INTRODUCCIÓN La fiebre reumática es una enfermedad secundaria a la infección faríngea de una bacteria en particular, el estreptococo beta hemolítico de tipo

A (S. pyogenes). La fiebre reumática afecta principalmente a las articulaciones, piel y tejido celular subcutáneo, sistema nervioso central y corazón. Esta enfermedad evoluciona por brotes y deja como secuela la afectación del endocardio vascular. ETIOLOGÍA Aunque parece secundaria a infecciones faríngeas por estreptococos de tipo A, la fiebre reumática solo se presenta en el 2-3% de los pacientes con faringitis estreptocócica. Parece imprescindible que la infección sea por estreptococos de tipo A, que se localice en la faringe y que se produzcan anticuerpos frente a estos estreptococos, para lo cual es necesario que los gérmenes estén presentes un tiempo determinado en la orofaringe. Dichos anticuerpos serían los responsables de las manifestaciones clínicas de la enfermedad, pues poseen la característica de reaccionar frente a antígenos de los cardiomiocitos o de las neuronas, es decir, en lugar de combatir a la enfermedad combaten al propio organismo. Se sugiere que el principal antígeno que provoca en marcha la respuesta inmune del cuerpo contra el estreptococo sería la proteína M de superficie, por ser el más virulento. Además, es posible la formación de inmunocomplejos, lo cual explicaría la presencia de artritis. Como se mencionó anteriormente, la enfermedad afecta al corazón, las articulaciones, el sistema nervioso central, la piel y los tejidos subcutáneos. Se caracteriza por una lesión inflamatoria exudativa y proliferativa del tejido conectivo de los órganos afectados más los vasos sanguíneos. FRECUENCIA La prevalencia de esta enfermedad se encuentra en función del estatus socioeconómico, mostrando una mayor frecuencia de aparición en áreas de aglomeración. Los resurgimientos de la fiebre reumática han involucrado a personas de estratos sociales más altos, lo cual probablemente se debe a cargas más virulentas del grupo A de estreptococo. La incidencia de la fiebre reumática se va a encontrar determinada por la frecuencia de la infección estreptocócica y la virulencia de la carga bacteriana. La fiebre reumática ocurre en los años escolares como una secuela a la exposición del beta estreptococo, cuando las faringitis por esta bacteria son más prevalentes. Del mismo modo, es más alta en los meses más fríos del año. MORTALIDAD Y MORBILIDAD La morbilidad de la fiebre reumática es directamente proporcional al índice de infecciones estreptocócicas. Cuando la enfermedad no es tratada de manera adecuada es cuando causa mayores secuelas. La mortalidad ha declinado a un ritmo constante en los últimos 30 años. La explicación parcial de este fenómeno es dada por el uso de antibióticos. 1

los tobillos. la mayor causa de morbilidad es la participación cardíaca. además de éstos. De manera típica. pudiendo afectar el corazón a todos los niveles: pericardio (edema y derrame serofibrinoso). enrojecimiento. La carditis es muy frecuente en la fase aguda y sólo se manifiesta clínicamente cuando es grave. La carditis se presenta con mayor frecuencia en niños que en adultos. Las manifestaciones que hacen que la carditis se considere criterio mayor de Jones son: 1) la aparición de soplos cardíacos no presentes previamente. También está presenta la miocarditis. pero no provoca falla cardíaca. 1. Artritis. 4) la presencia de roce pericárdico o de derrame ecocardiográfico. Aproximadamente en el 75% de los casos el ataque agudo dura seis semanas y en el 90% se resuelve en 12 semanas o menos. Carditis. Es la manifestación más grave de la fiebre reumática.En países subdesarrollados y en áreas con niveles socioeconómicos bajos. cuyo resultado final es una hipertrofia ventricular izquierda y falla cardíaca. 2. Es la manifestación clínica que aparece con mayor frecuencia (75%). lesiones verrucosas en los bordes libres). los codos y las articulaciones del carpo. A largo plazo. CLÍNICA Y DIAGNÓSTICO El diagnóstico es puramente clínico. presentándose con mayor frecuencia en los adultos que en los niños. Menos del 5% tiene presenta síntomas que persisten por seis meses o más. 2 . deben de afectarse por lo menos dos articulaciones. también son necesarios datos serológicos o bacteriológicos de infección estreptocócica reciente. la artritis se presenta como una poliartritis migratoria. La participación articular en esta enfermedad varía desde artralgia sin hallazgos objetivos hasta artritis con calor. cuyo evento inflamatorio más llamativo es el dolor. 2) el agrandamiento de la silueta cardíaca. la fiebre reumática es una causa importante de muerte e incapacidad en niños y adolescentes. 3) la aparición de insuficiencia cardíaca congestiva. miocardio (nódulo de Aschoff) y endocardio (valvulovatías. Para que la artritis sea aceptada como criterio de Jones. puesto que no hay ninguna prueba de laboratorio que confirme la enfermedad completamente. como se mencionó anteriormente. cursar con complicaciones agudas mortales o producir complicaciones valvulares que se hagan sintomáticas varios años después del episodio de fiebre reumática. Cualquier grupo puede ser afectado. Para establecer un diagnóstico se precisan al menos dos criterios mayores o uno mayor y dos menores. Un síntoma que ocurre temprano en el curso de la enfermedad es la poliartritis migratoria. aunque la mayoría de los casos reportados se encuentran entre los 5 y los 15 años. dolor e inflamación. Para establecer el diagnóstico se emplean los criterios de Jones. Afecta principalmente a las articulaciones de las rodillas. Generalmente no se producen secuelas. Puede ser asintomática. y constituye una queja común. La endocarditis (vegetaciones valvulares) es la causa de la regurgitación valvular mitral. Suele aparecer a partir de la segunda o tercera semanas de evolución.

semanas o meses después de la fiebre reumática aguda. Se caracteriza por la aparición. debilidad muscular y labilidad emocional. etc. 3 . Dichos síntomas son secundarios a la afectación del sistema nervioso central y desaparecen con el sueño. Marcadores inespecíficos de inflamación: Elevación de la velocidad de sedimentación eritrocitaria. de movimientos musculares irregulares. firmes e indoloros que se localizan principalmente en superficies de extensión. aumento de los reactantes de fase aguda (como la proteína C. Corea de Sydenham. el complemento. gamma y alfa2-globulinas o fibrinógeno). Otras manifestaciones. tobillos y occipucio. 5. 3. Se localiza sobre todo en el tronco y parte proximal de las extremidades. Se trata de nódulos pequeños. Es un síntoma poco frecuente (5-15%). Aparecen en el 1-10% de los casos. ritmo de galope por tercer y/o cuarto ruido cardíaco. aunque la primera es más frecuente. prominencias óseas y tendones. Otras manifestaciones clínicas que pueden haber relacionadas con la carditis. pero que no se consideran como parte del criterio diagnóstico son: dolor precordial. La fiebre aparece prácticamente siempre. anemia normocíticanormocrómica (relacionada con los procesos inflamatorios crónicos). DATOS DE LABORATORIO 1. alargamiento del segmento PR en el ECG. epistaxis.Los soplos que aparecen pueden ser de regurgitación mitral o aórtica. Nódulos subcutáneos. Dicho soplo se conoce como soplo de Carey-Coombs y consiste en un soplo mesodiastólico suave. No provocan dolor ni prurito. dedos de las manos. Aparecen principalmente en las rodillas. etc. Eritema marginado de Leiner. Se asocian a la carditis. 6. leucocitosis. redondeados. taquicardia desproporcionada. entre otros. También se le conoce como corea minor o baile de San Vito. 4. Pueden haber dolor abdominal. Son lesiones eritematosas que se aclaran por el centro y son transitorias y migratorias. Aparece en el 10-20% de los casos y es más frecuente en niños que en adultos.

Dependiendo del grado de inflamación y desestructuración del endocardio valvular y de la existencia de recidivas de la enfermedad. La mayor proporción de las recidivas se producen en los 5 años posteriores al primer episodio. para lo que está indicado tratamiento cada 3 o 4 semanas con una inyección intramuscular de 1. alteraciones de T y alargamiento de QT en el ECG. Poco útil en el diagnóstico. La corea suele curar espontáneamente sin secuelas. Aislamiento de estreptococos tipo A. Exámenes complementarios: Glucoproteínas séricas elevadas. al igual que la afectación articular. 2. como la corea minor. De inmediato se debe administrar tratamiento antibiótico.2 millones de UI de penicilina G benzatina. 4.2 millones de UI). Son necesarios para el diagnóstico. hematuria y albuminuria escasas. se puede administrar eritromicina (250 mg cada 6 horas). las secuelas cardíacas de la fiebre reumática se manifiestan como insuficiencia cardíaca congestiva crónica por daño miocárdico difuso. la profilaxis está indicada al menos durante este periodo en los 4 . La presencia de estos anticuerpos indica la existencia de una reacción autoinmune. disminuyendo la probabilidad de recidivas a medida que pasa el tiempo. lo que indica que el cuerpo intenta defenderse de la infección estreptocócica al producir anticuerpos. sobre todo de la mitral. la sintomatología desaparece en unas semanas. Otras pruebas: Otras pruebas menos utilizadas son la determinación de los anticuerpos anti-ADNasa B y los anticuerpos antihialuronidasa. Las pruebas más utilizadas son: a. b. 3. La profilaxis secundaria de la fiebre reumática varía según la afectación que se haya producido. TRATAMIENTO 1. y de resultar positivo sólo indicaría la presencia del estreptococo en el paciente. segmento PR prolongado. pueden aparecer después de varios años insuficiencias y/o estenosis valvulares. Sólo se producen recidivas si hay nuevas infecciones faríngeas por estreptococos tipo A. a menos que el episodio de fiebre reumática haya ocurrido hace más de dos meses. aunque hay algunas manifestaciones que pueden persistir más tiempo. En los adultos se recomienda un ciclo completo (de 10 días) con 500 mg de fenoximetilpenicilina (penicilina V) o bien bencilpenicilina benzatina (una inyección intramuscular aislada de 1. Con mucha menor frecuencia. Puede haber recidivas de la enfermedad. Posteriormente. es importante seguir un régimen preventivo de nuevos episodios de fiebre reumática.2. sobre todo en los casos en los que hay afectación cardíaca y especialmente durante los cinco años que siguen al primer episodio. Por tanto. PRONÓSTICO En la mayoría de los casos. Si existe una alergia a la penicilina. Anticuerpos antiestreptocócicos: Se buscan marcadores de infección previa. ASLO (anticuerpos antiestreptolisina O): Su título se encuentra elevado en el 80%. pues puede ser negativo cuando comienza la enfermedad.

hasta que aparezcan efectos secundarios como cefalea. 6º Edición. En cuanto a la profilaxis de las recidivas. adultos o hasta los 21 años en niños y adolescentes. 6. et al. Fundamentos de Medicina: Cardiología. BIBILIOGRAFÍA       Cardiología y Cirugía Cardiovascular: Manual CTO. Se recomienda el reposo durante la fase aguda de la fiebre reumática al menos hasta que las alteraciones analíticas desaparezcan (normalización de los reactantes de fase aguda). También es importante el tratamiento antiinflamatorio. Capítulo VI Cardiología. 2002. Editorial Ciencias Médicas. Miguel Matamara Peñate. Hernán Vélez. generalmente. Corporación para Investigaciones Biológicas. siendo el fármaco más empleado la aspirina. Edición. Hall. Fiebre Reumática Aguda. en 24-48 horas. 4. y el reposo completo. McGraw Hill. Harrison’s Cardiovascular Medicine. tinnitus o hiperpnea. Joseph Loscalzo. Los glucocorticoides se emplean solo si los antiinflamatorios no esteroideos resultan insuficientes o si existen datos de carditis con insuficiencia cardiaca moderada o grave. una vez ya ha sucedido el primer episodio de fiebre reumática es importante prevenir las infecciones estreptocócicas según se describió anteriormente. Cuando hay corea de Sydenham son útiles los sedantes. Medicina Interna: Diagnóstico y Tratamiento. lo más importante es la mejoría de las condiciones de vida y la detección y tratamiento precoces de las infecciones estreptocócicas faríngeas. 2007. Julio E. Si hay afectación cardíaca con alteraciones valvulares residuales se puede requerir una profilaxis más prolongada. incluso de por vida. PROFILAXIS En la profilaxis de la fiebre reumática. 2010. 11°. Guyton. La dosis se eleva hasta unos 100 mg/Kg/día progresivamente. 2005. El tratamiento con salicilatos hace desaparecer la artritis.3. sobre todo el diacepam. Coronel. 1º Edición. Tratado de Fisiología Médica. McGraw Hill. 5 . 5. 1º Edición. Ed.