por Dr.

Immanuel Velikovsky traducción de Adela Kaufmann
versión original del Sitio Web SlowMotionDoomsday

¿Dinosaurios En la Edad del Hombre?
Este artículo del Dr. V elikovsky apareció en el periódico KRONOS aproximadamente en 1978

Dinosaurios fueron encontrados en la Cuenca de Laramie en Wyoming, junto con plantas salvajes “notablemente modernas en su aspecto”. Estas plantas terrestres anunciaron una edad mucho más reciente que la Edad de los Reptiles, la cual, se supone, llegó a su final hace aprox. unos 70 millones de años. Las plantas fueron referidas por paleobotanistas a por lo menos la época terciaria, o la Edad de los Mamíferos. “El grupo Laramide ha dado surgimiento a una de las dos controversias más prolongadas en la historia de la geología Americana.”
[C.P. Dunbar, Geología Histórica (1949), Pág. 375]

Pero los paleozoologistas persistieron en la atribución de las plantas a la Edad de los Reptiles, y finalmente forzaron a los botánicos a aceptar su opinión. En la pared de piedra roja del Cañón de Supai, en la región del Gran Cañón al norte de Arizona, fueron descubiertas figuras de animales cortadas por algún hombre prehistórico. “El hecho de que algún hombre prehistórico hizo una pictografía de un dinosaurio en las paredes de este cañón trastorna totalmente todas nuestras teorías respecto a la antigüedad del hombre.” “El hecho de que el animal está parado y balanceándose en su cola parecería indicar que el artista prehistórico debe haberlo visto vivo.” Los dinosaurios estaban en la vecindad, como es establecido por huellas de pies descubiertas a no más de cien millas del dibujo.
[S. Hubbard, La Expedición C ientífica al Hava Supai C anyon, en el Norte de Arizona, 1925 (1927), P ág. 5. E., dice: "El Dr. Ales Hrdlicka, P residente de Antropología, ha dado una conferencia sobre estos hallazgos. Aunque este hecho parezca casi fantástico, ellos exigen atención. Ellos no son realmente más o menos que una imagen de un dinosaurio apoyándose en sus patas traseras y balanceado por su enorme cola. Y un segundo dibujo muestra a un saurio atacando a un hombre. … El tercer dibujo retrata a una figura humana al lado de un mastodonte."]

El esquema del paleontólogo requiere la extinción de los dinosaurios unos sesenta a setenta millones de años antes de que apareciera el Hombre en la Tierra. “Ya sea el hombre se va hacia atrás en el Tiempo Geológico, al Período Triásico, que es millones de años más allá de cualquier cosa admitida, o bien, había dinosaurios ‘sobrantes’ que llegaron hasta la era de los mamíferos. Aun, incluso esta última conclusión indica una grandísima antigüedad.” ¿Que clase de hombre era el artista?

“Usaba herramientas. Tenía la paciencia de hacer resaltar un contorno en la fura piedra con un crudo pedernal, y tenía la perseverancia de terminar la tarea. Tenía un ojo para la forma y un sentido de proporción. Tuvo el buen juicio para seleccionar un medio que ha preservado su trabajo.” Cerca del dibujo del dinosaurio aparece un dibujo de un elefante atacando a un hombre grande. Los Elefantes no fueron encontrados en América cuando esta fue descubierta por Cristóbal Colón, pero los restos de elefantes, “son muy comunes por toda América del Norte, y se encuentran desde Alaska hasta México. Están representadas tres especies: el mamut, el mastodonte y el elefante imperial (elephas imperator) de California.” En la pared del canon está la representación de las últimas especies. El esqueleto restaurado tiene catorce pies (casi 5 m.) de altura. Al lado de esos cuadros está dibujado un ibex; las representaciones prehistóricas del ibex, más bien artísticamente ejecutadas, también se encuentran en otros lugares en la región del Gran Cañón. “Lo interesante acerca de esto es que ningún ibex, ni siquiera fósiles de ellos, han sido alguna vez encontrados en América. Estos dibujos parecerían indicar que debe de haber existido un animal en común en la región del Gran Cañón, en el pasado prehistórico.”
[Ibid]

“No deberíamos nosotros reajustar muchas de nuestras ideas respecto a la antigüedad del hombre y su contacto con los animales prehistóricos…?” No es suficiente que un hombre prehistórico haya representado animales hace largo tiempo extintos, e incluso de origen antediluviano. En la misma pared donde aparece el dinosaurio, el elefante y el ibex, el artista dejó pictográficos de alguna inscripción de tiempos prehistóricos. “La más notable es estas era una fila de símbolos, profundamente tallados, los cuales representan el signo griego para Marte, mostrando escudo y lanza. … El ‘barniz o acabado del desierto’ se ha comenzado a formar en la incisión, indicando una increíble antigüedad.” Si el hombre supiera cómo expresarse, no solo en pinturas, pero también en escritura, entonces el término “prehistórico” es apenas justificado. En 1926, una piedra llevando una inscripción en caracteres, similar a aquellos de los encontrados en el Cañón de Supai fue encontrada cerca de Granby, Colorado. “La piedra esculpida … muestra, tallado en alto relieve, las figuras de dos dinosaurios y un elefante. … Los dinosaurios sugieren, ya sea el brontosauro o el diplodocus.”
[Ibid]

Los seres humanos no existieron en la era de los reptiles, y si existieron, no eran gente iletrada. ¿O lo eran?
[C OMENTARIO: Fue la argumentación del Dr. Immanuel Velikovsky, en otra de sus escrituras, que los últimos remanentes de los dinosaurios no se extinguieron hasta aprox. 1600 AC , cuando la última gran “catástrofe cósmica” afectó la Tierra. Y es mi opinión que el Monstruo de Loch Ness es el último “famoso” remanente dinosaurio en la faz de este planeta. Han sido encontradas huellas humanas y de dinosaurio en cercana proximidad en el área de Glen Rose de Norte y C entro de Texas. RS]

El Brontosaurio era un Mamífero
Este artículo por el Dr. V elikovsky apareció en el periódico KRONOS Journal aproximadamente en 1978

Se requieren millones de años para que un pedazo de madera se convierta en un pedazo de carbón. Pero hacerlo de un pedazo de carbón cuando arde, solo son necesarias unas pocas horas. Cuando huellas de pies de animales prehistóricos son encontradas en la superficie de minas de carón, no es necesario asumir que están implicados millones de años en los cálculos. Continentes aparecieron y desaparecieron; montañas se levantaron y cayeron; ríos perdieron sus

Continentes aparecieron y desaparecieron; montañas se levantaron y cayeron; ríos perdieron sus cauces; y muy profundo dentro de la Tierra, todos los estratos geológicos hirvieron y se volcaron. Un animal huyó sobre la tierra para salvarse, o se escondió en una cueva. Los maderos se quemaban, el aire arriba estaba en llamas, el suelo se volvió suave desde el interior. El animal pereció, pero antes de perecer, dejó su marca – las huellas de sus patas. La antigüedad de los estratos geológicos en los cuales son encontrados fósiles, es medida por decenas y cientos de millones de años. No obstante, todas las conclusiones de geología deberán ser revisadas de una manera muy definitiva. Es posible que no sean decenas de millones de años los que están entre la total extinción de los grandes Dinosaurios y nuestra era, sino que solo algunos miles de años. La evolución de las especies, como procedería en un mundo sin perturbaciones por catástrofes, requeriría para su curso un muy diferente lapso de tiempo que si hubiesen intervenido los cataclismos. Los cataclismos podrían hacer en horas o semanas, lo que a la evolución le tomaría milenios que lograr. Los enormes animales extintos – dinosaurios – están clasificados como reptiles, y su tiempo es llamado la Era de los Reptiles. Se supone que en esta temprana era no existía ningún mamífero. Luego fueron descubiertos esqueletos de pequeños animales con aspecto de lobos, junto con los huesos de dinosaurios. El Brontosauros está clasificado como uno de los dinosaurios anfibios. Tiene más de sesenta pies de largo y se para catorce pies de altura. Tiene piernas verticales, con cinco huesos de tarso y cinco dígitos en sus patas, un tórax con mucho espacio, envuelto por unas costillas bien encorvadas, y hombros, una pelvis grande con una ancha abertura; los dientes de este animal están confinados delante de la mandíbula. El Brontosauro se estima que pesaba unas treinta toneladas. Los Reptiles son criaturas que se arrastran y no tienen piernas verticales; las cuatro piernas del brontosauros no se parecen a las piernas de los reptiles. Los reptiles tienen una pelvis estrecha, a través de cuya abertura ponen sus huevos; no acarrean a sus jóvenes vivos. La pelvis grande del Brontosauros sugiere que este monstruo podría haber dado a luz a sus retoños, y que no ponía huevos. Diplodocus, otro gigantesco dinosaurio anfibio, pudiera también haber sido un mamífero, así como una bestia (Triceratops) que parecía un unicornio, con una pelvis grande también, parecería no haber sido tampoco reptil, sino un mamífero. “Al observador no entrenado, de las muchas restauraciones que tenemos de las formas hace largo tiempo desaparecidas, matizadas quizás en parte por el conocimiento del artista de los tipos existentes, con frecuencia corresponden tan cercanamente con los mamíferos existentes, notablemente el Triceratops con los rinocerontes, que el conocimiento de su verdadero lugar en la naturaleza no puede ser asumido ni entendido.”

[C OMENTARIO: “Adaptaciones Orgánicas al Ambiente”, por G.E. Nichols, C apítulo VII, "Respuesta C limática de los Dinosaurios" (Imprenta de la Universidad de Yale, 1924), P ág. 225-226: Los ceratopianos ahora parecen haber sido definitivos pone-huevos. “Un dinosaurio que es incuestionablemente asociado con sus huevos es el pequeño P rotoceratops Mongólico. Es significativo que los huevos son muy grandes – mucho más grandes, relativamente, que aquellos de los reptiles – el descendiente comenzó la vida siendo más grandes que muchos mamíferos y reptiles contemporáneos. – vea a Desmond, P ág. 202 y a R.T. Bakker, "Fisiología de los dinosaurios y el origen de los mamíferos”, Evolución, 25 (1971), P ág.. 636-658. No obstante, el Triceratops pudiera haber sido aún así, un mamífero, puesto que un grupo de mamíferos en el presente -- los monotremes – sí ponen huevos. El ornitorrinco es el más típico y mayor conocido de los monotremes].

El theriodonte, un animal de cuerpo-robusto, cuyos esqueletos han sido encontrados principalmente en Sudáfrica, también es tomado como reptil de la Era de los Reptiles. No solo acarreaba su cuerpo en patas verticales, sino que sus dientes estaban diferenciados en incisivos, caninos (colmillos), y molares, como es el caso en mamíferos, pero no en reptiles. “Una de las características más llamativas del cráneo de los theriodontes era la especialización de los dientes. En la mayoría de reptiles, los dientes son más o menos parecidos, y siguen saliendo durante la vida del animal, tan rápido como se caen o quiebran los predecesores. No obstante, los theriodontes, tenían algunos dientes frontales pequeños, evidentemente para mascar y moler, y entre ellos unos dientes alargados, como en forma de dagas, evidentemente para arrancar y rasgar. Aquí vemos una contraparte exacta de los incisivos frontales, los largos y acentuados colmillos, y los dientes que muelen (premolares y muelas) de los mamíferos.”
[E.H,Colbert, El Libro de los Dinosaurios, (Museo A mericano de Historia Natural, N. Y., 1945, Pág.

[E.H,Colbert, El Libro de los Dinosaurios, (Museo A mericano de Historia Natural, N. Y., 1945, Pág. 58]

"Pero no es solamente la evidencia del cráneo y los dientes que señala a la directa descendencia de mamíferos de los reptiles theriodontes. Ya que en estos notables reptiles, las vértebras de la espina dorsal, la clavícula, los huesos de las caderas, los miembros y las patas, todas muestran muchas características que claramente presagiaban el típico diseño mamífero."
[Ibid]

Es concebible que los mamíferos y los reptiles erróneamente han sido colocados en la misma clase de Dinosaurios. El Camptosaurus, Tyranosaurus, y el Trachodon claramente no son mamíferos, la diferencia entre su estrecha pelvis y la ancha pelvis del Brontosauros es obvia, incluso hasta para los que no son estudiantes de paleontología. Los últimos podrían posiblemente haberle dado nacimiento a criaturas vivientes, que se alimentaban de sus ubres; los anteriores ponían huevos. Si solo los fósiles de las ballenas han sido encontrados, y no fuera conocido el animal vivo, la forma de su cráneo con las quijadas y los dientes, el esqueleto de su cuerpo y su cola, sugerirían que era un pez y no un mamífero. Pero ballenas más grandes que el más grande de los dinosaurios han sido encontrados vivos, y nosotros sabemos que son mamíferos. No han sido encontrados fósiles de huevos del brontosauros, pero han aparecido fósiles de huevos del dinosaurio de pelvis-angosta, por ejemplo, en el Desierto de Gobi. Yo no creo que se descubra alguna vez un fósil de huevo del brontosauros.

Extinción de los Dinosaurios por Dr. Immanuel Velikovsky
Este artículo por el Dr. V elikovsky apareció en el Diario KRONOS Journal aproximadamente en 1978

No se conoce cual fue la causa de la extinción de los dinosaurios. ¿Se habrán exterminado unos a otros? Algunos eran carnívoros. El tiranosaurio con largas y curvas garras, dientes afilados, pequeñas patas delanteras y una pelvis estrecha, o el alosaurio, con huesos huecos como aquellos de los pájaros. Ellos luchaban con los herbívoros, Brontosauros y Diplodocus, atacando con garras y dientes afilados. Algunos de sus esqueletos fueron encontrados en una posición que sugiere una batalla. En el pasillo del Dinosaurio del período Jurásico, en el Museo Americano de Historia Natural, la última escena de tal batalla es reconstruida, mostrando un dinosaurio carnívoro - el Allosaurus - rasgando la caparazón de un brontosauro caído. ¿Cuál era el arma del Diplodocus y del Brontosauros? Estos animales de setenta y ochenta pies de largo (25 m. aprox.) no tiene cuernos, no tiene garras, y no tiene dientes adecuados para la ofensiva y defensa. “Al parecer, no tenían armas, con excepción de la terminal de 10 pies de la cola, que a veces era delgada como un látigo, podría ser interpretada como arma.”
[R.S. Lull, "Dinosaurs", Encyclopedia A mericana.]

A veces, se supone que la causa de la extinción de los dinosaurios, tanto carnívoros como herbívoros, podría ser su incrementado bulto. Ni siquiera está claro cómo los brontosauros podían manejar sus muchas toneladas de su cuerpo con patas rectas. “El incrementado bulto hizo que necesitara abandonar su hábitat estrictamente terrestre, y lo hizo volverse parcialmente, si no totalmente acuático.” “Estas criaturas [Sauropoda] vadeaban, como lo implicaban sus miembros pesadamente cargados, o nadaban … pero no mostraron una distintiva adaptación a la vida en el agua."
[Lull]

Por esta razón, los grandes brontosauros y diplodocus se piensa que están emparentados a la clase de anfibios, o reptiles, viviendo, en parte, en el agua, y en parte en tierra.

Los esqueletos no tienen señales de adaptación a la vida en el agua, pero su gran peso en la tierra demanda esta explicación acerca del comportamiento anfibio de estos animales. En el agua, sus cuerpos hubieran sido menos pesados. Sin embargo, el Brontosauros no era un anfibio, sino un animal de tierra. Se ha conjeturado que los brontosauros se volvieron muy pesados como para caminar en tierra, pero la pregunta: ¿porqué crecieron tan pesados, si la ley de la evolución en su principio de adaptación a las condiciones existentes? ”La causa de extinción no es, de ninguna manera, clara.”
[Lull]

La extinción no fue gradual. “El acontecimiento más dramático, y en muchos aspectos el más desconcertante de la historia de la vida en la tierra … es el cambio del Mesozoico, Era de los Reptiles, al Terciario, Era de los Mamíferos. Es como si la cortina fuera repentinamente bajada en un escenario en donde todos los papeles principales estuvieran ocupados por reptiles, especialmente dinosaurios, en grande números y de gran variedad, e inmediatamente surgiera para revelar la misma escenografía, pero un reparto enteramente nuevo, un reparto en el cual no aparecieran para nada los dinosaurios, y otros reptiles serían meramente figurantes, y las partes principales serían todas hechas por los mamíferos, del tipo que apenas aparecieron en los actos precedentes."
[G.G. Simpson, citado por Shuchert y Dunbar, Perfiles de la Geología Histórica (N.Y., 1941), Pág. 230]

Existe una pista en el hecho que los llamados revolución Laramide, acompañada por un plegamiento de la corteza terrestre y elevación de montañas, que marca el fin de la era Mesozoica, o la era de los dinosaurios. Es característico: La era Mesozoica terminó en una revolución que levantó continentes y los dejó caer en otras partes; y “el período de la extinción de los dinosaurios fue coincidente con la revolución Laramide, a nivel mundial.”
[Ver E.H. C olbert, Tierras Errantes y Animales (N.Y., 1973), P ág. 207 -- "Quizás las extensivas extinciones al final de la era C retácea deberán correlacionarse de alguna manera con el comienzo del levantamiento de montañas a escala mundial, el cual eventualmente iba a resultar en los sistemas modernos de grandes montañas -- los Himalayas y las montañas de los Alpes, los Andes y las Montañas Rocosas. Esto es conocido como la 'revolución Laramide' en la historia terrestre. C omo quiera que haya sido, la empírica evidencia muestra que con la llegada de la Historia C enozoica, los mamíferos heredaron la tierra.”]

Debe ser muy simple imaginar que la misma catástrofe mató a los dinosaurios. Los Cataclismos no son libres de la Geología, pero son considerados como procesos lentos. Como un factor en biología, los cataclismos reales y revoluciones han sido descalificados desde que la teoría de Darwin acerca de lentas adaptaciones y evoluciones se convirtieron en la visión estándar. Por ello, la revolución Laramide dobló la corteza terrestre y levantó montañas, pero no afecto la vida de los dinosaurios, y la causa de su extinción está, todavía, siendo buscada. El comienzo del mundo antediluviano de bestias bien puede haber sido hace cientos de miles, o de millones de años. Esto no está siendo discutido aquí. Pero el fin de los dinosaurios bien que vino en la era del hombre, incluso en la parte histórica de esta edad. Respecto al problema de la extinción, Lull nota que las, “especies individuales [de los dinosaurios] son registradas de rocas tan altas como la formación de Lance. Es difícilmente concebible que unos pocos remanentes sobrevivieron, incluso en las partes más remotas del globo, durante millones de años después de la extinción general del grupo, sin embargo esto es precisamente lo que nuestros registros parecen mostrar, a menos que haya sido una mala interpretación de un remanente extremadamente local de estratos más viejos, como los descritos por Gilmore en el Ojo Alamo, o la falta de reconocimiento de la verdadera edad, posiblemente de los miembros más bajos de una formación aparentemente continua, como en la Patagonia.”

[Lull, Ibid., P ág. 275. "Gilmore ha descrito una forma, a la cual él llama Alamosaurus, de las camas de Ojo Alamo en Nuevo México, como un indudable sauropodo, pero en inexplicable asociación con las formas de Lance, mucho después de la extinción general de la raza. El compara medidas con aquellas del Brontosauros. La escápula del Alamosaurus era de 65 pulgadas de largo, hasta 45

pulgadas para aquella del Brontosauros. P or otra parte, la ischia, era casi igual, mostrando, de nuevo, una bestia similar al brachiosauro." -- Lull, Adaptación Organica, op.cit., p. 276.]

La revolución que marca el final del período cretáceo fue causada por uno de los contactos interplanetarios. Solo unos pocos especímenes del Dinosaurio sobrevivió al Diluvio. Unos cuantos individuos sobrevivieron a uno o más de los cataclismos que siguieron. En las grandes catástrofes, los grandes animales terrestres tienen menos oportunidades para sobrevivir que los pequeños. Ellos difícilmente encontraron cuevas lo suficientemente grandes para cubrirlos. Si es que encontraron cuevas grandes, se apiñaron en ellas, y se sofocaron allí, o bien fueron aplastados por el colapso de las cuevas. Muchos esqueletos de dinosaurios han sido encontrados en tales grandes cuevas. Pequeños animales podrían haberse metido en hendiduras en las rocas, o en agujeros en el suelo, y aunque fueron destruidos por miríadas, relativamente más de ellos pudieron sobrevivir. En las condiciones que siguieron a la catástrofe, los muy pocos dinosaurios grandes que quedaron vivos, fueron condenados a la extinción, como resultado de violentas alteraciones en, prácticamente, todas las condiciones geofísicas: cambios en los campos magnéticos, en temperatura, en la composición de la atmósfera, en la longitud del día y del año, junto con el cambio en las estaciones, todo esto afecto profundamente toda la vida orgánica. Especialmente el incrementado peso de todo sobre la tierra, causó que los cuerpos de los pocos brontosauros remanentes se volviera más pesado de lo que ellos podían llevar. Vadeando en el agua, aunque desminuyendo la carga que cargaban sus piernas, no es una adaptación real: los pies son pesadamente arrastrados y se hunden en el loco debajo de las aguas poco profundas. Dejando el agua, los animales deben de haber sentido el gran peso de sus cuerpos y el aplastante y llamativo efecto del lodo. Si estos animales eran mamíferos, como lo supongo, el período de gravidez, por el peso adicional, debe haber sido más desastroso para la hembra. Solamente los monstruosos mamíferos de mar de esa era escaparon a la destrucción total, y sus descendientes viven hasta ahora. Estos son las ballenas. Estas alcanzan más de cien pies de longitud, y en peso sobrepasan a los más grandes brontosauros. Es algo notable que los viajeros del segundo y posiblemente el tercer milenio antes de la era presente, trajeron a casa estas historias: El que gobernaba a los animales de mar es Leviathan. Sus aletas irradian luz brillante, y su olor es como a podrido. Leviathan echa un chorro de agua hacia afuera. Esta descripción, uno podría adivinar, es de una ballena. Ziz es el que gobierna sobre los pájaros. Es monstruoso en tamaño, sus alas son tan inmensas que cuando están desplegadas, oscurecen al Sol. “El gran pájaro Ziz bate sus alas y pronuncia su grito, para que los otros pájaros de presa, las águilas y los buitres retrocedan.”
[L. Ginzburg, Lleyendas de los Judíos, I Filadelfia, 1942, Pág. 28.]

La extensión de las alas del pterosaurus se extendía desde 27 pies, hasta unos increíbles 69 pies, mientras que la extensión de las alas de las grandes águilas es menor de 10 pies.

[C OMENTARIO: Este pájaro “Ziz” o “P ájaro Zu” está conectado con la secuencia de llegada del P laneta X, Nibiru. RS.]

Behemot (que no debe confundirse con el animal que lleva su nombre en el presente) es el más notable representante de la clase mamífera. Behemot empareja a Leviathan en fuerza. Tuvo que ser prevenido de multiplicarse y crecer, “de otro modo, el mundo no hubiese continuado existiendo”. Está privado del deseo de propagar su especie. Como los viajeros arriba mencionados no pudieron haber visitado el Museo Americano de Historia Natural en sus viajes, ni ningún otro museo de paleontología, ni pudieron haber leído libros modernos sobre dinosaurios y todas sus clases, es enigmático leer sus descripciones de los monstruosos animales y de su comportamiento, y también del arma usada por el más grande animal en tierra.

animal en tierra. En combate mortal entre las bestias gigantescas, Leviathan mata con el soplo de sus aletas, y Behemot mata con un movimiento de su cola. Los modernos paleontólogos se preguntaban sobre la carencia de armas, ya sea para ataque o defensa, lo cual lo hubiera hecho presa fácil para cada atacante, y supuso que el animal usaba su cola como arma. Igualmente interesante es la descripción de la gigantesca hembra Reëm, que era tan pesada desde muy joven. “Leviathan, Ziz, y Behemot no son los únicos monstruos. Hay muchos otros, y algunos maravillosos, como el Reëm, un gigante animal, el cual solo una pareja, macho y hembra, existen. … El acto de copulación ocurre solamente una vez cada setenta años, entre ellos … El acto de copulación resulta en la muerte del macho. El es mordido por la hembra y muere de la mordida. La hembra se preña y permanece en ese estado por al menos doce años. Al final de este largo período, da el nacimiento a mellizos, un macho y una hembra. El año anterior a su nacimiento, la madre no es capaz de moverse … Durante todo un año, el animal solamente puede rodarse de lado a lado, hasta que finalmente explota su barriga, y salen los mellizos. Su aparición es, sin embargo, la señal para la muerte de la madre Reëm.”
[Ginzburg, Ibid., Pág. 28-31.]

El problema de la estática de los dinosaurios, con sus piernas como pilares, molesta a los modernos eruditos. Las especies más grandes están clasificadas como anfibios, aunque no ha sido encontrada una adaptación para la vida en el agua en sus remanentes fósiles. Están clasificados así porque, al vadear en el agua, ellos habrían tenido una menor carga corporal que acarrear. Que esto no resuelva la cuestión es demostrado arriba. Los animales, aparentemente, no se adaptaron a las condiciones de vida, y no sobrevivieron. Para ser más exactos, los animales se adaptaron a las condiciones, pero la Tierra cambió estas condiciones completamente más de una vez. Las variaciones de la fuerza de gravedad se volvieron, más que cualquier otra cosa, fatales para los grandes dinosaurios.

Regresar a Velikovsky Regresar a La Saga Oculta de Los Reptilianos Regresar a Temas / Las Traducciones de Adela Kaufmann Regresar a Historia de La Humanidad y Civilizaciones Antiguas