You are on page 1of 1

PRÁCTICA 1 – Abel Rodríguez Álvarez (71524897-A

)

EL PERIÓDICO (1 MAYO, 2012): […] La primera reacción de Zapatero en 2008 fue fundamentar los presupuestos del 2009 en el llamado “Plan E” a través del cual inyectó 55.000 millones de euros que taparon las vergüenzas del primer impacto de la crisis del ladrillo y aplazaron el problema sin solucionarlo. ¡Qué bien nos hubiera ido en los tres años siguientes tener disponible un déficit de 15.000 o 20.000 millones! Ahora no tendríamos que cerrar servicios esenciales para cumplir con la UE. Las políticas de estímulo fiscal necesitan construirse sobre la base de la consolidación de las cuentas públicas. Keynes propugnaba gastar cuándo los ingresos públicos bajaban por la crisis para evitar la recesión pero nunca defendió gastarse el dinero de los nietos para vivir por encima de nuestras posibilidades. Alemania tiene margen para abandonar la lucha contra el déficit, España todavía no. Otro plan E sería un suicidio, de hecho los asesores de Zapatero en La Moncloa reniegan ahora del plan E porque “lo hicieron en Ferraz”. […]

URL: http://opinion.elperiodico.com/poli/%C2%BFrecuerdan-el-plan-e/

COMENTARIO CREATIVO SOBRE EL ARTÍCULO: Este artículo se relaciona con el Tema 1 en el sentido de que el “Plan E” fue una medida macroeconómica, que contribuyó a aumentar en 55.000 millones de € el déficit público del año 2009. Considero que fue una medida innecesaria en tiempos de ‘crisis’, que aunque aportó cosas buenas, ese gasto público tiene más lógica hacerlo en tiempos de bonanza económica, pues la economía es la gestión eficiente de los recursos escasos, y al ser un “parche” a corto plazo para la tasa de paro en el sector de la construcción, no solucionó el problema a largo plazo. El Estado se ahorró la prestación por desempleo durante ese tiempo, pero que luego tuvo que abonarla igualmente a los empleados de la construcción que se tuvieron que dar de alta en el SEPE, con lo cual sopeso que el “Plan E” fue una gestión ineficiente de los recursos escasos para intentar frenar los efectos de la llamada ‘crisis’ (como nos plantean en todos los medios informativos…). Si yo hubiese formado parte del consejo de ministros del PSOE ese año, hubiese propuesto una medida macroeconómica en la que no entrasen en juego los ayuntamientos (evitar corrupción y despilfarro innecesario) y fuese gestionada por el Estado, una medida de mayor economía planificada y mucho más socialista: la creación de economatos en los 398 municipios españoles de más de 20.000 habitantes, con productos básicos al precio de coste para el Estado y exentos de IVA, por ejemplo, para individuos con una renta inferior a 800€, familias con una renta inferior 1050€ y familias numerosas con una renta inferior a 1300€. Con esta medida, la tasa de paro a largo plazo no disminuiría significativamente, pues a unos 40 funcionarios por economato, nos daría un total de sólo unos 16.000 puestos nuevos de trabajo (hace falta incrementar mucho más la EPA para salir de la ‘crisis’). Sin embargo, si considero que sería una gestión eficiente de los recursos escasos para satisfacer las necesidades básicas en tiempos de ‘crisis’, pues las rentas más pobres de España, tendrían una mejor calidad de vida, tendrían más dinero para adquirir otro tipo de productos que no se vendiesen en el economato, por lo que esos consumidores harían más compras en el mercado de bienes y servicios (exceptuando los supermercados) y, éstos, recibirían mayores pagos, por lo que microeconómicamente el ciclo de flujo circular de la renta estaría menos ‘roto’ que en la actualidad. Las empresas perjudicadas por esta medida, serían los supermercados. Y si consideramos que empresas francesas como el ‘Carrefour’ y el ‘Alcampo’ generan bastantes ingresos en su conjunto, el Estado lograría que bajase la demanda de los productos que venden estas empresas extranjeras ya que los más necesitados demandarían los productos de los economatos. En definitiva, lograríamos una política económica más proteccionista, pues habría más dinero circulando en España y menos en un país extranjero como Francia, máxime cuando tienen mucho más poder adquisitivo que nosotros; y una política más socialista, pues la ‘crisis’ afectaría menos a los más pobres que por ética moral debería ser el objetivo fundamental de cualquier país (aunque en la realidad, se intuye que ni tienen ética ni moral, porque parece que quieren dividir las clases sociales…).