Elaboración del Proyecto Primera Caminata Eco turística Por el camino de los Incas 1997 En esta parte describiremos

los pasos previos para la iniciación del viaje al Cuzco por el Camino de los Incas y los pormenores e inconvenientes que encontramos para desarrollar este proyecto eco turístico. Días Previos a la partida Luego de dar una pequeña conferencia de prensa en el auditorio del Museo de Historia Natural de la UNMSM, cedido cordialmente por su director el doctor Niels Valencia, y a la cual fueron medios como El Comercio, el diario El Sol y La Republica, anunciando en la misma la realización de nuestra expedición, y tratamos de contestar algunas de las preguntas, de los periodistas; que se hicieron presente entre ellas Sonia Muñoz, quien nos apoyaría desde su espacio Ciudad durante todo nuestro viaje y a quien estaremos siempre agradecidos. Acordamos partir el 23 de Abril, por la mañana, el punto de inicio seria La Plaza Mayor de Lima, como lo hubiera hecho cualquier viajero español del siglo XVI, según los cronistas de la época los caminos estaban bien definidos… Desde Abril hasta finales de Agosto de 1997, realizamos unas de las expediciones y aventuras más satisfactorias de mi vida, en compañía de Rubén Farfán, y el apoyo logístico de mis familiares y Claudia loza, recorrimos el camino inca, desde Lima hasta el Cuzco, en su totalidad, atravesando seis departamentos: incluyendo Lima, Junín, Huancavelica, Ayacucho, Apurímac y el Cuzco. La travesía la hicimos en su totalidad a pie, esto fue necesario para tener una idea exacta del tiempo empleado por los antiguos viajeros, desde los señores Curacas, señores de los Andes, los veloces Chasquis, los comerciantes Warpas, los conquistadores Waris, los señores y Ejércitos Incas, los conquistadores Españoles, los criollos revolucionarios, bandoleros y contrabandistas, los realistas y patriotas independentistas, los valientes guerrilleros caceristas, los traidores civilistas, los montoneros, los gendarmes, soldados geógrafos y científicos aventureros. Así mismo podríamos apreciar los restos del Camino Inca, que aún persiste y que ha resistido la destrucción de las obras modernas, y que todavía permanecen sin modificaciones algunos tramos destruidos o transformados en carreteras de penetración. Provistos y ataviados de mochilas el equipo básico de campaña, durante este viaje pudimos sortear, la cordillera de los Andes, soportar el frio, la sed, y cualquier otro contratiempo, en especial la falta de dinero que cubran los gastos mínimos de alimentación, pero esta era parte de la verdadera aventura; en esto radicaba la

máxima prueba no solo para nosotros sino para los pobladores que habitaban a lo largo de esta obra monumental andina. Pudimos contar por suerte con la ayuda de los pobladores, campesinos y autoridades de los pueblos por donde pasamos, siempre encontramos hospitalidad en los alcaldes, gobernadores, maestros, enfermeros, policías y autoridades de las comunidades campesinas, comuneros en general que sin pedirlo se identificaban de inmediato con nuestro proyecto y nos brindaban lo poco que tenían, hicimos muchos amigos, a la par que apreciamos los paisajes más hermosos y tuvimos una variedad de vivencias que solo se pueden tener cuando uno se interna en ese llamado Perú Profundo. Deseo destacar mi reconocimiento y eterna gratitud a la gente de la provincia de Vilcashuaman, por la significación histórica que encontramos en ese lugar, antiguo centro del Tawantinsuyo y ciudad poseedora de restos arqueológicos y naturales impresionantes, así como de una belleza geográfica sin par, fue cruzando la provincia de Vilcashuaman, en que llegamos al poblado de San francisco de Pujas, verdadero tramo y continuación del Camino Inca, que se dirigía al Cuzco; en ese lugar nos acogieron; con el apoyo del Comité de autodefensa y las rondas campesinas cruzamos a pie el rio Pampas, una tarde de agosto de 1997, e ingresamos al departamento de Apurímac para continuar nuestra expedición. Fueron casi 120 días que nos tomo recorrer este tramo del Capac Ñam, y ver In Situ, el enorme potencial eco turístico con que cuentan los pueblos que visitamos, y que lamentablemente todavía no se emplea a favor del desarrollo de las mismas, que en algunos casos se pierde por el abandono y en otros por la falta de recursos, además pudimos ser testigos de la gestión de los directivos del Plan COPESCO que buscan un futuro desarrollo en otras zonas como es el caso de CHOQUEQUIRAO, al cual tuvimos acceso y visitamos sus oficinas una vez llegados al Cuzco, y durante la ruta llegamos a Pacucha desde donde comienza el camino a la nueva zona arqueológica, desde entonces hemos tratado de difundir estos conocimientos a los profesionales interesados para que, haciendo patria puedan llegar a desarrollar las diversas especialidades que hacen falta para alcanzar su desarrollo. Lugares como Huarochirí, el Camino Sagrado al Nevado Pariacaca, la SAIS de Pachacayllo, La ciudad de Sapallanga a orillas del Huaytapallana tan hospitalaria, El puente ingles de Alcomachay, La perla de los Andes que es Huanta, el bonito pueblo de Vischongo y su bosques de Titancas, La imperial ciudad de Vilcashuaman, El Santuario de Cocharcas y sus bosques de Chirimoyas, Huranmarca y su Mullo Mullo, Talavera, Andahuaylas y San Gerónimo en donde nos helamos con la helada caída intempestivamente, y sus bosques de eucaliptos, El Sol de Huancarama, los refugiados de Tamburco, Los campos de Anís de Curahuasi, La empedrada ciudad de Limatambo y el Cuzco imperial. Lugares que

quedaran tallados como los adoquines de piedra en nuestra memoria de viajeros y en nuestros corazones peruanos. Una Buena Idea Soy uno de tantos pre profesionales, dedicados a otro tipo de labor muy diferente a los estudios realizados en una de las tantas universidades del País, por ese entonces mi prioridad era mi situación laboral debido a la carga familiar que ya tenía, había conocido a una de las mujeres más maravillosas del mundo y no dejaría que se me escape, obtuve mis certificados de estudios y me dedique de lleno a trabajar para obtener un pequeño capital con el cual pudiese concretar mi Buena Idea, la responsabilidad con mi familia era motivo suficiente para buscar esa llave mágica con la cual puede uno abrir la puerta del éxito y comenzar a subir esa escalera que para muchos es reacia, como lo es el negocio propio, a lo que la mayoría de peruanos deberíamos aspirar, comencé a estudiar todo lo referente al turismo, consulte libros y publicaciones, asistí a las pocas charlas de negocios referentes a este tema, que por la época esporádicamente habían; eran pues años de presencia de violencia política e inestabilidad, logre consultar a muchas personas que de algún modo podían ayudarme en mi proyecto, ya para fines de 1995 contaba con un bosquejo concreto de cuál sería el tipo de negocio que quería desarrollar, lo que yo quería en el fondo es convertirme en un tour operador ser uno de aquellas personas que reciben a los viajeros, se encarga de alojarlos y atenderlos y luego llevarlos a los diferentes destinos turísticos del interior del país, esa era pues mi meta, la forma de concretarlo era constituyendo una agencia de viajes. La agencia tour operador, se encarga de la recepción de los viajeros, los transporta, atiende las necesidades básicas de los mismos y todo lo que abarque en la parte documentaria, guiarlos y retornarlos a su medio de transporte una vez finalizado su recorrido; por todo ello, el cobro respectivo y las utilidades, pero se presentaba otro problema, como era el de tener la capacitación necesaria para trabajar de este modo y de igual forma se debía conocer la zona de trabajo, discerniendo entre los diferentes destinos turísticos y optando por los mas comerciales, además se debe contar con un buen plan publicitario y de Marketing para asegurar continuidad en las salidas, todo esto requería de una gran dosis de creatividad, actitud positiva, imaginación y perseverancia. Empezar un pequeño negocio de servicios turísticos y de viajes era pues Mi Buena Idea. Preparándose para un largo camino por recorrer

Para llevar adelante este plan era pues, necesario contar con los recursos tanto económicos como logísticos y humanos, encontrar un grupo de personas que tal vez tengan los mismos intereses, la misma idea, el mismo objetivo, querer tener su propio negocio, conocer el interior del país, laborar en el rubro, estar directa o indirectamente comprometido con el desarrollo del ecoturismo, etc. Muchas personas emprendedoras tienen ciertos impedimentos para comenzar su propia empresa, uno de estos puede ser el desconocimiento del tipo de actividad que desean desarrollar y una vez metidos en el juego, se dan cuenta tardíamente que la actividad no era lo que ellos esperaban y los ingresos no son tantos como creían obtener. Además de no contar con un equipo de apoyo, que sea solido y este atrás de una meta en concreto, esta meta es ideal cuando es uno mismo quien participa en la constitución de su propia fuente de trabajo, para esto apele a mis amistades y conocidos, logrando convocar a un pequeño grupo de colaboradores, entusiastas y deseosos de emprender esta aventura. Tocamos un montón de puertas, visitamos a un montón de gente, gerentes, relacionistas públicos, marketeros, encargados y conserjes, de casi todos; la respuesta era la misma: “Por el momento no estamos para apoyar ese tipo de actividades”. Increíblemente hoy día, si lo están. Había en otros una preferencia por eventos de mas Rédito Publicitario, como un programa de Realidades, o un concierto de niños salseros, en fin incluso hubo ofrecimientos para el siguiente año, no por ello les causaba asombro, el tipo de Expedición que esperábamos realizar. Las instituciones de igual modo, si se mostraron más asequibles para esto, PROMPERU con su director de asuntos institucionales Pablo de La Flor, si nos recibió y emitió una serie de documentos apoyando esta actividad, en el INC presentamos un resumen del proyecto y nos autorizaron a recorrer los restos del Camino Inca que todavía existiesen, así como cursaron oficio a sus filiales en el interior, para que nos den el apoyo que pudieran, la cual hicieron en su momento; como el INC de Ayacucho, El INC de Apurímac y El INC de Cuzco, a cuyos directores estaremos eternamente agradecidos. Otro tema a parte fue el apoyo que recibimos de los miembros de la PNP, el Ejercito del Perú, El MINSA, El Ministerio de Educación, Alcaldías, Gubernaturas, Comunidades Campesinas e incluso La Iglesia Católica e Iglesias Evangélicas, cuyos integrantes nos apoyaron cuando les tocamos la puerta. Cuando en tiempo de paz salían los Incas a visitar su reino, cuentan que iban por él con grande majestad, sentados en ricas andas, armadas sobre unos palos lisos largos, de madera excelente, engastados en oro y argentería; y de las andas

salían dos arcos altos hechos de oro, engastados en piedras preciosas. Caían unas mantas algo largas por todas las andas, de tal manera que las cubrían todas; y si no era queriendo el que iba dentro, no podría ser visto, ni alzaban las mantas si no era cuando entraba y salía, tanta era su estimación; y para que le entrase aire, y el pudiese ver el camino, havia en las mantas hechas algunos agujeros estos por todas partes. En estas andas havia riqueza, y en algunas estaba esculpido el Sol y la Luna, y en otras unas culebras grandes ondadas y unos como bastones que las atravesaban. Esto traían por encima por armas, y estas andas las llevaban en hombros de los señores, los mayores y más principales del reyno, y aquel que mas con ellas andaba, a que se tenía por más honrado y por más favorecido. En rededor de las andas, a la fila, iba la guardia del Inca, con los arqueros y alabarderos, y delante iban cinco mil honderos, y detrás venían otros tantos lanceros con sus capitanes, y por los lados de los caminos y por el mesmo camino iban corredores Fides descubriendo lo que había, y avisando la ida del señor Inca, y acudía tanta gente por lo ver, que parecía que todos los cerros y laderas estaba llenos de ellas, y todos le daban bendiciones, alzando alaridos, y grita tanta gente a su usanza, llamándole; …Ancha Atunapu Indichiri Campa capalla apatuco pacha camba Balla Yulley… Que traducido diría: Muy grande y poderoso señor, hijo del Sol, tu solo eres señor, Todo el mundo te oya en verdad… Y sin esto le decían otras cosas más altas, tanto que poco faltaba para le adorar por Dios. Todo el camino iban indios limpiándolo, de tal manera que ni yerba ni piedra no parecía, sino todo limpio…

Caminando por la Carretera a Cieneguilla Bitácora de viaje Caminando por la carretera hasta llegar, a un lugar denominado Huaycan, el cual pudimos ver algunas construcciones arqueológicas, y en el mismo había un paradero de buses y varios puestos ambulantes de expendio de comida, también de reojo pudimos ver algunos restos de piedra, murallas y restos de cimientos, que lamentablemente, estaban invadidos por viviendas de construcción rustica, luego seguimos caminando un par de kilómetros, por la carretera el cielo empezaba a oscurecerse y nuestra atención se centro en buscar un lugar propicio para dormir, por la carretera de regreso a Lima se sucedían los excursionistas que retornaban a la capital luego de disfrutar de las bondades de este valle, asimismo los clubes campestres se hacían cada vez más distantes y por ultimo solo apreciábamos campos de cultivo, a lo lejos escuchábamos el discurrir de las aguas del rio

Cieneguilla. Llegamos a un cruce al otro lado del puente que cruza el rio Cieneguilla este sitio según los carteles se llama La Esperanza, desde donde se puede apreciar un tramo en descenso del Capac Ñam, aproximadamente este es el kilometro 34 de la carretera de Cieneguilla, que sin saberlo ahora es la carretera a Huarochirí, este tramo se puede apreciar completamente apilado de piedras ,formando una línea recta a media altura de los cerros desde aquí e ve un camino imponente y continuo, dirigiéndose rumbo este hacia el interior de la cordillera, de tramo en tramo; los derrumbes desmoronan algunos tramos del empedrado , cortándolo abruptamente pero unos metros más adelante, continua de todos modos , para haber perdurado por más de 500 años es digno de admirar ésta colosal obra de arquitectura; definitivamente antes de la construcción de las carreteras modernas este camino era el nexo entre la costa y la sierra. La edificación era muy parecida al tramos que todavía existe en Imperial y se puede ver cuando uno viaja a Lunahuana siguiendo continuo al otro lado del valle. Continuando la marcha en mi interior meditaba sobre lo que habíamos leído acerca del papel histórico que tuvo el Capac Ñam y los acontecimientos ocurridos a través del mismo me emocionaba y apuraba el paso, se tomaron desde esta ubicación algunas fotos y luego de descansar seguimos hasta que llegamos a un lugar llamado Chonta, para entonces ya empezaba a oscurecer; pero eso no nos amilano y continuamos la caminata, a pesar de esto conversamos un momento sobre si habíamos sido seguidos por alguna persona desde Cieneguilla horas después esta preocupación se haría realidad, sin saberlo empezamos la búsqueda de un buen lugar para dormir debería cumplir varios requisitos : debería estar en un lugar cercano a la carretera pero escondido para no ser divisado desde ella, debería estar cerca de alguna casa o ser el patio de esta misma además los dueños deberían tener conocimiento de nuestra presencia y de que era lo que estábamos haciendo, de ser posible tener un sitio de contingencia en caso de algún ataque ya que por el cansancio no haríamos guardia alguna y en esos momentos seriamos vulnerables. Aunque parezca raro en plena oscuridad, el camino se aprecia claro y la visibilidad para nosotros y para seguir caminando era óptima cosa que hicimos, a pesar de que en varias oportunidades varios vehículos pasaron en sentido contrario a nosotros y nos enceguecieron momentáneamente, podíamos seguir caminando. La floresta iba disminuyendo, unos kilómetros más adelante nos encontramos con chacras y casitas de construcción rustica, continuamos por la carretera, el peso de las mochilas empezaba a sentirse y la hora avanzaba, de tal modo que buscábamos una pampita donde poder camuflarnos para pasar la noche a estas

alturas ya estábamos extenuados y solo quería tirarme a descansar, la visibilidad era cada vez peor de pronto adelante de nosotros empezamos a divisar una figura espectral parecía ser una figura humana que se aparecía y desaparecía entre los matorrales, al comienzo no le daba crédito a mis ojos y pensé que era parte del cansancio pero igual seguíamos viéndolo adelante y en algunos momentos parecía correr escapando de nuestro discernimiento. La hora avanzaba y ya nos ganaba la noche; no había luz pública, así que sacamos nuestras linternas de mano a pilas y las usábamos más que todo tratando de ver que era esa cosa que parecía tener nuestra misma misión, aunque no parecía un ser humano. por el hecho de que no encontrábamos a ningún comunero en el camino tuvimos que seguir caminando todos los terrenos aledaños al camino no parecían seguros y nuestra intuición nos indicaba que debíamos seguir caminando ya los cerros que se habrían a ambos lados del valle parecían reírse de nosotros, el sitio era totalmente rocoso y eriazo, seguíamos con un nudo en la garganta Rubén parecía resignarse a seguir caminando pues los dos concordábamos que no era un sitio seguro cualquier luz nos ponía al descubierto y no había casas a las cuales podamos pedir auxilio en caso de una contingencia, seguimos caminando ya en algunos momentos en total oscuridad. No sería franco si no aceptará, que en algún momento me dieron ganas de voltear y regresar a Lima, pero eran solo eso pensamientos y meditaciones en el transe de la caminata, los hombros totalmente adormecidos por el dolor también daban su cuota a nuestro desaliento, pero ahí estábamos caminando como locos sin poder distinguir mas de unos cuantos metros del camino.