Título abreviado: EMANCIPACIÓN UNIVERSAL

Emancipación Universal: La Revolución Haitiana y el Pensamiento Spinoziano. Carlos Ernesto Mora Sandí F-3924 Filosofía Moderna I Prof. Juan Diego Moya 4 de julio de 2011

Emancipación Universal 2

Abstract
The Universal Emancipation concept and exercise is not a European novelty as thought. The Haitian Revolution (1791-1804), was the result of many intellectual and practical predispositions that developed the most accurate idea ever achieved before in history, regarding the universal character of Human Rights and the abolition of all forms of slavery. The Haitian Revolution followed no Eurocentric thought; however, it relates closely with Spinoza’s principles. As every study on philosophical thought, this subject matter represents a fascinating and complex challenge for researchers and the findings will have powerful educational applications. This study focuses on a very important analysis of how a revolution exemplifies and illustrates Spinoza´s philosophical principles applied on Human Rights.

Emancipación Universal 3

Introducción
El pensamiento de la modernidad es atribuido a filósofos europeos, a la historia que se escribió en Europa y por Europa. La hegemonía política y económica, vigente hasta la actualidad lograda por los “ganadores”, impuso igualmente una parcialización de la historia y la filosofía moderna que se limita a la concepción y sistematización de filosofías europeas. La historia parcializada es eurocéntrica y por ende, omite la historia de los “vencidos”. La “periferia”, es decir, todo lo que no es europeo en la historia moderna no cuenta con una documentación plausible o al menos comparablemente satisfactoria en comparación con la infinidad de textos y filosofías documentadas del “centro”. La omisión en la historia de la modernidad de la historia de la “periferia” causa que en el estudio de la filosofía moderna, se excluya gran parte de lo que pasó y lo que se produjo intelectualmente por otros pensadores en muchas otras latitudes. Latinoamérica es un gran ejemplo de esto, pues siempre se asumió que esta parte del mundo funcionaba intelectualmente bajo la influencia indiscutible del pensamiento europeo moderno, siguiéndole los pasos, siempre atrás y acorde con el eurocentrismo. Es por esto que no se encuentran fácilmente indicios de una filosofía criolla que pueda compararse a lo producido por el “centro”. Sin embargo, nada está más lejos de la verdad y prueba de ello es la Revolución Haitiana y la creación del concepto de Emancipación Universal. El evento fue excluido de la historia por ser indiscutiblemente contrario a la hegemonía eurocéntrica. Sin embargo, su contribución intelectual a la historia de la humanidad es innegablemente crucial. En esta investigación se apuntará a este evento, que no deja de ser sorprendentemente revolucionario en sentido político, social histórico e intelectual. El establecimiento de una comuna con concepto terminantemente universalizado de los

Emancipación Universal 4 derechos humanos, como la que se fundó en Haití, no se había dado nunca en la historia oficial de occidente, y a pesar de semejante hito histórico producido intelectual y activamente por esclavos sin instrucción eurocéntrica, este evento ha sido ignorado en forma general y categórica. Sin embargo, en tiempos actuales, se ha ido dando una pluralización de los estudios históricos modernos y contemporáneos, que a pesar de ser una tarea enormemente más complicada y dificultosa (por la falta de documentación y seguimiento del que ya aludimos), ha logrado una aproximación meritoria en cuanto al “descubrimiento” de una historia alternativa, concentrada en la “periferia”. Prueba de esto ha sido la asombrosa obra del Doctor Nick Nesbitt intitulada en idioma original, Universal Emancipation: The Haitian Revolution and the Radical Enlightenment. Dicha obra hace un recuento histórico pero sobre todo filosófico-político de la revolución haitiana (1791-1804) que produjo además la primera nación independiente del Caribe y América Latina. Nesbitt hace un análisis de la filosofía de varios célebres pensadores de las épocas moderna y contemporánea; por ejemplo, Descartes, Kant, Hegel, Habermas, Robespierre y Spinoza entre muchos otros, y las compara con los importantes hechos ocurridos en SaintDomingue. Lo que se consideró más relevante en esta obra, fue la aproximación del autor en cuanto a la comparación del pensamiento Spinoziano con el de los esclavos afrodescendientes de la isla caribeña aludida. Spinoza fue indudablemente un revolucionario del pensamiento, que por demás, contrariaba y cuestionaba lo establecido en su época por prominentes filósofos y por la corriente eurocéntrica generalizada. En efecto, hablar de Spinoza para describir un evento de similares proporciones revolucionarias, es

Emancipación Universal 5 evidentemente acertado. Por ésta razón, se ha procedido en la presente investigación bibliográfica, a enfatizar dicha relación originalmente propuesta por Nesbitt. “Emancipación Universal: La Revolución Haitiana y el Pensamiento Spinoziano”, es una suerte de revisión y comparación bibliográfica del texto de Nesbitt y sus fuentes primarias, además de una exhaustiva búsqueda de argumentos no aludidos o no profundizados originalmente con el objeto de profundizar, sistematizar y aportar razonamientos referentes al tema tratado. La obra original no presenta, hasta la fecha, una versión al castellano, lo que involucra un trabajo de traducción siempre y cuando se cite o se haga una paráfrasis del texto de Nesbitt. Además, se sintetizarán las ideas principales los conceptos, axiomas y definiciones Spinozianas relacionadas de alguna u otra forma, con la revolución haitiana, de la manera más concreta y directa posible. Se escogió esta obra de Nesbitt por su gran relevancia a propósito de la pluralización de la historia, como respuesta a la gran indiferencia con la que muchos historiadores han tratado el tema de la revolución haitiana, que en contraste con la mayoría, el autor abordó magníficamente. Finalmente, lo que se pretende con esta pesquisa es llegar a comprender más a fondo el universo discursivo de Baruj de Spinoza y de cómo los esclavos, en una situación adversa, reaccionaron de acuerdo a determinados principios de la filosofía del Sefardí. En suma, se buscará respuesta a las siguientes interrogantes:

Emancipación Universal 6

Problema
¿Cómo se relaciona el pensamiento Spinoziano con el pensamiento revolucionario de Haití entre 1791 y 1804? ¿Qué influencias tuvo la filosofía de Spinoza para la realización de dicha revuelta? ¿Cómo se puede interpretar a Spinoza dentro del marco de las leyes naturales y los derechos humanos de la revolución haitiana?

Estado de la cuestión
1. Antecedentes históricos: Haití fue desde 1867 una colonia francesa, ocupada mayormente por esclavos africanos que fueron traídos desde diferentes partes de África en 1517 para trabajar en las minas de oro españolas. A partir de la llegada de colonias francesas, se implementaron grandes plantaciones de azúcar y otros productos en la isla. La isla, llamada originalmente La Española (Hispaniola) por los conquistadores españoles, fue dividida en dos partes mediante el tratado de Ryswick, que concedía la parte occidental a los franceses. Desde ese momento el territorio francés fue llamado Saint-Domingue, hoy Haití. Saint-Domingue fue la colonia francesa más rica del mundo alrededor de 1790, debido a su gran producción de azúcar y otros productos que eran exportados por Francia y comercializados de manera muy exitosa. “[…] Haití producía más que la mitad de todo el café producido en el mundo y […] producía el 40 por ciento del azúcar para Francia y Gran Bretaña y por ende el 40 por ciento del comercio exterior de Francia en un momento en que Francia era la economía dominante de Europa.” (Watkins).

Emancipación Universal 7 La importancia que adquirió esta colonia se basaba en una esclavitud severa que se regía bajo leyes muy fuertes de opresión contra los esclavos. El tratamiento sub-humano de que eran víctima, es resumida a continuación por Mauro Funes: Obligados a convivir con las enfermedades, el maltrato, la sed, el hambre y la aglomeración se veían diezmados poco a poco. Dentro de esas estructuras se llevaba a cabo una de las actividades repugnantes de la trata: la separación de padres de hijos, de hermanos, esposos, amigos, parientes o vecinos, de acuerdo con la elección que llevara a cabo el comerciante. En estos lugares esperaban semanas o incluso meses hasta que el barco pasara a recogerlos, y una vez a bordo debían permanecer en las costas africanas hasta que el cargamento se completara. En el barco las condiciones eran incalificables, el hacinamiento, el hambre, la suciedad, la pestilencia, el calor sofocante, la tortura, el dolor y el pánico lo inundaba todo. Como la travesía duraba dos meses -en el mejor de los casos- la mortandad que se producía bajo esas condiciones era inmensa. Sumado a estos tormentos, antes de la llegada, los enfermos o heridos, que corrían el riesgo de no poder venderse, eran lanzados al mar. Una vez llegados a destino los esclavos solían ser cebados o incluso drogados para que lucieran saludables, eran sometidos nuevamente a un examen anatómico pormenorizado y luego, eran comprados por algún plantador o minero ávido de explotarlos. Su calvario comenzaba un nuevo capítulo. En las plantaciones o en las minas, el hambre, la falta de sueño, las condiciones de trabajo inhumanas y los malos tratos, terminaban por agotar el vigor del esclavo, y una vez sin fuerzas, el

Emancipación Universal 8 amo prefería comprar uno nuevo que cuidar de su esclavo enfermo. El círculo mortal comenzaba de nuevo su curso... (Funes). Se puede tratar de imaginar un sistema como este y hacer una descripción general de la situación en que estos esclavos se veían obligados a luchar para sobrevivir; sin embargo, es imposible saber a ciencia cierta el nivel de tortura y sufrimiento, físico y mental que vivieron los esclavos. Solamente se asume, de manera concisa o más bien escueta que la situación, más allá de lo que la imaginación pueda ilustrar, era en extremo violenta, amenazante, desmoralizadora y aterradora. A partir de este estado por demás injusto que imperaba sobre los esclavos en SaintDomingue se llegó a aumentar la cantidad de éstos hasta eventualmente superar en población a los colonizadores, propietarios de plantaciones y dirigentes franceses. A saber, en la isla habitaban alrededor de 500 000 esclavos africanos, 40 000 propietarios blancos y 28 000 mestizos en 1790. (Khan, 2010). A pesar de la gran diversidad de orígenes, lenguas y culturas en la comunidad de esclavos, se logró articular y organizar una discusión intelectual alrededor de su situación. Como resultado, en 1971 se comienza a gestar un movimiento revolucionario de esclavos, que es tremendamente violento en contra de los amos y de todas sus imposiciones. Finalmente, en 1804 la revolución produjo la primera nación independiente de América Latina, el primer país en abolir la esclavitud por completo y, subsecuentemente, el primer orden de universalidad de derechos humanos en el mundo. Sin embargo, la reacción hacia esta revolución fue de repulsión y censura por parte de las élites, de los gobiernos esclavistas y sobre todo de las potencias europeas. Para

Emancipación Universal 9 demostrar esta reacción existe el hecho de que poco se ha escrito alrededor de esta importante colaboración haitiana, por parte de historiadores (en su mayoría europeos o estadounidenses). Por ejemplo, en la historia oficial de la independencia de Brasil, se describe una revuelta de mulatos en Pernambuco llamada “la Pedrosada” que fue supuestamente inspirada por la revolución haitiana; cosa que era muy temida por los colonizadores Portugueses. Mosher desmiente esta aseveración diciendo: “… la falta de una propagación de saqueos o de violencia fortuita desmiente la noción de que este movimiento [la Pedrosada] fuese inspirado por la revolución haitiana” y “Hay poca evidencia que indique que una guerra de razas como la haitiana estuviese en las mentes de los rebeldes [pernambucanos]” (Mosher, 2008, pp. 60-61). Mosher muestra así una visión bastante común entre los historiadores acerca del levantamiento haitiano, que lo describían únicamente como un movimiento violento (saqueos), desorganizado (fortuito), además basado en la lucha racista. Adicionalmente, por supuesto la “mala publicidad” que venía de Europa llegó a afectar movimientos similares en el resto de América Latina. Por ejemplo, Simón Bolívar a pesar de haber recibido ayuda directa de François Dominique ToussaintLouverture (dirigente de la revolución haitiana) siempre evitó verse muy involucrado con la idea de revolución haitiana, en parte debido a los muchos seguidores de la corona española en Latinoamérica que querían la independencia pero que miraban con malos ojos a los revolucionarios haitianos (Lynch, 2006). Pero a pesar de la idea general negativa que se propagaba en contra de la revolución haitiana, se le debe apreciar como una innovación, que dio mucho que pensar a propósito de los derechos de los seres humanos. De hecho, Toussaint-Louverture (quien fue antes un esclavo) toma el mando de Saint-Domingue, suprime la esclavitud y no toma venganza contra los habitantes blancos y los antiguos propietarios de esclavos que quedaban en la isla, sino más bien los dota de los mismos

Emancipación Universal 10 derechos. Más adelante, después de la muerte a traición de Toussaint-Louverture, su compatriota y también antiguo esclavo Dessalines, derrota a las fuerzas armadas napoleónicas, declara la independencia de Haití (ya no Saint-Domingue), y deja sin alteraciones el modelo de Toussaint-Louverture (Khan, 2010). En forma metafórica, todo habitante de la isla se tornaba automáticamente en “negro o negra”; es decir, en iguales condiciones, en cuanto a universalidad de los derechos de los gozaban. Esta es la primera vez en el mundo que se instituye la universalidad de los derechos humanos en su máxima expresión, y como dice Dubois, que “La idea de los derechos humanos universales – generalmente entendida como el producto de la Ilustración europea- fue en gran medida generada por pensadores y actores que no se localizaban en Europa, sino en las plantaciones del Caribe” (Dubois, 2006, pág. 8).

2. Corrientes filosóficas occidentales identificadas en la Revolución Haitiana: Se han hecho varias aproximaciones filosóficas a propósito de la revolución en Haití, muchas son recientes, y comparan el movimiento de los esclavos con diversas teorías de célebres filósofos. Las investigaciones son (dentro de lo que pudimos encontrar), textos histórico-político-filosóficos, realizados por miembros de facultad de diversas universidades de los Estados Unidos. Podemos mencionar escasos ejemplos que se describen a continuación. Hegel, Haiti, and Universal History, de Susan Buck-Morss (University of Pittsburgh Press, 2009), que sugiere una conexión entre los sucesos de la revolución y el pensamiento de Hegel, más específicamente en la dialéctica hegeliana del amo-esclavo. Buck-Morss tiene como tesis de su artículo, que Hegel, a pesar de que con el tiempo

Emancipación Universal 11 “tendía a respaldar la visión eurocentrista antes que criticarla”, hay una gran posibilidad de que haya hallado en la sublevación haitiana de 1804, la inspiración para su dialéctica. (Jenson, 2010, pág. 2). Para apoyar su argumentación Buck-Morss, alude a la prensa, que dedicó muchas páginas a describir los eventos que se dieron en Haití; explicando que cualquier miembro de la burguesía europea encontraba en la revolución haitiana el “crisol de la prueba de fuego de los pensamientos ilustrados europeos”, y que el mismo Hegel había ya afirmado que la prensa influenciaba su visión de mundo (Jenson, 2010, pág. 3).

Axiomas, definiciones y conceptos Spinozianos en la realidad de la Revolución Haitiana
Los textos Spinozianos son indudablemente revolucionarios por el hecho de que sus ideas trascendieron la censura impuesta en su momento por el gobierno holandés, intelectuales cartesianos y escolásticos entre otros, e influenciaron la Ilustración en el siglo XVIII. Sin embargo, ésta Ilustración es la que se conoce en la historia oficial y es documentada ampliamente por la corriente cultural principal (occidental eurocéntrica). Por esta razón es indispensable introducir la teoría de Nesbitt, quien califica a la Ilustración (la idea oficial) como “Ilustración moderada” por ser un “movimiento filosófico moderado que buscaba acomodarse a las estructuras de poder existentes de la iglesia, mientras elaboraba, al mismo tiempo, el modelo matemático-humanístico de un mundo basado en leyes naturales iniciado por Galileo y Descartes” (Nesbitt, 2008, p. 21). Por lo tanto esta Ilustración europea, es tan sólo indirectamente influenciada por Spinoza. El autor plantea que las ideas de Spinoza describen real y directamente en una especie de ilustración no muy documentada por las autoridades oficiales de la historia: la “Ilustración Radical”.

Emancipación Universal 12 Según él existieron muchos tipos de “ilustraciones” que se propagaban al mismo tiempo pero en diferentes esferas sociales de las comunidades europeas y sus colonias. Por ejemplo, existe la “esfera pública” secular y mundial que conforman los “plebeyos” europeos, muchos de los cuales trabajaban en la industria comercial y debían viajar desde Europa hasta sus colonias en África y América. La situación social y económica de estos plebeyos era denigrante y de alguna u otra forma llegaron a identificarse con los esclavos que transportaban o que llegaban a conocer en sus tantos viajes. Fue así que desde Europa, muchos de los pensamientos filosóficos y políticos que se discutían en la alta sociedad, llegaban eventualmente a filtrarse hasta las costas atlánticas. ¿Pero cómo llegaban hasta los esclavos analfabetos? Nesbitt cita un fragmento de Julius Scott: En las culturas orales del Caribe, los dirigentes locales fueron tan incapaces de controlar la rápida propagación de información, como lo fueron en controlar los movimientos de los barcos que la llevaban […] Mientras que los documentos escritos siempre han jugado un papel vital, las tradiciones de la cultura negra que auspicia el lenguaje oral y las leyes blancas que restringían la alfabetización dieron una continua supremacía a otros canales de comunicación… En culturas donde la gente dependía del contacto humano para obtener información, las noticias viajaban rápido y se convertían en un discurso público compartido. (Nesbitt, 2008, p. 65). De acuerdo con Nesbitt, el movimiento surgido del pensamiento de los esclavos, no fue en ninguna medida producido a priori por la filtración de ideas ilustradas, sino que esta discusión dotó de una “voz” a lo que los esclavos ya tenían en mente y no sabían cómo

Emancipación Universal 13 “traducir”. Lo que sí sucedió fue que se despertó en ellos la necesidad de actuar y de proceder de acuerdo con lo que ellos buscaban y deseaban: la libertad. Tampoco se sigue que los esclavos tuvieran acceso a los textos de Spinoza sino que más bien, lograron articular y materializar ideas fundamentales que Spinoza escribió en su tiempo. Es aquí donde se comienza a distinguir una ideología revolucionaria propia de los esclavos que se apoya en el pensamiento ilustrado, y que se identifica con las ideas revolucionarias del Sefardí, las cuales los ilustrados no supieron seguir. Spinoza comienza su Ethica ordine geometrico demonstrata con una serie de ocho definiciones y siete axiomas que demarcan el territorio conceptual de su obra. Igualmente, el autor produce una serie de proposiciones que tienen como fin, elaborar argumentos deductivamente válidos, que demuestren las proposiciones de las cuales consta su interpretación filosófica del mundo. Se destacan las proposiciones y los conceptos que son pertinentes para el actual trabajo.

Natura Naturans: Los derechos humanos fueron durante la ilustración, un compilado de derechos excluyente que se refería únicamente a los propietarios blancos masculinos. Los esclavos haitianos encontraron precisamente en la discusión de este documento, dentro de la esfera pública, una articulación aproximada a su propia idea de derechos humanos. Si se relaciona a ambas ideas con la filosofía de Spinoza, se encuentra que la articulación de los esclavos era más coherente con ésta. Para evidenciar esto, remitimos primeramente a definición número tres, parte primera de la Ética de Spinoza: “Por sustancia entiendo aquello que es en sí y se concibe por sí, es decir, aquello cuyo concepto no necesita el concepto de otra

Emancipación Universal 14 cosa, por el que deba ser formado.” (Spinoza, 2000, pág. 39). De acuerdo con esta definición el autor apoya la siguiente proposición “proposición 5: en la naturaleza no puede haber dos o más sustancias de la misma naturaleza o atributo.” (Spinoza, 2000, pág. 41). Spinoza explica que el universo es una sola sustancia y que como demuestra más adelante los seres vivientes son “modos” de esa misma sustancia. La sustancia es universal, por lo tanto los seres vivos provienen de esa sustancia. Además, demuestra que la capacidad de autodeterminación y autopreservación es inherente en sí misma: “Proposición 14: Aparte de Dios no puede darse ni concebirse ninguna sustancia” (Spinoza, 2000, pág. 48). El pensamiento de Spinoza es revolucionario porque plantea que la sustancia es causa de sí misma y ni el movimiento ni la potencia de autopreservación son necesariamente causados, como afirmaban los peripatéticos y los cartesianos, por un “primer motor”. Según Nesbitt de esa proposición se sigue que los derechos humanos sean igualmente universales, indivisibles e inalienables (Nesbitt, 2008, p. 22). Por otro lado, la excluyente Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano dicta: “Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en cuanto a sus derechos. Las distinciones civiles sólo podrán fundarse en la utilidad pública” (1789, pág. Artículo I). Para empezar, el uso de la palabra “hombres” (hommes) reparaba en su sentido textual del humano masculino y no en el sentido universal de la raza humana. Por lo cual, a la mujer francesa igualmente que a la esclava de las colonias, dicha declaración no tenía aplicación. Además, las “distinciones civiles” se apoyan en la ley o en la “utilidad pública”; es decir, según la ley la institución de la esclavitud descalifica a las personas esclavas como ciudadanos y además como “hombres”. Un esclavo aunque fuese hombre, no podría reclamar su derecho de igualdad y libertad, porque según la utilidad pública, ésta persona es un excepción clara dada a su calidad de no-ciudadano, no-hombre y por lo tanto, no-humano. Esta distinción entre ser

Emancipación Universal 15 humano y ser esclavo tiene orígenes diversos que se apoyan en la distinción de razas y en la relación de poder entre los humanos. La distinción fue pensada de forma tal que, una vez que son ideológicamente despojados de su humanidad, se puede proceder a esclavizarles sin temor a ser vistos como imputables violadores de los derechos naturales de todo ser humano. Es decir, los más poderosos se auto-proclamaban humanos que hacían uso de la naturaleza como corresponde según la ideología natural y religiosa del sometimiento de la naturaleza para beneficio propio. Esto no corresponde con el universo discursivo Spinoziano, que ve al ser humano como uno de los infinitos modos de la naturaleza y no como un ser superior a la misma. Por lo tanto, la filosofía Spinoziana se relaciona con el pensamiento que se dio en la revolución haitiana porque buscaba una universalización de los derechos humanos, cosa que no proponía la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano redactada en 1791 en Francia por los ilustrados; por consiguiente, la influencia indirecta de Spinoza en ésta, no fue tan efectiva como lo fue en la ideología de los esclavos.

Natura naturata: Otra de las proposiciones importantes de Spinoza que se encuentran en la ideología de la revolución haitiana, es la número quince: “todo lo que es, es en Dios, y sin Dios nada puede ser ni ser concebido. Demostración: aparte de Dios no se da ni se puede concebir ninguna sustancia (…) pero los modos sin la sustancia no pueden ser ni ser concebidos.” (Spinoza, 2000, pág. 49). Los modos, es decir los entes finitos que viven en la naturaleza, son concebidos por la sustancia (Dios) y por lo tanto tienen atributos que son provenientes de la sustancia: “Por atributo entiendo aquello que el entendimiento percibe de la sustancia

Emancipación Universal 16 como constitutivo de su esencia” (Spinoza, 2000, pág. 39). O sea, en la esencia del ser humano, entendido como uno de esos entes finitos que viven en la naturaleza, se encuentran atributos de la sustancia única. En la proposición 31 encontramos que: “El entendimiento en acto, ya sea finito o infinito, así como la voluntad, el deseo, el amor, etc. deben ser referidos a la naturaleza naturada [natura naturata] y no a la naturaleza naturante [natura naturans]”. Es decir, que los afectos de los seres vivos (y de los humanos) son una manifestación del pensamiento de la sustancia, o sea un “modo” del pensamiento de Dios. Spinoza explica que ese modo de pensamiento “debe ser concebido […] por un atributo de Dios que expresa la esencia eterna e infinita del pensamiento”. Así como hay modos físicos de la sustancia (cuerpos y seres vivos), también los hay de espíritu (pensamiento y voluntad). En el corolario 2 de la proposición 32 el autor amplía: “De ahí que la voluntad no pertenece a la naturaleza de Dios más que las demás cosas naturales, sino que tiene en ella misma la relación que el movimiento y el reposo […] que se siguen de la necesidad de la naturaleza divina y son por ella determinadas a existir y a obrar de cierto modo” (Spinoza, 2000, pág. 63). Nesbitt hace referencia a esta idea: Aunque para Spinoza todos los seres existentes (natura naturata) han sido necesariamente determinados en su existencia, la ‘ética’ política spinoziana asevera la maximización de la capacidad de autodeterminación, que es universal e innata en todos los seres existentes. Spinoza va más allá que muchos teóricos ilustrados de derechos naturales inalienables como Hobbes, quien derivaba el derecho natural inalienable del simple imperativo de preservar la vida fisiológica (…) Spinoza argumenta que el derecho natural debe

Emancipación Universal 17 proteger y cultivar no sólo la vida biológica sino también las posibilidades inexploradas de cualquier ser (lo que se le llama su ‘esencia’)” (Nesbitt, 2008, p. 22). El hecho de que los atributos llegan a manifestarse en los modos de la sustancia hace una relación entre la potencia de autopreservación humana (finita) y la de la sustancia universal (infinita). Entonces, como este atributo de autopreservación es universal, el ser humano tiene el derecho natural de hacer uso de ésta tal y como la sustancia la ha determinado. De la misma manera, en la revolución haitiana se luchó por el atributo de autopreservación que les otorga la sustancia a los seres vivos de toda clase. La esclavitud acabaría con el derecho que tienen ellos, como seres humanos, a luchar por su autopreservación. Por lo tanto se sigue que hay que abolirla, y eso fue precisamente lo que se logró (entre otras cosas) en Saint-Domingue por primera vez en la historia mediante la ilustración radical. En contraste, la ilustración moderada no tomaba en cuenta este razonamiento como es evidente en la declaración de los derechos del hombre, cuando se limita a aquellos que cumplían con los requisitos que les daba la calidad de hombres y de ciudadanos; requisitos que excluían a los esclavos, y como ya antes se menciona les despojaba de su humanidad. La Asamblea Nacional Constituyente francesa dejó por fuera de la declaración, cualquier posibilidad de abolir la esclavitud y por el contrario buscó la protección de la propiedad. Como se lee en el artículo último: “Siendo inviolable y sagrado el derecho de propiedad, nadie podrá ser privado de él…”. Entiéndase por consiguiente, al esclavo como la sagrada propiedad; y continúa, “…excepto cuando la necesidad pública, legalmente comprobada, lo exige de manera evidente, y a la condición de una indemnización previa y justa” (1789, pág. Artículo XVII). Justo después de la declaración de independencia de Haití en 1804,

Emancipación Universal 18 cabe destacar que el gobierno francés penalizó a la nueva nación con una indemnización económica desproporcionada, que excedía el precio por el cual le vendió la totalidad del su territorio en Norteamérica, o sea, la Louisiana francesa, la cual fue objeto de venta a los Estados Unidos de América en el año 1804. La indemnización corría por cuenta del nuevo país, que se vio obligado a pagarla por cuenta de la liberación de los esclavos, que significaba la violación a la ley de la sagrada propiedad. La deuda fue pagada con intereses, y no fue cancelada por Haití hasta el año 1947 (Khan, 2010). En 1793 Maximilien-Isidore de Robespierre (nacido en 1759 y guillotinado en París el 9 de Thermidor, o sea, el 27 de julio de 1794) respondió a la protección de la propiedad y a la esclavitud en su discurso “boceto de la declaración de los derechos del hombre y el ciudadano” (nuestra traducción para “Draft Declaration of the Rights of Men and the Citizen”), oponiéndose explícitamente: “Que perezcan vuestras colonias [francesas] si has de mantenerlas a tal precio [esclavitud]” (Robespierre, 2007, pág. 21) y en su discurso, “sobre la subsistencia” (“On Subsistence”): “… la libertad comercial es necesaria, hasta el punto donde la avaricia homicida [comercio de esclavos] comienza a abusar de ella” (Robespierre, 2007, pág. 50). Maximilien de Robespierre, la más prominente figura del Comité de Salud Pública (comité protagonista en el curso del régimen de Virtud y de Terror desde el 31 de mayo de 1793 al 27 de julio de 1794) fue un jacobino prototípico, y por tanto uno de los pocos ejemplos de pensadores franceses de la ilustración que llevaba, hasta el punto de la radicalidad, las ideas de libertad, igualdad y fraternidad universal. Estos discursos fueron abiertamente rechazados por la asamblea porque sugerían la abolición de la esclavitud y la igualdad de los esclavos como seres humanos y no como bienes comerciales. Así queda demostrado que la ilustración europea nunca quiso ver a los esclavos como ser humanos con derechos, sino como una simple “propiedad”. Esto va en

Emancipación Universal 19 contra de la lógica Spinoziana de la Natura Naturata en muchos niveles, ya demostrados anteriormente y en particular si se lee la proposición seis de la parte tercera de su Ética: “Cada cosa, cuanto existe en sí, se esfuerza por perseverar en su ser”. Donde explica cómo cada ser es expresión de alguna forma determinada, de los atributos universales y la potencia de la naturaleza y “ninguna cosa tiene en ella algo por lo que pueda ser destruida o que se suprima su existencia; sino que, por el contrario, se opone a todo lo que le puede suprimir su existencia (por la prop. precedente)” (Spinoza, 2000, pág. 132). Es decir, la esclavitud, por ser una “avaricia homicida”, es algo que atenta contra la existencia de los esclavos, y como es su derecho natural, éstos han de oponerse a la esclavitud. ¿Cómo logran los haitianos oponerse y vencer la esclavitud que les amenazaba? La respuesta nos lleva al último concepto Spinoziano a analizar: “Homo Cogitat”.

Desde “tout moin se moun” a “homo cogitat” Como hemos visto con anterioridad, no se puede afirmar que la doctrina de Spinoza haya influido directamente en el pensamiento de los esclavos de Saint-Domingue, pero es necesario tomarla en cuenta de manera indirecta, como ésta pues, corresponde a la idea que se forjó durante dicha revolución. Se ha descubierto que muchas de las ideas que llegaron a las colonias caribeñas se filtraron desde Francia por la acción de la esfera pública constituida por plebeyos y esclavos. Esta situación puede ser prueba de que pensamientos censurados en Francia, como los de Robespierre, transitaban con mayor libertad entre la población de esclavos. Entonces, de los influjos de información con los que contaba la revolución habrá que incluir a estas filtraciones, la sabiduría del pueblo esclavo. Si se busca por ejemplo el origen genealógico de estas personas se encontrará que vienen de diversas partes del África donde muchos tuvieron una educación en su lengua y en su

Emancipación Universal 20 propio ambiente socio cultural, religioso e histórico. Se destaca dentro de la sabiduría popular de los caribeños, un proverbio que dicta: “Tout moun se tout moun” o “toda persona es una persona”. Nesbitt hace toda una investigación filosófica que saca a relucir un posible origen a dicho proverbio en el país africano Dakadjalan, actualmente conocido como Mali, donde alrededor del año 1222 y a partir de la experiencia de ese país en materia de esclavitud, un nuevo emperador llamado Soundiata Keita eliminó la esclavitud y produjo un documento oral conocido como “Charte du Mandé”. Este documento proclama que “toda vida humana es una vida” y que por lo tanto, “una vida [...] no es más respetable que la otra, igualmente que una vida no vale más que otra vida” (Nesbitt, 2008, pp. 45-46). Este es sin duda un razonamiento universal que el pensamiento europeo desconocía. Este razonamiento data de cinco siglos y medio antes de que se comenzara a dar la revolución en Francia. Esto indica dos cosas a saber. La primera cosa, que el conocimiento humano a posteriori, es decir, causado por la experiencia, puede engendrar un pensamiento de la realidad más acorde con la verdad. Por ejemplo, una vez experimentado en carne propia el horror de la esclavitud, era de suponerse que se le abriera el entendimiento al ser humano que la experimentó y tener un bagaje racional más acorde con la idea de igualdad entre los seres vivos, tal y como pasó en Mali y en Haití. Algo similar ocurrió en Francia con la experiencia de la injusticia de la monarquía para con sus súbditos, que acabó consumando la revolución francesa y la ideología de Robespierre. Aunque no fue lo mismo que con una situación de esclavitud, sino de cambio de autoridad. Spinoza escribe en la proposición doce de la segunda parte de la Ética, que “Todo cuanto sucede en el objeto de la idea que constituye el alma humana, debe ser percibido por el alma humana, o sea, que de esa cosa se dará necesariamente una

Emancipación Universal 21 idea en el alma” (Spinoza, 2000, pág. 86). Esto nos indica que en cada ser pensante, una vez afectado por alguna cosa, se provocará una reacción. Esta reacción se aplica tanto en la res extensa como en la res cogitat. Esto es lo que ocurrió en el pensamiento de los esclavos, pues una vez sufrida la esclavitud, lograron actuar y retornar a la libertad con una idea singular que tiene su causa en la naturaleza o en Dios. Spinoza asegura que a pesar de que un cuerpo cause el movimiento de otro, éste también fue movido por otro, “y aquel a su vez por otro y así al infinito” (Spinoza, 2000, pág. 89), lo mismo pasa con el pensamiento, es decir que, “el orden y la conexión de las ideas es el mismo que el orden y la conexión de las cosas” (Spinoza, 2000, pág. 81), todo esto porque la naturaleza es infinita en atributos y en modos, pero es una misma sustancia, por eso es causa de sí misma. Aplicándolo a la realidad haitiana, una cosa llevó a la otra sin ser necesariamente obediente a reglas humanas y que esa infinidad de causas es lo que explica la necesidad causal de la naturaleza es en sí misma y no según el beneficio humano. La segunda cosa es que contrario a lo que los iluminados creían a posteriori, los esclavos no eran seres no-pensantes o no-humanos. La reacción negativa que produjo la revolución Haitiana entre las élites europeas responde a la creencia de que la naturaleza está al servicio del ser humano y que por lo tanto, un ser salvaje que no tiene “razón” pertenece a la utilidad del ser humano racional. Spinoza advierte de estos prejuicios mucho antes de que esto sucediera: para Spinoza, el ser humano tiende a pensar erróneamente la naturaleza como algo que funciona para un fin, el de su beneficio y que Dios ha puesto todo con orden a disposición del ser humano para que éste las aprovechara. Por el contrario, Spinoza afirma que la naturaleza actúa sin tener un fin que el ser humano pueda entender. No hay ley natural que responda al concepto del bien y del mal que tiene el ser

Emancipación Universal 22 humano, más bien, la naturaleza actúa de acuerdo con sí misma y su propia perfección. Por lo tanto, una ley natural no se “viola” en contra de la naturaleza en forma de milagro, sino que la naturaleza supera todo entendimiento humano de manera infinita, y es absurdo pensar que ella funciona para nuestro beneficio y según nuestro concepto del bien. Por ende, no existe una finalidad de la naturaleza que corresponda a idea de la esclavitud; sin embargo, una experiencia puede causar naturalmente que el humano entienda más a la naturaleza, y por consiguiente, que anule la esclavitud porque va en contra de atributos universales de la naturaleza. Se cumplió el axioma de Spinoza que dice que “el hombre piensa” “homo cogitat”, y se puede demostrar en la forma en que los revolucionarios entendieron y pensaron la revolución. Ellos tomaron la experiencia vivida, lo combinaron con el conocimiento que ya poseían desde su vida en África, y con las ideas ilustradas de los derechos humanos y la revolución francesa. Actuaron según lo que pensaban y fueron más allá obligando a sus amos a repensar todas sus ideas. Por ejemplo, en una carta de Toussaint-Louverture a los directores parisinos, éste les pregunta a propósito de la Declaración francesa de los derechos del hombre: “¿Puede solamente la gente civilizada distinguir la diferencia que hay entre el mal y el bien […]? La gente en Saint-Domingue ha sido privada de educación; pero precisamente, por ser más cercanos a la naturaleza no significa que se les separe del resto de los seres humanos y que sean concebidos como animales” (Nesbitt, 2008, p. 94). Aquí el dirigente haitiano devuelve el discurso de la declaración ilustrada, ésta vez incluyéndose a los esclavos. Demuestra con el mismo lenguaje ilustrado, utilizando frases como “gente civilizada”, “educación”, y “concebidos como animales”, que su pensamiento es erróneo. Es evidente que el revolucionario adoptó este lenguaje para poder ser entendido

Emancipación Universal 23 por los franceses y no necesariamente por que estas frases sean congruentes con su propio pensamiento.

Conclusiones
No queda mucho más que aclarar, puesto que la investigación fundamenta claramente la discusión argumentativa relativa a la Emancipación Universal y la filosofía revolucionaria del pensador Sefardí. Es sumamente difícil aportar algún argumento que en su defecto, Nesbitt haya asumido u omitido en su gran obra, puesto que además de su carácter innovador en su campo, es además un magnífico trabajo de investigación. Por lo tanto, se procederá a la reafirmación a manera de sumario conceptual. En esta pesquisa se trataron los conceptos siguientes: la “Natura Naturans” es la idea de Dios como un todo, una sustancia única; es decir, la naturaleza naturante que es el concepto fundamental de la filosofía de Spinoza. Esta concepción sustituye a Dios como un ente al que se referiría con el pronombre “el”, por la sustancia universal, que se encuentra en todos “nosotros”, hecho que remite al siguiente concepto. “Natura Naturata” que es básicamente, como la sustancia universal se manifiesta en determinados modos infinitos, entre ellos, los seres vivos, que además de ser una extensión física de la sustancia (res extensa) es además una extensión espiritual (res cogitans). Cosa que conecta inmediatamente con el axioma tratado posteriormente: “Hommo cogitat” que básicamente significa “el ser humano piensa”, es decir, que todo ser humano, a medida que es expresión del entendimiento de la sustancia universal tiene el derecho y la capacidad inherente de utilizar la razón. Es así como grosso modo se ha estudiado lo pensado por el Sefardí en relación con la revolución haitiana y cómo existe una relación estrecha entre ambas.

Emancipación Universal 24 Se ha probado que a pesar de que los ejecutores de la revolución no hayan sido instruidos en la filosofía occidental, fueron capaces no sólo de una teoría inclusiva de derechos humanos sino también de una realización factual. Es decir, mediante los hechos, los revolucionarios consagraron la teoría que, al contrario de lo que se piensa generalmente, no se basa en ninguna influencia filosófica europea, sino que más bien salvo algunas influencias indirectas, fue fundamentada mediante un razonamiento y discusión empíricos propios. Adicionalmente, contrario a lo que se pensaba generalmente en Europa durante esa época, que los esclavos carecían de capacidad de razonamiento y por tanto de humanidad. Desde el punto de vista filosófico, el centro intelectual mundial fue movido desde Europa hasta Haití, ya que es ahí donde se estaba desarrollando un movimiento que se considera innovador y “adelantado a su época” (comparado a la posición de los esclavistas europeos). Estos revolucionarios confirmaron muchos de los axiomas y razonamientos que anteriormente Spinoza planteaba, y esto sin necesidad explicita de que éstos le hayan conocido. La teorización del universo según Spinoza es entonces confirmada satisfactoriamente por un hecho histórico sin precedentes y hasta el momento, ambas cosas han sido condenadas a la omisión o a la minimización. Es por esta razón que existe una justificación muy fuerte de que se debe de estudiar este tema más profundamente en el futuro. Sobre todo por el hecho de que acarrea una gran trascendencia intelectual que sin duda resultaría didáctico en el estudio filosófico de la realidad y un aporte hacia una pluralidad de la historia y de las corrientes filosóficas de todo el mundo.

Emancipación Universal 25

Bibliografía
Asamblea Nacional Constituyente francesa. (1789). Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. París. Dubois, L. (2006). An Enslaved Enlightenment: Rethinking the Intellectual History of the French Atlantic. Social History , 31 (1), 1-14. Funes, M. (s.f.). Pasado y Presente de la Esclavitud. Recuperado el 28 de Mayo de 2011, de Monografías.com: http://www.monografias.com/trabajos10/trini/trini.shtml Jenson, D. (2010). HEGEL AND DESSALINES: PHILOSOPHY AND THE AFRICAN DIASPORA. Recuperado el 28 de Mayo de 2011, de New West Indian Guide Vol. 84, no. 3-4 (2010): http://www.kitlv-journals.nl/index.php/nwig/index Khan, S. (11 de Noviembre de 2010). Haitian Revolution. (Khan Academy) Recuperado el 28 de Mayo de 2011, de Academic Earth: http://www.khanacademy.org Lynch, J. (2006). Simón Bolivar: A Life. New Haven: Yale University Press University. Mosher, J. C. (2008). Political Struggle, Ideology, & State Building: Pernambuco and the Construction of Brazil, 1817-1850. Lincoln, Nebraska: University of Nebraska Press. Nesbitt, N. (2008). Universal Emancipation: The Haitian Revolution and the Radical Enlightenment. (A. J. Arnold, Ed.) Charlottesville, Virginia: University of Virginia Press. Robespierre, M. (2007). Virtue and terror: Maximilien Robespierre. (S. Žižek, Ed.) Londres: Verso Books, Revolutions. Spinoza, B. (2000). Ética demostrada según el orden geométrico. (A. Domínguez, Ed., & A. Domínguez, Trad.) Madrid: Editorial Trotta. Watkins, T. (s.f.). San Jose State University. (Silicon Valley, Tornado Alley) Recuperado el 28 de Mayo de 2011, de Historia política y económica de Haití: http://www.appletmagic.com/haitisp.htm