Diversos tipos de normas: Jurídicas, convencionales y morales. Costumbres, normas y convenciones en la vida diaria.

Obligaciones y normas externas e internas al individuo

No todas las normas son igualmente obligatorias. veamos las diferencias entre ellas. Las normas jurídicas :(1)regulan externamente la convivencia en la sociedad, no se refieren a nuestros pensamientos, intenciones intimas ni creencias privadas (2): Son explicitas , claras y publicas , se encuentran escritas , dejan poco margen a la interpretación , presentan la forma de la ley; (3): La autoridad política vigila su cumplimiento; (4): Son coercibles, se nos puede obligar a cumplirlas; (5): Son pactadas, acordadas por quienes forman la comunidad. Ejemplo de normas jurídicas son las que protegen la propiedad privada. Si un extraño pretende entrar a tu casa en contra de tu voluntad. La autoridad política debe protegerte según la norma. Incluso , si es necesario , debe utilizar la fuerza física. Las normas jurídicas o leyes generan obligaciones externas, porque la autoridad puede obligarnos a cumplirlas. Las normas convencionales: (1) regulan externamente la convivencia social , como las normas jurídicas; (2): pero no son explicitas, es decir , no están detalladas con la precisión de una ley o norma jurídica; (3): Son publicas , porque se conocen en una comunidad ; (4): ninguna autoridad puede obligar a cumplirlas , aunque se conocen en una comunidad; (5): Son costumbres herederas y están en continua evolución; (6): en general se trata de reglas de urbanidad, de “buena educación” que facilitan la convivencia. También se les llama convencionales, porque son modos de actuar que un grupo adopta por tradición o uso social. En México se acostumbra, por ejemplo: vestir de oscuro en un funeral ¿Qué pasa si vamos de otro color? NADA, porque se trata de un convencionalismo. Pero hay un motivo razonable para cumplirlo: vestir de negro es una manifestación de que compartimos el dolor. Por ello, conviene que nos preguntemos ¿Cuál es el motivo de una norma convencional?, ¿Qué se busca con ella?, así nos daremos cuenta cómo debemos comportarnos. Las normas morales: (1): regulan tanto la convivencia social como la vida privada; (2):su contenido puede referirse a creencias y convicciones personales; (3): ninguna autoridad puede obligar a respetarlas; (4): son autónomas , porque su fuerza procede de la conciencia personal , que reconoce racionalmente de la coacción de la autoridad externa. Por ejemplo, la fidelidad en el noviazgo, ayudar a los amigos o cuidar el propio cuerpo son normas morales que conviene seguir, pero ninguna autoridad puede obligarnos a acatarlas.

Las normas morales y las convencionales son tan necesarias para la convivencias como las normas jurídicas. Si las personas que nos rodean se limitaran a cumplir exclusivamente las normas jurídicas, la vida seria prácticamente imposible. Piensa en todo lo que durante este día has recibido gracias a las normas morales y convencionales ¿ Crees que bastaría la fuerza de la policía para llevar una vida plena? Las costumbres son los comportamientos generalizados de un individuo o de una comunidad. Por ejemplo, decimos , “ Fulano de tal tiene la costumbre de tomar la leche tibia” o “ Los japoneses acostumbran a beber té”. Las costumbres expresan el modo de ser de un pueblo; algunas son antiguas y difíciles de cambiar. Los seres humanos heredan costumbres de sus antepasados: formas de comer, de hablar, de vestir de pensar. Así que debemos aceptar que las personas y las comunidades tengan costumbres diferentes. Por esta razón no tiene sentido preguntar si una costumbre es mejor que otra. Solo debemos preguntar si respetan las normas jurídicas y la dignidad de las personas. En la vida diaria con frecuencia entran en conflicto algunas costumbres y convenciones con las normas, entonces se reafirma el papel de la libertad en la vida social. Por lo tanto, cuando una persona decide libremente cumplir una norma porque esta convencida de su sentido y función en beneficio de la sociedad hacen uso de su libertad de manera comprometida con el desarrollo de su comunidad. Algunas obligaciones y normas se cumplen por convencimiento propio y responden a necesidades que solo atañen al individuo que las adquiere, porque esta convencida de su sentido y función en beneficio de la sociedad hacen uso de su libertad de manera comprometida con el desarrollo de su comunidad. La formación cívica se refiere, sobre todo, a las obligaciones externas que proceden de las normas jurídicas. Es el mínimo indispensable para que la sociedad funcione. No obstante, la formación ética va más allá. Se trata de crecer en libertad y por tanto, implica aprender a ejercerla mediante el compromiso y el cumplimiento de las normas.

La conciencia moral individual: principios que guían la actuación personal.

Las normas jurídicas y las autoridades externas son guía de la conciencia moral individual ,pero estas nunca deben suplantarla. Como hemos dicho la conciencia moral es la capacidad de cada persona de juzgar o correcto y el valor de una acción concreta. Esto no significa que podemos hacer lo que” nos pega la gana “sino que debemos hacer que lo racionalmente nos conviene a nosotros y también a la comunidad. Las normas jurídicas marcan un mínimo para evita los estallidos de violencia graves. Pero, axial como no basta limitarse a cumplir el reglamento del fútbol para ser un jugador estrella, tampoco basta a limitarse a cumplir normas jurídicas para llevar una vida plena individual y social . un futbolista que se limita a evitar las falta meter goles, colaborar con e equipo , entrenar regularmente , desarrollar una estrategia . el futbolista debe pensar por si mismo. Sucede lo mismo con tu vida: debes ser capaz de pensar por timismo y determinar que Haras con tu vida y como armonizaras tus planes con las normas.

La autorregulación como base para el ejercicio responsable de la libertad.
conducirse con disciplina para alcanzar las metas de vida impuesta a si mismo significa autorregularse, es decir , comprometerse a vivir las normas sin la necesidad de la vigilancia de una autoridad externa , porque reconocemos en las normas un camino de crecimientos personales. Pongamos un caso. Un bebe pequeño no se autorregula. Se lleva a la boca lo que encuentra en el suelo, mete los dedos en los contactos eléctricos, todo el tiempo, en resumen, se pone en peligro. Requiere una persona adulta que lo vigile y cuide. El futbolista estrella, por el contrario, cuida su dieta y su rutina de ejercicios porque sabe que le conviene. ¿Se le puede antojar comer algo que le perjudica? ¡Claro que si! Pero sabe dominar su impulso y evita lo dañino para su carrera, aunque el entrenador no este supervisándolo en ese momento. Autorregularse no equivale a “hacer lo que me pegue la gana” , a seguir el primer impulso. Eso seria capricho, no autorregulación. Para regularnos a nosotros mismos debemos comprender el sentido de las normas y reglas y, entonces, decidirnos a vivirlas. Fíjate en la expresión “decidirnos”. La autorregulación implica decidir por uno mimo regular la propia vida de acuerdo con las normas que uno acepta libremente porque le conviene. El bebe no puede comprometerse porque no distingue entre la comida y el lodo, entre un juguete y un peligro. Cuando una persona no se autorregula, vive como una hoja que el viento lleva de un lugar a otro. ¿ a donde va esa persona? A donde lo lleven las circunstancias y el capricho

del momento. La auto regulación es importante porque no siempre vamos a contar con una autoridad detrás de nosotros. Recuerda lo que comentamos del sentido positivo de las normas y reglas. Estas nos ayudan a crecer personalmente y a convivir en armonía. ¿ que sucedería si únicamente cumpliéramos las normas por temor al castigo de la autoridad.

Criterios e indicadores del compromiso consigo mismo y con los demás.
Un rasgo de la persona responsable es cumplir las normas--jurídicas, convencionales, morales, morales—porque comprende que así conviene. Autorregulaciones ponernos limites a nosotros mismos. La madurez ética convierte la propia conciencia en la autoridad que, desde nuestro interior , regula el ejercicio de nuestra libertad. Se trata de vivir responsablemente, de reconocer que debemos responder por nuestras acciones y que, por ello conviene ponerles un limite y un orden. La conciencia nos lleva a comprometernos, primero con nosotros mismos. Pero no es suficiente comprometernos con nuestro proyecto de vida. Nuestros proyectos, por muy individuales que sean, siempre implican a los demás. Por ello para vivir plena mente necesitamos compromisos. De lo contrario viviríamos en el caos y no podríamos ejercer nuestra libertad ni construir nuestros proyectos de vida. Cuando ejercemos nuestra libertad establecemos lazos con los demás. ¿Todo compromiso es valioso? NO. Algunos deben romperse pues no cualquier ejercicio de la libertad contribuye a realizar al ser humano. ¿Cuáles son los indicadores de que los compromisos con uno mismo y con los demás son correctos?. Los sentimientos no so el indicador mas importante. Buena parte de lo que sentimos no depende de nosotros. No se trata, simplemente, de sentirse bien con uno mismo. La ética se centra en el respeto de la dignidad de la persona y no en los sentimientos pasajeros. ¿Cuáles son los indicadores de que nuestros compromisos respeten la dignidad de la persona? La justicia y la paz. Mediante ellas damos a la persona su lugar. Esto vale tanto para las relaciones interpersonales como para nosotros mismos .los derechos humanos que veremos mas adelante, son la mejor expresión de dignidad de la persona. Por ello siempre que vayamos a ejercer nuestra libertad el mejor criterio de comportamiento es preguntarnos.¿con esta acción respeto mi dignidad personal y las de los demás?

La conciencia moral individual debe ejercitarse para que funcione mejor. La siguiente actividad pretende que te des cuenta de lo que haces correctamente y de lo que no de manera que tu propia conciencia pueda ser una verdadera autoridad en tu vida.