Un Salón   Una Ar tista 

Heliana Car dona Cabr ea 

Monogr afía par a optar  por  el título de  Especialista en Histor ia y Teor ía del Ar te Moder no y Contempor áneo 

Asesor   Car men Mar ía J ar amillo  Docente de la Facultad de Ar tes y Humanidades 

Univer sidad de Los Andes  Facultad de Ar tes y Humanidades  Bogotá  2008

ÍNDICE 

Pág.  INTRODUCCIÓN………………………………………………….……………  UN SALÓN. ¿REFLEJO DE UN IDEAL? ……………………………………….  BLANCA SINISTERRA (1907­1995)…………………………………………...  BIBLIOGRAFÍA………………………………………………………………….  HEMEROGRAFÍA Y CATÁLOGOS………………………………………….....  ANEXOS………………………………………………………………………….  ·  LISTADO DE IMÁGENES……………………………………………. ·  RECORTES DE PRENSA Y CARTAS………………………………. .. 3  10  19  30  32  33

Intr oducción 
Mi aproximación  a Blanca Sinisterra inició con un acercamiento a su única obra que se  encuentra exhibida en el Museo Nacional de Colombia, un retrato de Laureano Gómez 
Imagen 1  Montañas  Acuarela de  Débora  Arango, 1940.  97 x 127cm.  Museo de Arte  Moderno de  Medellín. 
1  donado en los años sesenta  . 

En  primera  instancia  me  interesé  en  indagar por qué esta obra se encontraba en  la  colección,  así  como  las  razones  que  la  motivaron a realizarla. Si bien en el Museo  existen  numerosas  obras  de  mujeres  artistas,  cuyos  nombres  han  permanecido 

2  en  el  recuerdo  de  los  colombianos,  como  el  caso  de  Débora  Arango  ,    cuya  obra  se 

expone  en  una  de  las  salas  del  tercer  piso  y  nos  recrea  un  momento  de  la  historia  de 
3  Colombia,  como  fue  el  asesinato  de  Jorge  Eliécer  Gaitán  (imagen  2),  el  nombre  de 

Blanca  Sinisterra  no  es  tan  recurrente  en  la  historia  del  arte  nacional.  Es  curioso  como  en  algunas  ocasiones  no  hay  certeza  sobre  el  rumbo  que toma una  investigación en proceso, dado que  al  hablar  de  Blanca  Sinisterra,  se  hace  necesaria  hablar  sobre  el  momento  histórico  en  que  ocurrieron los hechos. 
Imagen 2  Masacre del 9  de abril.  Débora Arango  Acuarela  Museo de Arte  Moderno de  Medellín

La  obra  Masacre  del  9  de  Abril  posee  otro  significado aún más cercano con Gaitán, pues fue  precisamente  él  quien  le  abrió  las  puertas  a  Débora Arango en Bogotá, al apoyarla como ministro de Educación del momento, en la 
1  2 

Como consta en los archivos del Museo Nacional de Colombia.  Pintora colombiana nacida en Medellín en el año de 1910. Su obra fue bastante polémica debido a la  forma en como realizaba sus composiciones y al tratamiento que hacía del cuerpo humano en especial el  femenino. Véase el  Catálogo de la Exposición Retrospectiva.  Débora Arango 1937­1984. Museo de Arte  de Medellín.  3  Jorge Eliécer Gaitán (1898­1948). Importante político liberal quien ejerció una fuerte oposición al  gobierno conservador de Mariano Ospina Pérez. Fue asesinado el 9 de abril de 1948 por Roa Sierra,  desencadenando una revuelta que se conoció como el Bogotazo, que para muchos estudiosos este fue el  inicio de la llamada violencia liberal­conservadora en Colombia. Para más información sobre este evento  véase. Alape, Arturo (1987). El Bogotazo: Memorias del olvido. La Habana: Ediciones Casa de las  Américas, 1983. 721 p 

realización de su primera exhibición individual en la ciudad de Bogotá,  realizada en el  teatro  Colón  en  1940.  Este  mismo  año  se  realizó  el  Primer  Salón  Anual  de  Artistas 
4  Colombianos  y  para  entonces  la  joven  Señorita  Débora  Arango  ,  participó  con  varias 

acuarelas.  Lo  que  suscitó  un  gran  estremecimiento  en  la  sociedad  bogotana  fue  la  aparición de  la obra  Montañas  (Imagen1) en este  mismo salón, un desnudo  fuerte, sin  tapujos que muestra el cuerpo femenino también como paisaje y con tal veracidad, que  era chocante para ciertos sectores del público.  En el diario El Siglo, de filiación conservadora que representaba un amplio sector de la  sociedad  del  momento,  aparecieron artículos  en  contra  de  esta  exhibición,  que  según  éstos afirmaban, atentaban contra la moral y la ética de la sociedad y que hacían mofa 
5  de lo que debía ser un buen dibujo.  Esto se puede evidenciar en la crítica que le hace 

Laureano  Gómez,  al  clasificarla  como  una  artista  que  no  sabía  de  dibujo  y  que  no 
6  conocía  de  la  técnica  de  la  acuarela  ;  pero  tal  vez  lo  que  más  escandalizaba  era  que 

semejante  exhibición  fuera  patrocinada  por  el  propio  gobierno,  encabezado  por  el  entonces  ministro  de  educación.  Fue  tanta  la  presión  ejercida  por  parte  de  los  conservadores, así como de los  sectores liberales, que la muestra tuvo que ser cerrada al  día  siguiente  de  su  apertura. Sin  embargo  la  obra  de  Débora  Arango  también  contaría  con   la aprobación de otros sectores menos conservadores. En  la columna  Rúbrica del  periódico  El  Colombiano  de  Medellín  aparecerá  en  1940  una  defensa  de  la  artista  en  estos términos: 
“ su  valiente  obra  pictórica,  desafiando  pupilas  gazmañosas  y  castas  retinas  centenaristas,  secularmente habituadas a los cromos agropecuarios de Leudos y Zamoras… lo que distingue  más singularmente su pintura, lo que la realza y la afirma son ciertas condiciones de honradez  de sinceridad y de veracidad artísticas que están patentes en cada uno de sus colores o en cada  una de sus líneas…pinta con los ojos abiertos sin caretas, antifaces o disfraces” 7   

La  obra  de  Débora  Arango  generó  tanto  admiración  como  desprecio,  dado  que  para  algunos eran solo  malos dibujos o en el peor de los casos, una afrenta contra la moral. 

Como dicen los periódicos de la época que aparecen recopilados en el Catálogo del MAMM de la  retrospectiva que se le realiza a Débora Arango en  1984.  5  Ibíd., Pág. 34. Véase el Artículo  Desafío al Buen Gusto. El Siglo Octubre 10 de 1940  6  Londoño, Velez Santiago. Artículo Montañas en Revista Credencial Historia. No 111. 1999.  http://www.lablaa.org/blaavirtual/revistas/credencial/marzo1999/111montana.htm  7  Catálogo de la Exposición Retrospectiva.  Débora Arango 1937­1984. Museo de Arte de Medellín. Pág  36. Artículo Débora Arango.Pérez o la Bizarra Estética, firmado por J..

La  misma  Débora  Arango  diría  que  “el  arte  y  la  moral  son  dos  cosas  diferentes”,  haciendo entonces una clara diferenciación entre lo estético y lo ético. Esto sin embargo  nos muestra lo complejo que era el ambiente cultural del momento y las intenciones por  parte de algunos sectores políticos por mantener un orden social de carácter netamente  católico y conservador, en donde las diferencias jerárquicas se mantuvieran sin cambio  alguno  y donde el respeto por aquellos que tuvieran un intelecto mayor, se evidenciara  al resto de la sociedad. Los individuos menos favorecidos, niños, mujeres, campesinos 
8  etc., deberían mantener obediencia absoluta  , principios que se habían establecido desde 

principios del siglo XX. A partir de los años cuarentas, por diversos factores, como las  influencias  políticas  y  culturales  que  llegaban  al  país  por  medio  de  las  revistas  y  los 
9  escritos que algunos intelectuales como Germán Arciniegas  publicaban, hacían un poco 

más  asequibles  los  diferentes  pensamientos  teóricos  que  se  estaban  gestando  en  el  momento  10 .  Lo  anterior  no  quiere  decir  que  la  gran  masa  estuviera  enterada  de  estos  sucesos  por  medio  de  las  revistas,  periódicos  o  libros  que  se  publicaban.  La  gran  mayoría de la gente no sabía leer ni escribir y  las publicaciones rotaban en un número  pequeño  y  a  un  sector  en  particular  de  la  sociedad  y    como  nos  cuenta  el  historiador  James Henderson “en un país como Colombia, donde las masas respetaban tanto más a 
11  quienes eran  mejores que ellos cuanto más pobres e  ignorantes eran…”  , la gente del 

común  no  tenía  el  privilegio  de  acceder  a  esta  clase  de  conocimiento,  el  cual  era  manejado por un sector reducido, una elite intelectual. 

El ambiente durante los años cuarenta era tenso, no sólo en Colombia, sino también en  el mundo. No hay que olvidar que para este momento la Segunda Guerra Mundial había  comenzado  y  esto  conllevaba  a  un  pensamiento  conservador  en  cuanto  a  las  políticas  internas  en  el  país.  Se  intentaba  por  parte  de  políticos  conservadores  y  de  la  iglesia 

Henderson, James. La modernización en Colombia. Los años de Laureano Gómez, 1889­1965. Pag 118­  119  9  Germán  Arciniegas  (1900­1999).  www.lablaa.org/blaavirtual/ayudadetareas/poli/poli40.htm.  Escritor,  político  y  diplomático.  Fue  el  fundador  del  la  revista  Universidad  fundada  en  1920.  En  donde  se  publicaban  artículos tanto de carácter político, social y  cultural.  Su amistad con personajes como José  Vasconselos  o  Maríategui  permitieron  un  acercamiento  a  las  ideas  americanistas,  la  mirada  hacia  lo  propio. La idea de mostrar lo propio, empezó por mostrar a los campesinos y a la gente negra e indígena  que hacían parte de la sociedad, de los pueblos independientes, en un intento por reconfigurar la nación a  partir de las imágenes que se realizaban. Todo esto generaba entonces el tono, de lo que se consideraba  como arte oficial, ya no en Europa sino en América. Haciendo parte de una nueva configuración  de los  estados  soberanos  y  la  idea  de  “una  identidad  nacional”.  Véase  también  Ades,  Dawn.  Art  in  Latin  America, Lodon, Yale University Press, 1989. Cap 2 “Academies and History Paintig”. Pág. 27­ 39  10  No hay que olvidar revistas como Universidad, tal vez una de las más importantes y que impulsó de  cierta manera el arte moderno colombiano en la década de los 30’s.  11  Henderson, James. La modernización en Colombia. Los años de Laureano Gómez, 1889­1965. Pág.36

católica,  mantener  a  salvo  la  moral  del  país  de  influencias  extremistas  como  el  comunismo,  recalcando  en  una  posición  católica  y  coherente  con  el  mismo.  Para  Laureano  Gómez,  quien  era  admirador  de  Franco,  por  ejemplo  “el  liberalismo  era  el  hijo  bastardo  del  anticlericalismo  y  el  liberal…  un  declarado  escéptico,  así  como 
12  un…perseguidor de la iglesia”  . Si bien la modernización del país era importante para 

estar  dentro  del  contexto  mundial,  ella  acarreaba  ciertos  problemas  para  algunos  sectores  que  se  veían  amenazados,  viéndose  necesario  proteger  a  toda  costa  su  status 

quo para no perderlo. Sin embargo esta modernización de la sociedad colombiana se dio 
en  sectores  muy  pequeños,  y  como  lo  explica  Henderson  “la  modernización  fue    en  especial un fenómeno urbano” en donde “el mejoramiento de los indicadores sociales en  Colombia estuvo íntimamente ligado a la urbanización…la ciudad ofrecía movimiento y  oportunidades  económicas,  junto  a  la  posibilidad  de  movilidad  social” 
13 

.  Esto 

posibilitaba que dentro de estos círculos urbanos, las élites trataran de distinguirse sobre  los demás,  buscando una  mayor  sofisticación dentro de la    misma. Es ahí en donde el 
14  arte fungía como un elemento que permitía mostrar un nivel mayor de consumo  y así 

como lo postuló Guillermo Torres García en un texto publicado en 1942 “la necesidad 

del arte en una persona culta y rica exige cuantiosos gastos que en otra serían un lujo,  y  así  sucesivamente.  Con  todo,  no  es  posible  condenarlo  en  absoluto,  pues  despierta,  atrae  y  sostiene  muchas  actividades,  y  fomenta,  desde  cierto  punto  de  vista,  el  desarrollo de la sociedad” 15 .   
Un  desarrollo  de  la  sociedad  que  aunque  dinámica  en  ciertos  sectores,  como  los  económicos,  se  mostraba  contradictoria  e  insegura  a  la  hora  de  abordar  temas  que  incluyera cambios en sectores sociales, políticos o culturales, que se creían inamovibles  sobretodo para los sectores más conservadores de la misma. “ Durante las décadas del 

treinta  y  del  cuarenta,  la  sociedad  y  la  cultura  colombianas  titubeaban  entre  dos  mundos, el de la tradición y el del cambio. Mientras que los individuos comprometidos  con  las  antiguas  costumbres  tomaron  la  iniciativa,  muchos  otros  se  aferraron  a  

12  13 

Ibíd. Pág 387  Ibíd.  Pág. 368­369. Editorial Universidad de Antioquia. Primera Edición en Español Julio de 2006.  14  Ibíd. Pág. 377  15  Ibíd. García, Torres Guillermo, Nociones de economía política, Bogotá, Tercer Mundo, 1974, p.177  Citado en Henderson. Pág. 377

actitudes  y  prejuicios  arraigados.  Entre  las  ideas  a  las  que  se  aferraron    había  una 
16  serie de estereotipos raciales y sexuales, entre ellos las ideas relativas a las mujeres”  . 

Durante este periodo se empiezan a abrir espacios de participación a las mujeres, tanto  educativos como sociales,  en una búsqueda de igualdad de condiciones, que sólo hasta  los años cincuentas se verá plenamente reflejada, sobre todo en su participación política,  al permitírseles votar por primera  vez, el 1º de Diciembre de 1957. Con esto podemos  evidenciar que los cambios sociales se  dieron lentamente, esto se debió en parte a los  prejuicios fuertemente arraigados  en la sociedad colombiana, en “la cual los hombres se 
17  oponían  a  que  las  mujeres  entraran  a  la  fuerza  de  trabajo”  al  considerar  inapropiado 

que  ellas  desempeñaran  ciertas  actividades  que  supuestamente  estaban  dirigidas 
18  exclusivamente para los hombres  . En los momentos en que se veían de alguna forma 

amenazada  las  estructuras  sociales  por  nuevas  corrientes  filosóficas  provenientes  del  exterior,  la iglesia y los sectores más conservadores salían a la defensa de la moral y el  respeto por los mismos. Como el caso del Arzobispo de Medellín Manuel José Caicedo, 
19  que en 1926 publica una pastoral, en donde habla de la “heroica abnegación”  por parte 

de  la  mujer para con  los suyos. Pero no sólo  la  iglesia se pronunciaba con respecto al  papel que debía cumplir la mujer en la sociedad, personajes de la talla de Luís López de 
20  Mesa  también pronunciaba sus tesis de las diferencias entre las mujeres y los hombres  21  y el por qué de las  habilidades de ellas, exclusivamente en trabajos delicados  . Había 

una  intención  por  parte  del  partido  conservador  de  retornar  al  orden  que  se  había 

16  17 

Ibíd. Pág. 381  Ibíd. Pág. 382  18  Es  interesante notar que no sólo los conservadores se oponían a la elevación social de la mujer, sino  liberales como Germán Arciniegas, declaraba que las mujeres no eran competentes para ciertos trabajos  exclusivos de los hombres. Henderson también habla de la creación del Gimnasio Femenino cuya primera  promoción de bachilleres salió en el año de 1932. A pesar de la  apertura de cupos en las carreras  universitarias hacia las mujeres es muy diciente  ver que muy pocas se habían graduado, por ejemplo en la  Escuela de Minas de Medellín para el año de 1954 sólo habían salido 4 mujeres como profesionales. Ibíd.  Henderson.  19  Ibíd. Pág. 120  20  Luís López de Mesa (1884­1967) “Médico, humanista, novelista, lingüista, sociólogo, historiador y  hombre de Estado, la extensa obra de Luís López de Mesa incluye estudios científicos, novelas  psicológicas, ensayos sociológicos, investigaciones históricas, planes culturales e innumerables artículos  aparecidos en revistas como Universidad, Senderos, Vida, Estampa y Revista de América”. Fue ministro  de relaciones exteriores en 1938, periodo en el cual negó la entrada de judíos al país, quien huían de la  guerra. Así mismo fue ministro de educación y rector de la Universidad Nacional de Colombia, Tomado  de la página web http://es.wikipedia.org/wiki/Luis_L%C3%B3pez_de_Mesa. Revisada el 3 de noviembre  a las 3:26 PM de 2008.  21  Luís López de Mesa, Obras Selectas, Ramiro Carranza, comp., Bogotá, Cámara de Representantes de  Colombia, 1981, p. 161. Citado en Henderson Pág. 119

22  establecido desde principios del siglo XX  y que por las influencias de ideas liberales 

se habían debilitado, dando paso a nuevas expresiones no sólo políticas, como podrían  ser  los  levantamientos  obreros,  sino  también  la  de  igualad  de  condiciones  hacia  las  mujeres  en  el  campo  tanto  laboral  como  educativo.  Se  necesitaba  un  retorno  a  las  antiguas  disposiciones  sociales  en  donde  los  más  pobres  seguirían  subordinados  a  los  más ricos, donde las mujeres seguirían siendo las encargadas del hogar, enseñándole a  sus  hijos  los  valores cristianos  y  la educación estaría  a cargo de  la  iglesia. En torno a  ellas girarían entonces la conservación de los valores, la religión, la moral y la ética. 

El arte que se desarrolló en Colombia en las primeras décadas del siglo XX, mostró sin  dudas  cambios  estilísticos  formales  en  las  obras.  La  presencia  de  las  mujeres  en  el  ámbito empezó a evidenciarse paulatinamente, cuyas propuestas plásticas variaban entre  sí, desde aquellas cercanas a  la academia, hasta nuevas propuestas que se alejaban del  academicismo.  Podríamos  nombrar  por  ejemplo  a  Inés  Acevedo  Biester,  hija  del  reconocido  pintor  de  finales  del  siglo  XIX  Ricardo  Acevedo  Bernal,  Cristina  Chalupzinsky,  quien  posteriormente  fuera  esposa  de  Guillermo  Wiedemann,  o  Margarita  Holguín  y  Caro  entre  otras.  No  pretendo  profundizar  en  la  obra  de  estas  artistas, lo cierto es que fueron contemporáneas de Blanca Sinisterra y de alguna u otra  forma sus obras mostraban un camino estético, diferente o cercano a su vez,  al que se  estaba  concibiendo  en  el  arte  nacional.  Sus  obras  son  muestras  de  un  tipo  de  modernidad, que para una parte de la sociedad de ese entonces, reflejaba lo que debería  ser plasmado plásticamente en un lienzo. 

De  igual  forma  hay  que  notar  que  a  finales  de  los  años  cuarenta  y  principios  de  los  cincuenta, la crítica del arte empieza a evidenciar nuevas posturas mucho más formales  hacia  las  obras  de  los  artistas  frente  a  las  críticas  que  realizaban  anteriormente 
23  personajes como Laureano Gómez  . No hay que olvidar críticos nacionales de la talla 

de Jorge Gaitán Duran, Luís Vidalez o de extranjeros  como Casimiro Eiger o Walter  Engel  entre  otros,  quienes  cumplirían  un  papel  en  el  desarrollo  estético  del  país.  Permitiendo al público un acercamiento plástico alejado de consignas políticas y capaz  de “aproximarse y enriquecer la lectura de la obra de los jóvenes que emergen en  ese 

22  23 

El partido Conservador tuvo el poder en Colombia desde comienzos del siglo XX hasta 1930.  Puede verse revista como Revista Bolivar, Revista de Indias, el periódico El Siglo

24  momento”  construyendo un “puente  entre el público y los nuevos lineamientos  que 

va  adoptando  el  arte,  ya  sea  desde  el  arraigo  en  lo  propio  o  desde  lenguajes  de 
25  ruptura” 

El  presenta  trabajo  pretende  examinar  el  Primer  Salón  de  Arte  Femenino  y  establecer  lazos  concordantes  o  disonantes  ente  la  obra  de  Blanca  Sinisterra  de  Carreño  y  sus  contemporáneas. 

A  continuación  analizaremos  la  realización  del  Primer  Salón  de  Arte  Femenino  realizado  en  el  año  de  1951  en  el  Museo  Nacional  de  Colombia,  en  el  cual  participó  Blanca Sinisterra. Buscaré explorar  la  obra de  esta artista  y examinaré  las posturas de  otras artistas contemporáneas a ella, para intentar dilucidar una modalidad particular de  modernidad en su obra, alejada un tanto de lo que ocurría en las propuestas de otras de  otras artistas en los años cincuentas. 

24 

Jaramillo, Carmen María. Arte política y crítica. Una Aproximación a la consolidación del arte  moderno en Colombia. Documentos de Historia y Teoría. TEXTOS. Ed. Universidad Nacional de  Colombia. Bogotá 2005. Pág 34.  25  Ibíd. Pág 34

Un salón. ¿Reflejo de un ideal? 
En el caso de  la estética  y en especial el de  la plástica  local,  lo  moderno  estaría  más  relacionado  con  lo  que  plantea Hans Robert Jauss en donde ésta “ discurre bajo 

Imagen 3  Alexander  von  Humboldt,  ante  Monserrate y  Guadalupe.  Inés Acevedo  Biester  Observatorio  Astronómico,  Bogotá . 

principio de un progresivo acortamiento del tiempo de  validez  de  las  épocas  artísticas,  los  estilos  y  las  escuelas. Es un proceso en el que el arte se separa de sí  mismo  continuamente,  en  el  que  la  pretensión  de  la  novedad  sucumbe  a  una  puja  permanente,  y  en  el  que 

descubre lo bello transitorio frente a lo bello eterno, y, sin embargo cada modernidad 
26  proclamada  se  convierte  inevitablemente  en  antigüedad”  .  La  modernidad  en  la 

estética colombiana de  finales de  los años cuarenta y principios de  los años cincuenta,  estaría  marcada  por  tendencias  diferentes  que  se  desarrollaban  en  paralelo.  Algunos  artistas  continuaban  produciendo  obras  cercanas  al  academismo  de  principios  de  siglo  XX, Inés  Acevedo Biester por ejemplo, quien trabajó diferentes temáticas (imagen 3),  hizo del retrato uno de sus temas predilectos. Aunque se observa un conocimiento de la  técnica,  no  presenta  en  sus  obras  un  nuevo  leguaje  plástico.  Se  manifiesta  entonces  como una muestra de los ideales más tradicionales  de  la  sociedad,  vinculada a un pasado  bucólico  y  apropiado  moralmente.  Presentar  por  ejemplo  en  el  I  Salón  de  Arte  Femenino  un  retrato  de  la  esposa e hija de Carlos Lleras Restrepo, denotaba  la  importancia  del  núcleo  familiar  como  bastión  de  la  sociedad  y  de  la  mujer  como  núcleo  de  la  misma  (ver  imagen  4).  Lo  interesante  de  esto  es  que al  mismo tiempo otras artistas se  interesaban 
Imagen 4  Retrato de la  Señora Cecilia  de Restrepo y  su Hija María  Inés.  Inés Acevedo  Bernal  Óleo Sobre  Lienzo.  Expuesto en el  I Salón de Arte  Femenino1951.  Diario El  Espectador. 2  de Junio de  1951

por  mostrar  nuevas  formas  expresivas,  que  no  necesariamente  tuvieran  que  ver  con  temas  apropiados  para  el  ojo  “crítico”  de  la  elite  bogotana  o  colombiana.  Había  un  deseo de expresiones distintas y un deseo de  alejarse de aquellos leguajes, que para los  años cincuenta, se consideraban académicos y poco modernos. 

26 

Robert, Jauss Hans. “Las Transformaciones de lo moderno. Estudios sobre las etapas de la modernidad.  Editorial La balsa de la Medusa. Madrid. España 1995. Pág. 12 

10 

El caso de Débora Arango  y su obra, son la muestra de lo que algunos jóvenes artistas  se proponían realizar con el arte, sin importar lo que la sociedad conservadora dijese en  ese momento. Sus obras fueron capaces de reflejar un estado del arte de ese entonces, en  el sentido que liberaban las formas de representación, mostrando una intención plástica  diferente  en  el  uso  de  la  técnica,  del  color  y  de  la  forma  compositiva  en  donde  no  se  buscaban  idealizaciones  o  eufemismos  que  agradara  a  todo  el  público  que  las  veía.  Quizá  lo  más  paradójico  de  todo  esto  es  que  la  política  seguía  inmiscuida  en  los  conceptos estéticos de lo que se debía producir en el arte. Las fuertes críticas  no sólo a 
27  la obra de Débora Arango sino a la de otros pintores como Carlos Correa  , por no ser 

fieles a la naturaleza académica,  se hacían evidentes en artículos de prensa publicados  en los diferentes diarios. La obra  “La Anunciación” realizada por Correa en 1941, fue  retirada por el Ministro de Educación Guillermo Nannetti del II Salón de Artistas y  en  el III Salón de Artistas, en el cual se presentó con el nombre “Desnudo” se le quito el  primer premio que se le había otorgado. El escándalo no se hizo esperar, para algunos  sectores  no  se  debía  olvidar  “tan  fácilmente  que  Colombia  es  un  país  católico…  El 

hecho  de  cambiarle  el  título  no  cambia  en  nada  la  mezcla  venenosa  y  maligna  de  un 
28  vitral  sagrado  y  un  desnudo  más  que  desagradable”  .  Los  nuevos  artistas  entonces 

negaban  ciertos  valores  que  ya  se  hacían  obsoletos  en  el  momento,  con  el  fin  de 
29  “redefinirlos  en  ámbitos  como  la  estética,  la  ética  y  la  organización  social”  , 

convirtiéndose en nuevos lenguajes que le dieron impulso al arte moderno en Colombia 

Hay  que  pensar  por  supuesto  que  para  un  personaje  como  Laureano  Gómez,  las  influencias  comunistas  o    socialistas  iban  en  contra  de  la  conservación  de  las  buenas  costumbres de una sociedad católica como la nuestra y eran ante todo una puerta para el 
30  liberalismo  que  él  tanto  detestaba  .  Esto  no  quiere  decir  que  la  obra  de  estos  artistas 

tuviera algo que ver con un pensamiento comunista, muchos de ellos fueron liberales o  simplemente  tuvieron  una  mentalidad  abierta,  lo  cierto  es  que  fueron  muy  directos  en 

27 

Carlos Correa. Pintor, ceramista, nacido en Medellín en 1912. Cuyos cuadros junto con los de Débora  Arango suscitaron grandes críticas y escándalos por parte de ciertos sectores que se opusieron a este  nuevo lenguaje plástico, que impulsó el arte colombiano en los años cuarentas.  Boletín Cultural y  Bibliográfico. Número 18.  Volumen XXVI – 1989  http://www.lablaa.org/blaavirtual/publicacionesbanrep/boletin/boleti3/bol18/apenas.htm  28  Pardo Umaña Emilia artículo ¿Será Arte? El Espectador Octubre de 1942. Pág 47 en De Zulategi Mejía  Liebe Catálogo Vida y Obra de Carlos Correa. Museo de Antioquia. 1988 207p  29  Op Cit. Jaramillo. Pág 24  30  Véase Pág 3 del presente texto en donde se exponen las ideas de Laureano en contra del liberalismo.

11 

cuanto a la utilización del arte como medio expresivo de sus ideas y de la situación que  vivía el país al final de la década de los cuarenta. 

De alguna forma cada uno de ellos, incluida Blanca Sinisterra, eran modernos, cada uno  con  su  estilo  propio  pero  bien  definido.  Es  importante  en  este  punto  aclarar  que  la  modernidad en Colombia no se puede ver como una modernidad homogénea, toda vez  que esta se desarrolló a partir de varios factores, como la idea del progreso a través de la  educación,  la  cultura,  la  economía  y  las  diferentes  concepciones  políticas.  La  obra  de  Blanca Sinisterra se puede ver como una obra moderna de corte tradicionalista, que en  algunas  ocasiones  se  aleja  de  los  parámetros  académicos,  liberando  las  formas  expresivas  con  respecto  a  algunas  de  sus  antecesoras,  como  por  ejemplo,  Margarita  Holguín y Caro. Sin embargo, puede resultar en algunas ocasiones algo tímida e incluso  conservadora  si  se  compara  su  obra  con  algunas  de  las  propuestas  de  sus  contemporáneas. 

Los contextos tanto cultural como político fueron bastante dicientes en cuanto a lo que  estaba sucediendo en los años cincuenta. Los Salones Nacionales de Artistas se habían  suspendido, pero esto no quería decir que no existieran espacios de exhibición en donde  se  mostraban  las  diferentes  tendencias  plásticas  que  se  estaban  desarrollando  en  el  momento.    Uno  de  estos  espacios  donde  se  realizaron  ­  y  donde  aun  se  realizan  innumerables  muestras  de  arte­,  era  el  Museo  Nacional  de  Colombia,  cuya  política  interna de exhibiciones hizo posible la realización de varias exposiciones de arte en sus  espacios. 

Teniendo  en  cuenta  que  los  Salones  Oficiales  se  habían  suspendido,  encontrarme  con  el  catálogo  del  Primer  Salón  de  Arte  Femenino  el  los  archivos  del  Museo Nacional de Colombia  llamó  mi atención. En  él  había  participado  Blanca  Sinisterra  de  quien  me  ocupaba  en  la  investigación.  Este  salón  fue  toda una  revelación,  en  cuanto  a  lo  que  se  estaba  promocionando en el arte. Es importante recalcar que  este salón se presentó como una exhibición de género.

Imagen 5  Artículo de  la revista  Semana.  Junio 1951.  Pág 27.  Catálogo  del Primer  Salón de  Arte  Femenino 

12 

¿Qué era lo que querían mostrar con un acontecimiento así? ¿Qué las mujeres también  eran  parte  del  mundo  del  arte  y  que  por  eso  debía  hacerse  un  salón  aparte  para  ellas?  Para la prensa del momento, éste se presentaba como el gran evento que  mostraría por 
31  primera  vez  y  en  un  solo  espacio,  la  producción  artística  de  las  mujeres.  Su  32  organizadora Estella Glasser  , pretendía realizarlo anualmente como se  33  menciona en la nota de  la Revista Semana de 1951 del 9  de Junio  (imagen 5). Ella 

contó entonces con la ayuda de la directora suplente del Museo Nacional de Colombia, 
34  Isabel  Samper  Santamaría  para  realizar  la  convocatoria  a  las  mujeres  artistas,  tanto 

nacionales como extranjeras, que quisieran participar en el evento. Se solicitaba que se  presentaran  ante  la  secretaría  del  Museo,  entre  el  13  al  19  de  mayo,  las  obras  de  las  participantes  del  I  salón  que  se  abriría  al  público  el  1º  de  Junio  del  mismo  año.  Las  reglas  de  quiénes  y  cómo  podían  participar  en  dicha  exhibición  fueron  expresadas  a  través  de  diversos  medios  de  comunicación.  En  el  periódico  El  Tiempo  del  mes  de  mayo  del  cincuenta  y  uno,  especifica  las  categorías  que  habría  y  los  premios  que  se  entregarían a las participantes ganadoras, entre los cuales figuran premios en efectivo y  materiales de arte (Ver Anexo Página 35). 

Lo  interesante  de  esto  es  que  no  todas  las  mujeres 
Nota de El  Tiempo  con  referencia  a la  organizaci  ón del 1er  Salón de  Arte  Femenino  1951 

artistas activas participaron en la muestra. Estuvieron  ausentes  por  ejemplo  Josefina  Albarracín,  Lucy  Tejada,  Hena  Rodríguez  entre  otras,  quienes  ya  contaban  con  un  reconocimiento  en  el  ambiente  cultural.  Si  la  intención  era  mostrarle  al  público  lo  que  en  el  campo  femenino  se  realizaba,  no  estaban  por  así  decirlo,  algunas  de  sus  mejores  exponentes 

31 

Periódico El Tiempo. Mayo de 1951. Nota sobre la organización por primera vez del I Salon de Arte  Femenino.  32  Estalla Glasser era pintora. También participó en el Primer Salón de Arte femenino con un retrato  titulado “Retrato de Mi Hija”. Según el recorte de prensa del catálogo del salón, era profesora de pintura  de la Universidad  Javeriana Femenina. Pero no he encontrado más información de ella, salvo lo que  aparece en las notas de prensa con respecto a la realización del Salón de Arte femenino.  33  Catálogo del Primer Salón de Arte Femenino 1951. Museo Nacional de Colombia. Ministerio de  Educación 1951. El catálogo se encuentra en el centro de documentación del Museo Nacional de  Colombia.  34  Isabel Samper de Santamaría, era para la fecha la suplente en la dirección del Museo Nacional de  Colombia, debido a que teresa Cuervo Borda se encontraba para la fecha en Madrid. Participando en  el I  Congreso Conmemorativo del Nacimiento de Isabel la Católica. Véase  Flor Romero y Gloria Pachón.  Mujeres en Colombia. Editorial Andes 1961 y Archivos del Museo Nacional de Colombia

13 

exhibiendo  sus  obras.  O  sea  que  realmente  no  se  mostraría  todo  el  producto realizado  por  mujeres  artistas  en  aquella  exhibición.  La  selección  de  las  obras  y  de  quienes  participaron,  muestra  una  tendencia  más  hacia  el  academicismo  y  lenguajes  no  tan  contestatarios como los que proponía Débora Arango o la misma Lucy Tejada con sus  composiciones  experimentales.  Entonces  cabe  la  pregunta  ¿hasta  qué  punto  los  contextos  en  los  cuales  se  ven  desarrollados  los  sucesos  que  promovieron  estas  instituciones,  permitieron  establecer  vínculos  entre  los  artistas  y  los  políticos  del  momento;  no  sólo  en  el  ámbito  cultural  sino  también  en  los  campos  económicos,  sociales o artísticos en un determinado momento de la historia? Y es que este salón nos  habla  de  lo  que  estaba  sucediendo  en  ese  entonces,  especialmente  en  el  ámbito  de  las  mujeres, la política y las posiciones tan disímiles que había en la sociedad colombiana  en aquel tiempo. 

El Primer Salón de Arte Femenino visibilizó un tipo de arte realizado por mujeres que  no necesariamente eran colombianas o profesionales en la materia. Quienes participaron  en  su  mayoría  eran  mujeres  de  la  alta  sociedad,  quienes  en  muchos  casos  tenían  un  acercamiento  al  arte  de  forma  no  profesional.  Es  posible  que  por  esto  los  nombres  de  quienes participaron nos resulten hoy desconocidos, a excepción claro de artistas como:  Inés  Acevedo  Biester,  Margarita  Holguín  y  Caro  y  por  supuesto  Blanca  Sinisterra  quienes  ya  contaban  con  un  amplio  reconocimiento  en  el  ambiente  artístico  del  momento. 

El  primer  Salón  de  Arte  Femenino  lo  podríamos  ver  como  un  evento  institucional,  donde no se mostraron propuestas estéticas novedosas que aportaran a la renovación del  arte  local.  La  mayoría  de  las  obras  expuestas,  según  consta  en  el  catálogo  de  la  exhibición,  presentaban  temáticas  como  paisajes,  bodegones,  retratos  esculturas  y  cerámicas.  En  las  criticas  que  se  presentaron  en  la  prensa  estas  obras  se  relacionaban  como ejercicios realizados en el tiempo libre y ejecutadas por prestigiosas damas de la  sociedad, visibilizando así un estilo particular del ejecución de la plástica. Esta clase de  eventos  servirían  entonces  como  un  mecanismo  de  un  grupo  de  individuos  que  legitimaría una postura de lo que debía ser el arte realizado por mujeres. 

Lo anterior nos permite  ver  las relaciones que pueden existir entre diversos elementos  que  interactúan entre sí,  y  que  nos ayudan a  comprender  mejor situaciones o eventos 14 

que ocurrieron en un determinado momento de la historia. La realización del I Salón de  Arte  Femenino,  nos  permite  analizar  un  contexto  en  particular  de  la  historia  del  arte  nacional. Para ese entonces la represión por  parte del Estado hacia las diferentes fuentes  de  expresión,  como  la  información  escrita  en  los periódicos,  la censura de  libros entre 
Imagen 6.  Periódico El  Espectador  lunes 6 de  junio de  1950

otros, se convertía en una  forma de controlar  y  mantener el poder gubernamental (Ver  imagen  6).  La  necesidad  igualmente  de  mostrar  valores  éticos  y  morales  a  través  del  arte, como un medio para el desarrollo cultural, sería la herramienta a utilizar por parte  del  mismo.  Pero  no  sólo  se  trataba  de  mostrar  arte  en  general  que  evidenciara  una  verdad en lo pictórico, sino que mostraba una parte de la sociedad que era partícipe en  la formación educativa de la misma. 

Un  I  Salón  de  Arte  Femenino,  mostraría  en  las  obras  de  las  participantes  un  carácter,  como lo expresa Casimiro Eiger en su crítica a este salón, de mero decorativismo en las 
35  obras exhibidas  , revelando por así decirlo, la participación por parte de las mujeres o 

de algunas de ellas en el arte, en la construcción de la sociedad de los años cincuentas.  Con  este  evento  se  invisibilizó  a  otras  mujeres  artistas  y  sus  obras  como:  Sofía 
36  37  38  Urrutia  ,  Hena  Rodríguez  ,  Lucy  Tejada  y  Débora  Arango  entre  otras.  Sus  obras 

traían a  luz una  mirada pictórica completamente diferente  y  muy audaz para  la  época.  Se salían por completo del molde, cada una de ellas rompía con los estereotipos de un  tipo  de  arte  hecho  por  mujeres  cuyos  lenguajes  no  eran  tan  cercanos  a  los  lenguajes  plásticos de avanzada y a su vez se mostraban distantes de lo que se estaba presentando  en este Salón de Arte Femenino. 
35 

Eiger, Casimiro. Crónicas de Arte Colombiano. Editorial Banco de La República. Bogotá. 1995. Pág.  210. Cáp. Salón de Arte femenino. PP. 209­211  36  Sofía Urrutia nació en  La Paz Bolivia en 1912 y muere en Bogotá en el año 2002 Cuya pintura de  carácter ingenuo mostró una nueva tendencia en la plástica nacional. La utilización de colores planos y  composiciones sencillas son recurrentes en sus obras. Para más información puede consultarse  http://www.lablaa.org/blaavirtual/todaslasartes/diccioart/diccioart24.htm página vista el 3 de noviembre  de 2008  37  Hena Rodríguez. Nació en Bogotá en 1915.  Escultora colombiana, cuyas obras reflejan un interés por  el indigenismo y el retorno a las raíces. Fue la única mujer y artista, en firmar el manifiesto del grupo  Bachué en el año de 1930, en donde se hacía un llamado a mirar la herencia indígena y el reconocimiento  de un arte americano propio. Véase Ortega Carmen, Diccionario de Artistas en Colombia. Bogotá: Ed.  Tercer Mundo, 1965,448 p.  38  Lucy Tejada nació en Pereira en 1920. estudió tanto en Colombia como en Europa, aprendiendo a  trabajar con diferentes técnicas. Sus obras muestran el conocimiento del color y sus composiciones  rompen con los moldes del arte académico.  Para más información véase  http://www.lablaa.org/blaavirtual/todaslasartes/diccioart/diccioart23b.htm  página vista el 3 de noviembre  de 2008 

15 

En  muchos  de  los  casos  las  obras  de  este  salón,  más  que  trabajos  plásticos  que  permitieran  una  transformación  estética,  aplicaban  más  hacia  un  campo  social  predeterminado: pinturas realizadas para el  interior del  hogar. Sin  lugar a dudas era  la  muestra del ideal de la mujer hogareña delicada y garante de la moral social. Entonces  este salón en sí era un sistema  con reglas y funciones determinadas, que definía que era  lo que se mostraba y que no, dándole a su vez validez a aquello que se exhibía como lo  adecuado, más si lo organizaba una institución de carácter educativo y expositivo como  el Museo Nacional de Colombia. 

A  su  vez  las  críticas  que  se  realizaron  a  las  obras  expuestas  en  el  Salón  fueron  de  diferente  talante,  en  el  periódico  El  Siglo  por  ejemplo  se  puede  notar  el  interés  por  exaltar  la  participación  de  la  mujer  en  el  campo  artístico.  En  muy  pocos  se  habla  de  aspectos formales  y  aún así,  si estos elementos técnicos de  las participantes no  fueran  excelentes,  lo  que  importaba  era  que  por  primera  vez  se  mostraba  arte  considerado  femenino  en  la  época,  así  algunas  de  las  participantes  fueran  poco  conocidas  en  el  círculo  del  arte.  Tal  vez  el  nombre  de  Blanca  Sinisterra,  Inés  Acevedo  Biester  o 
39  Margarita Holguín y Caro  , quienes tenían una trayectoria artística y habían participado 

en  varias  exhibiciones,  le  permitía  tener  a  este  evento  un  cierto  nivel.  Eran  ellas  exponentes  de  lo  más  selecto  de  la  sociedad,  tanto  como  artistas  como  ciudadanas  modelo.  Son  de  sus  obras  en  particular,  de  las  que  se  habla  con  mayor  ahínco,  se  las  muestra como protagonistas del arte  moderno femenino del  momento, como  el ideal  a  seguir,  ya  que  podían  realizar  diferentes  actividades  al  tiempo.  En  el  caso  de  Blanca  Sinisterra se muestra como es capaz de  realizar “ desde la pintura hasta la educación de 

sus  hijas  y  desde  las  labores  apostólicas  (es  vocal  de  la  Asociación  de  Padres  de 
40  Familia) hasta la decoración de la casa ”  . El uso de la técnica por parte de algunas de 

estas artistas, nos recuerda un poco el tipo de técnica utilizada a principios de siglo XX. 
39 

Margarita Holguín y Caro. Pintora Bogotana nacida en el año de 1875 y fallecida en el año de 1957.  Fue quizá una de las primeras mujeres profesionales dedicadas al arte. En cuya obra desarrolló diversas  temáticas, en especial retratos, escenas de interiores y bodegones. Una de sus obras más reconocidas y  que se encuentra expuesta en el Museo Nacional de Colombia es “La Costurera”, en cuya composición se  ve un conocimiento de la técnica y del uso de la luz. Para más información  véase Martínez, Rivera Maria  Clara. http://www.lablaa.org/blaavirtual/biografias/holgmarg.htm o Ortega, Ricaurte Carmen. Diccionario  de Artistas Colombianos Bogotá: ED. Tercer Mundo, 1965,448 p.  40  Citado en Lleras Cristina. Arte, Política y crítica. Politización de la mirada estética. Colombia ,1940­  1952. Documentos de Historia y Teoría TEXTOS. Universidad Nacional de Colombia. Pág 73. El Siglo,  “El noveno Salón. Blanca de Carreño obtuvo el primer premio de pintura” Bogotá  8 de Agosto de 1952,  p 10  M. I de la Vega

16 

Con mucha agilidad y con el uso de la espátula en el caso de Blanca Sinisterra, se ve un  estilo  que  en  un  principio  fue  rechazado  por  la  sociedad  colombiana  y  que  ahora  esa  misma  sociedad  admiraba  e  impulsaba  el  impresionismo,  como  el  estilo  a  seguir  por 
41  parte del  arte moderno colombiano  . 

Frente  a  la  realización  de  este  salón  cabría  preguntarse  si  éste  se  concibió  como  una  forma  para  generar  otra  visión  del  arte  realizado  por  mujeres  y  en  especial  frente  al  trabajo  de  Débora  Arango,  cuyas  obras  habían  causado  escándalo  cuando  fueron  exhibidas en el Teatro Colón en 1940 y en el Club Unión de Medellín dos años antes.  Que  mejor  que  realizar  un  salón  de  género  en  el  que  ellas  mostraran  lo  mejor  de  una  sociedad éticamente correcta y necesaria para el continuo desarrollo del país. 

Así  mismo  el  salón  pareciera  querer  evidenciar  que  la  participación  de  este  grupo  de  artistas estaba condicionada y que lo que se pretendía evidenciar allí era  “el triunfo  de 
42  la  estética  tradicional”  acorde pues a  los anhelos conservadores de una restauración 

social. Por lo tanto el estilo artístico que planteaban estas artistas no estaba acorde para  lo que el gobierno era el arte moderno, éstas iban en contra de lo que ellos consideraban  como bello  y  muy posiblemente su no participación en este salón. No hay que olvidar  que para algunos este tipo de representaciones mostraban “la falta de conocimiento de la  técnica,  la  ausencia  de  preparación  académica,  de  la  investigación  y  el  ejercicio 
43  personales, de la maestría de la mano”  . 

Pero como lo menciona Casimiro Eiger al hablar sobre éste, la calidad de la muestra no 
44  era  la  mejor,  no  se  hicieron  diferenciaciones  entre  profesionales  y  aficionadas 

“rebajando con ello el  nivel general del  salón, convertido en un receptáculo de  bien o 
45  mal logrados ensayos”  . Sin duda era un intento por mostrar lo mejor de la sociedad del 

momento y cómo estas mujeres podían ser tanto madres como artistas. El ensayo de este  salón quedó en el casi total olvido, pero sin lugar a dudas muestra un contexto del arte 
41 

Sobre este aspecto, en especial el rechazo que tiene en un principio la obra de Andrés de Santamaría en  los circuitos bogotanos de principios de siglo XX véase el catálogo de la exposición temporal “Andrés de  Santamaría. Un precursor solitario” Fundación Museo Armando Reverón. Publicado por Museo Nacional  de Colombia, 1998.  42  Lleras Cristina. Arte, Política y crítica. Politización de la mirada estética. Colombia ,1940­1952.  Documentos de Historia y Teoría TEXTOS. Universidad Nacional de Colombia. Pág 63  43  Gómez Laureano. Revista Colombina. Febrero 9 Volumen VIII Enero 1º de 1937. No 85 Pág 385­390  44  Op Cit. Eiger, Casimiro. Pág 210  45  Op Cit. Eiger, Casimiro. Pág 210

17 

nacional. Los salones servía precisamente para establecer los nuevos rumbo estéticos y  éste podría ser la manera por parte del gobierno de encaminar lo que las mujeres de una  forma adecuada debían representar en una obra artística. 

Retrato de Niñas, fue una de las obras presentada por Blanca Sinisterra Para este Salón. Ella  junto con Inés Acevedo quedó fuera de concurso. Las niñas que están retratadas son las hijas  de Blanca Sinisterra. La obra se encuentra en la casa de una de las hijas de Blanca Sinisterra.  Maria Eugenia Carreño de Llorente

18 

Blanca Sinister r a (1907­1995) 
La pregunta sería por qué hablar de un artista que casi  no se conoce o se tienen pocas  referencias.  En  el  presente  texto  se  busca  mirar  a  través  de  un  primer  acercamiento  aquellas artistas que también  fueron parte del ambiente cultural de  ese entonces  y que  mostraban  otra  manera  de  acercarse  al  arte  moderno.  Buscar  información  de  Blanca  Sinisterra no ha sido fácil. La información que por el momento tengo proviene tanto de  los archivos  que encontré en el Museo Nacional de Colombia, referente a la donación a 
46  finales  de  los  sesentas  del  retrato  de  Laureano  Gómez  ,  única  obra  de  ella  que  se 

encuentra en las colecciones del museo, como por artículos de prensa que se revisaron  durante el transcurso de la investigación. ¿Pero quién era ella? ¿A qué se debía su fama  en  ese  momento?¿Dónde  se  encontraban  sus  obras,  Cómo  serían,  Por  qué  ya  pocos  la  recuerdan?  Todas  estas  preguntas  empezaron  a  rondarme  mientras  me  aproximaba  al  Salón  de  Arte  Femenino  e  intentaba  encontrar  mayor  información  sobre  este  evento.  Definitivamente su participación en esta muestra había sido sobresaliente, las obras con  las que había participado habían quedado fuera de concurso y era una muestra más de lo  que  se  estaba  buscando  plásticamente.  Los  jurados  de  este  salón  fueron  Gonzalo 
47  48  Ariza  , reconocido por sus paisajes sabaneros, Efraim Martínez  , quien fuera para ese  49  momento  el  director  de  la  Escuela  de  Bellas  Artes  y  Pedro  A.  Quijano  artista  de 

carácter netamente académico y sobresaliente en diversas exposiciones de principios del  siglo XX. No hay que olvidar que en su momento estos personajes habían sido grandes 
46 

Laureano Gómez nació en Ocaña Santander en 1889 y murió en Bogotá en 1965. Fue presidente de  Colombia entre 1950­1952. Destacándose por sus mordaces discursos y sus críticas punzantes al arte no  académico que se empezó a desarrollar en el país a partir de la década de los 20’s. El cuadro donado por  Blanca Sinisterra, es un retrato del político, la donación se realizó en 1964 como consta en los archivos  del Museo Nacional de Colombia.  47  Gonzalo Ariza. (1912­1995) Pintor colombiano en cuya obra se ve la influencia del arte oriental,  alejándose de las concepciones europeas e indigenistas que dominaban por aquella época la plástica  nacional. Polémico con los postulados sobre el arte colombiano que levantaría Marta Traba, inició una  serie de artículos que serían publicados en la prensa nacional.  http://www.lablaa.org/blaavirtual/biografias/arizgonz.htm  48  Efraim Martínez, (1898­1956) pintor colombiano nacido en Popayán y formado en la escuela de Bellas  Artes de la Universidad del Cauca. Su obra muestra influencias de los movimientos artísticos que se  generaron a finales del Siglo XIX y principios del XX en Europa, donde estudió un tiempo. Y también de  sus maestros colombianos como Coriolano Leudo.  http://www.lablaa.org/blaavirtual/biografias/martefra.htm  49  Pedro Alcántara Quijano (1878­1953) Su obra de carácter académico sería una marca durante toda su  carrera. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de Bogotá en donde también fue profesor. Igualmente  participó en numerosas muestras en las cuales recibió diversos reconocimientos a su obra.  http://www.lablaa.org/blaavirtual/biografias/quijanoped.htm

19 

protagonistas del arte nacional y en el caso de Gonzalo Ariza su obra había marcado una  nueva forma de aproximación a la temática del paisaje. 

Sin  duda  Blanca  Sinisterra  en  ese  momento  contaba  con  toda  la  favorabilidad  del  ámbito  cultural.  Walter  Engel  también  la  consideraba  a  ella  como  una  de  las  pintoras  contemporáneas  del  arte  moderno  colombiano  junto  con  Lucy  Tejada,  Sofía  Urrutia 
50  entre otras  . Por tal razón al realizarse el Primer Salón de Arte femenino, en la reseña 

publicada  por  Walter  Engel,  se  critica  fuertemente  el  decorativismo  de  las  obras  presentadas y resalta a Blanca Sinisterra como una de las pocas artistas que mostraba no  sólo una copia bien hecha de la realidad,  sino también la frescura en el uso del color y 
51  de la espátula  en las temáticas que involucraba.  Crítica no muy alejada de la que había 

presentado Casimiro Eiger con respecto al salón, pero ambos hacen referencia a la obra  de Blanca Sinisterra como una de las más destacadas en dicha  exhibición. 

Igualmente  no  se  puede olvidar  el  contexto  histórico  que  hemos  mencionado  con  anterioridad,  pues  es  en  este mismo  momento  cuando  su nombre  brilla en el  ámbito cultural y social. Continuamente se realizaban  exhibiciones  con  las  más  diversas  expresiones  artísticas  del  momento,  las  cuales  tenían  una  repercusión  social  favorable  y  mostraba  un  ideal  de  modernidad.  Una  parte  de  la  obra  pictórica  de  Sinisterra  se  inscribía  en  el  paisajismo,  una  de  las  tendencias  que  se  desarrollaron  a  lo  largo  de  la 

Imagen 7  La Popa.  Óleo Sobre  Lienzo 50  x40cm  1947  Colección  Privada

primera mitad del siglo XX. Este género que contó con el impulso del círculo de Bellas 
52  Artes de Bogotá  y de artistas como Eugenio Zerda,  Coriolano Leudo y Rafael Tavera 

50 

Engel, Walter,  Pintoras colombianas contemporáneas. Bogotá: Imp. del Distrito Especial, 1959 xv  p.  Cuadernos de arte colombiano; v. 1 Publicaciones de la División de Extensión Cultural.  51  Catálogo del Primer Salón de Arte Femenino 1951. Museo Nacional de Colombia. Ministerio de  Educación 1951. El catálogo se encuentra en el centro de documentación del Museo Nacional de  Colombia. Engel Walter.  El Tiempo 10 de Junio de 1951  52  El círculo de Bellas Artes de Bogotá fue fundado en el año de 1920 en la capital de la república  y  aunque Blanca Sinisterra no hizo parte de él, su maestro Coriolano Leudo hizo parte de este grupo de  artistas, que buscaban, como lo dice Álvaro Medina en Procesos de Arte en Colombia, un espacio en  donde la aristocracia de poder influenciar en el medio artístico y llenar ese vacío que se sintió luego de la  exhibición del centenario. Consultado en la página de Internet del Banco de la República, en El circulo de  bellas artes y la españoleria http://www.lablaa.org/blaavirtual/todaslasartes/procesos/cap12.htm a las  12:30M del día 9 de Agosto de 2008 

20 

entre otros, permitió  un reconocimiento del territorio  y de  la  búsqueda de  la  identidad  nacional. Lo interesante de los paisajes de Sinisterra radica en que no sólo se muestra el  campo,  sino  también  el  paisaje  urbano  (imagen  7),  presentando  lugares  tanto  colombianos como europeos. En ellos es posible ver una intención de reflejar la idea de  un carácter filo­hispanista cuya búsqueda de los valores éticos y morales de principios  del  siglo  XX  se  hicieran  palpables.  Este  era  el  tipo  de  arte  que  tanto  críticos  conservadores  como  la  elite  del  momento  gustaba  de  tener  en  sus  casas  y  que  revindicaban  como  el  estilo  de  arte  adecuado  para  nuestra  sociedad.  La  técnica  que  utilizaba en sus obras nos ratifica su formación académica y el conocimiento del dibujo.  Esta  representación  de  la  realidad  se  alejaba  del  academicismo  puro  y  se  aproximaba  más a técnicas impresionistas que  buscaban una expresión por medio del pincel y el uso 
53  del color  . 

Imagen 8  Delfinus o  Primavera  1948  Ganadora  del IX  Salón  Nacional  de Artista  Blanca  Sinisterra

Sin  embrago  el  movimiento  artístico  del  país  continuaba  evidenciando  cada  vez  más  la  brecha  existente entre las diferentes tendencias plásticas que se  desarrollaban en ese momento y el impulso que iban a  tener  nuevas  formas  representativas,  como  la  abstracción,  el  arte  Naif  o  la  escultura  a  partir  de  materiales  industriales.  La  modernidad  de  Blanca  Sinisterra  (imagen  8)  hubiera  podido  encajar 

perfectamente  a  principios  de  siglo  XX,  cuando  Andrés  de  Santamaría  realizaba  sus  retratos y paisajes utilizando la mancha y las texturas que al trabajar con la espátula le  permitía encontrar nuevas formas compositivas. 

En este punto es importante denotar que formas compositivas diferentes a las de Blanca  Sinisterra se dieron en el mismo momento. La obra de una de sus contemporáneas, por  ejemplo  de  Sofía  Urrutia,  podría  ser  equiparable  a  la  de  Sinisterra  en  cuanto  a  las  temáticas que utilizaban para realizar sus obras, el manejo del color por parte de Urrutia,  evidenciaba  una  cercanía  mayor  a  los  nuevos  estilos  gráficos  que  empezaban  a  tomar  forma  como  la  serigrafía  y  su  modernismo  radicaba  en  incursión  del  ingenuismo  para  realizar sus obras. Alejándose de esta manera de los cánones académicos y proponiendo 

53 

No hay que olvidar, que Blanca Sinisterra también realizó retratos, bodegones y figura humana, en  cuyas composiciones se muestra el conocimiento técnico formal y a su vez muestra que no había una  representación realista del entorno que plasmaba. 

21 

nuevas  formas  de  ver  el  arte.  Y  así  como  Sinisterra  no  le  interesaba  hablar  de  la  violencia,  Urrutia  también  miraba  hacia  lo  cotidiano  de  la  gente  para  plasmarlo  en  cada  cuadro.  Pues  no  todo  en  el  arte  tenía  que  hablar  de  lo  social,  lo  político,  la  violencia  etc.,  también  podía  haber  motivos  distantes  a  estas  eventualidades  que  a  su  vez  reflejaban  una  nueva  forma  perceptiva.  No  es  extraño  entonces que se comparara a Sinisterra con pintoras como  Sofía  Urrutia,  Lucy  Tejada  o  la  mismísima  Débora 
54  Arango  ,  tan  disímiles  en  sus  temáticas  como  en  sus 

Imagen 9  La niña y la  muñeca  Óleo sobre  tela  85x 50cm  Sofía Urrutia

estilos. Es en este punto en el que encamino a  mirar otras  artistas, a Débora Arango, que ya habíamos mencionado anteriormente, y Sofía Urrutia,  que tiene para mí un interés particular, dado que aunque sus obras y actividad artísticas  fueron mas conocidas que las de Blanca Sinisterra, con ella comparten una marginalidad  en la historia del arte local.  Su participación en el ámbito cultural empieza un poco más  tardíamente que la de Sinisterra. Ella se muestra por primera vez en 1948 en el Salón de 
55  los 26  , con un estilo que para el momento era considerado parte del arte moderno por 

excelencia, el naif o ingenuismo (ver imagen 9). Sofía Urrutia entraba al circuito en un  momento  crucial,  en  donde  los  artistas  sin  importar  que  sucediera  y  como  lo  muestra  Gaitán  Durán,  “ …hacen  un  vigoroso  esfuerzo  para  incorporarse  al  moderno 

renacimiento  del  arte,  y  esto  les  confiere  un  valor  histórico,  distinto  al  de  la  propia  creación. Lo dicho implica un trabajo difícil, colmado de dificultades y de obstáculos;  una  lucha  constante  contra  un  medio  que  permanece  ignorante  de  los  problemas  artísticos de nuestro tiempo. Esta hostilidad hacia la verdadera producción plástica, la  valiosa y perdurable, es advertible en muchos sectores del gran público; y por ello la  actividad de los pintores y escultores, además de su función estética, cumple un “ rol”  
56  educativo  de  singular  influencia  futura .”  Había  entonces  una  intención  por  parte  de 

los artistas de mirar hacia otras corrientes estilísticas que se alejaban del academicismo  o mejor, de lo que cierto sector del público aceptaba como arte moderno. La aparición 

54  55 

Arango Ferrer Javier. IX Salón de Artistas Colombianos 1952. Revista Bolívar. Vol. 12 Pág. 367  Página consultada el 12 de Septiembre de 2008 a las 4PM  http://www.lablaa.org/blaavirtual/todaslasartes/diccioart/diccioart24.htm  56  MEDINA, Álvaro. Procesos del Arte en Colombia. JORGE GAITAN DURAN 1948.  http://www.lablaa.org/blaavirtual/todaslasartes/procesos/cap31.htm 

22 

57  del  arte  abstracto  ,  del  naif  etc.,  introducían  al  público  nuevas  miradas  en  torno  a  la 

plástica que se salían por completo de las tendencias anteriores. 

El trabajo de Urrutia se acerca  al estilo de los carteles gráficos, en donde el plano y lo  bidimensional  predomina,  para  mostrar  una  realidad  del  entorno  que  no  fuera  la  reproducción  de  éste,  sino  más  bien  la  experiencia  vivida  por  parte  del  artista.  Con  Urrutia el paisaje se aleja de lo atmosférico, las pinturas de  costumbres se refieren más  a lo imaginario a un mundo fantástico que más se asemeja a las ilustraciones de libros.  Su forma de pintar era para el momento algo fresco, renovador frente a obras como la  de  Débora  Arango  o  el  mismo  Carlos  Correa  y  mostraba  una  de  las  tantas  tendencias  que  se  estaban  produciendo  en  el  país  y  que  compartían  un  leguaje  alternativo  al  presentado por artistas como Sinisterra o Inés Acevedo en el IX Salón de Artistas. 

Los cuadros de Sinisterra por el contrario evocaban elementos bucólicos, un arte que a  la gente del común podía gustar fácilmente pues reconocían en ellos paisajes o personas  de la vida cotidiana, cuadros que fácilmente podían ponerse en la sala o el comedor de  una casa. Ella al fin y al cabo se había dedicado a la pintura como profesión, a pesar de  la oposición de algunos miembros de su familia, que aunque no fueran acaudalados, si  hacían parte de una elite intelectual muy influyente en la sociedad de ese entonces. Su 
58  tío  político  Laureano  Gómez  la  había  impulsado  para  que  se  dedicara  a  la  pintura 

animándola  constantemente  para  que  pintara.  Esta  acción  mostraba  el  interés  de  Laureano  en  el  arte  como  una  forma  de  recuperación  cultural  a  través  de  elementos  tradicionalistas, que se asociaba íntimamente con la moral y se vinculaba directamente 
59  con sus pensamientos políticos de la regeneración del estado  . 

Sinisterra  se  salía  un  poco  del  ideal  hogareño  que  debía  cumplir  la  mujer  en  ese  entonces,  el  apoyo  que  recibió  de  su  tío  le  permitió  cumplir  sus  objetivos  y  realizarse  como pintora profesional. No como una aficionada en el arte, que pintaba a manera de  pasar el rato. Sus estudios en el exterior le permitieron conocer a los grandes artistas del 
57 

Se puede hablar que la aparición del arte abstracto se dio en  Colombia a finales de los años cuarenta,  con el artista Marco Ospina, quien mostraría por primera vez un arte alejado de la figuración. Véase  http://www.lablaa.org/blaavirtual/biografias/ospimarc.htm o Ortega Ricaurte Carmen Diccionario de  Artistas en Colombia, Primera Edición  58  Esta información se corroboró con la entrevista que le realicé a María Eugenia Carreño hija de la artista  el 19 de Septiembre de 2008 en la ciudad de Bogotá.  59  Lleras Cristina y crítica. Politización de la mirada estética. Colombia ,1940­1952. Documentos de  Historia y Teoría TEXTOS. Universidad Nacional de Colombia. Pág 63

23 

60  momento,  pero  a  su  vez  a  los  clásicos  como  Tiziano  .  La  copia  que  ella  realizaba  de 

ciertas obras clásicas que ella veía en los museos europeos, como el Louvre en París, le  permitieron  mejorar  su  técnica.  Pero  lo  que  más  llamaba  su  atención  era  la  manera  rápida  de  los  impresionistas  por  captar  la  luz  y  la  atmósfera  en  un  determinado 
61  momento  y  esto  se  puede  ver  reflejado  en  su  obra  pictórica  donde  la  utilización  del 

pincel era casi mínima y lo utilizaba en algunas ocasiones para demarcar ciertos puntos  del cuadro, delimitando algunos elementos de las figuras que plasmaba (imagen 10). 

Imagen 10  Flor de Almendro. Óleo Sobre Tela.  63x79 cm.  1957

Teniendo en cuenta estos sucesos, considero  que  en parte algunas actitudes de Blanca  Sinisterra  estaban  acordes  a  lo  que  sucedía  referente  a  la  participación  de  algunas  mujeres en la construcción de la sociedad, quienes no solamente eran las guardianes del  hogar,  pasivas    y  sumisas  ante  el  control  masculino,  sino  también  un  grupo  que  se 
62  opuso  a ciertas actitudes centenaristas  . El  hecho que una  mujer se profesionalizara  y 

asumiera el arte como su forma de vida era bastante raro. Muy pocas lo habían realizado  y habían tenido un reconocimiento en el ámbito cultural. No hay que olvidar a Carolina  Cárdenas cuya influencia fue marcada en el desarrollo y utilización de nuevas técnicas  en el arte (como la cerámica o el dibujo, ya no como un simple bosquejo de algo, sino  como  una  obra  terminada)  moderno  de  principio  de  siglo  XX,  o  también  Hena 
60 

En la casa de María Eugenia de Carreño se encuentra una copia de una madona de Tiziano realizada  por Blanca Sinisterra cuando se encontraba en París en los años treinta. Es en este periodo donde ella  cursó estudios en la academia de Julian de Paris.  61  Según  comentaba su hija Maria Eugenia, para Blanca Sinisterra los impresionistas y el trabajo rápido  de ellos al plasmar un espacio de forma atmosférica le resultaba interesante. Entrevista realizada el 19 de  Septiembre de 2008  62  Centenaristas, hace referencia a aquella generación que nació a finales del siglo XIX, haciéndose  partícipes de la celebración de los primeros cien años de independencia en 1910. Para más información al  respecto, véase Henderson, James.  La modernización en Colombia. Los años de Laureano Gómez, 1889­  1965. Capitulo 2. Como se educó la generación del centenario. Pág 34 

24 

Rodríguez cuya obra escultórica estaba relacionada con la idea del retorno a la raíces y  el  redescubrir  en  lo  nacional  las  formas  plásticas  a  ser  representadas.  Además  Hena  Rodríguez fue la única mujer y artista que firmo el manifiesto de los Bachué, mostrando  así mismo una posición ideológica frente a lo que se pensaba debía ser el nuevo camino  del arte nacional en la década de los treinta. Esto hace evidente que la participación en  el arte por parte de las mujeres era cada vez mayor, que había pasado de ser parte de la  adecuada  enseñanza  de  las  señoritas,  para  convertirse  en  un  modo  de  vida  y  de  expresión personal. 

Tomando en cuenta esto, la posición asumida por Blanca Sinisterra no era muy disímil  de  las  de  sus  contemporáneas.  Su  “rebeldía”  en  contra  de  su  madre  y  tías  quienes  no  podían creer que en la academia iría a pintar desnudos con modelo, hablaba también de  la  posición  conservadora  que  se  vivía  dentro  del  círculo  familiar  santafereño.  Pero  si  bien  mostraba  en  su  actitud  ciertos  elementos  de  avanzada  con  respecto  a  las  reglas  establecidas en  la sociedad, su estilo plástico estaba  más acorde con lo que esa  misma  sociedad deseaba ver. Esto se puede evidenciar en el IX Salón de Artistas realizado en  el  año  de  1952.  A  pesar  que  ya  para  ese  entonces  las  nuevas  corrientes  plásticas  se  hacían camino en el modernismo plástico del país, la ganadora de ese salón fue Blanca  Sinisterra  con  su  obra  Delfinus  o  Primavera.  Obra  que  ya  había  sido  exhibida  en  una  exposición  de  pintura  en  el  Museo  Nacional  en  1948,  y  que  ahora  recibía  la  máxima  distinción  del  ámbito  cultural.  Para  los  críticos  de  este  salón,  el  cual  mostró  un  acercamiento a los cánones académicos, la obra de Sinisterra “ habla elocuentemente de 

sus  condiciones  de  pintora.  Delfinus,  por  su  pastosidad  exquisita,  por  su  espátula  –  usada para lo que debe usarse, la espontaneidad y lo externo­ es untuosa caricia para  los  ojos…  He  ahí  el  calificativo  de  una  tela  que  en  rigor,  no  es  una  cosa  nuestra,  colombiana  o  americana,  pero  que  se  destaca  en  ese  conjunto  de  1952” 63  .  Que  una   
pintura  se  hubiera  ganado  ese  salón  del  cincuenta  y  dos,  habla  también de  un  espíritu  que  intentaba  retornar  a  estilos  mucho  más  académicos;  en  donde  temáticas  como  el  paisaje, el retrato y el costumbrismo hacían parte de un estilo particular que recordaba  más a aquellas representaciones de principios de siglo XX, que buscaban identificar una  identidad nacional por medio de las imágenes que se plasmaban. 

63 

Mendoza Varela Mauricio. Artes y Artistas colombianos. La pintura en el IX Salón de Artistas. Diario  El espectador agosto 9 de 1952 en Schrader Camilo. 50 años Salón Nacional de Artistas. Pág 68.

25 

Pero  esto  también  introducía  una  nueva  variante  en  la  realización  de  este  tipo  de 
64  eventos, según nos cuenta Javier Arango Ferrer  en un artículo publicado en la revista 

Bolívar en ese mismo año. Para él la constitución de salones oficiales, en donde en un  breve periodo de tiempo se debía adjudicar un premio y decidir quienes participaban  y  quienes  no,  de  una  manera  casi  arbitraria,  dado  al  poco tiempo  que  tenían  los  jurados  para  seleccionar  las  obras  participantes,  daban  pie  para  la  creación  de  eventos  alternativos como el Salón de los Otros en donde se mostraría aquellos artistas que no  habían sido considerados en la muestra oficial. Éste último fue a su vez patrocinado por  el  mismo Arango Ferrer, quien había sido jurado del Salón Oficial del cincuenta y dos.  En  este  salón  se  aceptaron  obras  de  artistas  que  habían  sido  rechazadas  como: 
65  Guillermo  Wiedemann, Luis  Alberto Acuña,  Beatriz Daza, Sofía Urrutia  entre otros  . 

Para Ferrer este salón tendría una  mayor repercusión en el arte nacional que el  mismo  salón  oficial  y  que  a  partir  de  estas  dicotomías  se  originarían  las  nuevas  tendencias  estéticas a realizarse en ese momento. Cambiar la forma de exhibir y plantear un nuevo  acercamiento del arte a los diferentes sectores hablaba de una democratización del arte  para así poder “ elevar el nivel de la cultura popular en dichas disciplina; rejuvenecer y 

humanizar las escuelas de bellas artes, y en una palabra crear el ambiente de las altas  formas  para  que  en  cada  expresión  oficial    asome  algo  que  se  parezca  a  un  pensamiento, a una dignidad, a una escuela” 66 .   
Podríamos  concluir  que  el  Salón  De  Los  Otros  de  1952  marcaría  un  inicio  de  nuevas  expresiones  estéticas  que  contribuirían  al  desarrollo  del  arte  local,  mostrando  un 
Imagen 11  Sin título  Óleo Sobre  Lienzo.  Blanca  Sinisterra

contraste  con  las  tendencias  tradicionalistas.  Javier  Arango  Ferrer  habla  de  la  lucha  entre  la  academia  y  la  vanguardia,  dice  “Éste  será  el  eterno  debate  de  las 

generaciones, la contrapocisión inmanente entre el orden 

y la aventura.”  67 
64 

Javier Arango Ferrer. “Santa Fe de Antioquia (Antioquia, Colombia), 1905 ­ Medellín (Antioquia,  Colombia), 1984. Médico cirujano y oftalmólogo, profesor, diplomático, historiador y crítico. Director de  Educación del Atlántico, profesor universitario y agregado cultural en las embajadas de Colombia en  Argentina, Uruguay y Francia” tomado de http://biblioteca­virtual­  antioquia.udea.edu.co/authors.php?code_author=395&&author_full_name=Javier%20Arango%20Ferrer  página web consultada el 3 de noviembre de2008 a las 11:41 PM  65  Revista Bolívar Vol. 12 1952 Pág 363. y Schrader Camilo. 50 años Salón Nacional de Artistas Pág 67.  66  Arango Ferrer.  Op Cit Pág 364  67  Ibíd. Pág. 370 

26 

Por  otro  lado  la  obra  de  Sinisterra  muestra  su  habilidad  pictórica,  su  agilidad  para  componer  y  fundir  los  colores,  pero  todo  esto  dentro  de  una  organización  preestablecida.  A  pesar  que  no  se  alcanza  a  ver  el  dibujo  en  muchas  de  sus  obras,  Sinisterra  lo  hace  presente  a  manera  de  herramienta  de  apoyo  en  la  composición,  ocultándolo posteriormente con el uso de grandes cantidades de óleo (imagen 11). 

Blanca  Sinisterra  asumiría  entonces  una  mirada  más  relacionada  con  los  entornos  que  conocía, con los paisajes que le eran familiares. Su dicotomía radicaba entonces entre la  intención de compartir el desarrollo del arte moderno colombiano pero desde una orilla  institucional  y  acorde  a  lo  que  un  segmento  de  la  sociedad  identificaba  como  una  estética plástica correcta. Su nombramiento en diciembre de 1952 como miembro de la  Junta  Directiva  del  Museo  Nacional  de  Colombia  podría  mostrar  la  aceptación  de  su  persona, como un elemento positivo para el desarrollo del arte local del momento. 

Sin lugar a dudas Blanca Sinisterra fue parte del mundo cultural que se desarrolló  con  fuerza a partir de los años cuarenta. No sólo participó de las diferentes muestras de arte,  sino  que  también  se  hizo  partícipe  como  miembro  de  la  junta  directiva  del  Museo  Nacional de Colombia. Su reconocimiento en ese momento nos indica  su importancia,  pero  a  su  vez  nos  muestra  a  una  artista  con  un  estilo  más  cercano  a  lenguajes  tradicionalistas,  que  se  diferenciaban  en  cuanto  a  la  forma  de  aproximarse  a  las  temáticas,  con  respecto  a  los  nuevos  lenguajes  plásticos  que  los  artistas  empezaban  a  explorar.  En  su  obra  no  hay  un  interés  por  cambiar  de  fórmula  plástica,  ni  por  experimentar nuevas alternativas pictóricas que la condujeran por caminos distintos, al  tipo  impresionista  en  el  manejo  del  color  que  trataba.  Se  podría  afirmar  que  algunas  mujeres  tomaron  el  arte  como  una  actividad  paralela  a  sus  vidas  cotidianas,  más  no  como  una  forma  de  vida.  Muy  pocas  de  las  que  participaron  en  el  I  Salón  de  Arte  Femenino,  eran  realmente  profesionales  en  la  materia,  o  estaban  proponiendo  nuevos  leguajes  plásticos  que  evidenciaran  una  nueva  visión  estética  en  el  arte  colombiano.  Quizás por eso el salón de arte femenino no trascendió en  la  historia del arte nacional  quedando olvidado por completo, así como se olvidó de la artista Blanca Sinisterra y su  participación en el  mismo.  El encontrar este tipo de relaciones  me hacen pensar en  la  posibilidad de  mirar el arte colombiano desde diferentes perspectivas. Su construcción  se ha dado de formas disímiles  y  en cada periodo ha sido acompañado de críticos que 27 

68  proponían  diferentes  caminos  de  visualización  de  las  artes  .  También  se  rompe 

entonces con la idea de poder clasificar de forma historicista a los artistas y con Blanca  Sinisterra me di cuenta que esto no es tan cierto. Ella al igual que otros artistas que aún  no  han  sido  estudiados,  no  es  posible  clasificarla  dentro  de  un  movimiento  plástico  particular  o  una  tendencia  específica,    pues  como  vimos  Sinisterra  se  encuentra  entre  dos  tendencias,  entre  miradas  disonantes,  como  una  melodía  tocada  en  diferentes  tiempos y tonos. Con esto tampoco quiero decir que todo esta dicho y que ya podemos  levantar el telón. Esto se enmarca en una tendencia  de la nueva historiografía del arte  local que busca explorar nuevos contextos, así como profundizar en la obra de aquellos  artistas que tuvieron un gran auge en su momento, pero que por una u otra razón fueron  llevados hacia la marginalidad histórica. Es el caso de un grupo de mujeres que fueron  partícipes  del  movimiento  cultural  colombiano  y  que  han  quedado  en  el  olvido,  entre  ellas las hermanas Inés y Rosa Acevedo, la misma Blanca Sinisterra, Estelle Glasser de  Escobar, Cristina Chalupzinsky entre otras. Darse cuenta de  las diferentes relaciones  e  interacciones entre los personajes que la rodeaban nos da un punto de comprensión de  su mirada plástica. 

Por lo que he encontrado hasta ahora, Blanca Sinisterra no estuvo inmiscuida en alguna  polémica  sobre  arte.  Su  posición  como  dama  de  la  alta  sociedad  y  como  artista  reconocida en el medio por ese entonces, quizás favoreció su participación en la Bienal  Hispanoamericana de Madrid realizada en 1951  y posteriormente para que recibiera el 
69  máximo  galardón  de  dicho  evento  en  la  rama  de  la  pintura  ,  mostrándose  a través  de 

ella,  la  clase  de  pintura  que  era  supuestamente  representativa  en  el  país.  Los  elogios  hacia la artista por haberse ganado la Bienal en Madrid no se hicieron esperar, una carta 
70  de  la  entonces  Directora  del  Museo  Nacional  de  Colombia  Teresa  Cuervo  Borda  , 

felicita  a  Sinisterra  por  “ …  la  merecida  distinción  que  el  Jurado  calificador  de  la 

Exposición Bienal de Madrid le ha conferido otorgándole el Premio de Pintura, una vez 

68 

No hay que olvidar a los críticos que nombramos anteriormente en este texto. Ver Pág. 7 del presente  texto  69  En esta Bienal Hispanoamericana Blanca Sinisterra recibe un premio de dos mil quinientos pesos  colombianos por su obra “Procesión del Alba”. Véase Catálogo 1ª Bienal Hispanoamericana de Arte  1951.Impreso en Gráficas Valera SA. Libertad 20 Madrid.  70  Teresa Cuervo Borda, fue directora del Museo Nacional de Colombia y quizá una de las primeras  mujeres en estudiar Museografía en el país.  Impulsó la realización de múltiples exposiciones de arte  en  el mismo, posicionando el Museo como el principal centro cultural del país. Para más información véase  Romero de Nora, Flor. Mujeres en Colombia Editorial Andes. Pág 272 o Segura, Martha. Itinerario del  Museo Nacional de Colombia 1823­1994 Santa Fe de Bogotá : Museo Nacional de Colombia, 1995.V1

28 

más ha hecho usted conocer nuestra cultura artística en España, en donde se le admira  y se le reconoce sus dotes de gran artista y señora” 71  . Esta misiva sugiere los vínculos   
que podían tener Teresa Cuervo Borda y la artista Blanca Sinisterra, quien se movía en  las altas esferas culturales del país. 

Llegamos entonces al punto de partida de esta investigación. El único cuadro de Blanca  Sinisterra en  la colección de arte del Museo Nacional de Colombia: un retrato donado  por ella en los años sesentas de Laureano Gómez. Teniendo conocimiento que Laureano  Gómez era su tío, no es de extrañar la realización de este retrato y su posterior donación  a  la  pinacoteca  del  Museo  Nacional  de  Colombia,  como  una  forma  de  ayudar  a  la  construcción  de  la  historia  del  país  por  medio  del  arte.  Según  carta  fechada  en  1964  dirigida  por  Teresa  Cuervo  Borda  a  Blanca  Sinisterra  “esta  bella  obra  vendrá  a 

enriquecer la galería de pintura colombiana, siendo ella, una de las más valiosa obra 
72  de arte que posee el Museo Nacional”  . Y es que a pesar  de la habilidad técnica que 

ella tenía, este retrato en definitiva no es de los mejores y tampoco constituye  un aporte  significativo a la plástica del momento. Ahí se verían entonces reflejadas las relaciones  entre la institución Museo y la artista, quien brinda a sus colecciones un personaje vital  para el entendimiento de la historia colombiana, más no para el entendimiento del arte  nacional. 

71 

Fragmento de la Carta dirigida por teresa Cuervo Borda a Blanca Sinisterra. El 26 de Noviembre de  1951. Folio 122. Tomo 25 Archivo Museo Nacional de Colombia  72  Carta No 22 dirigida a Blanca Sinisterra. Marzo 13 de 1964. Archivos Museo Nacional de Colombia

29 

Bibliogr afía
·  MEDINA, Álvaro. Procesos del Arte en Colombia. JORGE GAITAN DURAN  1948. http://www.lablaa.org/blaavirtual/todaslasartes/procesos/cap31.htm ·  ADES, Dawn. Art in Latin America, London, Yale University Press, 1989. Cap  2 “Academies and History Paintig”. Pág. 27­ 39 ·  ALAPE, Arturo (1987). El Bogotazo: Memorias del olvido. La Habana:  Ediciones Casa de las Américas, 1983. 721 p ·  HENDERSON, James. La modernización en Colombia. Los años de Laureano  Gómez, 1889­1965 Primera Edición en Español Julio de 2006. Pág. 685 ·  JARAMILLO, Carmen María. Arte política y crítica. Una Aproximación a la  consolidación del arte moderno en Colombia. Documentos de Historia y Teoría.  TEXTOS. Ed. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá 2005. ·  Catálogo del Primer Salón de Arte Femenino 1951. Museo Nacional de  Colombia. Ministerio de Educación 1951. ·  LLERAS Cristina. Arte, Política y crítica. Politización de la mirada estética.  Colombia ,1940­1952. Documentos de Historia y Teoría TEXTOS. Universidad  Nacional de Colombia. ·  EIGER, Casimiro. Crónicas de Arte Colombiano. Editorial Banco de La  República. Bogotá. 1995 ·  JARAMILLO, Carmen. Catálogo de la exposición “Otras Miradas”. Ministerio  de Relaciones Exteriores de Colombia. Bogotá.2004. Pág. 168 ·  ROBERT, Jauss Hans. “Las Transformaciones de lo moderno. Estudios sobre  las etapas de la modernidad. Editorial La balsa de la Medusa. Madrid. España  1995. ·  AA.VV. CALDERÓN, Schrader Camilo. 50 años. Salón Nacional de Artistas.  Instituto Colombiano de Cultura 1990. 363 p ·  VIVIESCAS Monsalve, Fernando Colombia: el despertar de la modernidad,  Bogotá: Foro Nacional por Colombia, 1991. 466 p

·  ORTEGA Ricaurte Carmen, Diccionario de Artistas en Colombia. Bogotá: Ed.  Tercer Mundo, 1965,448 p. ·  ENGEL, Walter,  Pintoras colombianas contemporáneas. Bogotá: Imp. del  Distrito Especial, 1959 xv  p. Cuadernos de arte colombiano; v. 1 Publicaciones  de la División de Extensión Cultural.

30 

·  DE ZULATEGI Liebe. Vida y obra de Carlos Rojas. Museo de Antioquia.  Medellín 1988.207 p ·  FRIDE Juan. El Pintor Colombiano. Carlos Correa. Ediciones Espiral. Bogotá  1945. 52 p ·  ROMERO, Flor.  Mujeres en Colombia Editorial Andes. 1961. 287 p ·  MEDINA, Álvaro. El arte colombiano de los años veinte y treinta, Tercer  Mundo Editores, Bogotá.1995 ·  AA.VV. IX Cátedra Anual de Historia. Ernesto Restrepo Tirado del 28 al 30 de  Octubre de 2004. Mujer, nación, identidad y ciudadanía; siglos XIX y XX:  Ministerio de Cultura. Noviembre 2005. 310 p

31

Hemer ogr afía y Catálogos
·  ARANGO Ferrer Javier. IX Salón de Artistas Revista Bolívar Vol. 12 1952 Pág  363 ·  GUILLEN Martínez Fernando El Problema moral del arte contemporáneo  Revista Bolívar Vol. 19 1953. P61 ·  GÓMEZ, Laureano. El Expresionismo como síntoma de pereza e inhabilidad en  el arte. Revista Colombiana Vol VIII No 85. Enero 19 de 1937. Pág 385 ·  LONDOÑO, Vélez Santiago. Artículo Montañas en Revista Credencial Historia.  No 111. 1999.  http://www.lablaa.org/blaavirtual/revistas/credencial/marzo1999/111montana.ht  m ·  Catálogo de la exposición Marca Registrada. Salón Nacional de Artistas. Museo  Nacional de Colombia. Editorial Planeta. 2006 208 p ·  Catálogo de la Exposición Retrospectiva.  Débora Arango 1937­1984. Museo de  Arte de Medellín. 91 p 1984. Selección de Textos Alberto Sierra ·  Catálogos Museo Nacional 1947­1988. Tomo 17 ·  Carta dirigida por teresa Cuervo Borda a Blanca Sinisterra. El 26 de Noviembre  de 1951. Folio 122. Tomo 25. Archivo Museo Nacional de Colombia ·  Catálogo 1ª Bienal Hispanoamericana de Arte 1951.Impreso en Gráficas Valera  SA. Libertad 20 Madrid. ·  Catálogo del Primer Salón de Arte Femenino. Ministerio de Cultura. Museo  nacional de Colombia. 1951. ·  DELGADO Nieto Carlos. Revista Cromos Dic16 1950 Vol. LXX No 1760 Pág  9­10. Cerámica Colombiana ·  Diario el Espectador. Lunes 8 de Junio de 1950 ·  ENGEL Walter, Revista de las Indias. Vol. 22 y 26, No 72 y 83 Diciembre de  1944 y Noviembre de 1945. Crónica de Exposiciones. V y VI Salón Anual de  Artistas Colombianos ·  ZALAMEA Jorge. De lo Viril y lo femenino en el arte en: revista de Indias,  Bogotá. Vol. 11, No 13, Septiembre de 1941 Pág 27­33

32 

ANEXOS 

Listado de Imágenes
·  Imagen 1  Montañas  Débora Arango.1940  Acuarela Sobre Papel  97 x 127 cm.  Tomada de: http://www.colarte.com/recuentos/A/ArangoDebora/CriticaObras.htm ·  Imagen 2 

Masacre del 9 de abril. Débora Arango  Acuarela  Museo de Arte Moderno de Medellín  Tomada de: www.funlam.edu.co/.../Arango/masacre.jpg
·  Imagen 3 

Alexander von Humboldt, ante Monserrate y Guadalupe.  Inés Acevedo Biester  Observatorio Astronómico, Bogotá . 
Tomada de: http://www.lablaa.org/blaavirtual/revistas/credencial/junio1993/junio1.htm ·  Imagen 4 

Retrato de la Señora Cecilia de Restrepo y su Hija María Inés.  Inés Acevedo Bernal  Óleo Sobre Lienzo. Expuesto en el I Salón de Arte Femenino1951e  Tomada de: catálogo de la Exposición del Primer Salón de Arte Femenino
·  Imagen 5  Artículo de la revista Semana. Junio 1951. Pág 27.  Catálogo del Primer Salón de Arte Femenino  Tomada de: catálogo de la Exposición del Primer Salón de Arte Femenino ·  Imagen 6. 

Periódico El Espectador lunes 6 de junio de 1950
·  Imagen 7  La Popa.  Óleo Sobre Lienzo 50 x40cm  1947  Colección Privada ·  Imagen 8  Delfinus o Primavera  1948  Ganadora del IX Salón Nacional de Artista 33 

Blanca Sinisterra  Foto Personal
·  Imagen 9  La niña y la muñeca  Óleo sobre tela  85x 50cm  Sofía Urrutia  Tomada de :  http://www.colarte.arts.co/ConsPintores.asp?Carpeta= UrrutiaSofia&NOMARTISTA=   UrrutiaSofia&IDARTISTA= 443&subdir= o ·  Imagen 10  Flor de Almendro. Óleo Sobre Tela.  Blanca Sinisterra  63x79 cm.  1957  Foto Personal ·  Imagen 11 

Torres  Óleo sobre tela  Blanca Sinisterra  Foto Personal

34 

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful