TEMA 2 • 2.

1 Las empresas En las sociedades modernas la práctica totalidad de los bienes y servicios como el pan, los automóviles, los zapatos, la organización de viajes..., los produce y los ofrece la empresa. -La empresa es la unidad de producción básica. Contrata trabajo y compra o alquila otros factores con el fin de elaborar y vender bienes y servicios. *Las empresas: • Se dotan de recursos financieros. • Gestionan y controlan la producción. • Procuran la eficiencia mediante la reducción de costes asociada a la producción a gran escala. A. La empresa y su entorno En el entorno de la empresa hay que distinguir tres conceptos: planta, industria y sector. • Una planta es toda estructura física y organizativa destinada a la producción de un bien o servicio dentro de una gama de cantidades posibles de output o producto. Su sentido económico es más amplio que el de fábrica, pues también incluye cualquier local comercial o de servicios: un almacén, una tienda, un taller, etcétera. • Industria es el conjunto de empresas que producen el mismo bien o servicio. Así, la industria textil está formada por empresas que producen o transforman el tejido. • Sector es todo grupo de industrias con características similares. Así, distinguimos el sector del acero, el del mueble, el textil, etcétera. Las empresas, motivadas por el deseo de maximimizar los beneficios, compran factores y producen y venden bienes y servicios. La existencia de las empresas se puede justificar por las tres razones siguientes: 1 Dotarse de grandes cantidades de recursos financieros; 2. Gestión de la producción; 3. Disminución de costes. 1. La empresa ha de reunir los fondos financieros que precisa para producir los bienes y servicios, esto es, para desempeñar su actividad natural y para hacer frente a las inversiones necesarias para posibilitar el crecimiento.

2. La producción necesita ser controlada, gestionada y supervisada. Por ello, la empresa dispone de personas que la representan y se encargan de tomar las decisiones. Se trata de los directivos, y deben decidir qué bienes y servicios elaborar y qué combinación de factores de producción han de elegir para ello. 3. La razón que más influye a la hora de organizarse en empresas es la posibilidad de aprovechar la disminución de los costes de la producción a gran escala. B. Tipos de empresa según su actividad La Real Academia Española señala que: empresa «es una entidad integrada por el capital y el trabajo, como factores de producción, y dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos (para obtener beneficios) y la consiguiente responsabilidad». Las empresas se pueden clasificar en las categorías siguientes: • Industriales. Son empresas de transformación. Adquieren materias primas para transformarlas en productos preparados para el consumo: extractivas, siderometalúrgicas, etcétera. • Comerciales. Compran bienes para luego venderlos (sin transformar) a un precio más elevado, con el fin de obtener un beneficio: grandes almacenes, minoristas... Realizan funciones tales como acercar el producto al consumidor, almacenaje, división del producto, etcétera. • De servicios. Son aquellas que no producen ni venden bienes materiales, sino que ofrecen al consumidor el disfrute directo de una actividad. Ejemplos de este tipo de empresas son las que desarrollan su actividad en el sector de asesoramiento informático o las empresas turísticas. C. Tipos de empresa según su naturaleza jurídica Según su naturaleza jurídica, las empresas se pueden dividir en: • La empresa de propiedad individual: es la forma más simple de establecer un negocio. Este tipo de empresas pertenecen a un individuo y son dirigidas por él. El propietario responderá por la empresa con todos sus bienes personales. • Sociales: la empresa pertenece a una persona jurídica o grupo de personas o socios. Estas empresas pueden ser colectiva regular, cuando los socios aportan trabajo y capital y tienen una responsabilidad limitada; colectiva irregular, cuando algunos socios sólo aportan trabajo, y comanditaria, donde hay socios colectivos, socios comanditarios que aportan capital y su responsabilidad se limita al capital aportado. Si aportan capital mediante acciones, es una empresa comanditaria por acciones. • Limitada: los socios aportan capital y sólo son responsables de las suscripciones, que no acciones. Éstas deben estar dispuestas al constituirse

las sociedades y no pueden incorporarse a títulos negociables ni llamarse acciones. • Sociedad anónima: el capital está dividido en pequeñas partes iguales, llamadas acciones, lo que facilita la reunión de grandes capitales. Cada socio accionista tiene una responsabilidad limitada; sólo responde del capital que ha aportado y no se responsabiliza de las deudas sociales de la empresa. Al limitarse la responsabilidad de los propietarios, existe una menor protección legal para los acreedores a quienes la sociedad adeuda dinero. • Sociedad Anónima Laboral: los socios aportan capital y trabajo. Cuando se crea para satisfacer las necesidades de los socios son cooperativas, compartiendo riesgos y beneficios. En las sociedades anónimas, y especialmente en las grandes empresas, hay una clara separación entre la propiedad, que es de los accionistas, y la dirección, ejercida por el consejo de administración, que suele contratar a técnicos especializados en las diversas áreas de la empresa. *Recursos financieros Recursos propios: capital y beneficios no distribuidos. Recursos ajenos: bancos, bonos y crédito comercial. *Financiación propia. Integra los recursos que aportan los propietarios o socios de la empresa. *Financiación ajena. Integra los recursos que se obtienen fuera de la empresa, tales como préstamos, créditos, bonos u obligaciones, créditos comerciales, etcétera. *Bono. Obligación escrita de pagar una serie de intereses más el valor del principal en la fecha de vencimiento. D. La financiación de la empresa Tanto para crear una empresa como para propiciar su funcionamiento y crecimiento, necesita contar con recursos financieros. Dependiendo de su origen, se clasifican e dos grandes categorías: recursos propios y recursos ajenos. Financiación propia La financiación propia integra los denominados recursos propios. Éstos son los que aportan los propietarios o socios de la empresa constituyendo el capital, así como la parte de beneficios que no se distribuyen entra los propietarios (los beneficios no distribuidos) y que por tanto se quedan en la empresa para cubrir sus necesidades financieras la empresa reinvierte los beneficios en la propia empresa, se está autofinanciando, es decir, está utilizando las ganancias obtenidas para invertir en ampliar la empresa o modernizarla.

Las grandes empresas pueden obtener financiación mediante la emisión de acciones generalmente en los mercados o bolsas de. valores. Esta fórmula permite a las sociedades anónimas reunir grandes cantidades de capital a través de muchos pequeños inversores (accionistas). Cuando las sociedades amplían su capital mediante la emisión de nuevas acciones, y venden estas participaciones en forma de acciones, las empresas aceptan nuevos socios a cambio de la financiación que han aportado. El incentivo para convertirse en accionista es la participación en los beneficios de la empresa según el número de acciones compradas. Dado que los beneficios varían de unos años a otros, la renta o dividendos que obtienen los accionistas será variable. Las acciones son títulos de renta variable. Una acción es un título que representa una parte alícuota de la propiedad de una empresa. Las acciones son títulos de renta variable, ya que su rendimiento depende de los beneficios que se repartan entre los accionistas. Financiación ajena Las vías para obtener recursos financieros ajenos a la empresa son fundamentalmente tres: a)Los bancos, cajas de ahorro y demás entidades financieras mediante préstamos y créditos (véase Unidad 12).La empresa se compromete a devolver la cantidad recibida más el precio del préstamo, es decir, unos intereses que fija el banco. En los préstamos, la empresa recibe la cantidad solicitada de forma inmediata mientras que el crédito significa que se pone a disposición de [a empresa una cantidad determinada de la que irá retirando lo que vaya necesitando, pagando intereses sólo por la cantidad que realmente emplee. b) La emisión de bonos u obligaciones. En este caso les empresa divide la totalidad del dinero que necesita en pequeñas cantidades iguales y emite títulos por ese valor y lo pone a la vez. A estos títulos se les llama obligaciones o bonos, y las personas que los compran reciben el nombre de obligacionistas, convirtiéndose en acreedores de la empresa por el valor de los títulos comprados. Como prestamistas que son, los obligacionistas tienen derecho a percibir un determinado interés, que viene ya fijado desde el momento de la emisión y no se puede variar. Por ello, las obligaciones se denominan también títulos de renta fija. c)El crédito comercial concedido por los proveedores o suministradores de la empresa. Una práctica comercial frecuente es que las empresas no pagan al contado las materias que les suministran sus proveedores. Esta práctica equivale, de hecho, a la obtención de un crédito que los proveedores le conceden a la empresa por el tiempo que se atrasa el pago. 2.2 Las familias o economías domésticas

De las tres actividades básicas que se llevan a cabo en una economía que, como vimos en la Unidad 1, son producción, consumo y distribución, las familias o economías domésticas son las encargadas de realizar la función de consumo, es decir, compran bienes y servicios que producen las empresas. Cuando las familias demandan bienes y servicios, es decir, cuando consumen, suponemos que actúan de forma racional y procuran maximizar la satisfacción que les reportan los bienes y servicios que demandan. En lo referente al consumo, un comportamiento similar al de las familias es el que llevan a cabo los individuos, agrupaciones deportivas, culturales, asociaciones benéficas o religiosas, o las ONG. Lo importante es que las familias y otras entidades tienen como actividad principal la toma de decisiones de consumo, es decir, elegir los bienes y servicios que demandarán para satisfacer lo mejor posible sus necesidades. Como veremos en la Unidad 4, la capacidad de gasto de las familias depende de su nivel de renta, esto es, de los ingresos que perciban como consecuencia de la remuneración de los factores de producción que poseen, sobre todo por su trabajo. Junto a esta actividad de consumo, y como veremos en el Esquema 2.4 al estudiar el flujo circular de la renta, las familias, dado que son las propietarias últimas de los recursos productivos (el trabajo, la tierra y el capital), se los ofrecen a las empresas para que éstas lleven a cabo la producción de bienes y servicios. La capacidad de gasto de las familias depende de su nivel de ingresos por el trabajo realizado. *Flujo circular de la renta. Flujo de pagos de las empresas a las familias a cambio de trabajo y otros servicios productivos, y flujo de pagos de las familias a las empresas a cambio de bienes y servicios. • 2.3 El sector público Por sector público se entiende un ámbito más amplio que el de Estado-Nación de las modernas organizaciones políticas. Diríamos que se compone de un conjunto de órganos y administraciones públicas con, al menos, tres niveles de gobierno (Esquema 2.2). a) Las administraciones locales: ayuntamientos y diputaciones. b) Las administraciones regionales o autonómicas. c) La administración central, esto es, Gobierno, ministerios y demás organismos de carácter nacional. Una vez hecha esta precisión, a partir de ahora y para abreviar, hablaremos indistintamente de Estado o sector público.

*Los instrumentos del sector público son: • Los impuestos. • El gasto público. • La regulación. A. El desarrollo del sector público A lo largo del siglo xx las funciones públicas se han ampliado y diversificado en materias tales como sanidad, educación y demás servicios públicos. Los instrumentos del sector público para llevar a cabo su actividad son los impuestos, el gasto público y la regulación. Con frecuencia el sector público ofrece ciertos bienes, los denominados bienes públicos (véase Unidad 7). Un ejemplo típico de bien público es el servicio de defensa nacional que la empresa privada no puede ofrecer y que proporciona el Estado. El sector público, asimismo, coordina y regula el mercado a la vez que establece la política macroeconómica, tratando de alcanzar unos objetivos generales, como pueden ser un crecimiento estable del producto nacional, el pleno empleo de los recursos y la eficiente asignación de Los mismos, la estabilidad de los precios y una justa distribución de la renta. (Unidades 8 a 16). Con frecuencia el sector público incurre en importantes déficit, tanto a nivel del Estado como de las comunidades autónomas (Unidad 10). El sector público establece el marco jurídico-institucional en el que se regula el desarrollo de la actividad económica. La regulación económica generalmente incide sobre los precios o el servicio de alguna industria o sector. La regulación social se ocupa de temas Laborales y sociales, mientras que la regulación medioambiental intenta corregir los efectos externos (véase Unidad 7) que generan ciertas actividades. B. El sector público y la actividad económica Los instrumentos o herramientas básicas que utiliza el sector público, y más concretamente el Estado, para influir en la actividad económica privada son: los impuestos, los gastos y la regulación que lleva a los individuos a realizar determinadas actividades o a abstenerse de realizarlas. Los impuestos Los impuestos se establecen sobre la renta y sobre los bienes y servicios y, por tanto, reducen la renta privada y el gasto privado siendo, a su vez, fuente de recursos para el público. El sistema tributario, esto es, el conjunto de impuestos, también sirve para reducir los incentivos, para llevar a cabo determinadas actividades sujetas a impuestos, como contaminar o fumar, y fomentar otras que estén menos gravadas, como es comprar una vivienda, estudiar o investigar, etcétera.

Cuando el Estado establece los impuestos está decidiendo la manera en que van a obtenerse los recursos necesarios de los hogares y de las empresas para darle un fin público. Los gastos Los gastos del Estado en ciertos bienes y servicios, como en sanidad, educación o defensa, junto con las transferencias proporcionan recursos a los individuos. Las transferencias son los pagos efectuados por el sector público a las familias y no son resultado de la actividad económica corriente. El gasto público comprende desde las compras de bienes y servicios por parte del sector público a los sueldos de los funcionarios públicos, la Seguridad Social y otras transferencias, y los intereses de la deuda. *Política macroeconómica. Está integrada por el conjunto de medidas gubernamentales destinadas a influir sobre la marcha de la economía en su conjunto. *La regulación. Es el conjunto de leyes y normas gubernamentales destinadas a controlar el comportamiento de los individuos y las empresas. 2.4 Los sistemas económicos y las decisiones básicas En España, la economía, considerada desde un punto de vista global, funciona de una forma diferente a la de otros países como Rusia, EE UU o Etiopía. La forma de comprar y vender determinados bienes, los impuestos que hay que pagar, el tipo de maquinaria que utilizan las empresas y muchas cosas más son diferentes. También podemos apreciar que, pese a las diferencias, nuestra economía se parece más a la de unos países (como Italia) que a la de otros (como Cuba); y que, al integrarnos en la Unión Europea, las diferencias con los países que la forman se irán eliminando lentamente. Estas diferencias o similitudes en el funcionamiento global de la economía son explicadas por los economistas utilizando el concepto de sistema económico. *Sistema económico. Es el conjunto de relaciones básicas, técnicas e institucionales que caracterizan la organización económica de una sociedad. -Un sistema económico es la forma en que se organizan los individuos de una sociedad para solucionar sus problemas económicos básicos.

A. Los problemas económicos básicos Todo sistema económico debe intentar dar respuesta a los tres problemas económicos básicos: ¿qué producir?, ¿cómo producirlo?, ¿para quién producir? El ¿Qué producir?

¿Qué bienes y servicios se van a producir y en qué cantidad? ¿Se producirán muchos bienes de consumo, como vestidos, o se le prestará una mayor atención a los bienes de inversión, como fábricas, que permitirán incrementar el consumo en el futuro? ¿Se van a producir muchos vestidos de escasa calidad, o pocos de una calidad muy buena? ¿Se incrementará la producción de bienes materiales, tales como alimentos y automóviles, o se potenciará la producción de servicios destinados al ocio, como conciertos y espectáculos teatrales? ¿Cómo producirlo? ¿Cómo se producirán los bienes y servicios? ¿Con qué recursos y con qué técnica producirán las empresas? ¿Qué personas desarrollarán cada una de las distintas actividades? ¿La energía a emplear procederá de centrales hidráulicas, térmicas, nucleares o solares? ¿La producción será prioritariamente artesanal o muy mecanizada, incluyendo la utilización de robots? ¿Las grandes empresas serán propiedad privada o pública? ¿Para quién producir? ¿Para quién será la producción? ¿Quiénes consumirán los bienes y servicios producidos? ¿Cómo se va a distribuir la totalidad de la producción nacional entre los diferentes individuos y familias? ¿Se va a tender a que la distribución de la renta sea igualitaria o, por el contrario, se permitirá que se produzcan diferencias de renta muy acusadas? Para tratar de dar respuesta a los tres problemas básicos existen, fundamentalmente, dos mecanismos o sistemas económicos: el sistema de economía de mercado y el sistema de planificación central o socialista. B. Las doctrinas económicas y los sistemas económico Doctrina económica es el conjunto de ideas u opiniones de un grupo de economistas importantes. Las doctrinas económicas han condicionado los acontecimientos y han influido decisivamente en los cambios, reformas y revoluciones que han tenido lugar en el mundo desde, al menos, mediados del siglo xviii. Se puede hablar de dos grandes doctrinas económicas: el liberalismo y el marxismo. El liberalismo le otorga una preeminencia absoluta al funcionamiento del mercado. Según Adam Smith, fundador del liberalismo económico y generalmente considerado padre de la Economía, cada ciudadano es el mejor juez de su propio interés y debe dársele libertad para satisfacerlo puesto que así, en una especie de armonía natural, impulsará el bien común. Cada individuo, al buscar su propio interés, contribuye al bienestar de la colectividad. Por ello, el orden natural no debe ser violentado por la intervención del Estado, excepto en casos muy concretos.

El marxismo representa el polo opuesto del liberalismo económico. Si Adam Smith fue el profeta de la revolución industrial y del desarrollo del capitalismo, Kart Marx fue su crítico más profundo. Al afrontar los problemas económicos de la sociedad, el marxismo confía en la planificación central y en la potenciación del Estado. *Principales doctrinas económicas • Liberalismo: descansa en el funcionamiento del mercado. • Marxismo: confía en la intervención del Estado y en la planificación centralizada. 2.5 El funcionamiento de una economía de mercado El funcionamiento de una economía de mercado, como es el caso de la economía española, descansa sobre un conjunto de mercados donde se compran y venden los bienes y servicios, así como los factores productivos; de esta forma se contestan las tres preguntas fundamentales que se plantean a todo sistema económico: ¿qué producir?, ¿cómo producirlo? y ¿para quién producir? (Esquema 2.3). -Un mercado es toda institución social en laque los bienes servicios, así como los factores productivos, se intercambian libremente. *Economía de mercado. Una economía en la que los problemas económicos básicos se determinan principalmente por la oferta y la demanda en los mercados. Los medios de producción son propiedad de los individuos (los capitalistas). *Lo esencial en todo mercado es que los compradores y los vendedores de un bien o servicio entran en contacto libremente para comercializarlo, así, siempre que se dé esta circunstancia podremos decir que estamos ante un mercado. Algunos mercados son lugares concretos a los que acude la gente a comprar bienes como, por ejemplo, una lonja de pescado y los mercados centrales de frutas y verduras que existen en la mayoría de las ciudades. En otros casos, como ocurre en los mercados de servicios de jugadores profesionales de fútbol y de baloncesto, o en el caso de los bonos del Estado, unas pocas personas realizan la mayor parte de su actividad en ocasiones por teléfono o internet. Asimismo, hay mercados, como los de pisos en alquiler o de automóviles antiguos, que están menos organizados. A. La economía de mercado y el flujo circular de la renta Los agentes económicos no viven aislados sino que están permanentemente relacionados. Entre ellos existe el denominado flujo circular de la renta, es decir, un flujo continuo de bienes y servicios y como contraprestación el pago de dinero y renta (Esquema 2.4).

El flujo circular de la renta es la corriente de bienes y servicios y pagos' entre las economías domésticas, las empresas y el sector público. Este flujo ilustra el funcionamiento de una economía de mercado. Para analizar el flujo circular de la renta, y centrándonos en la relación entre las familias y las empresas, podemos distinguir dos bloques o tipos de transacciones: 1. El originado por la compra y venta de bienes y servicios: las economías domésticas demandan bienes y servicios a las empresas y pagan por los mismos en dinero un precio determinado. 2. El generado por la compra y venta de los factores de producción: las empresas demandan los factores que les ofrecen las economías domésticas a cambio de unas rentas. En otras palabras, los miembros de las familias en edad de trabajar cambian su trabajo por dinero que, posteriormente, volverán a cambiar por bienes de consumo. Las empresas venden su producción cambiando bienes por dinero, y parte de sus ingresos los destinan a pagar a sus empleados, es decir, intercambiarán dinero por trabajo (Esquema 2.4). Así pues, en todo mercado en el que se utiliza el dinero, considerando como tal todo medio de pago legalmente aceptado, existen dos tipos de agentes bien diferenciados: los compradores y los vendedores. B. Los mercados y los precios Los compradores (demandantes) y los vendedores (oferentes) se ponen de acuerdo en los distintos mercados sobre el precio de un bien o servicio de forma que se producirá el intercambio de cantidades determinadas de ese bien por una cantidad de dinero también determinada. El precio de un bien es su relación de cambio por dinero, esto es, el número de euros que se necesita para obtener a cambio una unidad del bien. Las interrelaciones de la oferta de las empresas y las demandas de las familias determinan los precios y las cantidades de los bienes. Fijando precios para todos los bienes y servicios (y lo mismo ocurre en el caso de los factores), el mercado permite la coordinación de los compradores y los vendedores y, por tanto, asegura la viabilidad de un sistema capitalista de mercado. El libre juego de la oferta y la demanda es una pieza clave en el funcionamiento de toda economía de mercado. El mecanismo de mercado no requiere el contacto directo entre consumidores y productores. De hecho, la relación suele ser indirecta y se realiza a través de los precios y los mercados. La clave son las señales que proporcionan los precios. Si al precio de mercado se desea algo y se tiene suficiente dinero, se compra, y si hay un número suficiente de personas que hacen lo mismo, las

ventas totales de ese bien o servicio su precio.

aumentarán y probablemente también

Paralelamente, los productores, al ver que aumentan las ventas y los precios, incrementarán la producción de ese bien y emplearán más recursos (capital y trabajo). Así pues, no es necesaria una comunicación directa entre Los consumidores y los productores; las ventas y los precios transmiten el mensaje y dirigen el mercado, como lo haría una mano invisible. *Mecanismo de mercado. La clave son las señales que proporcionan los precios. Las decisiones descentralizadas de muchas empresas y familias al interactuar en los mercados determinan los precios. a D. Valoración del sistema de economía de mercado El sistema de economía de mercado presenta en su funcionamiento ventajas e inconvenientes que conviene analizar. Funciona con un alto grado de eficiencia y de libertad económica. Los agentes económicos, tanto las empresas como las personas individuales, actúan guiados por su propio interés y de forma libre. El sistema de precios estimula a los productores a fabricar los bienes que el público desea. Los movimientos de los precios actúan como señales que inducen a los productores a comportarse de una forma correcta, a la vez que tratan de alcanzar su propio interés. Asimismo, el mercado motiva a los individuos a utilizar cuidadosamente los recursos y bienes escasos, pues los precios actúan racionando las escasas cantidades disponibles. En cualquier caso, el sistema de economía de mercado presenta algunas limitaciones, entre las que cabe destacar las siguientes: • La renta no se distribuye de forma equitativa. La renta se reparte en función de cómo esté distribuida la propiedad de los recursos y de los salarios vigentes. El resultado es que aparecen unas diferencias de renta muy grandes (véase Unidad 6). • Existen fallos de mercado. Se argumenta que, por diversas causas, en ocasiones el mercado falla en su intento de alcanzar la eficiencia económica (Unidad 7). El mercado falla cuando existen mercados en los que la competencia es imperfecta, cuando aparecen efectos externos (Unidad 7) o cuando existe información imperfecta (Unidad 7).

• La publicidad puede utilizarse para manipular a Los consumidores. Las grandes empresas usan campañas de publicidad que pueden manipular los deseos de los consumidores y crear necesidades artificialmente (Unidad 5).

• Las economías de mercado tienden a ser inestables. Las economías de mercado están en manos de la iniciativa de las empresas privadas y tienden a ser inestables, sufriendo de forma periódica fuertes crisis (Unidad 9). Los problemas relacionados con la distribución de la renta y la desatención a los más necesitados son los que tienen una mayor relevancia, y los que con más fuerza han señalado los críticos de la economía de mercado. En cualquier caso, la evidencia ha demostrado que, a pesar de las limitaciones, la economía de mercado presenta un saldo claramente favorable (Esquema 2.5). • 2.6 El funcionamiento de una economía centralizada *Fallos de mercado. El mercado falla debido a la existencia de competencia imperfecta, externalidades o información imperfecta. Economía centralizada o autoritaria Modo de organización económica en el que las funciones económicas clave (el qué, el cómo y el para quién) son desempeñadas principalmente por el Estado. Este sistema estuvo vigente en la Unión Soviética, en los países socialistas del Este de Europa y en China hasta finales de los años ochenta. En la actualidad el sistema está vigente en Cuba. Un rasgo común a todas las economías planificadas ha sido la acumulación del poder económico en manos del Estado, que, además de ser el propietario de Los medios de producción, es quien rige, en definitiva, el funcionamiento de la economía. Los agentes económicos carecían de iniciativa, se limitaban a cumplir las directrices asignadas por el Estado. Pero al no existir mercados, los precios no son relevantes para tomar decisiones. En las economías centralizadas, los medios de producción son propiedad estatal y las decisiones clave le corresponden a la agencia de planificación, o poder central. El poder central, o agencia de planificación, distribuye no sólo las tareas del plan, sino también los medios de producción, tanto materiales como financieros. El centro de planificación determina cómo asignar La producción a las diferentes fábricas y procura que cada fábrica tenga los factores de producción que necesita para poder obtener la cantidad que se le exige. El control del poder económico por parte del Estado permite llevar a cabo una distribución de La renta más igualitaria. A. El funcionamiento de las empresas 11, Sistemas económicos

Economía de mercado

Economías mixtas Planificación centralizada Esquema 2.6. Los sistemas económicos. Las empresas no basan su actuación en el cálculo económico, esto es, en la maximización de los beneficios, o lo que es lo mismo, en la minimización de los costes, sino en el cumplimiento del plan concretado en directivas. En las economías planificadas los gerentes no trataban de minimizar los costes, sino de asegurarse la mayor cantidad posible de recursos, muy por.encima de sus necesidades, para alcanzar los objetivos fijados en el plan sin correr riesgos. Se limitaban a cumplir las directrices. En la práctica, dada la inexistencia de incentivos reales para que las empresas reduzcan sus costes, el resultado fue un proceso de endeudamiento progresivo. Mientras que La deuda tuvo un volumen aceptable, el sistema de planificación central funcionó, pero, conforme ésta aumentó, sus ineficiencias se hicieron más palpables y su financiación menos llevadera. E B. El crecimiento de la burocracia El funcionamiento del sistema descrito requiere la existencia de un enorme aparato administrativo, pues es la única forma de controlar a las empresas, Conforme crece el sistema productivo, el aparato burocrático se va desarrollando a un ritmo progresivo. El flujo de información entre empresas pasa por un sistema burocrático que, necesariamente, ha de ser amplio y complicado. Por otra parte, es fundamental controlar e influir sobre las empresas, de forma que el resultado es una burocracia creciente. De hechó el denominado infierno burocrático fue uno de los hechos que determinó la inviabilidad -del sistema de planificación centralizada. C. El fracaso del sistema de economía centralizada Los elementos negativos del sistema de planificación centralizada apuntados se acumularon durante varias décadas. Se pusieron de manifiesto en los años setenta y estallaron en la década siguiente, concretándose en el desplome de las economías de Europa del Este. Las agencias centrales, con frecuencia, se equivocaban en sus previsiones y no tenían en cuenta las necesidades reales de la sociedad. El enorme crecimiento del aparato burocrático, la falta de informaciones válidas y de incentivos efectivos que guiaran el sistema hacia la eficiencia económica originaban el despilfarro de recursos, y fueron las razones que explican el fracaso de la planificación centralizada.

No existe ningún mecanismo centralizado que sea capaz de recoger y transmitir más eficientemente que el mercado la información y los incentivos que se requieren para coordinar eficientemente la actividad económica. La ineficiencia de las economías centralizadas. No existe ningún mecanismo centralizado que sea capaz de transmitir con eficacia la información y los incentivos requeridos para el funcionamiento de una economía. Análisis comparativo de los sistemas económicos Economía de mercado Economía planificada El Estado de producció La agencia Las agencias

Propiedad de los medios Los individuos erecir.. y qué cantidad? de planificación Cómo producir? de planificación

Los mercados a través de los precios

Las empresas buscando minimizar costes

¿Para quién producir? planificación ¿Cuánto crecer? planificación i

Los mercados de factores Los órganos de

Las empresas determinan la inversión Los órganos de

Esquema 2.7. Análisis comparativo de los sistemas económicos. ^ 2.7 Las economías mixtas de mercado Dadas las limitaciones de las economías capitalistas y la ineficiencia de la planificación centralizada en el mundo real, lo más frecuente ha sido encontrar un sistema intermedio, Vocabulario que se suele denominar de economía mixta, en el que, si bien prima el mercado como criterio para asignar los recursos, el Estado interviene en la actividad económica regulando Economía mixta su funcionamiento.

Tipo dominante de organización En una economía mixta el sector público colabora con la iniciativa privada en la respueseconómica en los países no comuta a las preguntas sobre el qué, el cómo y el para quién del conjunto de la sociedad.

nistas. Estas economías se basan En el caso español, el Estado lleva a cabo diferentes acciones planificadoras para principalmente en el sistema de coordinar la actuación de ciertos sectores, como el eléctrico y el siderometalúrgico. precios para su organización. También, a través de políticas industriales, se hace hincapié en el desarrollo de industrias de alta tecnología. En relación con la redistribución de la renta, el Estado español ha desarrollado un amplio sistema de prestaciones de la Seguridad Social y de servicios sociales suministrados colectivamente, que tienden a elevar el nivel de vida de las clases menos privilegiadas y a garantizar un nivel mínimo de bienestar. Importante Así como la economía mixta aparece como una situación intermedia entre el sistema de economía de mercado y el sistema de economía planificada, del mismo modo surgió una concepción de la economía que está a caballo entre el liberalismo y el marxismo. Ésta Economía mixta: fue el keynesianismo.

• Prima el mercado. La teoría elaborada por). M. Keynes, si bien toma como punto de partida una economía de • El Estado interviene, mercado y acepta sus reglas, confía en la eficacia de la intervención estatal selectiva y en la adopción de una serie de medidas de política fiscal como política económica principal. Keynes defendía que la economía puede situarse de forma continuada en unos niveles de desempleo elevados debido a que el nivel de la demanda del conjunto de la economía sea insuficiente. Por tanto, propugnaba la intervención del Estado para reducir el desempleo mediante un aumento del gasto público o mediante incentivos fiscales a la

inversión o al consumo. Desde comienzos de la década de los setenta el éxito de las ideas keynesianas empezó a cuestionarse. La corriente neotiberal El crecimiento e importancia que con las teorías keynesianas alcanzó el sector público han producido una reacción contraria y, desde hace unos años, se ha observado un cierto proceso de redescubrimiento del libre mercado, por lo que podemos afirmar que se está asistiendo a una ola de neoliberalismo. Parece, pues, que en el mundo actual hay una revalorización de la eficiencia económica que el mecanismo de mercado puede aportar.