El quinto poder: redes sociales de información, refrendabilidad democrática y redes cívicas de conocimiento.

Contenido Decadencia y vitalidad democrática .................................................................. 1 Las redes sociales de información y la refrendabilidad democrática ................. 2 El verdadero poder de las redes sociales de información ................................. 4 Quinto poder. .................................................................................................... 6

Palabras clave: redes sociales de información, redes cívicas de conocimiento, escenografías políticas, refrendabilidad democrática.1

Decadencia y vitalidad democrática
Los recientes acontecimientos en México en el contexto del escenario electoral de 2012 han colocado el acento en la coyuntura socio política que disparó la movilización social en torno a: las demandas de los sectores populares ––que hoy protagonizan en mayor medida los estudiantes––, el rechazo a las escenografías políticas mediatizadas, y el mayor flujo de información en las redes sociales. Este cisma en el sistema político nos invita a reflexionar sobre el destino de la democracia en México, y que hoy naufraga entre la crisis de representación, la disolución de la soberanía popular, la insuficiencia del Estado y el creciente poder de los medios de comunicación, en conjunto llamados: el cuarto poder. Sin embargo en la lógica de esta reflexión la narrativa popular y no pocos analistas apelan al concepto del quinto poder de las redes sociales para así referir este fenómeno coyuntural. En este sentido es necesario escudriñar la naturaleza del llamado quinto poder de las redes sociales, el cual se caracteriza por el mayor flujo de información que estructura nuevos paradigmas de conocimiento de la realidad pero que indudablemente se sustenta en el poder que conlleva la memoria colectiva y la narrativa histórica del sueño democrático.

1

Estos conceptos y palabras clave forman parte de un trabajo del autor, de próxima publicación.

1

la expropiación petrolera. La democracia en cambio entendida como el punto de referencia que convocó a los protagonistas de la gesta revolucionaria que luego dio origen al actual estado nacional habría sido un constructo de instituciones que se articularon en torno a un eje de poder predominante ––el ejecutivo–– relativamente acotado por los propios contrapesos establecidos por la autonomía de los poderes legislativo y judicial. La movilización social y las luchas sectoriales en la incipiente democracia mexicana respondían a un fuerte entramado social. la reforma agraria. la cual depositaba en la soberanía popular la enorme facultad de conformar la lógica del gobierno. a la narrativa histórica y su memoria colectiva fundada en los íntimos vínculos de la familia y de la posesión de la tierra. justicia. la democracia como utopía ha sido un horizonte hacia el cual históricamente se vienen encaminando los esfuerzos de las luchas sociales en la búsqueda de equidad. Fue en tal contexto histórico en que la revolución mexicana diera a luz a una épica Constitución de 1917. derechos y bienestar general. y por la sangre del pueblo derramada en aquella gesta. La energía social depositada en las crecientes masas de obreros y un campesinado tradicional fueron la base de la acción de gobierno. en esta rara 2 . la cual sellaba el contrato social y político manifiesto en el texto supremo La esencia contractual del pacto era el guardar con responsabilidad la memoria de aquella conflagración armada a través de un ejercicio del poder gubernamental que brindase condiciones mínimas de bienestar general que no invocasen una nueva insurrección fratricida desde el seno del tejido social. fueron sus manifestaciones más tangibles. Los liderazgos políticos se construían en torno a las demandas de estos sectores: la supremacía del artículo 27 constitucional. el estado de bienestar y el corporativismo. Fue así. En este sentido.El quinto poder: de las redes sociales de información a la refrendabilidad democrática Las redes sociales de información y la refrendabilidad democrática Hablar de la democracia en México es hablar más de una expresión simbólica que de una realidad sustentada en la soberanía popular y la justicia social.

La telecracia es real. subsidios. y que después son masificados en sus medios de difusión. y el clientelismo. la disolución de la soberanía popular. Como consecuencia el estado de salud de eso que entendemos por democracia ––sea el sueño o las instituciones de la Constitución de 1917–– agoniza entre la crisis de representación. Este poder no se articula en base a la legitimidad emanada de la voluntad general de aquella soberanía. su poder radica en su enorme capacidad de construir escenografías ad hoc a su status quo. convirtiendo al paso del tiempo a la utopía democrática en un sordo recuerdo apagado por el estruendo de la ruptura social. representación política y presidencialismo. rescates financieros. la puntilla del llamado cuarto poder y el breve alivio de la vitalidad de las redes sociales. 3 . Al amparo de este aparato de estado el partido único ––que rigió durante setenta años del siglo pasado–– devino luego en la actual partidocracia. Esta hidra oligarca tiene una cabeza cuya voz proviene de los medios de comunicación. el estado mínimo y la globalización económica. crisis de representación institucional.El quinto poder: de las redes sociales de información a la refrendabilidad democrática combinación de soberanía popular. Se controla entonces la agenda institucional desde el manejo mediático de escenografías políticas y desde las curules. etc. monopolios. adelgazamiento del estado y la fragmentación social como estigma de la globalización económica convirtieron la fragilidad de la referida “democracia mexicana” en el insumo principal de un poder oculto que se disputa el poder publico establecido. la Ley Televisa uno de sus fallidos paradigmas. por el contrario se sustenta en la capacidad económica que acumula a partir del disfrute de históricas prebendas transadas con el régimen político: exenciones fiscales. que se fueron construyendo el nacionalismo. La disolución de la soberanía popular infligida por los procesos de corrupción sistémica. el corporativismo. el patrimonialismo. el paternalismo. El cuarto poder alcanza los mismos espacios legislativos: la telebancada integrada por miembros de los medios ahora tiene la capacidad de legislar. la corrupción sistémica.

2012.2 El verdadero poder de las redes sociales de información Ahora bien el verdadero poder de las redes sociales de información va más allá de la capacidad de estructurar relaciones.org/?p=450. 3 Luque. La legislación de la reforma petrolera en 2008 demostró que la energía social que se articula en torno a la información es capaz de vencer la inercia mediática a pesar de los excesivos recursos dramáticos y monetarios destinados para operar la opinión pública.El quinto poder: de las redes sociales de información a la refrendabilidad democrática La hidra achaca la crisis de representación a la ineficiencia legislativa ––que equipara a la ausencia de profundas reformas estructurales del dogma neoliberal de los años ochenta––. José. La decadencia de la democracia ahora 2 Manríquez.somoselmedio. Disponible en: http://www. ataque a las instituciones y al estado de derecho. La información se mutila y se disocia de la reflexión. Movilización ciudadana frente a los excesos del poder. La información es tratada para diseminar una opinión pública capaz de legitimar los intereses de la clase oligarca. Sin embargo este cuarto poder no escapa del todo a la dinámica del refrendo de los ciudadanos.mx/2012/05/resistencia-memoria-yrepertorio. su mayor poder estriba en su capacidad transformadora.blogspot. audiencias y consumidores al fin. El conocimiento de la realidad política y de la agenda pública se intercambia por el manejo patético de la repetición de la imagen y las proclamas del status quo. ruptura del orden social. la soberanía popular es reducida al ejercicio electoral. mientras que las acciones informales que los ciudadanos emprenden para la responsabilización del ejercicio gubernamental son estigmatizadas como acciones violentas. La irresponsabilidad del contrato democrático se torna cotidiana y graciosa.html 4 . 2012. así el ciudadano desde sus preferencias a sus necesidades es teledirigido.” Disponible en:http://lademocraciaysusdescontentos. Responsabilización cívica frente a la reforma energética de 2008 en el Distrito Federal. memoria y repertorio cultural: Coordenadas de la primavera juvenil en México y América Latina. memoria3 y acción. la transparencia y la rendición de cuentas se traducen en protocolos administrativos. Omar. “Resistencia.

Frente al cuarto poder de la mediatización de escenografías políticas surge el poder de un sistema social que se estructura en torno al mayor flujo de información. Esa sociedad informacional que refieren los trabajos de Castells o de la otrora sociedad del conocimiento. lo cual genera nuevos 5 . Con la llegada de la globalización y el poder acumulativo de las oligarquías surge un contrapoder proporcional en el seno de la sociedad. Los vasos comunicantes de las redes sociales de información organizan la acción cívica con una eficiencia semejante a las corporaciones políticas. Información que estructura relaciones.El quinto poder: de las redes sociales de información a la refrendabilidad democrática encuentra en las redes sociales de información el suero vital que puede fortalecer el sistema de la refrendabilidad democrática. saberes y entramados sociales. ya que sujetan las acciones de la comunidad política al mismo. memoria. es aquel sistema en el que los ciudadanos y los entes gubernamentales conforman mecanismos de información. Hoy día las redes sociales de información nuevamente reorganizan los escenarios mediatizados. conciencia y acción colectiva. evaluación. sanción y mejora de las clausulas de dicho contrato. vigilancia. su sistema inmunológico. estructuran el discurso popular. señalan responsables. La refrendabilidad democrática sustenta el contrato democrático. que ya no sería el único referente de acción de la soberanía popular. la cual deviene en memoria. El cuarto poder de los medios masivos de comunicación es cuestionado por el poder de las redes sociales de información que desarticulan el discurso falaz con el flujo informativo. Este quinto poder del sistema social mostró señales de vida en la legislación de la reforma petrolera. pero bajo otra lógica: el sueño democrático. Surge entonces entre los ciudadanos interesados en la res publica la capacidad de discernir su realidad política y su papel protagónico. que ahora se articula en torno a un nuevo tipo de relaciones sociales. la conquista del espacio público virtual y el intercambio de información en las redes sociales. incrementan el flujo de información. exigen representación y comienzan a generar la memoria del sistema de refrendabilidad. La refrendabilidad democrática supera el mermado vínculo de la representación política. recuerdos.

Quinto poder. procesos de informaciónconocimiento y capital cívico se han consolidado en redes cívicas de conocimiento. recursos.El quinto poder: de las redes sociales de información a la refrendabilidad democrática valores para el conocimiento de la realidad política. En consecuencia cuando hablamos de la naturaleza del quinto poder proyectamos un escenario político en el que las redes sociales de información con el acervo organizacional de estrategias. Es la realidad cognoscible mermando la percepción que genera la mediatización de escenografías. Las vías por las cuales circulan los insumos vitales de la soberanía popular: conciencia cívica. 6 . que hacen posible sustentar el contrato social en la democracia. representación política responsable y refrendabilidad democrática.