You are on page 1of 7

Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey

Campus Ciudad de México

Convergencia de medios en un contexto digital

Rodrigo Raya Campos 996187

Estética de Medios Digitales e Interactivos AV2007

Dra. Laura Elena López R.

Septiembre 11, 2012

Convergencia de medios en un contexto digital

En la actualidad, tanto medios tradicionales como los digitales conviven a diario y en diferentes ambientes de nuestra vida cotidiana. Así como lo digital se abrió camino en lo laboral, siguiendo por la educación, en el entorno del arte ha llegado para presentar nuevos e interesantes paradigmas en la manera de concebir y entender manifestaciones artísticas. Los soportes tradicionales se han mantenido a lo largo del tiempo, aún con la llegada de alta tecnología para la producción de obras artísticas guardamos contacto con soportes físicos como los lienzos y el papel fotográfico. Sin embargo, poder crear y mostrar arte por medio de la alta tecnología no ha sido del todo bien recibido. Walter Benjamin toca un tema bastante interesante en su texto, La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica; en el cual plantea su postura sobre lo dañino que es para el arte el poder ser reproducible. Todos hemos oído sobre las réplicas de estatuas y pinturas, aunque comúnmente lo que escuchamos es la palabra falsificación, sabemos que todo es reproducible, en mayor o menor grado de dificultad pero existe la posibilidad de recrear lo ya existente con cierto grado de maestría sin embargo Benjamin menciona “El aquí y ahora del original constituye el concepto de su autenticidad” (Benjamin, W., 1989, p. 3). En ese sentido, considero prudente pregunta ¿qué tan vigente es lo que afirma en nuestro contexto digital de la actualidad? En mi opinión, esta idea de Walter Benjamin ya no tiene tanta validez en nuestro tiempo por el simple hecho de que solo se aplica a los soportes tradicionales del arte. La pintura, la fotografía, el cine y la escultura tienen una metodología específica, una técnica precisa que da al artista una pauta para crear. las

“La reproductividad de las obras artísticas es una cualidad destinada para que dichos materiales sean consumidos por la masa. La recepción de las obras de arte sucede bajo diversos acentos entre los cuales hay dos que destacan por su polaridad. Uno de esos acentos reside en el valor cultual, el otro en el valor exhibitivo de la obra artística”. (Benjamin, W., 1989, p. 6). Esto quiere decir que toda reproducción artística es resultado única y exclusivamente de que tan consumida es la obra, lo cual es evidente con ver a nuestro alrededor. Réplicas o litografías de cuadros famosos en salas de espera, DVDs en nuestros reproductores de video digital, bolsas y ropa de marca; si se consume, se puede y debe reproducir. Hoy en día, el arte digital, el arte multimedia, el arte interactivo, tiene la cualidad de poder reproducirse de la manera más simple. Arrastrar un archivo de una ubicación a otra, hacer uso de los comandos Ctrl + C y Crtl + V, el famoso Copy – Paste, hacer una captura digital de la obra, video o fotografía, y cargarla en la red, reproducir es mucho más fácil, pero ¿tenemos en esta modernidad digital, certeza de qué es original? La tecnología es parte inminente del arte, partiendo del hecho de que ambas comparten origen griego. Técnica es la palabra que precede tecnología, que a su vez viene del griego τέχνη (tékne) que en su más pura esencia es arte. En el libro, El lenguaje de los nuevos medios de comunicación, Manovich desmenuza temas muy relevantes para nuestro tiempo. Manovich tiene una idea positiva sobre la integración de los medios, y no solo de ellos, sino de todos los elementos socioculturales presentes en esta era moderna en la cual nos desenvolvemos. El primer elemento a rescatar del texto de Manovich es el hecho de denominar a las interfaces de interacción entre humanos y computadoras como interfaces culturales. En una computadora se pueden encontrar distintos elementos de cultura como, textos, imágenes, signos, incluso las relaciones se encuentran presentes en el plano de lo digital.

“Las interfaces entre hombre y ordenador contemporáneas ofrecen unas posibilidades radicalmente nuevas para el arte y la comunicación” (Manovich, L., 2005, p. 146). Las posibilidades que otorgan las computadoras son infinitas, Lev Manovich se muestra muy optimista sobre los nuevos mecanismos de interacción en la comunicación y sobre todo el arte. Las ideas de Manovich, más que inclinarse hacia la reproducción, se encaminan más a las posibilidades de la simulación. La simulación es un aspecto al que estamos sumergidos casi a diario, videojuegos, en red o no, visitas a distancia a diversos museos alrededor del mundo. Ser lo que no se es, ver lo que no está frene a tus ojos, conducir vehículos que requieren horas de entrenamiento, interactuar con personajes en lugares no físicos, esto por mencionar algunos ejemplos. Las pantallas, ya no solo nos permiten observar en un espacio, nos permiten entrar de lleno a la nueva experiencia de lo digital. Vivimos en una sociedad multitask, en la cual estamos ocupados en actividades análogas y digitales, inconscientemente logramos llevar estas actividades con normalidad y entera funcionalidad. Somos capaces de entender el arte tradicional y haciendo uso de la virtualidad y de los soportes digitales, podemos apreciarlo en más de una forma. Aplicaciones multimedia que nos permiten observar obras de mejor amanea a como lo haríamos de manera física y presencial son una muestra del balance que se puede lograr de lo tradicional con lo digital. En cine, el asunto es un poco más complejo que con las expresiones artísticas físicas. El cine, desde que llegó a los hogares en sus distintos formatos a lo largo de la historia, se ha visto envuelto en una especie de interacción con el espectador. Cuando estamos experimentando en casa de una película, ya sea en la pantalla de televisión o en la de la computadora, tenemos control sobre lo que vemos. Manipulamos tiempos, niveles, velocidades, somos capaces de crear una experiencia diferente con cada ves que

el material se reproduce. Me atrevo a pensar que el cine siempre ha sido una muestra de la realidad en contextos manipulables y adaptables por los propios espectadores. Con todo este contexto de lo tradicional con lo moderno, las ideas de Zigmunt Bauman resultan muy interesantes. El adjetivo que emplea, líquido, encierra muchas premisas sobre la inestabilidad en la que vivimos, dejamos de ser partícipes de un estado de seguridad donde las cosas se dan por sentado para adentrarnos a un nuevo plano en el que las estructuras convencionales y hasta cierto punto eficientes, dejan de cumplir con su cometido de otorgar estructura. Bauman hace hincapié en lo momentáneo que se ha tornado la expresión artística, menciona que los artistas de la era liquido-moderna se centran en momentos, ven al arte como un acontecimiento en el tiempo y no como una obra capaz de trascender (Bauman, Z., 2007, p. 42). Es verdad que mucho de lo que se produce hoy en día se lleva a cabo sin una idea de mantenerlo por siempre. Pensemos en los videos cargados en Youtube, su contenido puede o no ser artístico, la finalidad de esa red social es compartir videos, algunos de los cuales son trabajos serios, sin embargo la gran mayoría no tienen un tratamiento; este segundo tipo es el que si se mantiene en línea y circulación está bien, pero si se queda estancado en el canal del autor, no ocurre nada. Pensemos en el canal del artista audiovisual Nicholas “Nick” Bertke, conocido en la red como Pogo; su música y sus videos están hechos con un objetivo, con una idea y una técnica los carga en la red y una serie de hechos se desencadenan. Su arte trasciende, su arte de reproduce, el arte se mantiene presente y al alcance de muchos. Si la intención de Pogo fue hacer una serie de videos solo por querer hacerlos, logro su cometido, sin embargo, la reproductividad le permite seguir latente. Bauman escribió “podemos decir que lo que los cementerios son para los vivos, los museos son para la vida del arte” (Bauman, Z., 2007, p. 47). La modernidad líquida está terminando con el arte concebido en la modernidad sólida, los medios tradicionales

son el remanente de la era sólida, existen en un contexto pero han logrado cierto nivel de trascendencia, mientras que lo digital es líquido, momentáneo; se encuentra en un constante cambio y readaptación. Espera ser recuperado en algún momento y darle un propósito, aunque sea por un segundo y para unos cuantos. Lo cierto es que vivimos en un mundo mezclado, no existe polarización entre lo digital y lo tradicional, uno viene del otro y se retroalimentan entre si, la innovación artisticotecnológica en la que nos moveos da pie a muchas expresiones nuevas, algunas mejores que otras, unas pocas no destacarán en el momento, pero llegará su día. Entender la convergencia de los medios, entender la naturaleza y cualidades de cada soporte, ahí esta la clave para comprender nuestra época moderna, que si analizamos con calma, no es cien por ciento líquida, pero tampoco lo es del todo sólida, quizá sea tiempo de conceptualizar un balance y no enfocarse en los extremos.

Referencias

Bauman, Zygmunt. (2007). Arte, ¿líquido? Madrid: Sequitur. Benjamin, Walter. (1989). “La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica”. En Walter Benjamin, Discursos Interrumpidos I, Buenos Aires: Taurus. Manovich, Lev. (2005). El lenguaje de los nuevos medios de comunicación (119-168). La imagen en la era digital. Barcelona: Paidos Comunicación.