You are on page 1of 6

Reunión Lacanoamericana de Psicoanálisis Bahía Blanca Noviembre 2009 The American way Haydée Heinrich haydeeh@iname.

com

Un equipo de egos -menos iguales que autónomos- se ofrece a los norteamericanos para guiarlos hacia la happiness sin perturbar las autonomías, egoístas o no, que –para lograrlo- pavimentan con sus esferas sin conflicto el American way. J. Lacan - La Dirección de la cura y los principios de su poder

Un breve fragmento clínico me ayudará a situar la pregunta que quiero compartir con ustedes. Graciela proviene, según su decir, de una familia mediocre. Una madre siempre enferma, un padre al que define como fracasado y la tonta nueva mujer de éste, van a representar todo lo que ella desprecia y a lo que teme parecerse. Odia esa mediocridad y luchará por diferenciarse. Después de unos años podrá concretar una pareja, casarse, tener un hijo. Sumará a sus adquisiciones departamento propio, automóvil Okm, vacaciones en el Caribe, cuentas en el exterior: se trata de jóvenes profesionales, ambiciosos, ahorrativos, orgullosos de sus éxitos, emprendimientos e inversiones. Tanto ella como su marido provienen de familias más denostadas que humildes, de las que reniegan. De punta en blanco, coinciden a la hora de despedir a la mucama por no haber secado bien los azulejos del baño o de quejarse en la escuela porque la maestra no está a la altura de la educación requerida para un niñito de 6 años. Cualquier ocasión será bienvenida para desgranar adjetivaciones sobre los bolitas, paraguas, negros, que se crucen en su camino, ya sea que hable de la mucama, del encargado del edificio, del verdulero, incluso de algún familiar. “Viste cómo es esa gente…”, puede agregar con tono cómplice. “No, ¿cómo es?”, arriesgo. “Bueno, vos viste, un peligro…”, y continúa imperturbable su relato. López Murphy, Blumberg, y ¿por qué no? Aldo Rico, prometen orden y limpieza, a diferencia de estos peronistas que subsidian a los negros villeros que no trabajan porque no quieren… ¿para qué tienen hijos si no los pueden mantener? son algunos de los comentarios que escucho con abstinencia variable. Después de algunos años, aprendí que no es oportuno interrogarla en esos momentos de máxima consistencia yoica.

. Supongo que lo que me permitió apostar a este análisis durante tantos años fue la frecuencia de estos virajes.Haydée Heinrich The american way . cuando la más mínima mancha amenaza con ensombrecer su propia perfección.2 En cambio. la angustia que esto le genera le permite dirigirme alguna pregunta. allí puede entrever el horror que le provoca percibir en ella algún signo de intolerable negritud. aún cuando no fueran duraderos.

3 Después de un tiempo Graciela decide dejar de venir porque está bastante satisfecha con su vida. la pregunta a la que me confrontó esta paciente y que me inquieta desde hace un tiempo – más allá de las lecturas e intervenciones singulares que fueran pertinentes para este caso – es qué estatuto darle en un análisis. y que el pánico a la contaminación la obliga a expulsar todo aquello que se le hace peligrosamente familiar y mantenerlo a distancia. creo que no nos costará coincidir en que el fin del análisis encontraría al sujeto más allá de la especularidad narcisista. de la izquierda y de la derecha. no estoy hablando de políticas partidarias. lea. al escándalo de la desnutrición infantil. Como se verá. de un analizante que ha devenido analista en el fin de su análisis. Alemán. J. que por estructural y estructurante no termina de sortear el riesgo de desembocar en un egoísmo xenófobo. 1 También he pensado que en algún momento algo la podrá afectar como para demandar un análisis desde otro lugar. aunque tampoco es sin ella. . y sola se las arregla lo más bien. estas cuestiones nos conciernen. de toma de posición en relación a los derechos humanos. o que exprese una franca adhesión a las versiones más fascistoides del escenario político local o internacional. Es decir: ¿cuáles serían los alcances de la ética del analista? Por lo pronto. esperable. en la medida en que afectan la subjetividad. influiría en su manera de conducir una cura? Obviamente. por ejemplo? ¿Habría algún motivo para pensar que la posición política. N.Haydée Heinrich The american way . Mi pregunta no es ésa. en términos más generales. del tú o yo. con los recursos que brinda la lógica aportada por J. a que un paciente vote a tal o cual candidato. se ha consolidado. Después de casi 10 años de análisis. son varios los filósofos y psicoanalistas. que cada tanto diga las cosas más terribles con una asombrosa falta de pudor. en tanto analistas. ¿Debería yo impedirlo o al menos desaconsejarlo? Decido que no. a pesar de mis esfuerzos. respecto de ellas. no le hace pregunta. sino de ética. que prefiera que sus hijos tengan amiguitos blanquitos. locales y extranjeros. Lacan: A. En los últimos tiempos. de la rivalidad por la pequeña diferencia. de la explotación. Badiou. A la posibilidad de interrogar lo que siniestramente se ha dado en llamar “pensamiento único” y que ha decretado el fin de la historia. S. lejos de horadarse. Extrememos la pregunta: ¿qué sucedería si esta paciente fuera analista? ¿De qué manera incidiría esta posición en nuestra consideración acerca de su fin de análisis. de la desigualdad. mi mirada está puesta en la intensión. Gruner. a lo indeclinable del rol del estado en la protección del interés común. de la impunidad. los que han procurado leer diversos aspectos de lo político y de la realidad nacional e internacional. y me pregunto si es posible . se dedica ahora prioritariamente a todo lo sucio/feo/malo que encuentra a su alrededor. si es indistinto lo que un analista piense. E. por sólo nombrar algunos. Está claro que el análisis no ha conseguido aplacar el odio derivado de la especularidad narcisista -a matar o morir-. o bien. Me pregunto si en el marco de la enseñanza de Lacan. Me ha aliviado encontrar que Lacan dice que hay pacientes a los que hay que dejarles una dosis de canallada para que se las arreglen convenientemente en la vida. de las ideologías. habría al respecto algo teorizable. ideológica del analista. no sólo en tanto ciudadanos. opine. Ferreyra. Zizek. de la injusticia. Podría argumentarse también que el superyó que cargaba contra ella misma. me parece que esta posición.2 3 La pregunta que les propongo es si. Ahora bien. de la discriminación.o aun aconsejable – intentar conmoverla.

4 Y toma partido: “La perspectiva de un acceso a los bienes terrenales ordena cierta manera de abordar el psicoanálisis – la que llamé la vía americana”. engullidas por el posfreudismo. del No hay. También coincidiremos en que está advertido de privarse de conducir la cura hacia la identificación del analizante con el Yo del analista en el lugar del Ideal. Sabemos también que el acto psicoanalítico. que conviene precisar que es la denegación del psicoanálisis. Un poco más de rigor y de firmeza es exigible en nuestro enfrentamiento con la condición humana”. de creerse que sabe. mercados soberanos. donde de lo que se trata es de la dignidad del sujeto en su representación por el significante y donde la palabra tiene un valor inalienable.8 La lógica del narcisismo unificante individualista hace de la acumulación de bienes su credo. es contrario a una lógica adaptativa. derivadas del retorno a la subversiva lógica freudiana. con un adentro y un afuera. que conoce cuál es el bien de su analizante. liberalismo. Ser libre sin cuestionamientos. Estas propuestas de Lacan. Un Yo autónomo que no acepta retenciones. conformista y consumista: “No hay otro bien más que el que puede servir para pagar el precio del acceso al deseo. La grieta insalvable es renegada por el discurso capitalista. Lacan opone a las metas morales suturantes y banalizantes. espejada. libertad. la lógica narcisista propuesta por la Ego Psychology hace más de medio siglo. del que nace el deseo y la ética. ley del corazón. infatuación. “¿Es acaso sostenible reducir el éxito del análisis – dice Lacan . En este contexto no hay espacio para la lógica del No Todo. la disyunción radical respecto de la máxima hanseática freudiana. de la Ego Psychology una ética sostenida en el deseo del analista.5 La ética no es individualista.4 Más allá también de la infatuación yoica. Yo autónomo e identificación al analista constituyen entonces un trípode indisoluble sobre el que se asienta la Psicología del Yo para consumar la renegación de la falta introducida por Freud. resume en su brutalidad utilitarista. Cada uno de nosotros .Haydée Heinrich The american way . (…) (El psicoanálisis) en la esfera norteamericana se ha reducido a un medio para obtener success y a un modo de exigencia de happiness. vinculada a esa función (…) que podemos llamar el servicio de los bienes?”7 “No hay ninguna razón para que nos hagamos garantes del ensueño burgués. Sin embargo. cuando el cuestionamiento del “american way” no es optativo en el planteo lacaniano. Para ello cuenta con la ciencia. Primum vivere. de la incompletud.a una posición de confort individual. de la imposibilidad. nos dice Lacan. perfecta. no son características que comulguen con la ética del psicoanálisis ni con la posición a la que arriba un analista en el fin de su análisis. de la castración. es estructural y acorde a las ilusiones neuróticas. son las que le han valido la excomunión. navigare necesse. a las cuales somos inevitablemente llevados también hoy por nuestra debilidad mental. vivere non necesse. en la medida en que allí está el desser. volviendo a poner en su lugar la castración y la falta. a la vez que sostiene la armonización psicológica con la ilusión de que la decadencia del cuerpo es evitable. misantropía10. deseo de máxima diferencia entre el Ideal y el objeto. como sabemos se lleva bien con el capitalismo. Tal vez estemos más acostumbrados a posicionarnos respecto de las dos últimas patas. American way.6 Lacan realizó su relectura de Freud preocupado por que el psicoanálisis siguiera siendo una peste. que. nos dice. no restringidos por políticas de estado. ¿Por qué suponer que estamos a salvo de estas tentaciones? Pertenecer tiene sus privilegios.9 Lógica de la esfera. y posible lo imposible.

nos coloca ante el peligro de degradar el testimonio de los diversos excesos a que nuestros pacientes se ven confrontados en lo real. versión cercana al tristemente célebre “por algo será”. time is money. hacer una lectura conformista. entiendo que es un acto que se corresponde con la ética del psicoanálisis. Cuando este asentimiento11 se produce. del cual debería simplemente privarse.5 -aunque oficie de psicoanalista. Me ha llamado la atención el dolor con que algunos jóvenes analistas que trabajan en hospitales.Haydée Heinrich The american way . les alcanza con el superyó. nuestros pacientes no nos necesitan. y con más razón como posición desde la cual dirigir la cura en la intensión. . también amenaza al analista lacaniano. Para someterse al amo. la lectura de los abusos de poder como simple goce fantasmático en relación a un Otro que no existe. sería ingenuo pensar que no se filtra entre nosotros.es seducido por las distintas variantes que prometen happiness a bajo costo. su efecto es el levantamiento de la mortificación –tanto la del paciente como la del analista. sin duda como declaración de principios en la extensión. y de abrir camino al acto analítico. tener miedo y decir que nada es posible. Fast food. Riesgo doble: por la mencionada tendencia natural de nuestra senti-mentalidad totalizante. El riesgo de concluir demasiado pronto. La traducción inmediata del sufrimiento y de la mortificación del sujeto en términos de goce neurótico. Para terminar: si en el Acta de Fundación de Convergencia (en su punto e) consta una condena explícita a la ideología neoliberal en tanto amenaza la subjetivación y la posibilidad de metaforizar. a la vez que nos convence de que éste es el único mundo posible. Sabemos que no se trata de eso sino de albergar en transferencia lo verdadero de esos testimonios.surgiendo la posibilidad de decir NO a la resignación y a la naturalización del padecimiento 12. relatan en supervisión situaciones de claro abuso de las que son confidentes. just do it: la temporalidad del inconsciente no se lleva bien con esta lógica desubjetivante. sin embargo. ampararnos en una anestesia teorizada como abstinencia. sintiéndose obligados en nombre del psicoanálisis a lo que se ha dado en llamar “implicar al sujeto”. sumada al bombardeo mediático que nos alecciona acerca de nuestro bien. interdictar el goce en 10 minutos.

la derecha en todo el mundo siempre propuso “políticas cuyo resultado final era y es que hubiera o haya más muertos antes de tiempo. donde citaba una frase de Freud. etc. y no me refiero sólo a las 30.basta sumar de que lado está la mayor cantidad de muertos. 4 J.p.Seuil 11 N.. es de cualidad.Ed. etc. me alienta un mail que ha hecho circular Norberto Ferreyra el año pasado en relación al conflicto con el campo: Según él. Ferreyra – Un poco más allá del falo (en esta misma Reunión Lacanoamericana) 12 Mi humilde homenaje a Fernando Ulloa.. 5 idem –– p. 362 9 J. Lacan – Seminario 18 – De un otro al Otro – Ed. La diferencia entre ese menos y ese más no es sólo de cantidad. muertas. Lacan – Acerca de la Causalidad Psíquica – Ecrits . etc. Del tiempo que cada persona tiene.1 J. 361 8 Idem – p. Lacan – El saber del Analista – clase 7 (inédito) Reconozco que es difícil introducirse en estas categorías. y entonces. Paidós 10 Véase al respecto: J. Lacan – Seminario VII – La Etica del Psicoanálisis . por derecho. 2 . que alcanzaba con ser color carne.000 personas asesinadas.” 3 He escuchado en estos días de Reunión Lacanoamericana el interesante trabajo de Marcelo Rapoport “De los cuerpos y la política”. por hambre. 264 6 J. Lacan – La cosa freudiana – Ecrits 7 Idem nota 4 – p. es decir el color del hombre. en todo el sentido de la palabra. 382. durante la última dictadura. según la cual no se trataba de ser rojo ni negro. es ética. sino a toda la historia argentina para saber donde ubicar a esta derecha que defino del modo en que lo dije: aquellos que para hacer una (su) política necesitan lógicamente que haya siempre más muertos antes de tiempo. sin embargo. por guerras injustificables. por salud. Paidós . (…) En nuestro país –continúa diciendo. a vivir hasta que su vida se acabe y no que se la acaben antes de tiempo: por pobreza e indigencia.