You are on page 1of 6

DIOS, UN CAMINO HACIA LA FELICIDAD

Nombre DIANA PATRICIA AREVALO TOBAR

Profesora ROCIO PAREDES Docente de Informática Y Tecnología

I.E.M MARIA GORETTI AREA DE INFORMATICA Y TECNOLOGIA San Juan de Pasto, Septiembre 12 de 2012

INTRODUCCION

El ser humano, solo se ha dedicado a pensar en cómo satisfacerse a sí mismo. A continuación se encontrara cual es la verdadera base para encontrar la felicidad absoluta y verdadera; una felicidad libre, espontanea, y no fingida. Con el único y verdadero fundamento que es la enseñanza de Dios, en donde para llegar al camino de la felicidad solo se necesita del amor hacia El y hacia ti mismo. Ya que si tienes amor en tu corazón las cosas que realices las harás sin temor hacer juzgadas siguiendo el camino del bien encontrando gozo y paz en tu interior. Dios creó al hombre con el único fin de que cumplamos el propósito divino, alabar su nombre día y noche, dando gracias por la creación dada, siguiendo la ley única y perfecta sus Mandamientos. La vida tiene sentido si la sabes vivir, pero siempre y cuando estés sujeto a Dios porque si, tú la vida la tomas como un juego jamás serás feliz. Las cosas del mundo no son satisfactorias siempre dejan un vacio en tu corazón, no te centres en el placer que te brinda el mundo ya que son pasajeros y solo te traen problemas y angustias en tu vivir, impidiendo la paz y el gozo dado por Dios para tu desarrollo espiritual. En fin la única y verdadera felicidad solo se la encuentra en Dios, y no en los placeres de la vida, ya que El es la fuente de todas las cosas.

DIOS, UN CAMINO HACIA LA FELICIDAD

¿Dios es la única y verdadera felicidad, o simplemente es un camino para llegar a ella? En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo y dijo: "Padre, ha llegado la hora. Glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo también te glorifique, y por el poder que le diste sobre toda la humanidad, dé la vida eterna a cuantos le has confiado. La vida eterna consiste en que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado. Yo te he glorificado sobre la tierra, llevando a cabo la obra que me encomendaste. Ahora, Padre, glorifícame en ti con la gloria que tenía, antes de que el mundo existiera. He manifestado tu nombre a los hombres que tú tomaste del mundo y me diste. Eran tuyos y tú me los diste. Ellos han cumplido tu palabra y ahora conocen que todo lo que me has dado viene de ti, porque yo les he comunicado las palabras que tú me diste; ellos las han recibido y ahora reconocen que yo salí de ti y creen que tú me has enviado. Te pido por ellos; no te pido por el mundo, sino por éstos, que tú me diste, porque son tuyos. Todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío. Yo he sido glorificado en ellos. Ya no estaré más en el mundo, pues voy a ti; pero ellos se quedan en el mundo".1 Hoy en día, los seres humanos solo queremos buscar la felicidad para satisfacer nuestros deseos, buscando una felicidad con afán y desenfrenada. En donde el mundo nunca llenara los vacíos de nuestro corazón producidos por la falta de amor generada por la incredulidad hacia Dios la base de todo. Las personas buscamos la felicidad en donde no es, pensamos que la felicidad la encontraremos en la risa, en el vino, en las fiestas, etc., todo esto no es mas que apetitos y deseos por satisfacer nuestros deseos de la carne. Estamos equivocados y enceguecidos porque después de ver los resultados que nos produce esto seguimos buscando en las mismas cosas, donde estas no producen felicidad. Somos seres inconformes por falta de confianza hacia Dios, produciéndonos una doble vida, es decir donde actuamos con hipocresía. La búsqueda de cosas externas nos trae la mayoría de la veces frustraciones o desilusiones, y cuando logramos alcanzar esas cosas, que nos fijamos como felicidad, nos damos cuenta que no nos llenan enteramente, y que siempre quedamos como con un vacío, y para llenar ese vacío, nos establecemos otras metas para tratar de llenarlo, y así seguimos permanentemente en la búsqueda del camino a la felicidad de manera externa, seguimos buscando donde no la vamos a encontrar. Entonces, Dios es la felicidad suprema, y el camino para llegar hacia El; la felicidad que buscamos. Dios es nuestra guía, el conductor del carro de nuestra vida. la verdadera felicidad es cumplir la voluntad de Dios, si seguimos este camino que ya esta trazado

seremos realmente felices; confía, cree porque Dios esta en todo lo que realices, conoce toda tu vida, así que ponlo todo lo que hagas bajo su autoridad. Recuerda, la felicidad no se encuentra en las cosas del mundo ya que son momentáneas y pasajeras; la risa no es producto de la felicidad, muchas veces puede ser falsa, no siempre hay gozo en la riza. Un ejemplo seria, los payasos pueden reír y hacer reír a muchos, pero, hasta ellos mismos no pueden ser felices, pueden tener un vacío en su corazón. La risa solo es momentánea, no duradera. El vino, otra causa mas para el fracaso, el dolor, la nostalgia, melancolía, etc. Igualmente pasa con los que fuman drogas, se siente contentos en el momento que las consumen pero después que pasa el efecto se sienten arruinados, y es por eso que tienen que volver a consumirla, y así hasta que están en la ruina total. La verdadera felicidad no esta en estas cosas, al contrario pueden sufrir muchos daños y lo mas lamentable perder su alma. No busquemos la felicidad en la riqueza, ya que solo es momentáneo, se desvanecerá rápidamente, solo nos traerá problemas. Entre más riqueza, más pobreza espiritual. Las riquezas no dan la verdadera felicidad, las riquezas al contrario nos trae aflicción. Así, que la verdadera felicidad esta en temerle a Dios, guardando sus mandamientos; ya que Dios traerá a juicio toda obra. Busquémosle y encontraremos paz y gozo en todo nuestro recorrido hacia El.

Conclusiones    La verdadera felicidad no esta en las cosas materiales, ni en la risa, ni en los placeres, y mucho menos en el vino. ya que todo eso es temporal La verdadera felicidad esta en Dios, si le buscamos siempre tendremos un gozo permanente en nuestro corazón. ¿En donde esta usted buscando su felicidad? Sino es en Dios usted va a fallar y nunca la va encontrar.

WEBGRAFIA http://www.miportalcatolico.com.ar/index.php/component/content/article/1meditaciones-diarias/1296-solo-en-dios-esta-la-verdadera-felicidad.html