Todo está en el cerebro.

Todo lo que vemos, sentimos, olemos o saboreamos requiere que millones de células nerviosas envíen mensajes urgentes, a lo largo de vías que se entrecruzan, y que retroalimenten a los circuitos de nuestros cerebros. Así, para resolver ambigüedades y darle sentido al mundo, el cerebro también crea formas a partir de datos incompletos. Construimos tales imágenes inconscientemente y muy rápido. Actualmente, los científicos reconocen que tenemos muchas otras clases de sensaciones adicionales a los sentidos, tales como el dolor, la presión, la temperatura, la propiocepción, la sensación muscular y el movimiento; pero todas estas son incluidas generalmente en el sentido del "tacto". Las áreas cerebrales involucradas son llamadas áreas "somatosensoriales". El mapa del cuerpo que tiene el cerebro, se extiende a lo largo de una franja vertical en la corteza cerebral, cerca del cráneo. La corteza—una gran lámina de neuronas, o células nerviosas, profundamente arrugada, presente en la superficie de los dos hemisferios cerebrales—gobierna todas nuestras sensaciones, movimientos y pensamientos. Pero estos mapas no reflejaban con exactitud el tamaño de las partes del cuerpo, pero sí su sensibilidad. Los brazos y las piernas toman muy poco espacio, a pesar de su extensión. Sin embargo, la señal de que un mosquito se ha posado en la parte de atrás de la pierna izquierda llega fuerte y claramente. En una fracción de segundo, mediante un proceso de decisiones que aún no se entiende, esta señal lo hace a uno aplastar al insecto justo en el lugar adecuado. Casi todas las señales sensoriales van primero a una estación de retransmisión ubicada en el tálamo, una estructura central en el cerebro (llamada así por la palabra griega que quiere decir "sofá", porque parece que los

hemisferios cerebrales descansan cómodamente en él). Desde ahí, los mensajes viajan hasta las áreas sensoriales primarias en la corteza (un área diferente para cada sentido). Allí, son modificados y enviados a regiones "superiores" del cerebro. En alguna parte, a lo largo de esta vía, el cerebro descifra lo que significa el mensaje. Haciendo el camino inverso, las señales provenientes de un área

una especie de sonar. le tuvieron que ser extirpados ambos ojos cuando tenía solo tres años.sensorial pueden ayudar a otras partes del cerebro a mantener su excitación. lo mejor que puede. Sin embargo. . o a regular su movimiento. Todavía el funcionamiento del cerebro es casi un misterio. Ben producía pequeños chasquidos con su lengua y se volvió tan hábil que conseguía correr. jugar basketball. Actualmente. qué categorías van juntas con un estímulo en particular. La ecolocalización es el mismo método que utilizan los delfines y los murciélagos para orientarse. El cigarrillo hace que este sentido se vea sensiblemente perjudicado. los murciélagos o los submarinos con su sonar. ¿Podemos ver sin ojos? Algunos lo llamaban el niño murciélago. el tabaquismo no es la causa de pérdida del olfato. Para poder “ver”. se crean más interrogantes. a cada paso de la vía. De la misma manera que ven los delfines. quien le mostró cómo usaba el golpeteo de su bastón para orientarse. con la ayuda de Daniel Kish. todavía hay mucho que explicar y cada vez que se descubre algo nuevo. andar en patineta. Ben Underwood fue diagnosticado con cáncer retiniano a la temprana edad de dos años y. Ben desarrolló lo que llaman la eco-localización a la edad de cinco años. por lo que pierde funcionalidad (junto al gusto. en menor medida) a medida que el organismo de las personas fumadoras se deteriora. La pérdida del sentido del olfato es un síntoma característico de las personas fumadoras. sino como a "un procesador de patrones dinámico y categorizador" que reconoce. a causa de un cáncer. a partir de una imagen del lugar que el cuerpo ocupa en el espacio. Sin embargo. esquiar e incluso jugar videojuegos. por dicha causa. Pero su ceguera no le impidió llevar una buena calidad de vida. Ben murió el 19 de enero del 2009. a los 16 años. no se ve a la corteza como a una maquinaria rígida. De este modo Ben es capaz de usar la eco-localizacion para ver sin ojos.

Además. Así pues. que da nutrición a los oídos. En éste se trabajó con quince pacientes que recibieron un tratamiento de acupuntura de diez sesiones de treinta minutos. entre otras. como. así como en los de dispersión de estos dos meridianos. la paciente va dándose cuenta de la tensión que presenta en la musculatura y entiende que es aconsejable disminuir los alimentos energizantes y estimulantes.La condición conocida como Anosmia se define como la pérdida de las funciones olfativas propiamente dichas. inicia una serie de cambios en la dieta. Poco a poco. Para el tratamiento de tinitus se inicia el tratamiento aplicando un masaje sobre los meridianos de VB y TR de la zona y se detecta que el VB20. los cereales. al tiempo que va incorporando a la alimentación más cantidad de alimentos yin. en Alemania. teniendo una mejoría en el 60% de los casos. . por ejemplo. las verduras y los pescados. tratamos mediante tonificación el sistema Agua. una por semana. ¿Cómo evitarla? La acupuntura ofrece soluciones que se publican en un reciente estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Colonia. como es el caso del café y de las carnes rojas. en el que se midió su respuesta al tratamiento en relación a sus funciones olfativas. el VB21. el TR15 y el TR17 son muy dolorosos. Restringe los alimentos que aumentan el yang. Aplicamos acupuntura en estos puntos. y se asocia a enfermedades como el mal de Parkinson.