You are on page 1of 82

f NI ` ÏK' II E I S` IB0LETIN I DE IIA I |'IE É I SECCION DE INVESTIGACIONES ESPELEOLOGICAS DEL I I I CENTRO 'EXCURSIONISTA "AGU|LÅ" I BOI.ETIN I þ I I Y Å xx.

" II

É ,ESPELEOSIE 'BOIETIN DE LA SECCION DE INVLÅÏIGACIONES ESPELEOLOGICAS DEL CENTRO BXCUHSIONISTA AGUILA C. Viledomet, 152 — Tel. 254.40.56 Barcelona — l5 I 2ê EPOCA n9 ll · Abril 1972 Deyeito legal B, 12.261/1.970

I a §J2-I-É-Q-E_I..ê-T.± HACIA UNA EVOLUCION DE LA MENTALIQAD DEL ESPELEOLÚG0 A medida que aumentan los contactos del espeleólogo con el mundo de las cavernas, tiene necesidad de formarse un conjun to de representaciones que correspondan permanentemente a sus aspiraciones y alguna que otra vez a su experiencia. Esta explicación de las cavernas puede ser falsa o absurda: no importa; A necesitamos una, porque tenemos un verdadero afan de plenitud intelectual. Los espeleólogos prefieren dar respuestas falaces ó I a sus curiosidades o`a sus angustias antes que aceptar la sensa íción de vacuidad y desconcierto que acompañan al reconocimiento de nuestra ignorancia. Esto dio como consecuencia a que las últimas décadas de nuestra espeleología la podamos considerar de metafísica , pues to que se partía de que el razonamiento y la lógica bajo todas sus formas, tales como la deducción silogística, la dialéctica, la inducción, etc. son superiores a la experiencia. _ A este estado dogmático se opone cada vez con mayor ímpetu el estado positivo, renunciandose a la pretensión de conocer las causas iniciales considerando que la experiencia es superior al razonamiento especulativo. Adquiriéndose el conocimiento por pacientes esfuerzos y no de intuiciones gratuitas. El único punto p de verdad ya no es la confiormidad con una doctrina sino un acuer do con los hechos. El paso de una a otra mentalidad se realiza de un modo involuntario y casi inconsciente. Es la resultante del progreso general de nuestros conocimientos. u J.M.Victoria i López

E3 · LAS MEDICIONES INCLIÑÄÜÄS vpn JÁM§íCtOria í Löpez :Eî0 n Q1. IntrOduCCiÕn,_? _ _ . ‘2:iDefiniCiOneÉ;baäigàS,n 3, Métodos de Cléulø ` `' 1 ‘ 3 ;Mž“°c2<ÃO`n<à`pè‘;r‘1†¢ivëw,;·* 3I2íMetUdO grfíçç. n . , ;%2x1{Grfí9è; n ng, 3;ßnMEtOdOS de Clculomaßçaticos. n · “~ 3;3.l Reoluciôn aritmética. ~3.3—2WTrígOnOmetià,“ n3.3.3;Reglande`¢alCúlO“SStadimétriCax 3A3•4 Tabla de fCtOreS de Conversión. «4.wApêndiCe. ‘š**~·n·—n ‘—“ 5,_COnCluSiOneS. 6;—B1b11øgraÍÍg.'

4—4— lei Introducción. En la presente nota, vamos a intentar examinar los pro~ blemas que plantean las mediciones inclinadas, desde un punto de vista eminentemente práctico, presentando los posibles procedimientos utilizables para su resolucion. Dado el carácter aproximativo de los planos espeleolôgi— cos y las Condiciones de nuestras cavernas que suelen . optar entre una rigurosa verticalidad, O una verticalidad , manifiesta, los tramos inclinados de las mismas suelen resolverse por procedimientos poco ortodoxos (8)° No obg tante en trabajos que requieren mayor precision en la nivelacin, ante estudios de tipo Hidrolgico, posible comunicacion de cavidades, etc., O ante cavidades con planos inclinados abundantes, p. ej.: Cova~Avenc de Vall major, Cova~Avenc de la Rabosa, Avenc del Boixaguer, Graller Gran del Corralot, etc., resulta preciso disponer de un instrumental específico y de un método adecuado. 2. Definiciones básieasnra Cinta métrica«— Como su propio nombre indica se trata de una cinta graduada en metros, con subdgv ïviaión en decímetros y centímetros, des— tinada a medir distancias sobre el terre, HOC: En el mercado se pueden encontrar diver— sos tipos,_acero, tela, fibra de vidrio, etco, comunmente arrolladas en un rodete de 10, 20, 25, 5Q, 60 y lOO_mts,. Particularmente utiližöVuna-de~5O mts, de fibra de vidriöïpor¥sus×condiciones «.'. . de visibilidad,·resistenoia al roce y facilidad·de_limpÏeŽaù Las de tela con el tiempo y la aceíôn del barro, se degra ßdan y_resulta cada vez más difícil realia fzar una buena·lectura·y las metálicas se F0üpQg“oonfacilídádjcon una simple pisa ( _ :a¿En’lasÏ1argasdÍstancias resulta mu 'a ~util un cuentametrdspor hilo perdido (5) que presenta°comO"mayorsinconveniente el ensuoiar innecesariamente la cavidad. . I ..\‘ .' Clinometro, ~—Es un instrumento destinado a la medida ( de los angulos verticales, Existen multi tud de tipos incorporados o n a otros ät instrumentos (6) de entre los cuales creemos merece la pena destacar el Suunto (fig. 1) y el Abney (fige 2)° Ambos los

6

.~7~ hemos utílíåadoïcon resultados ` satisfactorios. El principiante puede construirse un clinometro ru 'dimentariß con un semicirculo graA 'duado~y.unaplomada que resulta de · excasa prescisión mas de precio fa ° cilmente_asequible (fig. 3). Clinómetro Suunto._ — Vease la fig. l.- La medición vert; —. .&_ Tcal ee ángulos con el clinómetro - a;_'Suuntoyse,efectua¿nediante el sij_ l -- _ “`Ïguiente proceso: se apunta cön'el« ' r »> T— -j instrumento al Objetivo hasta que · _ "coincida;elg§ilamento transversal _ V<’;- _con la estación a medir, al propioþ ~ i :Vx«»Å tiempo el sector del filamento Sobre —: F _»f la escala da la lectura.,@ebidoLa'x · ` z .g ~S funa*±lusíónfóptica, al visa`bn* ~ V , L _t los dos ojos abiertos, el filamento ¿_; parece continuar sobre la armadura ¿ —-, ——V—_ ,_deI¢instrumentc de modo que se pueV p ‘«~j,_ de proyectar facilmente Sobre el ' ·lS- .; _Lobjetivd.;A; S « El fabricante suministra el modólo , `.~ «_PM—5/6O PCT, que lleva incorporada , " .· ú'îñàPa~de,Trítium que ilumina , ` la ecie de lectura. No obstante Se · - resulta interesante procurar que la i pluz incida en la ventana lateral. Clinómetro de_Abney.— veaee la fig. 2.— Para utilizarlo, ' , visando a través del tubo hay que * i _ ,superpOner el hilo horizontal del retículo sobre el punto. Simultånea . ‘ ‘ mente y a través del prisma interior “ “ ' del tubo se comprueba el nivel de' ` burbuja;*accionando“el~torniïlo de ’ controlg al cual van rígidamente » . ·unidos ‘‘'' el nonio y el nivel de burbu A · l ja neste que esta ultima sea bisec .daßporÏe1 retículo. Es entonces `.· ..~;cuando’se puede leer el ángulo so~ .S—. bre el arco vertical. En la escala ° b psupertcr del mismo se leen las pen— ‘· <~ dientes en tantos por ciento y en la inferior en grados. La iluminación a través de la venta— na superior se consigue faoilmente con la propia luz incorporada al casco espeleológioo, ello,juntO con

-8— un mejor sistema de punteria y la ing; incorporacion del nonio, son ventajas interesantes frente al actualmeg tte popular Suunto. Desnivel. ~—Se denomina desnivel la diferencia 'de cotas entre dos puntos. Puede Ser positivo o negativo, denominandose comunmente en;espeleolog1a a este ultimo profundidad (fig. 4)p Distancia natural.- La distancia natural O geométrica, J` corresponde a la linea recta que Separa dos estaciones y es precisameg i te la dimension que debemos medir sobre el terreno (fig. 4),D1s±a¢±*xè1.l — O geográfica, es el camino que real“ “ ti` “ mente debemos.recorrer entre dos puntos; siguiendo todas las sinuosidades del terreno (fig. 4). En terre nos·de pendiente uniforme y regular la distancia real será de igual magnitud a_la natural. Al aumentar los cambios de pendiente la natural resul tara cada vez menor en` realaciõn con la reala·;. , \ ’ `A`` ` '»'` _,__ _ . r. Distancia reducida.-Reducida_alÅhoriOnte O proyectadas Se`llama de cualquiera de estas tres maneras a la_longitud de la recta perpendicular a las verticales que þ pasan por los extremos de la distancia cuya reducida_Se quiere obtener.Ï Esta resultará menor cuanto mayor sea la inclinación. ~ Levantamientos irregulares.-En ellos se usan instrumentos elementales, o no se utiliza ningunofen alguna parte del trabajo, y los metodos que se siguen pueden ser intuitivos, como medir distancias a pasos oïcroquizaciny Los x;i errores cometidos son grandes y no N pueden considerarse repartidos con uniformidad; A diferencia de los* metodos regulares influye de modo âreponderante la habilidad del opera ÓÏ°• `

10

*·ll·'· Levantamientos~regulareS.—Se utilizan instrumentos mas O menosfprecisos, que son fundamento ucientificofpermiten obtener unabïe— presentacion de exactitud varia e, mas de idéntica precisión en Cualquier punto de la zona levantada. Su exactitud depende de la nab1l1— dad del operador¿ mas—princ1palmen— te se debe älä'þTGClàlQH de los i* instrumentos utilizados. ' Esos a~su"ve—puègen ser de precis SlQn*y¿êSpeditOS.·ßo los primeros dnan de utilizarse los intrumeîtos yàlos metodos en relacion,cOn¿ a es cela adoptada, en forma tal—que __vþ los inevitables errores·gueden sin re~ presentación gráfica en el plano por no sobrepasarsumagnitudy·el _ l1mite?de'percepoion;“En_lospexped tos los errores llegar a ser sensi*bles en el plano. Ïíñite de percepcin.èSe admite que la vista humana nOr— mal puede llegar a percibir,sobre el papel magn1tudes·uasta dell/4 de mm. con un error de percepcíon no superior a l 5 de mm. Mgpg, .— Se denomina maps toda representacin ‘de una parte de la superficie =e ãerãstreíque porßsu etÍnsîÖn~ž e’1 oa a curva ura· e gpvane a , requiere el uso de los sistemas i especiales de_transformacion propios de la cartografia. ; Plano Se,ùes1gn“p1è¢,.ùOaÏrepresenta¿ Oion graÍica_gue por la escasa l— Qxtenîion de la supeficie a qäe se re iere no exige acer uso e sistemas~CartOgråficos.= 3. Métodos de cálculo.— Aunquepen†lasOavernas»proOedemOs_a_ medir las distancias naturales,.sn±sunrepresentaci6n end el plano en los levantamientos regulares unicamente debe l aos utilizar su proyeccion o distancia reducida comO~' unicopmedio·para evitar distorsiones. ' ‘ Con un ejemplo veremos claremente—1as diferencias: Sean dos cavidades la Sima A y la Cueva B., (fig. 6) que suponemos forman parte de una misma unidad hipçgea aunque no sea factible su comunicacion por obstrucciones

l 12 — diversaS.,Las medidas del itinerario topográfico son las siguientes: ~ A "e ~~~‘ y · Vector ßistanciair Orientación Inclinación ° (58 ( Žšî . l -.2 5 ~ Slmã. A 2 __ 3 >~ _ 3099, 'ÏQ 5 3 - 4 48 2809 59 ‘ B l 40 609 509 La representación de la planta desarrollada, es decir el transporte directo de las medidas naturales (fige 8) nos —muestra dos cavidades sin una conexin evidentep Al conp±±axiO¿ tal como debemos realmente proceder, si transfor'mamos tales medidas en sus correspondientes reducidas '(fig. 7) obtendremos una representacion nas adecuada con jla_realidad.“ x l Para ello resulta evidente la necesidad del cálculo de las mediciones inclinadas para su transporte al planoo .Fundamentalmente podemos·considerar tres sistemas princi` “`pales que describiremos en el siguiente orden: el opera_ tivo, el gráfico y los procedimientos natematicosg 3.1 Método operativo,~ _ ,. ‘'' ‘Båsicamente consiste en descomponer la pendiente en una serie de resaltes borizontalesè Su aplicacin queda esþr restringida a las rampas que permitan una cierta estabilidad de los operadores sobre ellae Deseritc por uno de p los pioneros de la topo¿raÍia·espeleclgica catalana *O°'Andrés (l) (del cual tomamos la figura 5) permite en ( los levantamientos irregulares una aceptable evaluacion de desniveles sin—instrunento,algunon La utilización de una cinta métrica y un simple nivel de burbuja permite un mayor rigor y nos snministra asimïsmo de modo directo la reducida alla horizontal y el desniVël, posibilitando que el escalonamiento altimetrico_de los vectores no sea necesariamente equidistante°,_.;« ._Wp_ ~ A continuaciôn damos la descripción publicada recientemente ‘‘‘ por'O§*Andréss(3), (vease figø 5): "Partiendo de la J parte '’,_ inferior de_la ran a, donde permanecerá el topõgrafog el ayudante remontar la misma con el extremo de la cinta metrica en la mano— En el nonento en que el topógra fo ve los pies de Su ayudante a la altura de los ojos, GOH la ayuda del nivel de burbuja, efectua la lectura de ( la cinta. Conociendo la altura de los ojos del topôgrûfo

14

Iy la distancia leida en la cinta, operando análogamente desde el punto en que se había detenido su ayudante.. "hasta el final de la rampa,¢poseeremdsjlös datos¿preci— >S®$*P&âýíä 9Xâ¢Èã,r@pr6SentaGi6n“de'lappandientea lEn“resumen, resultalen~ëtremo‘laborioso en,pendientes Ade gran_desarrollo y su descomposißion en multiples‘ `msic1Ones'aumen± las posibilidades de error en las leg turas y estacionamientos. No obstante en casos¿cpncretOs; un equipo entrenado puede obtener resultados muy satisfactorios. , ' 3a2 ,'°a imétódo GråicoS Es una buena forma de resolver problemas sobre distancias ínclinadas,WEl error que pueda existir en la construcción ,logcompensaîlaprapídea;delproceso;“Se funda su resplu— cion'en*la —i*— construcoion del triangulo rectangulo que determinan los elementos distancia natural, reducida y c_diÍerencia de·nivel que tenemos que considerar. “` ‘“l Para ello basta conocer dos elementos de los Se±S»è que_se componen (tres anâulos y tres lados»<Eig. ·n., 9)=%ue `Seran_prec1samente el la o "a¥_y uno de lOS¿angulos×_OV *0 "B"k Qa distancia natural c lado "a" lo hallaremos cžn cinta metrica o procedimiento analogo y para la medgci n del valor de los ángulos precisaremos un clinometre, Hay tque tener en cuenta que las graduaciones¿pueden ser en grados sexagesimales, centesimales O milesimasi para la conversión de uaa~apOtracgxaua¢±On'taStaogabèrrgpp;_ _3_.6QQn 1: ‘Z¥®O g' = 6 ,_4Ç>O9—Q ,c. ¿y¿ con ,11Í1`S senc=il'la,_ regla de ÇÇTGS ·Pcdemos resolverlo; pueden utilizarse asimiso las tablas II y III que insertamos al final de este articulo, ,Qonocidos estos dos ÕÉÙÓSMT6SOlV€f6mOÈy@l†þÏQÜïQm como síiuesn — a pEjemplo: Siel ángulo de pendiente es de Žîž Y ïa dista; icia-natural·de~4l'm,_.;,pM4 n°=— ~ '· ~ _ ¿Cuål será el"valor de la reducida y del desnivel? Procedimiento: 19 Se construye el ánguloÍde ——·` pendïentë con ayùda“de un transportador (Eig.lOQ,¿ 29 En el lado AB superpondremqs a escala la medición de la distancia natural, alcanzando el punto Be"` I 39 De B'bajaemos una perpendicularia la orecta AD determinando el punto D (f1g.ll) Solución: La recta AD' nos da a la gima escala el valor de la reducida y la perpendicular BJÚ igualmente a escala

M, ei desnivellj j' .A__ eonŠpapel cuadriculado.o milimetrado=resulta°sumamente A _ sencillo proceder a tal construcción gráfica (fig. 12); resultando ideal en las construcciones "in situ". Pr1me— · ramente or tal construcción gráfica obtendremos el alaa¿ do y de l por proyección las dimensiones en planta« U q (ÏŠiŠeclusívamete‘repesentamcs~la planta podmOsÃéconO— mizarItiem“oy traßajo (a costa de disminuir ligeramente la precisišn) utilizando una gráfica como la de la fig. 13, del siguiente modo (fig. 14). cp 4 _ c Se entra en lairåficanpor/abcisas u ordenadas con la ci Era de metros medidos sobreel terreno O distancia natunal, prosiguiendo per su correspondiente arco hastaíla ·intersaccion con la recta de igual graduación a`la pen`dientefnalladaø j° jj M ·=ß, · _ ‘M V'4c ¿ .s_—;; ¿¿ Desde este punto se—dirige,una perpendiculara(las}abci— SaSqus«üös·determina la cifra deimetros en proyección o reducidos al horizonte, w cn, g »i~ï, «_- ' iånalogamente la perpendicular al eje de ordenadas deter`mina los metros de desnivele ," · ' Z ,i En nuestro ejemplo (figõ 14) los datos son: distancia natural ßO.mts., pendiente 509, y los resultados obtenu dos, reducida 13 mts. y desnivel 15 mtS¿" Ç¿;)- ' 1Estas gráficas son muv fáciles de construir y cualquiera puede confeccionarse la que mas Se ajuste`a`suS necesída des, no obstante a quien resulte de utilidad la que NadjuntamOS,'puede solicitar un ejemplar a la S°I.E., que gratuitamente se le.facilitarap A tal efecto se ha proc .dido a un tiraje_eXtra de 200¿copias,‘ 3.3 Métodos de cålculo.matemáticOs,` 3.3,;:1. 13eè1ue±õ"xx exxwmtiç 4 WEn.±OùOitringuiøáæetngui ';,' (fig, 9), como el formada Npcr la distancia natural (a), el desnivel (C) y la distanciarhorizcntal O reducida (b), se verifica el Teorema de Pitagorasæ la suma de los cuadrados de los catetos es igual al cuadrado de la hipotenusa.

18

20

_Conocida la medida gèînæydv, es indudable que se pug -de deducir el valor è¿vwwg±mu1a lëû De la primera se deduce la Segunda cOn“lö“cual podemos hallar el valor · de "bF conocidos los de a y ggy,,neèuaign;e;g de las ·dOs anteriores se dedupeïlaïtercera, porgla'que*sabremos el valor de "c" conocidos los valores de "a" y Vb“; Formulas : lê) a2 Šïßê e d?: zê) E2 = az 4-š cz D 3ë) C2 F- eg A Para aplicación de estas ormulas resulta pues preciso conocerldos lados del triangulo, lo qge difícilmente Ocurrira en los levantamientos topograficos subterraneos. NO obstante vamos a dar un ejemplo;_ la diÍerencia,de nivel entre las dos es±aC±Oaee~e'e lO#m±ss¢ý~la“disæan cia natural de 72 m±s@,¿Cuálsera layreducida?~;d “ Daños _ A : Distancia natural w a šw72 mrs. “ Diferencia de nivel =ÇC=*lOÄÙÏS¢' F<>mu1e = bg = eg — ¢2_ P1emecemien±O= bZ‘=== ‘*i22 apoio? Desarrollo : d2 = (72 X TÉÏ — (l0 XclÒ)š d2 = 5,184 —_lOO É 5gO84; d.==É°O84`š l'3 Solución 2 Distancia reducida líxmtsâ 3g3«2 TrigonometrÍaø~ LOS procedimientos gråficcs para resolver problemasa Siempre dan unos resultados ineXactos,_ya que debiendo utilizar en ellos, regla, ùranspprrgøxý etc.,×instrumen, tos materiales que solo puedenëdarnos.una_relativa y casi Siempre grosera aprOX1maeion‘a la realidad. La necesidad de resOlver¿estosırianulos con mayoníapng, Ximaciôn de la que nos Ofrecen las construcciones graficas nos obliga_a utilizarùlajrigonometria, cienoLa«que¿ trata de la resolucion de triangulos numericamente, esto es repreSentandO_las magnitudes medianteþlos simbolqsúg — numeros que expresan sus medidas_y aplicandOleS¿lQSþQr cedimientos del analisis.mateaüico¿ A““` eaexos y susCeþti— bles de toda generalizai6n°`× “' ‘

\E1*F>T1H';'°€ï`í,<‘Š'¥H‘š`ïlÔ °1“@¢i†å1±ë,?ïlQ ãïëîíipïß, ¢94%9x§,íŠÏö`Ï.}=¢l rlae ñw =beS‘F æ‘å‘”ÇPF?ï` @5 F16 ;«,1a<>S, gixgggg·::è.;e1A;;;ex¿t—õSß·» v · ±·eS1; ame '_‘· entre ;e.llO_S ungxladø pOpÃ1O¢menòS×pra~queßpeäamøe determinar lOS.OtrOS_treS— Veañdš Iaš†fOrmulaS“trigänOmétriCaS que interesan a" nueStrO CaSO: _ A = 909 C = gg B,= 90% X u Sen C = ±È~ = COS B a.A {_ _· _, [ Vy · ' 1 259133 LB` « z · -—-á—·· —— :· Pg-@-3Seno verSO O w ¥ëÅãŠèDe ellOreSulta~queÏCOnOCen&ò>el”valOr’åe°la*hîPOtenE Sa (diStanCia_natural)_y unO_de lee anguloe B O Cyped mOS elueidar el valer de¢“b”í(d±Stançïa reducida) y "C" (desnivel)—Segun*laS«SiguienteS*fOrmulaS: ·GOnnb±enàO=*a“±yQC»: b F a COS C ·CÁ= a Sen C “C `cøuecienäo “a" yïßwr b == a Sen Ba NC —=— ïa- ~C‘;OS‘* B A ECuaCíOneS querpueden resolverse por lOS valOreS natuw raleS de laS l1neaS trigOnOmetriCaS, de`laS“CualeS existen en Cl mercado exgelenteetCOmpend1OS,_taleS,` COmO·lOS*deJSOldat, Jordan, Ruí;éAmadO,yCuarterOlül rO—GarrO,letC. ’ ` ' “ De.tOdaS.ÏOrmaS;elïprOCedimientO*eS'algOlläbOriOSO,, , para Slmplificarvlae OperaCiOneS~QdOS*multipliCaCiOneS largae) pOdemOS aplear lQgãÏ1ÏmQS3 lbg b;;~lOg~a;¿ leg COS _‘O» C‘¢jlOg a;+ 10 Sen B ·rlegãelglegtaí%ÍlOCOS±BÏà;lOg·aÏ%*îO·Sen“O ..·O ` Èyecnîenlõwdeeeeumae;p©demOS'reeelver 'S·— el pxõßeme; C“»'· `OtrO prOCedimíentO igualmenteïeXaCtO;~COnSiStë en lugar de Calcular las reduCidaS, Obtener la diferencia de estas COn la natural, y en vez de Calcular b = a COS G, Se halla a — b = a vers C (lOS ValOreS de lOS SenOS verSOS igualmente Se hallan en Oompendioe trigOnOmetriCOS)«

24

- 25 — Veamos un ejemplo: si la distancia inclinada es de 130 O2 mts. y el ángulo de'inclinaci6n es 69 12 ,:1a distancia horizontal sera; 3OÍ02 ——30’O2 X vers 69 12 :_30 O2 — 30 02 XnQ,OO585·; 30ÏO2 018,=“2984¢ En general el cálculo de a —-b por medio de la regla de calculo es tan;eXactoWCOmO el de b, empleando tablas trigonométricas para resolver la fórmula b±= arcos C, 3•3.3 Regla de cálculo estadimetrica. Una forma rápida de reducir lecturas, es usando una regla de'calculo que tiene además de 1a«esca1a¿crdina~ ria de numeros (logaritmcs de la distancia), dos esca— 1as.especia1mente construidas para los traba3ostgpO graficos;“una consiste în los valores del log cos X yãa Otra los del log 2— Sen 2 X para los diferentes v ores de X. En algunas las distancias resultantes se leen directamente y'en otras se dan unas cifras de correccion, En la fig- 15 se muestra una forma simplificada, en la que se han omitido las divisiones mas pequeñast La distancia.para la cual se—desean obtener las reduccio~ nes se coloca moviendo la reglilla central hasta llevar a coincidir el cero de la parte derecha de la reglilla (escala H) con la distancia medida·que aparece en la escala de la parte superior—de la regla'¿escalaJR; la lectura que aparecevenc1acfigè`l5 cs de æ3cmhs»J± Para un ángulo vertical de 49, la distancia horizontal corregida se lee sobre la escala superior de la regla que coincide con el valor 49 sobre·la escalasuperior derecha de la reglillaõ Se observara que hay dos escalas angulares sobre el borde superior de laßreglillaz ‘ ~ una para distancias norizontales que va de cero a 459 de derecha a izquierda y otra para.diferencias de nivel que va de 35'a 459 de izquierda a derechaø En el extra ·mo de la derecha de la escala H la primera marca.de di Visin mas prOXima'aLcerO es de 599 la segunda 109, la tercera 159 y la cuarta 209, como esta marcado, · La distancia que se lee para un ángulo vertical de 49 se toma un poco a la derecha de la ptimera division (59) y se ve que la distancia horizontal es de 647 mtsø Para ángulos pequeños se necesita mucha práctica para leer tres cifras significativas sobre la reglilla, pues p to que las divisiones que indican distancias horizonta les estan muy apretadas especialmente cerca del extremo cero de la reglilla.

— 26 — es @mù¢%°° *Ž’¥ëããÏC'ílŠ los c¢·¢F¢;¢Eei1¢r1;* de mnaýdistanciaade cursýrxhta que.Qc±nCida>la marea’de¢esfe‘con«49` e la escala media de la reglillac La lecþurašse indica en_la¿fígg ra~por;el†Cursor“de#Ia¢lineaje“þuntosølpþccion horizonal se leeÃsohre$la~escala A masþejadela re gla es l o*3 mäs-que“esfa·deacuerdocon`1a correscion introducida anteriormente en la lectura directan La diferencia de nivel para un ánguloxyer§ical_de 49 îy una lectura de‘©5®n±s#se*encuenfraenlaescalaA \e`“ x superior de isa;ega±s±a»qae;cç;n;eyçpn,ese ‘‘`‘‘ ahgulo de¿laîescalaßsuperiorïde*laVelillagýlalegturaáes 45nß, En la'figAilã el éursorägdihuadocon '**‘ linea con tinuaû esta colocado en esta nesicion ' 3.3.4 Tabla de factores de conversinø Šn.recurrir*avlosíproeedimientosý*gráfcos,ifrígOno— metricos reglas de calcule? efeog _À4A epuestos anterior cmenteõpodemosëhallar elàvaor de la reducidafy del desnivel por medioÃdelaë@abla~delïaciores de Çonver~ ~siOn que aùgunùnõseœabig l)g“si_conooemos'eljangulo Çde¢pendienteH' la distaneia naturalo Y , 4, _ ”Eu@ÖGHïGCHÏPÍï dos oass queîel_ångulo de inclinación ,este;incluido·en la fablaïo%que'se halle entre dos _QcOnsecufivos`de sllan En el primeü~caso hasrarå*ult; plicar en numero de metros medidos sobre el terreno ~porxel·facfor>corressondien±e×s± anÉulo~deA'endiente, ÅO Neamosyvariosejemplos ·l9iHallar-la*reducida—al†hori%cnte«deýuna?distancia geometrica de 50-m±seg†sehiendegqueßelßanguloïdeÚpen~ diente es 149A ‘ ' ` 4 BãÙOSZ'V&ãmOS.GHÃÄ3Ïäbïä ouäÉeÉ factor deúcanversin ·'·(V "pw 4149: M êe ±†wÏi¢¢Fm†Fe1 î¢íf±°a Qi9703ßPara*uma$þreeïsioh~wOrmal¥eon`tres'dec; '·——— males resulta suficiente gïammeamientbzghxè—5O;XwOÏ97©.=48’§" So1ug±6n ;—48’5 29 del mismo caso hallar el desniveln Daûosbafactoræde»desnivel=þaraa4@>~'®Ï24lQ ·Blanteamien£c:mb :Z50«Xx0Ï241%m†l2@05 4Sdïu8i6n·±Ïl2'O5

H — 27 — å§LA DE FACTORES DE CONVERSION DE L¿WDISTÁNCIAS INCLINADAS Grdøs DCSnív0l Proyæccíšn h. 0 `0,0000 1,0000 90 1 0š0175 ØJ9999 1 89 2 0,0349 0,9994, 88 3 0,0523 0,99861 187 4 0,0698. Ž09976 86 5 0,0872— `OQ962 85 6 0,1045 0,9945 84 7 0,1219 ;0,99?6 83 8 0,1392~ 40,9903* 82 9— 0,1564 0,9677 .81 -10 0,1737 959848 80 11~ ,0,1908 îO§9876' ‘79 _12` 1 ]C>èï—’979 `997~82 78 ‘1,3` @2259 0,9744 77 74 ‘0,2419* 0,9703 `76 15 0,2588 0,9659 *75 16 0,2756 0,9643 74 17 0,29?4 099563 73 18 'O309O 0,9511 72 19 0,3256_ 0,9455 1 71 20 0,3420 0,9397 ,` 70 4 21 . 0,3504 Oè9336 69 “22 0,3746 ~ 0,9272 68 23 1 1 0,3907 0,9205 67 24 0,4067 0,9136 66 25 0,4226 0,906; 65 26 0,4384g 0,8988 64 127 0,4540f° _ 0,8910 63 28 0,4695 `'` ’ 0,8830 62 1 29 0,4848 0,8746 61 30 0,5000 0,8660 60 31 Og5150 098579 59 32 6 0,5300_ 0,8480 58 A 33 1 0,5446 ` 0,8387Ï 57 34 *0,5592 :`0,0990 56 35 095736 0,8192, 55 , 36 0,5878 0,8090` 54 37 0,6018 0è7986 53 38 0,6157 0,7880 52 39 0,6293 0,7772 51 4O 0,6428 0,7660 50 41 0,6560 0,7547 49 42 0,6691 0,7431 48 43 0,6820 0,7314 47 44 0,6947 0,7193 46 45 0,7071 0,7071 45 Prcyæccíôm 11. Dæsnívcl Grõdos

,.3.. 39 Datos: 37 mte. y 259 Reducción horizontal, factor = O4226 7 Planteamiento = 37 X O 422 = l5'6l Reducción vertical, factor desnivel = O'9063 Planteamiento = 37 X O906 = 33'52 49 Datos: 19 mts. y 49î Factor horizontal O 7547 ri Planteamiento =·l9 X O 754 = 14 32 Factor desnivel O'6560’ ’_ Planteamiento =—l9 X O 656 = l2Ï46 En el segundo caso, cuando el ángulo esta comprendido entre dos consecutivos de la tabla admitiendo aunque no sea exacto, que la diferencia entre los angulos P para diferencias pequeñas, es proporcional a la difereg cia entre sus reducidas, podemos establecer la siguien te proporcione lÑ` D ____]2ï `d” “ X" PSiendO D la diferencia entre los ángulos que compren— den el lado,,eXpresadas en minutos, que en nuestra ta `bla es de 60; d es la diferencia engxe las reducidas *que corresponden a estos angulos; D es laídiferencia entre el ángulo menor de las tablas y el angulo dado, y “X" es la cantidad que se ha de restar a la reducida xqorrespondiente de—eSe angulo menor para tener la äõl pangulo dado. Obtenida eeta cifra procederemos igual† mente como operamos con las que eetan en la tablao 4. Apendice: Se adjuntan al final del trabajo dos tablas, 19 la de conversion de las graduaciones centesimales en sexag simales y 29 la de conversión de milésimas en gradoev sexagesimales. `

— gg 1 TABLA 11 ‘JCON'\ERSI01\T°ÍŠÉ ÈRÃJJOS CE11æES1MALES EN `SÈÄAGES1ÍVÍ.ÅLES.è S Šãîšê S@XagSSM@S1 žšï- Sêxagêsímêleß šîïãg 2 9 A A . - à1¢ + A , _ ; mælë A 2 2 1 OS { 2 O’õ48 A A 3 2 42` Ï 3 l 37 A 3 0,972 4 3 36 ` 4 2 10 Š 4 ÏI296 5 4 30 · 5 2 42 ÈA 5 1'620 6 5 243 6 3 14 Š 6 l944 Å 7 6 1,8 7 3 47 7 2"268 . A 8 7 12 8 4 19 Š 8 2592 9 8 06 A 39 4 52 9 29l6 » 10 9 —1O A 5 24 g 10 3,240 20 18 ,0 10 48 A 20- 6 48O ,30 27 *30 16 12 J 30 ` 9’72O A 8 40 36 A ~4O 21 _36 u 40 l296O Ï SO 45 ` SO 27 OO SO 16 ’2OO 5 60 54 60 32 24 A 60· ‘l9’44O 70 63 70 37 48 70 22,680 A 4780 72 80 43 12 å 80 2ÏÏ92O A 90 81 ° 90 48 36 ÅÅ 90 29'l60 I

_, 1 A 30 A TABLA III CONVERSION DE MILESIMAS EN GRADOS SEXAGESIMALES '“MïlêSimS í Sexagsímalæs E A A A é ' ' AA . A ·· A A 1 1 ‘3“ 22,5 g j 2 6 45l3_ ü ÄÈ 3 l@` ?“5 2 4 A 13 301, " 'æ' 5 lb 52 5 ¿ É 7 :23 3Z4§ à —x 8 27 áî 4 Å, 9 30 22‘5 “ g_ 1O 33 45~ 1 _1 2O 1 ·7 430 g A 30 1 15 ' y` 40 .2 15 { A EO _2 3 48 45 , É 60 3 22 130 Q 3 70 3 56 15 ; Ç 80 4 · 30 É 90 5 A 33 45 , É 100 45 A 37 30 N; 200 All 15 i' 300 ,16 52 30 É A 400 22 30 EOO .28 7 30 600 33 46 ‘ \¢ PA *700 139 22 30 § » 800 45 2 ÀQOC A50 37' ,30 `4 1OOO 56 15 Ïš QAZOOO 112 30 ; ; 3000 168 45. ` ÄÜÙÙ 225 ` . x SOOO 281 â- 6000 337 30 . '

— 31 — 5. ‘Conclusionesn, La eleccin de un método u otro estará siempre Condi— pcionada por diversos factores: instrumental disponible, exactitud_requerida,;preferencias personales del Opera“dor¿ êîceþ ' El autor y con él, la mayor parte e,1Os%p6gxafOS de la S¿ÍE» del`C;E¿A, utiliza en sus leýantamientos un procedimiento*miXtd“entre el de notación y la planche~ yatta;`que_aunqueÅimplia una cierta Complejidad en los t trabajos"de“campo`confiere a los mismos una aceptable Mprecisiônß Gonstruimos~"in~situÜ_el.alado, planta y `secciOnes,“pOr“lo.cual`obtenemos las reducidas y el des pnivelpor,simpletdonstruooión gráficas En_aquellas_cavidades,en las cuales el alzado no resul ta representativo y`por lo tanto no se construye, util; zamøs para el·cálculo_derpendientesxlaggrafica_de la Íígphl30,._ `i t " Por último en cavidades de grandes dimensiones predo— Aminantemente inclnadas en las que los desniveles en rampa nos conducen a profundidades notables parece inindispensable el cálculo matemáticp -p—p parawafinarîlos fë$*è11w@<>š~ ¥ ` "

- 32 1 6. Bibliografía citada. 1 O. Andrés 1957 Topografía de las cavidades de difícil exploración Speleon VIII p. 167 — 173 2 O«'Anrés ~l963 MæOpõg±ùEís¿ùe=1sSvg±aùes “"7 ×CavÉdades`subterraneas, Cordada ng 87‘ppè 14 — 17 ¥3 OÇ¥AnErés l972`·Topografía“EsþelëoIgiCa. Goms~îI*§ímposíwm“ûe_Met. Espeleologioa(E.CAÈu)¿ ·SeeC1ón 111~ùxb¿~;¿12¿pùg. ,4 J«A•EnC1nas; -1972; TopografíaÏEspe1eol6gîoa por el sistëna e~ooordenadas. CoùïíSimpsMeÏAEspe1eOlOgiCa (E.,C,E.) 7 _ sSeùe±õù»111,=ùxb,~C<1; pag. 5 `Mšsîolêh 1972 ~onsärueión de un ·'*» Ousntametros por hilo perdido; CoYm,,II Simp .,Me't gESpele\ol6g:î.Ca SeeCïon>I1°'trabõW&&2 pag. 6; RJ Gargallo &9?2«`GaäoÉoÉásÏÉoss;e1os*e1emen tos empIeados—en°Topografías Subterransasc COmoII SímpOMet0Espeleol6gíCa (E,Cc,E.) o Sección II trabø C 7 pag. 7 J. Navarro 1970 L'Avenn dels Esquirolsø , EspeleoSie n95 ppo 129 — 134 8 J.M,ViCtoría 1968 Consideraciones sobre la exag - tíud de la Éopografía subte— ÏÏHGHO Bo%š6del COEOAO Marzo pps 785

I :-7Ï, ‘•'ë· Å ggèzxzggagècEEï;Á;ÁèÉ@É;Ée;è@É;è;ÉÍeEEQE;e por `xàvîer Éomåt "1 C'OrreJ·ë _Ä Al“haCer` este Q±xbaO,««he «pretedído realizar unOšÏ_&PúÉtesVsdpereXtractadOs_‘qU¢Ï_Sírvam«†para 4,` ·-_ cOnsult 1 y ampliar· conocimientos t eqùe11e personaS‘îteresadaSÏ en ~1aÏ~arqueología= prehistórica, iy apartícularmente a· què llOsw’espeleólogos ~_as,F°que Vencsul aficí6mQ aÏ la ·arqueOÅ“ loga“ y' por `no »teer vmocícnes de -1as «±èCn±CaS._emp1¢a~ ae“'èù las, excavacícnesg ocasionan'.destrczOs«~irreparablesl en, las cavídades` que_ïposeen “yacímíentos` arqueológicos. _ l ·—‘` Esl pues príncípalmete, ua` 3LAMADA.dAQ LOSdQAR—’ QÙEOLOGOS AFïOïONADOS`*para; que ,__'~ después ?deÏ leer ,estea“ trabajo, _cooperep_«con su esfuerzo a desvelar el. pasado de nùestra tíerrag} mediante Vla ~cOrrecta excavación del paraje '_ = arqueológico;ÏQpOsteríor' clasificación »(ayuaOe†põx' un. profesional) ·de` los materiales exhumados, y_°finaîmen~ te publícanåcr el' trabajo aefectuadc (a ser posible` en“° una rrevistax de ·dívulgaCí6nl arqueolögícag ’ "A_A' ‘_'A:î ¿Ïf,“Åþrovecho esta‘ ocasión paral ofrecer lOS:.servi%e ,±`' cícs tyÏ colaboración del "bepartamentoá de Arqdeolcgía Prehist6rica“iQde la Sección de ‘IHvestígacíoneS‘ Esþelee» l6gícas· del Centro__EXcursienísta Aguíla` de lasfCorts3ýN ara` colaborar' en ·lOs trabajos, xrelacíonarcsAÃco&darqa“ logos þroÍesiOnales,`~y “dar`~lOs `nascs_ necesarios; para _A ~. _ publícacíônQ`

DEFINîCïQN~DE AÁQEEOLOGIA PREHISTORICA 34 — . ES une técnica que estudie el pesado de le. human; ded e trevée ee Sue veeûigioe eeeerielee. r EÜNDAMENÏOS D Le AgUEOLGGl«PäEMlÏOJlCA Todos loc ¿ruyoe ùumenoe àeeáe loe mes primitivos Aeèe loS;~meS; `·A= evoleciOnedoe,_Ògceeem elgune Ïredicíåm de Su historia áeeâe `eue más ireüežoe ori¿enee. Lee conclusiones de le arqueología, estan beeedes unee en _le tradición transmitida ãe boce en boca o de ®eXto·’e“ teXto“¥oon todeeelee, Ïreeeormeeiene; que comporten eStaS†¢erenSmíáioneS;· yxxQt§e~†ãQeG&n$üüþ@ .Y@§ tí5ãOS— '·`— meter±eleS~Vebeorbídoe~Fen_SuW meyor `perÉe,’þor‘*e1 ’ `. 1 —_·_;- M _ rpowøeenùe A12 ïxgicöm *en *1e *mejör `de=e1eS*1hipô# Éeeie¿_¿ggeäe ixemOpùpSe4~1¿ùùOSi míïeniee, ~ecuSeõoà _·—; 1eS x tremeiormeciomeeï-vo1un$eríeS« o>xinvo1um£eriee de $oâo——Ïex eeoeoeeememè, Generelmenee este tredicàn,,mo, ee_,refi re e Ülee ..·· voe±umþxeS,.;;oe_ oïiciOS,, ..» 1ee_Éše;cee,f”y Sup evo1ución,#—perp '‘‘~ Se ,·—, orefíere `e1¿oL_e1`le4*orgehízeoi6hQ eoäi cíel x lee e cmønciee ,_Le_ religión , “ y· _ SÚJ°°`î—ï1`Y`0`ï‘ per, te no¿¿heb1e ide _1e ¿hÍe±orie; ’'· víržuäee_‘y rconquîSteeF`ãe '‘‘‘ sus * rece.; — · ·* • `i J; ¿ M, Por¥ 16’¥coüÏrerio—*eni.e1 estudie; erqueológíco de jloe veeeigice ~meterie1eey ,SurçeSoe1e¿qe;e,Éiempo, Solo {este ',._ limitada ,or~ le¿ conservación ,de,1oe“ ObjëîOS,“ verieedo '..' ãeSãe_,el¿mnoe= milenios .pere _1e, meäere, ..—. eu ceStee`*y' loe tejidos; eeete uxg_,mgyøei ãurecimi*þere"loe«<objeñoS de hueep,_ i _rne ur¢i6uf*±E±m1ùe«~p±.~1OSx de æpiedr EStoe'“veeïiîoe iee%en*=relecionåoe «conÁ¿1ee;;ectiviáedee técnicas ßyvßeoonômiceev âe~ une ·cøeie@ed, »¿,Se,ÍdeSehvue1» i ven ~e~œlo;íîerQo~»ee—Jum,x1epSue de, Éiemgo,“inÍiniïemepte mee ileÉedo,¿qee_ elÍque¿ eberce,.1eQ¿reáïcip,c or*·otre° pertegyle oþ3erivioå¿eo un heeti¿iC“ eßerÉáï~·îeÉtigø dec uegweçjo `qce '_,' lreelmente ÜåxÜSGŠÍÜÓfÅ`SüQ3Pä`"rÏïâm:0 jetïviãeâ* del “ree±íeOAió“*âe "ùne 'tree±c1óe<-qeexpuede· eg mer muy poce releciõe con le reelideä que preîeedíeo explícere V` ’“ Podemos pues ver, que los äetellee obtenidos en lee inveetigecionee erqueológices sobre loe vestigios meteri les, Son mes ignoe ee credito que los obtenidos de le Ïrediciõn¿ y que lo que le arqueología pierde en riqueza de âetellee, bel1e2e*iy·~poeS±e$ lo recupere en precisión, certeze y` velídez. Se decir que le diÏeren~ Cie ee, que en un ceeo tenemoe la imagen de un grupo ëel como este hubiese querido Ser, g en otro le imagen ee go que ßni el ¿rmyo supo šue Ïue, le forme en que, ecueó lee ležee de le evoluei n enîropologioe, tecnologice y àemogr Íice, y le forme como eotuô delante de eeîes leyeeu å CREACION DE LA FALEOHTOLOGIA Eäïäeïêeïg A Íieelee del Siglo XIX, Se inició el neoimiento de le Paleontología Eeïretigráfice, íluetrede por nombres co mo William Smith (ïngleeerre) i Georges Cuvier (FrenoieÏQ

i `CuvieE¿xÍnsistis sobeey}la¿importanoïe—'de los fósiles para ;ûeterminar“ ls» seed Nde ‘_'` los_ terrenos;) basandcse en Quë les ãíf6Pemcíee“ygee";eXístias enîre los animales fósiles y‘ 1os· vivÍeuÉes¿` aumentaban en —wezóe (de la _ groÏundided— de las¥äcapas¿.gue 'los Coaxenían; de formas que îuna eXposiciós¥·ee·_esÍas diferencias, se- converÍiria— — en5_uns especie _de>—sablas `crosolgices de los terrehcs. EL Pläß hOMB§§‘FOS _f “ “ V _j El jdescubrimiento mas, enîiguo, identißicado como fel ÔŠ`ßüEj`hQQÖPQ¥lÏÕSÅ1, fue_el"re lizado ,por Scheuchser, el lcual en ele año 1708 acia_ constar en una loess w, sobre los peces lfåsílêš, un hombre, testigo del *dilwvîò Um sißlo 'mas tarde Guvier ·ideuüižicebe este esqueleïo Cûäø el de June salamandra. (§V“ ¿ À) e F»—— ·A _ Ãw lo elargooedel ,síglo' XVIII, osamexùss de animales) V tales como tortugas, reptiles¿' eleÏanîes,` etc;,~/son ideñüificadOs».como _resÉOs‘ de seres humanos, pero" las ’» _° identificaciones-'posteri0res¿‘ secñas pOÏ_.Cuvier, confríè huyeron la esacreeax todo “nuevo( descubrimientow deflhog bre ·Íôsil,·.Es) probable que durante el siglo XVIIIQW hubíese_ verdederos ~des¢mbrímiseÍos de àombres ·Í6siles¿ pero sus restos) no llegeron neste Cuvier, y pasaron‘ desapercibidos; Ho obssente aläunos esqueletos presenteë dos a¿Cuvier en los alrededores de lS20, procedenteS` de cavernas, 3 que eran sumamos, fueron considerados pertenecientes ex sepultures recientes. ,En este Jépoca es sprincipíos _del si¿lo~’XIÃ, los principales hallesges son los Ade Buckland en grutes ig gleses, los· de Ami) Bone en un loes (1) de· la orilla derecha_ del Rin, el de Crahey en uses J,°, erenas estreäíf cades a seis meîros de profundidad, g »el de~ÀTOurnal ' un joves Aïermaceeticc Ydc üarbonae (Frsecia), ·en la~ Cave; na de `Bise,.en. la Ãule. Tournal encosàrô su _la misma ‘ capa osasen€as«.humsuas g osamemtes perëeaecientes a eg peciee animales perdidas, por lo que su¿eri6 que el período geolóico moderno ceæacterizado por la presencia del hombre, debiae de dividirse en ,dos,—_el .V\_ período big ‘ tórico al que deba una ·duració Mde`“sieÉe °l`“ mil años, y el período antemisüõrico del cael no se tenis idea_ al gene de los pesiùeos que lo precedieron; nadie le hizo caso. ,,,A `Cevier dijo mes tarde que podía u$raÏarSe· de 're4 llenos secundarios por* trenstcnos y el uasunîo quedó archivado. — i»—†~ · °À V,) A ' A gess de todo —lcs dneturälisïewecontinuaron sus excevseicmes, y cen l833*~el Doctor Schmerling, halla en un mismoy,nivel«xosementsS humsnes acompañadas de sílex, 3 de êêîøsiide oenimales; extinguidos; aíirmando là conùempõrgsegse, entre las osamenteS` `dd`` y admitiendo que ·los sílex íueroenetellados por el sombra. Se trate _de~·ua obseäãíåâ, capital que no obstante la Ciencias Oficial toäevieÍ ne, edmiîe· É _) ~ mïýëintsowsñcs después, los Jersbajos eds Boucher de: ‘ ?ëîäè§ÃQÉl7ÕÖeF l$õö),þ correüoren los ;esCubrimieæ±os—~au· teriOÉes;¿s él. En le}? en une de sus excursiones por el valle del Somme, descubrió elgunes bifacíes (2) de

_ ~ — 36 — eileîe `‘ ~ Ïelledee y otscs instrumentos, junto e Osementes ßx¿§ÕêS¿yMßmíÏ9OS_JåSå§â£êGíÕOS• Durante vcuetrc× años reálíŽ6_[trebejoe ven díVêÏSQSÅ_lug&T9S, 5 en l84l—-puc11~e cô el 1íbrc__"Amtigüeâedes“,célx;csxeg en±ediluvíenes"¿ -¿E en el ,quec intentó »demcs$ren=,lec ~»,, conßemycreneiàeã del «;l— hcmbre.·y de 1os¿,en1ms1es;renîediluvíemos..,En ;este. líbrc« el_Leuor¿~e@, edíq,,e¿,cup;eses.divegecicnes,x de- mH8SÏT&&“ às ume,wgÉsn,¿ebilideà,,pene«xuÉi1ízerc-lcec—medios .estreÉ;J. òråíicos, J sabe distinguir los vestigios cálticcs ŠNeg 1í*ß#'«°—°J» ûe 105 vestigios w‘à=eäi1uviwq,so±g‘£—ï’e3;~.è9;L:;;1;,;Le©c .À`, Sus conclusiones fueron ecegtedes en medio âe grandes ]discus1ones,¿¿§e_¿eccieded _~,— ,Se dividió; enJ dos ,grupoS, 1oS qge,¿edcpebeg,csupuuæc. de visæe, ghùlcs —que 11o cOg»c betíen.,AEs$ec_diÍerencie._de Opinióm—Aee ;%xeg1õ en :185î,e el xeellerse %en±·Seint,- Acheul _cerce ¿ãe†»Amiens (Francia †~ en “unee_.erenes.~que ,conten1eni memuîse»y'¢ríncceronteS le—· nudos, hechas de piedra y cbjeàcs .dex.pieâre tel1ede.~»†r ,MuchosxxseQáos;,se xunáenon. el —grwpO äe loss cOnvencíW dos. El,xerqpeole~cVximg1és Fe1cdneryxMsupervisor· de<×les»·~~ @X¢VöQí©H$5x«@H «.·. JÍE1ät6rÉs,xxSe . }W ·Íres1eãáÅ e=;EFencie~:eèv;è—o sítemállesj excewecjcmes, cgxxse declerxxcOnvencidO;l Tres%×»M éliúlà xmeyoríeoxe »lcs‘ sebÃos_ ±m¿1eses-e(Prestwich, Lyell, « Godwin gwustem, etc.,) se·xtresleàercm1Vtembién Je víSiter· V: les ecevecícncs §renceees,,xdec;ememcse convencidos. Seíslo ~ años ,deSpuês Ïreetwicm leie; e _1e èSoc1e&e:«Reelx Inglesa uee.¿comunícecióæ Segu el —tí±u1O:—;"SOcre los .1neÉæumencOS de sílex melleccs cc; reecs,_des esecles cexîínuides, —» en cepas ¿eO1¿iCee ,recíentes"...Bu "îäwlùîßïf le ,eeuSe ‘ estaba ¿eneä. _._ _ J ,,1 . x, ,. ;»-¢'¢° — · = En J±;C·EmCí el ;11š;SmO A eíío, el _Oven;l’e1ec:1uól_o_ c¿;A1b@Ïî Geudry, clcie—,une~ mGAOÏíàeãHÈ3 le' Academia oe Øíëñcie,.So©re "Le*ÏcontemporsmeíàeãX;de le especie umssex y ;de~_diveFseS» especies sm1meles±.ectue1menŽer`eXtímguiáeS“¿ —·—·o provocando celgunes controversias ·enÉre los escépticos, “·» Pepc. en 1663 nuevamente; Boucher e Perthes, 'helle uten—×~ sílice y restos del hcmbre~«enÉedílcvienO, consistentes en une mendibule. (Nenáibule de ·Hcu1ím Quí¿nOn) y —elgunos* sílex. En Francia le ceuse también .,* xeetev geneäs,¿ la =nc—·, cíôuV¿ùe les cépcces prenisûôrices he -entredO emc;1Os'~co—~ nocjèxurcos ,kuumæecS. c,;-Jx;M · ,V±« «»n 'F —\† NAC;ä1ENÏ0 DE LA Pgüïûûä ;HÜMA@AH ‘ 1 , , V .·.= 2;.x A .Un _veZ ;eSîeh1ec1äec¿1e g;en.;emîi¿üeåeà;Vâe1± hOmbre,»«¢© —.~* y su ;cOntemporeneíded con ele ïeune etinguidel del cue~ «? ternerio, Ïuvíercm lugar los deecubrímienüos mes impcrîg *‘—~ · tes de creetos cseos cel Jscmbre— greh1stôrícc.—- o, = En 1856 en yel, pequeño s.eV valle .ãe eenãerthsl, en `.1s »le—¢J Prusexreuene, ;ee .àescubrec um~=lcelver1e de crenecî ¢«’ que —< preeenëeoe¿ caracteres àesécncciäcs oeste «entcncesy~—eeleS ·os— ccmcgx frente muy huidie, cenOrmes— ercce rsupercilieyesyûexc 5 y que Se clasificó. come pieza petc16¿1ce xque pmqbeb1eá*¢æ mente habría yeætemecído e_«uml ídioÉe,— Sin Íembergow»äel1eg~ goe osîerícres de restos osecs del m1smc— tipo humenc—¥*¢ hicieron esteblecer le ¿existenc1e åe"um tipo «humeno»fŽsíl y qce fue beuízegc ccnx el.èmcmcEe> cel lu¿er,—ãel eimer~» ãescubrímientc, Ese cmbre Íebricebe. une ;måmSÏrie— l1ÈÍ8f característica, le ïcusîie äHSÈ6FÈCMSS»—ÇÈlÏ nombre †de îv

- 37 Neanderthal, era contemporaneo del. final delv último periodo interglaciar (Ries ± WürmÏÄ“(3)E" Paralelamente al descubrimiento de Neanderthalianos, fueron hallados restosïJde.ihombres==ÍósileS cuyas caracè teristioas les acercaban bastante al Homo Sapiens, haciendo dudar de ;saM.antiguedad, Pero el enoontrarsev estos restos humanos Men;;grutasÖ·asociadOs~·con _·~— e''= ·una (industria de piedra o,rde; hueso, y sobre todo ,el hecho de que ellos mismos hubieran pintado, grabado y esculpido, ' — renosg bisontes, mamuts, etcg, en objetos de marfil, hueso, o en las paredes de las cuevas, hizo gue estos argumentos acumulados, demostrasen la gran antiguedad de estos nomssesg Como consecuencia el Homo Sapiens fue clasificado en dos tipos: Home Sapiens“°Íosil,' Ya Homo Sapicns actual, subdividiendo al fosil en: Hombre ,de n Qro M Magnon,. nombre de Chancelade, y `hombre de GrîmalCL Ï ' · J Mucho mas tarde se produjeron los _descubrimient0sÀ de restos{;de— nombres mucho ·mas antiguos,,*†pertenecientes a un otipo tan primitivo, `que —hacian `dudar ,sOt±e `si se trataban¿ de restos"‘humanOs• “ ï0Nlï.;..S‘ Se _nacda urgente establecer una primera clasificación de conjunto? y Lartet (1801 1871) propuso una; “basada en.,l¿ fauna ¿con que} se hallaban asociadas "las indusv i trias;«,asic distinguiaÍ una “Edadp_del Oso ·de las Cavernasi una `Edad del ,Rinooeronte y —del Mamut,` una Edad del Urg lotorcr salvaje,. y .una Edad del` Hence Solo esta ‘ú1tima'; paspgwal «lenguajeÀ corriente y— durante mucho· tiempo sirvió pasa" earacterimar las culturas de "Íinales_Jdel ultimo_ pg ricde glaciare P r— su —i»_ «` _ ¿ *’ “ .“\“ j A _pr;no;p±OS. de Ïsiglo,þ»arqueologos “daneses desarrolla ron una ,ser1eiwde trabajosg. que«·permitieron¿_distinguir ° una _.'‘ Ed;d~ del ,Hierro, `,.t —una_ Edad _del° Bronce¿Q yj una Edad de fiedrax Entonces _Íue. preoisoï†prolongar· hacia el (pasa do esta clasificación, subdiviediendo la Edad _de__Piedra. Primero se separó el Eeolítico‘ CEdad de °piedra"nueva) del Qaleolítioo (Edad des piedra vieja), seguidamente Heli Paleolítico tuvo que ser, subdividido; siendo ,Mortillet quien prcpnso· un nuevo esistema basado en ·la““tipologia de las herramientas, y en el cual se diãîíãuiäû. desè de el mas reciente ala mas °antiguO, un Paleolítico Superiorc dividido, en tres «periodOs (Magdaloníense, Solutrenes “y;_Musteriense) `y Aun Paleolitico Inferior con dos periodos"(Åcnelense y' Cnelenseø Esta clasificación se:d èdos±ó* internacionalmente, yf mas tarde fue perfeccionada. Entre =eÏ Neolítioo y el Paleolitico, se introdujo un Mesolítioo“’(Edad de piedra intermedia), y se identificaron nuevas cultdrns dentro del Palecliticoo En 1912 el abated Breui;,— dio a conocer sus subdiv; siones"que‘ a grandesd rasgos son como sigue:

Orden desde mas ~ · antiguo amas moderno †PaleoliticO »InÍerí0ræ.•·;JÇŠG;$nÇ . Achelense Paleolitico Mediog.•..,;Musteriense _M ·_ . O,«_O Áuriñacíense Paleolíticon Superior,,,,,Solutrense · O "‘ ' 'Magdaleniense E wzesøviíèõ t Ne Oiàžt xrè O Èdd =äel Brcnce V E _Edadx del nHierroO Ésta" clasificación sole ·es ·adaptablel es Europa ;0coide_ tal, y no tiene valor mundial~“por ~no~ hallarse la .hu— manidad en un igual estado tecnico, durante _la_ misma êpocac Actualmente esta diferencia podemns',cbservarlai¿en¿ tew los pigmeos de_ AÍrica_,, que Oestan en laþ Edad de Piedra, yljel hOmbre“ aotual· que ¿va a_ la lunag Además nos W_V«__ tOdos` los `grupos humanOsQJasarOn por- lasl mismas ±fa ses técnicas? de ‘evOluCiÕn’¢f· t··' ~· V. · "°—. ~í ~'d'V a,;_ ~ Actualmente ‘ Observamos ue las { a.ntig'ua‘s× olas*iÍicacio%nes_«basadasO en—ila~evoluci1n mOrÍOlogica` de los ·utensi«, šlics, de, piedra“ O hueso, Ïefinen un` solo xaspecto y%Anoï el mas ¿impOrtante, de las antiguas "culturas humanaS.·;i¿ Hoy dia gracias al desarrollo de* las técnicas arqueoløg cas? podemos Odierenoiar estos grupos humanos, poro las-j; estructuras¿“economioas_y lreligiosasg ng esta manera me atrevo aa, dar `la _siguiente’ clasîfioacion _para×—Cataluña —; þasadaw en detalles _religiosos· (tiposx de ·enterramientOs$, estruOturas"“ecOnOmicas *(pastOres, C3ŽäOÏ@SyŠEgÏiCUlÈOP6Sy¢ etc,,Š¿ e -industrias 4(cerámica§_decorada,—¿metales~ diversosgjbgu 4, V; _' _ O Qt, H ' VI v_V_ `. VO V _v IV vía ?d¿O¿Paleolítico·InÏeriorf(NO se han hallado restos en nueg lA)È _ , ý"" *“ r`··· tra_regi6n)* S -—?.ÁÅnc_ OPaleolítico Mè;O_ ~§con iguales periodos que los de _Paleolítico,Supericr_*la clasificaoicn del abate Breuil) OÍ?B}ï Mesolítico (aparecen los Microlítos) I J <OgV@rnO±gS¿ggæcA±an cerámica _ O 1 sin deOoracion—5000 a 4000 a;J.0. QG) v~Neol1tico ·C3V€ÈlCOläS que hacían cerámica “ O · «decorada 4000’aQ3000 ag J¿0¿ ‘agricultores con se ulcros de fosa 2500 DE 2OQO`r¿0`<ϧ$O•î ' _ (0onstructOres`de Megalitosn— Cuevas I sepulorales Edad del Bronoe — 4D) Eneolitico 2300 a 1500 ag J,C. Civilizacion hindoeuropea Será mica hallstatioa — Edad del Hierro

- gg _ lA,¿y_ZB los podemos clasificar como predatores (cazadores, pescadores, y recolectores), y 30 y 4D como productores (agricultores,. ganaderos). Asi mismo la .eXis r tencia C ausencia de ritos funerarios, ·la aparición; ¢p_, del} arte;' la apariciõnv de .santuarios, que imqlican un .sis tema -de°«creencias¿ pueden formar ‘planos amas importantes para' la historia>’dei la. humanidad pero por ahora pno ¿· se sabe como organizar y articular estos— antiguos _pla± nos de— €VClHClÕHy~ÉCOHÏlHu&ûdOS@ pègaøs. am las primeras_ cronologias establecidas Èhace casi un siglo«· TECNICAS DE LA ARQÙEOLOGIA PREHISTORICA Actualmente la Prenistoria esta _muy_ des moda. ,_ep Es} ob— jeto. de_ reseñas en: todas las 'revistas iäe divulâøión científica y— se le. dedican numerosas ~Obrasš _LaS cuevas decoradas <del¢ Paleolítico, sonr:visitadas .cada año por mayor Ycantidad de— curiosos ¿y _cada vez _abundan mas los que el demingo co_ durante*.lasw vacaciones¿_—ven a hacer. ` agujeros` all azar cen' cuevas. que conocen «provocandop DESTROZOS lRREMEDIÅBLES¿" ‘J. ' ;- ., .` «M , Antiguamentes un arqueologo eras un oseñor— con 'barbita blanca, —vestido ‘de negro. y con .sombrero_ de paja, que iba a ;eXaninar. un .ÍosO. cavado por Obreros pagados_ por¿ el mismo. Afortunadamentev hoy. dia~ no _es. asi, los arxg _·-v queOlogos« actuales Ídeben doblegarsev a lcs_ mismos lmFe“_ rativos— que ~sus colegas »de_ otras disciplinaszv .n_i larga JÍQQ mación,. especialización en un aspecto particular de~ su · cienciay~y necesidad correlativa del_ trabajo; en— equipos /A/ __oERE EERRENO ‘ t La= investigaciône arqueológica .se descompone Ïen, una— . serie de' momentos sucesivos, =unos de .los~ cuales .se,·desa rrollan— sobre; el -terreno, y otros'.enM el laboratorio.~j xv Elu prehistoriador etrabaja sobre _objetos materiales, y‘ la ~validez ñde sus. conclusiones depende de la abundancia. y calidad de —estos documentos? Y sobre todo, del cuida do con que =sean xreeogidos, ~ ·. Q . . ` Las principales fases de la investigación _sobre el terreno, las constituyen la prospeccicn, ~l’ elección, gg los sparajg; la ’observaciÕn E, sistematizacion¢_g _l{“ estructuras,_ y— là etraccin, ;_ conservacišn gg los vesti ios E'ï@U@SÏÏâS¿ *' , ~¿V A · Élëîß PRO5PhCClON) . ‘ ·l _j‘ ··; _ La. localización de un paraje arqueolgicox es« cosa , facil. Siempre. se disponen de mas parajes _de los ,que se puede_ excavar; lo dificil es .encontrar un BUEN` PARAJEG —. I K ' . . ~· Nuestra época resulta favorable para los' descubrimien tos· arqueológicos al azaræ En los paises industrializa dos, »las grandes obras ,Írecuentemente èproporoionan descu—.V brimientos de .estc .tipoAJ En: el caso de ¿dcscubrimientos_ fortuitos, es. preciso quep quien, lo_ realiza, tenga concieg cia de lo que acaba deÍ.descubrir, y; si no esta lo su Íiciente preparado, .avise' a alguien mas gcompetente que el._

c i 40 NO obstante Ílosæ descubrimientos rcasuales_ ,___ y-los fortuitos, solo proporcionang una pequeña 'fracció “`de 'los ·yacimien~ tos excavados rcadax¿ano`¿y_ no —prOporcionan la? misma riqueza del resultados: que _losr yacimientos" deliberadamente elegidosyt debido ·enc gran parte ,a, la' incomodidad `duran te la? duración wde la —eXcavación. _‘ * "« La ——~prOs_;.ecc-in sistemática 1OS — paîûajêã, GS distintat Primeramente scQ estudia _el; relieve .de ·la· re— gin, su hidrografia, su geologia,“ý“ el clima =y a continuaciión antes de realizan rningunn trabajo,« 't;t— se localiza y anota los habitats mas“ favorables; “tales¢«comou V,.» antiaas t uas lineas ède<—terraplenadc, _antiguas cubetas lacustres d), y antiguos‘ valles, Tras este 'estudio previo, *comien za la prospección ,propiamente dioha?_ïque es muy_'dístín— ta si se trata de una regiónd'arqueolgicamente conOci4~* da, de si use itrata de una—_arqueológioanenteV desconocida Si es— una rregión »arqueologicamente"desconocida;' se efeCtuasVuna primera señaliaacion. þEs preciso operar“ so- A bre seguro, practicar sondajes ‘solo dondef el nombre es“ tuvo instalado ·con atoda ccertezao Estas certeza en*icaso~*` de no haber' signos exterioresp visiblesg nos laþ dará ’la cueva« En las regiones donde no abundan las _cuevas, una ‘ cueva ‘'‘**‘ bien— abrigada y bien rcubierta, [casi seguro que habráp side utilizada ’por ela hombre `prehist6rico.~ En don de abundani las ncuevas —hay que elegir ‘con 'cuidado la O las cuevas` en aque ,se practicaran“isondeoS«c Intervienen « muchos factores: laî,eXposicin, la `humedad, rlae corrien—` tes lde aire, la regularidad del ‘sùè1O, y "la 'oomodidad de a defensa"- ,4,pþ, À ny p En las regiones en que carecen totalments« de lcuevas la prospección es mucho mas. difieil? Algunos habitats se;-manifiestanx por Àrelieves eXteriores`suavizadosi por ca pas de «sedimentos recientesO¿_Cuando {de la superficie del suelo tno· sobresale, nada, nay que buscar _indiCios`“pues+à« tos al ‘descubierto °por casualidad (fragmentos de cerami» ca,J«sileX,~“etcs, caídos sal pie de ]un“ talud, sacados por algún animal al construir suÍ“madriguera, etc..)· · ` En algunos Ïcasos ·no existe jningun4‘relieve ni« ningun indicio ,en la superficie .del¿;snelC†— En este¿rcaso los únicas .indicios,_ c_V__ seran pies lugares _con mayor; eXpo~ sición, “mejor —l..- situacióng~ y “proXinidad*ide··agua, · Jfr En una región ’arueolgicamente*rconccida, ela obeti— vo ha de ser la _elaboracion de un inventario de para+ jes arquèeiógises, correspondientes a_ la °cultura_,que— nos interesa, O bien hallar un nuevo Myacimientoo t “ ~ `Cuando «se‘ busca June nuevo ~pa±a¿e para excavar, este ha _de ser mejor que los demás` excavados, ya que de lo contrario> los objetos. que_ se .nallasen solo servirian pa— ra enriquecer una 'colccciòng colectiva y no para profundizar fmas _en'.el estudio; del una determinada culturas Hay que_ elegir †eï< ec paraje que« proporcione el máximo de †info; mación ~con `el mínimo ;de_ trabajos de terraplenado inutiles, ¿è ,—ÍW Además Wde la prospección ¿clåsica que realizamos ‘con—oÏ eî"estud±o —del1-terreno, y con numerosas jornadas —de ipro* pecciõn, hay otros métodos especiales“ para detectar, ~algu×i no de los cuales se halla en estado expcrimentals

- 41 —TDETECTOR ELECTROMAGNETÍCO ~ NO se conoce Àtodavia_ ningun. método Zque permita detectar a distancia huesos; pie dras, cenizas, ivestigíos Orgánicos, ctc,, pero el detector‘ electromagnético res jcapaz de detectar Objetos magneticos' tales “como piedras Íerruginosas, objetos de alfareria,i etc., pero a pesar de ello` no es wmuy utili· zado en arqueología por detectar ndemasiadas,·eosas» I ——PROSPECCION ELECTRICA jDE’ LOS SUELOS ~A La tierra¿_es conductora de electricidad, y el “graO de conductividad de la corteza terrestre varia de un punto “a ·otro se— t gun_ la ».·- naturaleza de last rocas ,que la¿ constituyen. Por ello ¿nos;`es¿ posible jdetectar toda· irregularidadi en la estructura del subsuelo, nundiendo en la tierra electrodos qucp estan conectados a un generador,. y _-—,V xque a su W vez, lo esta la un cuadrante especial _que npermite ula leg tura de las variaciones del intensidad electricao _ —LA FOTQ AEREA — Sep utiliza cen arqueologia desde Jla primera guerra mundial, y desde entonces a aca, se ha ido incrementando îsu uso. Permite —ccmprender_ mejor la estructura geográfica ~de ¿una región· y .muestra lestructuras invisibles o indescifrables desde el suelog _Si se trata de estructuras ocultas por la vegetación, mediante una røtøgrariaj aerea tan solo a una docena de metros de . altura, se ve perfectamente? y ~en el caso de estar ¿ totalmente enterradas, destacan por la mayOr· o menor frondosidad con Hque ,crecen los vegetales existentes en la superficie, ' . p ] S , { —. ' I , EÏW dí O · ,~ š Ížill * i;;î\_èfŠ' _A:‘ -—;‘ ' ’ `'`i í víi *' &Ž fë · l l `Í "" *r ` i'† I! *Š} ;¥~î O % ßc Jr ,n la rjjyãú § g ; i M ‘ , 44L; r.W un cw»M · v **1 '·F ii;·.' —·'‘ ·— F_; Š · Mayor ‘cantidad `de'numus$ J.®Menor· cantidad pde humus,l; c . mayor -desarrollo del' vegetalmenor— desarrollo. del ,vegetal que ccrece en su —superficieîíue _crece en »su superficie. Esta diferencia de crecimiento difícilmente es visiè ble desde el“ suelo, a _menOs que se trate Vde una gran Å construccióng pero desdev el aire con luz inclinada que· acentue las sombras,_ es— Íacilmente visibles. Las huellas · de fosos þapareceran mas oscuras, y las de Vmuros mas clarasg , , An Actualmente debido al avance de los medios científi— cos* de prospección, ppodemos _atribuir un, 25% _de parajes A, descubiertos al azar; "un 70% a la prOspeoción"*sistemat;"“ l‘‘ ¢1xî..c...y v5%,_.e... _,cc las rr.. descubiertos mediante el @ïElþl@.Qc....Ö.@;' ,cc, I métodos Científicos tales9 como la fotografía aereaù

(rzxsg EXCrAVACION)` —— x- _ r r ‘ ' u.nUnan vez ~deteOtado4 un` yae¢miento~ y refeetuadoî·un primer· sondeo que ·permita verifiear— su Calidadg interes y lo edad _,'. ase=·pasaÏ a la siguiente~ fase: de la investigación, ` que ;es ‘la óinstalaeión y preparaeión de 1los .traba3OS» Y la ~eXoavaoi n. “ “` "iv ° ~* " El arqueologo, es uno de los pocos CientífiCQ5e ——·4 @@8,i destruyen el Vobeto de su investigaCión,u a =medída"qu6 s_ esta avanza. ¥Una'.eXoavaCión solo, puede ·realizarse'«una“ É°_ vez¿_*yM cuando' esta termina, solo quedan- losxiobjetosí ‘J y se_ han destruido para siempre .todas_ las íestrueturas que¿ no, han ísido registradas `a _esoala. _FOr.<@l10ï GS '·__ near Cesario šomar Ïnota* de todos ilos_ detalles tOpOgráfioOs~ y estratd r ÍiCos.—— ~« ‘ ’ “` 5_ ;, A A ·. LAAùEãTRÅTïGBAFïA ~ ·El~~prinOipiO—rde» la estratigrafia· es" que_¿en_“unaïhaoumulaoión ~e~ep6e±tOe4 naturales O —humanos lasþ capas mas' antiguas· se `depositan primero, y sebre þ ellas se depositan capas Cada vez¿gmas nreeientes. J ' Af" ''‘‘` En la Mprimerai época fde last investigaoiones`rarqueol6_ giCas,¿sen operaba una“ estratigrafiag burda, pero~ poco Ïa M" _'`*_ poco se aprendió a subdividir `los estratos,· que a Aveees Ï ~ pueden ~alCanzar» desde_ pocos centímetros _hasta muohOs» me—*** trOs~ de~ espesor. «‘ J W "Q V 1 _· . =* y·‘å En ¿estos ·trabajos no þ.'' se iutilizaí el ·pioo y la ~pa—f la, sino paletas Como herramientas mayores, euehillose y"H_ raspadores%-Como herramientas mas' finas, y eepillos `yt pi; j oeles eomon herramientas mas Ïinas._;«,·' · i·“ ×~'«’t“ En~~algunas±-eXeavaCiones en que el rellano ·de —lawCuru Va no presenta gdisoontinuidad desde «la~ base hasta la superfieiey ‘se“ puede seguir el prineipiO llamado de Estratigrafía Artificial, consistente Ïen;=eXtraer capas regulares de l0 a l5 oms. de_ espesor; ëy ,perfeCtamente_ horizontales, y de igual espesor,—;euyoî'orden' de* super‘ posioin es eronológieamenteë reaã;='peroè±que*no±°son· de igualîduraeiön, kïv nd ¢;± Ï v Ï¿š=l’i := _MÙ ‘ïÄiV r Fac —. . 3 “Iî*§F%——¿;..lI!![! ' VÅIlül|y W ¿..' —* ur_ ··.· » l , ' M ‘ l. A ~_ `»_4 gg ,_‘' ...4· __ V nn — n ¢ aH_V _! llIuun»—ùA—×~iHrV _ni¿_l,` iii!!!!! !!!!.l·Í -LAS+;$IRUCTURAS sHORlZONTALBS —‘Laï estructura horizontal mas simple‘ es el suelo. nSe ,trata .de una capa? eempri—' _ mida a; Causa de -las “pisadas, "O idea los CuerpOs~*eXten— ß didos o· sentados de~ sus‘ habitantesu Estas capas ~se» ha ‘ llan ennegreoidas por la‘ suciedad? —por, la que ·son faeil mente .distinguibles; y‘~se puden'“separar con Mun 'ouehillo _, dejando el, suelo- de la“‘eaverna como en el momento de 'î su oeupacion. 1 H A , _ · s v «~ · Eerodïeste suelo oasi‘ siempre esta ·organizado, pudien_ .dO hallarse cubierto de arena; 'O ,de_ losetas. sEs un 'te {Q Gays del tendo /Qï Gana res antiguo-f 4 Úujzs ·e*'l Gana dòtual { o

- 43 rreno irregular con zonas mas Vcomprimídas (el lugar pre feridoï enë que —dormiatel grupo), “zOnas de escombros, zg nas ‘de cenizas ‘ de¢ carbones (lugares en que se inste laban los fuegos§,, lugares con fragmentos de sílex y G de útiles (lugares' bien iluminadgg `donde se ponían_ a trabajar la piedra, la madera, el hueso, etc.), —y—,lu~« garea ituados -en los valrededoes) donde; se acumulan. hue SOs 'yc os restos de las, comi as , . ; —c`M pfor este Vaotivo no; se pueden recoger, desordenadamenè_ te, todos_ los objetos xprocedentes VV~_ de —una sola capa, si—> no_ que primeramente hay que limpiar, el `conjunto de la A capa` a `estudiar, dejando en la superficie,, todo aquello que sus propietarios, dejaron en el‘ lugar` en el' mOmento‘ de, abandonarlo, Una vez terminada esta operación de limpieza, se ·anotara en ;el cuaderno ,de excavaciones todas las,;observaciones·.realizadas, se tomaran fotos ,desde, dis tintos‘_angulos, _y después se anotará en xun papel milime trados la- situación de cada bloque de ·piedra,· cada cír—J culo de cenizas,< cada fraêüënîûa Cädo Oaamentag @üC•» - t Luego Vpodremos pasar a ala _capa siguiente., O , ~ A partir þde todos estos pdatos, se_ puede` reconstruir . las disposición· de un hábitat,— las vxeae máximas, de· pièb sadas, la situación de, los, hogares, el lemplazamiento de:_ las zonase de trabajo, etc., .A veces, la= situación, de, conjunto ,en““el plano, 'puede<~mostrarnos un_ grupo¿ de_ pie dras .talladas po ¿brutas, O Vpuntas. de ,hueso,· etc., que ¿ nos permita determinar `la. existencia de un antiguo cese e to, `en‘“el cual se hallaban contenidas. ~ t —~LAS_ ESTHUCTURASr VERTICALES - Los, hombres de la Prehis+“f toria no limitaban sus hábitats a_ la superficie del sue, lo, sino que a veces` cavaban intensamente, creando “es+,’; ‘ tructuras verticales. ` t - ' V, — Las mas antiguas_ cOnocidas_ son las fosas mortuorias, conociendosep no tobstante ‘otras, "tales, como las culinaÏ— rias,, y los pagujeros profundos correspondientes a` estacas, elevadas, en jel' suelo, la' disposición de las cuales nos· permite averiguar, la forma de las" chozas. Estas estacas , generalmente han desaparecido, pero en algunost casos en, lugar de emplear ,eStacas de, madera, emplearont colmillos,,~ de‘ mamut, .o costillas de· ballena,; en cuyo caso se han` e conservado perfectamente hasta nuestros dias. ` ` Estas superficies ,verticales, aparecen como' manchas oscuras en laj superficie horizontal, una vez« limpia. Si efectuamos una cortev vertical, podemos estudiar su profun+ didad su composición. ‘ ‘ (ŠQLOS VBSTÏGIOS ARQUEOLOGICOS) ' de ßos .vestiios arqueológicos, propiamente dichos, lost con; tituyen la" industria* humana, los desechos de fabricación la `materia —prima de estas industrias, _lOs desechos ali— ‘ menticios, etc,. Las* muestras extraídas de cadat capa, sirven para Él estudio de la flora, fauna, clima, ey pa ra la dataci n. — M — « " ' '

— 44 N Los 'vestigios de _industria varianjÉde4 un ‘yacimientoý a Otro, segun se txeter de restos ‘dejadosß por cazado~J ÏGS `mmãda de cagrioultores de ganaderos;`*o bien de grupos ïque ya 'nenj _*.» alcanzado un primer Åestado de urbi nizaciõny Asi `tenemos es nábitat de Cezeres, nómadas,· cuya îindustriardcorresponde ‘en su 'nayor ,pex±e¿ qa uten_ silios oh armas de lpiedra tallada y¿ huesos,¿ debiendo .Q —reoogerse ;tcdos los ~bloques de· materia _prima,F·lcs. reg ltos de la ¿tallaF y¿ los, propios instrumentos; talladosiJ· que nos «permitiran un .mejor estudio de rlae .*l* principales— 'téonicae {de Íabricaoiong · `“ ' - \† 9‘» I 4 ` "W'En la' mayor partc° de los ”continentes, lëgtos CâZ¿O res' nómadas nan_ dejado ßrestos_.artísticosr de ;gran_ impo; tencia, tales_ comoj.pinturas, Jesculturas yo grabadosgï Hau ‘ta~ el momento solo *conooemos— este _tipo` de .aotividad,;, sec las ÃêrocsS_ y regiones_ en que `habitó el Homo Sapiens (5Öß_ pero} igunùs 4¿acimientos¿,han revelado sepulturas J con` formas superiores_ û_—V4 de`lactividad?lQque` se 'remontan.Ïal, '.4_ Faleolítico 4,,4 Mcdic þy pertenecientes tal Hombre ;de Neag —derthal, gy ,que nosÏ'pernitenî unf`estudioM físicos delw homî bre y de reus; costumbres —Íunerarias° ~Ï ’ L·— .Al `inventar el nombren las, tèCn;ees del ~cultivo ysj la domesticaciõn, se ,eonvirtió '.À, de destructor en produc_ tor de ,alimentos¿ convirtiendose en isedentario sal tener 4 sque esperar meses..nasta' que medurasen.Jlae;lcosechaso Al mismo tiempo las rtecnicas se —diversifican,I apareciendoc = junto. a ntigesse industrias··queA-aunïxsobrevivirian mucho~ tiempo, industrias x nuevas talesv como la, alfareria. Asi5 tenemos que en {los' antiguos` hábitats de agricultores _.ï (6), sc encuentran al igual que en xlos de cazadores, objetos de piedra .tallada, uccncnas— trabajadas,A colores minerales? etcg, mezclados cpn 'restos<;de industrias nuevas, tales comoc—grandesW cantidades de' cerámicas y utenè s lsilios- de piedra—Jpulîda¿,,objetosl de inateria orgánica, î tales comcx pelotasvkde .hilo, s ndaliasg semillas y fru— tos, _qpe hano scbrevividow en .turberas9 Íangog lacustres, (7)noy;louevss' eecas lpermitiendonosv reconstruir— etapa por etapa,l la. historia -de ,la ídomestieaeiôn de' plantas y animales? Todo >esto' acompañado Ïde las ~muestras cogidas' de ~cada~ capa¿~ que` despues··de)‘su Vestudio nos h?3t permitido·_averiguar ·bajo— que— condiciones climáticas se';deF sarrollo’ esta «culturaF determinar la flora ciroundante,' identificar los vestigios _animales» que no son_ alimenta— rios, etcs, _y ademas el *analisis de 'los ~carbenes vegetales por ~el nteev del C‘l4 o del PotasioArgõn, han permitido laV dateción v~:- exacta ~de eeda'Vcapa,· para una mes sceteel disposición -de Àestas culturasV en el ·tiem» pGO_ _ 4 ' ..,— †j. - r .· M1 ' /É/r*EN ~EÈ` LHBORÃQQRIO ' ‘· ' `· — V* “} Una vez terminada la excavación? el rqueólogo respon sable y su equipog se enfrentan con una gran cantidad

”~,_,w. — 45 ~ dex materiales, que nay~ que estudiar— y publicara _Es0s materiales son de dos tipos, uno consistenteien las ° observaciones, planos,—“Íotografias, ,etc°riobtenidos durante la excavación (diario =de— excavaciôn), yr el% otro las caas Mçonteniendow los imateriales arqueolôgicosßp En Ïun cion.Ude* estos dos*'tipos· de“ materiales, se ~obrará de ° fOrma«¢distinta± para _cada ~caso¿—`En el —prinero la pues~ V ta a~punto¿ de losi documentos; ey en îel segundo la` identifíoaoion, 'clasificaciÕn— y ~estudio de los restos. —ÈlnRESPONSABLE ~BE LA EXCAVAClON,· se~ encargara —de ‘la ~ puesta a ’V``· fpantos—del diario ‘de‘,eXcavaciõn,ï y de— reunir e'cvþl los+ documentos' que constituirán! la epublicaciõnç *~ L MLa‘?distribucion"de'llos_'nateriales¿{nna pvez ·desembaladas las caas, es —asi, Se ßenviaè al laboratorio -espeoializl do Lcadaw ——‘— cosa: J W #——»~·· ;,†·i> ß~ · ° “e îïßas osamentas humanas al Laboratorio de Antropología · “~ A "i• ‘ “~†— —animales— al de Paleontología~ 4¿~ ,—±; ;‘WU muestras de` sedimentos al fde 'Sedimentología ~* >xÅ l—·— “ç <~“¿·' “— polen— fósil ·al de Ealrnelogiav — ~'~~ ppos carbones— de madera al Laboratorio ¢de_ Estudios de¿ la —radiactividad— de Vlos `cuerpo~ =organioose “_ V ~ 'A =~ßYDe>_este “nodo vel responsable y su #equipog¿Vse encar gan pas Átodo lo referente al yacimiento-¢(estruoturaS, evolución ¿de —las‘ culturas que se ¿nanr sucedido en- el, eto«);« los laboratorios *se‘ encargan“ode~ lo que se refi re a la evolucion del medio contemporaneo’ de cada nivel iy ~de* sui dataciông Feroe una Fvez} terminados todos estos~ estudios realizados rindependientenenteg ’convergen hacia el laboratorio de Arqueología, donde deberá` ser coordinado para su publicación« . « i(F'† LA ÍÚ1;>oLoiC±iA) '— pv A ~ Antiguamente llo que se sabia sobre la ·evoluciÕn de las_ culturas lnumanas primitivas? se ·basaba solamente en el estudio‘~de, la evolución ‘de sus armas, herramientas y otros —utensiliost Actualmente un- grupo ya no ser de~ fine por lost objetos quox fabrica, sino por sus métodos de subsistencia,` por. sus pcreencias y ·por. sus fornas_ artisticasò V A ‘'—p · A x"NOW obstante —la tipologia_ sigue teniendo el principal papel en el estudio de —las culturas mas antiguas, pues si bien sabemos que la forma de una bifacies no basta para ïdefinir un grupo;—*si de este —no _se conoce` nada =mas que estos objetos, entonces .estamos 'obligados a definirlas provisionalmente `a `traves de »ellos, * · Un ¿objeto de pisdra_ tallada ·podenos_ estudiarlo· desde? dosv puntos de vistag uno el técnico 'y· otro —ell mo; fol6gioo±ïy funcionaln ‘Prinero` hay “que reconstruir ïlas técnicas queïínan permitido represas el- _e·· objeto estudiado y `las etapas lde su rornación; eesae~ el ïpriner golpe a" partir del ‘nõdul ecô), nasta»~elVlrotocado~~final,· Tanbién se tienen «que determinar los instrumentos que se nan* utilizade= para esta> fabricación?"tales’~cono”epercu—· tores de =pera y 'retocadoresi e>—nueso¿ ·que= suelen estar

el - 46 sæzlgøõp eOn.,lOe blOquee.nåe rmeteríe prime yp lOS_ res tes gdel jelleäeg ~p_# e‘_ _ I pp J p __TeCnOlOgicemente‘fney'_dOs1¿CetegOr1es de, ObJetOe de _ píeåre. tellede, lee ’ebgetOSî e beee `Je ßeeelepe J lee _ Objetes e bese lee eequlrles‘;u hejeef Lee Oegetee e, bese äe* núeleee `sep Íùpr;ùeeem~ e partir `äe un nedule, dell CuelÏ se retíreben “per ppereueiôn eequírles, Oþte-,ïe nexøf OhOppers' ''~‘ (Q), pcnOpp1ng-tOOls_ (lO)p ya blÍãO1@S? O LOS Objeñee e besep«ee ‘W‘‘ eequrrlee ,e`,nOgeeÏ prele-ps; nen· de._nôãeles ~de *sileX¿_.perp‘ S@`ïOþCl@Q@ rregegeâãe les es ui“lee*"eeSprenäideewfdurenpe ,e veens ruee1 n e _ A l less Obetee ie bese ee núeleeq _Seun `elp temeñe de le J pieze Šbtenàûe flnelmente, “±emen Ïel` neebre vde “eequír— ` _ . les (ll), llemínee xl) y láßlülllõ (l3)?ß . O_V' Lee eequírleeg lemínes y lem1n1lles9 U1enen' un l1lO. mùy egude perc muy frágil, _ye que se efile O egr1ete muy Íecilmente; Cuende estO° Oeurrie ee “tirebe, O Se _ efllebe xeln iguel que heeemee *eOtuelnente con unþ cueh llòç Este: reteeeeø O efiledeg. es muy importante pera le_ eùgC1õm~ del sílexg Es e" pertir de finales del} _ últíme períedO·«inÏerglecier y de þÏlHClþlO$' de le ultå ,A»_ me gleeíeción, *CuenâO se empieze ‘e prect1cer el ureteque per pereueien ’Le telle ž' el` reteeeáe ãpOrflprS1OnÉ_ H viteles pere‘ le febrieeci n jde ppuntes_ #e ee es lž faciales, ne se, empezó _e prectîcerþ hesŽe"el Selutrense hace unos 20$O0O eñOsAe_ý§ f . _ Q— «l__ _, en Pere·`le industrie _l1t;ce¿j le ley. de eveluelen mes esembrese, ·ee"lep ãíeminucíen äel hemeãO°`de lee utenS¿ liesl 1* V' » O “'*“A1 p ‘‘‘. . » (29 LA SEEIMENTOLOGïA)" " ' “ ‘ Se llenen eedimentes e lee meterieles ee lee ecuales Se extraen les veetigies erqueelógíeeeg ` _ 'V Lee- selmenùxp äel un 'pereje erqueelógice puèen_r' Ser muy 'ec— verieäes fenges leeueüres, tureee, erenes- GOLÀ Cee (l4)— erenes fluvíelesg pleces celeerees ceídes de lã—`bÕredeh O pde les‘ ·'r' pereäes ee le eeve O `beume, eg O cillesg eS@elecpiÉes, ñebee {15), eëe., _‘ "“>ArqueelOg1eemente el“WeStuàiO ee les seeímentes Se, diviäe en eeetre series; le nerfclegle, le HOÏÍOSCOþlg lefl1teg1e~ y le Àgrenulemeîríeo p . n O --LA HGHFOLOGïA`¢“ Es ele estuåic‘-e le Väiepesícíôn denîre del le? cepe, de_ les —elementee que eOnstítuyen el- sedímente, Debe reelizeree"Obre el' terreno Observende el' Ocler, *13 upexpOs;g±õm, Qle forme _ãeî les cepee' y* le· @íspOsíCíOn' äe' lOs“ elementos que eentíenen .'V' * Lee‘ distintos celeree scn linäíeeeeres del clima, — Así; tenemos el' celcr reeí eîeurO"que `eS eínîeme de « fenemenes de ‘leterítizeCiOn,l6 A Les _nivelee— nOrizOnÏelee~ paralelos, Ãgdicen un depósito eng el lfOndO‘_de eguesffîrenquílee, mientras queá Oepee ·1rregu eres, que~ se OO Wen unes ep eUreSg‘ Se p epeeïîeren beje lep eccín ee- eerrientes rápídeso

~ 4¥»r La disposición de_ los elementos `de una capa, tambiên Mindiaanenelí clima, ~åsi epcr ejemplo en un clima h meäo y frío, parecidoMalf`actùalg “se“ fcrùan ·cabetas«Àde«« ·~v— forma poligonal cuyas bordes yÈÍondo, estan formados por' cant©s¿~~y ~cuya¿~oOncavidadi-aÉ$1,íQ;m§@ epû @l@É@û' tos finos fangosos°¿ g I f ` l ' VA, La disposición de las piedras nos indica la dispocicn `“ orientación °de~~1òs~ cursos ~»·« —de aguaJüdaSanaraoidQs,“ qae las .han transportado l —— LA MORFOSCOPIA ~ Es el estudio dél`"aSÏëþîD°“y là fürma ida;xlOs elementos_ que _componen las~ capas estudiadasn ùste estudio` sa realiza. _;., en ely lahoratorioçþèav partir vde las muestras recogidas,`“Sa calcula el aplanamiento o d; aímatría; de rios guijarrosQ¿ Para un _mismo> tipo— de pieäf ,l©Sl;guíjarrOs fluviales; son' menos aplanados que 4 los marinos, y mas disimétricos. Los guijarros— modelados bajos un clima .calidO¿ son _distintos dei los de un cli. ma ,frio,_ ya_ que prescntanÄFestrias paralelas. —1 * V También se estudian` los graaøg de— arena~ y segun saan redondos_ y mates,a_o\ de aspecto picado con formas redog deadas ·ys;superficie “hrillante¿ o de formas angulosas. irregulares9_ se' saheý si han‘sidod aportados por ele vie; to, moldeadas por lasliagaasl dc _los rios =o· de las plï aa, ao, ua provienen de“ la descomposicion ae rocas erug ívasæçaeamrficas como —el. granito ¿o· 10s gneiss (17); Asi ~mismo. la dinensiôn °de"losþ granos de arena? nos igí dicaj su sformaciÕn,pues iel_ maï ‘gasta los granos hasta dimensiones mas pe ueñas “ae ““os rios. · V _ I El estudioÏ de qestos šateriales, nos _permite hallar el lugar de origen de a1gunos' nateriaîesgf tales .como_ los desgrasantes arenosos ‘de la' ceramica; ‘ i ~~ LA LIŠOGIA 4 ïdentifica _los elementos minerales que constituyen una capa.d ' ` T- LA GRANUhOMßTïAn—~ Es —·c· un procesU_—estadistíco—*en_ el que se lsùuaiaxr las rxamùùaaaas y ïdimensiones r—r, Ade los cog þonentes“ de un sedimento, _ _ g r W.°· ¥Ã'rLosr~resultados gse rapresentanu por _aedio;«de graficos rdiversosg curvas y diagramasaî Asi tenemos tenemos“ ‘l“‘`‘ gwaj' Ïana mgran,4fragmentacion` es debida alrla' accion del frio y que la alteración `qúïhiöa“ gue“ produce ··'·· ·e±ementcs— de menos de dos, @l±lH©ÏÏOS de diametro es debida a una gtemparatura calida se calcula Mel. tamang .yW cantidad , gmedia por cada nivel y se traspasan _a: un cuadro en ¥cùyo— lado «darøahoW,astan _6_*@&O_Ïä ïfíbû la Ruüëäcíóä de las capas} y en la; parte saricr odel‘ cuadro de 1; quierda_WaN derecha ïmedias ,@e îcantidades áy dimensiones gra a nulométricas, obteniendose “unaî gráficayt que ·nos· muestra ‘ la revolución —del olimaþ de «un nivel Aa otroø

~———. ii, r'- • __y_ "" —«"' W d ~lw«nto~ de menos de 2 mm de diameùroï ~ /0 G G O. M,. O V ' _ > `U, T V Ž l *+0% ~ 2;% *0% 40% 50%-——í——0 60% b * 0% WOŽÈ L* ‘ J/Ø J I É _ . . _;« 0 n e p c a n ëë '(`ßî PÀLINOLOGÇEÅ) l 0 _ j o p ' Es la Ciencia que estudia el _pOien’ fosil, conSer~ vado‘ en los distintOs_ niveles estratigraficos de un yen cimiento arqueológico. “ _ V, “'‘· `“ Z“ ` ' _ _ N El polen fue descubierto, clasificado e inventariade V por` Grew en 1682, Vpero se trataba sde “polen fresco, ` Por entonces se ignoraba, que el polen ese pudiera `con— “servar caei indefinidamente, destruyendose tan solo las V n._._ partes mas .Írågiles, y perdurando la envoltura, quit1nO Í{En fel paño l900, ·losN suecos Lagerneim y Von Post, empezaron el estudio ,del polen fosil, estableciendo entre`_l9OO y 1920 el _mêtodO de analisis polínico, aproxi madamente cono sep practica `actualmente, - . ' M ' Durante la excaveciøn se recogen muestras de todos « loa niveles, y se`_someten,individualmente a un trata- ya miento, destinado a eliminar` los elementos calcareos —o ' siliceos, montando despues la preparacion entre dos lá¿_ minas de vidrio, que mas tarde °se examinará al microscg pie, identificando y estableciendo vun`.porcentaje de cadam especie representada en cada nivelø A ` . . f`inalnente se establece un diagrama pclinico, cuya graiica muestra? las proporciones .del polen y analogamente Ïe la _vegetacion circundante, durante las distintas fases W VG Oeup~ciOn del —ara“eg ' `“ , _\_,_,·¿,<;«¿¿__°; O, wež __xŽo% õo 6O% 70%,, É00% 90% ILOOŽF e lo 0 b c 0 ' F ï . o —Ž i t ‘ 0 i ? 'Š —‘ -ß Jr`“g1— Z ° . .æ` I I`. ` ,@ \ I ' . "~ . ° V -·b 4 ïI.........,.ï.,....?«;,..,,,.;.,..,,, â . ,...4....;, Ï tlle " · · - — n 0 , _ _,.,,— .e.M A M_ ..... , . cc. 1 , 0L(I¿,8 Q ct ,· K i Í » _ P .»——w.xxm.~x xx—«.«—.x,————·,.·x.«»-«†»·.»§ x«.·.·è•·---•—-•xx = — Ñ ‘ · · ' Å-A=•-~<\ã_‘'f ;, ag i ž "âï 0 ° L x•·A—m.x±;——.—Í—»x•x..——·..———L——————. ,, ' . V _La comparación de los gráficos polinológico de las cavidades de una nación, conducen a la creacion de napas _con la distribución de la flora, en todo un país, pernitiendonos ver los distintos tipos botánicos que se han ido sucediendo a lo largo del tienpo

_ .x ·'

— 4Q — (49 LA DATACION DEL PASADO) Ï Antes todas las dataciones se bssebene en simples estimaciones ~y `solo ’eXpressbn oräenesf de suCesi6n’ y— sínoronísmos"eon fenómenos‘ Climáticos. Actualmente poseemos métodos que, nos _proporo1onæn dataciones änsolutes en años, ,oonjýpequeñîs1mos',CoeÍ1Cïentes e— error; " .“(U `o,u , î`Ä¥lNOLÅObSÏãHÈG¿þMH3` Í@Qh no? es ·un oäeto `esenoÍl;` Lo que nos“‘íteresa* pure eel‘_estebleoïmiento, de` uns“`oronolo ,gi, pare ,lesä grenâeseyoulturssï humanas; †es seþerx que una e `oulturà X“*es »Cù±empOxùè~ äe’ tsl"otrs¿Ï los guè·rnOS per~ ` ,mitirå, establecer `un .ous@ro eds voontemþorsneîäes¿—de las cultures Whumsnus` en" un `mometo äetëxmíneoíßel `ýssedo, l :_ MsConW le _eplioeoíÕn _de_ los ·métodosÏeštusles,x_se. ha spgøl obtener ”un 'CuùrJ·—gCpõ1õg1CO “ConÅïínÏiídsäÇ de oulturestiumnss 'pere osdsÏ_perioäo° “î “ “ ' Bos smètoøs usados "pereldeter el pesado en le° srqueologíe _prehistríCs son: V “V «_ l s s" '“F— Los `oräenes _àe— suoesiôn (que nos‘ permiten- Se“ ““'ber que *tel· objeto" de‘ tel_ nivel¿`Qes mes"'ant; guo o lmes, modernol que tel— otro deë otro. nivel) —— Los S1nCøOg1SmOSi con otros, Ïenömenosg `generel ~mente äe ‘orden "olimätíCo‘ (que ~nos"permíten oþ tener Ce1ènr±O,,eù±uxs1eS¿'·s lpertír,”de los oueles se' situe"en el tiempo, lost objetos. o niveles *2 estudiar) ' 4 ‘ " , “{l “ ~» La deteoiôn e `psrtír täel objeto erqueológioo ‘ mismo tque nosá permite joelculsr el tiempos tren Currido, pure que el` vestigio, estudiado; se h elle en’ su egtgøs setuelš _f ‘ `ei , « LOS' ORDENES DE ‘SUCESïON ~ El .mêtoão básico pere est bleCer\'oräenes ee 'suCesión,' es ls estratigrafía (ver pago Ï«~'SINCRONîSMOS ~ Este lsegunûu serle` e “mêtOdOS, esteble lee sinoronísmos entre los vestigios ærgueolgioos y `otros “de ëneturslezu :no' srqueológioe, °pero oque°‘se hallen en los *ysoïmíentos* Qfeuns; flora, ‘eto0)° “‘ ‘ "‘ ,°,“, Así podemos saber que une Culture vdeterminsde `del Pe— leolítíoo 'Superior es Contemporenee con une flora e bs« `se de ”tundra °(l8j y' Con “une Íune_ oonStituideÏ porf renos E?. A `, M .. > . - —,·, .,,r ,. 1 - . { K? .. é#DšTßñNlNACïOš* BE LAS' DURACIONES Q PARTIR gDEL““QBJETO MIS*MO††‘ Su mete es; ls investigación} del tiempo" `'‘A necesario, *p±g, que tuvíerà¿ lugsr‘ una determinada 'gumu1gç;u¿ de ·màteríeles C se slterase *un uerpox " LM °`‘_ `ý o‘``“‘o “× “‘‘ 'ï*“ Le sCumuleoíón“ de 'meterisles de run 'depÔsto;“ puede te tnè±° un ritmo irregular ‘que 'no permite< un Cálculo metemà ·tiooß” En estes Oeso se ».,_ eeloule‘ el resultado aproximadamente y se express _en*'m1lenios, obtenienàose _uns‘ÍeChs relátîvse Por otrsr parte le eoumuleoion puede tener; un J rito *reguler, en touyor Caso 'se puede Cslouler opor años, obteníenáose une äeteoíon sbsoluteø “ ‘

4, _ a En“¿gtro “c¿go__e estudie ile desintegración Ï&dl30* îíîwxquê ;hã¿SuÍÏíûQ,±&Qu@l;,Çu€TPOœl“h$t8 @uGî?eH$?;,€l es estado} actuel, N¿-r A _ d — __ { ,« ,n»¿î¿_ Pere le determineción ede leen duraciones je, partir åël __= Objetos mjîggmoß Se __.àe mp§e3n veriosvh sis.temeS,., -00mO: «·~= A)—.±· LA EN“UW£@RAÇxïQND_—DE ÈOS, ÈŠÏŠPÔSÏTOŠJ ÈWAÏJES (.G@°" · ~ crcnolo ie; , _·.·— endro ogieþl. n;t_ , _.\ 1 » r B) ;-4 BA >`AïßTRÅlN` BE LOS ØÏ@îîPQS Yi tmã l DU~ÏÅC;ïONES · W»-RELATIVAS»-—« — “— Y S; ,. F ; ,c)' š—`±«Í;Áî ÅLïÏÈRAC§`lON .LoS cUERFoS` Y ‘‘‘‘ LAS V;;UAQ ;QNES — « ABSOLUTAS~ ,: ·,‘ , ‘‘'_ x,~'>o _ -n . ~A)Si el; ritmo, es ,enuel oo cíclico, lles¿ pertes îdQPQ1Ïä“ des en invierno soná distintesl del les depositedee. en. vg e_ reno, pudiendose Fconter cedev cepe;iy_ 0þ±ÇQ}@§ä0c,uT01O“ nes en sños. t » -_A†;«q ,o »L_ ,_ Me _ H Actualmente existens dos ’n±OOei yere Mestudier los ci o, clos enueles:_¿lev geocronologie y le ÀÕ@HÏOlOglã• _ _ _ i` · ÀLe geocronologíe o _estudio lã les tverves fue lnlû do por el sueco de Gcer en _2. ns es rverves O se i mentos, se depositaron fen el fondo ude entiguos legos, procedentes de le _Íusión_ de _los.,glecieres, Este fusión en« vereno es rmucho nes rápida, depositendose le .perte inferior de le verve, que »es¿ de Vgreno` grueso y color è mes clero? mientres que fend invierno el ser _menor le ¿ ,· fusión se deposite_ le _perte —superior, que es menos es~ ` pese,o de greno_ ercilloso mucho —mes fino, Iy coloreede. V En les orilles\ de _lOs 'entiguos ‘legosç*gžecieres exi ten de ositos de verves, Beste conter el 'nmmero de cepesc grãesesno _Íinee, 'pere seber el, número -eXecto, de eñoe durente» los_ cueles se °nùn ido depositando; Le dendrologíe es el enálisis de los` enillos de org cimiento de los erboles, el cuel nos permite reconstruir_,les¿oscileciones del cline— þejo el que crecieron. Eete típo “'`' ëde estudic9¿~eolo es posible ten` regiones muy ,seces;: en que los ~boequesc ee- ene `conservedc'“bien. `Se puede eplicer tembinr â .1es; pilestresf de llos pobledos ¿lecustresq, ' JJo_ _yþ _; ,_ r \ ¿_s. ‘ H _oEnj el, cortes trensVersel_ de Zun «erbol`everemOs une se rie de ?enillos· concentriccsc ÏCede enillooÍrepreSente un año de crecimiento, A principios del“ siglo VXX, un Neme~ riceno llemedo Dougless, observó que el crecimiento de Jlos árooleso en ¿los .eños_ húmedos y_1cálidost es grende l(entre· enillo_ y enillo¿ quede ,une neyor fseperecion), nieg ntres?tque' en los —néledos y seccs,~ epenesÍ crecen (corte distencie entre anillos). —Asi pues~ en _un corte trensve *sel del otronco de jnn· árbol, sèg;uney_èS±eCe de medere í del: peleolitico,· o_ de ¿une pilestre lecustre, podemos yobserver _le*jeded del estei estece y ,les_«veríeciones cli‘måtíceS bejo:~lee<\gueV se _formó,_ J se ’f ` þo ` A B)“ Existe. une ?serie_(de métodos peref¿deter, besedos en xelr-cálculo' del _tiempo,,neceserio_ pare iquev;unQ cuerpo llegue e su estedo ectuelö Asi {tenemos que Åle· velocidad de eltereciôn verie segun les condiciones de ccneerveción dándonos un cálculo eproxinedo en eños, Los fenómenos

W *“ N · 51 — meã 1,` Èeswäšeäes sem los depósitos .se<îimentsriOso» ,;.1os.mixn n@Ïg·1Ïe1`$—É_Ï,;ÈÏ 1OsS huesosx = ,,·s r ‘ ‘ ` Ç c ,. ~Íî'. I «“s s m Asi tenemos que ,la ¿alteración,,de _—_— un de_ósitoy.sedi†mentario, consiste en su erosión y alteracin química, cosa que ocurre cuando el yacimiento queda expuesto al aire libre. Las zonas mas profundas son las menos alteradas y a medida que asa nacercanwna la superficie, el porcentage de alteración aumenta de forma regular y _ lenta. Por comparación entre un depósito de edad conocida y otro de edad desconocida, podremos establecer ciertos periodos durante los cuales estuvo el de edad desconocida, expuesto a los rigores de la atmósíerag En el caso de los huesos, tenemos que estos al . estar _enterrados,x absorben MÍluor· del Çagua en cireulaciónx umentndomllag proporción ·del .que ya poseían. El inglés OaKley¢},ha «eisøreøxxxeoienxèmenùes un procedimiento consistente- en —medír. el»~porOentajaS de, Íluor de varios huesos del mismo yacimiento y de èla misma capaù Si elg pQroentaje_ de ;fluor» oontenidoß en Dlos huesos ss -iguaL indioaxUque·festos,~son contemporaneos, y si la cantidad de fluor,,es·distinta_en °—~' xlosï diversos huesos, es que estosgíno¿mson;,de'xla;,mismas¢época, ~pudiendo ser i`s;. ~debidOQx,, ` a que estos fuesen introducidos; en la capa por inhumCiÓQxLx0w.þ0Ï movïmíentosn del xterrendgj;—1ß&.§;ÉîJuÁ; t~“>.. ’‘_' z, Los primeros ensayos deJEeste ;método datan del siè _ else XÍXV Y ·han sido perfeoionadosr tan soloÃÚhacex;unaßÏ, decena_sde4 años, _ _ ;;»xlx~i ·±; C) Desde hace una edecena ;deJ años nnos nuevos métodosv _ hand permitido— una, datación ‘absoluña_;parn .los1.0bjetos :,·, pertenecientes ¿a los {últimos. 7QOOO€añosg ¿Estos son, el estudio de _lat alteración a un ritmo constante, de los cuerpos radiactivos), En_ un tiempor de- A terminado,_ un, cuerpo radiactivonyse¿Jdesintegra.Ïen, una ÏE A proporción determinada. El ritmo ·de:;desintegración “cons tituye nel período del cuerpo estudiado y este_¿periodo, , representa el} tiempo; necesario Rpara; que la mitad de la masa ,de4;un cuerpo; radiactivo,¿,seÉ transforme Pen? un “t“‘` bue;_ Ï po` no¿lradiactiyot\ Els carbono« radiactivo Contenido en los `seres vivos- Cyl4, se, transforma -en carbono ordi ya nariop,Cil2gV *x p; _Vc, ,y «Mt ;;x~_U* ÏyL~ßi:;, ,4V· ’ÃfI j.Lë ëí V@ÏíguamOs_WelM periodo QÖSÅÃUH .__~ Hcuerpo radiactivo, el análisis de este; cuerpo Jnosg dejará ver cuanto tiem PO«;þâC6¿tQÜ@ gse Vpn_ inició. este tproeesoe; En el EGï14,’ este —J prøçeso ;empiezae,alxxmorir¿ßunanupersona o un animal o un vegetal, Por este motivo Ces¿ importante recogerw en los xyaoimientossy _—‘, ,parax cada ~nivel Aen que los~ihaya .. A muestrasxnde. CaÏbones,_‘recogiendOlos*;con ‘V—; pinzas y encerrandolos en botes Ahermáticos; deïmcristal, para_ su_ pos+__ · '``*.' Il., ,Àî_ ,.`l',· ' Å—¢,>îŠj! þ`—:ÏZ· ÅÏ1—Ä»í·°»"PZÏ " J, El _ppyy G 14,; se; reduce ;en,x5570x:áños: a la mitad. Al cabo de lll40 años xsè —`·n reduceïxa. .,'s una' cuarta parte, y asi suoesivamente.·

__Í .,.A . _ — La datación pOr,_el sistema del C l49 nos peperçioèjna“>dataCiOnes absolutas, COn* un errer de un VS1giO _ara_ fechas no superiores a tres milenios y de un milenio paa ~feehas no superiOres,Jat 40000 años. _ ¿¿J,)_Léxice * ’ ( Í) iLOES ` i - Barre no eenseliae de grano muy fine, “ )C MJ - ' que ha_sidd*transpOrtade por el víente y x~ ~ -)- P--- --` Es de ñepõs;tó*eCientejy por sus Carãcglï ׫4~- « terísticas se COnsiäera,fOrmaO"en êpecai JW « ·'e-’ - fría"' . '''‘ ‘_*‘e í ,-~t . ÇÜ2)L-BIFACIES ObjetO·Obtenie a partir de en nÕdulO'§eÏ »```“‘ ¢†L°*“* - > si1e;,_retirandeîpeiipecusiòn °4_` una seriee - Å, Qy de esquilas sOþre_las“âes‘Canasg i `áï en ( 3)=-RISSFWÜHM ~ ‘·~EeriOdO)interž;aCiar situado entre la,3ë, W i 'W· ··y 4ë glaeiaci DÁl`Ln, _‘_À «l.t. ` ` Ïäuúe ( 4) CUBETAS LACUSTRES Depresión dejada peîun antiguo lage “ -")~ ;ya deseOadO6“ ")* — g " ¿¿ ( 5) HOMD SAPIENS ·OazadOres nómadas que: vivieron y ãejaF` ) ron Censtancia de su arte en el PaleO `¿ “ “lítiCOgSupeÉiOr base unos 40000 añOsO` - ` ( 6) AGRICULTORES ' El invento äe la agFiCultura¿ petenece V u_ - al NeOlítiCO¿apÉOXimadamentenaCiä ela -“-i ' Ï_—· >38OOO ag J,C~¿ y llegÕ_e España hacía el s "t ' ï ~~' · ~···· iF_4OOOa;‘JAC," ß~ ` g" . ° i Ï _·,- ( 7) FÁNGOS LACUSTBES Sedimentes,;uyifinOs,AdepeSitadOs~en el ßa ‘ ‘“`· ,“ž ï*"QM "-`* ‘fOndO de una Cubeta_laCustrel `·` ..‘ ` ( 8)¿«NODULO V·** _. eGranzón O guijarrO‘äe si1eÉ;'en estado, # ’# *‘“’ ~* . natural; es äeeír sin tallarg , ' “ T ( 9)5FCHOPPERS ~f*`~ VObjete Obteni@C’a partir de un nõàule de Ï ¿$i ·= ‘ "~ silexy retiranåe por peeusin algunas 4F “*F-i~ “—** esquirlas en una sola eara " ,¿ Ít‘—;iJÏ (10) CHOPPINGS—TOOL Tiene igual erigen que el CHOQÉGÏMQGÍÓJYA ,§¢— - -“~~ las esquirlas son retiradas en una sola 1 '«;ë ‘ 4' - -parte ds'1as ães earasß‘ “ “ )“, ` M (ll) ESQUIRLAS · * Son fragmentos separaäes del nódulo iniè.‘ · ——~ - Cial¿ÅOuya~lOngÏtud'estinferierîal dOble‘ Äi“` ·-· de—su-anehura? ' ' W "!“Ï “ (12) LAMINAS . Sen fragmentos de igual Origen que las “ W -ï s esquirlas·perOeuya longitud es superior , ' "-. »-al doble de Su»nCnuxa0 " “—\‘ V_‘þ> xÀ T (13) LAMINILLAS Sen fragment0s_äe igual Origen qne las es × - v » quirlas, pero ee tamañO*muyZpeneñO inÍe—Å~ · ‘>riOr a Cinco eentímetr0s‘,`É)‘_l Vi [J

A 53 ~ (14) ARENAS EOLICAS Arenas de grano muy fino que han sido transportadas por el vientoo (15) TOBAS Recubrimiento oalízo formado por las aguas caleáreas, sobre los Objetos que encuen~ tran a su pasos Con el tiempo se oonvie ( ) ten en masas rocosasg 16 FENOMENOS DE LATERITIZACION Son fenonenos consistentes en el enriqu I cimiento en hidroxiäos äe aluminio y his rro ferrioo y correspondiente empobreeím miento de oxide äe calcio, oxiäo de mag'nesio y alcalis, en los suelos resi&ua~ les O en los productos ie meteorizacion formados en situ como oonsecuencia de factores Ciùmaticøsg (17) GNEISS Roca pizarrosa compuesta por feldespato, cuarzo, y mica al igual que el granito, pero en distinta proporoinß (18) TUNDRA Lanurafûe clima muy frío, carente de ve~ getacion arbórea y con el suelo cubierto por musgos y liquenesc NOTA«— El presente artículo, esta basado rinoipalnente en un extracto oorregilo y aumentado? Qel libro AA ARQUEOAOGIA PREHISTORICA de Ae haming Emperaire BIBLIOGRAFIA CONSULTADA: "La découverte de passé, progrês et techniques nouvelles A en archéologie" Picard lQ52 . H . .·> _ « ;-‘ _«/ - _ —.+ - Í · Introduccion a la arqaeologiae has cul,uras prehistoricas europeas" Almagro Martin "Los progresos de la arqueologia prehñstôrioa en España" Perioot Gareiao !Ï!!!!ÏÏ!Í!!î!!Ï!!îŽ!î

54

- 55 — AVANCL AL ÜAÏùSÏHO'BEL`KARSÏ EN YESOS P CUENCA mi; x_;;o Lmoelwdos. por AntonidFerro;ÍtGuitart; Preliminar : '5'V × È’ ·I.V1 l•rr_‘ Desde estas mismas paginas (bspeleosie n97, page. 31 a 35), pg 3 blicabamos una icha tecnioa confeccionada a fines del año 1968, sobre l Avenc d en Conills, agregando un corto prologo en el que.naciamos constar nuestro inþerés or dicho sector. Durantë es§os_tres anos y medioã hemos dedicado ,arüe~de nuestra aten— . Clgh a esta zona §lOO m äFQXlEäÕãHGHÈ@),'T63llZHÖO una cam~ pena dejprospeccion~sistematica, que-ha dado yareos frutos y que desde nuestro yunto de vista, queda justificada por su V naturaleza litológica, que nos na permitido estudiar cavidades excavadas en yesos. Descrioción de la zona E El Rio Llobregos, es un curso de agua perenne,,pero de escaso caudal, quendiscurre·placidamente ÏeXcepto¿en_epocas de lluvias en que realiza rapidas e ingortantes crecidas? por un suave J, valle, constituido por redondas colinas que sirven de separacion a las cuencas de sus afluentes (Hios"Bo, rlanera, etc.). V El valle presenta una forma de suave V, cuya parte derecha es mas bien escar¿ada._ßn el es_mas bien visible y a lo largo de todo~el curso del rio, el contacto de los yesos del Íondo (color claro), con las areniscas y margas rojizas SUQ€TlOT@S•— Precisamente es en esþa zona de contacto, donde estan enclavaj_ ¿äS;1ãèùãyOr.þ¿ytg g 1gS_gn±idades de '',v yoblaolon ßlîãûy bäîêîx huja,VHibelles Vilanova de l Aguda, Taltabull, etc- y EÏãCel* camente todas en su margen derecho.· '

lg La zõxa estudiada, es una franja yesifera de anchura irregular, de una media de 2 Km, enclavada longitudinalmente en el fondo del valle, donde dichos materiales fueron exhumados porfla fuerza de eXcavaci6n_del rio. En los alrededores de Tora, son particularmente notables las terrazas aluvialeso , Nota geológica : d Estos yesos fueron depositados durante el Oligoceno ; pertene— cen a la Èepresion Central y estructuralmente forman una serie de pliegues paralelos a la zona axial del vecino Pirineo. La zona estudiada coincide con la onarnvla de un anticlinal, de uno de esos pliegues principales en el due discurre el Bio Llobregos, el cual ha desmantelado los materiales superiores, dejando al descubierto la zona_de yesosî Estos materiales âdëmg dœ ftäï/' &Í`@°‘ê@d§>S,i?Q.F`l<>SgpžíeaèslientQzxdeneritOs, estan tambi n~pOr*unaiser1e"de‘plnQgdes'transversales, '`·' ‘‘‘‘ visibles en diversas partes del valleýýprincipalmente;en;Vilanova de l Aguda) y por una serie '’'''i° de fallas iùùaiegu Litol6gicamente_estan formados por estratos muy fracturados de unos 4.mts. de potëneia, alternativamente de yesos cristalinos (color blanquecine) O compactos_(anarillentos)« Dicha alternan cia_es bien visible en perspectiva, especialmente en las cere canias de Taltahull y Oliolaø "......À...·... ..‘.;... ` NOTA: ' —_ `'`c *_f “ , Dado que-ultimamente diversos grupos_se han interesado por~di—4 cna zona, hemos decidido publicar nuestros conocimientos actu les=sObre la misma, avanzando un catastro actual del seetor en clavado en la Provincia de Dšrida'(4/5 partes del total de la zona), con el deseo de que pueda ser de utilidad;' ~ Q_ê_—A S T R O` D E «`C Anv I D AID E SO ní a l Nmmèeo . ÇîO“ÏÅ:—îÏ*EI&ïIDES Término municipal: Oliola_ . - al _. - J I` . ` ` x Çdordenadas: %”495lÍ35VEø»,4lP53'3Š"No. 380—mts, Localizaqn : p" V _ '-“ “' 4 V A I Í . O En la carretera loeal de Oliola, a unos BOOVÜÍSO de su entrOn—— que con La general; se desciende al'fondO de un barranco en a cuya base se abre la cavidadõ

lo

58

- 59 Descripción : .El encajado torrente de Femides al chocar contra una pequeña _ “colina,’la atraviesa resurgiendo a unos lOO mts, en una gran†l depresion y_d1scurre suavemente hasta su afluencia (cerca del V mas de la Biota) con el rio Llobregoso , —<tN¿,,'; ~ , La cueva presenta uncrecorrido~meandriÍorme, con secciones que varían continuamente.de forma y cuya medida media es,de þ_AA unos 6 mts, de altura nor 2.5 de ancho, Presenta en su arte final _. _ . J. . V P _, _ _ {_ K9 el suelo cubierto de—agua, ' A M q Esgeleometría : I 'A P " Recorrido segun itinerario topografieo, llO nts, V Morfología S P C La cavidad esta formada por una galería gravitacional, que ' aparentemente no sigue en sus direcciones la red de diaclasas, ni visiblemente los planos de estratificacion,debiendo¿su_fe; ma actual a una serie vertical de conductos meandricos super— puestos e_intercomunicados, A P w~Ñotamše `? ·/ V. D ` “En la depresion en que resurje la Cova Femides,_eXisten varias seudoentradas, formadas seguramente por disolucion y relacio' nadas con unas dolinas de hundimiento, situadas cerca de la A depresión, D .,n, M ya n92 Nombre g FORAT ROIG M “"““ Termino munici@al:.Qliola,¿ D V._ 4 Qgprdqnadas 2 4952'2OQE,M 4l953'2O"N, 390 mts. Partiendo de Oliola en direocicn a Pons, en el Km,l;š, unos lO«nts, por encima del flanco izquierdo, _« _ _ Eseleometria g' Q I . __ W` V ° Profundidad total, 2O mts, 4 V V » . _ " Nota 1,· n i,,.·`— M al y. Q. ., VPÏ El estudio de esta Cavidad esta pendiente de puþlicaoion en la revista Montana, por miembros del E,n.E, del C,E,C, e näß Egmbre— · _,: FORAT DE COSTA BLANCA lÏÏ°ýî· ' ° . érminoåmunicigalz Pons Úd di A, ‘ E dis ' ny ß 4·ï5l'50"E«» A 41—Q54’1O"N~ 4ÏQ_5,_,Éí“°,S• VLocaliacion 2 l . ß á _,,_ q En la ladera E, de Costa Blanca, en el tendo de uno de sus va lles, en terrenos de Gal Pau d els Deus,

S ' _ 5O Descripción :_ _hi._ .. , «V S » *( — Por una boca circular de algo mas de—l m., se desciende un resal te vertical de 2,5“mtS;, que después de un Corto recorrido—porr una baja galería (con el Suelo cubierto de restos vegetales , nos lleva hasta una pequeña Salitag al fondo de la cual y en " Su lado derecho, existen dos cortísimas galerías intercomunica das, que en su parte final se juntan con la boca de un pequeño ~ pozo de 4 mtsA¿ el cual nos deja en la parte Superior de una· galería que ‘:`“ desciende rápidamente hasta Su final; enzque los sedimentos han alcanzado la teChumbre¿“impidiendo el avance0—e~ Espælêomgýleíã : _ ,_ V Ï ; _. ( . Profundidad total} l8¿5 mtsù Reoorrído en planta Sêgun po1i· gonal, 42 mts. I — yp _U Nos hallamos ante los restos de un interesante fenómeno Cárst;. Cog Los primeros—metros de la eù±xag,¢S%an enmaSCaradOS_por A formas de hundimiento (Suelo lleno de gran cantidad de peque—p— ños bloques techumbre irregular, típicos de los procesos qu; mioclásticosïy el resto de la cavidad es un conducto descendeg te de forma ovaloide, cuyo fondo termina en forma V poco pronun Cia; Este conducto es suavemente_meandriforms_y«Suejevvarioe A conStantemente`duranteÈla época de‘formaciénÄdeÏla“Cavidad, acen tuando progresivamente los meandros (fenómeno comparable en ~-J menor escala, al observado en el Forat Micó del karst salino de Cardonae _ n94 gmbre z GAU DE MOSSEN BENET «. S.Ï.<š.r.....,...`........*»°1ï1L1«<> ewi¢i.;=.1L=,O11O1e S S r ( Qgggenadas 2 49552O"E. 4l953ÏO5"N° = 455~mts. nn el cruce de la Carretera de Pons a Calaf, con la local de '~ Guisona_(por Cabanabona) y tras cruzar el puente sobre el rio Llobregos, Se remonta por su margen izquierda bordeandovuna Ï< linea de colinas a las que Se ha de ascender para alcanzar la S cota 455, en cuya cumbre se dividen los términos municipales de Oliola X Vilanova de lAguda° Situados en este punto, la‘«r bûc SG äbT9«§$P9¢OS,m@FTOSJÍ ± .Í (É r ` ' ÏM (VV .“` î.,D,....i%<>r'.1;F.;«;>.;..<§.e. ¢ Por una pronunciada y corta rampa, penetramos en una recta ga~ leria (dirección O. ~ En) cuyo techo se mantiene ·aproXimada— mente a la misma alturau A los pocos metros de la entrada, se abre un estrœoho pozo, que comunica can lasßgalerias —'—- inferiores visibles unos É metros, a través de una estrecha endidura existente en el suelo, encontrándose además en erveeeè ''v«~ partes de la galeria de entrada, varios pequeños pozos que comunican con_ estas galeriasø , _,.n __ _p . M —`_—_ ¿J' -1. ~“ Por la primera comunicación descrita, se peaa%±a*èù~un corto V pozo — rampa, hasta el lugar en que al nivelarse el suelo de la Cavidad, se alcanza la cota minima (~ 6 mtsø), en que Se

62

64

, — 65 ~ prosigue el recorrido, remontendo y descendiendo por bloques e.yeces_cubiertos de une gruese cepe de polvo de yeso,’heste1 Que e unos_35 mts;_de su recorrido, le estrechez de le gelerieo nos impide proseguir le exploreción," ` ' Les peredes de le oevided se presenten lises,tsin'formes`recon truotives; Le sección medie de le oevided es de 1,20 mts. de encno y une elture que oscile continuemente, desde 2 e 6omts.o Espeleometrie : ` p , — Le profundided desde el lebio Énferior de entrede, es def6'mtsJ El recorrido totel segun`itinererio topográfico; es de 76 mts; Morfologie 2 · T Le Qevided este formede¿por une sole gelerie, que eperentemen te este enclevede`siguiendo los plenos de les diecleses prin- ' cipeles (E.—O., N.O.— S.E. y N,E.~ $.0.), eunque—los meterie— les el ester sumemente frecturedos, impiden”tener suficiente þeseygpere der por cierte tel—efirmeeion. Morfológicemente, nos hellemos ente une“gelerie`revitecionel,'en que Se observen cleremente cuetro perfiles de equilibrio, dendo unes formes que en un kerst corriente,¿describirienos como_típices`freátie ces`Con'formes,disolutives simples y este e nuestro criterio,_ es el origen de este cevided, El recorrido ectuelmente eXplore ble, es sin dude un resto de le entigue red desecede,‘cuendO ~ bejó el nivel piezométrico del sector y posteriormente ne sidop desmentelede.por le erosión_eXterior,pquedendo.solo este pequeè ñe ——±p gevidgpencievee ectuelmente en une de les cotes mes eltes de le zone que estemos estudiendo. El nombre de le cevided, se debe el hecho de que durente le guerre Cerliste, este Cueve sirvio de escondite e un cure enellidedo Benet, que residie en le vecine Torre Bru. nQ5` Nombre ` : FOHÃT HE LA TORRA DELS MOROS Término municipel: Oliole Coordenedes · 2 495425WE.n 4l952Ï5O"N• 420 mïS• Looelizeción : ‘ T 1 . — Ñedio kilometro el Sur de le Torre Bru, cerce de_le cumbre der le coline de le que tome el nombre y en el mismo sendero que j' lleve e le cumbre, pertiendo del cemino pere coches, de l Als; nai I

Deecrižción <«‘A g vue . °· a— I V. ' J/,p— “ I' A trav—S de una estrecha boca (40:X 4OVcms.) que Se abre en el ÍOaOJe una especie“deVtrinChera,’que bordea la parte superior del sendero antes citado, se desciende una vertical de 4 mtso que noe situa en la parte Superioe de la planta, en cuyo extreH10×OpU.€3SÍ30 Se halla la cota mnlmg 415 la -«»wmâ;JH '~·'~ ÃL.5 mtg. I Espeleometrial: r ' La profundidad total eS de 495 mts. Pequeña Sima con la fase tipica en karstácalizo, de descalciii caCion,— · · D n96 Nombre 2 FORAT Nël DE LA COSTA DELS monos V .Termino municipal: Olicla Oooïddenadas ¿'4954'2O"Et 4l9532O"N° 410 mtS.' Localizaoión.;_ V — }“ “ 4 V_ ` En la ladera Sur de la Cota d els MoroS~(visibleS desde la carretera de Pons a Oalaf), al—Norte de Torre Bru,i “" Descripción za A un i ß un V Por una boca triangular de unos 4 mtS,_de base por 2‘mts.ude~.p E±l'ÜL1I‘8., SG Ößíäíerlde ‘ O; `Ll1’lâ_ rampa de 111105 '45QA?.1. hagtg que g urgggr 7 mtsO`de recorrido, se nivela el Suelo de laïcavidadylpudíen~·i dose penetrar a dereena e izquierda, por estrechas gateraS. Espeleometria 2 _ ' Recorrido Segun itinerario topografico, 22 mts. Desnivel deS—a de el lado inferior de la entrada, 6 mtS°‘ Morfología Sv« s 4 } Una serie de pequeños procesos clasticoa y principalmente diso— lutivos, han enmaecarado completamente las formas primitivas de esta cavidad, que creemos debe de Ser los restos de un antiguo sumideroi ‘ S “ — .· n97 1ÃQmbre—î:·' Foiwmgz =DÉ: COSTA DELS MOROS J LocalizaciÔnp2 O A pocos netroe del anterior, Descripcin : , Darcavidad esta formada por una Sola galería horizontal de direg cion EG~ Oo y que'presenta una boca en cada extremom Durante todo su recorrido, tiene una seccion triangular de una media de l metro de ancho por 2 de altoø

— 5g l Espeleometría 2 El recorrido en planta es de—l8emts Morfología : Esta galeria de sección triangular constante, debia formar pare te del karst preaotual, descrito anteriormente en el apartado . sobre—el Cau de ossen Benet y como en aquel caso, no presenta señales de erosion; ‘ * t''‘ n98i -§ggg: FORÃÉ N93 DE‘LA COSTA DELS MOROS ocalizacin 2 — * p ' A unos 100 mtsu de las anteriores y al lado del cruce de la carretera de Pons con la de Guisonan Qeseripeión : ~ ` — Pequeña cueva de unos 6 mts. de reccrridoo neo 1j_Q_;_;¿¿__;;¿ x FORAT DEL MIOO Qrmino municipal: Sananuja Gocrdenadas r : 59OO35"Ee — 4l95O'35"N· 460 mts— Lccalizacig : En la carretera de Guisona a Biosca, en el Kmc 6,3, cerca del puente sobre el rio Llobregósç se toma por el camino de Mas Piqué? y medio Km. después de la Èaseta Sort, se remonta por el fondo seco de una torrentera, hasta la misma bocae Qegipción 2 ` ‘ ~· « Por un resalte vertical de 6 mts, se alcanza el fondo junto ,a la pare Norte de la cavidad, en una galería de 4 mtsø de ancha, que a nuestra izquierda(SED) va remcntandose suavemen— te a la vez que va perdiendo altura y anchura? hasta convertirsese en una impenetrable gatera a los 28 mtsø de recorridouv Presenta el suelo liso, polvoriento a tramos y con—algunos¥blO— ques de gran tamaño (2 X l mtsa)u En el punto que se convierte en gatera, alcanza la cota 2,5 mts Situados de nuevo en le vertical de la boca, a nuestra derecha (NOg), la galería pre~ senta formas totalmente opuestas, descendiendo en un pOzorampa nasta los ~ l0 mtsg, donde se nivela dividiendose en dos: una en direccin Sur,en fOrma'de gatera y que se hace impenetrable a los 4 mts; de recorrido, punto en que se alcanza la maxima * profundidad de esta Sima con~l3,5 mtsø La otra mas ancha, comunica con una pequeña salita de 4 X 4 mts,, cuyo »r»»· suelo esta for~ mado por finos sedimentos y en cuyas paredes hay señales de ‘ inundaciones periódicas, con un nivel superior en dos metros al del suelo.

- 7O Espeleometría : { _ s Mk ,W El recorrido se' el itinerario tooorrafico es de'§;,5`m¿“El - ¢" . - ‘ `L .9` ‘ desnivel maximo es de 15,5 mts y la profundidad desde el labio inferior de la boca, es de 13,5 nts 1;EOx·_;€èj,š>gía,¿; a ,_ , W Esta.cavidad presente desde la vertical de la boca a su extremo superior, unas formas de cueva con techumbre arqueada de equsl librio, con señales de algunos hundimientos de tipo quimioclatieo, o seajque la habríamos de denominar como tipica de forma de conduccion libre en estado de senilitud, mientras que en su parte inferior (a partir de la_Vertical de entrada),presenta formas de sumidero (paderes y suelo lisos y sin sedimentos), quedando eolmatada por los depositos de sedimentos arrastra dos_desde el exteriora ’"_ Fueron sin dada las infiltraciones proèenùes de la torrentera en que se abre la boca, las que originaron el hundimiento· de la bóveda y una cnimenee,l&ïeral que'no comunica con el eX— terior por escaso espesor de materiales, rejuveneciendo la cavidad, modificando considerablemente las formas de la parte inferior y actualmente tendiendo a su Íosilizacion por sedimentos, , Bioespeleologa S __ L » H , þ, V Fueron capturados tarios ejemplares de eoleopteros de los habi~ tuales en zona humicola y que a nuestro criterio, dada la aridez del terreno, debe deftratarse de un caso de adaptacion reciente al medio vavernicola, n9lO _Nom¿, V _r :.COVA DE È CÅPELLA yn ¿_m_ . ___ _. . — , ¿eln¿n¿_munigipal;.B1osca @O±·c;;a<;¿;, _x 59oi"o5°·E ~41@49"So"N, 460 _;è;rõS., Pequeña cueva formada por una entrada semicircular de unos tres metroe,de,diametro, en cuyo lado iaguierdo hay una—gatera en la quenae puede progresar unos 4 mts,_`J~ Esgeleonetri 2 _ _. _`Y E treeorridb en planta es de_7 mts, nêii gbre, :BAUMA DE LES'ABELLES no municipal: Bioscaib `N. A ‘Qggdenadas· : 59Ol4O¥E, _4l949OO"N,,, À_,, 410 mts. ¢ _' ‘, En el piso 5,0, de Puiw Castella cerca del Rio Llobre os. <’:.· 9

72

Descripción 2 Pequeño abrigo de forma triangular, de unos 7 mts. de lado. n9l2 Nombre : AVENC DÏEN CONILLS Término municipal: Tora Coordenadas 2 59535"E. 4l9483O"N« 500 mtS· Dcscripcion S Q i Sima constituida por un pozo de entrada de ll mts. de profundidad, una galeria descendente que nos situa a los 60 mts. de recorrido, en la cota —29 mts. En este punto la cavidad se divide en dos galeriasz la de la izquierda menos importante, que remonta hasta alcanzar la cota —27mts., terminando en un pequeno pozo y la del lado derecho, que tras subir a una pequ na sala y descender por un estrecho pozo, alcanza la cota —4O mts, en una pequeña sala terminal, Morfología 2 ' ' Vease "L Avenc d en Conills", EspeleoSie n97, pag, 31. Conclusión 2 À Nuestro estado actual de conocimientos sobre la zona; nos hace suponer que estas capas yesiferas, han sufrido dos periodos de karstificacion, perteneciendo al mas antiguo, las cavidades enclavadas en las cotas mas altas, restos de un sistema preactual en estado de Íosiliaación (Cau de Mossen Benet y Forat o N92 de la Costa dels Moros , que son claros ejemplos de cavida des residuales)y un aparato actual mas O menos activo, en que en algunos casos influye sobre cavidades que nacieron durante el ciclo anterior y cuyo mas claro ejemplo es el Forat del Mico. Nota final 2 I Ä _ El presente articulo mas que iruto personal, es la recopilación de una serie de trabajos y'observaciones, en las que han tomado parte mas o menos activa, la casi totalidad de los miembros de esta S,l,E. y especialmente es fruto de la colaboración de los Sres.Lluis Ribera y Ramon Victoria. , Bibliografía 2 “ “ Instituto Geográfico y Catastral. Mapas 1:50,000, hogas n9329 Y 361, V ~ Memoria de la hoja n936l del Mapa Geológico de España (Guzzona).

74

• Dejar una constancia escrita y la representación gráfica de la cavidad visitada es el primer paso a dar por el espeleólogo que supera la etapa del simple deporte o avidez de metros y desea introducirse en el frondoso y variado d 1 árbol de la espeleología Científica. Pero el uso e interpretaG ción de las topografías ya existentes es de interés general, inclusive para quien solamente desea recorrer O visitar una I S. . cavidad que ya conoce. I 1mpoS1um Prueba de ello es la existencia de topografías desde el d inicio de la espeleología en nuestra región, obra ya del ese · fuerzo individual de espeleólogos o del trabajo de un grupo o entidad. Pero la propia estructura de la espeleología cata, lana, con su gran diversificación de grupos, ocasionó por una parte una gran proliferación en signos convencionales y en criterios topográficos, y por otra parte una aceptación casi general de algunos de éstos, dando así a las topograE 1 1 ’ ' fías de espeleólogos de la región ciertas características comunes. Varios han sido los intentos para sistematizar y concretar las diversas tendencias y opciones, pues esta necesidad ha venido siendo denunciada desde hace tiempo por los espe1 leólogos más destacados de la región. La Escuela Catalana de Espeleología, como órgano docente del Comité CatalanoBalear de Espeleología, no podía estar al margen de una necesidad reconocida de forma casi unánime, y ya en el Barcelona, Mayg I Simposium, celebrado en Montserrat, se impuso la tarea de intentar aunar criterios en lo referente a la topografía espeleológica. Con la celebración del II Simpositun, los pasados días 27 y 28 de mayo de 1972, bajo el patrocinio de la E.C.E.— y organizado por el S.I.E. del C. E. Aliga, al que han asistido y colaborado espeleólogos de los grupos más destacados en topografía subterránea, tanto catalanes como mallorquines, Se ha dado un gran paso. Se ha llegado a un acuerdo respecto a los principales signos convencionales y sobre los requisitos mínimos que debe reunir toda topografía. No es, ni ha ·sido nunca, intención de la Escuela Catalana de Espeleología hacer obligatorios unos convencionalismos, ni el homologar o no topografías de cavidades, pues es la opinión general de los espeleólogos la que, en la práctica,, los acepta o los rechaza. Ahora, de acuerdo a las conclusiones de los participantes al II Simposium, interesa y se recomienda que todos adopten estos convencionalismos en sus trabajos, y se tome Conciencia que al hacerlo se trabaja en beneficio de nuestra espeleología. Edlcl O n del D eparta- A efectos de dar la máxima difusión a las conclusiones del ' II Sim osium or acuerdo mutuo de las revistas publimentc de Tcpograíla cacioneî «Geo-lši Karst», «Espeleosie», «Espeleoleš;>, «·CavernaS», «IldObates», «VerteX» i osiblemente algtma otra, de 18- Escuela Catalana se publican en todas ellas de fãrrîa sensiblemente simultá, nea, los signos convencionales y requisitos mínimos que debe de ESPGIGOIOQIÕ.- tener una topografía, los cuales ofrecemos a continuación:

- ~ e AAORFOLOSUA - .— @°rb€'S._<E*.e ·°·Ve..l ' ,1O O OO -——·' Í Sentnt del pendent O ·'~—'**‘‘ U * Q Oo 1 Estalãctiœs þ C rvas de nivel y sen L tido de la pendiente 5 ,I . 3 Colurnnes , • A "'‘—‘ ‘ 1 Estalactitas r _ I " À ` 2 Estalagrnitas Salt vertical Iif 3 Columnãs Resalte vertical i Ø" if Cãours [ _ Pou \,L.,× _ 7 ..¿ -4- : XGITIFIGIB. I .7 ` Chírnenea ~ Colada Y I w ———± mü / ' -— — Roca madre SEDIMENTACIO , t I I :· ° El ` O Còdols rodats, graves Sorra °°O·cÏÏ Q .. . . ——± O Q,Q°O Cantos rodados, gra: Arena oo Qfp · \/33 Argila Blocs FC! J O Oques A 'ua g É BI \ •,.· .š ..·\ YYYYY Y /'b;)@\‘®` Con d’enderrOCS Y Y VYV Guâno Å. ` Cono de derrubios '._/.' ·/DX,' REQUISITOS MINIMOS QUE DEBE REUNIR punto de partida (Salvo casos excepcionales) el TODA TOPOGRAFIA borde Superior de la boca superior de la cavidad. Deberán reflejarse las cotas relativas de inicio Escala gráfica. y final de cada pozo. Orientación. Necesariamente Se precisará si se Recorridoz Se especificará Siempre de qué recotorna el norte geográfico (N. G.) o el norte mag- rrido Se está tratando (proyectado en planta, nético (N.M.). real, etc., etc.) rcomendándose Se cite el recoFecha del levantamiento topográfico. rrido total real, medido Siguiendo la poligonal Autores del mismo. del levantamiento topográfico. Nombre de la cavidad. Municipio en que se abre la boca. NOW Se Sugiere añadir un croquis de situación, con in- _ _ _ _ dîcación de Camino de acceso, y de las œorde. Al objeto de 1dent1f1car los trabajos efectuados nadas de su b0Ca_ de 3.CL1€I`dO COI1 ÍEIS pI`€S€1'1Í€S 1'l0I`1'I’l3S, SC ISCOmienda la utilización de un simbolismo consistenEgpglggmgtyía [6 SII Ll1'12. N mayúscula €1'1C€I`I`9.d8. 61'1 Lll'1 CÍI'Cl.110, que deberá incluirse en el propio plano y prefeLa cota de acceso Será Siempre 0 m. rentemente en forma exponencial tras la palabra Desnivel máximo: Se recomienda utilizar como topografía.

TOPOGRAFIA E _. 7 Pis superior Alçacla de la vO|ta Fy Altura Cle la bóveda {SO Superior lndicació de secció Indicación Cle sec- pmnta normal ción ' V A' ,’ . . . _ ,' ,¢ Pas inferior Póligónal · _ •• i' -'··"* "'— :_", Piso inferior Estació tópógràfica ' Prójecció de la bóca principi i ` en avenî Estación tópógráfica P ., . i principai dóeãëóõn vertica Estació tópogràfica , _ _' -"‘;‘“SeCundari& A Determinació de Estación tópógrafica .š’Š"’` ÍÏÏŽÏ Secundärlã Determinación de “ ` cótas i HIDROLOGIA A- i _ Curs Cl’aigua i sentit ; M E = i;~ d Ø dei Corrent —— __«ï¿a Cursó de agua;/Sen- _ E _ Pêrmda tidó de la córriente ii_i _ Y Qgîäægiæ; E>aga±ax•S DOral M —— I Cursó Cle agua tem- Goteo de la bovedã pOral \/ama baixa Eîã / ‘ Bóvecla baja ` l—âQO Í> > E±a± m rem es e O œ Huellas Cle corriente Ø Slfó (þ (Q Q) l\/larmit / Sifón A Ô l\/larmitas

78

- 79 KSUMARlO J.M.ViCtorie .— Heoíe une evolución de le mentelided del eeyeleologo. l J.m.ViotOrie .— Lee mediciones ínclínedee. 3 X.TomåS . Hietori y téonioee de le Arqueología Prehistorioe. 33 A.Ferro . Avance el oteetro del keretlen yeeoe de le Cuence del Río Llobregoe. 55 Dep.TopogrefÍe de le E.C.E. .— Conolueionee del Il SIHPOSIUM de METODOLOGlA ESPELEOLOGICA. 75