Derechos de autor: ¿realmente un beneficio o retroceso?

Vivimos en una época en la que la sociedad necesita información reciente y actualizada, que nos permitan crecer intelectualmente para poder obtener no solamente beneficios “culturales” si no económicos también. Es indispensable para el artista difundir su trabajo, sin embargo con toda la piratería que existe hoy en día, el trabajo del artista como autor, ha sido “degradado” hasta cierto punto, es por eso que es necesario contar con regulaciones como los derechos de autor. Éstos últimos a su vez intervienen demasiado y no permiten que la difusión de las obras sea fácil, haciendo al autor perder o desviar el objetivo de su pieza/creación. Es entonces cuando surge un desbalance y es necesario saber hasta qué punto un derecho de autor beneficia y el momento en el que empieza a perjudicarnos como sociedad. En el primer artículo de la Ley Federal del Derecho de Autor establece lo siguiente: “La presente Ley, reglamentaria del artículo 28 constitucional, tiene por objeto la salvaguarda y promoción del acervo cultural de la Nación; protección de los derechos de autores, de los artistas intérpretes o ejecutante, así como de los editores, de los productores y de los organismos de radiodifusión, en relación con sus obras literarias o artísticas en todas sus manifestaciones, sus interpretaciones o ejecuciones, sus ediciones sus fonogramas o videogramas, sus emisiones, así como de los otros derechos de propiedad intelectual”. (2012) Es importante remarcar la primera parte de este artículo, ya que al considerar el material artístico como acervo cultural, es algo importante que deba de ser difundido con la tranquilidad de que la ley protege este material. Es decir, el artista “provee” a la nación con creaciones que al mismo tiempo son aportaciones a la cultura, lo cual es indispensable conservar. Desde el enfoque del músico por ejemplo, esta sección del artículo no solamente está cubriendo la necesidad de protección del artista, sino que también le da un mayor valor o peso por considerar las obras parte de la cultura nacional, ayudando a generar un balance dentro de la sociedad. En 2000, el autor Manuel Becerra dice que tener una mayor protección de la propiedad intelectual significa desarrollo tecnológico; hoy en día podemos darnos cuenta de que este tipo de ideologías están desencadenando consecuencias negativas. Si el trabajo de un artista no es difundido dentro de la sociedad, entonces no puede seguir creciendo como profesional; es decir,

la sociedad se ve afectada negativamente ya que está siendo limitada a la difusión del material artístico e información cada vez más. El objetivo como artista es lograr una conexión con una audiencia, pero si esa obra nunca llega su ésta, entonces no hay forma de que el artista tenga ese “seguimiento” en su desarrollo. En el video de “cuando los derechos de autor van mal” se habla de que los derechos de autor cada vez tienden a abarcar un campo más amplio. El crecimiento de éstos no

necesariamente significa más protección para los autores, ya que implica una limitación tanto en la sociedad como en la cultura. El Dr. Geist de la Universidad de Ottawa menciona lo siguiente respecto a los derechos de autor: “Los derechos de autor importan muchísimo. Tiene un impacto en tu educación, entretenimiento, creatividad y capacidad de expresar tu opinión. La gente se ha dado cuenta que los derechos de autor les afectan cada día y la dirección que hemos tomado durante los últimos años les preocupa de verdad. Esta es la razón por la que tanta gente está expresando su opinión”. (2010) Al no tener libertad en la manipulación (uso) y la distribución de material artístico, la sociedad sufre de una limitación de creatividad, educación, vocabulario y expresión entre otros ámbitos, generando así un descontento dentro de la sociedad ya que no pueden emplear el material artístico a su favor. Entonces, es en este punto donde el propio copyright perjudica a los creativos (dueños de obras artísticas), ya que penaliza a los consumidores por el hecho de copiar y compartir fragmentos de piezas musicales, películas, libros, entre otras. Es importante que los artistas encuentren nuevas formas de publicar sus obras a través de nuevos medios ya que como en toda profesión. En 2008, Rodríguez establece lo siguiente: “Si bien es cierto que estos cambios vienen motivados por muchos y diferentes factores, las últimas tecnologías, principalmente todo lo derivado de lo digital, están marcando una serie de cambios que vienen a trastocar los fundamentos tradicionales de la producción cultural. […] Por un lado, gracias a la popularización de nuevas herramientas de producción, distribución y acceso, estamos asistiendo a una progresiva disolución entre las prácticas sociales y artísticas.” (Pág. 131-132).

El no actualizarse les puede dejar estancados por el hecho que la sociedad se desenvuelve de acuerdo a las tecnologías y a que todo aspecto profesional “la única constante es el cambio”. Entonces, se podría decir que los artistas cada vez se relacionan a través de medios que faciliten la difusión de sus obras. Como se mencionaba anteriormente, si los derechos de autor son cada vez más eficaces, dicha difusión del material artístico resulta una violación a los derechos de autor, perjudicando no solamente al consumidor, sino al propio autor o creador de la obra o pieza de arte, ya que sin difusión, el artista no puede crecer profesionalmente. Debido a que los artistas tienen una vida/estilo laboral muy diferente al resto de las profesiones, deben de ser pagados por la creación y/o ejecución de sus piezas, ya que este es su ingreso económico; para que esto pueda llevarse a cabo, la sociedad debe de compartir y dar a conocer el trabajo del autor. Es por eso que hoy en día están surgiendo nuevas formas de protección de los derechos de autor, en el que sea igual de seguro pero que sea mucho más flexible y favorable, tal es el caso del Copyleft. La Fundación Copyleft tiene como objetivo promover y defender la producción de arte, cultura y ciencia bajo un tipo nuevo de licencias, en las que los autores (creadores) tienen un mayor control sobre sus trabajos, obras o publicaciones mientras que al mismo tiempo no limitan al consumidor al facilitarles el acceso a los trabajos. Las innovaciones, mejoramientos o

nacimiento de nuevas licencias que tienen como objetivo proteger los derechos de autor dando más libertad a los consumidores es cada vez más popular, lo cual facilitará la distribución de información. Es evidente que los autores deben recibir el “mérito” adecuado por sus obras, sin embargo, también se necesita que haya ese flujo de información entre los consumidores para que haya más producción de piezas artísticas. Al mismo tiempo, es necesario luchar por ese balance entre el copyright y lo que pueden hacer los usuarios con el material que están consumiendo. Desde el punto de vista de un músico o artista, no es nada agradable que tu trabajo circule entre la sociedad sin obtener el reconocimiento que mereces, sin embargo, al dejar que la gente se involucre más con tu trabajo puede ocasionar una mayor atracción del público hacia tus obras. Por esta razón, sería interesante inclinarnos a las alternativas de los derechos de autor como el Copyleft, que tienen un esquema mucho más flexible respecto al manejo, acceso o consulta de obras de arte sin “descuidar” al autor.

Becerra Ramírez, M. (2000). Derecho de la Propiedad Intelectual. Ciudad de México, México: Universidad Nacional Autónoma de México. Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión. Ley Federal del Derecho de Autor. México D.F., México. Consultado el 15 de septiembre de 2012. Recuperado de <http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/122.pdf> Clough, B.C. y Upchurch, L. “Cuando los derechos de autor van mal”. Recuperado de youtube. <http://youtu.be/euVfKj9HgWc> Copyleft. Recuperado de <http://fundacioncopyleft.org/en> Jalife, M. (1994). Propiedad Intelectual. México D.F., México: SISTA S.A. de C.V. López Cuenca, A. y Ramírez Pedrajo, E., coords. (2008). Propiedad intelectual, nuevas tecnologías y libre acceso a la cultura. México: UDLAP. Centro Cultural España. Recuperado en: <http://es.scribd.com/doc/39829576/Propiedad-intelectualnuevas-tecnologi%CC%81as-y-libre-acceso-a-la-cultura>

Master your semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Cancel anytime.