Represión Estatal, ocupación militar contra las flores

Las comunidades del pueblo Xinka y mestizo de San Rafael Las Flores permanecen en estos momentos bajo ocupación militar, un fuerte contingente de militares conjuntamente con fuerzas policíacas y grupos anti disturbios de la PNC mantienen la ocupación violenta de San Rafael las Flores en el departamento de Santa Rosa. Comunitarios y comunitarias rechazaron la militarización del territorio y la brutal represión que el Estado guatemalteco utiliza desde el día martes 18 de septiembre en contra del pueblo. El resultado de la intervención de las fuerzas de seguridad vuelve a caracterizarse por la violación de los derechos humanos en este caso en contra del pueblo Xinka, docenas de intoxicados por los gases lacrimógenos, gran cantidad de comunitarios fuertemente golpeadas por el accionar de la PNC, heridos por arma de fuego cuando las fuerzas gubernamentales realizaron disparos indiscriminadamente contra la población, también hay hospitalizados y detenidos. Lo más preocupante y alarmante de la represión del día martes fue que militares y policías utilizaron armas de grueso calibre contra la población, se registran en hospitales heridos por arma de fuego y se denuncia de otras personas están recibiendo atención medica en otros lugares tras el riesgo de ser capturados por las fuerzas de seguridad en los centros asistenciales u hospitales de la región. Mas de 31 comunitarios y comunitarias fueron detenidas durante la tarde y noche del martes 18, lideres y representantes comunitarios en estos momentos continúan aplicando todos los mecanismos legales ante las instituciones de justicia para liberar lo mas pronto posible a todos los detenidos, se registra que 11 personas fueron liberadas en horas de la tarde del día miércoles 19 de septiembre, entre esos varias mujeres y permanecen detenidos 20 más, en su mayoría hombres.

Anoche los comunitarios denunciaron la persecución de dos mujeres Xinkas que forman parte de la comunidad a quienes agentes de seguridad buscaban distintos lugares para su captura. La empresa minera y el gobierno implementan una estrategia para favorecer el clima de impunidad en contra de la población que permitiría que la empresa funcione sin ninguna oposición. Medios de comunicación empresariales se suman a la estrategia de criminalización, represión y violencia del Estado en contra del pueblo Xinka de San Rafael las Flores que pacíficamente se ha resistido a la construcción e instalación de la Mina “San Rafael” propiedad del Grupo Macro y de la empresa Canadiense Tahoe Resources. En varios medios de circulación escrita, radial y televisiva se insiste en criminalizar a las comunidades Xinkas ocultando la verdadera raíz del conflicto (la empresa minera), tampoco abordan sobre la resistencia legal y pacifica, ni la utilización de mecanismos constitucionales y convenios internacionales como el Convenio 169 de la OIT que permiten a los pueblos originarios en Guatemala rechazar cualquier tipo de proyecto que afecte de manera directa sus vidas, tierra y territorios, como el derecho del pueblo Xinka a la resistencia pacifica. Vemos una estrategia similar a la utilizada por empresas como Ecoener Hidralia Energía y la Hidro Santa Cruz en Santa Cruz Barillas, Huehuetenango contra el pueblo Q’anjob’al y mestizo o la estrategia usada por la empresa Cementos Progreso en San Juan Sacatepéquez en contra de las Doce comunidades Kaqchikeles, de igual manera formas similares de actuación de los ministerios de gobernación y de la defensa en colaboración con las empresas y sus proyectos. Nuevamente constatamos como el gobierno pone todos los recursos e instituciones del Estado al servicio de los intereses económicos de empresarios y empresas transnacionales a quienes gobernantes y políticos entregan los bienes naturales de todo el pueblo guatemalteco. Por Nelton Rivera González / CMI Guatemala.