OY V. -T P R O Y E C T O S I V.

A U L A -T A L L E R F
PROGRAMA DE CURSO 06/07

Germán López Mena Miguel Ángel de la Cova Morillo-Velarde Amadeo Ramos Carranza, profesores
UNIVERSIDAD DE SEVILLA / ESCUELA TÉCNICA SUPERIOR DE ARQUITECTURA DEPARTAMENTO DE PROYECTOS ARQUITECTÓNICOS.

Programa de Curso 2006-07. PROYECTOS IV PROYECTOS

1

ÍNDICE:
0. INTRODUCCION AL PROGRAMA (3) / I. CONTENIDO: PROYECTO Y TIEMPO (4) / II. PARTICULARIZACIÓN DE LOS CONTENIDOS (9) / III. DOCENCIA Y OBJETIVOS (10) / IV. TEMÁTICA (13) / VII. / V. RESEÑA METODOLÓGICA (14) / VI. EJERCICIOS. PROYECTAR EL PAISAJE: De la aldea al campo (los caminos) (16) BIBLIOGRAFÍA (25)

2

PROYECTOS PROYECTOS IV

Aula Taller - F

P R OY E C T O S

I V.

A U L A -TA L L E R

F. F.

CURSO 2006-2007. ( Grupo F)

Profesores: Germán López Mena. Arquitecto, profesor asociado LOU (Tiempo parcial) Miguel Ángel de la Cova Morillo-Velarde. Arquitecto, profesor asociado (Tiempo completo) Amadeo Ramos Carranza. Dr. Arquitecto, profesor colaborador (segundonivel)

0. INTRODUCCION AL PROGRAMA. Un programa docente es una oportunidad para expresar la idea arquitectura y el tipo de enseñanza en la que creen sus autores. Se basa esta apuesta en los años de estudio y experimentación que han dedicado a la docencia del proyecto de arquitectura y en los conocimientos adquiridos en otros campos disciplinares próximos, como son la investigación y el ejercicio de la profesión. El sistema de enseñanza universitaria intenta que los programas que se oferten lo hagan desde la credibilidad que supone su presentación, debate y aprobación ante tribunales especializados. Esta situación no siempre es posible y la publicación conjunta de los programas de todas las asignaturas y aulas taller venía, en parte, a compensar esta carencia administrativa, al provocar el debate que siempre genera la difusión de los conocimientos y las experiencias en los que se sostienen los diferentes programas docentes. Para esta asignatura y en el Aula-Taller F, los programas de curso eran coordinados por el profesor D. Manuel Trillo de Leyva, catedrático de este departamento. Se abre ahora una nueva etapa que sin embargo no puede prescindir de este trabajo realizado durante años, entre otras razones porque en él también hemos participado y creído los actuales profesores de este curso, aún cuando tengamos que recordar nuestros primeros años de formación universitaria; una situación singular que a falta de otros mecanismos oficiales, garantiza la idoneidad de nuestras ideas sobre la arquitectura y su enseñanza. El año académico 2001-2002 trajo el estreno del Plan 1998 en la asignatura de Proyectos IV, que según los descriptores aprobados en el Plan, debía responder al contenido genérico de Proyecto y Tiempo, ajustándose así al programa marco que para esta asignatura había previsto el Departamento de Proyectos Arquitectónicos desde 1995. Las expectativas que conlleva el inicio de una nueva asignatura, alentó a elaborar un texto crítico sobre los contenidos que encierra esta relación entre Proyecto y Tiempo: reflexiones e ideas escritas por el profesor Manuel Trillo de Leyva, cuya vigencia es una enseñanza sobre la atemporalidad del término contemporaneidad. Este programa se inicia con este texto.

Programa de Curso 2006-07. PROYECTOS IV PROYECTOS

3

OY I . C O N T E N I D O : P R OY E C T O Y T I E M P O .
El texto de este apartado fue escrito por el Catedrático de este departamento Dr. D. Manuel Trillo de Leyva para los programas de curso de la asignatura de Proyectos IV del Aula Taller F, cursos 2001-02 al 2005-06. Han sido marcadas en negrita y cursiva, los conceptos que, dentro de un discurso compacto, son desarrollados en las líneas que lo preceden.

La asignatura de Proyectos IV tiene, en el Plan de Estudios del año 1998, como breve descripción de contenidos: “Proyecto de Ejecución. Metodología. Organización y gestión de proyectos. Proyecto y Tiempo. Proyecto y presente: contingencia y pertinencia. Memoria, ritmos, espíritu de la época. Permanencia y discontinuidad. Teoría y práctica de la arquitectura, integrando las disciplinas que concurren en el proyecto”. Y junto a estos posee rasgos propios por su enclave en el proceso de formación del alumno de Proyectos, al estar a caballo entre las primeras aproximaciones a la disciplina de los tres cursos anteriores y los Proyectos V y Proyecto Fin de Carrera, lo que le confiere una fuerte carga pedagógica: se vislumbra el horizonte de la acción real, que obliga a no eludir la necesaria reflexión en torno a los valores de lo verosímil, sin estar sometido a la presión del final de los estudios. En el contexto de la ineludible unidad y globalidad del proyecto arquitectónico, en Proyectos IV se insistirá con especial énfasis en la reflexión y acción en torno a las distintas formulaciones del concepto «tiempo» vinculadas al proceso de Proyectos. El tiempo es la memoria y no es cierto que tengamos la misma memoria. La memoria es un arbitrario espejismo, con la inestabilidad de los olvidos y lo que permanece. La ficción de la memoria se delinea entre los olvidos y la manipulación, con la imprescindible ayuda de la realidad, que a fuerza de ser la misma y de cambiar su apariencia en el suceder de los años, va convirtiéndose en un paisaje inexplicable, en un territorio al otro lado del reflejo, escondido en un plumier como un ídolo escolar o un patrimonio antiguo. “Cuando se le presentaba un nuevo trabajo Le Corbusier tenía la costumbre de dejar que el asunto reposara en su subconsciente durante un período de incubación. Sobre esta “vida de las formas en la mente” solo pueden hacerse conjeturas. Probablemente el nuevo problema se iba dominando mediante diagramas que ya estaban bien saturados. Se combinaban elementos viejos y nuevos a modo de amalgama alrededor de unas intenciones débilmente percibidas. Las invenciones de Le Corbusier venían a veces provocadas por saltos analógicos de pensamiento entre fenómenos dispares, como cuando captó la relevancia de las chimeneas de ventilación para el espacio de la Asamblea de Chandigarh, o la pertinencia de un caparazón de cangrejo para la cubierta de Ronchamp” (Curtis, W.J.R.: Le Corbusier: Ideas and Forms, 1986). Afirmar que todo el arte puede encontrarse en una sola obra no es más que una generalización. Pero si pensamos en una ciudad, construida, reformada, rehabilitada por siglos, se podría admitir que está generada, en un último análisis, de diferentes intenciones de algunas -muy pocas- metáforas. Sincronizar el tiempo individual de cada persona con el tiempo general es un deber inevitable que se materializa en nuevas imágenes. Cualquier intervención en la ciudad origina el problema de fijar el tiempo, sin incurrir en segregaciones mecánicas del presente, pasado y (por qué no)

4

PROYECTOS PROYECTOS IV

Aula Taller - F

futuro. No podemos prescindir del tiempo, y mientras nuestra conciencia pasa de uno a otro estado, lo único que permanece es la memoria individual, en la que reside nuestra identidad. ¿Cómo resolver el problema frente a una identidad mudable? No es una cuestión de estilo. Existen pocos estilos «puros» en los edificios de una ciudad; ni en un gran edificio nacido en estilo renacimiento y terminado en estilo barroco. Los procesos lógicos raramente son reales. Más bien, normalmente incluyen vacíos y simple pasividad. Lo fundamental son las imágenes formales, y la forma existe o se justifica en cuanto participan de la realidad en la que está inmersa; la ciudad, que representa su realidad. La obligada contemporaneidad de nuestra producción propiciará la reflexión sobre los valores de la cultura actual: el continuo movimiento, la progresiva aceleración, el sentido de la asimetría, el interés por lo inacabado, la pérdida del intervalo,... Este ineludible espíritu del tiempo convive con la necesidad de sedimento, de permanencia, con valores atemporales que emparientan a la arquitectura con actividades como la agricultura, por el carácter anacrónico que conllevan, al tiempo que revisan continuamente sus medios y técnicas para una mejor productividad. El buen gusto, y su parentesco con el buen tono, al igual que la moda, está condicionado por la

actualidad y cierta información. Puede existir un muy buen gusto que es el fruto de una excesiva
información. Es un fenómeno social que tiene como resultado crear tendencias, sin justificación, aun cuando sea con los restos de viejas convenciones y antiguos prejuicios, tendiendo a crear otros nuevos. “El hombre que se consagra al buen gusto se pone voluntariamente anteojeras”. (Goemans, C. : Magritte, un ser vivo. 1989) La arquitectura no es una cuestión de gusto o tendencia, y su proyecto debe buscar asegurar los conocimientos que hagan posible que la obra responda en su construcción a la idea y planteamientos que la impulsan. “El placer estético se obtiene fácilmente: un trabajo de artesano, algunas ideas sin misterio, un tema tradicional, y con eso nos consideramos satisfechos” (Magritte: Prólogo para su exposición en la Galería Lou Cosyn, 1947) Las vanguardias no son menos responsables del desajuste del lugar que los regionalismos eclécticos, ya que la arquitectura no es cuestión de estilo y cada intervención u obra es única. Al describir nuestra actividad cotidiana en base al continuo movimiento o la continua actividad, a menudo rutinario, surgen conceptos como los ciclos o los ritmos, que nos remiten a lo repetitivo. El paso del día a la noche, el sucederse de las estaciones, de los años, los cambios en los habitantes -no tanto numéricos como cualitativos-, introducen en el proyecto nuevos campos de reflexión que aportan un enriquecimiento de la propuesta: lecturas diversas de un mismo objeto o lugar, distintos modos de relacionarse con ellos, que remiten a una arquitectura más abierta, en la que el habitante -espectador y actor a un tiempo- asume un papel esencial. La noción de recorrido, vinculado al movimiento, abrirá el campo al descubrimiento de paisajes interiores.

Programa de Curso 2006-07. PROYECTOS IV PROYECTOS

5

“Fontana rechazaba lo artificial de la geometría en la medida en que pudiera dar lugar a un nuevo planteamiento racional ensimismado, alejado de la permeabilidad del contexto y de la fugacidad con la que suceden las cosas en el tiempo y en el espacio.” (García, A.: La lucidez de Fontana, Madrid, 1998). Al tiempo se propondrá el diálogo interior / exterior, tema característico de la propia razón de ser de la arquitectura, en base a nociones próximas al artificio de lo temporal. La simultánea necesidad de aislamiento y de interrelación entre el innen y el auBen enfrentará el proyecto a la noción de intervalo, de dilatación que supere la pausa entre ambos y permita su coexistencia. Frente a un entendimiento de la realidad basado en la continuidad temporal y espacial, los ejercicios del curso propondrán reflexionar sobre valores presentes en la discontinuidad, en los instantes, en los accidentes, en el acontecer. En los deportes más recientes (surf, ala-delta, rafting,...) las trayectorias no tienen origen ni final y el éxito de la prueba consiste en saber usar a nuestro favor las características del medio (corrientes, accidentes de la materia,...), en elegir de entre todos los movimientos posibles sólo el favorable, más que en realizar un recorrido predefinido en el menor tiempo. El tiempo aparece en estos deportes de modo indirecto, reconocible a través de la velocidad. No hay tiempo para razonar; se toman decisiones en cada instante. El tiempo es una suma de instantes. El viaje-real o figurado, exterior o interior presenta análogos rasgos de discontinuidad. El viaje impone sus propios ritmos, su propio tiempo, supone la trasgresión de lo cotidiano, del espacio / tiempo habitual, desvela valores ocultos de esa realidad aparentemente conocida, agotada. «No es verdad. El viaje no acaba nunca. Sólo los viajeros acaban. E incluso estos pueden prolongarse en la memoria, en recuerdos, en relatos. Cuando el viajero se sentó en la arena de la playa y dijo: «no hay nada mas que ver», sabía que no era así. El fin de un viaje es solo el inicio de otro. Hay que ver lo que no se ha visto, ver otra vez lo que ya se vio, ver en primavera lo que se ha visto en verano, ver de día lo que se vio de noche, con el sol lo que antes se vio bajo la lluvia, ver la sembradora verdeante, el fruto maduro, la piedra que ha cambiado de lugar, la sombra que aquí no estaba. Hay que volver a dar los pasos ya dados, para repetirlos y trazar caminos nuevos a su lado. Hay que iniciar de nuevo el viaje. Siempre. El viajero vuelve al camino”. (Saramago, J.: Viagem a Portugal, Lisboa, 1995) El acontecimiento, desvelado como fuente de conocimiento, se incorpora por diversas vías al mundo de los instrumentos del proyecto. «El pensamiento estético necesita disponer de aquel halo de indeterminación e irracionalidad del que es imposible prescindir, y que añade, en vez de restar, elementos cognoscitivos a todo discurso sobre las cosas del arte.” (Dorfles, G.: El intervalo perdido, Barcelona, 1984) Los sistemas de comunicaciones actuales permiten aproximaciones inmediatas a conocimientos y medios muy distantes y diversos. Como consecuencia indirecta de ello y del poder derivado de estas comunicaciones, gran parte de la arquitectura de los últimos años registra una clara ten-

6

PROYECTOS PROYECTOS IV

Aula Taller - F

dencia a la homogeneización, al desdibujarse de lo característico de los lugares, de los contextos, junto a cierto imperativo en dar respuesta inmediata a aspectos coyunturales en el tiempo. El curso insistirá sobre las implicaciones temporales de toda propuesta arquitectónica (de contemporaneidad y permanencia, simultáneamente), junto a la necesaria respuesta a lo característico, a lo específico de cada situación: aportar respuestas particularizadas a partir de un entendimiento del marco global de los instrumentos, de los medios. Se entiende el curso de Proyecto y Tiempo como ámbito propicio para insistir sobre la revisión del concepto de Patrimonio. Sin eludir sus implicaciones sociales, es preciso reformular los límites de lo patrimonial, no tanto por vía de una ampliación de categorías, sino a través de su fundamentación en los valores conceptuales que lo sustentan. El proyecto de intervención sobre arquitecturas pretéritas, como acto esencialmente discontinuo, permite reflexionar sobre la relación entre el objeto arquitectónico y el momento histórico cultural que lo genera. La confrontación de distintos tiempos con un mismo lugar posibilitará el dialogo entre respuestas a usos y tiempos concretos. El patrimonio heredado, histórico o artístico como confusamente se viene en calificar ante tanta otra arquitectura, no está limitado a las piezas de valor o a sus elementos de museo. Las arquitecturas pasadas no son inmutables al viento de la cultura. La intervención a través de una obra de nueva planta no es tan diferente a las de restauración, reforma o rehabilitación. El patrimonio es permanencia, y la obra de arquitectura cambio. Permanencia y cambio son términos de toda producción arquitectónica y sus normas no están escritas. El acierto de cualquier acción arquitectónica no estriba en un determinado respeto al pasado, codificado por normas previas, ni tampoco en la necesidad de hacerse ver. La arquitectura se conduce por otras necesidades colectivamente sentidas, y la disciplina cambia sus caracteres con toda intervención. La Arquitectura anterior a la construcción de villa Savoya era distinta a la que siguió, tanto para Le Corbusier, como también en este caso para el resto. Arquitectura y arquitectos son solidarios a sus respectivas biografías. No es la producción arquitectónica un discurso de eruditos, aunque necesite ser un discurso erudito, sino hallazgos que una vez encontrados muestran su evidencia. La reflexión crítica, más que el presupuesto retórico, aseguran la actuación. “...el poeta Constantino Cavafis (1863-1933).., un clásico, obsesionado con la armonía de las formas y la claridad de la expresión, un convencido de que la destreza artesanal, la lucidez, la disciplina y el buen uso de la memoria eran preferibles a la improvisación y a la desordenada inspiración para alcanzar la absoluta perfección artística... Su mundo no es nada erudito, aunque sus personajes, lugares, batallas, intrigas cortesanas, puedan ser rastreados en los libros de historia, porque la erudición antepone una barrera glacial de datos, precisiones y referencias entre la información y la realidad, y el mundo de Cavafis tiene la frescura y la intensidad de lo vivido, pero no es la vida al natural, sino la vida enriquecida y detenida -sin dejar de seguir viviendo- en la obra de arte.” (Vargas Llosa, M.: El alejandrino, 2000). La arquitectura pertenece a un tiempo pero no es de un tiempo. Un cuadro, una escultura o una composición musical si pueden ser de un preciso momento, e incluso tener un solo autor. La arquitectura, incluso la del pasado, se transforma haciéndose continua con el lugar y extendién-

Programa de Curso 2006-07. PROYECTOS IV PROYECTOS

7

dose como creación en el tiempo. Cuantas más obras no se pueden precisar en el tiempo, en su estilo o en su autoría, que las que tienen una fecha y un autor concreto. Se puede desear la permanencia del patrimonio pero ello no supone que no se deba o puedan arreglar sus cabellos. El conservadurismo a ultranza puede ser recinto seguro que no reflexivo y la Arquitectura es una creación del pensamiento. Toda sociedad busca reconocerse en el paisaje que ofrece su arquitectura y la obra de nueva planta no es menos pieza del lugar que la arquitectura del pasado. La formación de nuestra idea de Arquitectura y de sus recursos expresivos será la búsqueda reflexiva de una alternativa al tema y lugar propuestos. La residencia, el espectáculo, la industria, el trabajo, las comunicaciones y el ocio son ideas de nuestra época, que podremos perseguir en las evoluciones de anteriores arquitecturas, aunque la formulación que investigamos no sea directamente reconocible en ellas. Pero en cambio sí establecen el dominio en el que se entenderá y valorará la nueva propuesta. La transformación de un lugar concreto, con la consideración de todas las circunstancias físicas de la realidad del medio, impondrá los términos de la cultura mediante los cuales confrontar nuestra idea de Arquitectura. Todo es patrimonio, construido o no, y no parece conveniente actuar con enfermo respeto a lo heredado, ni sin el suficiente reconocimiento. La incorporación al proceso de proyectos de la noción del paso del tiempo, referido a la vida de los edificios, permitirá reflexionar sobre la posible transformación de los espacios o su obsolescencia. La incorporación de estos temas a los primeros momentos del proyecto, cuestionando la pertinencia de unos recursos u otros, persigue cierto engarce entre los contenidos característicos de esta asignatura y aquellos argumentos más propios de Proyectos V (Proyecto y Técnica). En el devenir de la realidad, el momento del proyecto se caracteriza por su condición discontinua. Toda acción de proyecto altera, transforma: la neutralidad, la conservación, en sentido estricto, no tienen cabida en el proyecto. Frente a los conceptos de restauración, rehabilitación o recuperación, es preciso reivindicar para el proyecto el concepto de transformación, como acción abierta a la sustitución material o a la ampliación parcial. El arquitecto debe familiarizarse con los conceptos de vida y muerte aplicados a la arquitectura. Frente a la ficticia antinomia patrimonio / modernidad, la asunción de las implicaciones temporales del proyecto debe permitirnos reconocer nuestro ineludible compromiso con la producción de patrimonio contemporáneo. La obra, construcción física o dibujada, se integra real o virtualmente al paisaje; creando uno nuevo que se ofrecerá a otros usos y concepciones. La tarea del arquitecto, que se inicia desde la aspiración a transformar el lugar, se dirige hacia unos resultados nunca a priori conocidos. La obra nace en el intento de satisfacer unos contenidos; y siendo esta una de las tareas, el arquitecto trata de conocer la relación existente, dentro de su cultura, entre contenidos sociales o / e individuales y arquitecturas conocidas. La forma se nos presenta “ingenua” y cambiante como la función o la construcción. La propia esencia de la arquitectura es su falta de norma. “El gran engaño que se puede hacer en estética es tratar de conseguir alguna belleza siguiendo leyes estéticas”. (Rietveld, G. Th.: Nuevo funcionalismo en la arquitectura alemana. De Vrije Bladen 9. 1932)

8

PROYECTOS PROYECTOS IV

Aula Taller - F

PA RT AC LO I I . PA R T I C U L A R I Z A C I Ó N D E L O S C O N T E N I D O S . Cada año, los contenidos expresados en el programa se exploran desde la perspectiva concreta que supone considerar como acción prioritaria a uno de los descriptores enunciados para esta asignatura. Tras la entrada en funcionamiento del plan 1998, los primeros tres años de docencia se desarrollaron bajo el epígrafe “tránsitos”, que se había esforzado en investigar la puesta en valor de espacios patrimoniales caídos en desuso o con un potencial de asumir otros nuevos. El término queda definido de la siguiente manera: “Un lugar que habitar y un lugar donde construir son experiencias afines a los significados entrelazados que se contienen en la palabra tránsito. El tránsito como tiempo de muda, de trastorno inherente a la realidad sobre la que acontece. Recorrido, por tanto, donde las permanencias se rehacen justamente para seguir siéndolas: esa parece ser una de las caras que puede mostrar el hecho arquitectónico al mirarlo desde el barco del Tiempo. Tránsito como condición necesaria del conocimiento y la formación de los que discurren, profesor y estudiante. La reflexión en torno a este argumento, se entrelazan con las del perfil de formación académica en el que nuestro Aula-Taller aparece en la asignatura de Proyectos IV. Nos referimos a las líneas curriculares de “Planeamiento Urbano” y de “Arquitectura y Patrimonio”. Los ejercicio que se plantean planean sobre el discurso del habitar, de lo patrimonial y de la reflexión sobre la ocupación de la ciudad y sus alternativas; todo ello sin perder de vista los sentidos del epígrafe” (Aula-Taller F. Proyectos IV. Programas de curso 2001-02 al 2003-04. Inéditos) La realización de la maqueta de “Sevilla y su entorno” el curso académico 2004-05 se aprovechó para observar los contendios del programa desde otro aspecto temporal: la “migración”, que tiene claras relaciones con lo investigado bajo el epígrafe “tránsitos”. Este curso completa el trienio que hasta ahora se ha dedicado a la reflexión de aspectos singulares de la arquitectura. “La migración no deja de ser un tránsito, pero su definición entona una cierta necesidad, la búsqueda de una situación mejorada respecto al origen del movimiento, no sin cierto trastorno. En las migraciones no resulta claro si se pretende permanecer o sólo se trata de una parada, una estancia deseada pero no por siempre. El concepto aplicado a la arquitectura pudiera resultar engañoso si se entiende como movimiento de objetos o como respuesta social a los acontecimientos actuales de circulación de personas: pudiera haber algo de ello, pero la fresca intelectualidad desde la que se construye el hecho arquitectónico tiende a desaparecer en la ligereza. Entenderíamos más bien una mezcla de arquitectura y optar primando el ser precisos en saber cómo detenernos en un lugar y sentirnos cómodos en él durante el tiempo que sea necesario, como esas arquitecturas decanas del pabellón de Rietveld en Kronnen-Muller que, al visitarlas, no se sabe cuánto tiempo llevan allí o si se desmontarán mañana.” (Aula-Taller F. Proyectos IV. Programas de curso 2004-05 y 2005-06. Inéditos)

Programa de Curso 2006-07. PROYECTOS IV PROYECTOS

9

El curso 2004-05, en el río Guadalquivir a su paso por la ciudad de Sevilla, y el curso 2005-06, en la cornisa del Escarpe junto a la localidad de Carmona, fueron los lugares elegidos para elaborar unos proyectos especialmente atentos a estas reflexiones de transitoriedad que conlleva el término “migraciones”. Territorios donde asentar unas arquitecturas próximas a caminos, carreteras o vías de comunicación -el río Guadalquivir, la carretera entre Carmona y El Viso o la huella de la desmantelada línea férrea entre Carmona y Alcalá de Guadaira-; una breve reseña de esas infraestructuras desde las que sería posible explicar la existencia de las poblaciones, sus auges o declives, según el grado de movimiento, traslados e intercambio habidos en ellas. Adaptadas al medio físico, se han creado, transformado o adaptado al mismo ritmo que se altera la distribución del hábitat. Por ello, aunque cambie su aspecto, las infraestructuras parecen permanecer al paso del tiempo, siendo los usos productivos, los edificios e incluso el paisaje, los que van mutando, como si necesitaran mejorar sus condiciones de vida aunque ello no suponga el abandono del lugar que ocupan. El curso 2006-07 mantiene estas expectativas de exploración, eligiendo lugares en los que los usos y los edificios se explican por su relación a las infraestructuras de comunicación, históricas o contemporáneas, cuyo nivel de movimiento y transferencia debe ayudarnos a fijar este concepto de “migración” aplicado a la arquitectura.

III. DOCENCIA Y OBJETIVOS. “Hacer un plano es precisar, fijar ideas”(Le Corbusier. Vers une architecture, 1923) Esta frase de Le Corbusier se encuentra recogida en todos los programas de la asignatura de Proyectos IV elaborados por el Aula Taller F. Se implica aquí proyecto y dibujo, como la manera de expresar el pensamiento y los significados, estableciendo además un orden prioritario e incuestionable para la producción del proyecto y su posterior representación. Los años de trabajo y experimentación docente son los que definen las directrices principales de este curso de proyecto. Parte de la seguridad que otorga la insistente búsqueda sobre una idea de arquitectura, comprometida y actual, y se nutre de las dudas que surgen necesariamente de la reflexión que provoca toda acción propositiva. Lugar, tiempo o técnica, según cursos y objetivos, son herramientas útiles que nos permiten incidir en aspectos concretos y diferenciados del aprendizaje, reconociendo sin embargo en el proceso y en el resultado final la intervención integrada y simultánea de estos tres campos temáticos. Siendo un curso de proyectos una labor conjunta de profesores y alumnos, corresponde a los primeros provocar situaciones adecuadas para la reflexión: ayudar a enunciar el problema a resolver y exigir expectativas en las soluciones. Así planteado, el proyecto de arquitectura no puede ser entendido como la transmisión de los conocimientos que en esta materia acumule el profesor –teóricos o experimentales-, ni son tampoco aplicables metodologías de otras áreas de conocimiento en el que el alumno recibe una información a partir de la cual puede realizar una práctica fuera de las horas establecidas para la docencia de la asignatura. El proyecto de arquitectura es una investigación que exige trabajo personal a partir del cual se añaden las reflexiones de los profesores: se transmite una actitud desde la que se analiza y se valora las aportaciones realizadas por el alumno, para proponer nuevos modos y alternativas en el

10

PROYECTOS PROYECTOS IV

Aula Taller - F

proceder de su investigación. Siendo una tarea conjunta entre profesores y alumnos, quedan sin embargo delimitadas las responsabilidades de cada uno, lo que hace que el ejercicio de proyecto se plantee como una reflexión cuyo objetivo es el de observar esas arquitecturas emergentes en toda su dimensión. Saber descubrir el grado de idoneidad que poseen nuestras ideas que hacen surgir a la arquitectura es un síntoma de madurez, “en el acto de negación que supone toda propuesta, como ausencia de otras tantas arquitecturas que también habrían sido posibles”: es una actitud que en el proyecto nos permite conservar y anular a la vez; diferenciar entre lo necesario y lo inútil; mantener brillos y reflejos desechando los deslumbramientos, que por desmesurados, ciegan nuestra visión. Esta forma de docencia compartida necesita del aula como lugar físico donde trabajar y como lugar para la reflexión y comunicación de nuestras ideas; en el aula se define el marco teórico de referencia común para profesores y alumno. Las directrices que gobiernan este marco global de actuación del proyecto no están previamente escritas sino que se construyen día a día, para cual será necesario revisar los conocimientos adquiridos y rechazar toda regla impuesta, como también aquellas normas que son ajenas a la naturaleza y dimensión del proyecto de arquitectura: no tiene sentido repetir monótonamente gestos, como si estuviésemos recitando una lectura aprendida previamente de memoria. Si procedemos desde este marco común, será posible transformar en algo concreto y preciso las ideas abstractas que rigen nuestro pensamiento. El proyecto de arquitectura se enfrenta hoy al problema de la comunicación de las ideas. El dibujo, en sus variadas formas de expresión, es un medio idóneo, aunque no el único. No se trata de reclamar un manejo virtuosista del instrumento de representación, aunque ello pueda ser necesario y beneficioso, sino hacer de la representación una parte imprescindible del propio proyecto. En este sentido no existen diferencias entre el proyecto elaborado en la docencia y el que se realiza en el ámbito profesional, al menos cuando ésta es sensible a dicho planteamiento. Pero la capacidad de entender la representación como parte del proyecto es directamente proporcional a la capacidad que tengamos de evocar y sugerir la arquitectura. Esta cuestión es importante porque define el sentido y la dirección que debe gobernar este proceso intelectual, pero sobretodo porque reconoce al proyecto “como entidad conceptual específica que trasciende de las posibilidades de la representación”: «Cuando desarrollo un proyecto, tengo la posibilidad de recorrer con la imaginación todos los interiores. El dibujo, la maqueta, el croquis no son suficientes: son instrumentos tibios. Lo importante es cerrar los ojos y pasearse por el edificio siguiendo diferentes sensaciones. Frecuentemente se habla de mis croquis; pienso que en el fondo son una debilidad. (Si pudiera pasar del dibujo, contentarme simplemente con imaginar el edificio antes de pasarlo al ordenador) Es necesario controlar el espacio en tres o cuatro dimensiones; son necesarias maquetas, croquis de puntos de encuentro. Si se es bastante fuerte, el espíritu es suficiente. Yo, no lo consigo nunca. Muchas veces he intentado ir más allá de la geometría para ser espacial en tres o cuatro dimensiones”. (Álvaro Siza, abril 1994). No es útil buscar diferencias entre urbanismo y arquitectura; diseño y arquitectura; construcción y arquitectura; dibujo y arquitectura. Defendemos una relación exclusiva entre Proyecto y Arquitectura y nuestra docencia se encamina a potenciar este pensamiento porque no son los presuPrograma de Curso 2006-07. PROYECTOS IV PROYECTOS 11

puestos iniciales de programa ni la escala de la intervención las que delimitan la condición del proyecto ni sus intereses, sino que es justamente al contrario; Proyecto y Arquitectura hacen uso conveniente –aceptan, rechazan o transforman- de las normas, especificaciones y contenidos que desarrollan estas áreas de conocimiento. Es criterio docente la idea de que toda intervención parte de la observación detenida de los caracteres constituyentes del paisaje y de la elaboración de una imagen, que como proceso inteligente, surge de nuestra experiencia acumulada en arquitectura. Se trata de la combinación de dos amplios campos formativos, difíciles, y que sin embargo son insuficientes por sí sólos. El primero nos obliga a descender al plano del territorio, el otro, a salir de nuestro interior, sobrepasando los límites de nuestro propio círculo reflexivo. Descender para descubrir los valores culturales que posee el paisaje -su memoria y su imagen- como si ellos fuesen los únicos usuarios, pasados y presentes, de un lugar que no debe ser interpretado como enclave paisajístico o natural sino como la realidad que es necesaria aprehender, así se sitúe en la naturaleza o en la ciudad. Las estrategias para el conocimiento y la percepción del paisaje pueden variar según el lugar o el proyecto, pero permanecen invariables las razones que hacen necesaria esta búsqueda. El conocimiento que procede del estudio de la arquitectura, el adquirido con otros proyectos o con las visitas a obras, asciende a un nuevo nivel de comprobación al enfrentarse a lo que progresivamente vamos descubriendo en el aprendizaje del paisaje: es un estado permanente de reflexión y acción conducentes a la proposición de una nueva arquitectura. Se entiende que este proceso es de orden intelectual porque obliga a revisar con juicio crítico y sobre una realidad concreta las certezas ya descubiertas, que estarán de algún modo presentes en la base de las nuevas propuestas; porque valora convenientemente aquello que es apreciable colectivamente en su aplicación directa sobre una estructura física, en perjuicio de lo opinable y subjetivo, pues no tienen cabida las propuestas y las valoraciones que se argumentan sólo en criterios individuales. Son estos principios los que sostienen los fundamentos que expresan finalmente en los siguientes párrafos: “la enseñanza de arquitectura debe centrarse en la definición y comprensión del paisaje y de sus posibles procesos de transformación (...) No es adecuado simplificar el proceso pretendiendo hacer discursivo y lineal algo que es global y simultaneo. La producción arquitectónica es recurrente, al transformar un ambiente o territorio, convirtiéndolo en objeto cultural mediante la imposición de un orden, con la elaboración de los mismos materiales que lo componen. El territorio es, por tanto, materia de la arquitectura, y su conocimiento pertinente será el de aquellos elementos o dimensiones que forman parte de las transformaciones que la arquitectura opera sobre el mismo. Un cultivo, un canal, un puente y un edificio, o cualquier otra construcción, son objetos de la arquitectura”. (Aula-Taller F. Proyectos IV. Programa de curso 2004-05. Inédito).

12

PROYECTOS PROYECTOS IV

Aula Taller - F

V. I V. T E M Á T I C A . Las diversidad de materias que pueden ser tratadas en el proyecto se aglutinan en dos temáticas que se reconocen invariables a todos los ejercicios que conforman el curso. Sobre ellas se centrarán nuestra búsquedas y a partir de ellas, se propiciaran los debates y las reflexiones, con la tenacidad propia que exige la importancia de los temas propuestos. Siendo coherentes con los objetivos docentes, el paisaje se constituye como primer campo temático. La vivienda colectiva será el mecanismo para el reconocimiento y puesta en valor de dicho paisaje, erigiéndose como segundo campo temático. La vivienda colectiva evidencia su dependencia respecto al paisaje, de la misma manera que el paisaje debe asumir la nueva arquitectura como parte de ella. Paisaje y vivienda resultan ser además muy adecuados para reflexionar sobre las diferentes líneas de investigación que se deducen de los descriptores generales de la asignatura. Paisaje y vivienda colectiva provocan el debate sobre lo contemporáneo, obligando a revisar el concepto de lo que es pertinente sobre un lugar que se ha formado a lo largo del tiempo y de cuya memoria hemos de ser conscientes al incorporar la nueva arquitectura. Todo lugar tiene una historia y su contemplación detenida pone en funcionamiento nuestra memoria -evocamos otros lugares, otras épocas-, nos obliga a interpretar y nos exige imaginar, momento en el que será posible comenzar a definir el proyecto de un nuevo lugar. Permanece aquello que tiene vigencia y se actualiza con la nueva arquitectura nuestra visión del paisaje, superponiéndose -de manera discontinua- los diferentes tiempos que en el lugar hemos reconocido. De la misma manera, la vivienda colectiva necesita actualizar sus contenidos, siempre ligados a las demandas colectivas de la sociedad de su momento. Esta cuestión resulta de vital importancia para acometer las transformaciones en la vivienda con garantías de éxito, evitando confundir como demanda colectiva la necesidad personal e individual, cuya respuesta parece encajar mejor en el campo de la vivienda unifamiliar. El Movimiento Moderno utilizó la residencia colectiva para provocar una revolución arquitectónica sin precedentes; una amplia experiencia que debe servir para recordarnos dónde buscar los orígenes de este tipo de vida colectiva y de los que aún hoy seguimos dependiendo. Es posible que por esta razón, en la vivienda colectiva, se expresen de manera muy elocuente todos los significados que en el siglo psasado se han enunciado entorno al Tiempo en Arquitectura. Tanto el paisaje como la vivienda colectiva son adecuados para provocar un discurso reflexivo sobre el valor de la tradición, para lo cual no es operativo establecer límites. Cabe la consideración patrimonial del paisaje o el reconocimiento de una arquitectura de “entorno tradicional” que no sólo debe llevarnos a un debate sobre la imagen sino también sobre su formas habitacionales, su construcción y los recursos tecnológicos. En cada ejercicio, las cuestiones apuntadas adquieren diferentes grados de profundidad y compromiso, no obstante se apuntan los siguientes temas observados como aspectos teóricos que acompañarán a las correcciones y exposiciones públicas realizadas en clase:

Programa de Curso 2006-07. PROYECTOS IV PROYECTOS

13

-

El paisaje como lugar de relación de la arquitectura. El paisaje: investigación y expresión a través de la representación. Paisaje y habitación: evocación, particularidades y cambios. Vivienda y paisaje: formas de hacer ciudad, ocupación del”paisaje habitante”. Vivienda y paisaje: multiculturalidad, urbanidad, migraciones en arquitectura. Vivienda y paisaje: sentido público y sentido privado. Vivienda y paisaje: imagen y construcción. El espacio doméstico: hábitat, imagen, construcción y tecnología.

V. R E S E Ñ A M E T O D O L Ó G I C A . Los objetivos docentes se alcanzan en la confianza de utilizar métodos que obliguen al alumno a abordar los contenidos teóricos y prácticos desde distinto punto de vista; intentamos definir una serie de criterios que ayuden a registrar los contenidos de la asignatura, atendiendo a la verticalidad en la que se estructura la docencia en el departamento y a la horizontalidad que plantea para cada curso el Plan 1998. Las actividades programadas pretenden lograr la respuesta más adecuada a los objetivos asignados y los definidos por el Aula Taller para este nivel de aprendizaje: Descriptores de las asignaturas: Los contenidos de la asignatura de Proyectos IV (Proyecto y Tiempo), según el curso de la carrera en el que se sitúa y que obedece a una lógica docente que se entiende al observar los contendios del resto de las asignaturas que se imparten en el Departamento de Proyectos Arquitectónicos, con las que cabe plantear algún tipo de coordinación, dentro o fuera del Aula Taller. Epígrafe anual: Los contenidos de la asignatura (Proyecto y Tiempo) particularizados en torno a un epígrafe (“migraciones”), se pone a disposición de la Sección del Aula de Arquitectura para la coordinación de la docencia y las actividades que han de servir a las diversas asignatura y líneas curriculares coincidente en el cuarto curso de carrera. Dadas las diversidad de acontecimientos y tipos de asignaturas (troncales, obligatorias u optativas; anuales o cuatrimestrales) que concurren en este curso de carrera, los ejercicios plantean una división temporal de la asignatura compatible con la división oficial en dos cuatrimestres académicos. No obstante, hay que advertir que el número de ejercicios planteados supera al número de cuatrimestres; cada ejercicio demanda su propio tiempo y desarrollo, y todos se ajustan a la lógica que –creemos- demanda la docencia del proyecto de arquitectura. Así, el curso constará de dos ejercicios por cuatrimestre (uno largo y otro corto) a los que se añadirá un ejercicio de proyectoinvestigación de duración anual; en total cinco ejercicios. El primer ejercicio corto vendrá de la mano del inicio del curso y servirá para proyectar la realidad en la que deberemos intervenir. El dibujo se muestra en este caso como la herramienta más oportuna para ponernos en contacto con los nuevos paisajes a la vez que nos introduce en la metodología ideada para el curso. Este primer ejercicio resulta de vital importancia, ya que en él quedará enunciado el único problema que habrá de resolver el alumno a lo largo del año, aunque éste será observado desde distintas escalas y presupuestos que obligarán a revisar continuamen14 PROYECTOS PROYECTOS IV Aula Taller - F

te la solución inicialmente propuesta. Dichas revisiones, bien mediante el cambio de escala o la inclusión de nuevos datos o reflexiones por parte del profesorado, dibujarán los tiempos y tareas de los diferentes ejercicios. Para ello será oportuno variar las estrategias metológicas en cada uno de ellos, reflejo de los cambios que el alumno deberá buscar en su propio proyecto. Las características propias de la asignatura, parecen recomendar la tutela personalizada del proyecto por parte de un único profesor, lo que nos lleva a la división del grupo en tres subgrupos. Este tipo de enseñanza individualizada debe sin embargo completarse con otras actividades de ámbito colectivo -exposiciones de proyectos y sesiones críticas- que suponen una revisión desde otro punto de vista del proyecto en elaboración. Para forzar estos encuentros en cada ejercicio se realizarán preentregas que serán comentadas con la participación de todos los alumnos y profesores. El proyecto debe entonces dar satisfactoria respuesta a cualquier demanda que alumno o profesor pudieran formular. En esta misma línea ha de entenderse las rotaciones que están previstas realizar entre los profesores del grupo, coincidiendo con el cambio de cuatrimestre. La necesidad de provocar en el alumno el “estudio de la arquitectura” ha sido perseguido de diferentes maneras en los últimos años. Resulta difícil abordar este tema, próximo a la investigación, que siendo imprescindible para el desarrolllo satisfactorio del proyecto, parece cada vez más entenderse como una práctica recopilatoria de informaciones diversas, nada que ver con la actitud crítica que demanda el “estudio de la arquitectura”. Reconociendo que todo proyecto tiene un sentido finalista, que en el marco de la docencia serían sus dibujos y sus maquetas, este año se propone introducir al alumno en el ámbito de la investigación arquitectónica a través de un aspecto concreto de una obra de arquitectura, propuesta por los profesores y del que habrá de elaborar un único dibujo en un solo formato, resultado de las investigaciones que sobre el tema propuesto y la obra realice el alumno. Será un ejercicio que tendrá su tiempo de debate y correcciones en el aula, desarrollándose en simultaneidad con el resto de los ejercicios del curso. Este “proyectoinvestigación” será tutelado por el mismo profesor durante toda su ejecución, independiente de la rotaciones prevista entre cuatrimestres. Paralelamente a la realización de los proyectos, se fijará para este curso un ciclo de exposiciones de arquitectura -por parte profesores o profesionales invitados- que abundarán en los objetivos docentes del curso. Con la metología aplicada, se hace evidente el trabajo continuado que se exige en los proyectos para lograr los objetivos propuestos. No será posible realizar los ejercicios fuera de los tiempos programados para cada uno de ellos, y sin el ejercicio anterior, tampoco será posible realizar el siguiente. Esta forma de trabajar es también acorde a la idea de evaluación continua que tradicionalmente ha sido considerada en la asignatura de Proyectos. Ambos planteamientos son producto de la creencia comprobada de la necesidad del alumno de un espacio y tiempos fijos donde poder abordar la tarea bajo la convivencia con otros pareceres, es decir, el curso recupera el trabajo del proyecto en clase. La importancia que tiene este aspecto nos lleva a definir los siguientes criterios que serán imprescindible cumplir para optar a la valoración y calificación de los ejercicios y del curso: Ejercicios: la escolaridad mínima se fija en el 80% de total de horas asignadas a cada uno de los ejercicios. Ejercicios correspondientes a alumnos que no alcanzan este mínimo de escolaridad se

Programa de Curso 2006-07. PROYECTOS IV PROYECTOS

15

calificarán “no presentado”. Ejercicios de alumnos que cumpliendo la escolaridad mínima no han sido ni tutelados ni corregidos por el profesor, o no responden a los aspectos referidos en el enunciado, se evaluarán “sin calificar”. Final de curso: haber entregado todos los ejercicios y tenerlos calificados numéricamente; si uno de ellos se evalúa como “no presentado”, la calificación final por curso será de “no presentado”. Así mismo se exige tener una nota media igual o superior a cinco (5) y tener aprobado el último ejercicio. Las fechas de las entregas de los dos ejercicios largos cuatrimestrales quedarán fijadas por el calendario escolar del curso, mientras que los ejercicios cortos tendrán fechas específicas para ellos.

EJERCICIOS: PROYECT YECTAR PAISAJE. VI. EJER CICIOS: PROYECTAR EL PAISAJE. De la aldea al campo (los caminos) PRIMER CUATRIMESTRE. Ejercicio 1 (corto primer cuatrimestre). PROYECTAR EL PAISAJE. De la aldea al campo (los caminos). “El mundo es la casa de los que no la tienen”. (Las mil y una noches) En el territorio se acumulan numerosas intervenciones realizadas por el hombre a lo largo del tiempo. El sentido de ocupación está presente en todas esas actuaciones y, los caminos, son uno de los soportes físicos que lo hacen posible. Cualquier tipo de actividad productiva –pesquera, agrícola, minera, ganadera, forestal, turística, etc.-, o cualquier tipo de servicio -tránsitos o migraciones, vivienda, asistencial, cultural, deportivo, lúdico, etc.- necesitan, entre otros elementos de urbanización, de una red de comunicaciones que potencien los recursos productivos o que satisfagan las necesidades de los asentamientos poblacionales que están dentro del marco territorial observado o en sus proximidades. Los caminos están ligados a la historia de los lugares: la red viaria se crea, se mejora o se rectifica al mismo ritmo que se altera la distribución del hábitat. Sus trazados son consecuencia de la economía del lugar, del espectro social y político de la región, de sus expectativas de futuro; explica los recursos constructivos de la zona y la tecnología de la construcción en su capacidad de adaptarse o alterar la topografía que debe cruzar: “el camino antiguo desciende hasta el fondo del valle para cruzar el río; las nuevas autopistas salvan el valle mediante un viaducto” (Magallón Botaya, Mª A. “Los caminos en Aragón. Aproximación a la historia y evolución de sus comunicaciones”). Si la cueva fue la primera casa del hombre, el camino pudo ser la primera obra de infraestructura, al ser el hombre consciente de la necesidad de la comunicación para la subsistencia. En la provincia de Sevilla, las vías de comunicación ayudan explicar la situación geográfica de algunas de sus poblaciones. Sería posible descubrir el trazado original de las vías históricas aunque algunos tramos hayan quedado ocultos por las actuales carreteras y, otros, permanezcan como vías pecuarias, veredas o caminos secundarios. La Vía de la Plata, antiguo camino tartesio que permitía a Andalucía intercambiar oro gallego o leonés y estaño británico por manufacturas,

16

PROYECTOS PROYECTOS IV

Aula Taller - F

era también la comunicación entre el norte y el sur por la parte occidental de la península Ibérica; de Híspalis a Astúrica; del Atlántico al Cantábrico. Desde el Mediterráneo, la Vía Augustea unía Roma con Cádiz, atravesando Andalucía desde el este, pasando por Córdoba, Écija y Carmona, se aproximaba a Sevilla por una variante que abandonaba la ruta que seguía hasta Cádiz. La comunicación norte-sur a través de la Vía de la Plata, provocó que se construyeran caminos desde Écija y Córdoba: dos caminos paralelos que atravesando Sierra Morena buscaban Mérida. La salida norte, por Alcalá del Río enlazaba Castilblanco de los Arroyos, Almadén de la Plata, El Real y de la Jara, llegando a Monesterio y desde allí, hasta Mérida; desde Castilblanco de los Arroyos, se llegaba también a Cantillana, localidad próxima a Vía Augustea.

Estudio de vías y centuriaciones. (Corzo, R. y Toscano, M. “La vías romanas de Andalucía”)

Con Adriano en el poder se construye la Vía de Adriano que parte “de Itálica hacia el norte por la Vereda del León, pasa por el Cortijo del Esparragal, siempre paralelo a la carretera de Extremadura, llega a El Garrobo coincidiendo con los últimos kilómetros de la carretera de Gerena, y sigue hacia el Embalse de la Minilla, en el que se acerca a la orilla derecha de la Rivera de Huelva para acceder por el puente ya mencionado. Sigue por la orilla izquierda en dirección noreste hacia el Palacio de Parladé, cruza la Rivera del Cala por la zona en la que hoy se encuentra su embalse y llega en el Cortijo de Décima Primera a unirse con el camino de Castilblanco a Almadén” (Corzo, R. y Toscano, M. “La vías romanas de Andalucía”). La Vía de Adriano quedó en desuso en el siglo IV, pero permanece su trazado sobre el territorio a la vez que su historia, y nos obliga hoy a considerar los vestigios más originarios del territorio, en oposición a las grandes carreteras, las autopistas y sus variantes que, superpuestas unas sobre otras, consideran al marco territorial
Programa de Curso 2006-07. PROYECTOS IV PROYECTOS 17

como un espacio económico de continuas transacciones en detrimento de una visión más comprometida, como pudiera ser la de considerar el territorio como el amplio espacio geográfico que ha de habitar el hombre. Algunos estudios sobre las vías históricas han puesto de manifiesto que el conjunto de los trazados en la provincia de Sevilla se inscriben en una retícula general de caminos ortogonales, fijada por la topografía, al discurrir en paralelo a ríos y sierras y que serían coincidentes también con las orientaciones de las calles y parcelaciones de centuriación de Itálica; en muchos lugares de la provincia, la distancia entre caminos resulta ser proporcional a las medidas romanas de parcelación. Se intuye la presencia de una estructura geométrica y cartesiana, de orden y medida, que relaciona poblaciones y los elementos naturales constituyentes del paisaje: la confluencia de los arroyos del Viar, Rivera de Huelva con el Guadalquivir, el paso por la comarca de estos afluentes y las orografías que se disponen en sus vertientes que incluso permitirían observar la situación que respecto a esta retícula, tienen otros accidentes también relacionados como sería el Escarpe del Alcor.

Localidad de El Garrobo, Sevilla. Fotografías del año 2001.

18

PROYECTOS PROYECTOS IV

Aula Taller - F

Buscar, observar y estudiar cómo se superponen estas arquitecturas construidas en tiempos diferidos es acorde a los objetivos del curso; una circunstancia que se potencia aún más por la proximidad y el paralelismo que existe entre la Vía de Adriano y la carretera N-630 /E-803, que alcanza singular atención en la localidad de El Garrobo. Como un juego que busca enfrentar acciones opuestas: proximidad (poblaciones de la comarca) o lejanía (otras ciudades en la Vía de la plata); pausa o velocidad; tradición o innovación; permanecer o desplazarse; son los lugares en que habremos de habitar. El proyecto de arquitectura tiene la capacidad de reconocer estas acciones y relacionarlas, antes que oponerlas, porque en ello residirá parte de las garantías de éxito de nuestras propuestas. Desde nuestra área de conocimiento caben distintas formas de reconocimiento y de intervención: al dibujar proyectamos el paisaje y no hay dos paisajes dibujados de la misma manera; la intervención que le sigue es consecuencia de esta primera acción intelectual de proyecto. Para intervenir en estos lugares, transformarlos, enriqueciéndolos, aquellos elementos que han marcado y condicionado los primeros desarrollos son determinantes. No se trata de respetarlos por su valor patrimonial, sino de entenderlos en el territorio. Lo interesante sería identificar aquellas formas de ocupación con las que se relacionan tanto los caminos históricos como los actuales.

Localidad de El Garrobo, Sevilla. Fotografías del año 2001.

Programa de Curso 2006-07. PROYECTOS IV PROYECTOS

19

1.1. Desarrollo El primer ejercicio se ocupa por lo tanto de la representación de las arquitecturas encontrada en lugares concretos previamente fijados por el profesor, de este paisaje que delimitan la vía Adriano y la N-630/E-803. Se atenderá a las relaciones entre las diferentes construcciones y naturaleza que forman un lugar perteneciente a la sociedad, explorando con ello cómo representar el paisaje de la forma más directa e inmediata como arquitectura. “Al dibujar estamos mirando, conociendo, re-conociendo, observando, recordando, representando, analizando, interpretando y re-interpretando, repasando, revisando, remomorando, imaginando y re-viviendo..., interiorizando, dudando, proponiendo, comprobando, afirmando, cuestionando, y rectificando, concluyendo al fin, sintetizando y finalmente comunicando, transfiriendo, traspasando, trascendiendo. Todo esto es una acción cíclica y casi nunca en un orden establecido, sino vivo, cambiante, dinámico. (...) Cuando se representa con estas intenciones (...), el arquitecto realiza el dibujo más completo de contenido” (A. Ramos Carranza.: Dibujos y Arquitectura: La Fiat-Lingotto 1916-1927. Tesis doctoral, 2006. Inédita) El dibujo de arquitectura es una investigación que nos pondrá de manifiesto las virtudes y los defectos de un lugar, es decir, el dibujo de arquitectura que elaboremos es lo que justifica la estrategia de intervención, el que debe conducir en este ejercicio a los primeros trazos de un proyecto –otra forma de exploración del paisaje- que tendrá continuidad en los siguientes ejercicios. Este primero se realizará en grupo, aunque con representaciones individuales identificadas, lo que significará que entre todos manejaremos distintas escalas y distintos tipos de dibujos, para los cuales será necesario utilizar el croquis en el lugar, la fotografía o la información documental histórica, concluyendo en representaciones inmediatas e icónicas de los valores encontrados en el lugar a estudiar. Es objetivo la elaboración de una documentación única, base para el desarrollo del curso, pero también establecer las estrategias del proyecto a desarrollar a lo largo de todo el año y que inicialmente se concretarán en la localización de zonas de intervención, en definición de la demanda real y en la enumeración de los problemas que han de solucionar los proyectos y a los que deberán ajustarse todas nuestras propuestas. Dibujo y proyecto serán los mecanismos disponibles para verificar estas directrices y presentarlas al resto del curso. La claridad al enunciar la problemática detectada, el grado de veracidad de la propuesta y la calidad de la documentación elaborada, serán tres principales razones a valorar tanto en el ejercicio como a la hora de proponer los profesores los lugares finales donde se desarrollarán los proyectos del curso. El tiempo de la asignatura se repartirá entre el trabajo individual o en grupo, la consulta a los profesores, la revisión crítica colectiva de profesores-estudiantes o la exposición de arquitecturas. Los tiempos de las anteriores actividades se irán regulando por los profesores según el estado y fase de desarrollo de los trabajos. El estudiante elaborará su proyecto en clase, en formatos A1. Varias escalas propuestas comprendidas entre 1/200.000 y 1/1.000 Ejercicio en grupo. 4’20 créditos (5 semanas).

20

PROYECTOS PROYECTOS IV

Aula Taller - F

Ejercicio 2 (largo primer cuatrimestre) HABITACIONES PARA UNA NUEVA COMUNIDAD. Maqueta de la intervención. “La ciudad del futuro será bastarda, mestiza, llena de gente de todos los orígenes.” (Juan Goitisolo: Entrevista de Charo Ramos Reyes, Revista del domingo, 1 de agosto 2004) Siendo ésta una característica obvia de las realidades físicas donde intervenimos, no resulta inmediata su traslación al proyecto. La realización de viviendas no es tanto saber a qué estrato social se destina sino tener conciencia de que con ellas se crean o resuelven problemas sociales. Esta cuestión, que ha debido ser tenida en cuenta en el ejercicio anterior, será revisada al principio en este nuevo proyecto. Para ello se propone realizar una confirmación de los tipos de habitaciones existente en el lugar, como medio de conocimiento que nos permita evocar particularidades y cambios, más allá de los convencionalismos existentes sobre la vivienda y el edificio residencial colectivo. La reducción en el número de zonas a trabajar, exige una continuidad en el conocimiento del lugar que se verá incrementado por el salto de escala propuesto. Dibujo y maqueta serán los dos medios fundamentales para lograr este nuevo estadio de conocimiento: el dibujo para construir la maqueta y el dibujo para elaborar un proyecto, que en todos los casos se verá al menos modificado por la información que proporciona la maqueta. En consecuencia, el proyecto y las viviendas que contiene serán también revisados, profundizando en cuestiones como su relación con el paisaje; su grado de participación en fomentar otras actividades que se desarrollan en torno a ellas ocio, cultura-, la necesidad de espacios urbanos con diferentes grados de privacidad, sus cualidades y formas; el alojamiento de nuevas máquinas y funciones de trabajo en su interior; o la misma composición del grupo humano que la habita: sería adecuado que la vivienda no perdiese la entidad propia de la casa unifamiliar aislada, tal como haría Corbu en el pabellón de Léspirit Noveau o Aalto en sus pisos-patio de HansaViertel, ejemplos en los que su tipificación y su condición de “parte” de un edificio de viviendas colectivas permitían, aún así, registrar en ellos el sabor de una casa particular. Por consiguiente, habrá de procurarse la singularidad y la calidad de los espacios interiores, cuidando de nuevo las relaciones con el paisaje, tanto si se trata de lugares comunes como de estancias privadas. Todo proyecto necesita sin embargo de un esfuerzo de ideación y no puede nacer muerto de la simple consideración de buscar soluciones prácticas a las demandas planteadas. Ese pragmatismo no es útil en la arquitectura que necesita articularse sobre un cierto sueño o utopía. Es este otro tipo de necesidad, que ha de ponerse en práctica obligatoriamente, tratando siempre formular simultáneamente ideas y proyectos. 2.1. Desarrollo Una propuesta de viviendas colectivas que requerirá desde el primer momento el croquis y la puesta a escala para lograr la modelización que requiere la maqueta, que será uno de los resultados más importantes a valorar en el ejercicio, al contener, obligatoriamente, las reflexiones que provoquen los otros dos medios gráficos. El ejercicio continúa con el conocimiento del lugar sobre

Programa de Curso 2006-07. PROYECTOS IV PROYECTOS

21

el que se realizarán propuestas de modificación que busquen un mejor uso y aspecto llegando a la formulación de proyectos básicos. Toda la labor del ejercicio tendrá como actor principal la construcción de maquetas físicas que se realizarán en clase, y cuya evolución iremos documentando a través de su fotografía en momentos establecidos. El ejercicio se realizará individualmente, aunque resultaría adecuado el debate al menos dentro del grupo de estudiantes que realizó el primer ejercicio. Escala propuesta 1/500. Ejercicio individual. 6’24 créditos (8 semanas). Ejercicio 3. Proyecto-investigación (anual) IMAGEN Y CONSTRUCCIÓN EN LA VIVIENDA COLECTIVA CONTEMPORÁNEA Iniciado el segundo ejercicio del curso, daremos comienzo a este proyecto de investigación que tendrán como objetivo descubrir las implicaciones que existe en arquitectura entre la imagen y la construcción, en este caso, aplicado a la vivienda colectiva. Siendo esta relación una cuestión permanente en todo proyecto, resulta sin embargo difícil de aprehender por parte del alumno, quizá por la dificultad que supone aplicar los conocimientos que se adquieren en otras áreas y por otros medios, a los objetivos y a las intenciones que reclama el proyecto arquitectónico. Es por lo tanto una importante labor de síntesis que exige observar y conocer cómo hacen uso de estos conocimientos otros arquitectos y cómo han procedido a la resolución de problemas similares a los que manejamos en el proyecto que estamos elaborando. El grado de profundización en este proyecto puede ser que nos obligue a conocer tecnologías actuales, como una opción posible a cómo se construiría hoy, en la obra presentada, el tema propuesto. Queda así establecida una relación entre este ejercicio y los restante del curso, y que distanciaría a este tercer proyecto de otros trabajos que se realizan en el resto de las asignaturas de la carrera. 3.1. Desarrollo En una única sesión, los profesores presentarán, de un número determinado de obras construidas de viviendas colectivas del siglo XX, temas concretos donde se observa de manera muy directa esta implicación entre imagen y construcción: un espacio, el reflejo de la luz, una escalera, un aparejo de una fachada, la construcción de un hueco, etc. podrán ser los objetos sobre los que centremos nuestras búsquedas y reflexiones. La falta de documentación en algunos puede llevarnos a estudiar soluciones similares en otros trabajos del mismo autor de la obra, a conocer las técnicas constructivas de su momento e incluso las actuales, caso de que el proyecto se encamine a ofrecer una solución adaptada a las tecnologías que existe hoy en el mercado de la industria de la construcción. Tras la presentación cada alumno elegirá uno de los temas propuesto para su proyecto-investigación que desarrollará bajo la tutela del profesor asignado. Para ello se asignará unas correcciones en las que sólo se atenderá a este ejercicio. En un único formato A1 se elaborará un único dibujo que explique la construcción y el resulta de la imagen obtenida por la que finalmente reconocemos al espacio o el elemento tratado. La necesidad de expresar icónicamente el objeto de estudio, incluso sus texturas y colores, debe ser com-

22

PROYECTOS PROYECTOS IV

Aula Taller - F

patible con el rigor y la claridad que exige la construcción, de la que depende la realización del proyecto. Escala propuesta 1/20. Ejercicio individual. 6’24 créditos (8 semanas).

UA S E G U N D O C U AT R I M E S T R E Ejercicio 4 (corto segundo cuatrimetres) LA REPRESENTACIÓN COMO PROYECTO. El ejercicio continuará con la investigación y conocimiento de la naturaleza de la arquitectura a través de su representación. A través de las plantas, secciones y perspectivas se continuará ajustando la intervención propuesta con la maqueta realizada en el segundo ejercicio del primer cuatrimestre. Los resultados que pretendemos estarán más próximos a un documento para la ideación de la arquitectura que a su comunicación descriptiva. No se trata tanto de describir con dibujos la maqueta, como de a partir de la maqueta reflexionar sobre la intervención prefigurada. Es representar con rigor el cambio de la intervención arquitectónica que cataliza la maqueta. La reflexión continuada en el proyecto no llegará a ser tal si ésta no se realiza sobre la totalidad, aunque en este discurso, tengamos que centrar nuestra atención sobre el objeto arquitectónico, sin olvidar la reflexión principal que el mismo supone del lugar. 4.1. Desarrollo Se realizará individualmente. Entre las posibles representaciones el alumno deberá elegir en cada caso, aquella que más claramente informe de todas las reflexiones y decisiones llevadas a cabo en el conocimiento de dicha arquitectura. Cualquier dibujo de arquitectura tiene un proceso análogo al de cualquier otra obra plástica o pieza de producción artística, aunque existe una diferencia fundamental en lo referente a su finalidad, pues en éstas últimas la producción se limita normalmente a la ejecutada por el propio autor que la proyecta, mientras que en la arquitectura el proyecto es normalmente un medio para su ejecución, necesitando la colaboración de otras personas e industrias. En cambio, existen cuestiones coincidentes, ya que en ambos casos se hace uso de bocetos, croquis y pequeñas maquetas que confluyen en la misma, e incluso en su valor en sí, ya que también los dibujos de un proyecto de arquitectura es el medio adecuado para dar certezas de la buena obra. En los alumnos de arquitectura se da el caso de que sólo realizan arquitecturas dibujadas, que se originan en la seguridad de quedar en dichas representaciones; luego sus dibujos son toda su obra. Todas las reflexiones y comprobaciones llevadas a cabo en el proyecto, tendrán su conclusión en una sola representación sobre la obra objeto de estudio. Escala propuesta 1/200 Ejercicio individual. 6’24 créditos (8 semanas).

Programa de Curso 2006-07. PROYECTOS IV PROYECTOS

23

Ejercicio 5 (largo segundo cuatrimetres). LA CONSTRUCCIÓN DE LA ARQUITECTURA. “En arquitectura no son las formas las que expresan las ideas, las que dicen las cosas, sino es en el comportamiento de los materiales donde está el dominio de la creatividad” (Manuel Trillo de Leyva. “Continuidades y brillos”. En “Curso sobre el Patrimonio Histórico 6. Actas de los XII curso monográficos sobre el Patrimonio histórico”, 2002) Se trata de experimentar un mayor acercamiento a la definición final de la propuesta. El ejercicio se orientará hacia una más rigurosa investigación sobre la naturaleza de los materiales, la función de la luz, los principios formales de la composición, a través del uso de elementos varios, del tapial a la piedra, del hierro al hormigón, del cartón a la madera, del aluminio al vidrio, a la chapa y al alambre. Los resultados que pretendemos están próximos a un documento para la ejecución, pero el ejercicio no es sólo el desarrollo constructivo (estructura, instalaciones y acabados) de la propuesta de partida. No se trata de establecer el detalle, aunque necesitemos reflexionar sobre el sistema constructivo de la misma, sin necesidad de concluir en una definición cerrada de éste. Continua siendo una reflexión arquitectónica a partir de un momento de nuestro trabajo: se plantea como continuación en intenciones, pero no es una corrección de la decisiones contenidas antes entonces en la propuesta. Intentamos elaborar un documento más expresivo de la realidad que pretende la propuesta, por lo que no es ni un documento eminentemente técnico ni tan poco para la comunicación. Queremos abrir nuevas dimensiones docentes en relación con el aprendizaje de la asignatura, más próximas a la ejecución, y para ello nuestra obra debe tener una más fácil verificación. 5.1. Desarrollo El trabajo en clase se centrará en algún aspecto del proyecto, como la construcción, la luz, los recorridos o la expresión material. No obstante, construcción e imagen son dos aspectos relacionados y dependientes, por lo que en el proyecto no es oportuno resolver estos aspectos de manera aislada. No será necesario concluir con un documento en limpio, en el que hagan coherentes los distintos aspectos proyectados, la coherencia debe ser conceptual y práctica, es decir el proyecto debe ser creíble. Se añadirán en la definición materiales, texturas y colores. Se entiende aquí la importancia del ejercicio tercero (proyecto-investigación), que habrá concluido antes de iniciar este último proyecto. Se pretende así que, al menos, se produzcan los dibujos desde la inherente relación entre arquitectura y construcción, idea del texto que encabeza el epígrafe y de las que dan buen ejemplo las obras del siglo XX ya estudiadas, desde ese prisma, por el alumno. Escala propuesta 1/20. Ejercicio individual. 6’24 créditos (8 semanas).

24

PROYECTOS PROYECTOS IV

Aula Taller - F

VII. BIBLIOGRAFÍA. ESPECÍFICA CAMINO DE LA PLATA Corzo Sánchez, R. y Toscano San Gil, M. “Las vías romanas en Andalucía”. Dirección General de Carreteras. Sevilla, 1992. López, Tomás. “Diccionario geográfico de Andalucía. Sevilla”. Don Quijote. Granada 1989. Padilla Monge, Aurelio. “La provincia romana de la Bética : (253-422)”. Gráficas Sol. Écija (Sevilla), 1989. Roldán Hervás, José Manuel. “ Itineraria Hispana: fuentes antiguas para el estudio de las vías romanas en la Península Ibérica”. Universidad de Valladolid. Departamento de Historia Antigüa. Valladolid, 1973. Roldán Hervás, José Manuel. “ Iter ad Emerita Asturicam: el camino de la Plata”. Universidad de Salamanca. Salamanca, 1971. Ruiz Delgado, Manuel María. “Carta arqueológica de la campiña sevillana: zona sureste I”. Universidad de Sevilla. Servicio de Publicaciones. Sevilla 1985. Uriol Salcedo, José I. “Historia de los caminos de España. Vol. I. Hasta el siglo XIX”. Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. Madrid, 1992. Uriol Salcedo, José I. “Historia de los caminos de España. Vol. II. Siglos XIX y XX”. Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. Madrid, 1992. “O.P.” Revista del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. Nº. 25 “Caminos I”, año 1993 y Nº 26 “Caminos II”, año 1993. ESPECIFICA CAMINOS Aguiló Alonso, Miguel.“El paisaje construido: una aproximación a la idea de lugar”. Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. Madrid, 1999. Lewerentz, Sigurd “Sigurd Lewerentz 1885-1975 : the dilemma of classicism”.London Architectural Association. London, 1989. Martínez Santa-María, Luis “El árbol, el camino, el estanque, Ante la casa”. Barcelona : Fundación Caja de Arquitectos. Barcelona, 2004. Pogacnik , Marco et alt. “Karl Friedrich Schinkel : arquitectura y paisaje”. Traducción de José Luis Gil Aristu. Nerea. Madrid, 1993. Smithson, A & P. “Upper lawn : folly solar pavilion / Alison and Peter Smitson”. Barcelona Universitat Politécnica de Catalunya. Barcelona, 1986. Steiner, Frederick. “The living landscape : an ecological approach to landscape planning”. McGrawHill. New York, 1991. Navarro Baldeweg, Juan. “Acqua e Architettura”. En “Juan Navarro Baldeweg. Opere e progetti”. Electa. Milano, 1990. ps. 98 a 127. “Land arch. Paisatges i architectura, nous esqueixos ”. Revista Quaderns d´arquitectura i urbanisme. Nº 217.

Programa de Curso 2006-07. PROYECTOS IV PROYECTOS

25

MONOGRAFÍAS/ OBRAS COMPLETAS DE ARQUITECTOS Alejandro de la Sota. Sota, A. “Alejandro de la Sota, arquitecto”. Ediciones Pronaos. Madrid, 1989 Alison+Peter Smithson. Alison + Peter Smithson / Marco Vidotto. Barcelona Gustavo Gili, 1997. Alison and Peter Smithson / Alison Smithson, Peter Smithson.London Academy Editions, 1982. Alvaro Siza. Frampton, K. “Álvaro Siza. Obra completa”. Gustavo Gili, S.A. Barcelona, 2000 Arne Jacobsen. Solaguren-Beascoa, F. “Arne Jacobsen : aproximación a la obra completa 1926-1949”. Fundación Caja de Arquitectos, Barcelona, 2001 Solaguren-Beascoa, F. Arne Jacobsen: aproximación a la obra completa 1950-1971. Fundación Caja de Arquitectos. Barcelona, 2001 Alvar Aalto. Aalto, A. “Alvar Aalto”. Redaktion Elissa Aalto, Karl Fleig. Verlag für Architektur. Zürich, 1995. Schildt G. “Alvar Aalto : obra completa : arquitectura, arte y diseño”. Gustavo Gili, S.A. Barcelona, 1996. Frank Lloyd Wright. Wright, F. Ll. “Frank Lloyd Wright”. Edited and photographed by Yukio Futagawa. Bruce Brooks Pfeiffer. Tokyo A.D.A., 2003. Frank O. Gehry. AA. VV. “La arquitectura de Frank Gehry”. Gustavo Gili S. A. Barcelona, 1988. “Frank Gehry 1987-2003”. Revista El Croquis. Madrid, 2006. “Frank Gehry : 1991-1995”. Revista El Croquis. Madrid, 1995. “Frank Gehry 1996-2003 : de la A a la Z”. Revista El Croquis. Madrid, 2003. Erik Gunnar Asplund. Asplund, E. G. “Gunnar Asplund architect 1885-1940 : plans sketches and photographs”. Gustav Holmdahl. Stockholm, 1981. Caldenby, Cl. y Hultin, O. “Asplund”. Gustavo Gili S. A. Barcelona, 1988. James Stirling. Stirling, J. F. “ James Stirling. Obras y proyectos”. Gustavo Gili S.A. Barcelona, 1985. Stirling, J. F. “Recent works of James Stirling, Michael Wilford and associates”. A + U Publishing. Tokyo, 1990. José Antonio Coderch. Coderch, J. A. “ José Antonio coderch de Sentmenat 1913-1984”. Edición a cargo de Carles Fochs. Gustavo Gili S.A. Barcelona, 1995, 4ª edición. Hans Scharoun. Blundell Jones, P “Hans Scharoun: eine monogrphie”. Karl Krämer Verlag. Stuttgart, 1980. . Bürkle, J. Ch. “Hans Scharoun”. Artemis. Zürich, 1993 Le Corbusier. Le Corbusier. “Le Corbusier: oeuvre complète”. Les Editions d’Architecture. Zurich, 1986. Louis I. Kahn. Ronner H. y Jhaveri, S. “Louis I. Kahn. Complete work 1935-1974” Birhäuser. Basel, 1987.

26

PROYECTOS PROYECTOS IV

Aula Taller - F

Kahn, L. I. “The Louis I. Kahn Archive: Personal Drawings”. Garland Publishing. New York ,1987. Luis Barragán. Álvarez Checa, J. y Ramos Guerra, M. “Luis Barragán Morfin 1902-1988: obra construida.”. Consejería de Obras Públicas y Trnasportes. Dirección General de Arquitectura y Vivienda. Sevilla, 1989. Mies van der Rohe. Blaser, W. “Ludwig Mies van der Rohe”. Gustavo Gili, S.A. Barcelona, 1996. Cohen, J. L.” Ludwig Mies van der Rohe”. Laterza, Bari, 1996. Dexler, A. “The Mies van der Rohe Archive”. Volúmenes 1 a 4. Garland Publishing. New York, 1986. Schulze, F. “The Mies van der Rohe Archive”. Volúmenes 5 y 6. Garland Publishing. New York, 1990. Norman Foster. AA. VV. “Norman Foster : selected and current works of Foster and Partners”. Mulgrave, Australia Images Publishings Group, 1997 AA. VV. “Catalogue Foster and Partners”. Prestel. Munich, 2005. Foster, N. “Norman Foster : obras y proyectos, 1981-1988”. Gustavo Gili S.A. Barcelona, 1988. Tadao Ando. Ando, T. “Tadao Ando”. H. Kliczkowski. Barcelona, 2003 Jodidio, Ph. “Ando : Complete works”. Taschen. Köln, 2004. BIBLIOGRAFÍA INVESTIGACIONES PROFESORES AULA TALLER- F AA. VV. “Proyectos para Huelva. Ejercicios de escuela”. Dirección Manuel Trillo de Leyva. Demarcación de Huelva. Colegio Oficial de Arquitectos de Andalucía Occidental. Grupo de Investigación HUM-632. Huelva, 2001. Añón Abajas, R. Mª. “Las Escuelas Primarias Municipales de Sevilla”. En actas Congreso Internacional IV Docomomo Ibérico: “Equipamientos e Infraestructuras Culturales, 1925-1965: Cultura, Origen y Destino del Movimiento Moderno”. Barcelona, 2002. Ps. 83-89. Añón Abajas, R. Mª. “La Arquitectura de las Escuelas Primarias Municipales de Sevilla 1900 – 1937”. En “Programa de Doctorado 2002-2003: el Proyecto de Arquitectura Contemporánea. Universidad Sevilla. Sevilla, 2003. Ps. 16-22. Añón Abajas, R. Mª. “La arquitectura de las escuelas primarias municipales de Sevilla hasta 1937”. Universidad de Sevilla. Consejería de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía. Sevilla, 2005. Capilla Roncero, I, Ramos Carranza, A., Sánchez-Cid Endériz, J. I. “Arquitectura del Racionalismo en Sevilla: Inicio y continuidades”. Fundación para la Investigación y Difusuión de la Arquitectura, Sevilla/ COAS. Sevilla, 2003. Capilla Roncero, I, Ramos Carranza, A., Sánchez-Cid Endériz, J. I. “Sevilla 1995-2005. Arquitectura de una década” Fundación para la Investigación y Difusuión de la Arquitectura, Sevilla/ COAS. Sevilla, 2006.

Programa de Curso 2006-07. PROYECTOS IV PROYECTOS

27

De la Cova Morillo-Velarde, M. A. “Elogio (de las Líneas) de la Mano”. En revista “Pasajes de arquitectura y crítica”. Año 2001. Ps. 32-33. Curbelo Ranero, T. “Arquitectura Racionalista en Huelva (1931-1945). Tesis Doctoral junio 2006. Departamento de Proyectos Arquitectónicos ETSAS. Inédita. Jiménez Sequerios, J. L. “Un recorrido por la obra de Le Corbusier”. En “Proyectos para Huelva. Ejercicios de escuela”. Huelva, 2001. Ps. 181 a 184 Ramos Carranza, A. “Dibujar Provocando”. En “Proyectos para Huelva. Ejercicios de escuela”. Huelva, 2001, ps. 185 a 188 Ramos Carranza, A. “Dibujos y Arquitectura: La Fiat-Lingotto 1916-1927”. Tesis Doctoral junio 2006. Departamento de Proyectos Arquitectónicos ETSAS. Inédita. Ramos Carranza, A. “Residencia de estudiantes en la calle Fabio Rufino”. En “Arquitectura y Memoria en el barrio del El Pópulo, Cádiz”. Demarcación de Cádiz del Colegio Oficial de Arquitectos de Andalucía Occidental. Grupo de Investigación HUM-411. Sevilla, 1998. Ps. 76 a 79. Trillo de Leyva, M. y Ramos Carranza, A. “Construyendo Londres. Dibujando Europa”. Fundación para la Investigación y Difusuión de la Arquitectura, Sevilla/ COAS. Sevilla, 2006. (Textos: Ramos Guerra, M.; Curbelo Ranero, T.; Añón Abajas, R. Mª.; Rodríguez Galadí, J. I.; Ramos Carranza, A,; Daroca Bruño, F.; Estrella Lara. A,; López Mena, G.; Pavón Torrejón, G.; de la Cova MorilloVelarde, M. A.; Trillo de Leyva, M.; Luna Fernández, R.; Jiménez Sequeiros, J. L.) BIBLIOGRAFÍA GENERAL Aalto, A. “La trucha y el torrente”(primera edición en Domus, 1947, 233-235 “Arquitectura y arte concreta”). “En contacto con Alvar Aalto”, AA.VV., ps. 14-16. Antiguo Convento de Nuestra Señora de los Reyes, Sevilla, 1993. Argan, G. C. «El concepto del espacio arquitectónico, desde el Barroco a nuestros días» Edición Nueva Visión, S.A. Buenos Aires, 1961. Bettini, S. «El espacio arquitectónico de Roma a Bizancio». Ediciones 3. Buenos Aires, 1963. Benévolo, L. «Historia de la Arquitectura Moderna». Editorial Gustavo Gili. Barcelona, 1974. Bru, E. y Mateo, J. L. «Arquitectura española contemporánea». Barcelona 1984. Giedion S. «Espacio, tiempo y arquitectura». Editorial Hoepli, S.L. Barcelona, 1958. Grassi, G. «La costruzione logica della architettura». Marsilio Editorial. Padova, 1967. Gregotti, V. «El territorio de la arquitectura». Editorial Gustavo Gili, S.A. Barcelona, 1972. Gregotti, V. «Desde el interior de la arquitectura . Un ensayo de interpretación». Ediciones Península. Barcelona, 1993, 1ª edición. Guasch, A. Mª. “El arte último del siglo XX. Del posmodernismo a lo multicultural”. Alianza, Madrid, 2000. Ibelings, H. “Supermodernismo. Arquitectura en la era de la globalización”. Gustavo Gili. Barcelona, 1998. Jellicoe, Geoffrey y Susan Jellicoe. “El paisaje del hombre. La confrontación del entorno desde la prehistoria hasta nuestros días (1975)”. Gustavo Gili, Barcelona, 1995.
28 PROYECTOS PROYECTOS IV Aula Taller - F

Kahn, Louis I.: «Forma y Proyectación». Xarait Ediciones. Madrid, 1990. Le Corbusier. «Cuando las catedrales eran blancas». Buenos Aires, 1962. Navarro Baldeweg, J. “La habitación vacante”. Pretextos de Arquitectura. Demarcación de Girona. Collegi d’Architectes de Catalunya. Valencia, 1999. Neumeyer, F. «Mies van der Rohe. La palabra sin artificio. Reflexiones sobre arquitectura 19221968». El Croquis Editorial. Madrid, 2000, 2ª edición. Newton, N. T. «Design on the Land. The Development of Landscape Architecture». The Belknap Press of Harvard University Press. Cambridge, Massachusetts, 1971. Quaroni, L. «Progettare un edificio». Gabrielle Mazzotta editori. Milano, 1977. Edición Española. Rossi, A. “Autobiografía científica”. Gustavo Gili. Barcelona, 1998. Rossi, A. «La Arquitectura de la Ciudad». Editorial Gustavo Gili, S.A. Barcelona, 1971. Scheerbart, P. “La arquitectura de cristal”. Colegio de Aparejadores. Librería Yerba, Murcia, 1998. Sharp, D. “Historia en imágenes de la arquitectura del siglo XX”. Editorial Gustavo Gili S.A., Barcelona 1973. Smithson, P. ”Smithson, Peter. Conversaciones con estudiantes. Un espacio para nuestra generación”. Gustavo Gili, Barcelona 2004. Tafuri, M. «Teorías e historia de la arquitectura». Editorial Laia. Barcelona, 1972. Torroja, E. «Razón y ser de los tipos estructurales» Madrid, 1960. Venturi, R. «Complejidad y contradicción en la arquitectura». Editorial Gustavo Gili. Barcelona, 1972. Wright, F. L. “An Autobiography”. Nueva York, 1932.

Sevilla, Septiembre de 2006

Programa de Curso 2006-07. PROYECTOS IV PROYECTOS

29