con frecuencia a varias imágenes
sacadas de los textos de este profeta (Jr 9, 22 [griego],
d. 1 Cor 1,31).
En 10, 18, Pablo concluye preguntándose quién es
el que puede presentarse a examen. Los adversarios
quieren que Pablo realice las pruebas, que pase un
examen. Pero Pablo da la vuelta a la cuestión: el que
hace las pruebas y el que ya ha sido recibido a examen
es el apóstol a quien ha recomendado el Señor. ¡SU
examen es el único que cuenta!
En los tres párrafos 10, 1-6; 7-11 Y 12-18, Pablo
va levantando progresivamente el tono y, para afir-
mar la autenticidad de su apostolado, se sirve seis
veces del verbo traducido por «jactarse», o mejor por
«destacar su confianza». Insiste y exige que se tome en
consideración su ministerio apostólico (la, 8): «tiene
que hacer valer su autoridad». Pero esto no tiene que
llevarle a presumir más de lo debido (la, 13). Pablo se
ha quedado dentro de los límites asignados por Dios:
«no destacamos nuestra confianza a costa de los tra-
bajos de otros», (la, 15), o «a costa de los trabajos ya
hechos» (la, 16). De ahí la conclusión: «que el que
presuma, que presuma en el Señor» (la, 17). De esta
manera, la exaltación de esta confianza humana, que
nunca se verá decepcionada, resulta de la comunión
con el Señor. ¡Ese es el secreto del verdadero apostola-
do!
41. PABLO REIVINDICA SU AUTORIDAD
(11, 1-6)
Los corintios soportan tan bien a los intrusos (d.
11, 4) que se siente con derecho a reclamar que tam-
49
bién lo soporten a él. Sobre todo porque tiene también
unos derechos legítimos en que apoyarse: a) Pablo está
en el origen de las bodas espirituales de la comunidad
de Corinto con Cristo (11, 2-3); b) los corintios sopor-
tan muy bien a los falsos apóstoles (11,4); c) Pablo no
es inferior en nada a esos famosos superapóstoles (11,
5). Si, para terminar, acepta hacerles ciertas concesio-
nes en el plano de la elocuencia, es para afirmar mejor
su supremacía en el plano del conocimiento.
11,2: Las bodas espirituales
Padre de la iglesia de Corinto que él ha fundado, el
apóstol Pablo ha pactado la alianza de la una (la novia)
con el otro (el novio). La ha presentado a Cristo como
una virgen pura, de la que espera una fidelidad absolu-
ta a Dios. Este tema de las bodas espirituales entre
Dios (el esposo) y el pueblo de Dios (la esposa, frecuen-
temente infiel) es corriente en el Antiguo Testamento
(Is 54, 4-8; Os 1-3; Is 62, 5; Jr 2; Ez 16; Sab 8). Pablo
traslada esta imagen en términos del Nuevo Testa-
mento. Pero el abandono de Pablo, el rechazo de su
apostolado, es el rechazo de Jesús, del espíritu y del
evangelio (11, 4).
11, 3: Un razonamiento rabínico: Eva
Eva no fue infiel a Adán. Pero la serpiente le enga-
ñó. Del mismo modo, los corintios han sido seducidos
por los falsos apóstoles que, como Satanás (11,14), se
disfrazan de ángeles de luz. Pablo queda indemne de
sus ataques, pero no los corintios. El mal no es todavía
irremediable, pero los adversarios son capaces de to-
do.
Mientras Pablo estaba ausente, llegaron algunos
predicadores itinerantes y empezaron a actuar en Co-
rinto. Están en juego dos concepciones del apostolado.
Ellos afirman que son ministros de Cristo, apóstoles
de Cristo (10, 10.7; 11,23) Y«servidores de la justicia»
(11,5). Para caracterizarlos, Pablo añade tres precisio-
nes: el espfritu que ellos manifiestan y que los corintios
reciben en su ansia de experiencias espirituales es
«diferente»; el evangelio al que se vuelven es «diferen-
te,,; el Jesús que proclaman es «otro». Con estas tres
características, Pablo no se dirige al «visitante», al
«intruso» a quien no conoce y sobre el que no tiene
ningún poder; no promulga la excomunión contra él
50
(cf. 1 Cor 5, 1-13); Pablo se dirige a los corintios, que
constituyen «su» comunidad y los pone en guardia
contra aquel «hereje».
¡Un título excesivo el de esos famosos «superapós-
toles»! Título irónico y polémico. No se trata de los
apóstoles «históricos»: Pedro, Santiago, los doce...
¿Serán los espirituales gnósticos? De todas formas, se
trata de individuos que adoptan una actitud contraria
a la de Pablo: superioridad en vez de humildad y de
obediencia. Pablo utilizará también este título en 12,
11. Ante este hecho, Pablo se sitúa en un nivel inferior.
Pero en el nivel del conocimiento, en 11,6, Pablo de-
fiende su mayor capacidad.
42. DESINTERES DEL VERDADERO
APOSTOL (11, 7-11)
No fue Pablo el que escogió hacerse apóstol. El no
usó ninguno de los derechos que le confería la regla
formulada por el Señor (1 Cor 9, 14). Al no aceptar la
contribución económica de los corintios a su ministe-
rio, Pablo da la impresión de negarles la cualidad de
discípulos y por eso mismo de no ser su apóstol. Sin
embargo, la gratuidad es para él un signo evidente de
la gracia (d. 8, 9). Pero, además, ellos tampoco pusie-
ron mucho entusiasmo en financiar su ministerio. An-
te su tacañería, Pablo aceptó cierto despojo de las
iglesias de Macedonia: Filipos, Tesalónica y Berea (so-
bre las reacciones de estas iglesias en materia econó-
mica, cf. c. 8 y 9). Los adversarios de Pablo supieron
explotar esta situación y atribuir a la falta de afecto de
Pablo su comportamiento con los corintios: el apóstol
se empeña en hacerles aparecer como poco generosos.
i Pero Dios sabe dónde está el verdadero afecto y cómo
se manifiesta el verdadero amor!
43. PABLO LES QUITA TODO PRETEXTO
A LOS FALSOS APOSTOLES (11,12-15)
Estos cuatro versículos han dado lugar a no pocas
polémicas. Hoy los comentaristas han llegado a cierta
unanimidad, afirmando que los falsos apóstoles, los
falsarios camuflados de apóstoles de Cristo no son de
ningún modo los apóstoles de Jerusalén.
Pablo está seguro de presentar como conviene el
apostolado recibido de Cristo (d. Gáll, 11-12; 2 Cor4,
5). Alos falsos apóstoles les gustaría llevarlo a cambiar
de actitud y, para que los reconociera mejor la comu-
nidad de Corinto, lograr que Pablo recibiese de ella
algún subsidio. Si lo hiciera, quedaría legitimada la
actitud de los falsos apóstoles. Para él, el salario que
pudieran pagar los corintios no legitima en ningún
caso un apostolado. ¿Cuál es el punto que quieren
destacar? ¿El vínculo económico? ¿El apostolado que
resultaría de él? La crítica de Pablo alcanza aquí su
grado más alto: «¡Son falsos apóstoles!». Es verdad
que actúan a la manera de los apóstoles, pero son al
mismo tiempo apóstoles de mentira y usurpadores del
apostolado: su predicación tiene un contenido erró-
neo. Además, ellos deberían dirigirle varios reproches
a Pablo: a) no es un apóstol «histórico», en la medida
en que es un recluta de la última hora, un íPseudo-
apóstol!; 2) se opone a la ley y es un traidor al pueblo
judío, al haberse dirigido demasiado pronto a los pa-
ganos; 3) utiliza de mala manera las sumas recogidas
para la colecta en favor de Jerusalén. Pablo entonces
contrataca y llega incluso a hacer de ellos servidores
de Satanás. Utiliza un tema de la Vida de Adán y Eva,
un escrito llamado también a veces Apocalipsis de Moi-
sés: Satanás, para seducir mejor a los hombres, posee
la propiedad de disfrazarse a veces de ángel de luz. Lo
mismo que no puede uno fiarse de Satanás, tampoco
es posible fiarse de esos pretendidos apóstoles.
c. Pablo presume frente a sus adversarios (11, 16-12, 10)
44. LOS TRABAJOS APOSTOLICOS DE PABLO
(11, 16-29)
En 11, 16-21, Pablo reanuda su defensa aceptando
poner en discusión su realidad apostólica en los térmi-
nos de 11, 1-6. Les pide a los corintios que lo acepten
tal como se presenta en el terreno en donde intentan
provocarle (11, 16-18); no tienen que esforzarse mucho
en aceptarlo así, dado que tan bien soportan a todos
los demás (11, 19-21). Pablo presenta entonces un nue-
vo catálogo de circunstancias de vida. Para facilitar su
comprensión literaria, presentamos un recuadro de
este documento.
La primera estrofa insinúa que los adversarios de
Pablo son hebreos (= judíos). En Corinto se encontró
una inscripción griega con «(Syn)agógé Hebr(aión)>> =
«sinagoga de los hebreos». Pablo los califica de judíos
de tres maneras. Pero el cuarto enunciado va más
lejos: «Son ministros de Cristo». No son los mismos
personajes que los falsos apóstoles de 11, 13s. Pablo no
hace de ellos «apóstoles», sino solamente ministros. Si
comparte con ellos las tres características judías, en el
plano de la calificación cristiana Pablo se siente y se
sabe distinto de ellos: él es un apóstol fundador, mien-
tras que ellos no son más que simples enviados o dele-
gados (shaliah).
La segunda estrofa destaca por sus aliteraciones y
por su ritmo. Sirve de introducción a la tercera: la
flagelación judía de los 39 azotes (26 en la espalda y 13
en el pecho) sancionaba las prácticas contrarias a la
ley judía: comer con un pagano, consumir alimentos
prohibidos... Dt 25, 2-3 constituye la base de las pres-
cripciones del Talmud babilonio (Maccoth III, 1-12) a
este propósito.
La flagelación romana es la aplicación de las varas
que regulaba la Le.x Parcia. Si leemos la Guerra Judía
51
El CATALOGO DE LAS CIRCUNSTANCIAS DE LA VIDA (11,22-29)
lo (22) «¿Son hebreos? - yo! 4. (26) Viajes a pie, frecuentes;
¿Israelitas? - ¡Tam ién yo! peligros de ríos,
¿De la descendencia de Abrahán? - ¡Tam- peligros de bandoleros,
bién yo! peligros de mis hermanos de raza,
(23) ¿Ministros de Cristo? - voy a decir una
peligros de los paganos,
peligros en la ciudad,
locura -
peligros en descampado,
¡VO más que ellos!
peligros en el mar,
2. En fatigas, ¡más aún!
peligros en medio de falsos hermanos;
En cárceles, ¡más aún!
5. (27) y esfuerzos,
En azotes, ¡mucho más aún!
vigi ias a menudo,
En peligros de muerte, ¡muchas veces!
hambre y sed,
ayuno con frecuencia,
3. (24) De los judíos cinco veces recibí los cuarenta frío y desnudez.
(azotes) menos uno.
6. (28) V sin hablar de lo demás,
(25) Tres veces recibí la flagelación (romana).
mi preocupación cotidiana,
Una vez fui lapidado.
la responsabilidad de todas las iglesias.
Tres veces naufragué.
(29) ¿Quién desfallece sin que yo desfallezca?
Pasé un día y una noche en medio del mar. ¿Quién cae sin que esto me abrase?».
(U. 308) de Flavio Josefa, veremos que no siempre el
hecho de tener la ciudadanía romana eximía de este
castigo de los lictores.
De la lapidación se nos habla en Hch 14, 19; tuvo
lugar en Listra. De los tres naufragios que tuvieron
lugar hasta el año 55, el de Hch 27, 14-44 no había
tenido lugar todavía. Pero ya Pablo podía haber hecho
ocho viajes por mar (Hch 13,4; 13,13; 14,26; 16, 11;
17,15; 18,18; más el de 9, 30y 11,26, e incluso 2 Cor2,
13y7,5.
La cuarta estrofa enumera nueve peligros. La quin-
ta, con su ritmo 2 + 1 + 2 + 1 + 2, sugiere el ayuno
como dificultad sufrida y no el ayuno voluntario. La
estrofa sexta 'Subraya la solicitud apostólica.
52
45. PABLO DESTACA SU DEBILIDAD
(11, 30-33)
Este pequeño párrafo comprende dos desarrollos
complementarios a 11, 16-29. En el primero, Pablo
cierra la enumeración de sus esfuerzos apostólicos
destacando... su debilidad; utiliza para ello una razón
táctica (contra los adversarios que habrían hecho lo
contrario) y una razón cristológica: de esta manera
resaltará más el poder de Cristo.
El segundo (11, 31-32) parece corregir un olvido en
la lista anterior de 11, 22-29 ¿Se tratará del secretario
que escribía al dictado que lo habría omitido en 11,24
o en 11,27 Y que lo añade ahora?; ¿o quizás es que
Pablo quiere poner un ejemplo de su debilidad apostó-
lica? Caben las dos posibilidades.
Aretas, cuyo nombre significa «querido por su pue-
blo», es Aretas IV, rey de los nabateos (9 a. C.-39 d. C.);
reinó nada menos que 48 años: i es una pena para la
cronología de Pablo! ¿Qué relación tenía con Damas-
co? ¿Responsable de los elementos árabes que acam-
paban alrededor de Damasco y encargado por los ju-
díos de eliminar a Pablo? Además, ¿cuáles eran los
poderes del «etnarca»? ¿Cónsul, administrador, res-
ponsable del orden? Lo cierto es que se trata de una
huida clandestina.
46. A PESAR DE SUS VISIONES,
PABLO RESALTA
SUS DEBILIDADES (12, 1-10)
Los corintios se entusiasman por los fenómenos de
inspiración y se sirven de ellos como autentificación
del mensaje verdadero. Pablo, místico, habla en len-
guas (l Cor 14, 18), pero prefiere decir cinco palabras
inteligibles que diez mil en lenguas. Lo mismo ocurre
con las vísíones y revelacíones. Ellas no constituyen el
ejercicio cotidiano del apostolado. Por eso, para res-
ponder a los corintios, Pablo escoge un ejemplo ante-
rior a su llegada a Acaya, catorce años antes. Demues-
tra de este modo que no fue precisamente el ambiente
de Corinto el que favoreció esta situación de privile-
gio. Sin embargo, ya que han comparado la capacidad
de Pablo con la de sus rivales (cf. 11, 21b), él menciona
varias visiones que le ha concedido el Señor. Además,
es un hombre «en Cristo» el que habla (12, 2). La
exaltación de las visiones y revelaciones no es el cami·
no de la edificación. Si Pablo no habla de su experien-
cia en el camino de Damasco, es porque constituye un
acontecimiento fundador y no repetitivo.
Lo mismo que hacen los relatos de la ascensión de
algunos videntes a los cielos, Pablo habla de sí mismo
en tercera persona. A Pablo le interesa menos el «có-
mo» que el resultado: ¿en su cuerpo?, ¿fuera de su
cuerpo? Fue llevado al cielo más elevado, aquel en
donde se encuentra la morada de Dios. Aquí, tercer
cielo y paraíso tienen el mismo significado. En las
concepciones judías (tres, cinco o siete cielos), el cielo
EL AGUIJON EN LA CARNE
A lo largo de los siglos, se han propuesto muchas
explicaciones de esta metáfora enigmática: la incre-
dulidad, las tentaciones sexuales, el recuerdo del pa-
sado perseguidor de Pablo. Tertuliano fue el primero
que pensó en una enfermedaddolorosa, crónica, con
accesos violentos (el ángel «boxeador»). Se ha ha-
blado de dolores de cabeza, de gota o reumatismo,
de ciática, de dolor de muelas, de cálculos con cóli-
cos, de lepra, de enfermedad de la vista (Pablo escri-
be con letras gordas), de epilepsia, de fiebres palúdi-
cas (los pantanos de Tarsot de enfermedades nervio-
sas, de histeria, de fiebres de Malta... Pero ni los
Hechos ni el mismo Pablo hablan de enfermedad.
Se han propuesto ofras explicaciones todavía: la
prueba dolorosa de Pablo es la de no haber logrado
ganar a los judíos para el evangelio. Oró por la
conversión de sus hermanos. Esa oposición áspera y
peligrosa duró efectivamente a lo largo de toda la
carrera apostólica de Pablo. Ese ángel de Satanás
toma el rostro de sus adversarios (11,14-15). O bien,
tras la prueba de Listra (Hch 14, 12) yen relación con 2
Cor 10, 1.9.11; 11, 6, Pablo habría sufrido cierta difi-
cultad de palabra que le impediría ser elocuente.
la palabra «aguijón» puede significar también
«estaca, poste», o sea, suplicio e incluso cruz; podría
pensarse en 1,8-10; 4, 8-11 ; 6,4-5.8-9; 11, 12-15; 12,
10.21. ¡Hasta hoy se han recogido 167 hipótesis! No
sabemos más que una cosa: Pablo siguió adelante en
su ministerio sin que desapareciese eSa prueba. Se
escuchó su oración de modo que pudo continuar con
aquella prueba, pero no sin ella.
53
superior es siempre la residencia de Dios. Aquí no se
trata del paraíso original, ni del paraíso del final de los
tiempos. Se trata más bien de estar en contacto con la
plenitud del poder divino, y esto en el mismo momen-
to en que sólo resulta visible la debilidad de Pablo. En
un lenguaje similar al de las religiones de los miste-
rios, él escucha palabras inefables, es decir, secretos
divinos, realidades escatológicas.
Pablo se preocupa con cuidado de distinguir muy
bien entre su acción apostólica y sus experiencias de
inspiración apocalíptica, que él trata en tercera perso-
na (ni en NOSOTROS ni en YO). I
También aquí lo que está en juego es el apostolado
de Pablo. Para sus adversarios, las experiencias místi-
cas apartan de la condición humana ordinaria y resul-
tan de este modo una ratificación de la misión apostó-
lica que ellos ejercen. Para Pablo, es la debilidad (de la
que dirá en 12,9 que deja transparentar el poder de
Cristo) la que inserta en la condición humana, la que
recuerda apostólicamente la pertenencia a Cristo en
este mundo y la que constituye realmente la hazaña
espiritual por excelencia. Pablo tenía motivos sufi-
cientes para poder presumir (hablar en lenguas, visio-
nes celestiales, milagros), pero prescinde de todo ello
(12,6). Para evitarle todo orgullo, se le ha puesto un
aguijón en la carne. ¿Qué significa esta imagen? ¿Qué
relación hay entre ella y la del ángel de Satanás?
Finalmente, ¿en qué Pablo se ha visto abofeteado, gol-
peado, puesto contra las cuerdas por este ángel «bo-
xeador»? (véase el recuadro). La triple oración de Pa-
blo recuerda la triple plegaria de Jesús en Getsemaní
(Mc 14,32-42), cuyo resultado consistió en tener fuer-
zas para soportar la prueba.
El apóstol recibe una respuesta de Cristo formula-
da en griego en tiempo perfecto: «se me ha declarado»,
para subrayar su validez permanente. Pablo nos infor-
ma de esta respuesta: «Te basta con mi gracia». ¿He-
mos de comprenderla en el sentido de 6, 1 como <da
gracia que se le dio a Pablo de ser apóstol»? ¿O habrá
que pensar en un sentido más fuerte y más general: la
verdadera debilidad de Pablo consiste en reproducir
la debilidad de Cristo y allí es donde está la gracia que
le concede el Señor? Nos inclinamos por esta última
interpretación. Pablo no se ha atrevido a apropiarse de
esta frase ni a decirle al Señor: «Tu gracia me basta»,
precisamente para dejarle todo su vigor.
Para Pablo, la debilidad es humana y la fuerza
divina. Por tanto, no hay que comprender: «mi mila-
gro se realiza en la enfermedad», como pudiera pen-
sarse; sino: «mi fuerza se realiza en la debilidad». Esto
quiere decir que la fuerza de Cristo descansa en él.
B'. Pablo ejerce un apostolado auténtico en Corinto (12, 11-21)
47. LOS SIGNOS DISTINTIVOS DEL APOSTOL
y SU DESINTERES (12, 11-18)
Si Pablo terminó representando ese papel un poco
loco al que le han obligado sus adversarios, no ha
terminado sin embargo de insistir en los elementos
que tienen que demostrar su legitimidad apostólica
(cL 10, 8; 11,16.17-18; 12,5.6). No solamente Pablo no
tenía ninguna necesidad de presentar a los corintios
cartas de recomendación (d. 3, ls), sino que son inclu-
54
so los corintios los que deberían haber recomendado a
Pablo como apóstol. De ahí el tono más directo y más
agresivo del argumento de 11,5: «Aunque no sea nada,
no me considero inferior a esos famosos superapósto-
les».
Después de haberse defendido en el plano del len-
guaje y de la palabra (11, 5), y más tarde en el de la
referencia a las experiencias espirituales extraordina-
rias, Pablo aborda un tercer punto: los signos del após-
tol. En los papiros, el «signo» es lo que permite al
destinatario reconocer la identidad del remitente.
Con una habilidad literaria especial, en vez de tra-
tar seguidamente la trilogía signos-milagros-
prodigios, ante la cual se muestra reticente, Pablo
pone al frente de los signos apostólicos la paciencia
ante las pruebas, «hija de la esperanza, aguante activo
de la realidad en donde inscribe los signos de la espe-
ranza» (E. Fuchs).
Podríamos resumir de esta manera toda una parte
del razonamiento: Pablo no busca los bienes de los
corintios (para explotarlos), ¡sino su bien! Se prodiga
por ellos. Quizás lo han acusado de no pedir dinero
directamente, sino de obtenerlo de manera indirecta
por medio de sus colaboradores. Pablo rechaza todo
tipo de malentendido: cita por tanto a Tito y al herma-
no anónimo (cf. 8, 18.22) Yrecuerda las condiciones
apostólicas que son las mismas para sus colaborado-
res como para él.
48. LA EDIFICACION, OBJETIVO DE LA
ACCION APOSTOLICA (12,19-21)
\'0 '0\'i.:'0'i:.
«de nuevo»), los corintios piensan que Pablo está tra-
tando de justificarse ante su comunidad. Pero no es
ella la que tiene que juzgar ni justificar a Pablo. Es
delante de Dios como Pablo se siente responsable en su
cualidad de apóstol. Lo muestra utilizando el NOSO-
TROS apostólico (cf. 2, 17; 4,2). Motivada por el amor,
su acción no tiene más objetivo que la edificación de la
comunidad. Para que nadie se engañe en este sentido,
Pablo va a trazar un verdadero catálogo de los vicios
de los corintios que constituyen otros tantos obstácu-
los para una verdadera realidad apostólica. Pablo es
para los corintios demasiado poco apóstol según sus
criterios (palabras, éxtasis, milagros) y demasiado
apóstol cuando deja hablar a Cristo en él (13, 3). La
lista negativa comprende ocho defectos graves: dis-
cordia, envidia, ira, rivalidades, detracciones, mur-
muraciones, insolencias, desórdenes. Acontinuación,
Pablo menciona tres pecados de especial gravedad que
deben resultar vergonzosos para los corintios: impu-
reza, fornicación y libertinaje. El ha demostrado ya
suficiente paciencia; habrá que tomar decisiones gra-
ves y puede ser que los corintios sean los primeros en
sorprenderse. Pablo tendrá que llorar por ellos: no se
han arrepentido (cf. 1 Cor 6, 9-10) y se verán excluidos
del reino de Dios; se encuentran ya entonces «muer-
tos». Pero como en 1 Cor 6, 11, siempre se les ofrece y
siguen siendo válidos el bautismo, la justificación y la
santificación.
LaUs.t.a de detectJl'i ![,t:'3.'Ie'i de l2, 2Q 'iet:álat:elaü'l'3.
a los nuevos pecadores, mientras que la de 12,21 no
provendría de la influencia de los falsos apóstoles, sino
que se referiría a los antiguos pecadores que estaban
bajo la influencia gnóstica y libertina y no habrían
roto definitivamente con ella. ¡Qué acumulación de
obstáculos para Pablo que escribe a sus queridos co-
rintios para su edificación (12, 19)!
A'. Pablo y los corintios se someterán a una prueba (13, 1-10)
49. PABLO OBRARA SIN MIRAMIENTOS
(13,
Pablo va por tercera vez hacia Corinto (como en 12,
14). La primera fue para fundar la comunidad (Hch 18,
1-18; 1 Cor 4,15; 9,1...). La segunda fue aquella vez en
que Pablo se vio «entristecido» por un adversario,
quizás por un misionero que le hacía la competencia.
La tercera se presenta bajo un aspecto jurídico. Para el
problema de disciplina que se trata de arreglar, Pablo
55
cita a Dt 19, 15 según el texto griego (cf. Mt 18, 16). Es
un texto que se utilizaba ya en el judaísmo. Pablo no lo
introduce como una cita de la Escritura, sino como
una norma jurídica. A Pablo le gustaría suscitar un
arrepentimiento que no ha tenido lugar todavía (12,
20-21). ¿Cómo comprender esta cita? O bien Pablo
dice: «voy a nombrar un tribunal en debida forma», o
bien: «tres visitas de una sola persona (es decir, la mía)
producen el mismo efecto que tres testigos». Y esta
vez, a pesar de que en otras ocasiones tuvo miramien-
tos con los corintios (cf.1, 23), no vacilará y actuará sin
complacencias. Pablo se dirige a los dos grupos señala-
dos en 12,20 Y 21.
Les dará a los corintios la demostración que aguar-
dan haciéndolo pasar por una prueba (véase 13, 5-7
sobre la prueba y el examen que hay que pasar). La
validez de las palabras de Pablo no procede de la
impresión que pueden causar, sino de su origen: Cristo
habla por medio de Pablo. Y es Cristo el que va a
intervenir(cf.1 Cor 2,4; 2 Cor 12, 12; 1 Cor6, 11; Rom
8, 37). Pero, una vez más, Pablo tendrá que explicar
por qué habla de su debilidad apostólica para que
pueda entonces Cristo mostrar su fuerza y su poder.
Con toda su persona y con toda su vida, 1a debi1idad de
Pablo, signo del apostolado y legitimación del apóstol,
deja explotar el poder de Dios en Jesucristo. En la
persona de Cristo, su muerte de crucificado revela su
debilidad, mientras que su vida de resucitado pone de
manifiesto su poder (cf. Flp 2, 7.8 para la debilidad; 1
Cor 6,14 YRom 6, 4 para el poder). Obsérvese que en la
misma afirmación Pablo expresa una certeza suya, de
Timoteo y de Tito (NOSOTROS), con Cristo (con él) para
los corintios (para con VOSOTROS).
Pablo utiliza maravillosamente las preposiciones
para destacar la cristología: «en éL., con éL., por el
poder. .., para con vosotros». Así se encuentran expre-
sadas del mismo modo la comunión actual con Cristo,
la plenitud de la vida con él (futuro), la intervención
del poder de Dios y la aplicación de la acción de Dios,
56
de Cristo y del apóstol a la vida de la comunidad de
Corinto.
50. SUFRIRLA PRUEBA Y PASAR LAS PRUEBAS
CON VISTAS A LA PERFECCION (13,5-10)
En los tres v. 5-7 del c. 13, mediante una brillante
exhortación, Pablo juega con la palabra «prueba»,
gracias a la utilización en cinco ocasiones de ciertas
palabras emparentadas entre sí.
Pablo no añade nada a la verdad ni al evangelio; la
verdad y el evangelio son las únicas normas de su
acción. La lucha que lleva a cabo Pablo por el recono-
cimiento de su ministerio apostólico es un combate
por la verdad.
Vuelve entonces al tema de la debilidad apostólica
(13,9): cuando la debilidad del apóstol es significativa
del Cristo que él anuncia y que habla en él (13, 3),
cuando Pablo es débil «en Cristo» (13,4), entonces es
cuando mejor resalta el evangelio de Cristo y por ese
mismo hecho se hacen más fuertes los corintios que lo
reciben. Cuanto menos entra en juego su persona, más
es e\ pooer oe 'Cristo tt'U, 4; 12, n, ?ss).
Pero para acabar, a pesar de su esperanza (13, 6) y
de sus oraciones (13, 7.9), Pablo se sigue interrogando.
Está a punto de terminar esta carta y vacila entre la
debilidad y el empleo de la autoridad apostólica. ¡Le
gustaría tanto edificar serenamente!
En conclusión, Dios se ha revelado «débil» en Cris-
to, y así es como ha mostrado su poder. Cristo aceptó
mostrarse débil en la persona del apóstol. La debili-
dad apostólica no es ni distancia lejana, ni tolerancia
culpable: deja que la autoridad de Cristo se muestre
cuando es preciso. Pero Pablo, como Jeremías, sabe
que para edificar y plantar hay que destruir y arruinar
a veces; se le ha dado, a través de la debilidad, la
autoridad del Señor, tanto para lo uno como para lo
otro.
Final de la carta
51. EXHORTACION y SALUDO
TRINITARIO (13, 11 - 12 + 13)
Lo que Pablo suplicaba en su oración se convierte
ahora en una orden amigable, que acaba con una her-
mosísima fórmula litúrgica de bendición en forma de
promesa: «¡Que el Dios de amor y de paz esté con
vosotros!». En Rom 15, 33; 16,20; Flp 4, 9 Y1Tes 5, 23,
Pablo utiliza la expresión «Dios de paz». Aquí le da
mayor amplitud rítmica y teológica añadiéndole: «y
de amor». Un gesto para significar el sentimiento: el
saludo mediante un «santo beso» es también una prác-
tica litúrgica que tenía lugar después de la predica-
ción (l Cor 16, 20b; Rom 16, 16; 1 Tes 5, 26). En las
antiguas liturgias, el beso de paz iba seguido de un
triple saludo.
Mientras que la mayor parte de las fórmulas con-
elusivas de Pablo son de un solo miembro: «Que la
gracia del Señor Jesús esté con vosotros», 2 Cor 13, 13
es la única que comprende tres miembros. Empieza
como de ordinario, se amplía por «el amor de Dios»
que recuerda el enunciado de 13, 11 Yacaba con <da
comunión del Espíritu Santo». Puede comprenderse
esta expresión como la comunión creada por el Espíri-
tu Santo y al mismo tiempo como una participación
común en el Espíritu Santo.
Si se examina la composición retórica de 13, 13, que
tiene en el centro el «amor de Dios», encontramos en
Pablo: Rom 5, 5: «esperanza-amor de Dios-Espíritu
Santo»; 1 Tes 1, 3: «obra de la fe-esfuerzo del amor-
paciencia de la esperanza» (véase con cuatro elemen-
tos: Flp 2,1). Entonces, 2 Cor 13, 13 puede presentarse
como una creación teológica de Pablo, a quien le gusta
el ritmo y el aspecto litúrgico en particular para expre-
sar la acción de Cristo (ef. Rom 8, 35; 2 Cor 5, 14).
En Corinto, más que en otras comunidades, frente
a las diversas tendencias gnósticas, extáticas, judeo-
cristianas, pagano-cristianas, y la tentación de formar
pequeños grupos religiosos en las «tiases», poniendo
al frente de ellas un nombre ilustre (Pablo, Pedro,
Apolo, Cristo), con el deseo de manifestaciones excep-
cionales de ministros (de «superapóstoles»), ¿no había
que recordar al final de esta carta de la «debilidad» (2
Cor 10,1-13,13) que no existe gracia sin Cristo, que no
hay amor sin Dios, que no hay cohesión de la comuni-
dad sin la acción del Espíritu? Por eso las últimas
palabras son: <<¡con todos vosotros!».
57
CONCI.. USION
PABLO Y LA ESCRITURA
SEGUN 2 CORINTIOS
o
«DE LA APOSTOLICIDAD EN ACTOS
A LA APOSTOLIClDAD EN CARTAS»
1. PABLO Y EL ANTIGUO TESTAMENTO
Para Pablo, la Escritura de la antigua alianza se va
convirtiendo ya en el «Antiguo» Testamento (2 Cor 3,
14). Si leemos ya allí Antiguo Testamento y no sólo
«antigua alianza», Pablo sería el creador de la formu-
lación con el calificativo Antiguo.
a) ¿Cuál es la biblia de Pablo? En 1 y 2 Cor, Pablo
cita la Torá (Gn, Ex, Lv, Nm, Dt), los tres grandes
profetas (Is, Jr, Ez), pero sobre todo a Isaías. Entre los
doce profetas menores, sólo encontramos a Oseas; es-
tán luego 2 Sm, Job y los Salmos.
b) Las citas explicitas:
- al estilo rabínico, «Dios dice», o «él dice», para
introducir la cita: 4, 6 = Gn 1,3; 6,2 = Is 49, 8; 6, 16
para introducir una combinación de citas: Lv 26,12 Y
Ez37,27 +6, 17= Is52, 11 yEz20,34 +6, 18 = 2 Sm7,
8.14 (todas estas citas proceden de los Setenta y perte-
necen quizás a una colección preexistente);
58
- con «como está escrito» o «está escrito»: 4, 13 =
Sal 116, 10; 8, 15 = Ex 16, 18; 9, 9 = Sal 112, 9;
- sin introducción alguna y simplemente insertas
en el texto: 10, 17 = Jr 9,24 condensado; 13, 1 = Dt 19
15. '
c) Las referencias implicitas: en 3,1-18 = Jr 31,31;
Ez 36, 26; Ex 34, 29-35; en 9,10 = Os 10, 12; Is 55,10; en
11,2= Os 1-3; Is 62, 5; en 11, 3 = Gn 3, 4-13.
Los procedimientos exegéticos
de Pablo
Pablo se refiere generalmente a los Setenta (ver-
sión acabada ya a finales del siglo 11 a. C.). Utiliza los
procedimientos rabínicos, pero no se considera ligado
a la literalidad del texto, ya que lo modifica o lo adapta
según sus necesidades. Un estilo semejante observa-
mos también en la literatura rabínica, en Qumnin
(Escrito de Damasco y Peshers), en Filón y hasta en la
literatura profana.
Sus métodos exegéticos revelan su formación rabí-
nica:
a) En 3, 7-11, cuando compara el ministerio de las
dos alianzas, usa el procedimiento de menos a más:
Si... cuánto más...
b) Procede también por analogia: relaciona dos
pasajes bíblicos de sentido parecido y encuentra así en
ellos la misma afirmación: vgr. 9, 6, compuesto de
citas sacadas de los Proverbios, en particular Prov 22,
8.
En la carta a los Romanos, de la misma época que 2
Cor, se muestra más explícito sobre su postura frente a
la Escritura:
Rom 1, 2: « El evangelio anunciado de antemano en
las Escrituras santas por sus profetas concierne a su
Hijo».
Rom 3, 21: «La ley y los profetas dan testimonio de
la justicia de Dios por la fe en Jesucristo para todos los
que creen».
Rom 15, 4: «Todo lo que antaño se escribió fue
escrito para nuestra instrucción, para que por la per-
severancia y el aliento ofrecidos por las Escrituras
poseamos la esperanza» ld. 1 Cor 10, 11).
Pero en 2 Cor 1, 19-20 Pablo va más lejos: «Todas
las promesas de Dios han encontrado su SI en la perso-
na del Hijo de Dios, el Cristo Jesús que proclaman
Pablo, Silvano y Timoteo».
Aquí está sin duda la clave de la libertad exegética y
hermenéutica de Pablo. Unas veces cita un texto sin
tener en cuenta ni su contexto literario ni su marco
histórico, sino con vistas a su demostración; así, en 6,
2, la cita literal de Is 49,8 según los Setenta cambia de
aplicación y se ensancha en su significado: lo que en
Isaías era verdad sólo del siervo pasa a afirmarse de
todos los que se aprovechan de la ocasión que se ofrece
ahora. Otras veces, por el contrario, toma las escritu-
ras en sutonjunto, por ejemplo cuando se lee «Moisés»
o bien «la antigua alianza» (3, 14.15).
Es posible decir con toda seriedad: Pablo no tiene
ningún método exegético de referencia. No pertenece a
una escuela; pertenece a Cristo. Por eso utiliza con
igual éxito procedimientos que vienen de todas las
escuelas. Pero lo que no sabemos es lo que viene de él
mismo, de su cultura, de su reflexión teológica propia
y lo que resulta de la aportación específica de la tradi-
ción cristiana primitiva. Si encontramos prescripcio-
nes del Señor histórico (sobre todo en 1 Cor 7,10; 9,14;
11,23-25), temas familiares a las grandes parábolas (l
Cor 9, 11 Y2 Cor 9, 6-10) donde se ve que Pablo pudo
conocer las parábolas de la semilla (Mc 4, 26-29), del
sembrador (Mc 4, 1-9; 14-20 Ypar.), de la cizaña (Mt
13, 24-30), la imagen de las bodas, con Jesús por esposo
(2 Cor 11,2; d. Mt 25, 1.10; Mc 2, 19 par.), resulta
difícil discernir si se trata de adquisiciones de su ju-
ventud antes de convertirse o de las que recibió de la
primitiva iglesia.
La problemática paulina
según 2 Cor 3, 1-18
La iglesia de Corinto es en primer lugar una carta
apostólica (3, 2), escrita por Pablo, nuevo Moisés, y
luego una carta de Cristo del que Pablo no es más que
\1\\ ""Cr,,\dm:. S\\\ dtar, -¡yero \w"'P\ri\\d'\'F.>'e-'e-\\ h 3,\, 3,3,'j
Ez 11,19 Y36, 26, Pablo no escribe ya con tinta, sino
con el espíritu de Dios que vive en las tablas-corazones
de carne de los fieles (3, 3).
De aquí resulta que la alianza nueva está abierta a
todos aquellos en los que se opera la acción del Espíri-
tu (3, 6). De este modo, Pablo opone el texto (la letra) al
Espíritu. Un texto, tanto de la antigua como de la
nueva alianza, sin Espíritu está muerto y mata.
No se puede prescindir del Espíritu sin correr el
riesgo de tener un texto esclerótico. Tres deducciones
«de menos a más» ponen de relieve la situación del
ministerio de la nueva alianza respecto al de la anti-
gua (3, 7-11).
Con 3, 12-18, Pablo nos arrastra del «texto muerto
al encuentro del Señor vivo». Invierte la interpreta-
ción del velo sobre el rostro de Moisés: no está ya allí
para proteger la vista de los israelitas ante el resplan-
dor insostenible de la gloria en el rostro de Moisés,
sino para evitar que se sepa que esa gloria no era
duradera y que desaparecía...
59
Hoy el lector, cuya inteligencia lleva un velo que le
impide comprender a Moisés, no es capaz de leer más
que cuando Cristo quita e incluso aniquila el velo. La
audacia de la nueva alianza consiste en hacer total-
mente libre el acceso al Señor.
2. PABLO, NUEVO MOISES (3,3-6),
ES TAMBlEN UN NUEVO JEREMIAS
Pablo, en su vida de apóstol, revive ciertas situacio-
nes que conoció antes Jeremías:
1) Percibe una analogía entre la situación que sur-
gió de su vocación y la del profeta: «¡Ay de mí si no
anuncio el evangelio!» (l Cor 9, 15-18 = Jr 1, 6-8 Y20,
9). Para el uno y para el otro, el ministerio en el que
uno es apresado por Dios es «una carga».
2) La fragilidad del ministerio apostólico puede
compararse con la del ministerio profético: «tesoro en
vasos de barro» (2 Cor 4, 7 = Jr 18,4.6.).
3) Como Jeremías, también Pablo tiene que hacer
su mostraTIlOSSUsituaciónanlmica, aun-
que la verdad es que Pablo se muestra más alegre que
Jeremías. Pablo cita a Jr 9, 22 en 10, 17. En 2 Cor 7,2-4
se nos introduce en el corazón del drama vivido con el
Señor.
4) En su actitud con los corintios, Pablo se expresa
como Jeremías: «Destruir y edificar» en 10, 3-6y 13, 10
nos recuerdan aJr 1,10; 12,14-17; 18,7-9; 24, 6; 31,28;
32,41; 42,10; 45,4; Yplantean la cuestión: ¿en qué y
cómo es edificante un apóstol?
5) Frente a la incomprensión de los corintios, Pa-
blo siente un sufrimiento que no alcanza a la amargu-
ra de Jeremías ante el abandono por parte de Israel de
su primer amor a Dios (2 Cor 11,2-4 = Jr 2).
De este modo, la vida de Pablo se convierte en
referencia viva a la Escritura, a la que da una fuerza
apostólica ejemplar. Se puede deducir de ello que Pa-
blo conserva para la Escri tura una autoridad indiscuti-
ble y la considera como un documento de la revelación.
Pero para él el vínculo entre las dos alianzas no es el
resultado de un principio formal; no se detiene ni
60
mucho menos en la continuidad de la historia. El Dios
que se revela en la Escritura es el mismo que se revela
en Jesucristo para la salvación de todos los que creen.
El es el que forja la unidad de los dos testamentos.
Pablo abandona de este modo la aplicación de las
reglas legislativas (la halaká), que no pueden consti-
tuir el camino de la salvación, pero guarda con todo
esmero, por causa de Cristo, la haggadá en la medida
en que revela a Dios.
3. PABLO EN EL CORAZON DE UNA
ESCRITURA APOSTOLICA EN DEVENIR
Si seguimos a Pablo en sus relaciones con la iglesia
de Corinto, en particular en 2 Cor, percibimos cómo
las relaciones, las reaciones y todo lo que constituye la
vida misma del apóstol pasa a ser la materia de su
carta (o de sus cartas). En 10, 1-6, la vida de Pablo
entre los corintios se convierte en proclamación visi-
ble del rebajamiento de Cristo. Pablo puede decir que
Cristo habla en él (13, 3). Nos hace pasar de este modo
de lageC'ioualidadaJ}ostólicacds.tol6fblcaala9alabca
apostólica, y luego a la carta que toma forma en un
texto. La carta es un acto apostólico de carácter cir-
cunstancial bien determinado, que se dirige a unos
destinatarios conocidos (los corintios). Su redacción
presenta un carácter oficial y local destinado a la lec-
tura litúrgica comunitaria. Con el tiempo, las cartas se
convierten en ep{stolas. Se leen en las otras iglesias,
algo así como si fueran un tratado emanado del após-
tol y válido independientemente de las circunstancias
que les dieron origen. La persona del apóstol tiende
entonces a borrarse detrás de su mensaje y de su doc-
trina. La persona de Pablo, enviado de Cristo, aferrado
por él, importa menos que su palabra, que es la que
nos debe captar. Lo que no era más que ocasional (ef. 1
Tes 2, 13) se hace constante: «Cuando recibisteis la
palabra de Dios que os hicimos escuchar, la acogisteis
no como palabra de hombre, sino como lo que real-
mente es: la palabra de Dios, que actúa también en
vosotros, los creyentes».
Así, con el correr de los años, las diversas iglesias
escuchan la palabra de Dios, no ya de boca del apóstol,
sino en la lectura de los escritos inspirados que son sus
cartas convertidas en epístolas.
Esto resalta especialmente en 2 Cor: los adversa-
rios de Pablo desaparecieron ya hace mucho, pero las
respuestas paulinas centradas en Cristo siguen en pie
y nos ponen alerta hoya nosotros. La carta ha conser-
vado así un carácter funcional en la iglesia. El carácter
local que se fue haciendo progresivamente regional es
entonces universal. Leídas una y otra vez, utilizadas
en la vida eclesiástica, puestas en el centro de una
tradición viva en donde la exhortación apostólica lle-
ga a las nuevas generaciones cristianas, las cartas con-
servan el pensamiento de Pablo, inspiran, instruyen y
controlan al mismo tiempo. La carta segunda a los
corintios fue recogida sin duda con las demás cartas de
Pablo, en Efeso. Ese fue el comienzo de la colección
paulina.
RECUADROS
Las cartas de 2 Cor
Estructura de la bendición (1, 3-1)
Frente a la muerte, en Efeso
Una carta de recomendación
Nueva alianza
Carne
Catálogo de las circunstancias de la vida
El aguijón en la carne
p. 7
p. 12
p.14
p. 20
p.21
p.39
p.52
p. 52
61
CONCORDANCIAS
Carne 1, 17, 4, 11, 5, 16, 7, 15, 10, 23, 11, 18, 12, 7
Confianza 1, 15, 3, 4, 8, 22, 10, 2
tener confianza 5, 68, 7, 16, 10, 12
Conocimiento 2, 14,4,6,6,6,8,7, 10,5, 11,6
conocer 2,49,3,2,5,1621,8,9,13,6
Consuelo 1, 34 5 6 7, 7, 4 7 13, 8, 4 17
Corazon 1,22,2,4,3,2315,4,6,5,12,6,11,7,3,8,16,9,7
Cuerpo 4, 10, 5,6810, 10, 10, 12,23
Debilidad 11,30,12,5910,13,4
serdebil 10,10,11,30,12,5910,13,4
Dificultades (pasar) 1,468,2,4,4,817,6,4,7,45,8,213
Esplrltu (Santo) 1,22,3,3681718,4, 13, 5,5,6,6, 1313
Evangelio 2, 12,4,34,8, 18, 9, 13, 10, 1416, 11,47
Fe 1,24,4, 13, 5, 7, 8,7, 10,15, 13,5
GlOria 1,20,3,789101118,4,461517,6,8,8,1923
Gozo 1,24,2,3,7,413,8,2
gozar, alegrarse 2,3,6, 10, 7, 791316, 13,911
Gracia 1,21215,2,14,4,15,6,1,8,146791619,9,
81415, 12,9, 13, 13
Hermanos(creyentes) 1,8,8,1182223,9,35,11,9,12,18,
13, 11
62
Luz-tinieblas 4,3-6,6, 14, 11, 14
Manifestar, poner al descubierto 2,14,3,3,4,1011,5,
1011,7,12,11,6
MInisterio 3,789,4,1,5,18,6,3,8,4,9,11213,11,8
elercer un ministeriO 3,3, 8, 1920
ministro 3,6,6,4, 11, 1523
Muerte 1,910,2, 16, 3, 7, 4, 1112, 7, 10, 11,23
mOrir, ser mortal 4, 11, 5, 4 14 15, 6, 9
Orgullo, confianza 1, 1214, 5, 12, 7,414,8,24,9,3, 11,
10 17
presumir 5, 12, 7, 14, 9,2, 10,8
13151617,11,12161830,12,1569
Recomendar(se) 3,1,4,2,5,12,6,4,7,11, 10,1218, 12,11
ReconCiliar 5, 18 1920
ResUCitar 1,9,4, 14, 5, 15
Sotanas 2, 11, 11, 14, 12,7 (+ 6, 15, 11,3)
Tlmoteo 1, 119
Tito 2,13,7,61314,8,61623,12,18
Tristeza, estar triste 2,123457,6,10,7,891011,9,7
Velo, velar 3, 13141516,4,3
CONTENIDO
Situaciones totalmente nuevas, adversarios que discuten su autoridad, tensio-
nes con la comunidad: he aquí el marco de la segunda carta de Pablo a los
corirtios. Fue Cristo el que envió a Pablo a aquella ciudad difícil, y él se apegó a
los c:istianos de Corinto tan apasionadamente como al mismo Cristo. Su carta es
densa, enérgica y cariñosa, a veces difícil; ¡pero qué testimonio sobre el ministerio
de un apóstol!
El pastor Maurice CARREZ, especialista en griego bíblico y en las cartas de
Pablo, propone un comentario seguido de esta carta. Su análisis minucioso exige
atención, pero permite entrar en el movimiento mismo de un hombre al servicio de
Cristo.
5
11
15
45
47
57
58
61
62
63
32
Recuadros
Concordancias
Perícopas
Textos bíblicos en los «Cuadernos bíblicos» 7-57
INTRODUCCION
COMENTARIO (análisis detallado en p. 63)
Dirección y bendición (1, 1-11)
l. "El ministerio apostólico, sus dificultades y su realidad
(1,2-7,16)
11. La colecta para Jerusalén (8-9)
111. La autoridad del ministerio apostólico se expresa
en la debilidad (10, 1-13, 10).
Final de la carta (13, 11-13)
CONCLUSION: Pablo y la Escritura, según 2 Coro

Las cartas de Pablo no fueron nunca un gran éxito literario; pero, a pesar de su dificultad, hace ya veinte siglos que se leen. La cultura de Pablo, judío y griego a la vez, es distinta de la nuestra. Su fe, que nació en el camino de Damasco, sigue estando siempre en movimiento, inventiva ante situaciones totalmente nuevas. ¿No es eso lo que necesitamos también nosotros, cuando se acerca el tercer milenio? Su libertad de pionero, su audacia apostólica no conocen más límites que su fidelidad al Señor Jesús. ¿Y acaso esto no basta para despertar convicciones y ardor en los que ejercen un ministerio en la iglesia? El Espíritu no deja de soplar, ese mismo Espíritu que impulsó a Pablo, por caminos y mares, hacia las grandes metrópolis del imperio romano. Si hay alguna ciudad en donde no se esperaba el evangelio, es sin duda Corinto: el gran puerto cosmopolita, en la encrucijada de occidente y de oriente, con sus cargadores y sus prostitutas. Sin embargo, fue en esa ciudad tan difícil donde Pablo fue a sembrar modestamente el evangelio. Y quiso apasionadamente a aquella comunidad turbulenta y frágil, a menudo decepcionante. Sus dos cartas -la segunda sobre todo- hacen vislumbrar sus relaciones tumultuosas, enérgicas y cariñosas a la vez, con aquella joven iglesia, ávida de carismas espectaculares. No le debió resultar cómodo ser el apóstol de los corintios, si eso quiere decir ejercer un ministerio realmente evangélico... Para guiamos a través de esta carta, se nos ofrece el comentario del pastor Maurice CARREZ, gran conocedor de san Pablo, especialista en griego bíblico, profesor en el Instituto Protestante y en el Instituto Católico de París. Seguir a este autorizado guía no nos librará de esforzamos en la tarea y de trabajar con seriedad el texto de Pablo. Pero nos hará descubrir la personalidad fascinante y estimulante del apóstol. Más allá de las cuestiones actuales sobre los ministerios en nuestras iglesias, he aquí un itinerario a las fuentes de todo ministerio y de todo servicio al evangelio.
Philíppe GRUSON

INTRODUCCION

Antes de comentar paso a paso la segunda carta a los corintios, nos permitimos remitir al lector a la presentación que hizo de ella M. Quesnel en el «Cuaderno bíblico» 22, Las cartas a los corintios. También serán de gran utilidad los datos recogidos por E. Cothenet en el «Cuaderno» 26, San Pablo en su tiempo, especialmente las p. 17 a 23 sobre la escritura de estas cartas. Para el estudio de la 2 Cor proponemos dos claves. La primera consiste en buscar en toda la carta las transiciones difíciles, los cortes, las rupturas. Este

procedimiento nos permitirá delimitar las diversas partes, facilitar su comprensión y decidir si se trata de una sola carta o de varias. La segunda clave se refiere a los adversarios de Pablo. No los conocemos más que a través de las respuestas del apóstol a las críticas que le hacen. Casi todas ellas se refieren al apostolado tal como lo concibe Pablo, decididamente centrado en la persona de Cristo. Al defenderse, Pablo esboza su propio retrato y habla de sus relaciones apasionadas con los cristianos de Corinto.

l.

Las transiciones difíciles
dictado o por la relación que pueden guardar con sus viajes. De este modo se defiende la unidad de todo el texto y el orden canónico de los capítulos. En ese caso, es posible hacer una lectura por temas, según el siguiente plan: l. Las relaciones de Pablo con los corintios (J, 1-7, 16). 1. Bendiciones después de un peligro de muerte (1,
3-11).

Es interesante empezar por verificar esas rupturas del texto, al menos las más importantes: 2, 11-12; 2, 13-14; 6,2-3; 6,13-14; 7,4-5; 7, 16-8, 1; 8,24-9, 1; 9,1510, 1. Por otra parte, se observa enseguida que hay algunas posibles continuaciones: 2, 11 Y 14; 2, 13 Y 7, 5 ... Todas estas rupturas, y algunas más, han dado lugar a ciertas hipótesis sobre la manera como se ha formado la carta. Para unos, se trata sin duda de una sola carta; para otros, por el contrario, 2 Cor es una colección de varias cartas.
1.

2. Porqué Pablo retrasó su visita a Corinto (l, 12-2, 13). 3. Superioridad del ministerio apostólico (2, 14-4,
6).

UNA SOLA CARTA

Es posible explicar cada una de las transiciones difíciles mediante cambios de tono debidos al carácter apasionado de Pablo, mediante simples pausas en su

4. Dificultades y certezas del ministerio apostólico (4, 7-5, 21). 5. Ministros de Dios (6, 1-13). 6. Digresión: necesidad de la opción (6, 14-7, 1).

5

7. Alegría de Pablo por el arrepentimiento de los corintios (7, 2-4). 8. Pablo se siente reconfortado (7, 5-16).
/l. Las dos misivas sobre la colecta por la iglesia de

Jerusalén (8-9). 1. Pasar de la idea a su realización: la misión de Tito (8). 2. Acaya tiene que poner remedio al retraso sufrido por la colecta (9).
f/l.

Advertencias y defensa del ministerio apostólico (10-13). 1. La autoridad de Pablo se basa en el evangelio de Cristo (10). 2. Un ministerio auténtico, aunque discutido por algunos (11,1-12,13). 3. Pablo prepara su tercera visita (12, 14-13, 10). 4. Recomendaciones y saludos (13, 11-13).
2. UNA COLECCION DE CARTAS

14-16a), seguidas de unas citas (16b-18) y de una conclusión (7, 1). Pues bien, esta perícopa está enmarcada por dos textos que forman inclusión (6,11-13 Y7, 2-4). Existe por tanto un conjunto 6,11-7,4. Este conjunto está unido al bloque mayor 2, 14-6,2 por 6, 3-10. Entre las hipótesis aceptables, escogemos la que mejor respeta el texto actual, ya que exige tan sólo un desplazamiento de dos versículos: 2, 12-13, de los que hemos observado que separaban con poca fortuna 2, 11 de 2,14. El encadenamiento 2,12-13 con 7,5, por el contrario, se hace muy fácilmente. Por consiguiente, proponemos leer 2,14 a 7, 4 + 2, 12-13 + 7,5-16.

La sección 10-13 Desde 1776, se había insinuado que estos cuatro capítulos podrían constituir una carta independiente, que sería la primera de las cartas enviadas por Pablo, después de las reunidas en 1 Cor. Los capítulos 8-9 Se trata de dos misivas independientes, enviadas casi al mismo tiempo, quizás incluso juntas. En ese caso, 2 Cor 8 iría dirigida a Corinto y 2 Cor 9 a toda Acaya, provincia que tenía a Corinto por capital. Si estas dos misivas se sucedieron la una a la otra, se puede guardar el orden canónico (8 y luego 9), o el contrario (9 y luego 8). El C. 8 quiere ayudar a Tito ya sus compañeros en la realización de la colecta por la iglesia de Jerusalén, mientras que la misiva del C. 9 intenta estimular a los cristianos de Acaya a esta misma colecta. El cuadro que ofrecemos propone una distribución de las diversas partes de 2 Cor. Estas cinco partes, designadas por letras, tienen que situarse a lo largo de los acontecimientos que marcan las relaciones de Pablo con los corintios. Se observará que sigue en pie una cuestión: la existencia de una «carta intermedia» entre las dos visitas de Tito a Corinto. Según la respuesta que se dé, cambia el contenido de la carta de apología o de reconciliación.

También cabe pensar que 2 Cor, en su estado actual, es una colección de varias cartas de Pablo a los corintios. Las habría reunido un discípulo, clasificándolas en una doble colección temática, que hoy leemos bajo la forma de 1 Cor y 2 Coro A primera vista, aparecen dos grandes bloques: 2, 14-6,2 Y 10, 1-13, 13. Los que han estudiado minuciosamente lo que atañe a los adversarios han encontrado muchos puntos en común entre estas dos secciones. Pero la delimitación y el contenido de la primera no suscitan la unanimidad, mientras que la segunda (1013) es bastante homogénea.

La sección 2,14-7,16 La perícopa 6, 14-7, 1 es llamada frecuentemente «qumraniana»: se trata quizás de un texto preexistente que utiliza Pablo. Está formado de 5 antítesis (6,

6

LAS CARTAS QUE CONSTITUYEN LA 2CORINTIOS
A. Carta inte rmedia (?)
B. Carta «co n lágrimas»

2, 74-7, 4 (?)
70-73

C. Apología
D. Misiva a Corinto E. Misiva a A cayo

7,7-2,73

(2, 74-7, 4)?

+ 7,75-76
8

9

3. LAS RELACIONES EPISTOLARES ENTRE PABLO Y LOS CORINTIOS

Pablo escribió por lo menos 4 cartas a los corintios. Además de las dos cartas canónicas que conocemos (1 Cor y 2 Cor), se mencionan otras dos: una en 1 Cor 5, 9, Y otra, «escrita con lágrimas», en 2 Cor 2,4. Pero ¿es que se ha perdido esta última, como la anterior, o se trata quizás de 2 COl" lO-IV Caben las dos hipótesis. 1. En Efeso, el año 54, Pablo escribe una primera carta (cf. 1 Cor 5, 9), que se ha perdido. Visita poco eficaz de Timoteo a Corinto (cf. 1 Cor 4, 17). 2. Los corintios escriben a Pablo para hacerle algunas preguntas (cf.1 Cor 7,1). En la primavera del 55 (cf.1 Cor 16, 8), Pablo responde con una segunda carta: la 1." a los corintios. 3. Tito, hábil negociador, va de Efeso a Corinto para preparar allí la colecta en favor de Jerusalén (cf. 1 Cor 16, 1-4).

4. ¿Viaje relámpago de Pablo a Corinto? ¿O bien una «carta intennedia»: 2 Cor 2,14-6,13 + 7, 2-4? 5. De vuelta a Efeso, o bien ante la ineficacia de la «carta intermedia», Pablo escribe la carta «con lágrimas»: 2 Cor 10-13 (que quizás se llevó Tito). 6. Tito parte para Corinto poco después. 7. Entretanto Pablo deja Efeso y se va a Tróade y luego a Macedonia. Allí se le une Tito, de regreso de Corinto, trayendo buenas noticias (d. 2 Cor 7,13). 8. Pablo escribe entonces una apologia de su apostolado, a finales del año 56: o bien 2 Cor 1-2, 13 + 7, 5-16 -si hubo una carta intermedia-, o bien 2 Cor 1-7, en caso contrario. 9. Para permitir la realización de la colecta antes de su llegada a Corinto, Pablo escribe la misiva por la colecta: 2 Cor 8. 10. En este mismo sentido, Pablo escribe otra misiva para toda Acaya: 2 Cor 9. 11. Pablo va luego a pasar tres meses a Corinto, en donde redacta su carta a los romanos.

11.
¿Cómo identificarlos?

Los adversarios de Pablo
de un ind\yiduo: le ha causado tristeza (2, 5-6); le ha ofendido (7, 12); está convencido de que pertenece a Cristo (10, 7 Y 11), pero es un intruso, que ha ido a predicar otro Jesús (11, 3-4). Otras veces, Pablo se
7

Es una empresa difícil, pero necesaria para interpretar correctamente los textos. Unas veces, se trata

2 Cor 3). 2. Apolo se instaló en Corinto y criticó a Pablo. 1.7. Beatrice. 12)y no acaba de comprenderse esta indulgencia de ahora para un caso de ese género. pero sin embargo real: 11. Pondremos aquí entre paréntesis lo que podría encontrarse en 2 Cor 1-7. 1-10. lo invitaron a ir con ellos a su patria: de acuerdo con ellos. Partidario ilustrado de la sabiduría y de la gnosis.5. Pablo habla de ellos y de sus acusaciones para poder responderles.6). b) La gnosis. el conocimiento. Pablo lo refuta (11. Es difícil precisar la personalidad del ofensor (véase el comentario de 7. 12. 't -Yi'J). c) Les gustan las experiencias espirituales fuera de lo normal. Pablo ha conservado sobre todo las que afectaban a su apostolado y parte de ellas para precisar su manera de ser apóstol.:ión ae P.11-12). Sin embargo. Se levanta contra la enseñanza de Pablo ciertamente. d) La palabra. ya condenado por la iglesia. finalmente. 4.16). puede permitirse entonces enseñar a otro Jesús distinto del de Pablo (11. la manera con que habla Pablo de su ministerio da a entender que se opone de ese modo al comportamiento de dichos adversarios: 3. con la ayuda de 2 Cor 12.27 habla de Apolo en estos términos: «Algunos corintios que residían en Efeso y habían escuchado a Apolo. 3. No se encuentran alusiones a los desórdenes señalados en 1 Cor más que en 2 Cor 12. 13. se trata de gente venida de fuera con el título de «superapóstoles» (11. no vacila en servirse de la ley de Moisés (Hch 7. Aunque está cerca de Esteban en muchos puntos. 3y Rom 13. a) Son judaizantes en su mayoría: 11. personalidades o facciones. ver aquí a un individuo de tendencia «gnóstica».21.12. no es seguro que compartiera hasta tal punto la posición de los judíos atribuyendo semejante importancia a Moisés (3. 5-6. se arrepintieron y manifestaron su afecto por el apóstol. no se habla de carismas (cf. 1). 1 Cor 12).21. 22 (d. Podría intentarse.13. culpable de relaciones sexuales incestuosas. Hay que reconocer que resulta sugestiva. 4). proviene . tardaron algún tiempo en ponerse de parte de Pablo. Pablo se muestra clemente y compasivo. un apóstol de última hora que no había conocido a Jesús ni había gozado de sus enseñanzas. 7. 1-13.2.2.:ioneb lnspiraóas \1 Lm 't1. Otras veces.2. 1 Tes 4. 6-16). pero sigue siendo demasiado hipotética. El apóstol ha demostrado siempre mucho rigor con los casos de mala conducta (d.13.1 a\ eb 'ta bo'mc. 12) y le dirige el reproche de no haber «conocido a Cristo según lacame» (5. 3.18-22. 10. se le compara con Pablo (11. 5. pero. f. desempeña un papel menos importante que en 1 Cor ciertamente. 11. Con estas cartas de recomendación (2 Cor 3. 6 y 1 Cor 2). Los adversarios de 2 Cor 10-13 ¿Qué nos dice Pablo de ellos? Los caracteriza con nueve rasgos particulares. pero también contra su persona (7. Otros indicios se observanen2. De todas sus críticas.15). en el sentido de elocuencia. Apolo es uno de los 72 que siguieron a Jesús (Lc 10. los efesios escribieron a los discípulos de Corinto que lo acogieran bien». Por el contrario. Si era gnóstico. Resulta difícil trazar los contornos precisos de estos adversarios. participa de las manifestac. 5-6.refiere a varios adversarios: en ciertos casos. 5·13a). Es poco probable que se trate del mismo individuo que en 1 Cor 5. 6. que se habría arrepentido luego y con el que Pablo procuró mostrar su clemencia.1). 17. Elocuente. 11.21 Y13 2. a diferencia de 1 Cor.12-13. Seguramente es una persona extraña a la comunidad de Corinto y que estuvo allí de visita. 12. La hipótesis que señala el nombre de Apolo El adversario de 2 Cor 1-7 Puesto que se trata de un agitador aislado. son expertos en fenómenos de inspiración en los que las visiones y las revelaciones ocupan un gran lugar: 12. 12. forma parte de los «fuertes» y come de las carnes sacrificadas a los ídolos (1 Cor 8 y 10).7. 8 El texto occidental de Hch 18. Por eso los corintios son inocentes en este asunto.

. sin embargo.son misioneros suficientemente helenizados para actuar en el mundo greco-romano. 12). 22). a los conrintios. 2.se refieren a la Escritura y a Jesús. Pero es posible señalar algunos otros detalles: . Para utilizar una palabra que se deriva de Flp 2. 3. lejos de s. corren el riesgo de ser conducidos a rechazar a Cristo. prodigios. se puede decir que Se entrega a una kénosis (despojo) apostólica. 1 Cor 1. e) Les complace todo lo que tiene que ver con la taumaturgia: signos.7 Y 11. 2.ni toleraneia culpable: le permite a la autoridad de Cri. lo cual explicaría su falta de referencia a la Torá y el hecho de que no intenten imponer la circuncisión?. . _ . . cuyo abajamiento les recuerda a todos lo que hizo por ellos. estarán en el origen d~ su arresto en Jerusa1én (Hch 21. 5-6. ¿Habrá afectadq-Ia tendencia zelote a al. ~ien sureacciónsubFay~ el vínculo permaJlente entre Cristo y el 'apost<>la'do. milagros: 12. 3.2-3. 2).nQ-vacii~.17. 13-14 (d. vérw1as fablo con los primeros herejes? . Pero Pablo no confunde estas dos obediencias: prefiere reservarse el término de debilidad y gl¡lard¡¡r para Cristo el de humilclad. 4. 12.son portadores de cartas de recomendación: 10. Pablo espera una obediencia apostólica: tiene que arrastrarlos a una obediencia.e . la debilidad apostólica se convierte en un elemento esencial de la predicación )l del comportamiento legitimo del apóstoL Cuanto más débil es Pablo.. g) El vínculo financiero entre la comunidad y ellos representa a sus ojos un gran papel para garantizar la validez de su propio apostolado: 11. misioneros engañosos. En retorno. 12 (cf. reproduce (¡no solamente imita!) y proclama el abajamiento de Cristo en su realidad histórica..1). 20-36). f) Rechazando el apostolado paulina..er un obstáculo desfavorable.~lQ ha percibido la contestación de l~ realidad cristológica de su apostolado. h) Esos adversarios son falsos apóstoles. .a Crist(). . pero a un Jesús sin acción actual en el mundo. 12. (d. 11 (cL 4. camuflados de apóstoles de Cristo: 11. no pueden decir como Pablo que Cristo habla en ellos: 13. Pablo aftl'lBa una apostoUcida4 qtatolóp. 4. también de un fenómeno de inspiración: 11.. que se creían por encima de la historia.. a una ruptura de la unión mística con Cristo. En efecto. De este modo. Pablo les recuerda por su comportamiento la condición terrena de los seres humanos. . o Como respuesta. Frente al trabajo de ZaDa de sus adversa~. P. que es cristológico. 9 . Sin dejar de ser apóstol.sto mostrarse siempre que es nece$Ll:io. 5.gwtos cristianos?. Pablo se despoja de todo lo queconstituye la realidad aparente de su apostolado. 23. 7.a Más allá de las diversas criticas demr aceión.¿o tendrá que.7-11 (cL 7.18.se presentan como apóstoles de Cristo: 10. 5). en comprometer a su propia persona en un verdadero movimiento cristológico: se rebaja y se humilla. La debilidad apostólica no es ni4istanda lejana . más se t~nsparenta el evangelio y más fuertes se hacen los codntíos que lo reciben. a un divorcio espiritual: 11. ¿Es posible descubrir quiénes son esos adversarios? La presentación que Pablo hace de ellos centra todas sus características en un rechazo del apostolado cristológico. 4u.¿qué diferencias hay entre los «superapóstoles» que tienen cierta legitimidad y los falsos apóstoles que no tienen ninguna?.Pablo está enfrentado conlvs judíos de Asia. .¿habrán sido mandados por la iglesia de Jerusalén. Casi podría decirse que la vida de Pablo entre los corintios que no conocieron a Cristo figura. i) Están tan orgullosos de su superioridad que Pablo los trata de «superapóstoles» en dos ocasiones: 11. .

A'. 11. 15). La audacia de Pablo con los superapóstoles y los falsos apóstoles (10. La división tiene en cuenta todas las transiciones difíciles ya señaladas.16 . B. 12 . 11 . 10). 1 . e. El cambio de itinerario ha resultado provechoso (6. 11-21). a carta a los corintios La estructura que presentamos a continuación es el resultado de un análisis de las características literarias externas. A. 1-6).12. B'. B. De la iniciativa a la gracia (8.6. 16). A'. e. Las dos misivas sobre la colecta por la iglesia de Jerusalén (8-9). Pablo presume frente a sus adversarios (11. e. 63 ofrecemos una tabla de las perícopas en detalle.3. 16). 13).2. que numeramos de 1 a 51 a lo largo de nuestro comentario para facilitar su lectura. 12 . A. 6-10). El ministerio apostólico. En la p. El ministerio apostólico. 10 . Riqueza espiritual que se espera en Corinto (9. El ministerio de la nueva alianza (2. 1-5). 11-13). La llegada de Tito permite realizar el don ya prometido (8. Cómo dar delante de Dios (9. sus dificultades y certezas (4. Pablo ejerce un apostolado auténtico en Corinto (12.5. La generosidad de Cristo y la espontaneidad del don (8. 12-7. 10). 18). así como otros procedimientos literarios habituales en Pablo. (Otra carta): la autoridad del ministerio apostólico se expresa en la debilidad (10-13). Final de la carta (13. 7-15). 1-11) l. sus dificultades y su realidad (1. Dirección y bendición (1. El ministerio de la reconciliación (5.111. 11-15). B'. 16-24). Estructura de la 2. De una iniciativa estimulante para los otros a la realización del proyecto para sí (9. A'. Aun ausente. 14 . Pablo y los corintios se someterán a una prueba (13.7. A. 13).11. inspirado en el método estructural.1-11) B. e'. 14 . B'. Explicaciones de Pablo sobre su cambio de itinerario (1. 1-10). 111. Pablo sigue siendo el apóstol fundador de la comunidad de Corinto (10.

1-11) 1. 1 . con su nombre romano. No es la primera carta que envía a los corintios. especialmente en 10. 18. Existe por tanto una simetría: Cristo/Jesús // Jesús/Cristo. La iglesia puede estar en relación con un lugar. 17). Desempeña un gran papel en las relaciones del apóstol con las iglesias que ha fundado en Macedonia y en Acaya.1 yen 2 Cor 11. DIRECCION (1. Pablo afirma un apostolado cristológico (d. sugiere su ciudadanía romana. Colaborador: TIMOTEO es natural de Lístra.9: el menor de los apóstoles). Corin- Pablo se presenta brevemente y de forma clásica. sino a evangelizar» (l Cor 1. 13) especialmente cuando insiste en el envío: «Cristo no me ha enviado a bautizar. Jesús habla a los griegos. 1s sing. Destinatarios: «La iglesia de Dios que está en Corinto». Unas veces la palabra ekklesía se utiliza en singular (la iglesia o la comunidad) y otras en plural (las iglesias).DIRECCION y BENDICION (1. Al presentarse como PABLO. hijo querido y fiel en el Señor (l Cor 4. 1-4). sustituye a Pablo y le sirve de mensajero acreditado. en Lícaonia. se irán precisando las características y los criterios del verdadero apóstol. La dirección comienza con «mesías Jesús». El saludo sigue el orden inver- 11 . aunque designando a un conjunto de creyentes: Cencreas. 14-15. 2. solamente aquí y en 12. 1-2) so: el Señor Jesús-mesías (Jesucristo). hijo de madre judía y de padre griego (Hch 16. traducción griega de la palabra mesías. Conocedor de las Escrituras. la de los filipenses y la de los colosenses. 13. Está en Macedonia. Timoteo es llamado hermano (Col 1.9) Yla connotación de su debilidad (paulos en griego quiere decir: débil). Pablo lo toma como colaborador después de circuncidarlo. 1.5) Y vuelve a Corinto a anunciar el evangelio con Pablo y Silvano (l. Esta insistencia en Dios actuando en su vocación se encuentra también en 1 Cor 1. su misión en el mundo greco-romano (cL Hch 13. A lo largo de toda esta carta. 2). en Tesalónica (Hch 17. 19). 1 Tes 2. colaborador (Rom 16. Mesías es nombre que suena a los judíos.17). aneja a su situación (d. Al comienzo del segundo viaje. 1. 5.13. 1 Tes 3. Este apostolado se sitúa en relación con Cristo. Su apostolado se debe a una iniciativa divina que lo hace «apóstol del mesías Jesús». en Atenas.). puerto de Corinto (Rom 16. 1 Tes 3. Col 1.21). Aunque la palabra apóstol (enviado) aparece seis veces en 2 Cor. 1 Cor 15. 12 la aplica a su propia persona. Figura también como corresponsal con Pablo de las dos cartas a los tesalonicenses. Sólo se fija en un punto: su apostolado. 7.

empleado en plural y sin especificación alguna. B (5) lo mismo que abundan los sufrimientos de Cristo por nosotros.oo ~I\ ~ -. 19. 3-7) (véase el recuadro) una primera carta. ya estereotipado.28).. Con este vocabulario. o de Macedonia (2 Cor 8. mientras que la paz es la plenitud de bienes. La gracia es al mismo tiempo buena nueva. 19 pl. sino una separación para el servicio de Cristo. que se realiza en vosotros haciéndoos soportar los mismos sufrimientos que sufrimos también nosotros. para que nosotros podamos consolar A (4) ~ ~o¡.). sufrir (3 veces y 1 vez).3-7) (3) ¡Bendito sea Dios. Véase la concordancia en la p. Padre de misericordia y Dios de todo consuelo! El nos consuela en todas nuestras dificultades. 14. 12. insiste en la dispersión (l Cor 11. de Asia(l Cor 16. la iglesia que está en casa de Aquila y de Priscila (l Cor 16. Saludo: es el saludo litúrgico.).to(l Cor 1. 11. 1 pl.34. No lo hace con ninguna otra iglesia y las dedicatorias de 1 y 2 Cor son las únicas en que figura esta mención. sufrimiento.23. con el singular. «Santos». pero al mismo tiempo se localiza en varios lugares: es una multiplicidad de localizaciones en un único conjunto. Cuando se piensa en varias comunidades. (7) y nuestra esperanza es firme en vuestro favor: sabemos que compartís nuestros sufrimientos y que compartiréis también nuestro consuelo. 2 Cor 1. A veces.:lifk'Jlrocl por el consuelo con que nosotros mismos somos consolados por Dios. 32. 15. de felicidad.). expresa la universalidad en el espacio o en el tiempo (l Cor 10. esta palabra evoca más bien a la iglesia reunida. ni la fe. fuera de Corinto. el puerto oriental de Corinto y Atenas (Hch 17. Con el plural. UNA BENDICION (1. las iglesias de Galacia (l Cor 16.28.24).).16.35). 19.22.9. a la asamblea cultual (l Cor 14. 62) Y de la fórmula judía: paz. disposición favorable de Dios realizada en Jesucristo. 4. 1).12. 34). p. Pablo usa el plural o el singular. Pablo no se sirve nunca de la palabra cristiano que se les dio por primera vez a los fieles de Antioquía (Hch 11. En Acaya no se conocen más iglesias. 2 Cor8. así también abunda nuestro consuelo. Para evitar toda confusión en el espíritu de los corintios. de vida concedida por Dios. La iglesia es única. dificultades o pasar dificultades (2 veces y 1 vez). ¿Posamos dificultades? Es poro vuestro consuelo 0(6) y para vuestra salvación.1 sing. Padre de nuestro Señor Jesucristo. Es el resultado de la combinación de la fórmula griega: gracia (véase la concordancia. 19sing. Sin duda porque no se trata de 12 . Es éste un caso único en Pablo: no figura ni el amor. Pablo insiste en el intercambio actual que se lleva a cabo entre el apóstol y los ESTRUCTURA DE LA BENDICION (1. «A todos los santos que están en Acaya entera». 2. designa a los primeros cristianos de Jerusalén que forman la primera iglesia apostólica. ~'~ ~o¡t.).2 sing. ni la esperanza. Santo no designa una cualidad moral.5.34. Pablo utiliza la fórmula solemne iglesia de Dios.1 pl.26). que la de Cencreas (Rom 16. Es interesante el vocabulario: consolar. 62. b ¿Somos consolados? Es para vuestro consuelo. que aparece al pie de la letra en otras cartas. consuelo (4 Y6 veces).

3. 8. Van desde los ataques más o menos brutales hasta las persecuciones propiamente dichas y la pena de muerte (1. También 12. 11. Pablo es consciente de lo que le espera y sabe que aún no se ha acabado todo: Dios lo ha liberado de esa muerte y le seguirá protegiendo. Entonces se ilumina el v. Pablo se muestra dispuesto a morir: ha recibido la sentencia de muerte y la ha aceptado. 9). Dándole un giro especial a un procedimiento judío que se hace cristiano: la bendición. el despojo. Pablo.24) las dificultades de todo tipo que sobrevienen a los que pertenecen a Cristo: creyentes. El <<nosotros» tiene un sentido apostólico: se trata de Pablo en cuanto que forma parte de los apóstoles. El lugar donde se manifiesta esta tensión difícil y gozosa entre dificultades y consuelo es el ministerio apostólico que Pablo ejerce entre los corintios yen favor de ellos. 10. su liberación y dan gracias por ella. cuando sobrevienen. 7 con dos palabras clave: firme para caracterizar a la esperanza y compartir. que se realiza en vosotros haciéndoos soportar los mismos sufrimientos que sufrimos también nosotros». sino de la doble experiencia sufrimientoconsuelo fundamentada en la acción de Cristo (cf. pasa enseguida al caso general añadiendo 3 veces «todo» (v. Por parte de Pablo hay una insistencia muy clara en su mediación apostólica. Tiene que ser ésta la característica de todo ministerio que se ejerce en favor de la comunidad (así para Silvano y Timoteo: 1. 10 ilumina este punto: tomando sobre sí las debilidades. Comienza por el consuelo. Se esperaría: «así también abunda el consuelo de Cristo para nosotros». un signo de pertenencia a Cristo. muestra que no se trata de mística. pero sin que haya un paralelismo estricto entre sufrimientos y consuelo. se trata de una comunión verdadera. 17 . En 1. La bendición termina en 1. ni de analogía. por su persona. de una realidad vivida. la gracia obtenida para nosotros por muchos (cristianos de Efeso) se convierte en objeto de acción de gracias para nosotros». por su palabra. etc. atestiguan y actualizan entre los corintios que el intercambio de situaciones entre Cristo y el apóstol se realiza también entre Cristo y los corintios por medio de su apostolado cristológico (cL 5. Los corintios asistieron de lejos al apóstol con su oración. Por su presencia. Medita sobre estos acontecimientos.corintios gracias a Cristo y por medio de Pablo. Se trata de una situación apostólica abierta que puede dirigirse al conjunto de la iglesia por medio de Cristo. es decir su pasión y hasta su muerte. La interven13 . los insultos. por la intervención de muchas personas (cristianas). 11. Los sufrimientos de Cristo abundan para el apóstol.6. PABLOSELIBRADELAMUERTE(1. Más que de una simpatía. Los efesios. los riesgos que corre hasta la muerte. 6. 19).8-11) (véase el recuadro sobre los aspectos enigmáticos de estos acontecimientos). Por eso. incluyendo el hambre. Pablo introduce un aspecto nuevo: el intercambio de situaciones entre él y la comunidad de Corinto: las dificultades con que se enfrenta Pablo.9). Pero se alcanzó la gracia por la intervención de muchas personas. Pablo realiza y hace sensible la solidaridad entre Dios y los creyentes. 6: «Es para vuestro consuelo. 1. Dificultades y pasar dificultades aparecen con frecuencia en las cartas de Pablo (23 y 5 veces). ante los corintios individualistas. la pobreza. se centra cristológicamente en la experiencia apostólica y subyace en los acontecimientos que afectan personalmente a Pablo: Dios-Cristo-Pablo-la iglesia. Pablo no habla en primer lugar de los peligros (1. Pero al mismo tiempo son también un motivo de gozo. se siente más apóstol y contribuye a la salvación de los corintios. 7. En el v. 10-13). hay que recibir en ellas un consuelo y un estímulo. que resulta difícil de comprender: «También vosotros (los corintios) unís vuestra asistencia en favor nuestro por medio de la oración. 8) que corre en Efeso o en su detención (1. ni de epifanía. las persecuciones y las angustias. 3-4). por el aliento que ha recibido de Dios. Queda descartado el peligro y puede proseguir su apostolado. obtienen su gracia. pero Pablo escribe: «por Cristo abunda nuestro consuelo». que están a su lado. No menciona la muerte más que cuando habla de su propia persona: se ha creído condenado sin recurso humano posible. Estas dos palabras describen siempre (excepto quizás en Col 1. Así. apóstol. c. El final del v.23).

Como él.35-40). Por eso Pablo no atiende a los acontecimientos en sí mismos. por motivos humanos? Si los muertos no resucitan. Fueron quizás sus amigos y no él quienes sacaron partido de ello. los efesios obtienen su liberación y dan gracias. 1). más aún que antes. Agripina ve en él a un posible rival y lo hace asesinar. ¿Qué ocurrió exactamente en Efeso? Lucas. Podían.38. en nosotros mismos recibimos nuestra sentencia de muerte. comamos y bebamos. ¿Y la ciudadanía romana? Dos consideraciones: no siempre la tenían en cuenta algunos procónsules como Silano o el emperador. C. los corintios interceden por el apóstol. lo cual parece estar en conformidad con los textos invocados. 8-1 O obligan a situar las cartas después del año en que hubo dos procónsules como consecuencia del envenenamiento de Silano. 2 Cor 1. «Hermanos. ni por él mismo. Pero su muerte y su sustitución van acompañadas de un cambio de personal... un caso «poco interesante».. Pablo en la cárcel. El procónsul no querría seguramente quedarse atrás. que mañana moriremos» (1 Cor 15. es biznieto del emperador Augusto. 11 se habla de una gracia obtenida por un gran número de personas. es decir. Hch 16. quizás bastó con un poco de dinero por parte de sus amigos para facilitar su evasión. 32). De aquí surgen ciertas vacilaciones en la administración. no queremos que os engañéis: las enormes dificultades en que nos hemos visto en Asia nos han llevado al extremo de que habíamos perdido toda posibilidad de seguir viviendo. es decir en el 55 o en el 56 d. que suele ser preciso y está bien informado. como solía suceder. Era bastante común que las liberaciones se obtuviesen con algo de dinero. pero. 4. entregando a los condenados a las fieros. desde luego. Las alusiones de 1 Cor 15. Pablo. 17 convoca a los ancianos de Efeso. XIII.. pero en Hch 19. Tácito nos lo refiere detalladamente (Ana- fes. EN EFESO «¿De qué me habría servido tener que luchar en Efeso contra las fieras. en Mileto? En 2 Cor 1. por eso no podíamos yo basar nuestra confianza en nosotros mismos. sino en Dios que resucita o los muertos» (2 Cor 1. Además. ¿Tiene a go que ocultarnos? Y lo que nos oculta ¿es acaso la razón por la que Pablo en Hch 20. 14 . Pablo no la invocó más que in extremis (d. sino que les da una lectura cristológica ligada a su situación de apóstol. 8-1 O. una forma de proceder muy habitual. envenenado en un banquete.ción influyente de los efesios ha permitido su liberación: Pablo ve en ello la intervención de Dios. En la jerarquía de las ciudades. Efeso venía inmediatamente detrás de Roma. Silano murió en diciembre del 54 o enero del 55. seguridad en medio de las situaciones humanas tan preca- rias. no tenía nada que esperar de lo indolencia y necedad de Silano.32. nos sitúo ante un plural anónimo. 8-9). Junio Silano es procónsul de Asia en octubre del 54 en el momento en que Nerón es nombrado emperador. ~entregado a las bestias? El año 53 se había concedido mayor autoridad a los procuradores y procónsules. Sí. Desde lejos. en lo cárcel. Quizás se olvidaron de Pablo. cita de ordinario los nombres de los procónsules. FRENTE ALA MUERTE. desde cerca. organizar espectáculos de anfiteatro con la venafio. en vez de nombrar 01 procónsul en e'\ercicio.

12-14) Con el v. SUS DIFICULTADES y SU REALIDAD (1. 12 . Pablo señala de forma abrupta sus intenciones personales y se expresa en un lenguaje parecido al de los estoicos: «Lo que constituye el valor de nuestra confianza personal es el testimonio de nuestra conciencia». 12 . El amorque les tiene Pablo está en el origen de sus cambios de plan (I. Pero. Pablo intenta darles una explicación: se siente orgulloso de los corintios y éstos deben sentirse orgullosos de él (I. Puesto que la comunidad ha reprendido ya al que es la causa de la preocupación de Pablo. «y más particularmente en relación con vosotros». de que Pablo desea que ellos reciban a Cristo tal como es: el SI de Dios (I. 15. «objeto de orgullo» y «estar orgulloso de».2. 13 señala en el texto griego cómo le gusta a Pablo jugar con las palabras: leer y comprender podrían traducirse por «aprended y comprended». 13) tivo de orgullo». 4). 23 . una vez llegado a Tróade. Está expresado en tres palabras: «mo- . 12-13). vivificada por la comunión con el Señor. pureza de Dios. Pablo señala su conducta apostólica: su manera de ser apóstol con simplicidad. Pablo da explicaciones de su cambio de itinerario (1. debido a las modificaciones de su viaje. él perdona al culpable (2. una confianza renovada. 12 se encuentran en las cartas a los corintios (4 en la primera y 8 en la segunda). 4. gracia de Dios y no sabiduría humana.7. 16) A. Todo ha co15 Los corintios están irritados por los retrasos que sufre la venida del apóstol. en donde Corinto no es más que un elemento. 12 aparece por primera vez un tema frecuente en 2 Cor. 1. LOS CORINTIOS.1 EL MINISTERIO APOSTOLICO. De las 14 veces que se utiliza la palabra «conciencia». el lugar donde se manifiesta es el mundo. SIl). Pablo se preocupa al no encontrar allí a Tito (2. Frente a los reproches de los corintios. 12-14). MOTIVO DE ORGULLO DEL APOSTOL y AL REVES (1. Indica de este modo que le han devuelto la confianza. Se han olvidado.2.22).

la palabra de Pablo no vale nada (10. 15 (cL 13. Pablo asocia a 10H:orintios a la financiación de su viaje a Juc. en 11. 1). bien como un doble semítico de insistencia: siempre SÍ y siempre NO.tiMb ha comeI\tada ya. no ya como una palabra de hombre. la comunidad dice AMÉN. su ida personal a Corinto. Si Dios. 21-22). Hijo de Dios. 3-7. Pero. Así. Sus cartas son importantes. 16 • 1. como los tesalonicenses.11. Por tanto. 17-20: El final del v. con la forma doble SÍ SÍ Y NO NO. l!t-U) Este COf1juntoestá estructurado de la siguiente manera: Pablo se ha visto obli~ado a retrasar un viaje proyectado a Corinto (1. 15-16). 11) Yla segunda. en bedeficio de la iglesia. Pablo quiere que los corintios. 10.corifltws son ye 10 que serán.ál> fuerte del vínculo que Uerwfl con él. Pablo prepara su defensa. 20) el sÍ viene de Dios y el AMÉN es pronunciado por la comunidad. En Cristo no ha habido nunca más que sí. Se trataría entonce!! de la tercera visita de Pablo a Corinto (véase el cUadro de relaciones entre Pablo y Corinto de la p. les permiten a los corintios apreciar las verdaderas intenCiones del apóstol. 15~t6: El itinerario ptevisto era: Macedonia. si Cristo no son más que SÍ. reciban la palabra de Dios que él les hace oír. Para los corintios. 16. en 1. 18.menzado bien. 18. Pablo recoge aquel intercambio de s1tuación que había comenzado en 1. 1). tal discípulo. El futuro el\. Los. . ¿por qué vincular así de pronto gracia y viaje? La primera gracia puede ser muy bien la liberación de Pablo en Efeso (1. Rechaza una interprelación meramente humana de estos hechos. en lO. 15 resulta balitante oscuro: ¿cuéi es esa segunda gracia? ¿Es un viaje a Corinto? En ese caso. pero tiene. ya que él no es hombre de SÍy NO. PeTO. Hijo de Dios subraya con solemnidad la estrecha relación que tiene Jesucristo con Dios y su papel de mediador de la salvación entre Dios y los hombres. Pero ya antes. sea cual fuere el viaje. Pues bien. 14.10) Ysu elocuencia es nula (11. la primera habría sido el viAje fundacional. Podríamos traducir: «Para que no haya siempre de nuevo el SÍ y el NO». A tal Señor. se desliza aquí intencionadamente esta afirmación de 1. Pablo eleva la discusión haciendo de Dios su aval.. el mesías Jesús proclamado por nosotros entre vosotros». título recibido de una tradición más antigua. QUsro ES EL GaAN . Pablo no utiliza Hijo de Dios (1.lea (por vuestra solicitud). 12) que el SÍ sea SI y el NO sea NO. Con esta peqt:féfia apología.-qut) proseguir. En 2 Cor. la proclamación no ha sido SÍ y NO. 17 se ha comprendido de varias maneras: a) con la forma simple: no hay en mí sÍ y NO. b) en general. ¿Por qué tres proclamadores? Crisóstomo vio aquí una alusión a los dos o tres testigos de Dt 19. Pablo renunciará a pasar piimero lRif Corinto O. ¿Se trata de un doble semítico de sí? ¿ O de un uso reservado a la iglesia? En el Apocalipsis (14.'(. se trata en 4 ocasiones de la predicación apostólica (aquí en 1. 6). 17-20). 13). de las 9 veces que se emplea palabra. esa ida de urt apóstol que sigue aún viviendo se explicaría así mUY'bien. mientras que en el conjunto de todos sus escritos aparece «Hijo de Dios» 15 veces y «Señor» 184 veces (r). Cristo n4> es más que SI en su persona (1. }3 Y 2. 7. síno para atestiguar la salvación. A la comunidad de Corinto sólo le queda decir ¡AMÉN! (1. El equipo apostólico Pablo-Silvano-Timoteo tiene una palabra fundadora: «El Hijo de Dios. Corinto. En 1. sino como lo que es en realidad: la palabra de Dios (1 Tes 2. Como segunda gracia. 19) más que en este lugar en 2 Cor. J. el papel del equipo paulino. lripresta a los corintios una actitud más comprettMva y URa afirmación 'm. El v. Recorramos detalladamente el conjunto de este paaaje: • . Pero Pablo lleva a cabo un giro magistral: los tres testigos no están allí para condenar. 13. DE DIOS {t. 19 se llama la atención sobre tres puntos: los títulos de Cristo. La certeza del día de trista da vida a la comunión actual. Con atrevimiento. bien (como Sant S. le servirá a Pablo para expresar el sÍ de Dios hecho real en su Hijo en beneficio de todos los hombres. Pablo se ha visto obligado a hacer esta PnOdíficación: Corinto-Macedonia-Corinto-Judea.6). 7).1. ir. la proclamación o kerigma apostólico. 22. Jadea.

y estas arras nos dan la certeza de nuestra ':>o. MOTIVO DE LOS CAMBIOS DE PLAN DE PABLO (1.!Pr. o.lücre abri. A ese SI solemne.5. también los corintios podrán decir AMEN con el equipo paulino. Si en 1. Los creyentes están marcados para siempre con el sello que va a la par del don del Espíritu. aquí lo es de la tensión entre tristeza y gozo.\'Jo. Si Pablo afirma con energía el amor que tiene a los corintios. a fin de pertenecer más a Cristo. 9).3-4: hay dos especies de tristeza: la tristeza según Dios y la tristeza según el mundo. no solamente las promesas contenidas en el Antiguo Testamento. Después de haberse explicado.2. De esta manera. A través de él. 10. aquí esa alegría es un estado que resulta y se deriva de la fe.':> que un anticipo de la herencia prometida. • 1.10. es decir. 17 A Pablo le gustan las expresiones enérgicas: «por mi vida». Lejos de excluir al oponente. 1. . es decir. 4. 13. Pablo señalará un punto importante que no aparece más que en 2. han encontrado su SI en su persona. 7. la severidad y el amor exigente pueden ir a la par. 6. <<janatema!». Dios robustecerá igualmente a la comunidad.. 10.3-7 el ministerio apostólico es el lugar de la tensión entre el sufrimiento y el consuelo.a~ 9cr~ec.unque no ':>eo. w.n mí.e. Con 2. una contrariedad estéril que tendría como resultado la muerte. 7.9.9. 21-22: Dios afianza a sus tres testigos en la comunidad (= vosotros).7.r l.<W. Este anticipo actual garantiza para el porvenir un pago completo (arras). 10. 11). Se trata de un sentimiento que expresa la decepción por no ver al evangelio dando los frutos que cabía esperar en el seno de la comunidad. EL AMOR. el equipo ministerial (= nosotros) no tenemos más que decir AMEN. ya que la fe se actualiza en la alegría (d. 2. Pablo saca partido de los acontecimientos: no quiere entristecer de nuevo a los corintios dirigiéndose a ellos antes de que la situación haya tomado un giro más favorable. 4) Pablo se propone cooperar a la alegría de los corintios.3 se plantea la cuestión de saber cuál es esa carta. También Silvano y Timoteo.8. es el único empleo en toda la literatura paulina de "dar la unción» (la misma raíz de "Cristo» = ungido = mesías) que.9. sino la misma antigua alianza en sí misma como expresiva de todas las promesas.laei. Pablo ha añadido un "en Cristo» poco habitual que podría traducirse por "para Cristo». 1.I. al exponer este mismo tema. ¿Se trata de una decisión personal o han sido más bien las circunstancias las que lo han obligado a retrasar su viaje? De todas formas.a S.. Se trata más bien de una carta anterior que podría ser precisamente la carta con lágrimas (d. En 7. 23-2. 3. Además..4.i. es decir.horo.7).t. como en el caso de todo creyente. ~ dejar atrás aquel penoso incidente: por eso habla de una alegría común a él y a los corintios. es para que la tristeza de ellos no sea un irritación inútil. Pablo subraya la paradoja de la alegría a través de la tristeza y del sufrimiento (2 Cor 6.3. 9. lo mismo que en Rom 9. bien sea por el sustantivo «tristeza» (2. Pablo plantea aquí un problema que va a surgir constantemente a lo largo de toda la carta: la extensión y los límites de la autoridad apostólica. parece indicar la entrada en el ministerio: el mandato recibido para proclamar al Hijo de Dios. Pablo considera que solamente su conversión es la que remedia el asunto (2.Ü\[a~ de I~u. A través de él. Para dar todo su dinamismo a la acción.5.Todas las promesas de Dios. bien por el verbo «entristecer» en voz activa o pasiva (2.:>de o. Si en 2 Cor. la que está a punto de escribir y la que nosotros hemos de explicar. En 2. Para Pablo. 8). Dios ha impreso su sello y ha dado como anticipo su Espíritu.c\ón ya de. este retraso en su venida ha sido beneficioso y ha permitido que se apaciguaran un poco las cosas.11). 13. Mediante la precaución oratoria que emplea. Pablo tJ. una vez que los hechos que estuvieron en el origen de aquella dificil situación hubieran sido borrados por el arrepentimiento de quienes los causaron. único y definitivo de Dios. 2). 7. 7.8. 10. Dios afianza así al grupo ministerial y da fuerzas al mandato. 6. El tema de la tristeza ocupa un lugar importante en 2 Cor. más bien que el bautismo.

2. también 7. sus intervenciones YO YO difíciles y delicadas van destinadas a restablecer una comunión armoniosa entre todos los miembros de la comunidad.7.4. acompañó ya a Pablo a Jerusalén. Pero. Vale la pena señalar la actitud apostólica: la injuria contra Pablo se ha sentido como una injuria contra toda la comunidad. 24. que lo ofendió.21. ¿Quién era? ¿Uno de los de 12. 10. Reprendido por la comunidad. 1. pero vacío por dentro (5. 12-13 la continuación de 2. 6). 2. 15. la puerta que se abre no es sólo el equivalente de unas hermosas posibilidades. 12-13 + 7. El v. 11.o. 4) La comunidad cambia su actitud y demuestra su afecto al apóstol.\ p~Y~t>n \lU~ ~o. 13 y 7. Ese perdón se opone directamente a los procedimientos de Satanás (2. EL APOSTOL. parece ser que se arrepintió y Pablo se inclina por la clemencia con él. Sabe salir a flote en la difícil misión que se le ha encomendado (7. a pesar de su afirmación de 1.14-7. Se puede referir aquí Pablo a Is 22. 20). Pablo. 14-15) Y Pablo se muestra orgulloso de él. 12) o cuando su persona está en juego (l. de o. d. En compensación. lo ha ofendido (7.3). leamos 7. de tal manera que la de Corinto sea una comunidad verdaderamente apostólica y no una agrupación religiosa humana. 12. pero que luego se anepi. por eso añade: «bajo la mirada de Cristo». El apóstol le confía entonces la organización de 18 . Negándose a ser tomadas en consideración en el plano personal. no circunciso (Gál 2.ID\)Y 'j hace entrar en vigor la caridad.á ~a en Qtdeo. 11? Además. Tito desempeña un papel decisivo en las relaciones con los corintios. son más fuertes el deseo de volver a ver de nuevo a Tito y el deseo de tener noticias de los corintios. Para comprenderlo bien. Durante la estancia del apóstol en Efeso. ¿Quién es Tito? A Tito no se le menciona nunca en el libro de los Hechos. EN TROADE. \\\:>Y~ \:-UY':>\) 0.\:>\\) \nd\o.\ LQdQ est. en 6. dios de este mundo).11.:. 12.tüí. 5-16. 12)? Pablo acepta en ellos lo que es compatible con el evangelio e intenta modificar su actitud en lo que no lo es. 45.9. Recordemos que propusimos ya leer así el texto: 2. Pablo y la comunidad están juntamente implicados en el mismo perdón. Pablo está en disposición de reclamar una obediencia a Cristo por parte de la comunidad (d. buenas las relaciones entre la iglesia y Pablo. En resumen. 1-4. el camino está abierto y es posible seguir adelante: se abre un campo de apostolado para Pablo. 5-11) El conjunto de este párrafo está enmarcado por el (excepto en el v.1-11 + 2. pase lo que pase. 11) y el VOSOTROS. marcado por el juego del YO y el VOSOTROS. ya que no es su propia palabra la que está en juego. 5) Todo aquello se debía a la actitud de aquel individuo. 5-11.6). 2) El apóstol queda informado del feliz resultado de su «carta con lágrimas». 15. demuestra cómo Pablo hace intervenir su autoridad apostólica. 17)? ¿Un hombre de fachada. las circunstancias se aclaran: un individuo la ha tomado con un enviado de Pablo (2. Pablo se asocia al perdón que toda la comunidad ha concedido al arrepentido.12-13). 12). Pablo utiliza el cuando escribe a los corintios de modo que sus cartas sustituyen a su persona (por ejemplo. PABLO SE PREOCUPA POR LA AUSENCIA DE TITO (2. En 2.7. Finalmente. Concede una especie de garantía apostólica al perdón ya concedido y lo convierte en una decisión tomada debidamente con su aquiescencia.ueVQ &QO. 1. 6. Vo. 7. 8. 0. hace ya tiempo que se observó la vinculación entre 2. 3. 4. que intenta sembrar el desconcierto por doquier. 22. LA COMUNIDAD Y EL PERDON DEL CULPABLE (2. cesa la preocupación de Pablo. De hecho. 2. 10 es típicamente paulina con sus asonancias mediante la triple repetición de «perdonar» y sus elipses. 3) La comunidad no siguió totalmente a Pablo. a pesar de todo. De origen pagano.4 + 2. 2. Belial y en 4. 5-16: 1) Al encontrarse de nuevo con Tito. 5.\ o. Es un negociador hábil. y aquí Pablo lo considera como hermano suyo. está seguro de que. 14. 12-13) Una cuestión: ¿constituyen 2. El reproche que tuvo que hacer como apóstol de Cristo es delicado. embajador de Cristo (5. 15-17. antiguo pecador? ¿Un traficante de la palabra de Dios (2.

y en el espacio: «en todo lugar». Además. tanto para los que se encuentran en el camino de la salvación como para los que se hallan aún en el sendero de la perdición. Pero. Conviene señalar que estos cuatro versículos contienen 3 menciones de Cristo y 5 de Dios. • En 2. Gál. en la predicación. 15-16. Se trata por tanto de la autoridad apostólica. siempre nosotros. d) pasear de acá para allá.23). Pero procede de manera diferente según su manera de obrar. e) exponer al desprecio público. Se trata del evangelio en acto: d. • Hay que examinar en primer lugar el sentido del verbo del v.14: Dios se sirve de la acción apostólica de Pablo para dar a conocer a Cristo. El apóstol y el mini~terio de la nueva alianza (2. hay que precisar el sentido de la palabra muerte y de la palabra vida. Tito sólo es mencio- nado en 2 Cor. 14: a) llevar al triunfo. el apóstol procede del mismo modo que en Rom 7. esto es. 8-9. 4 una carta independiente.la colecta en favor de la iglesia de Jerusalén entre los corintios. puede resultar tentador hacer de la acción de gracias de 2. apto para encontrar el lenguaje más oportuno. Su predicación comenzará 19 .7. por consiguiente. Pablo complica las cosas y dificulta nuestra comprensión. firme y paciente. Aquí sólo son aceptables los sentidos b) y c): el b) sólo se refiere a los cautivos.3. 24-25: después de haber mencionado a Satanás. 6.10-12. La pareja vidamuerte es frecuente en 2 Cor (l. estamos expuestos a la muerte por causa de Jesús. 6. A lo largo de toda esta carta. y esa acción es agradable a Dios lo mismo que si se tratara de una ofrenda de agradable olor. OLOR DE MUERTE. conciliador. Pablo utiliza la palabra «extender. Pablo es más explícito: «Sin cesar llevamos en nuestro cuerpo los sufrimientos de muerte de Jesús. Pero si se vincula 2. en la comunión con Cristo.9). 14 . 4. 5. 18) 9. el buen olor de Cristo es «para todos». Los v. 14 a 2. 14-15. mas en vosotros la vida». Y esto sólo resulta verdadero gracias a Cristo. 14-17) Si se hace de 2. 14 .16. 2 Tim y lógicamente en la carta a Tito. da gracias por oposición. En efecto. 14 la fórmula inicial de una carta. en la personalidad de Pablo se da una paradoja que se desarrolla entre la muerte de Cristo y la vida de Cristo. manifestar» cuando se trata de señalar los efectos de la revelación. Así que la muerte está actuando en nosotros. OLOR DE VIDA (2. para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo. c) hacer que lo acompañe en su triunfo. B. mientras que el c) concierne a vencedores y vencidos. Lc 9. Ignoramos las razones del silencio de los Hechos sobre él. En la vida. se alude a la muerte de Cristo y a sus efectos entre los creyentes. 14-17 son una especie de resumen de los capitulos que vienen a continuación: el apostolado es universal en el tiempo: «en todo tiempo». aplicándole la imagen del triunfo. Para comprenderlo. más generosos en ideas que en obras (8. los salvados y los perdidos. para que la vida de Jesús sea también manifestada en nuestra existencia mortal. Aquí esto se produce gracias a su persona: por eso los que marchan por el camino de la perdición pueden sentir las consecuencias de ello sin comprender su causa más profunda. En 4. 10. 9-10: «El hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido». Es posible comprender así 2. b) arrastrar en su triunfo. 11. optamos por c). los que vivimos. El buen olor de Cristo se dirige a todos. todo este' pasaje está en NOSOTROS y no en YO.

porque es bien conocido de ellos. 5-6. el choque con la fuerza de vida del resucitado. por un patrono para uno de sus clientes. a pesar de sus infidelidades o de su espíritu contestatario. porque no tiene por qué ponerse en el mismo plano que sus adversarios. 10 Y la carta a Filemón. Pablo no tiene ninguna necesidad de cartas de recomendación con ellos (d. para el apóstol Pablo lo más importante es que la palabra venga de Dios y.1-3) Apóstol fundador de la comunidad de Corinto. así como Hch 18. así como su debilidad que constituye su fuerza (2. juez indigno. pero es en la vinculación de estos dos aspectos fundamentales donde reside la pureza de la proclamación. comunicado por la fe. Te saluda mi señor y hermano Filipo. Esta muerte marca para ellos la ruptura con el curso antiguo de las cosas. finalmente. tienen que recibir. es decir.). ¿Y quién está a la altura de semejante misión?» . marinero nuestro. «de parte de Dios». 17. para poder ser llevados a la vida. recibido en la comunión con él. los que caminan por el camino de la perdición tienen que ir entonces de la vida del resucitado a la vida que también él quiere darles. que caminan todavía por el camino de la perdición. A mi querido y muy amado señor». porque -es éste uno de los slogans de su polémica. ¡Te lo pido por favor! En efecto. vivo. «en el rostro de Dios». 10. «A mi señor.. 10. 5. Col 4. 12. Dado que Macarío. Los adversarios de Pablo quisieron seguramente suavizar las exigencias que se derivaban de la muerte de Cristo. 1. 12. 20 . ha hecho en Oxirrinco un cargamento de semillas de col.«lo recomienda el Señor» (10. Por eso.18). 16. La vida de Cristo es el Cristo presente. que tu fraternal benevolencia considere a esta persona honorable digna de realizar su venta a buen precio y que no se vea inquietado por nadie hasta que haya vaciado su barco. en primer lugar. Rom 16.entonces con el anuncio del mesías crucificado (l Cor 1. en Oxirrinco. Y en lo que se refiere a . etc.27. infórmame. Los otros. algunos han comprendido ya. reciben el buen olor de Cristo por medio del mensaje apostólico como resultado de la muerte de Cristo que los conduce hacia él. con sus dos connotaciones de muerte y de vida. aunque sin cartas. como ocurrió con Pablo. Pablo insiste: «con sinceri4ad». siendo así que no viene de él. De aquí se sigue que esta palabra se presenta a los corintios con toda su fuercá y todas sus exigencias. ¿qué significa «traficar con la palabra de Dios»? Es hablar como si esa palabra viniera de Dios. Cuídate mucho. Entonces podemos comprender de este modo el versículo: «Para unos (= camino de salvación) hay un olor de muerte (de Cristo) que conduce a la muerte (de Cristo). 3. 4. LOS CORINTIOS. para recordarlo. Hazme este gran favor. Han captado que la vida cristiana pasaba primero por la muerte de Cristo. 23). Ellos. Es un buen eiempro de (as relaciones patrono-cliente en (a antigüedad tardía y nos permite comprender 2 Cor 3. Dios sabe que si antes no escribí a tu fraternal benevolencia y si él. luego. 18). Por eso. envía sus saludos Ctesipo. saben ya que Cristo murió por ellos. en este contexto. te habló de mí. 1. «Los que caminan hacia su salvación». Es eso precisamente lo que necesitan <dos que marchan hacia la perdición». En este contexto. hijo de Elías.. mi muy apreciado hermano Geroncio. • 2. los creyentes. que están en el camino de la salvación. 2. CARTA DE CRISTO (3. puedes considerarlo como incapaz de mezclarse en asuntos de ningún otro. en persona. UNA CARTA DE RECOMENDACION Esta carta fue escrita en Egipto. que Cristo es el gran SI a todas las promesas. entre los destinatarios de Pablo. para los otros (= camino de perdición) hay un olor de vida (de Cristo) que lleva a la vida (de Cristo).

10. 1 Cor 15. ¡A ver si existe una tinta semejante en los rivales del apóstol! Es la comunidad la que constituye. Ef 2. y la del Espíritu que actúa en los corazones es de Ezequiel. 49. Lenguaje heredado de Jeremías (31. y esto gracias a Cristo. 28. Pablo y Lucas representan la tradición antioquena: los creyentes entran en la alianza realizada e inaugurada por Jesús.9. la certeza. del que Pablo es ministro. 2. Sin embargo. La frase sobre la copa en 1 Cordice: «Esta copa es la nueva alianza en mi sangre». «nueva alianza» no aparece en los relatos de la cena de Mc 14. 36. 4-6) Estos tres versículos desarrollan dos pensamientos: ¿quién es capaz de una misión semejante? (d. 6). pero el Espíritu da vida». 17. 21 . Al contrario. ¿sobre qué la escribió?.1. ¿y cómo confía Dios el ministerio de la nueva alianza? La confianza. siendo para siempre mediador entre Dios y su pueblo. esto no impide que puedan leerla todos los hombres.Además. Sobre la certeza-confianza. la existencia actual de la comunidad corintia es la mejor prueba de la legitimidad apostólica de Pablo. 2. 11. En 3. sino de la gracia que se le ha dado de ejercer este ministerio.31).9.22. sino en Lc 22.7. Aunque los corintios se olvidasen de que ellos son esta carta. 12) o se la califica de «nueva» (en 1 Cor 11. ya que está escrita «en nuestros corazones». Pablo tampoco tiene que recibir cartas de recomendación de parte de los corintios.26. Con 3. La carta escrita en los corazones es una idea que viene de Jeremías. 24 Yde Mt 26. Pablo sitúa su ministerio respecto a la carta de Cristo: ¿quién la ha escrito?. 19.25 que hablan de «la copa de la nueva alianza en mi sangre». 17). Con el Espíritu de Dios vivo. 10.3. la palabra «alianza» está ausente de los evangelios. 11. 33 Yde Ez 11. 5). Gál 4.10). NUEVA ALIANZA En el Nuevo Testamento. que la ha escrito. Es una confianza apostólica. d. 5 insistirá en la incapacidad fundamental del instrumento escogido por Dios para realizar el servicio que se le ha asignado. los discípulos se unen a la fidelidad de Jesús y reciben de él una vida nueva. ¡Cuántas interpretaciones! Para intentar comprenderla. son una carta de Cristo. sigamos el pensamiento del apóstol. La predicación de su evangelio es plenamente suficiente y los frutos que da autentifican al apóstol: mientras que hace poco tiempo todavía no se había oído hablar de Cristo en Corinto. Procede de forma gradual: en 3.2 y el verbo 1. la tradición de Marcos subraya la fidelidad de Jesús a la alianza: al beber la copa.20 Yen 1 Cor 11. En Pablo mantiene unas veces su sentido judío (Rom 9. El v. ¿qué queda de ella? Pablo es un nuevo Moisés. 72. Excepto en la cena y en Lc 1. ya que Jesús personaliza esta alianza. en los textos de Jr 31. 3. 2. la carta ha sido confiada a su ministerio. este mensaje de Cristo. 4.25 Yaquí en 2 Cor 3. el documento vivo que ocupa el lugar de la Torá de Moisés. 3. el único que hace capaz (2. 6 se desarrolla la antítesis «la letra mata. ¿con qué la escribió?. Pablo se inspira. sin seguirlos ni citarlos. 6. que hablan de «sangre de la alianza». 8. 27. la seguridad que manifiesta Pablo es una convicción íntima delante de Dios. con sus miembros. 15. El instrumento sólo se hace utilizable gracias al Espíritu de Dios (d. 3. 24. 8. él no lo olvida. pero realidad transformada. relativos a la nueva alianza. TAN SOLO DIOS HACE AL APOSTOL COMPETENTE COMO MINISTRO DE LA NUEVA ALIANZA (3. ya que no procede del carácter del apóstol. la carta tiene que ser también necesariamente viva. cumpliendo y transfigurando la profecía de Is 42. en 3. los corintios son una carta apostólica (sentido del NOSOTROS).

El judaísmo rabínico ve en la idolatria del becerro de oro la causa de esta incapacidad para fijar sus miradas en el rostro de Moisés (Ex 32). A continuación de 3. el ministerio de la nueva alianza se hace permanente.\lJu~"l&. luego.La novedad de esta alianza procede de la manera de obrar de Dios (3. Si para Moisés se trató de algo temporal (40 días en el Sinaí). ¡cuánto más el ministerio del Espíritu!». Rom 11. reconoce como apóstol que ha comenzado ya la época de la nueva alianza.l~a. el texto sin el Espíritu que le dé vida.l 'f'RJ&wi. en el de los creyentes (3. hay que leer Ex 34. ¡cuánto más lo que permanece! ». Pero el escrito.26. Marca la oposición entre Cristo y la ley. M. hace del surgimiento del nuevo pueblo de Dios la obra esperada del Espíritu. EL ROSTRO DE MOlSES y EL NUESTRO (3. nos olvidemos de que el desarrollo sobre la nueva alianza comienza en 3.19). En primer lugar. la sección 3. siempre actual. Le da un doble valor a esta fórmula. Para captar el primer elemento de la comparación. 4. todos los verbos están aquí en presente. 7-11 + 12-18. Pablo puede compararse con Moisés.7-11) Este pasaje compara las dos alianzas según un razonamiento de tipo hebreo. 7). No hay en el pensamiento de Pablo un Espíritu que no tome forma ni se exprese por un texto. la seguridad y la libertad del cristiano para llegar a la transfiguración por el Señor Espíritu.6 Yluego en este lugar. A. Algunos han querido ver en el trasfondo del conjunto del texto 3.. en <<inteligencia fosilizada» (3. 9: «Si el ministerio de la condenación.. • Primera deducción (3. Pablo termina entonces de forma positiva: «El Espíritu da la vida» o «el Espíritu hace vivir». sin la intervención de Cristo. para ampliarse luego en 3. Moisés llevaba un velo que apartaba en sus encuentros con Dios. 4. Hay todo un juego sobre la gloria de Dios: en el rostro de Moisés (3. Está marcado por tres deducciones: 7-8: «Si el ministerio de muerte .29 y 7. que va de menos a más. de este modo sus ministerios y las consecuencias que de allí se derivan. pero -idea característica. Chevallier propone que se traduzca más bien esta oposición por texto-espíritu. El ministerio de Moisés es un ministerio de muerte porque se ejerce sin el Espíritu. Por eso mismo.11. sin la fe en Dios.18) y en el de Cristo (3. aborda. La alianza está abierta a todos los que dejan que se realice en ellos la acción del Espíritu.&.2. ¡Qué desconcierto para un antiguo observante de la ley (Torá)! Este ensanchamiento del pueblo de Dios es todo lo contrario al estrechamiento que se constata en el pensamiento de los sectarios de Qumrfm. el carácter glorioso está reserva- 22 .acoge también a todos los hombres (2. Pablo sugiere que todos conocen a Dios personalmente y que cada uno se sabe perdonado porque los corazones constituyen las tablas de esta alianza nueva... en daude la letra se toma eu seutido de escritura. 4-6. entre el evangelio y la tradición mosaica..18.~J.. 11: «Si lo que era pasajero. Filón desarrolla este punto en su Vida de Moisés (11. Por consiguiente. pero el mediador es Cristo. 3). glosando a Ez 37. 12. se eucuentra en Rom 2.29). 14). es decir. ¡cuánto más el ministerio de la justicia!». no es más que un resto fósil. 3 y se afirma en 3.a~ mQ. El rostro de Moisés al bajar del Sinaí estaba iluminado por unos rayos que no podían soportar los ojos de los hijos de Israel. 29-35. No excluye a los que pertenecen a la antigua (cf. 70). 7-8).7-18 un midrás cristiano sobre Ex 34. \l~Y"U Y'fú La oposición letra-espíritu (gramma-pneuma). 5.i~~. 17. La palabra clave de este pasaje es la gloria (15 veces en 2 Cor 3-4). Pablo reacciona contra cierta presentación de Moisés.29-35."nOO ñ ~nOO \\1í'. Como transcriptor.14. Es indispensable que el mensaje vivo escrito por el Espíritu en el corazón de todos los creyentes no se quede en «texto escrito».. Para ocultar este esplendor. 3.6). un documento judea-cristiano para exaltar la gloria de Moisés sobre el que Pablo habría ~l. El apóstol destaca el ministerio que expresa esta relación viva siempre actual entre Cristo y los creyentes: la nueva alianza.12-18 desarrolla este mismo tema e insiste en la esperanza.

en comparaclOn con la glona superemmente de la nueva alianza SI Pablo utiliza «con mucha mas razon». 12-18 podna titularse «desde el texto muerto hasta el encuentro con el Señor VIVO» Despues de mostrar que sm el Esplntu el texto no es mas que letra muerta. ha escnto la buena nueva de Cnsto en el corazon de los creyentes que se convierten en las tablas vivas de la nueva ahanza de las que Jesucnsto el Señor es ahora la ley (cf Ga16. debIl. MOlses. 2. considerado capaz de ser mlmstro de la nueva alianza. en una fIgura real y sacerdotal Legislador por excelenCIa. le revela que puede hablar con toda audaCIa (3. mientras que la nueva ahanza mdlca una reahdad duradera «¡Cuanto mas lo que permanece estara en glona'» (De que sirve toda esta demostraclOn centrada en e! rostro de MOlses y en la glona? Se trata de una defensa afIrmatIva del mmIsteno de la nueva alIanza Pablo se Juega en ello su apostollcldad MOlses era consIderado como un enViado. puede compararse con ella • Tercera deducción (3. 2) Pero es en e! rostro de Cnsto donde contemplan permanentemente la glona de DIOS El minIsterIO del Espfntu se mencIOna aqUl como en contraste. el transcnptor es el. la mtehgencIa del lector de MOlses. el hombre la reCIbe por la graCIa El v 10 rompe el estilo de una forma ya acostumbrada en Pablo El pensamiento puede mterpretarse aSI es como SI MOlses no hubIera Sido glonfIcado del todo. smo que es dlstmta. 1 Y30 es aquel al que se refIere Imphcltamente Pablo. puede hablar un len23 . NUESTRO ROSTRO SIN VELO REFLEJA LA GLORIA DEL SEÑOR (3. se le atnbuyen a MOlses un montan de preceptos que van creciendo en numero y en vanedad Paralelamente. Rom 8. se convierte en el padre de todos los profetas. no tiene por que subrayar su prestigIO (cf 2 Cor 10-13) Ha reCibido un mlmsteno marcado para siempre por la glona. 2) SI el texto de Ex 34. en un tercer tiempo. Pablo desarrollara sus efectos en 3. es deCIr de la Tora El apostol proSIgue su demostraclOn a partIr de! comportamiento actual del mImstro. Pablo. MOlses se transforma poco a poco en un ser sobrenatural Un mlsteno se cierne sobre su muerte y su tumba no sera nunca encontrada Se afIrma su preexistencIa Luego. 7 MedIante un Juego de prepoSICIOnes. 12-18) Esta umdad textual de 3. transmite la Tora y se conVierte en mediador entre DIOS y su pueblo En un segundo tiempo.11). que mamfIesta e! Esplntu Pablo puede ser humilde. en este caso del apostol y de los que colaboran en su acclOn HabIendo obtemdo semejante esperanza. en estrecho contacto con DIOS. conslderandose como enVIados de MOlses. la Tora va adqUlnendo una ImportanCia en aumento constante Fmalmente. su palabra adqUiere un valor cercano a la de DIOS. es para marcar que la nueva ahanza no es la mera repetIclOn de la antigua. correctiva y creadora de DIOS en Jesucnsto 13. aunque sea supenor. Termma la comparaClan emprendida en 3.do solo a MOlses. durante algun tiempo Toda la expoSIClOn de Pablo esta construida sobre el vmculo entre la glona de la antigua ahanza y la de la nueva En los textos mas antiguos. funda la naClOn.12) En efecto. con el Esplntu Santo como tmta. Pablo mdlca que la antigua ahanza se VIO atravesada por la glona «Lo que era pasajero estaba marcado de glona». pudieron apelar a el como patrono Entonces Pablo se sltua dehberadamente del lado de la glona de Cnsto. los Jubileos admiten la mspIraClOn hteral de la ley escnta por los angeles El heroe nacIOnal adqUiere las caractenstIcas de un ser dlvmo bajado a la tierra de una forma sobrenatural (Edo 45. de texto. como un «apostol» Otros apostoles. 17-18 son los del mImsteno apostohco extendido a toda la comumdad • Segunda deducción (3. su sltuaclOn de antiguo JudlO converttdo por la glona de Cnsto. 9) Sirve para reforzar la antenor La JUStiCIa descnbe aqUl la sltuaclOn de aquellos que se encuentran en una Justa relaclOn con DIOS por medIO de la fe Pnvado de esta relaclOn por el pecado. pero. MOlses se convierta en Escntura y luego en Esplntu Para ello se servIra de la doble metafora del velo sobre el rostro de MOlses y sobre el corazon. por la presencia activa. mSlstIra ahora en las condiCIOnes necesanas para que. santifIcadora.

IV. Así. es a partir de la gloria de Cristo como hay que comprender la gloria efímera de la irradiación divina en un solo hombre. sigue estando oculto e invisible para los israelitas. a los ministros. Este v. Así la gloria de Moisés cambia de carácter: de insostenible a las miradas. mientras que el ministerio apostólico está totalmente abierto y lo comunica todo (3. 12). hace intervenir 24 . el velo cae». mientras que el velo cae de sus corazones. Al contrario. ecles. deberían imitar a Moisés que. con la cabeza bien alta. de los cristianos? Para entender los v. hemos de observar la ampliación de Moisés a todo el Antiguo Testamento. 18) Yde Cristo (3. pues. y dice: «cuando uno se vuelve . o bien: «siempre que uno se vuelve hacia el Señor. muerto hacia el 195. 13). 15-16: Ahora ya la mirada no choca con el velo puesto sobre el rostro de Moisés. 7. con los juegos de pensamiento sobre los diversos velos. 14 concierne a los miembros del pueblo de Dios de la antigua alianza. Pablo compara los dos ministerios de la antigua y de la nueva alianza (3. porque su inteligencia lleva puesto un velo hasta hoy.14. se quitaba el velo: volverse es convertirse. 13-14: Pablo interpreta la función del velo: Moisés no se lo pone para ocultar la irradiación de su rostro. su función. a los creyentes de origen judío o de origen pagano en ese «todos nosotros» afirmativo.7-11). ¿Cómo comprender el final del v. pero quizás esto marque ya una etapa hacia su realización. mediador de la antigua alianza. ¿Es una fórmula nacida de la polémica o del paralelismo: a la «nueva alianza» le corresponde la antigua? Moisés forma entonces un conjunto: su persona. como repetirá luego en 3. sino en la equivalencia: leer el Antiguo Testamento y leer a Moisés. 14 es importante por varios títulos. finalmente. si en un primer tiempo. cuando se volvía al Señor (Ex 34. transcriptor.. 14? Todos estos versículos están atravesados por tres temas: en primer lugar.12-14). El velo está destinado a mostrar la imposibilidad de una comunicación directa con Dios por medio de Moisés y de la ley. 18: «todos nosotros con el rostro descubierto».. son decisivos el sentido y el movimiento del contexto en 12-16.6) corresponde el paralelismo de los velos de Moisés (3. como diríamos nosotros <<leer a Quevedo». pasa a ser «no duradera». segundo. luego. Para comprender la ley. ¿Quiere decir esto que existe ya el Nuevo Testamento como colección de escritos? Desde luego que no. Pero. Melitón hizo el catálogo de los libros del Antiguo Testamento. de los creyentes (sin velo: 3. En 3. es ésta la primera vez que en toda la literatura antigua aparece la expresión «antigua alianza» o antiguo testamento. enviado. 4. Pablo hace una lectura cristológica de Moisés: la gloria de Moisés no explica ni anuncia la de Cristo. Pablo modifica el texto Ex 34. en un plano comparable con el del apóstol Pablo. Pablo anuncia respecto a ellos que «el velo no desaparece más que en Cristo». en un segundo tiempo. Cristo.. al paralelismo de los rostros de Moisés (3. durante la promulgación de una alianza transitoria.13). 18. el lugar de contemplación de la gloria en los rostros de Moisés y de Cristo con las miradas dirigidas a esos rostros por parte de los hijos de Israel o de los creyentes de la nueva alianza. Opone de este modo su hablar en público a los velos de 3. se quitaba el velo». 3). ». de los creyentes (3. la comparación entre las dos alianzas. sus escritos y los textos que se derivan de ellos. el velo de Moisés significa que el término de la ley. Además. Sin embargo.guaje claro. en el sentido canónico del término. como bien común a las dos alianzas. 17 Y 18. 13-14. lleva la responsabilidad de todo el Antiguo Testamento. de Lidia. Si el final del v. luego. Según Eusebio (Hist. 26. ¿de quién habla Pablo: de los israelitas. 35). En primer lugar. La dificultad no está en la expresión <<leer a Moisés». la gloria. • 3. • 3. con total franqueza. 34 (griego): «Cuando Moisés entraba ante el Señor para hablar con él. 18) Y del evangelio (velado: 4. El siguiente testimonio es el de Melitón de Sardes. mediante tres deducciones que van de menos a más. pero con una intensidad y una permanencia diferentes. sino para ocultar el final de este esplendor pasajero. Moisés. en un plano análogo al de Cristo como dando su marca a la antigua alianza.4. Habrá que dar un nuevo paso en el pensamiento reuniendo a los apóstoles. en un tiempo determinado. se trata de la mirada del lector que no puede comprender la lectura de Moisés. El aspecto delicado de este texto es que la presencia de Moisés actúa en un doble nivel: primero.

En cada celebración eucarística. su plena y perfecta imagen de Dios. el Espíritu que vive en cada gnóstico es idéntico a Cristo. cuyo proceso se indicará en 4. que establece una relación nueva con Dios. Para Pablo. es decir. La irradiación de la gloria es permanente para todos a través de todos los tiempos en una alianza definitiva. diversas y a veces singulares hipótesis revela las muchas cosas que es posible hacer decir a un texto separado de su contexto. Mediante su encuentro con Cristo. 2) por el Espíritu del Señor. La historia de la interpretación de estos dos versículos con sus abundantes. Cuando él mismo creía que estaba cumpliendo mejor la voluntad de Dios. que es un resultado estable. Todas estas lecturas someten el texto a sus principios de interpretación. En la gloria. la gloria está cerca de la imagen (= icono) que. Una sola frase expresa su humanidad y su divinidad. el creyente vuelve a ponerse en relación con la gloria de aquel que nunca da lo que tiene sin dar al mismo tiempo lo que es. En resumen: la lectura trinitaria se remonta a los padres y afirma que el Espíritu Santo es Señor. En 2 Cor4. que siguen siendo los dueños de los fenómenos de inspiración. ya que él mismo se entregó. El hombre se hace receptivo. que comunica lo que ella ha recibido. 16-18: el hombre exterior que se deteriora. • 3. La transformación de que son objeto los creyentes es el comienzo de una evolución. y en segundo lugar como imagen-tipo de Dios. 17.3). ni siquiera el camino de la ley. Hay que examinar además los elementos de la afirmación: «transformados en imagen suya de gloria en gloria». carta de Cristo conocida y leída por todos (3. Pablo expresa una transformación progresiva que puede ponerse en relación con el bautismo (Rom 6. Cristo hablando como hombre se convierte en la prueba del Espíritu que vive en él. pero con una receptividad activa. nidad ve la gloria del Señor en el evangelio. recuerda la iniciativa de Dios o de Cristo. que se apoderó de él. Son posibles cuatro traducciones: a) por el Señor del Espíritu. 4-6) o con la cena. su función y su realidad reveladora de Dios a los hombres. 7. 18 explicita la libertad del v. ¿Por qué hemos escogido: «Señor del Espíritu»? Porque es una afirmación original de Pablo. Al añadir «de gloria en gloria». el hombre interior que se renueva de día en día. La audacia de la nueva alianza consiste en que la libertad es dada por el Espíritu. Desde este punto de vista. Cristo es imagen de Dios. Pero el Espíritu renueva también al espíritu humano. La demostración de Pablo termina con «como por el Señor del Espíritu». pero para realizar mejor una inversión completa de valores: Pablo ha descubierto que no hay ningún camino que vaya del hombre hacia Dios. Esta identificación trinitaria fuerza el pensamiento paulino. comprendió que todas aquellas cosas lo alejaban de Dios y que en adelante el único valor positivo era Cristo. La lectura religionista está muy cerca de la que quiere ver en la concepción paulina del Espíritu una concepción helenista o gnóstica: según esta consideración. El v. habría que traducir: «Todos nosotros. expresa su ser. contemplamos y reflejamos la gloria del Señor» ¿Qué quiere decir «como en un espejo»? ¿Que la comu- 25 . fue cuando cometió el pecado más grave: perseguir a Jesús a través de su iglesia. Dios comunica y se comunica. esa gloria (de Dios y de Cristo). como espejos.17-18: es la conclusión de la comparación que empezó en 3. 4) por el Señor que es el Espíritu. Por eso la metamorfosis del creyente se va haciendo de gloria en gloria. La lectura sustancialista hace de Cristo una fuerza o una esencia espiritual. 2. Dios: actúa en las dos alianzas e inspira a Moisés. Para interpretar bien el texto. Algunos han querido reducir uno de los dos términos a ser tan sólo un adjetivo: «Espíritu señorial» o «Señor espiritual» . conocer a Dios es encontrarse con Cristo. así también hay una doble lectura directa que corresponde al doble velo: todos los creyentes tienen un conocimiento directo de la gloria en Cristo: todos los creyentes contemplan y reflejan. en los dos? Lo mismo que los creyentes son una carta de Pablo.a Moisés. aplicada a Cristo. con el ro~tro sin velo. 3) por el Espíritu que es Señor. 4. primeramente como hombre entre los demás hombres. en Cristo. Frente a los entusiastas corintios. «Ser transformado» marca la adquisición de una nueva «forma».

Lo que no era más que ocasional se convierte luego en la regla (cf. Pablo pertenece a un «cortejo apostólico» en donde los apóstoles son el buen olor de Cristo. la carta se ha convertido en epístola. La persona del apóstol en su situación singular tiende entonces a borrarse detrás de su mensaje y de su doctrina. que es primera y original. Más tarde. Podría comparársele con un imán que ha recibido en sí mismo una fuerza de atracción que transmite a los demás. se trata de un acto apostólico. comentada. incluye a los demás y no dice solamente el NOSOTROS apostólico. las circunstancias que determinaron las cartas no afectan ya a los lectores posteriores más que por analogía.18. Las comunidades escuchan la palabra de Dios en la lectura de los escritos inspirados que son esas cartas. Es éste un resultado del ministerio del apóstol.14-3. el apóstol indica la dirección que hay que seguir y abre el camino. Se trata de un mensaje vivo que no puede reducirse a un estado de texto-fósil.1-3).LA APOSTOLICIDAD (algunas conclusiones a propósito de 2. que hoy leemos como epístolas. Cuando Pablo dicta su mensaje a los corintios. 26 . En adelante. 14-17). 4-6). 13). Deduzcamos algunos puntos sobre la apostolicidad según 2. sino TODOS NOSOTROS. 1 Tes 2. Cuando Pablo quiere insistir en la coincidencia del apostolado con el ministerio común de la nueva alianza y expresar la solidaridad de su ministerio con el del pueblo de Dios por entero. Dictada. marcado por un carácter circunstancial bien determinado. A pesar de sus debilidades. un mensaje vivo de Cristo que todos pueden conocer y leer (3. desempeñando con ello un papel apostólico y eclesial importante. los corintios son una carta de Pablo. En la transformación de gloria en gloria. 18) Pablo escribió varias cartas. transmitida oralmente. ya que el Espíritu actúa en él y da vida a la letra (3. El ministerio apostólico es el de la nueva alianza: en él se muestran siempre activos el Espíritu de Dios y Cristo glorificado. rechazada. toda relación con Cristo depende de la acción apostólica. acogida. ampliada. Pablo es portador de la pura palabra de Dios (2. 14-3.

El texto de 1 QH 4. «Por causa de Jesús». a Jesús como Dios en la historia. 1-6) 4.6: Sin citar literalmente Gn 1. pase lo que pase. luego es el apóstol el que ilumina el conocimiento. Pablo recoge sus ecos: luz-brillará-brilla-iluminación. 7-18. Las imágenes de gloria y de luz. se oponen brutalmente a la de «vasos de barro». No hay evangelio sin un apóstol para proclamarlo (1 Cor 9.3. buen conocedor de las Escrituras. calumnias. 17: sólo puede afirmarse por la verdad y por eso rechaza todos los medios desleales. 10) 4. críticas de los adversarios. 4. 4. Sin el dominio del Señor sobre él. De esta manera. Queda por hacer una opción decisiva: no se trata de los endurecidos.22).15). sus dificultades y certezas (4. Pablo. 24. Mirando a Cristo es como se sitúan en un estado de receptividad y perciben la iluminación del evangelio de la gloria de Dios. Pablo recuerda que los corintios deberían en principio ser capaces de discernir el verdadero evangelio. 18.16-17).. Pablo defiende su ministerio apostólico como en 2. «criatura de barro» (1 QH 3. 5: Pablo recuerda entonces su apostolado: él no se había alistado bajo la bandera de Cristo. Pero recibió de la primera iglesia y descubrió personalmente lo que rechazaba como judío: el vínculo irreductible entre Jesús y Dios. LA ILUMINACION DEL CONOCIMIENTO DE LA GLORIA DE DIOS EN EL ROSTRO DE CRISTO (4. sucesos difíciles y hasta dolorosos . sino de los indecisos. Pablo no se deja quebrantar: ataques. 11. Lo que él proclama es a Jesucristo como Señor. 7-12) 14. Primero es Dios el que actúa en el corazón. los detractores de Pablo son como los miembros de la antigua alianza que rechazaron a Cristo (3. Después de ensanchar la acción a la comunidad mediante el «todos nosotros» de 3. a fin de que lo comprenda el conjunto de sus lectores. UN TESORO EN VASOS DE BARRO: LA VIDA EN LA MUERTE (4. 9). Los textos de Qumran nos ofrecen toda una serie de imágenes análogas: «el hombre. 29. (1. una imagen frágil en barro de alfarero» (1 QS 11. 3: Aunque miembros de la comunidad. recogidas en la del tesoro. 29 ilustra muy bien nuestro texto: «¿Qué criatura de barro tiene poder para obrar semejantes maravillas?». Mediante una serie de afirmaciones que son otros tantos rechazos. helenismo y religiones orientales. La misericordia parece aludir a la conversión de Pablo y el «no perdemos los ánimos» al hecho de que. 7: Piensa ahora Pablo en las dificultades y sufrimientos que ha encontrado en su ministerio.C. y Pablo utiliza la imagen de Dios para destacar en toda su fuerza el vínculo entre Dios y el hombre. tiene presente en la memo- 27 .ón} ~~ -qwe dice luego bajo una forma griega (iluminación del conocimiento).. • 4.4: La angelología de Pablo es muy rica y procede de tres ambientes diversos: judaísmo. Al mencionar finalmente la conciencia. 15. el evangelio está cubierto de un velo y caminan hacia su perdición. se habría quedado siendo fariseo (Flp 3.3). Expresa primey~ -de U'iYA t~Yma ". 1-5. él es servidor de los corintios. ilumina a los hombres a pesar de la oposición del dios de este mundo. 4-16). a Cristo-mesías como misión y función. Pablo emplea entonces uno de los títulos que prefiere cuando se trata de hacer su presentación: servidor o esclavo de Cristo. Pablo hace intervenir aquí intencionadamente una de las más antiguas confesiones de fe. El ministerio apostólico. la concentra de nuevo en la misión apostólica: «nosotros tenemos este ministerio». 4.1-2: El apóstol saca las consecuencias de 3. 4. y Señor para marcar el vínculo entre Jesús glorificado y Dios. Cristo. por su gloria en el anunciopel evangelio.emítka {hinar en e{ t:~n¡:z. para ellos. El interés de la expresión «dios de este mundo» (Satanás) está en que podían comprenderla mejor los ambientes influidos por el judaísmo y los que se situaban en la órbita del gnosticismo.

habla de «Jesús» cuando se pone en discusión el fundamento de su predicación y al mismo tiempo la verdad de su ministerio apostólico. pero sus efectos para nosotros se repiten. La debilidad de los predicadores del evangelio. 11. 7. Pablo vio de cerca la muerte (l. ¿ Cómo 28 hay que comprender la palabra griega nekrósis. la existencia mortal. pero no aplastados. hace resaltar mejor la predicación del evangelio-poder de Dios. a punto de realizarse. Se trata de un tema que le gusta al apóstol. Da la impresión de haber estado en la arena. Cristo vivo hace morir en nosotros todo lo que se opone a su vida y a su reino. como en todas las culturas antiguas. 20. La persona de Pablo es una predicación. Pablo ha pasado por esa dolorosa experiencia. Esta situación que designa a Jesús es visible ahora en la persona del testigo. Flp 1. «Por causa de Jesús»: en 2 Cor encontramos 5 de las 12 menciones simples de Jesús en Pablo. Del mismo modo que en 1. 13. En Efeso. De hecho. los vivos. el barro expresaba la fragilidad en general. 16. sin defensa ni apariencias. Cf. 9. 13. Pablo quiere decir por consiguiente: la muerte de Cristo fue real. ISa). siguen siendo verdaderos. quizás es que pasó por ciertas dificultades de las que lo sacó Dios. Cuerpo personal. 41. del mismo modo que la comunidad de Corinto es una cartamensaje. 45.29. 33. existencia. 3-7. 1 Cor 4. .9. pero no rematados». pero siempre hubo una salida: «Apretados por todos lados.6. Pablo repite y hace progresar la afirmación de 4. Pablo tiene que anunciarles la muerte de Jesús desde ahora por medio de su ser. Pero Dios hace soportar victoriosamente a Pablo las más graves dificultades. Pablo participa de la muerte de Jesús. 10-11). Poder en 2 Cor se le aplica siempre a Dios (6. sin defensa ni apariencias. tuvo lugar una vez para siempre. pero no alcanzados.6.ria a J r 18. 8·9. 10: «Siempre nosotros. Si comprenden bien al apóstol. el nombre de Jesús representa siempre una acentuación de la vida histórica. 10-11. Cuatro breves antítesis crean un himno rítmico. sin duda los que están vivos para Dios. «Para que la vida de Jesús se manifieste también en nuestro cuerpo». manifestar. sin que esto le impida experimentar igualmente cada día la vida de Jesús (4. se convierte en el lugar de actualización de la presencia de Cristo en el ministerio apostólico. 9. 3. Los sufrimientos se convierten entonces en una de las características de la legitimidad de su apostolado. pero también a Is 29.. 25. en donde el hombre es como una masa de barro en manos del alfarero. Proclamar. El v. 32. 4. Va más lejos aún en la expresión de su finitud humana al mencionar la carne mortal. 7. 9: «Dios nos ha expuesto a nosotros los apóstoles en el último lugar. sin duda alguna. Al decir «vida de Jesús». agonía. estamos entregados a la muerte por causa de Jesús» (cf. en todas ellas. Pablo insiste en la realidad presente de la vida cristiana. Pablo une su salvación personal a la plena realización de su ministerio apostólico de testigo de Jesucristo. también ellos tendrán que anunciarla. Yasimismo a Job 10. que recuerda la predicación de la primitiva iglesia. 4). 8-10). a los ángeles y a los hombres». Si «luchó contra las fieras en Efeso» (l Cor 15. acosados. transmitir la muerte es el destino del apóstol. entrega a la muerte? Designa una muerte en acto.. hemos sido dados como espectáculo al mundo. imitación. pero sin tener la iniciativa de ella. Además. sacramento. • 4. cuando ya el gladiador caído espera de un momento a otro que se le dé el golpe final. • 4. como condenados a muerte. Hay una gradación desde el principio hasta el final del combate. Todo parecía perdido. Gá12. 23. apurados. De esa impotencia de la muerte es de donde brota la fuerza de vida para la comunidad. Rom 8. 32). • 4. Pero Pablo subraya la paradoja divina que confía el anuncio glorioso de su evangelio a unos hombres frágiles. En 4. seguimiento. pero conseguimos pasar. 1 Cor 11. 12. En la cultura griega. 10 está en el centro de varias interpretaciones: «Sin cesar llevamos la agonía de Jesús en nuestro cuerpo»: mística. Pablo reafirma el intercambio que se produce en una comunión verdadera que va del apóstol a los miembros de la comunidad. derribados. 64. 12. «Cuerpo» es aquí el equivalente de «persona»: «en mi persona». pero esto no excluye el sentido comunitario de 1 Cor 12.

antes de comparecer ante él (5. sino también en la vida futura gracias a los efectos de la resurrección de Cristo en el apóstol y en el creyente. Tal es el caso de 4. por este hecho. la acción de gracias sustituye a los motivos de crítica y de rivalidad Fiel a uno de sus pensamientos. Su gravedad no impide en nada una renovación cotidiana del hombre interior que recibe. Pablo se sitúa de manera diferente: el hombre exterior no es el hombre aprisionado en la naturaleza del mundo exterior. ante este hecho. 16-18). Los dos temas principales son aquí creer y hablar. el tesoro (4.12. a las arras del Espíritu (5. del creyente al Señor. el poder necesario para llevar a cabo el ministerio que se le ha confiado. lo invisible es eterno (4. en los estoicos y en Plotino.7). 7. Rom 15. como en 5. A B C B' A' - No perder ánimos (4. 1-5). lO? . dispuesto a someterlas a ciertas transformaciones. por una parte. 1-4). Pablo se mueve con una soberana libertad: toma las expresiones en uso y se sirve de ellas para expresar la realidad profunda tal como él la concibe. asocia a los corintios a su destino (4. B . Así es como se produce el acceso del creyente ante Dios.Nosotros preferimos más bien una estructura en tres miembros: A . en Filón. Para Pablo. Sitúa en el mismo plano el ministerio (4.16-5. en los gnósticos. De hecho. Deseo de revestir la morada celestial (5. 16. Asegura de este modo un progreso que va hasta el espíritu. 15 resulta difícil.13). por otra parte. Pablo parte de su propia situación (cf.14) Yen 4. como aquí. • 4.15 evoca todo lo que acaba de enunciar. sino sobre todo del propio apóstol. 10. al multiplicar la acción de gracias mediante una comunidad crecida. 1. el hombre interior tampoco es el ser capaz de decisiones que le eleven hacia el mundo intemporal y eterno de la existencia conducida y determinada por el lagos. Pablo subraya el vínculo que existe entre la glorificación y la acción de gracias (cf. el ser marcado por el pecado. mientras que el hombre xterior. 14: La fe tiene un contenido que recae no solamente en la vida actual. Este doble vínculo pasa por la muerte y por la vida de Jesús.9-10). camina hacia su desaparición. LO VISIBLE ES PARA ALGUN TIEMPO.hombre interior es corriente en Platón. Pablo tiene esa esperanza con la iglesia de Corinto. 8.8).13. la gracia va ganando terreno en Corinto. como respuesta. asi como la seguridad (3. . Deseo de estar junto al Señor (5. Ser bien visto y juzgado por el Señor (5. interior y exterior designan al ser entero. 17.B . 6-10). Pablo expone la fe en la fuerza de la resurrección.16. 29 . la comunidad crece y. 16. LO INVISIBLE ES ETERNO (4. LA PREDICACION DE LA VIDA (4. Adoptamos para el final de este versículo la siguiente posibilidad: «para que la gracia.6-8). para aplicárselo a los corintios: «por causa de vosotros».Con ánimos.5-7). La opos'¡óón hombre exterior . A' . nuestro cuerpo. la haga abundar para la gloria de Dios». 5). No se trata solamente del creyente. Dios da las arras del Espíritu (5. como estímulo de la fe en el resucitado. Aquí.Se ha podido ver en esta perícopa una estructura concéntrica A-B-C-B'-A' en 5 miembros: Pablo utiliza dos tipos de afirmaciones: «no perder ánimos».Del templo terreno. 4) Y la esperanza (3. vayamos hacia el Señor para agradarle. las rivalidades van cediendo. El v. 1).A': A .15) Después de exponer la fuerza de la muerte de Cristo. 16-18) ¿Cuál es la estructura de 4. Pablo envía una carta. La fe expresa el doble vínculo que va del Señor al creyente y. Cerca de los estoicos. 1 (griego) tiene la finalidad de mostrar que el espíritu de fe interviene en dos registros: como fuente y como agente de inspiración de la Escritura. pero el hombre interior camina hacia su porvenir con Cristo. 16-18).Lo visible es para algún tiempo. y «estar llenos de confianza». 12). El argumento escriturístico sacado del Sal 115. que nos «colocará con vosotros a su lado». el espíritu de fe (4.

17. pero la transformación de gloria en gloria está ya en curso. Finalmente. eterna. para el que ha llevado ya la muerte de Cristo y ha experimentado ya los efectos de su vida. Cf. Desde Pitágoras y Platón. Si se escoge el momento de la muerte. 1-5 y 6-10. resulta difícil encuadrar dentro del conjunto del pensamiento paulino el hecho de que el creyente reciba inmediatamente después de su muerte su cuerpo de resurrección. tienda es una metáfora para designar el cuerpo. sino en la historia que Dios le reserva. Al utilizar dos veces el mismo participio. 15. de seis veces hay cinco en que el positivo hecho de mano de hombre se aplica a un templo (Mc 14. que veremos en el futuro al final de nuestra esperanza. el apóstol saca una conclusión: «ya no tenemos como objetivo ante la vista lo que se ha hecho visible. 2) ¿cuándo se produce la destrucción expresada por el verbo «es destruida» o «se destruye»?. 4. Morada celestial es corriente en la literatura apocalíptica y en la gnosis. vínculo con el cuerpo y con Cristo. Pablo desarrolla un aspecto del ministerio apostólico.13. en Jn 2. 1). Podría aparecer aplastante. ha sido objeto de numerosas interpretaciones. 1. En el Nuevo Testamento.4.16 templo evoca el cuerpo de cada creyente y el de la comunidad. un crecimiento. En cada nuevo «tenemos». Deja su tienda de campaña terrena e ingresa en el hermoso edificio celestial.7. 18.24) ¿Tendrá Pablo presente en su espíritu la frase relativa al templo: «Yo destruiré ese templo hecho de mano de hombre y edificaré en tres días otro que no será hecho de mano de hombre» (Me 14. también Sab 9. El verbo tenemos pertenece a la serie 3.19 y 3. el apóstolo la comunidad pueden dirigir sus miradas y lo que puede ser captado por la vista no pesa nada alIado de lo que podrán ver luego. Entre «peso» y «gloria» hay un juego de palabras. 1 y 7. No pierde 18. 3) en 5. 4)?. Aquello sobre lo que el creyente. y lo es efectivamente vista «desde fuera». 1-5) 5. Al morir. La tensión se aplica a una situación en devenir entre las realidades que descubrimos desde ahora por la fe y aquellas otras. Seguiremos el hilo del pensamiento. consumación de la que comenzó en el bautismo.Con 4. 24. Heb 9. Quiere que los demás compartan su certeza: el hombre interior tiene ya en esta tierra una realidad. En 4. 58)? Además. Las cuestiones recaen en: 1) la relación tienda-edificio (5. 6) ¿qué son las arras del Espíritu (5. un dinamismo. Pablo quiere subrayar un vínculo más que una oposición. También es esto lo que aquí ocurre. Pablo señalará cuál es ese futuro en 5. terreno se opone a no hecho de mano de hombre. 1 se describe la evolución personal de Pablo y el apóstol piensa que esto vale también para el creyente.23). 5. 21 Juan comenta: «hablaba del templo de su cuerpo. es duradera. Pablo se sirve de este verbo cuando enuncia una afirmación apostólica tradicional que todos deberían reconocer. dos (5. en efecto. desvestir. En 2 Cor 5. actualmente invisible. con sus dos secuencias 1-5 y 6-10. 4) ¿cuál es el significado de desnu30 (sIgue en p 35) . 1.3). 4. templo de Cristo. 1-10. 1 no es el primer versículo de un bloque aislado relativo a la escatología. Se da un paso del cuerpo colectivo del Cristo terreno al cuerpo del Cristo celestial. 5. en donde uno está ya «con» Cristo (Flp 1. S)? 1) El nosotros sujeto del verbo sabemos es un nosotros apostólico. en 1 Cor 6. La gloria. se produce una etapa decisiva. NUESTRO CUERPO. 48. 58. Por otra parte. sino lo que todavía no se ha hecho visible». completas y totales. en hebreo la misma palabra tiene el doble sentido de peso o carga por una parte y de riqueza o gloria por otra. 2) La identificación de la morada celestial depende en gran parte del momento considerado para la destrucción del cuerpo terreno. DEL TEMPLO TERRENO. esta miseria (en relación con la eternidad) no puede menos de resultar ligera por su misma brevedad. revestir?. El creyente entra en una eOlT\unión más fuerte con Cristo. 11. ¿cuál es el sentido de sobrevestir. 1. A LAS ARRAS DEL ESPIRITU (5. 5) ¿qué significa lo mortal es absorbido (5.12. En 5. 2. tenemos una nueva precisión: considerada no en el instante. 17. Hch 7.

Aquí comienza la analogía del vestido con sus dificultades: revestir por encima (5. o bien: «con tal que. obra de Dios». ya que su aspiración es la de ver absorbida la posibilidad de estar sin Cristo o también la de renegar de él. 51: ¿tiene habitación un sentido diferente de edificio? Si el edificio estaba en los cielos. sino que comienza por el bautismo: el Espíritu está ya actuando. 6-10) Los dos participios «llenos de confianza» y «sabiendo» abren una frase sin verbo.4). En resumen. Se reviste de un traje nuevo en lugar del vestido usado que tenía. ¿Establece Pablo una 35 .t~.unda ati1:macilm. muestra bien que la esperanza de Pablo no se limita a aguardar el momento preciso de la parusía. se puede pensar en una significación más apostólica: Pablo aspira a no desvestirse de Cristo (el cuerpo de Cristo). bien sea en la tierra o bien en los cielos. Es el versículo más difícil de todo el pasaje. Lo que constituye aquí el saber del apóstol es la antítesis residir-estar desterrado. Para hablar como en la parábola sinóptica. 14): «residimos en Dios». Equivale al término «ser transformado» de 1 Cor 15. Podríamos preguntarnos entonces si «desnudo» no querrá decir «en la calle». después de los sucesos que le han ocurrido en Efeso. desvestir (5. desvestidos.5. de su existencia de ser humano. piensa en una etapa decisiva en la muerte.4). sino de revestirse por encima de su cuerpo de resurrección o bien de su ser definitivo. A continuación. 5. Estar desnudo puede tener dos sentidos: expresar la situación del alma privada del cuerpo después de la muerte. 3) 5. Todas las certezas de 5.Q: la 'ieg. Todo comienza en el bautl'i1Il. Aspirar a revestirse del vestido celestial que lo aguarda después de \a m'U~. caben dos posibilidades: «con tal que seamos encontrados vestidos y no desnudos». 30) su cuerpo. aquí se trata de una habitación «que viene del cielo». vestir (5. o bien: «tenemos un edificio. 4. Dios le ha dado ya sus arras para garantizar que se concederá lo que falta.d~ ta\ t<wma <\'U~ él ~e.2. está ya dispuesto para las bodas mesiánicas. 8. 6) 5. 19. 3).3 quiere decir probablemente: Pablo tiene el ardiente deseo de llegar a un estado definitivo y de no verse de ninguna forma privado del cuerpo de Cristo.(vIene de p.Rc. CON ANIMO.1-4 se basan en esta afirmación: Dios es el que lo dirige todo (cf. 7). puede comprenderse así este versículo: lo que es mortal (en mí) será absorbido por la vida (que viene de Cristo). 2.v\sta ?or e. que lo que ha sido emprendido por Dios será continuado hasta su consumación. «Gemir» como en Rom 8.3. 4) 5. CAMINEMOS HACIA EL SEÑOR PARA COMPLACERLE ANTES DE COMPARECER ANTE EL (5. El término de sobrevestir o de revestir por encima expresa más el deseo de no estar sin cuerpo que la certeza de reducir la habitación celestial a ser tan sólo un sobrevestimiento. La primera acepción nos parece mejor.2. sino que vuelve a encontrarlo mejorado.4. 5) 5. Su confianza se basa en la certeza de pertenecer a Cristo (lO. estar sin vestido.\.3. Pablo. Pero Pablo colmará esta discontinuidad recogiendo el verbo «estar lleno de confianza» en 5.ma del cuerpo terreno que es actualmente el suyo. La ve sin embargo alumbrar en el horizonte (4. pase de las arras ya recibidas a la totalidad. o bien: estar sin domicilio. llegado el momento. no tener ni cuerpo terreno ni cuerpo celestial. \0 re. 22-6 Y «aspirar ardientemente». Pablo deja de señalar el momento. sino a revestirse de él cuando. pero no habla aún de resurrección definitiva. 7). La complejidad del texto está en que Pablo se viste de una casa y se desaloja de un vestido (!). Por tanto. En vez del sentido ordinario: no desvestirse de su cuerpo de hombre. El vestido en el Nuevo Testamento es el signo de la identidad verdadera y de la aceptación de aquel que lo lleva por aquel que lo acoge: señala una comunión real entre el creyente y Cristo. no seamos encontrados desnudos».

14.11. aspiramos a lo definitivo. Excepto en Flp 4. La dinámica es la misma: habitantes de lo provisional. Hay que traducirlo por «ser puesto al descubierto» o por «ser manifestado» más bien que por «comparecer». traducida por «marchar». El pensamiento de Pablo es coherente: percibimos ya la acción presente del Señor. 10. ¿Habrá que ver aquí una analogía de Rom 6. 10. ¿Qué es lo que quiere Pablo en este texto de 4. • 5. 10 se impone una primera constatación: no aparece ni la palabra muerte ni la palabra resurrección. 7.3. 16. Recuerda la tensión hacia adelante. reducido al estado de alma? ¿Salir de la vida humana carnal. 7 y vuelve a reanudar el tema en el v. 11).16-5. 3. es la pertenencia a Cristo y no la situación lo que realmente le interesa. • 5. el espíritu o el pecado. Si Pablo se refiere a la vida presente. El «es preciso» recuerda que el ministerio apostólico es una carga y no un servicio a voluntad. 8 es citado a veces como paralelo. 5.5. • 5.7 sólo puede comprenderse con la condición de recordar 4. Pablo tiene el atrevimiento de afir- . • 5.8. Pablo muestra la mayor discreción en decir lo que es capaz de agradar a Dios.11. 10: Cristo. 12). 18. Pablo considera con confianza que Dios lo pondrá junto con los corintios alIado de Jesús. 12. 6-9 al aplicar a la condición mortal del hombre estos dos verbos? Podemos suponerlo. 16-18: disolución del hombre exterior y renovación del hombre interior. Pablo añade una precisión al v. Para darse a comprender. 18. El verbo que se traduce unas veces por «comparecer» y otras por «quedarse al descubierto» se utiliza también en 2. y es muy grande la imprecisión en cuanto al momento preciso del proceso que se describe. La persona queda comprometida en sus actos. pues lo que le importa es la actitud de una disponibilidad verdadera. 11. En su pensamiento. el aliento actual que viene de Cristo ya presente en la vida cotidiana hace más preferible todavía emigrar fuera de la condición pecadora y residir junto al Señor. bien de una manera relativa (momento de la muerte y paso a una situación que no es aún la de la resurrección plena y entera).innovación en 5. 1 Cor 9. realidad provisional). tiene que anunciar el evangelio (cf. mientras que parecen ser totalmente distintas en nuestras lenguas modernas. En 4. Pablo evocaría la vida futura. El texto 36 de Eclo 5. Esta habitación está regida por el que la habita. 1-9. 2) los frutos deberán ser valorados: la pertenencia a Cristo no dispensa de errores ni de pecados. sino evocar el paso de la condición actual a la condición futura? Las dos imágenes de vestir-desvestirsobrevestir por una parte y de residir-estar desterrado por otra se armonizan en griego. es decir. Pablo ha sido aferrado por Cristo. ya que el juicio final no fijará la suerte de los elegidos.6. De buena o de mala gana. de la vida sin Cristo? Pablo es poco explícito.9 resume y destaca todo lo que acaba de desarrollarse en 5. Flp 3. debido a ese «residir junto al Señor»? La proximidad con el Señor puede entenderse de la vida presente y de la vida futura. entonces tendrá su fin lo que se califica como un destierro. Marchamos por la fe y no por lo que vemos (según 4. Esto es verdad en el caso del apóstol y es verdad para todos los demás. 4. j Ya tenemos a Pablo expresándose en términos de «mudanza»! «Preferimos mucho más emigrar fuera de este cuerpo». 16 . Ya en 4. Este juicio supone dos aspectos: 1) cada uno recogerá frutos. Esa misma certeza viene a cerrar 5. 14. no hará más que ponerla de manifiesto. es el hoy lo que cuenta para el mañana y ese hoy comienza en Cristo y se prosigue con él. 8. La fe significa el compromiso personal y confiado del creyente para con aquel que no se mencionará hasta el v. ¡Imagen extraña! ¿Significa esto morir? ¿Encontrar al Señor cuando la parusía? ¿Estar desterrado lejos de todo cuerpo.6 y pensar en una analogía con el bautismo. la fe es la que refuerza en nosotros la esperanza de aquel día en que esa acción será total. el cuerpo-persona se concibe con frecuencia como una habitación. bien de una manera absoluta (cristianización de un pensamiento helénico que no piensa en una escatología a largo plazo).1-8. En ese caso. pero esta percepción es solamente parcial. se trata de la continuación lógica de 4. 6-8. 10.10. La certeza presente condiciona la pertenencia futura (cL Flp 3.

la comunidad volverá a ser plenamente apostólica. 16 (por eso). 2. 10. Vale la pena señalar el razonamiento de Pablo: lo que está en juego en ese paso del tribunal de Cristo al de las conciencias no es la persona del apóstol.20 (pues). 4. Pablo habla como sus destinatarios y habla de conciencia. 4. no se trata tanto de hacer reconocer su acción misionera. todo cuando concurre a la misma es bueno.6. «conocer» alude a un conocimiento práctico. Se observará la manera con que Pablo va puntuando su pensamiento: 3. sino que manifiesta el respeto confiado delante de Dios que se alía con el hombre. Entre el apóstol y el Señor las relaciones son perfectamente claras y Dios sabe mejor que los corintios lo que allí ocurre (d. Se puede leer «orgullosos de nosotros»: entonces es Pablo el que es reconocido como apóstol por los corintios. pero en perfecto: «Estamos plenamente al descubierto». 1. No hay más que un evangelio: el evangelio que él predica. Al haber descubierto en su persona al apóstol. aficionados a los fenómenos ex-o 37 . 18 no puede decirlo con mayor claridad: «Porque no es el que se recomienda a sí mismo el que se muestra digno. El ministerio de la reconciliación (5. De esta manera.12). Por tanto. De esta manera se expresa su certeza de ejercer el ministerio apostólico. En 5. en 10. 12 se puede leer una ocasión «de estar orgulloso de vosotros». 11 . es el funda- mento vivo de toda moral. 12b). sino aquel a quien el Señor recomienda». Si Pablo emplea el pronombre YO y no dice NOSOTROS. 5. 4). EL ROSTRO Y EL CORAZON O LAS VERDADERAS RAZONES DE UNA CARTA (5. La conducta humana resulta de la comunión permanente con Cristo que. Utiliza el mismo verbo que en 5.mar un JUICIO apreciativo sobre las acciones y las obras independientemente de los criterios humanos habituales. 5. como de recordar su autenticidad y su verdadera fuente. 1 (por eso). se trata de una afirmación polémica. al resultado de la experiencia que Cristo ha hecho vivir a su apóstol: es la expresión de la comunión tan fuerte de Pablo con su Señor. 13) 20. Todo acto que esté en flagrante contradicción con esta comunión es malo. es que se pone al nivel humano de los corintios y tiene miedo de no estar al descubierto en sus conciencias. lo cual equivale en la antropología griega a lo que es el corazón para los semitas. 1 Cor 13. Y al revés. B'. Si Pablo pone el verbo en perfecto.11-13) El temor del Señor forma parte del lenguaje heredado del Antiguo Testamento. es porque se anticipa al resultado de sus relaciones con los corintios. 4. Vuelve así sobre un punto que le preocupa: se niega a recomendarse a sí mismo. para él. Aquí. la comunidad puede en conciencia mirar al corazón y oponerse a aquellos que tienen tan sólo un comportamiento «de fachada». No tiene nada que ver con el terror o con el miedo. de manera autónoma (3. En ese caso. Pablo juega ostensiblemente con los recovecos de la lengua griega. 12 (pues). 10. 6. los corintios muestran que son ciertamente hijos de Pablo. Al tratar de convencer. El apóstol no vacila en correr el riesgo de confiar a los corintios su buen nombre. sino las personas de todos (5. 6 (pues).

32 Y 1 Cor 15. LO ANTIGUO HA PASADO (5. lo mismo que en 2 Cor. 16). 1 Cor 11. 17 ha sido objeto de dos construcciones: 1) «Si uno está en Cristo.teriores de inspiración. ¿en lugar de?. parece el más probable. sino también ellos. 2. He aquí entonces el movimiento del pensamiento: no solamente él. pero con los corintios vigila sus manifestaciones: quiere dar la sensación de normalidad y de buen sentido. este v. el v. esperanza para los corintios. 16 apropia el 14 y el 15 a los que son designados por «nosotros». La transformación del conocimiento supone una nueva manera de ver. La muerte de Cristo comprende la muerte de todos. ¿Cómo traducirel v. Ese «nosotros» es el apóstol y sus colaboradores. lo antiguo ya ha pasado. ya que aparecerán luego en 5. él murió sus muertes. «Pues todos murieron» es una fórmula predilecta de Pablo. Aquí muestra cómo la existencia cristiana recibe un impulso decisivo del amor que encierra y manifiesta la muerte de Cristo. Los que han descubierto en Cristo la vida verdadera y la han recibido no viven ya para ellos mismos (cf. es decir. 7-9). 6. incluso al «Jesús de la historia»? El primer sentido: apreciar a Cristo según criterios humanos. 14b. Como trasfondo. Evoca la gran transformación de que han sido . sin relación con Cristo. incluido el éxtasis. Rom 14.6. «según la carne». Muerto y resucitado se completan con «por». han renunciado a la manera de comprender y de encontrarse con algún otro con los criterios del hombre carnal. La cruz no es un azar de la historia. Pablo ha recordado ya por su predicación apostólica viva la angustia de Cristo ante su muerte (4. Si esta conclusión pertenece a la fórmula bautismal y no es un añadido de Pablo. el apóstol. El v. el v.. es en lo relativo a vosotros»? ¿Habrá que comprender que Pablo se muestra demasiado discreto y guarda sus experiencias espirituales para su intimidad con Dios? En ese caso. que identifica la muerte de los creyentes con la de Cristo (Rom 6. 14-17) ¡Qué ímpetu! El amor de Cristo es al mismo tiempo el amor que Cristo nos tiene y el amor que el apóstol y nosotros mismos tenemos a Cristo. 21. Certeza para Pablo. lo antiguo ha pasado. «Uno solo ha muerto por todos»: Rom 5. 14 expone los hechos: uno solo murió por todos. cf. 4.. pero son también el «todos» de 5. ¿Cómo hay que comprender 5. 14c. 4. ¿Qué sentido darle a por (griego. ¿Hay que leer «criatura» o «creación»? El segundo sentido supone el primero: hay una nueva creación (cf.7. esto es algo que se refiere a Dios». Se ha señalado el paso de «uno-muchos» a «uno-todos» que caracteriza al universalismo paulina. 16a ¿se aplica a 5.13: «Si hemos superado la medida. Pablo puede evocar el bautismo y la cena (Rom 6. Lo que Cristo llevó a cabo una vez por todas se repite en sus efectos para los creyentes. 3 muestran que «murió por nuestros pecados» es una fórmula recibida de la tradición. En Rom 5. las afirmaciones sobre la muerte de Cristo preceden a las afirmaciones sobre la reconciliación. Sin que esto transforme profundamente el sentido. es una criatura nueva. ¿tiene o no un sentido sustitutivo? Pero quizás el texto de 5. 16: «a la manera humana» (literalmente. El amor de Cristo es una realidad presente: uno solo murió por todos. 6. 16b: se trata de conocer «a la manera humana» a Cristo. 8. si seguimos estando en sano juicio.9s).11. 14c es una confesión bautismal. 3-5. Nosotros preferimos ver en ese «fuera de sentido» la doble posibilidad de referirse al éxtasis y de superar los límites. hyper)?: ¿en favor de?. 18-19. como era el de Pablo perseguidor de la iglesia? ¿O se trata de conocer a «la persona terrena de Cristo». Con Dios.11). 15 saca las consecuencias de esto para la humanidad.10. allí hay una realidad nueva». 2) La Vulgata opta por otra traducción: «Si uno es una nueva criatura en Cristo. Si la fórmula murió por tiene su arraigo en los cantos del «siervo» del Déutero-1saías. ». convendría traducir: «Si tenemos éxtasis. es difícil señalar la evolución que lleva de 1s 53 a 2 Cor 5. el recuadro)? La regla general de 5.8. era en lo relativo a Dios.8. 7. por tanto con un conocimiento que no es el más adecuado. Pablo se siente libre. que de este modo se sitúan bajo el beneficio de la muerte y de la resurrección de Cristo. el apóstol puede haberla destacado por el hecho de con38 venir perfectamente a su pensamiento. los creyentes.26) que actualizan la muerte y la resurrección y manifiestan la pertenencia al Señor.

del que el himno de Col 1. Si hemos conocido a Cristo en su existencia terrena.urre en 10. no combatimos de forma puramente humana (según la carne)>>. El juego que le da a una sola palabra el sentido de criatura-creación se explica en el pensamiento de Pablo. 16: ¿qué sentido darle a «según la carne?». es todo lo que es sin Cristo.Que na tenlóo.2-3: «. podría hacerse una relectura de todo el pasaje 2. Caben dos soluciones: a) referirlo al verbo «conocer»: «Va no conocemos de modo humano a nadie. purifiquémonos de toda mancha de la carne». es decir sin la relación con Cristo. en oposición o. Olas. ies sólo por voluntad humana (según la carne)?». b) referirlo a los complementos de objeto del verbo conocer: Cristo. Todo lo que es antiguo no tiene más porvenir posible que el que le ofrece la muerte que intervino ya en Cristo. 14-5. objeto los cristianos (5. ahora no lo conocemos así». ya que la creación es solidaria del hombre (Rom 8. nadie: «No conocemos a nadie de modo humano. En griego. En este mismo sentido hay que interpretar 1. • V queda 5. Si conocimos de modo humano a Cristo. sin la novedad. 39 .)ara Pablo no es J. 15s dirá: «primogénito de toda criatura». 16. Así oc.CARNE Debido a 2 Cor 5. preferimos el sentido a). la fragilidad de la existencia terrena. es preferible comprender que J.r yo este atrevimiento contra esas gentes que pretenden que nuestra conducta tiene motivos humanos (según la carne)! A pesar de que somos humanos (caminando en la carne).ue uso. el significado puede ser distinto y pasar de la condición humana de criatura a: 2) La condición de hombre pecador. En 7. Vfinalmente 7. el contraste aparece entre «la vida de Cristo» y el hecho de que esa vida se manifiesta «en nuestra carne mortal» (= nuestra existencia mortal). 5. a. 18-25) Yes por el hombre por lo que hay nueva creación (l Cor 15. ahora ya no lo conocemos así». Cristo murió y la mirada que desde entonces hay que dirigir sobre la humanidad es nueva y verdadera.)osible tratar con nadie con los criterios del hombre carnal. 15b-c) y el nuevo porvenir que sustituye a la situación antigua. esta palabra representa un papel importante para la comprensión de esta carta. Desde esta perspectiva. 11.16. «carne» (sarx) designa: 1) La condición humana en cuanto criatura. Por tanto. Una condición buena. 1: «Queridos. 17: «Lo que quiero. El primero de esta nueva generación humana es Cristo. pero que marca las distancias con Dios (oposición cielo/tierra).54-58). Según la preposición que Pablo pone delante de «carne». Pablo se muestra impaciente por ver de nuevo a Tito y tener noticias suyas y dice: «Nuestra carne (= nuestra persona) no conoció tranquilidad alguna». sin el Espíritu. son esos valores antiguos a los que estaban tan apegados los corintios hasta que lograron discernir la realidad del hombre nuevo. Lo que es antiguo. En 4. En nuestra opinión.

Así.20-21) Pablo afirma su embajada. o sea. 4) los apóstoles son sus agentes o sus embajadores (5. Gracias a un participio pre40 sente y a un imperfecto. pero tras una gran modificación. ». Marca el dinamismo del ministerio apostólico ejercido por el apóstol y compartido por los corintios: . «Reconciliación» evoca. Como testigo directo. lo mismo que de otra manera los corintios son el mensaje o la carta de Cristo. Pablo toma una palabra de resonancias múltiples y le confiere una fuerza teológica muy intensa. 8. el apóstol subraya la duración de la historia concreta de Cristo en la cual y por la cual interviene Dios personalmente. en la parte B' (5.22. EN CRISTO. sino entre los corintios y Dios. 18-19) En cada una de las etapas de su correspondencia con los corintios.18) aparece ministerio (diakonia) en 3. Es en Jesucristo donde puede captarse su presencia y su actividad. los corintios que no conocieron a Cristo durante su vida terrena pueden conocerlo a través de aquel que fue escogido por él como apóstol. sino en ser apóstol. 6.3. C. 1-5. Pablo se convierte en evangelio de Cristo en persona. ministerio en 4. es completa y definitiva. «Dios ha puesto en el apóstol (nosotros) la palabra de reconciliación»: es una palabra fundadora e institutiva. el apóstol da un testimonio de ella en su persona y en su palabra. El ministerio apostólico incluye todos los servicios: la palabra de Dios..4. Su ministerio no consiste en ser predicador de doctrina a la manera helenista. la proclamación de Cristo (4. gracias a Cristo resucitado.5) Y aquí la reconciliación. El imperativo invita al hombre a tomar posesión de lo que se le ofrece. DIOS. aunque de una manera extraordinaria. pero ya no entran en cuenta. De esta manera. Por eso Pablo pone en el mismo plano la realización por obra de Dios de la reconciliación y el ministerio que la proclama. a toda la humanidad. c) el objetivo de esta embajada: «dejaos reconciliar con Dios». el mundo. El mismo Pablo lo ha experimentado y. 10). «Dios estaba en Cristo. 1.13). reconciliando . 3) Cristo es el instrumento de esta reconciliación. En cada ocasión. pero confiando al mismo tiempo este ministerio. Las transgresiones todavía existen. 6-9). ha descubierto su alcance. La reconciliación no se realiza entre los corintios y Pablo. b) que «por nosotros» es Dios el que exhorta. presenta y proclama a Cristo. Dios tomó en serio las transgresiones humanas: se hizo solidario de los transgresores. pero también a los ángeles. reproduce. la amnistía otorgada por César a los nuevos habitantes de Corinto. cuya acción y presencia se manifiestan a través del apóstol.9 Y ministro (diakonos) en 3. figura. cuando la reconstrucción de la ciudad. ocupó su lugar y realizó de este modo un intercambio radical. en la parteC(4.3. Este imperativo viene después de los indicativos que expresan lo que Cristo ha realizado y lo que ofrece al hombre. 1. los creyentes. Esta noimputación de los pecados es una de las tareas de la predicación apostólica. los apóstoles. una manera de ser significativa que pone de relieve. 19). Para hablar de ello. EMBAJADORES EN NOMBRE DE CRISTO (5. pues. 4. 20). para no limitar el campo apostólico sólo a la iglesia de Corinto. así como la manera con que el hombre recibe por la fe esta nueva forma de vivir. Va señalando sucesivamente: a) que es embajador en nombre de Cristo. Pablo no dice «a vosotros». En la parte B (2. Spicq ha resumido en cuatro puntos esta renovación: 1) la reconciliación salva de la cólera de Dios (Rom 5.. La reconciliación se amplía a todo el mundo. ministerio en 5. Se observará la ampliación progresiva de «nosotros» a «mundo»: Dios. 7. Y ministro en 6. Aquí la reconciliación es por completo obra de Dios que actúa personalmente para revelarse. RECONCILIA CONSIGO AL MUNDO (5. 23. defiende el aspecto cristológico de su apostolado. para ello escuchad la palabra de Pablo.2. «No cargando sus culpas en la cuenta de los hombres». ya que Dios la utiliza como su propia palabra. Por «mundo». Pablo entiende sin duda a todos los seres capaces de decisión.11-6. Hay en su persona un movimiento cristológico. el evangelio. Pablo insiste en el ministerio o en su función de ministro.14-3. 6.8. 2) Dios toma la iniciativa de esta reconciliación (2 Cor 5.

cmco en 2 Cor) Proceden unas veces por enumeraCIOn. el «sm pecado» se pone en nuestro lugar en el pecado. mcluso en medIO de sus mqUIetudes y de sus dolores 24. 8 25. HE AQUI EL MOMENTO FAVORABLE (6. llegando hasta padecer la pena de los condenados. motmes o sedICIOnes (los Hechos nos ofrecen toda una sene 13. cf 11. las CIrcunstanCiaS se colocan en tres senes de tres mIembros tnbulacIOnes-necesldades-angustlas41 . 18.a que nosotros fueramos JustICIa de DIOS en el» Hay tres sentIdos pOSIbles . que llega hasta a reconclharse con el mundo La graCIa y el gozo estan SIempre presentes.50 en AntIOqUIa de Plsldla. 3-10) Pablo se SIrve de un genero hterano conOCIdo en ~ antIguedad el catalogo de «penstases». . mantener consohdar la reconCIhacIOn que DIOS ha llevado a cabo en Cnsto Con un ntmo breve y cortado. sabe que es un mstrumento pnvIleglado de la graCIa Actua con DIOS y puede exhortar a los cormtIOs Pero SI la reahzacIOn de la graCIa dlvma es defImtlva en Jesucnsto. 4b-s. 21 «Al que no habla conoCIdo pecado. 10. 1. la enumeraCIOn de «CIrcunstancIas» de la VIda (vease recuadro) De las ocho hstas que ha hecho. tanto en la exegesls de los santos padres como en CIertas mterpretacIOnes catohcas o protestantes. smo solo DIOS En el sacnfIcIO por el pecado.2) Pnmera slgm{lcaclón el ¡ntercambLO La encontramos baJo otra forma en 2 Cor 8. en una espeCIe de «DIOS contra DIOS» Al margen de todas estas dISCUSIOnes. mcluso abandonado de DIOS. es deCIr. en 6. esperanza VIva y seremdad 5. Y por antIteslS en 4.como hacer plenamente VIva. 5 azotes y carceles. ello mdentIflCü por nosotros con el pecado (o lo hIZO pecado).el no tu"o conOCImIento practIco del pecado (sentIdo hebreo).22-29 Y 12. se hIZO pobre SIendo nco. 17. 1-21 Y el comIenzo del desarrollo de 6. 8-10 Pueden verse hstas por enumeraCIón en 11. seIS van dlngldas a los conntIOs (de ellas. 19. 3 DIOS hIZO a Cnsto sohdano de la humamdad pecadora. como en 6. la sangre expresa solamente la actItud del hombre que pIde a DIOS la reconclhacIOn Pablo mdlca muy bien que Jesus no se atnbuye nada es DIOS el que confIere al acto de Cnsto un sentIdo saludable Pablo da muestras de un optImIsmo mdudable a proposIto de la salvacIOn en Cnsto no eXIste nmgun caso desesperado a los OJos de DIOS.13 en Berea. 14. 8-9 AqUI.12 en Cormto.23.el no esta sometIdo al pecado y su sentIdo) no es la vICtlma la que procura el perdon. a fm de hacer a los hombres sohdanos de su obedIenCia y de su JusticIa En una palabra.23-40 en Efeso) AqUI. por vosotros. paJ. para que por su pobreza os ennqueclesels» O tamblen en Ga13.19-20 enLlstra. su ofreCImIento tIene que ser reCIbIdo en el momento adecuado Tal es el objetivo de la CIta de Is 49. para que nosotros nos hagamos en el JustICIa de DIOS Vemos el atrevImIento de las afIrmaCIOnes de Pablo Segunda slgm{lcaclón el sacnficLO ConSIste en leer «pecado» con su sIgmfIcacIOn hebrea en el AntIguo Testamento «sacnfICIO por el pecado» A lo largo de los SIglos. 14.5 en Icomo. hemos de recordar que en todo sacnfIcIO (sea cual fuere su forma Estos dos verslculos son al mIsmo tiempo la conclUSIOn de 5. 17. 3-10 Pablo. es este un texto que ha dado lugar a mterpretacIOnes «exceSIvas» que van mucho mas alla de su sobnedad mICIal Cnsto abandonado por DIOS en manos de las potencias enemIgas. 13 «Cnsto nos ha rescatado de la maldlcIOn de la ley haclendose a SI mIsmo maldlclon por nosotros» Cf tamblen Rom 8. LAS PARADOJAS DEL MINISTERIO APOSTOLlCO (6. polemICa y certeza. .5-8 en Tesalomca. Pablo traduce Cler tos sentImIentos contradlctonos angustia y amor. como en 6. y otras por antltesls.el no sabe cual es el gusto del pecado (sentIdo rablmco). que de persegUIdor se ha convertIdo en aposto!. 9 «Jesucnsto.

A 2.3-10 + 6. se puede entonces vmcular 6. 1) Este texto. tnstes-alegres. glona y desprecIO. ImpIedad Rom 4.8.7. pobres-ennquecedores de muchos.6.9. 8c-1O) se compone de SIete antItesls Impostores-veraces. pero frecuentes tamblen en los textos de Qumnln 42 . 7. 21.2 + 6. 6.217.11. aunque no sea verdad lo reCIproco En 6.2-4 SI se excluye 6. 2 Tes 3.16.2127 32.6. como el tema de la opClOn que hay que hacer.2 + 6.23 Y 2 Cor 4. en Qumran. 14. 2 Cor 4.6. 6) • «e Que acuerdo entre Cnsto y BehaP" SI. 11-13 a 7.25. 7. 14-7. segun Lv 19. LA OPCION NECESARIA (6.9-12. 7. 2-4 Estos tres verslculos pueden resumIrse aSI.10.7. 14-7. 9 Sobre los no creyentes en Pablo. 15. 16) 27. 13 dIce en sustancIa "OS he abIerto mI corazon. pacIencIa-bondad. 14-7. El cambio de itinerario ha sido provechoso (6.Introducción: "no os unzalS al mIsmo yugo». ces de Pablo o es mas bIen una CIta') cSera acaso un texto de Qumnln') . 11-13) La tercera estrofa consta de tres antItesls armas ofenSIvas y defensIvas. 4 5 antítesis • «cQue umón entre la luz y las tmleblas)" Este dualIsmo es muy cornente en Qumran. objetos de castIgo-sm ser entregados a la muerte. calumma y buena fama La cuarta estrofa (6. sm tener nadaposeyendolo todo Se nota un cambIO muy claro de tono Esto ha sugendo a algunos la Idea de SItuar aqUl el fmal de una carta compuesta de vanos elementos en 2 Cor y que habna temdo dos edIcIones . 14-7. 37). 2 Tes 2. etc) • «e Qué relaclón entre el templo de DLOS y los (dolos)" Templo de DIOS (1 Cor 3.14-6. abndme vosotros el vuestro» A'.B 2.14-6. EspIntu santocandad smcera.2) Todo este vocabulano. palabra de verdad-poder de DIOS 26.8.12 espera de ellos las mIsmas dIspOSICIOnes para con el que las que el tIene con ellos Yen 6. 32 Pablo no tIene secretos Lleva a los conntIOs en su corazon. 11-13 . desconocIdos conOCIdos de todos.10. vease 1 Cor 5. PARA UNA MUTUA APERTURA (6. tomando como trasfondo el Sal 119 (118). BelIal deSIgna al caudIllo de los malos esplntus (cf Regla de la guerra).1-13. 1 de la actIVIdad lIterana de Pablo. 12.19) Pablo y la Idolatna (l Cor 5.azotes-carceles-sedlclones-fatIgas-vlgIlIas-ayunos VIene a contmuacIOn una segunda estrofa (6-7a) con ocho caractenstlcas del comportamIento paulIna castIdad-cIencIa. monbundos-blen VIVOS.11. 10. 19 y Dt 22.12-1639. 1+ 7.1-6. Cnsto aparece aqUl como caudIllo de los hIJOS de la luz • "e Que puede tener un creyente (fle!) en comun con un mcredulo (mfzel)">" (cf 1 Cor 4.9.7. 19. aSI como en Pablo (Rom 4.9.71419. compuesto con mucho esmero.6. es muy paulmo • «e Qué hay de comun entre la ¡UstlCla y la lmple- dad')" termmos muy paulInos (justICIa 3.

2-4 con los efectos de la presencia de Dios y de Cristo en el ministerio apostólico: pleno consuelo.6.5. Ofrece algunas analogías con Ez 43. l. Pablo replica a las acusaciones de sus adversarios con tres negaciones: no ha hecho daño. en vez de reservarse a los sacerdotes. 12-13). 11-13. la tercera amplía la primera subrayando el sacerdocio de los cristianos. aunque el Señor me abrió las puertas de par en par. y no toquéis nada impuro»: es una cita retocada de Is 52. salid de en medio de esas gentes y separaos de ellos. por Tito. Así. la composición poética de las tres citas está muy estudiada. importante de lo que aparece a primera vista! Conclusión: es muy paulina. no tuve el espíritu tranquilo por no haber encontrado a Tito.14-7.11.4) resalta al fundamentarse en Cristo. 5 ocupa perfectamente su lugar: «Cuando llegamos a Macedonia.í d~ h d. me despedí de ellos y partí para Macedonia» (2. Dejando a su palabra un carácter libre y directo. se usa la fórmula tradicional «mantener esas promesas». sin que se especifi43 . Entonces es cuando 7. 12-13. ni explotado a nadie. • «Así. 7.14. Pero cuando no es ése el caso. 34yde2 Sm 7. gozo en medio de las pruebas.~ nFn\:.27 es más interesante por el hecho de que aparece en la colección de Testimonios de Qumnln. mi hermano. EN NUESTROS CORAZONES PARA VIDA O PARA MUERTE (7.~.12 (griego) y de Ez 37. 2-4) Estos tres versículos 7. porque se encuentra en situación de debilidad.. manifiesta una confianza que depende de la manera con que él considera delante del Señor las relaciones existentes entre él y los corintios. con un enunciado indicativo seguido de una exhortación en imperativo. dice en 7. La única palabra rara es «lo que mancha».Us'Gtt. 1-1~. que había comenzado en 6. Por tanto.1. dice el Señor. que ya había desarrollado en favor de una apertura mutua entre él y los corintios. dice el Señor todopoderoso» .14-7. El añadido de "\\)... 'H'I'O 'í DE LA CARTA (7. Wi.ntt. 5-13a) l. desbordo de gozo en todas nuestras dificultades».). iN. 2. 2-4 forman inclusión con 6. Y el apóstol termina con una doble certeza: «Estoy lleno de consuelo. utiliza el YO. «Por todas partes hay dificultades». 27. cuando las relaciones con los corintios resultan de sus disposiciones apostólicas. La exhortación a la acogida mutua.3) Y demostrar su afecto y sus relaciones de confianza indefectibles. En conclusión. ». hemos de leer inmediatamente antes de nuestro texto el siguiente informe: «Llegué a Tróade para anunciar el evangelio de Cristo y. seré su Dios y ellos serán mi pueblo'».l. Lo único es que se ha pasado del YO al NOSOTROS. Se recoge de nuevo el «nosotros». aplicada aquí a toda la comunidad. la segunda exige la pureza sacerdotal. E>. Pablo quiere evitar todo malentendido (7. La exigencia de la santidad ética da el toque definitivo. Pablo utiliza el NOSOTROS cuando actúa como un apóstol reconocido.5-16. La primera explicita al «templo de Dios». 2. pues. El apóstol recoge aquí los argumentos Recordemos que hemos optado por la división siguiente: 2. termina en 7. n. La cita combinada de Ez2ü.tt. Reanuda esa actitud cristológica que ya hemos observado en él en varias ocasiones. • «y yo os acogeré. Jr 41. que sólo aparece aquí en todo el Nuevo Testamento.~'1~d'2>d ID?'". Seré para vosotros un padre y vosotros seréis para mí hijos e hijas.11 en el plano de las relaciones entre él y los corintios..3 citas: «Porque nosotros somos el templo del Dios vivo» sirve a la vez de conclusión a las antítesis y de introducción a las citas..9 Y Os 2. Es una cita compuesta de Lv 26. El orgullo que siente de los corintios (7. ni arruinado. pues.4. enmarcando de este modo la perícopa qumraniana 6.)'2>"''' t>~dí\'2> t>í~'1~S>.1.. • «Como dijo Dios mismo: 'Habitaré y caminaré en medio de ellos.'I~ 28. «combates por fuera» con los adversarios tomados en bloque y «temores por dentro» por los corintios.

los corintios son inocentes en esta materia. aunque los corintios no fueron los que causaron esta tranquilidad.14 Pablo recomienda la comunidad a Tito. Procede de manera directa.11. Pablo se expresa lo mismo que un abogado que utilizase toda una serie de términos jurídicos: empeño. temor. En 7. Por medio de Tito. Pero Tito es un enviado apostólico. C. Pablo considera el asunto como ya zanjado. De 7. y luego por los informes que le trae sobre el estado y las disposiciones de la comunidad de Corinto. K. 14 a 7.que el motivo. aguardaron algún tiempo. 1. La llegada de Tito (7. indignación. Emprende toda una requisitoria para reconciliarse con los corintios: excusa-ofensorcastigo. 4). 6) consuela a Pablo ante todo por la presencia de aquel colaborador suyo. Sin embargo. La visita de Tito a Corinto ha sido la ocasión para que se renueve su celo en favor de Pablo. Más tarde. 8-13a. pero sin estar ni mucho menos seguro de que lo comprendan de la manera mejor. El cambio de situación en Corinto permitirá finalmente a Pablo que pueda regresar a ellos (7. Como él no es propiamente hablando un corintio. 12. deseo ardiente. desafiando a la autoridad apostólica de Pablo y disminuyendo su valor. Pablo ha conocido los efectos que tuvo su carta anterior y que desarrollará en 7. pero lo hace todo de forma alusiva: ningún nombre de persona. reivindicó para sí mismo ciertos derechos superiores. a 2. portador de la autoridad de Pablo y de Dios. como si Pablo tuviese más esperanzas que Tito en la comunidad corintia. 30. A título de ejemplo. Barrett ve de este modo los elementos del problema: el hombre que cometió la ofensa contra Pablo está relacionado estrechamente con los corintios. llegó incluso a injuriado personalmente. 16 se observa una densidad excepcional de VOSOTROS: 23 ocasiones (concretamente había habido 29 VOSOTROS de 1. castigo. de ahí la alegría del apóstol. 44 . 5 a 7. 1516). 13b-16) Esta nueva y más juiciosa actuación de los corintios permitió a Tito quedarse más tranquilo. celo. En 7. en 7. pero sin ser él mismo corintio. Durante su visita a Corinto. EL GOZO DE PABLO POR LA ACOGIDA DE TITO EN CORINTO (7. en vez de informar inmediatamente a Pablo de lo sucedido. 13 Y20 VOSOTROS de 2. ninguna precisión sobre el asunto. luego se arrepintieron de este retraso y manifestaron su solicitud por el buen nombre del apóstol. excusas.

Tan sólo los pobres macedonios se han mostrado generosos. en Efeso. en Tesalónica. fieles a la enseñanza del apóstol. 10. La gracia del Señor es la misma para todos y todos deben atestiguar un mismo reconocimiento. 1-4.. Pablo insiste en que ha de realizarse la colecta. 6-8). Envía a Tito a Corinto: «Le hemos instado a Tito a que lleve a buen fin entre vosotros esa obra de generosidad. Se hicieron los promotores de una solidaridad ecuménica. No ya entre varias iglesias. para que la cumplan los demás: en Galacia. pensaban con razón que no había más que una sola iglesia de Jesucristo que estaba en Corinto. 13) en favor de la iglesia de Jerusalén: «Vosotros habéis sido los primeros en decidir esta obra» (8. ya que... en Filipos. 4 Y9. 10). en Tróade.5-10). pero al citaros el celo de los demás (en realizar eso que se os ocurrió a vosotros). la teología es buena. En 1 Cor 16.. Es una buena idea. el vigor. os permito que probéis la autenticidad de vuestra caridad» (8. después de lo que había ocurrido en Galacia (d. Gá12. Los corintios. 6). ¡Cuidado con esas ideas que uno espera que realicen los otros! De ahí el humor y la prudencia de Pablo: «No lo digo como una orden. permite apreciar la admirable composición de estas dos misivas (11). La estructura del texto. 45 ..7-12. pero los corintios tienen poca generosidad. 9. en Macedonia . ayudó incluso a los corintios a organizar lo que habían propuesto. Sin duda Pablo había predicado el cumplimiento de la profecía de Isaías 60-62. mientras que los ricos corintios han ido poniendo inconvenientes y ni siquiera han comenzado todavía a dar (8. 10). la energía y el valor teológico de las dos misivas de 2 Cor 8 y 9 dedicadas a la colecta.. el éxito de la iniciativa es seguro (léase 8. como la había comenzado» (8. han tenido una idea maravillosa: que todas las iglesias nacidas del anuncio del evangelio entre los paganos realicen una obra de comunión (koin6nia: 8. Los corintios tomaron en serio esta predicación.37) Los acontecimientos Resulta sorprendente el estilo deslumbrante. que presentamos en la p.II LA COLECTA PARA JERUSALEN (8-9) (perícopas 31 . La idea es excelente. 1-5). Pablo puso esta iniciativa como ejemplo a todas las demás comunidades.

4 Y9. esclavos. la IgleSIa SIgue SIendo una y la apostohCIdad y la umversalIdad han podIdo ejercerse de manera exhortatIva y complementana y no de forma competItIva y exclUSIva Solamente en su totalIdad. de formulacIOn se conVIerten en fuentes de profundlzacIOn De este modo. que corre el nesgo de olVIdarse de los paganos. apostohcldad debIl de Connto. que deJana su teologla flotando a merced de su propIO COnOCImIento).2-5) demuestra que esta profundlzacIOn no puede llevarse a cabo mas que en una busqueda de comumon abIerta. las dIferenCIas de VIda. pero hablan de superarse medIante una comumon cada vez mas vIgorosa y mas fuerte Al lograr que. hombre de nuestro mundo. en un mdlce del mvel de generosIdad. de mtensldad. cada uno dIera su lImosna (cf 1 Cor 16. 1) Demuestra de esta manera que el mmlsteno apostolIco es ecumemco tIene el encargo de Ir a predIcar por todas partes el evangeho y de mantener entre las comumdades que han nacIdo de la proclamacIOn de Cnsto un vmculo muy fuerte La colecta recuerda la unlversaltdad de la IglesIa en el espaclO No resultaba tan 10gICO reumr en un mIsmo conjunto a Connto. en un gesto de gratItud La colecta es el SIgno VISIble. padres. etc) Todos y cada uno se entregaron prImero al Señor y luego al apostol Estos dos factores de umversahdad formarán parte de lo que se llamara mas tarde la catolICIdad El hecho de que el mOVImIento de la colecta vaya de las IgleSIas paulInas a la IgleSIa de Jerusalen subraya que la apostohcldad de OrIgen y en CIerto modo fundadora de Jerusalen se encuentra mterpelada por la umversalIdad global y local en una SOCIedad y por la umversalIdad extensIva en el espacIO La comumon entre las IgleSIas no solo hace aparecer algunos defectos (umversahdad debIl de Jerusalen. SIendo nco. etc Mas dIfIcIl resultaba todaVIa vmcular a todo este conjunto con Jerusalen Las separacIOnes. tangIble. en una mIsma IgleSIa. 5 9) que se hIZO todo para todos Lo mIsmo que la vemda de Cnsto. hombres. aSI tamblen las IgleSIas deben repetir este gesto de Cnsto. para ennqueceros con su pobreza»). 8 1415) 46 . ya que. pensada y VIVIda De ahI la utlhzacIOn de la palabra «hermanos» (8. a Troade. 146791619 y 9. a Colosas. smo por graCIa (charrs 8. 1-5 y 9. costoso. en su umversahdad y en su apostolICIdad es donde esta comumon entre las IgleSIas adqUIere su real dlmensIOn La colecta no se conVIerte entonces solamente en un SIgno de comumon compartIda. a pesar de las tenSIOnes e mcluso a veces de las OposIcIOnes. de los esclavos. la emulacIOn entre macedomos y conntIOs (8. la colecta recuerda tambIen la unlversaltdad de la IgleSIa en la socledad (JudIOS. la comumon entre las IgleSIas mamfestada por la colecta pone en tensIOn los puntos fuertes de unos y los puntos debIles de otros Ante este hecho.182223 y 9. hombres lIbres. a FIhpos. 3 5) La colecta demuestra que esta comumon SIgue abIerta. los obstaculos entre las comumdades no podlan Ignorarse. a Efeso. mUJeres. Pablo utIhza el termmo de mmlsteno (dzakon{a 8. no es un suplemento de su sItuacIOn d!Vma. a Berea.La importancia de la colecta es práctica y teológica Para hablar de la colecta. hIJOS. smo la reahdad mIsma de esta (( Cnsto se hIZO pobre por vosotros. 1). de las mUJeres. a Tesalomca. de la comumon naCIda de Cnsto (8. no ya por ImltacIOn (esta ImltacIOn no se hace mas que en relacIOn con el apostol). gnegos.

.2).10. ¿No conocieron los corintios a Cristo? Pablo desea que su vida entre ellos sea significativa y que figure. 10) A. reproduzca y proclame el rebajamiento de Cristo (6. haciéndose hombre en 47 . Col 3. 13. Le reprochan que se muestre humilde cuando está delante y atrevido cuando está lejos (lO. Pablo sigue siendo el apóstol fundador de la comunidad de Corinto (10. 38.III LA AUTORIDAD DEL MINISTERIO APOSTOLICO SE EXPRESA EN LA DEBILIDAD (10. sin dejar por ello de ser apóstol. Ef 4. no ven en esta demostración más que timidez y debilidad de carácter (lO. Si la mansedumbre es una virtud cristiana (1 Cor 4. 1. para mostrar a los corintios lo que podía ser el movimiento de aproximación de Cristo. se despoja de todo lo que constituye su apostolado. Pero los corintios. Pablo utiliza una triple osadía que él mismo califica en 10. 11). 23. la persona de Pablo no solamente está al servicio de Cristo para anunciar el evangelio. 1-6) En estos versículos. EL MOVIMIENTO CRISTOLOGICO SIGNIFICADO POR LA PERSONA DEL APOSTOL (lO. como buenos griegos. sino que entra en juego y se convierte en elemento esencial de esta predicación: queda comprometida en un verdadero movimiento cristológico de rebajamiento y de humildad. GálS. 1 .2 de atrevimiento. 1-11) plenitud. 9) se despojó de las prerrogativas de su divinidad sin dejar de ser Dios. 12. Aun ausente. también Pablo.1 es el único lugar en donde la bondad se le aplica a Cristo. confianza y audacia. Para mostrar que Cristo vive y actúa en él. Eso le permitirá en 10. 1). 6. 21. De la misma manera que Cristo (en 8. b). espectadores de discursos y oyentes de acciones. la.

48 ... 11.6 no resulta claro más que comprendiénd~\~ d~ ~. 1). De ahí la precisión «de Dios». es conveniente consultar el texto sobre las relaciones epistolares entre Pablo y los corintios (véase p. 9-10). 12."\'2>m.'2l. 7.23.4-6 apelar a una triple estrategia: destruir toda fortaleza.it\?oll&&.8. 32. representando a Cristo en persona (10. 4. Si para los judíos esta condición era bien vista. partiendo de un reproche que se le había dirigido. Pablo usa el YOy el NOSOTROS. un Pablo cercano y un Pablo lejano. el NOSOTROS en la autoridad. En 11. 3).4). en el poder apostólico para «edificar» (siempre el lenguaje de Jeremías). pero no combatimos de forma puramente humana. 11 responde como apóstol (sentido del NOSOTROS): no hay dos Pablos.4). 12."})\\~. ¿Por qué «alguien» en singular en 10. El v. d\. sino que su fuerza viene de Dios. DE CERCA COMO DE LEJOS (10. Otro punto que tuvo que jugar en perjuicio de Pablo es el hecho de que ejercía el oficio de artesano. 9. \\\. En 10. 12? (véanse las hipótesis relativas a los adversarios en la p.. 10. Este término subraya igualmente el señorío de Cristo sobre la edificación tanto como la dignidad del WJ. 2. demasiado débil. la de la comunidad)>>. El poder o la autoridad para enseñar son designados por Pablo con la palabra exousta. 7). 4).\~. Como nuevo Jeremías. Con mucha delicadeza.y¿ ~1 ~. No tiene ni la virtuosidad del sofista griego. 29. El no actúa «según la carne».41. ni el soplo del inspirado que habla bajo los efectos del Espíritu. actúa por él (2.28. el apóstol utiliza el lenguaje de Jr 1. apostolado de inspiración (el espíritu: 11.7 vemos aparecer unos de los slogans de los adversarios de Pablo: «ser de Cristo». 42.6.~..~d~·. Aquí no insiste en s.. Cristo vive en Pablo.. Pablo no dice que son espirituales. Pero Pablo tiene también un apostolado de doctrina que tiene su centro en Jesús (11. 39. La desobediencia es lo único que podría hacer salir a la comunidad del vínculo apostólico.u relación personal con Cristo por su vocación como en 1 Cor 9.\~ m. El YO insiste en sus capacidades personales. pero sí «en la carne». que sirve en los evangelios para describir el poder que tiene Jesús de enseñar y de curar y el que confiere a los enviados a misionarCMt 7. En lO. 14.. 31.. actuamos ciertamente como seres humanos. '2> <.. apresar todo pensamiento y castigar toda desobediencia. 39).10.. 11-18. De hecho. Pablo concreta la condición humana en que se encuentra. en conformidad con la carne (ef. El punto neurálgico es la permanencia del apostolado cristológico: ¿qué es lo que caracteriza a un apóstol de Cristo? Está desde luego el apostolado del ministerio: Pablo reproduce el rebajamiento y la elevación de Cristo (10.''2>'' \\%'2>1 toda desobediencia (de esos intrusos que se introducen en la comunidad) cuando sea total vuestra obediencia (la vuestra. En 10..1. VIVO MENSAJE DE CRISTO.. "E. Pablo ha aguardado ya bastante. 1-6).7-9. aunque con mayor gozo que él. 18. Lc 9. En 10. 14-17. 45. habla por él (13. 1. 24. 10 está claro que la realidad «crística» o «cristológica» de Pablo se vuelve en contra de él: él aparece demasiado humilde.2-3.\:?A~ty¡~~1. 6.a. Podemos traducir así esta idea: algunos pretenden que nosotros actuamos por motivos puramente humanos.4) Y de referencia (el evangelio: 11.. Pablo dirá: «¿Servidores de Cristo? ¡Yo mucho más!». Mc 6. En 10.10. se trata siempre del mismo.7 Y el plural de 10. ya que los corintios habrían podido entenderlo como si fueran el producto de ciertos fenómenos de inspiración. el recuadro de la p. LA PERSONA DE PABLO. 7). Pablo repite cuál es su combate apostólico y señala los medios de su acción: sus armas no son de origen humano (¡qué insistencia!). 10.14-16). no lo era desde luego para los hombres libres de Grecia. Para comprender estas alusiones. 7-11) En 10.

1-3: <<nuestra carta sois vosotros». De esta manera. Para reforzar sus afirmaciones. y comparándonos con nosotros mismos como motivo de comparación. Ostenta esta confianza no es para Pablo ir más allá de los límites permitidos. Pablo se ha quedado dentro de los límites asignados por Dios: «no destacamos nuestra confianza a costa de los trabajos de otros». no lo hacemos más allá de los límites permitidos. la exaltación de esta confianza humana. sin que sea Dios el que la asigna. 1. LA MEDIDA Y LOS LIMITES DEL APOSTOLADO DE PABLO (lO. »...2. Pero para el apóstol se trata más de estrategia que de geografía. «mas allá de vosotros» (la.31). Pablo ha llegado hasta ellos con el evangelio de Cristo (la. 8): «tiene que hacer valer su autoridad».B. 1-6. 7-11 Y 12-18. 8. 16: a) llegar a Corinto hasta vosotros. que presuma en el Señor» (la. 1-6) 40. 17). a pesar de que alude con frecuencia a varias imágenes sacadas de los textos de este profeta (Jr 9. Pablo hace la única cita explícita de Jeremías que contienen su escritos. 1 Cor 1. Rom 15. 12 resulta difícil. 16). son los adversarios los que desarrollan su propia concepción del apostolado y determinan por sí mismos cuál es la norma. Pa- Los corintios soportan tan bien a los intrusos (d. Pablo recoge bajo otra forma la misma argumentación de 2 Cor 3. PABLO REIVINDICA SU AUTORIDAD (11. Los adversarios quieren que Pablo realice las pruebas. Pablo no se jacta de los trabajos llevados a cabo a costa de los demás de una forma desmesurada (ya en 1 Cor4. ¡Ese es el secreto del verdadero apostolado! 41.20 recuerda sus condiciones. En 10. resulta de la comunión con el Señor. A diferencia de sus adversarios. no lo hacemos más allá de los límites permitidos . 13). b) con el evangelio de Cristo. Un texto breve: «Pero nosotros. 15) blo piensa ya en llegar más lejos. haciendo de la existencia de la comunidad fundada por él la recomendación viva en la que todos podían leer la presencia de Cristo. ¡SU examen es el único que cuenta! En los tres párrafos 10. El término de «trabajos» designa el trabajo misionero. Pablo concluye preguntándose quién es el que puede presentarse a examen. Hay dos textos. d. De ahí la conclusión: «¡Están perdiendo la cabeza!». Y el texto largo: «Pero ellos.18. Pablo va levantando progresivamente el tono y. o mejor por «destacar su confianza». que pase un examen. (la. midiéndose con ellos mismos como motivo de comparación. c) adonde no había llegado nadie todavía. 18).22-23). ». 22 [griego]. 12 .. 6. sin embargo.. Pero esto no tiene que llevarle a presumir más de lo debido (la. hay que leer hasta 10. 18. d) con la intención de llevar el evangelio más lejos aún. 13. El texto largo corresponde mejor al uso del pronombre «él mismo» por Pablo para designar una actitud autónoma ante el Señor. 12-18) Para responder a los falsos apóstoles que tan bien supieron seducir a los corintios. Para percibir con claridad los cuatro elementos de la acción apostólica que aquí se describe. Rom 15. 16): Roma o España (d. para afirmar la autenticidad de su apostolado. 5. 11. que nunca se verá decepcionada. Pero Pablo da la vuelta a la cuestión: el que hace las pruebas y el que ya ha sido recibido a examen es el apóstol a quien ha recomendado el Señor.11. Insiste y exige que se tome en consideración su ministerio apostólico (la. El v. 15). De esta forma. 14) y su verdadera recomendación le viene del Señor (la. midiéndonos a nosotros mismos con nosotros mismos por medida. o «a costa de los trabajos ya hechos» (la. 4) que se siente con derecho a reclamar que tam49 .19. De ahí la conclusión: «que el que presuma. ¡están perdiendo la cabeza! Nosotros. La audacia de Pablo con los superapóstoles y los falsos apóstoles (lO.4). se sirve seis veces del verbo traducido por «jactarse».

14). 11. Si. Pablo se dirige a los corintios. 4-8. Pablo defiende su mayor capacidad. el rechazo de su apostolado. Pero el abandono de Pablo. ¡Un título excesivo el de esos famosos «superapóstoles»! Título irónico y polémico. Sab 8). Pablo da la impresión de negarles la cualidad de discípulos y por eso mismo de no ser su apóstol. c. acepta hacerles ciertas concesiones en el plano de la elocuencia.12-15) Estos cuatro versículos han dado lugar a no pocas polémicas. Tesalónica y Berea (sobre las reacciones de estas iglesias en materia económica. 8 y 9). Pablo añade tres precisiones: el espfritu que ellos manifiestan y que los corintios reciben en su ansia de experiencias espirituales es «diferente». Pablo se sitúa en un nivel inferior. Pablo queda indemne de sus ataques. cf.14). Ante este hecho. Os 1-3. no promulga la excomunión contra él 50 (cf. b) los corintios soportan muy bien a los falsos apóstoles (11.. es para afirmar mejor su supremacía en el plano del conocimiento. Pero la serpiente le engañó. se trata de individuos que adoptan una actitud contraria a la de Pablo: superioridad en vez de humildad y de obediencia. Jr 2. Ellos afirman que son ministros de Cristo. Pablo traslada esta imagen en términos del Nuevo Testamento. los corintios han sido seducidos por los falsos apóstoles que. Los adversarios de Pablo supieron explotar esta situación y atribuir a la falta de afecto de Pablo su comportamiento con los corintios: el apóstol se empeña en hacerles aparecer como poco generosos. Santiago. Este tema de las bodas espirituales entre Dios (el esposo) y el pueblo de Dios (la esposa. pero los adversarios son capaces de todo. ¿Serán los espirituales gnósticos? De todas formas. en 11.bién lo soporten a él. Pablo utilizará también este título en 12. 11. Pero. como Satanás (11. Hoy los comentaristas han llegado a cierta unanimidad. 4). Pero en el nivel del conocimiento.23) Y«servidores de la justicia» (11. Sin embargo. además. la gratuidad es para él un signo evidente de la gracia (d. llegaron algunos predicadores itinerantes y empezaron a actuar en Corinto. No se trata de los apóstoles «históricos»: Pedro. 8.. el evangelio al que se vuelven es «diferente.4). 9). Is 62. Ez 16. afirmando que los falsos apóstoles. Pablo aceptó cierto despojo de las iglesias de Macedonia: Filipos. 3: Un razonamiento rabínico: Eva Eva no fue infiel a Adán. DESINTERES DEL VERDADERO APOSTOL (11. 10. 11.7. es el rechazo de Jesús. 7-11) No fue Pablo el que escogió hacerse apóstol. Ante su tacañería. El no usó ninguno de los derechos que le confería la regla formulada por el Señor (1 Cor 9..5). PABLO LES QUITA TODO PRETEXTO A LOS FALSOS APOSTOLES (11. los . Con estas tres características. 5). Para caracterizarlos. Están en juego dos concepciones del apostolado. 42. Pablo no se dirige al «visitante».6. para terminar. Mientras Pablo estaba ausente. apóstoles de Cristo (10. i Pero Dios sabe dónde está el verdadero afecto y cómo se manifiesta el verdadero amor! 43. al «intruso» a quien no conoce y sobre el que no tiene ningún poder. el apóstol Pablo ha pactado la alianza de la una (la novia) con el otro (el novio). La ha presentado a Cristo como una virgen pura. ellos tampoco pusieron mucho entusiasmo en financiar su ministerio. El mal no es todavía irremediable. que constituyen «su» comunidad y los pone en guardia contra aquel «hereje». c) Pablo no es inferior en nada a esos famosos superapóstoles (11. 11. los doce . pero no los corintios. 1-13). se disfrazan de ángeles de luz. del espíritu y del evangelio (11.. 5. 1 Cor 5.2: Las bodas espirituales Padre de la iglesia de Corinto que él ha fundado. de la que espera una fidelidad absoluta a Dios. 2-3). frecuentemente infiel) es corriente en el Antiguo Testamento (Is 54. Al no aceptar la contribución económica de los corintios a su ministerio. el Jesús que proclaman es «otro». Sobre todo porque tiene también unos derechos legítimos en que apoyarse: a) Pablo está en el origen de las bodas espirituales de la comunidad de Corinto con Cristo (11. Del mismo modo.

19-21). posee la propiedad de disfrazarse a veces de ángel de luz. Para él. quedaría legitimada la actitud de los falsos apóstoles. un íPseudoapóstol!. tampoco es posible fiarse de esos pretendidos apóstoles. La primera estrofa insinúa que los adversarios de Pablo son hebreos (= judíos). consumir alimentos prohibidos. En Corinto se encontró una inscripción griega con «(Syn)agógé Hebr(aión)>> = «sinagoga de los hebreos». Si leemos la Guerra Judía 51 LOS TRABAJOS APOSTOLICOS DE PABLO (11. dado que tan bien soportan a todos los demás (11. pero son al mismo tiempo apóstoles de mentira y usurpadores del apostolado: su predicación tiene un contenido erróneo.falsarios camuflados de apóstoles de Cristo no son de ningún modo los apóstoles de Jerusalén. 16-21. 5). No son los mismos personajes que los falsos apóstoles de 11.. en la medida en que es un recluta de la última hora. Si comparte con ellos las tres características judías. Pablo presume frente a sus adversarios (11. 2-3 constituye la base de las prescripciones del Talmud babilonio (Maccoth III. 2) se opone a la ley y es un traidor al pueblo judío. un escrito llamado también a veces Apocalipsis de Moisés: Satanás. 1-6. 2 Cor4. Sirve de introducción a la tercera: la flagelación judía de los 39 azotes (26 en la espalda y 13 en el pecho) sancionaba las prácticas contrarias a la ley judía: comer con un pagano. Dt 25. Les pide a los corintios que lo acepten tal como se presenta en el terreno en donde intentan provocarle (11. para que los reconociera mejor la comunidad de Corinto. c.. 16-29) En 11. La segunda estrofa destaca por sus aliteraciones y por su ritmo.x Parcia. Pablo presenta entonces un nuevo catálogo de circunstancias de vida. 10) lejos: «Son ministros de Cristo». 11-12. Lo mismo que no puede uno fiarse de Satanás. Pablo no hace de ellos «apóstoles». Pero el cuarto enunciado va más . Pablo entonces contrataca y llega incluso a hacer de ellos servidores de Satanás. Utiliza un tema de la Vida de Adán y Eva. Es verdad que actúan a la manera de los apóstoles. ellos deberían dirigirle varios reproches a Pablo: a) no es un apóstol «histórico». 16-12. mientras que ellos no son más que simples enviados o delegados (shaliah). Pablo está seguro de presentar como conviene el apostolado recibido de Cristo (d. lograr que Pablo recibiese de ella algún subsidio. 3) utiliza de mala manera las sumas recogidas para la colecta en favor de Jerusalén. sino solamente ministros. presentamos un recuadro de este documento. Alos falsos apóstoles les gustaría llevarlo a cambiar de actitud y. 13s. La flagelación romana es la aplicación de las varas que regulaba la Le. Si lo hiciera. Gáll. no tienen que esforzarse mucho en aceptarlo así. 44. Pablo reanuda su defensa aceptando poner en discusión su realidad apostólica en los términos de 11. Pablo los califica de judíos de tres maneras. en el plano de la calificación cristiana Pablo se siente y se sabe distinto de ellos: él es un apóstol fundador. 1-12) a este propósito. para seducir mejor a los hombres. 16-18). Además. al haberse dirigido demasiado pronto a los paganos. Para facilitar su comprensión literaria. ¿Cuál es el punto que quieren destacar? ¿El vínculo económico? ¿El apostolado que resultaría de él? La crítica de Pablo alcanza aquí su grado más alto: «¡Son falsos apóstoles!». el salario que pudieran pagar los corintios no legitima en ningún caso un apostolado.

con su ritmo 2 + 1 + 2 + 1 + 2.. (24) De los judíos cinco veces recibí los cuarenta (azotes) menos uno. Una vez fui lapidado. 308) de Flavio Josefa. peligros de mis hermanos de raza. En En En En fatigas. 16-29.26. El segundo (11. el de Hch 27. 18. 30-33) Este pequeño párrafo comprende dos desarrollos complementarios a 11. ¡más aún! cárceles. 22-29 ¿Se tratará del secretario que escribía al dictado que lo habría omitido en 11. ¡mucho más aún! peligros de muerte.voy a decir una locura ¡VO más que ellos! 2.22-29) 4.24 o en 11.26. (28) V sin hablar de lo demás. 14-44 no había tenido lugar todavía. frecuentes. ¿o quizás es que 52 . vigi ias a menudo. La quinta. (26) Viajes a pie. 11. 3. peligros en medio de falsos hermanos. peligros de los paganos. mi preocupación cotidiana. Pero ya Pablo podía haber hecho ocho viajes por mar (Hch 13.27 Y que lo añade ahora?. la responsabilidad de todas las iglesias. 14. La estrofa sexta 'Subraya la solicitud apostólica.13. 13y7. peligros en la ciudad. (23) ¿Ministros de Cristo? . 19. 31-32) parece corregir un olvido en la lista anterior de 11. 17. ayuno con frecuencia. 30y 11. De la lapidación se nos habla en Hch 14. (27) fati~as y esfuerzos.5.. hambre y sed. (29) ¿Quién desfallece sin que yo desfallezca? ¿Quién cae sin que esto me abrase?». peligros de bandoleros.¡Tam ién yo! ¿De la descendencia de Abrahán? . 6. 45.¡También yo! (11. Pablo cierra la enumeración de sus esfuerzos apostólicos destacando .El CATALOGO DE LAS CIRCUNSTANCIAS DE LA VIDA lo (22) «¿Son hebreos? ~ambién yo! ¿Israelitas? . e incluso 2 Cor2. PABLO DESTACA SU DEBILIDAD (11. veremos que no siempre el hecho de tener la ciudadanía romana eximía de este castigo de los lictores. ¡muchas veces! 5. De los tres naufragios que tuvieron lugar hasta el año 55. su debilidad. La cuarta estrofa enumera nueve peligros.4. ¡más aún! azotes. frío y desnudez. peligros en descampado. Pasé un día y una noche en medio del mar. utiliza para ello una razón táctica (contra los adversarios que habrían hecho lo contrario) y una razón cristológica: de esta manera resaltará más el poder de Cristo. más el de 9. (25) Tres veces recibí la flagelación (romana).15. peligros en el mar. (U. 13. 16. En el primero.18. tuvo lugar en Listra. sugiere el ayuno como dificultad sufrida y no el ayuno voluntario. Tres veces naufragué. peligros de ríos.

Pablo habría sufrido cierta dificultad de palabra que le impediría ser elocuente. Ese ángel de Satanás toma el rostro de sus adversarios (11.). 4. Oró por la conversión de sus hermanos. Demuestra de este modo que no fue precisamente el ambiente de Corinto el que favoreció esta situación de privilegio. poste». tercer cielo y paraíso tienen el mismo significado.. es un hombre «en Cristo» el que habla (12. él menciona varias visiones que le ha concedido el Señor. ¡Hasta hoy se han recogido 167 hipótesis! No sabemos más que una cosa: Pablo siguió adelante en su ministerio sin que desapareciese eSa prueba.14-15). Sin embargo. 12-15. 12) yen relación con 2 Cor 10. 1-10) Los corintios se entusiasman por los fenómenos de inspiración y se sirven de ellos como autentificación del mensaje verdadero. ya que han comparado la capacidad de Pablo con la de sus rivales (cf. pero prefiere decir cinco palabras inteligibles que diez mil en lenguas. Aquí. catorce años antes. 1. Pablo habla de sí mismo en tercera persona. La exaltación de las visiones y revelaciones no es el cami· no de la edificación. aquel en donde se encuentra la morada de Dios.9.8-10. En las concepciones judías (tres. Aretas.. cinco o siete cielos). Pablo. de fiebres de Malta. ¿cuáles eran los poderes del «etnarca»? ¿Cónsul. el cielo EL AGUIJON EN LA CARNE A lo largo de los siglos. Lo mismo que hacen los relatos de la ascensión de algunos videntes a los cielos. suplicio e incluso cruz.-39 d. Por eso. Ellas no constituyen el ejercicio cotidiano del apostolado.4-5. las tentaciones sexuales. PABLO RESALTA SUS DEBILIDADES (12. o sea. 6. es porque constituye un acontecimiento fundador y no repetitivo. es Aretas IV. ¿fuera de su cuerpo? Fue llevado al cielo más elevado. con accesos violentos (el ángel «boxeador»). podría pensarse en 1. 10. Esa oposición áspera y peligrosa duró efectivamente a lo largo de toda la carrera apostólica de Pablo. de ciática.11. C. Se han propuesto ofras explicaciones todavía: la prueba dolorosa de Pablo es la de no haber logrado ganar a los judíos para el evangelio. de fiebres palúdicas (los pantanos de Tarsot de enfermedades nerviosas. Se ha hablado de dolores de cabeza. de cálculos con cólicos. 2). cuyo nombre significa «querido por su pueblo». A Pablo le interesa menos el «cómo» que el resultado: ¿en su cuerpo?. de gota o reumatismo. rey de los nabateos (9 a. 18). de dolor de muelas. Pablo escoge un ejemplo anterior a su llegada a Acaya. Se escuchó su oración de modo que pudo continuar con aquella prueba. de lepra. 11. Tertuliano fue el primero que pensó en una enfermedad dolorosa. tras la prueba de Listra (Hch 14.8-9. 8-11 . 21b). de histeria. reinó nada menos que 48 años: i es una pena para la cronología de Pablo! ¿Qué relación tenía con Damasco? ¿Responsable de los elementos árabes que acampaban alrededor de Damasco y encargado por los judíos de eliminar a Pablo? Además. 12. pero no sin ella. 11. habla en lenguas (l Cor 14. O bien. Lo mismo ocurre con las vísíones y revelacíones. 11. 46. de epilepsia. el recuerdo del pasado perseguidor de Pablo. Si Pablo no habla de su experiencia en el camino de Damasco. crónica.21. 6. de enfermedad de la vista (Pablo escribe con letras gordas). 53 . Pero ni los Hechos ni el mismo Pablo hablan de enfermedad. A PESAR DE SUS VISIONES. para responder a los corintios. místico. se han propuesto muchas explicaciones de esta metáfora enigmática: la incredulidad.Pablo quiere poner un ejemplo de su debilidad apostólica? Caben las dos posibilidades. C. la palabra «aguijón» puede significar también «estaca. administrador. Además. responsable del orden? Lo cierto es que se trata de una huida clandestina.

Pablo se preocupa con cuidado de distinguir muy bien entre su acción apostólica y sus experiencias de inspiración apocalíptica. secretos divinos. milagros). la debilidad es humana y la fuerza divina. Para evitarle todo orgullo.17-18. 11-21) 47. Por tanto. 12. es la debilidad (de la que dirá en 12. 8. Pablo nos informa de esta respuesta: «Te basta con mi gracia». Para Pablo. sino: «mi fuerza se realiza en la debilidad». 11. LOS SIGNOS DISTINTIVOS DEL APOSTOL y SU DESINTERES (12. ni del paraíso del final de los tiempos. se le ha puesto un aguijón en la carne. Para Pablo. 5). que él trata en tercera persona (ni en NOSOTROS ni en YO). es decir. Se trata más bien de estar en contacto con la plenitud del poder divino. 1 como <da gracia que se le dio a Pablo de ser apóstol»? ¿O habrá que pensar en un sentido más fuerte y más general: la verdadera debilidad de Pablo consiste en reproducir la debilidad de Cristo y allí es donde está la gracia que le concede el Señor? Nos inclinamos por esta última interpretación. golpeado. la que recuerda apostólicamente la pertenencia a Cristo en este mundo y la que constituye realmente la hazaña espiritual por excelencia. ¿Hemos de comprenderla en el sentido de 6. visiones celestiales. como pudiera pensarse. Para sus adversarios. Esto quiere decir que la fuerza de Cristo descansa en él. ¿en qué Pablo se ha visto abofeteado.6). En los papiros. 11-18) so los corintios los que deberían haber recomendado a Pablo como apóstol. La triple oración de Pablo recuerda la triple plegaria de Jesús en Getsemaní (Mc 14.32-42). el «signo» es lo que permite al Si Pablo terminó representando ese papel un poco loco al que le han obligado sus adversarios.6). Aquí no se trata del paraíso original. no me considero inferior a esos famosos superapóstoles». De ahí el tono más directo y más agresivo del argumento de 11. Después de haberse defendido en el plano del lenguaje y de la palabra (11.superior es siempre la residencia de Dios. no ha terminado sin embargo de insistir en los elementos que tienen que demostrar su legitimidad apostólica (cL 10. sino que son inclu54 . puesto contra las cuerdas por este ángel «boxeador»? (véase el recuadro).16. 3. realidades escatológicas. Pablo aborda un tercer punto: los signos del apóstol. precisamente para dejarle todo su vigor. Pablo tenía motivos suficientes para poder presumir (hablar en lenguas. y esto en el mismo momento en que sólo resulta visible la debilidad de Pablo. Pablo no se ha atrevido a apropiarse de esta frase ni a decirle al Señor: «Tu gracia me basta».9 que deja transparentar el poder de Cristo) la que inserta en la condición humana. y más tarde en el de la referencia a las experiencias espirituales extraordinarias. para subrayar su validez permanente. Pablo ejerce un apostolado auténtico en Corinto (12.5. El apóstol recibe una respuesta de Cristo formulada en griego en tiempo perfecto: «se me ha declarado». No solamente Pablo no tenía ninguna necesidad de presentar a los corintios cartas de recomendación (d. pero prescinde de todo ello (12. En un lenguaje similar al de las religiones de los misterios. cuyo resultado consistió en tener fuerzas para soportar la prueba. ls). las experiencias místicas apartan de la condición humana ordinaria y resultan de este modo una ratificación de la misión apostólica que ellos ejercen.5: «Aunque no sea nada. I También aquí lo que está en juego es el apostolado de Pablo. no hay que comprender: «mi milagro se realiza en la enfermedad». ¿Qué significa esta imagen? ¿Qué relación hay entre ella y la del ángel de Satanás? Finalmente. él escucha palabras inefables. B'.

destinatario reconocer la identidad del remitente. sino que se referiría a los antiguos pecadores que estaban bajo la influencia gnóstica y libertina y no habrían roto definitivamente con ella.1. Para el problema de disciplina que se trata de arreglar. 1-10) 49. en vez de tratar seguidamente la trilogía signos-milagrosprodigios. Pablo tendrá que llorar por ellos: no se han arrepentido (cf. murmuraciones. «hija de la esperanza. aguante activo de la realidad en donde inscribe los signos de la esperanza» (E. mientras que la de 12. 19)! «de nuevo»).. se encuentran ya entonces «muertos». A continuación.:~\. Para que nadie se engañe en este sentido. PABLO OBRARA SIN MIRAMIENTOS (13.). La Us. siempre se les ofrece y siguen siendo válidos el bautismo. la justificación y la santificación. Pablo y los corintios se someterán a una prueba (13. Pablo 55 . 11. 1 Cor 4.19-21) . ante la cual se muestra reticente. insolencias. La tercera se presenta bajo un aspecto jurídico.:\\'0'i:. Con una habilidad literaria especial..\\~'i:. ira. ¡sino su bien! Se prodiga por ellos. a los nuevos pecadores.2). Podríamos resumir de esta manera toda una parte del razonamiento: Pablo no busca los bienes de los corintios (para explotarlos). 48. quizás por un misionero que le hacía la competencia.22) Y recuerda las condiciones apostólicas que son las mismas para sus colaboradores como para él.. desórdenes. Pablo es para los corintios demasiado poco apóstol según sus criterios (palabras. fornicación y libertinaje. Pablo va a trazar un verdadero catálogo de los vicios de los corintios que constituyen otros tantos obstáculos para una verdadera realidad apostólica.a de detectJl'i ![. 14). Pero como en 1 Cor 6. su acción no tiene más objetivo que la edificación de la A'.-D~'i:. éxtasis.'Ie'i de l2. 1-18.<. comunidad.~'f. 1 Cor 6. ¡Qué acumulación de obstáculos para Pablo que escribe a sus queridos corintios para su edificación (12.t. Es delante de Dios como Pablo se siente responsable en su cualidad de apóstol. 9. Pablo rechaza todo tipo de malentendido: cita por tanto a Tito y al hermano anónimo (cf. 3). 4. milagros) y demasiado apóstol cuando deja hablar a Cristo en él (13. 9-10) y se verán excluidos del reino de Dios.:'i. La primera fue para fundar la comunidad (Hch 18.15. 2.\~m'i''0\\ \'0 'i:. Fuchs). 18.-. envidia. habrá que tomar decisiones graves y puede ser que los corintios sean los primeros en sorprenderse. La lista negativa comprende ocho defectos graves: discordia.\\ '0\'i. Quizás lo han acusado de no pedir dinero directamente.t:'3. detracciones.. 8. 17.21 no provendría de la influencia de los falsos apóstoles. Lo muestra utilizando el NOSOTROS apostólico (cf.\!. OBJETIVO DE LA ACCION APOSTOLICA (12. La segunda fue aquella vez en que Pablo se vio «entristecido» por un adversario. sino de obtenerlo de manera indirecta por medio de sus colaboradores.:'0'i:. m'i!. 1-~ Pablo va por tercera vez hacia Corinto (como en 12. rivalidades.<. Pablo pone al frente de los signos apostólicos la paciencia ante las pruebas. Pablo menciona tres pecados de especial gravedad que deben resultar vergonzosos para los corintios: impureza. Pero no es ella la que tiene que juzgar ni justificar a Pablo. LA EDIFICACION. Motivada por el amor. los corintios piensan que Pablo está tratando de justificarse ante su comunidad.d~h'i!. 2Q 'iet:á la t:elaü'l'3. El ha demostrado ya suficiente paciencia.

Pablo se dirige a los dos grupos señalados en 12. Así se encuentran expresadas del mismo modo la comunión actual con Cristo. La debilidad apostólica no es ni distancia lejana.4.. deja explotar el poder de Dios en Jesucristo. por el poder. cuando Pablo es débil «en Cristo» (13.. 16). SUFRIR LA PRUEBA Y PASAR LAS PRUEBAS CON VISTAS A LA PERFECCION (13. Es un texto que se utilizaba ya en el judaísmo. A Pablo le gustaría suscitar un arrepentimiento que no ha tenido lugar todavía (12. Mt 18. la intervención del poder de Dios y la aplicación de la acción de Dios. mediante una brillante exhortación. se le ha dado. Pero Pablo. con éL. 1 Cor6. Flp 2. Y es Cristo el que va a intervenir(cf. 4. para con vosotros». Rom 8. Pablo se sigue interrogando. ~s. Pero.1 Cor 2.1. Cuanto menos entra en juego su persona. una vez más. Cristo aceptó mostrarse débil en la persona del apóstol.20 Y 21. ¡Le gustaría tanto edificar serenamente! En conclusión. En la persona de Cristo. La lucha que lleva a cabo Pablo por el reconocimiento de su ministerio apostólico es un combate por la verdad. la verdad y el evangelio son las únicas normas de su acción. a pesar de su esperanza (13. como Jeremías. o bien: «tres visitas de una sola persona (es decir. Obsérvese que en la misma afirmación Pablo expresa una certeza suya. 12.4). signo del apostolado y legitimación del apóstol. 37). y así es como ha mostrado su poder. Con toda su persona y con toda su vida. 5-7 del c. de Timoteo y de Tito (NOSOTROS).8 para la debilidad. 3). Pablo no lo introduce como una cita de la Escritura. sabe que para edificar y plantar hay que destruir y arruinar a veces. Pablo juega con la palabra «prueba». de Cristo y del apóstol a la vida de la comunidad de Corinto. sino de su origen: Cristo habla por medio de Pablo. 13. la autoridad del Señor. 2 Cor 12. mientras que su vida de resucitado pone de manifiesto su poder (cf.5-10) En los tres v. Les dará a los corintios la demostración que aguardan haciéndolo pasar por una prueba (véase 13. no vacilará y actuará sin complacencias. 6) y de sus oraciones (13. su muerte de crucificado revela su debilidad. 11. tanto para lo uno como para lo otro. ni tolerancia culpable: deja que la autoridad de Cristo se muestre cuando es preciso. 1a debi1idad de Pablo. ?ss). Vuelve entonces al tema de la debilidad apostólica (13. 15 según el texto griego (cf. n. 1 Cor 6.14 YRom 6. sino como una norma jurídica. 50. Pero para acabar. ¿Cómo comprender esta cita? O bien Pablo dice: «voy a nombrar un tribunal en debida forma».. 23). más e~ectivo es e\ pooer oe 'Cristo tt'U. Y esta vez. la plenitud de la vida con él (futuro). Pablo tendrá que explicar por qué habla de su debilidad apostólica para que pueda entonces Cristo mostrar su fuerza y su poder. 7.9): cuando la debilidad del apóstol es significativa del Cristo que él anuncia y que habla en él (13. a través de la debilidad. con Cristo (con él) para los corintios (para con VOSOTROS).. a pesar de que en otras ocasiones tuvo miramientos con los corintios (cf. La validez de las palabras de Pablo no procede de la impresión que pueden causar. la mía) producen el mismo efecto que tres testigos».9). Está a punto de terminar esta carta y vacila entre la debilidad y el empleo de la autoridad apostólica. Dios se ha revelado «débil» en Cristo.cita a Dt 19. 56 . 20-21). gracias a la utilización en cinco ocasiones de ciertas palabras emparentadas entre sí.. 7. entonces es cuando mejor resalta el evangelio de Cristo y por ese mismo hecho se hacen más fuertes los corintios que lo reciben. 12. Pablo utiliza maravillosamente las preposiciones para destacar la cristología: «en éL. Pablo no añade nada a la verdad ni al evangelio. 5-7 sobre la prueba y el examen que hay que pasar). 4 para el poder).

2 Cor 13. 33. que no hay cohesión de la comunidad sin la acción del Espíritu? Por eso las últimas palabras son: <<¡con todos vosotros!».1). Cristo). a quien le gusta el ritmo y el aspecto litúrgico en particular para expresar la acción de Cristo (ef. ¿ no había que recordar al final de esta carta de la «debilidad» (2 Cor 10. Puede comprenderse esta expresión como la comunión creada por el Espíri- 57 . Flp 4.20. que tiene en el centro el «amor de Dios».13) que no existe gracia sin Cristo. 20b. que acaba con una hermosísima fórmula litúrgica de bendición en forma de promesa: «¡Que el Dios de amor y de paz esté con vosotros!». Mientras que la mayor parte de las fórmulas conelusivas de Pablo son de un solo miembro: «Que la gracia del Señor Jesús esté con vosotros».1-13. 11 . En las antiguas liturgias. Rom 8. y la tentación de formar pequeños grupos religiosos en las «tiases». 1 Tes 1. frente a las diversas tendencias gnósticas. poniendo al frente de ellas un nombre ilustre (Pablo. más que en otras comunidades. Apolo. EXHORTACION y SALUDO TRINITARIO (13. el beso de paz iba seguido de un triple saludo. Entonces. se amplía por «el amor de Dios» que recuerda el enunciado de 13. Un gesto para significar el sentimiento: el saludo mediante un «santo beso» es también una práctica litúrgica que tenía lugar después de la predicación (l Cor 16. con el deseo de manifestaciones excepcionales de ministros (de «superapóstoles»). Rom 16. extáticas. Si se examina la composición retórica de 13. 13. Empieza como de ordinario. 23. que no hay amor sin Dios. En Corinto. En Rom 15. 11 Y acaba con <da comunión del Espíritu Santo». Pablo utiliza la expresión «Dios de paz». 5: «esperanza-amor de Dios-Espíritu Santo». 2 Cor 5. 35. 3: «obra de la fe-esfuerzo del amorpaciencia de la esperanza» (véase con cuatro elementos: Flp 2. 14). 9 Y1 Tes 5. pagano-cristianas. 2 Cor 13. encontramos en Pablo: Rom 5. 16.Final de la carta 51. judeocristianas. 16. 13 es la única que comprende tres miembros. 13 puede presentarse como una creación teológica de Pablo. Aquí le da mayor amplitud rítmica y teológica añadiéndole: «y de amor».12 + 13) tu Santo y al mismo tiempo como una participación común en el Espíritu Santo. Pedro. Lo que Pablo suplicaba en su oración se convierte ahora en una orden amigable. 26). 1 Tes 5.

2 = Is 49. en Qumnin (Escrito de Damasco y Peshers). 13.12 Y Ez37.CONCI.).1-18 = Jr 31.24 condensado. los tres grandes profetas (Is. Ex. 58 . 9. ' c) Las referencias implicitas: en 3. 13 = Sal 116.al estilo rabínico. 12. Dt). están luego 2 Sm. a) ¿Cuál es la biblia de Pablo? En 1 y 2 Cor. 5. Entre los doce profetas menores. . pero sobre todo a Isaías. 17= Is52. 3 = Gn 3. 8. en 9. 10. 16 para introducir una combinación de citas: Lv 26. «Dios dice». sólo encontramos a Oseas.14 (todas estas citas proceden de los Setenta y pertenecen quizás a una colección preexistente). Nm.USION PABLO Y LA ESCRITURA SEGUN 2 CORINTIOS o «DE LA APOSTOLICIDAD EN ACTOS A LA APOSTOLIClDAD EN CARTAS» 1. 1 = Dt 19 15. ya que lo modifica o lo adapta según sus necesidades. 14). 18. 9 = Sal 112. pero no se considera ligado a la literalidad del texto. Si leemos ya allí Antiguo Testamento y no sólo «antigua alianza».2= Os 1-3.. Ex 34. Is 55.sin introducción alguna y simplemente insertas en el texto: 10. para introducir la cita: 4. la Escritura de la antigua alianza se va convirtiendo ya en el «Antiguo» Testamento (2 Cor 3. 6 = Gn 1.10 = Os 10. Lv. Is 62.3. 6. en Filón y hasta en la literatura profana. PABLO Y EL ANTIGUO TESTAMENTO Para Pablo.34 + 6. 11 yEz20. 6.con «como está escrito» o «está escrito»: 4. Pablo cita la Torá (Gn. 26. 18 = 2 Sm 7. Job y los Salmos.27 + 6. Ez 36. C. Pablo sería el creador de la formulación con el calificativo Antiguo. Un estilo semejante observamos también en la literatura rabínica. Utiliza los procedimientos rabínicos. 29-35. 4-13. 15 = Ex 16. 9. b) Las citas explicitas: . 8. en 11. Jr. en 11. o «él dice». Los procedimientos exegéticos de Pablo Pablo se refiere generalmente a los Setenta (versión acabada ya a finales del siglo 11 a. .31. Ez). 17 = Jr 9.10. 8.

por el contrario. el Cristo Jesús que proclaman Pablo. 7-11). 1.\dm:. 11 Y 2 Cor 9. para que por la perseverancia y el aliento ofrecidos por las Escrituras poseamos la esperanza» ld. resulta difícil discernir si se trata de adquisiciones de su juventud antes de convertirse o de las que recibió de la primitiva iglesia.Sus métodos exegéticos revelan su formación rabínica: a) En 3.. Pablo nos arrastra del «texto muerto al encuentro del Señor vivo». En la carta a los Romanos. 1-9. pertenece a Cristo. 4: «Todo lo que antaño se escribió fue escrito para nuestra instrucción. así. Rom 3. cuando compara el ministerio de las dos alianzas. usa el procedimiento de menos a más: Si. Unas veces cita un texto sin tener en cuenta ni su contexto literario ni su marco histórico.'j Ez 11. 14-20 Y par. la imagen de las bodas. 2: « El evangelio anunciado de antemano en las Escrituras santas por sus profetas concierne a su Hijo». Con 3. por ejemplo cuando se lee «Moisés» o bien «la antigua alianza» (3. del sembrador (Mc 4.8 según los Setenta cambia de aplicación y se ensancha en su significado: lo que en Isaías era verdad sólo del siervo pasa a afirmarse de todos los que se aprovechan de la ocasión que se ofrece ahora. 1-18 La iglesia de Corinto es en primer lugar una carta apostólica (3. sino con el espíritu de Dios que vive en las tablas-corazones de carne de los fieles (3. 19-20 Pablo va más lejos: «Todas las promesas de Dios han encontrado su SI en la persona del Hijo de Dios. sino para evitar que se sepa que esa gloria no era duradera y que desaparecía .14. 11.. 14. de la cizaña (Mt 13 .. Por eso utiliza con igual éxito procedimientos que vienen de todas las escuelas. Mt 25. 2). nuevo Moisés. 21: «La ley y los profetas dan testimonio de la justicia de Dios por la fe en Jesucristo para todos los que creen». compuesto de citas sacadas de los Proverbios. Mc 2. Aquí está sin duda la clave de la libertad exegética y hermenéutica de Pablo. Es posible decir con toda seriedad: Pablo no tiene ningún método exegético de referencia. 11). -¡yero \w"'P\ri\\d'\'F. temas familiares a las grandes parábolas (l Cor 9. De este modo.. escrita por Pablo.3. Pero en 2 Cor 1. en particular Prov 22.).10.15).. 1 Cor 10.\. Rom 15. tanto de la antigua como de la nueva alianza.). 26. la cita literal de Is 49. Pablo no escribe ya con tinta. Un texto.23-25). 3. 6-10) donde se ve que Pablo pudo conocer las parábolas de la semilla (Mc 4.10. cuánto más . con Jesús por esposo (2 Cor 11. 7-11. en 6. de su cultura.>'e-'e-\\ h 3. Si encontramos prescripciones del Señor histórico (sobre todo en 1 Cor 7. toma las escrituras en su tonjunto. Tres deducciones «de menos a más» ponen de relieve la situación del ministerio de la nueva alianza respecto al de la antigua (3. De aquí resulta que la alianza nueva está abierta a todos aquellos en los que se opera la acción del Espíritu (3. 19 par. se muestra más explícito sobre su postura frente a la Escritura: Rom 1. 12-18. 26-29). Pablo opone el texto (la letra) al Espíritu.19 Y 36. 9. No se puede prescindir del Espíritu sin correr el riesgo de tener un texto esclerótico.. y luego una carta de Cristo del que Pablo no es más que \1\\ ""Cr. No pertenece a una escuela. La problemática paulina según 2 Cor 3. d. 6). Invierte la interpretación del velo sobre el rostro de Moisés: no está ya allí para proteger la vista de los israelitas ante el resplandor insostenible de la gloria en el rostro de Moisés.2. sino con vistas a su demostración. 3).. de su reflexión teológica propia y lo que resulta de la aportación específica de la tradición cristiana primitiva. 6. S\\\ dtar. sin Espíritu está muerto y mata. 59 . Otras veces. 8. 24-30). Pero lo que no sabemos es lo que viene de él mismo. b) Procede también por analogia: relaciona dos pasajes bíblicos de sentido parecido y encuentra así en ellos la misma afirmación: vgr. 9. 2. de la misma época que 2 Cor. Silvano y Timoteo».

algo así como si fueran un tratado emanado del apóstol y válido independientemente de las circunstancias que les dieron origen. que actúa también en vosotros. Pablo puede decir que Cristo habla en él (13. 17.4.tol6fblcaa la9alabca apostólica. 12. aferrado por él. Su redacción presenta un carácter oficial y local destinado a la lectura litúrgica comunitaria. a la que da una fuerza apostólica ejemplar. no es capaz de leer más que cuando Cristo quita e incluso aniquila el velo. las cartas se convierten en ep{stolas. 9).4.41.). Pero para él el vínculo entre las dos alianzas no es el resultado de un principio formal. cuya inteligencia lleva un velo que le impide comprender a Moisés. En 10. 3).6. en particular en 2 Cor. Pablo siente un sufrimiento que no alcanza a la amargura de Jeremías ante el abandono por parte de Israel de su primer amor a Dios (2 Cor 11. las diversas iglesias escuchan la palabra de Dios. en su vida de apóstol. también Pablo tiene que hacer su «con~esión». NUEVO MOISES (3. Se puede deducir de ello que Pablo conserva para la Escritura una autoridad indiscutible y la considera como un documento de la revelación. ES TAMBlEN UN NUEVO JEREMIAS Pablo. pero guarda con todo esmero. 6-8 Y20. por causa de Cristo. Y plantean la cuestión: ¿en qué y cómo es edificante un apóstol? mucho menos en la continuidad de la historia.7-9. 31. aunque la verdad es que Pablo se muestra más alegre que Jeremías.28. 2. Con el tiempo. Para el uno y para el otro. enviado de Cristo. 22 en 10. la acogisteis no como palabra de hombre. que se dirige a unos destinatarios conocidos (los corintios). 1 Tes 2. y luego a la carta que toma forma en un texto. revive ciertas situaciones que conoció antes Jeremías: 1) Percibe una analogía entre la situación que surgió de su vocación y la del profeta: «¡Ay de mí si no anuncio el evangelio!» (l Cor 9. PABLO EN EL CORAZON DE UNA ESCRITURA APOSTOLICA EN DEVENIR 5) Frente a la incomprensión de los corintios. Nos hace pasar de este modo de lageC'ioualidadaJ}ostólicacds. Pablo abandona de este modo la aplicación de las reglas legislativas (la halaká). la haggadá en la medida en que revela a Dios. Así. En 2 Cor 7. Pablo se expresa como Jeremías: «Destruir y edificar» en 10. 42. El Dios que se revela en la Escritura es el mismo que se revela en Jesucristo para la salvación de todos los que creen.14-17.10. Se leen en las otras iglesias. 3-6y 13. importa menos que su palabra. 24. 13) se hace constante: «Cuando recibisteis la palabra de Dios que os hicimos escuchar. 7 = Jr 18. 1-6. 15-18 = J r 1. 3.3-6). 6. 18. percibimos cómo las relaciones. los creyentes». que es la que nos debe captar. PABLO. 2) La fragilidad del ministerio apostólico puede compararse con la del ministerio profético: «tesoro en vasos de barro» (2 Cor 4. con el correr de los años. el ministerio en el que uno es apresado por Dios es «una carga». . la vida de Pablo entre los corintios se convierte en proclamación visible del rebajamiento de Cristo.2-4 = Jr 2). La carta es un acto apostólico de carácter circunstancial bien determinado. que no pueden constituir el camino de la salvación. La audacia de la nueva alianza consiste en hacer totalmente libre el acceso al Señor. no se detiene ni 60 Si seguimos a Pablo en sus relaciones con la iglesia de Corinto. Lo que no era más que ocasional (ef. Pablo cita a Jr 9. La persona del apóstol tiende entonces a borrarse detrás de su mensaje y de su doctrina. 3) Como Jeremías.mostraTIlOSSU situación anlmica. 45.10. no ya de boca del apóstol. De este modo. La persona de Pablo. las reaciones y todo lo que constituye la vida misma del apóstol pasa a ser la materia de su carta (o de sus cartas).2-4 se nos introduce en el corazón del drama vivido con el Señor. 4) En su actitud con los corintios.Hoy el lector. El es el que forja la unidad de los dos testamentos. sino como lo que realmente es: la palabra de Dios. la vida de Pablo se convierte en referencia viva a la Escritura. 10 nos recuerdan aJr 1. 32.

20 p. 12 p. 7 p. las cartas conservan el pensamiento de Pablo. RECUADROS Las cartas de 2 Cor Estructura de la bendición (1. Ese fue el comienzo de la colección paulina. 52 61 . en Efeso. utilizadas en la vida eclesiástica. Esto resalta especialmente en 2 Cor: los adversarios de Pablo desaparecieron ya hace mucho.52 p. pero las respuestas paulinas centradas en Cristo siguen en pie y nos ponen alerta hoya nosotros. 3-1) Frente a la muerte. inspiran.sino en la lectura de los escritos inspirados que son sus cartas convertidas en epístolas. La carta segunda a los corintios fue recogida sin duda con las demás cartas de Pablo. instruyen y controlan al mismo tiempo. puestas en el centro de una tradición viva en donde la exhortación apostólica llega a las nuevas generaciones cristianas. El carácter local que se fue haciendo progresivamente regional es entonces universal.39 p. Leídas una y otra vez.14 p. La carta ha conservado así un carácter funcional en la iglesia. en Efeso Una carta de recomendación Nueva alianza Carne Catálogo de las circunstancias de la vida El aguijón en la carne p.21 p.

6.4 serdebil 10.146791619.4.1.4.6.11.16.6.12.5. 12.4.5. 9.14. 6. 10 17 presumir 5.8. 12.891011.18 Tristeza.123457. 14. 81415.6. 10. 23.4.11 ReconCiliar 5. 5. 5. 12.7.8. velar 3.9.6. 13.1218.6. 14. 13.4.14.7 (+ 6. 10. 7.4. 791316.4.4.12. 1011.8 13151617.7. 119 Tito 2. 1 2 Conocimiento 2.3.12. 11. 11.4.817.4 Dificultades (pasar) 1. 7. 17.6.7 Cuerpo 4. 11. 18.6.6.8. 13141516.11. 1112.4. 34 5 6 7.2.9. 11.5 GlOria 1.30. 16.61314. 4.7.4. 4. 10.8.22. 13. 9 Orgullo. 11.13. 13.11.5.1621. 4 7 13.2. 16. 18.8. 5. 4 17 Corazon 1.414.12.3. 7.7. 14 Manifestar.6 Consuelo 1.11.2.2. 11. 18 1920 ResUCitar 1. 11. alegrarse 2.35.4.8.13. 7.23 mOrir. 3.1569 Recomendar(se) 3. 13 Hermanos(creyentes) 1. 1214. 1920 ministro 3.15.213 Esplrltu (Santo) 1.910.3.468. 12. 8. 4.20. 5. 8.47 Fe 1.8. 11.9. 14.2.6810.2.789101118.6.24. 10.9.6.3) Tlmoteo 1.6.6. 10.4.24. 12. 10.13.461517. 10.2315.12.8.61623. 11 Luz-tinieblas 4.8. 3. 16. 1416.7. 11. estar triste 2.23 Debilidad 11. 14.1923 Gozo 1.5. 1523 Muerte 1. 7.CONCORDANCIAS Carne 1.5. 7.3 62 .18.9. 10. 2 tener confianza 5.10. 10.13.6 conocer 2.7. 13. 7 Confianza 1.3.1.4.49. 1313 Evangelio 2.1182223.6.21215. 12.9. 13.7 Velo.8. 11. 9.10. 10. 5. confianza 1.7.1011. 22.12.2.4.9. 5. 10.2.3. 11.6 MInisterio 3. 1 5.3.3-6. 12.9.12.7.9.4. 13. 7. 10.3. 15.413.30.5910.12161830.18.3.4.5.3.8 elercer un ministeriO 3. 15 Sotanas 2.8. 68. 11.789.7.22.6.24.11213.5910.2 gozar. ser mortal 4.11.3.12.4.15.8.911 Gracia 1.4. 5.45.11. 8. 7.3. 12.8. 7. 10.11.6. 4 14 15.6.1.5. 8. 15. poner al descubierto 2.34.9.3681718.3.8. 14.

propone un comentario seguido de esta carta.16) 11. y él se apegó a los c:istianos de Corinto tan apasionadamente como al mismo Cristo. 1-11) l. ¡pero qué testimonio sobre el ministerio de un apóstol! El pastor Maurice CARREZ. INTRODUCCION COMENTARIO (análisis detallado en p. según 2 Coro Recuadros Concordancias Perícopas Textos bíblicos en los «Cuadernos bíblicos» 7-57 61 62 63 32 . tensiones con la comunidad: he aquí el marco de la segunda carta de Pablo a los corirtios. pero permite entrar en el movimiento mismo de un hombre al servicio de Cristo. especialista en griego bíblico y en las cartas de Pablo. Su carta es densa. 11-13) CONCLUSION: Pablo y la Escritura. Fue Cristo el que envió a Pablo a aquella ciudad difícil. 1-13. 10). La autoridad del ministerio apostólico se expresa en la debilidad (10. Su análisis minucioso exige atención. sus dificultades y su realidad (1. adversarios que discuten su autoridad. "El ministerio apostólico. La colecta para Jerusalén (8-9) 111.CONTENIDO Situaciones totalmente nuevas. 63) Dirección y bendición (1. enérgica y cariñosa. 5 11 15 45 47 57 58 Final de la carta (13. a veces difícil.2-7.