You are on page 1of 3

Miguel de la Madrid Hurtado (1982-1988

)

La llegada de Miguel de la Madrid a la presidencia representó un incipiente ingreso al modelo neoliberal, y a continuación explicaré porqué así se le considera. El periodo de crisis previo a la presidencia de Miguel de la Madrid había dejado al país económicamente devastado tras dos sexenios caracterizados por un alarmante sobreendeudamiento al exterior (fomentado principalmente por los EE.UU.) para impulsar la “industrialización”, un abuso excesivo de la intervención del Estado en los asuntos económicos del país y que, además, habían evidenciado su corrupción e ineficiencia. Así pues, se había establecido un panorama propicio para implementar una nueva política que frenara las deficiencias del Estado y qué “mejor” política que la neoliberal pues, como hemos constatado, uno de sus principios consiste en limitar la intervención del Estado en asuntos económicos. Recordemos también que esta era la época en que apareció ante el mundo el modelo neoliberal impulsado por Inglaterra y los Estados Unidos. Haciendo una reflexión de las líneas anteriores, podría decirse que el neoliberalismo aparece en México bajo la mecánica causa-efecto. Siguiendo esta mecánica, se puede apreciar cómo en esta administración se trataron de solventar los problemas económicos nacionales con un “Programa Inmediato de Reordenación Económica”, PIRE, el cual consistía en un decálogo que proclamaba: 1) reducción del gasto público; 2) protección al empleo; 3) continuidad de la mayoría de los programas de inversión productiva; 4) honestidad y eficiencia dentro del sector público; 5) protección y estímulo para los programas que proveyeran de productos básicos al sector popular; 6) reformas fiscales para incrementar los ingresos gubernamentales; 7) canalización del crédito hacia el desarrollo nacional y operación eficiente de los bancos nacionalizados; 8) política cambiaria “realista”; 9) reestructuración del sector burocrático para volverlo más eficiente y 10) reformas constitucionales para reafirmar la Rectoría del Estado dentro de la economía mixta. En general, los lineamientos del PIRE consistieron en un recorte al gasto público, una inversión controlada en actividades productivas y que generaran empleo, alza de los intereses para atraer capital, incremento en los impuestos (por ejemplo el IVA pasó de un 10 a un 15%) y una eliminación de subvenciones hacia los productos de la canasta básica. Por otro lado, a sólo dos días de haber tomado posesión como presidente de la República, Miguel de la Madrid envió al Congreso de la Unión un par de iniciativas para modificar la Constitución, las cuales fueron aprobadas y entre las modificaciones realizadas llaman la atención las relacionadas a los artículos 25 y 134 constitucionales. El nuevo artículo 25 incluyó principios muy alejados de los ideales de la Revolución Mexicana. El papel de administrador que tenía el Estado mexicano fue suprimido, así como su facultad de ser productor directo de bienes y servicios para dejarle solamente la facultad de dictar las normas a partir de las cuales deberían desarrollar sus actividades los particulares, en otras palabras, se sentaron las bases para convertir al Estado mexicano en algo similar al Estado vigilante pero apartado de la actividad económica, como lo propone el neoliberalismo. En cuanto al artículo 134, referente a la adquisición y disposición de recursos económicos del Estado, se modificó partiendo de un principio establecido en derecho constitucional de que lo que no está expresamente facultado no lo puede realizar la autoridad. Así se incluyó en dicho ordenamiento el sustento jurídico que el gobierno mexicano necesitaba para poder vender las empresas que eran propiedad del Estado, sustento que no estaba incluido en ningún otro artículo constitucional. Partiendo de éstas y otras tantas “perspicacias” legales, durante el sexenio de Miguel de la Madrid hubo una notable reducción en el número de empresas que eran manejadas por el gobierno (paraestatales), se redujo de 1,155 a 413, ya sea privatizándolas (según su último informe de gobierno 118 empresas fueron privatizadas), fusionándolas con otras paraestatales o bien cerrándolas definitivamente. A propósito de este tema de la privatización, se iniciaron los primeros pasos en lo referente a la banca. Un documento publicado por BANXICO titulado: “Historia Sintética de la Banca en México” señala que si bien de la Madrid no revirtió en forma definitiva la expropiación de la misma, pugnó por volverla mixta con un 30% de acciones controladas por la iniciativa privada e indemnizando a los accionistas de 49 instituciones. De esta forma se dieron los primeros pasos hacia lo que sería su privatización total, hecho que sobresale en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari. Pero el aspecto de mayor trascendencia para entender los inicios de la política nacional hacia una

Se ingresa entonces en 1985 al Acuerdo General sobre Tarifas y Aranceles (GATT por sus siglas en inglés. a partir de una baja en los precios del petróleo (de un . dejaría de ser sujeto a crédito ante la comunidad internacional. Desafortunadamente la esperada mejoría que brindaría a México estar bajo la tutela del FMI y del Banco Mundial para salir de la crisis nunca llegó. después de 1987. y que sería precursor del TLC firmado durante el sexenio de Salinas). Esta liberación del comercio garantizaría la deseada competitividad en la producción nacional. 874 millones de dólares en 1982 a una nueva cifra récord de $81. de manera que el entonces Secretario de Hacienda. Estas alentadoras muestras de recuperación se desmoronarían por una serie de acontecimientos que marcarían un lamentable retroceso en la recuperación económica del país. mediante la revisión de los programas de inversión no prioritarios y la racionalización de los subsidios. Superación del desequilibrio en el sector externo. al menos no se puede apreciar durante este sexenio. Se disminuyen considerablemente las tarifas arancelarias en México (por ejemplo en 1985 eran de un 28. ambos temas anteriormente expuestos. en un plazo no mayor a 3 años (1983 a 1985). Abatimiento de la inflación. Fomento al desarrollo de mercado de valores.UU. aunque en menor medida. además también hubo un incremento del PIB (de una tasa del -4. una disminución de la inflación (de un incremento del 100% en los precios al consumidor a finales de 1982. que iniciarían su amplio apogeo durante el siguiente sexenio salinista. En 1982. Fomento al ahorro a través de tasas de interés atractivas. particularmente con EE. Revisión y adecuación del sistema tributario. Revisando estos lineamientos se puede entonces entender de una manera más clara el origen de la política económica presente en la administración de De la Madrid reflejados en el PIRE o en el proceso de privatización de las paraestatales.5% para 1985. ya que además de sus altas tasas de interés.000 millones de dólares en 1988. Fortalecimiento de las finanzas públicas. de modo que el déficit del sector público. Ahora bien. Este nuevo e impresionante incremento en la deuda externa pública se puede explicar.7% durante el tercer trimestre de 1984). pues no debería exceder los 5 mil millones de dólares en 1983. Más claro. imposible. dicho de otra manera: fomentar la competitividad en el sector productivo mexicano y abrirlo hacia el comercio exterior.7% a principios 1983 incrementa 10 puntos hasta alcanzar un +4.5% hasta llegar a ser. los criterios del FMI obligaban al gobierno federal a una “racionalización del proteccionismo”. como también ya pudimos apreciar. como porcentaje del PIB. sino inclusive los intereses producidos por la misma. llama la atención el hecho de que una de las tantas condiciones de pago exigidas a México. disminuyera de 8. de una serie de obligaciones dictadas por dicho organismo: Crecimiento sostenido de la producción y el empleo. Si el país seguía bajo esa característica de insolvencia. de un 11. fue la aceptación de una serie de compromisos adquiridos a partir de los créditos otorgados a México por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial para la restructuración del sobreendeudamiento con el exterior. Así mismo. tomemos en cuenta que la deuda externa pública pasa de $58. los préstamos otorgados a México por el FMI y el Banco Mundial tuvieron un costo demasiado alto para el patrimonio nacional. Racionalización del proteccionismo. baja hasta un 59% a principios de 1985). Jesús Silva Herzog durante los últimos días del sexenio de López Portillo.5% en 1983 a una cifra de 3. Racionalización del gasto. era el que los ingresos por concepto de las ventas petroleras mexicanas deberían ser depositados en la Reserva Federal de Estados Unidos. El gobierno del presidente De la Madrid “hereda" dicho compromiso y debería garantizar el cumplimiento. Elevación de precios y tarifas de bienes y servicios ofrecidos por el sector publico.7%). Si bien dentro de los primeros 3 años acordados se logró una reestructuración de la deuda externa. México era incapaz de pagar no sólo su deuda externa. Adecuación del control de cambios mediante una política cambiaria flexible. pero se da pie también. lo que hubiera dado lugar a un paro en la actividad industrial de nuestro país. a las importaciones.doctrina neoliberal. Reducción de la deuda externa. Para empezar. Se libera entonces el comercio mexicano: se fomentan las exportaciones. en parte. acepta la tutela del FMI al firmar una “Carta Compromiso” en septiembre de 1982.

Además hay que agregar a este panorama las “recomendaciones del FMI” para reducir considerablemente los subsidios (apoyos estatales) en los productos de la canasta básica y en los servicios públicos como el transporte.07% en 1988.295.50 dpb en 1988). por lo tanto. La célebre “caída en el sistema” de cómputo para el conteo de votos anunciada por el entonces Secretario de Gobernación. Si realmente las ganó. no hubo crecimiento) y una caída del PIB per cápita de -10. como el posible vencedor de las elecciones presidenciales en ese tan polémico 6 de julio. el PRI. con sus 59 años en el poder que llegarían a su fin 12 años mas tarde. se había iniciado la “caída del sistema” presidencialista del PRI tal y como se le conocía hasta entonces. tuvieron resultados desastrosos que hundieron las posibilidades de desarrollo para el país. el desplome de un 70% de la Bolsa Mexicana de Valores en 1987 que agravó aún más la crisis mexicana.UU. de una cotización a inicios del sexenio (1982) de $161. Le cobraron factura sus dos presidencias populistas y corruptas (1970 a 1982) progenitoras de las peores crisis conocidas hasta entonces en nuestro país. como los subsidios del gobierno estadounidense hacia empresas norteamericanas que afectaron a los exportadores mexicanos. La liberación del comercio mexicano hacia el exterior se vio sumamente afectado por medidas comerciales agresivas y poco éticas. como hemos apreciado en los párrafos anteriores. un crecimiento del PIB promedio de 0. Se comienza el deterioro del sector agrario nacional al disminuir considerablemente el presupuesto del gobierno federal para fomentar las actividades del campo. El régimen priísta comienza a padecer una crisis de legitimidad en las siguientes y muy controvertidas elecciones presidenciales de 1988. en 1988 o sea una devaluación de 1. ensombrecían el desarrollo competitivo de la nación. nunca lo sabremos.00 dólares por barril en 1982. según las cifras en los primeros conteos. más del 20% del maíz que se consumía en México al final de este sexenio era importado. por ejemplo.437. el terrible sismo de 1985 donde se perdieron miles de vidas e impactó fuertemente la economía nacional por los inherentes daños materiales que sufrió la capital del país. la devaluación del peso frente al dólar. Salinas mandó quemar todos los paquetes electorales de aquellas elecciones de 1988. Manuel Bartlett Díaz.00 pesos por dólar. .22% (dicho en otras palabras. pues llega alcanzar una cotización record de $2. y en consecuencia el costo social de la crisis fue muy alto: aumento en el índice de desempleo. modelo que demostró ser incapaz de neutralizar los estragos de la crisis y su desigualdad social. sin ser menos importante. siendo su candidato a la presidencia y que antes de la “caída del sistema” se perfilaba. (subsidios en fertilizantes y otros insumos) y se fomenta la importación de productos agrícolas. y por último. o la puesta en marcha del modelo neoliberal durante el sexenio de De la Madrid. Y es que. En principio. La petrolización de la deuda no hizo otra cosa más que aumentarla. Cárdenas Solórzano había logrado unificar a la izquierda mexicana en un solo partido: el Frente Democrático Nacional (FDN). Finalmente. en efecto.70%. que los lineamientos neoliberales del FMI hacia México fueron en su mayoría inútiles ya que. principalmente de origen estadounidense. no debe sorprendernos el costo político que tuvo que comenzar a pagar el gobierno mexicano y su partido oficial. baja hasta alcanzar los $13. o el incremento de la recaudación fiscal (mayores impuestos). siendo presidente de la república. Por ejemplo. caídas de los salarios (cae 41% el poder adquisitivo) y el subsecuente proceso de emigración ilegal hacia los EE. ponía en duda la legitimidad del triunfo del candidato presidencial priísta Carlos Salinas de Gortari frente al candidato Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano (hijo del ex presidente Lázaro Cárdenas).35 pesos por dólar. ya que. o la reducción del gasto público en programas sociales como el financiamiento a la vivienda popular.promedio de $30. el tan recomendado proceso de privatización de las empresas públicas alentó el desarrollo de prácticas monopólicas y oligopólicas que. ¿Qué se puede concluir de este desastroso sexenio autodenominado por De la Madrid como de “renovación moral”? (en alusión a su “decidida” determinación de acabar con los excesos característicos de sus antecesores).