You are on page 1of 1

p

Prólogo

Los profesionales sanitarios dedicamos el 80-90% de nuestro tiempo a comunicar con pacientes y colegas; sin embargo, no hemos recibido, ni durante los estudios universitarios ni en el posgrado, formación sobre este tema. A los psiquiatras, psicólogos y profesionales de la salud mental se nos suponen habilidades de comunicación, pero, en el mejor de los casos, hemos recibido entrenamiento en algún tipo específico de psicoterapia, que no es sinónimo de habilidades de comunicación. De hecho, algunos tipos de psicoterapias, en especial las psicoanalíticas, se basan en principios completamente diferentes a los de la comunicación. La mayoría de las personas tienden a creer que si alguien se comunica bien es por su propia personalidad, pero nunca producto de un aprendizaje específico. En los años sesenta y setenta del siglo XX, la necesidad de formación en comunicación se hizo palpable en países anglosajones, como Estados Unidos y, posteriormente, Gran Bretaña. Hasta finales de los ochenta no llegó este movimiento a España de mano de la especialidad de medicina de familia, que ha incorporado las habilidades de comunicación como una de sus señas de identidad. Durante estos 20 años se ha consolidado un movimiento denominado «Comunicación y Salud», multidisciplinar (médicos, enfermeras, psicólogos, y cualquier trabajador sanitario), que ha desarrollado programas de docencia e investigación sobre el tema. De hecho, en este momento,

varias universidades españolas ofertan ya asignaturas optativas y cursos de posgrado en comunicación. En este libro pretendemos resumir las nociones básicas de la comunicación con el paciente desde la perspectiva de la psiquiatría. Nuestra disciplina presenta ciertas características que obligan a modificar o adaptar algunos de los postulados, aunque la mayoría de los principios básicos son los mismos que para el resto de especialidades. En los siguientes capítulos abordamos temas clásicos, como los principios básicos de la comunicación, la comunicación no verbal (aspecto muy importante y olvidado en nuestras profesiones) o los aspectos de una entrevista clínica estándar, como la fase exploratoria, la informativa y la negociadora. De la misma forma se describen algunos temas clave en la práctica clínica de cualquier profesional, como el manejo del paciente agresivo o cómo dar malas noticias (actividad para la que a menudo se nos reclama a los profesionales de salud mental). Por último, también incluimos temas relevantes y que exigen reflexión en nuestra profesión, como la preparación antes de realizar una entrevista o las características de un buen comunicador. En suma, pretendemos que este libro llene un hueco en la formación de residentes y profesionales de salud mental interesados en el tema de la comunicación con el paciente, que quieran poseer unos conocimientos mínimos sobre el tema y desarrollar las habilidades básicas en comunicación.

Prólogo

V