El mismo Alberto Fujimori lo afirma: El indulto no aplica a condenados por delito de secuestro (La Ley N° 26478… que el fujimorismo intenta

ignorar) Ronald Gamarra Herrera Ahora que los fujimoristas afirman que el indulto es una gracia presidencial ilimitada, absoluta, imperial, conviene precisar que ello no es así y que el propio Fujimori, y los fujimoristas, en su momento presentaron, debatieron y aprobaron Leyes estableciendo expresas exclusiones a la atribución del primer mandatario. Una de ellas, la más antigua y tal vez la más decidora, es la Ley N° 26478, dada el 31 de mayo de 1995, promulgada el 13 de junio del mismo año y publicada en el diario oficial el 14 de junio, a través de la cual se excluyó del indulto a los autores el delito de secuestro agravado. Aquí la historia. Mediante el Oficio N° 026-PR-95, dirigido al presidente del Congreso Constituyente Democrático (CCD), Jaime Yoshiyama, el 17 de marzo de 1995 llegó al recinto de la Plaza Bolívar una iniciativa legislativa enderezada a excluir del indulto a los autores del delito de secuestro agravado. La propuesta no provenía de los grupos parlamentarios opositores al por entonces poderoso fujimorismo: no era del Partido Popular Cristiano, tampoco del Frente Independiente Moralizador, menos del Frente Nacional de Trabajadores y Campesinos o del Movimiento Democrático de Izquierda. Es más, el Proyecto no respondía siquiera directamente a los miembros de la bancada fujimorista, en ese momento Nueva Mayoría – Cambio 90. En efecto, la iniciativa era suscrita por el mismísimo Alberto Fujimori, a quien acompañaba en la firma Efraín Goldenberg Schreiber, a la sazón Presidente del Consejo de Ministros, el sexto de un total de trece funcionarios que estuvieron al frente de los gabinetes durante esa década infame; y fue ingresada al Libro Proyectos de Ley con el N° 2636/95-CCD, a las 3.30 de la tarde del mismo 17 de marzo. En el Oficio en referencia, Alberto Fujimori anotó lo siguiente: “De conformidad con lo dispuesto en el artículo 107° de la Constitución Política del Perú, con el voto aprobatorio del Consejo de Ministros, someto a consideración de Congreso Constituyente Democrático, el Proyecto de Ley que excluye de beneficio del indulto a los autores del delito de secuestro agravado previsto en el último párrafo del artículo 152° del Código Penal”. Y añadió: “Mucho estimaré a usted señor Presidente del Congreso Constituyente Democrático se sirva disponer el trámite con el carácter de URGENTE al Proyecto antes mencionado, de conformidad con el Artículo 105° de la Constitución Política, que dispone que los proyectos enviados por el Poder Ejecutivo con el carácter de urgencia, tienen preferencia del Congreso”.
Equipo de Incidencia en Derechos – IPRODES www.kausajusta.blogspot.com

1

El Proyecto, que como queda dicho había pasado el tamiz del conjunto de los ministros, incluido por cierto el de Fernando Vega Santa Gadea, del Sector Justicia, constaba de dos artículos, el primero señalaba que “Quedan excluidos del beneficio del indulto los autores del delito de secuestro agravado previsto en el último párrafo del artículo 152° del Código Penal”. La Exposición de Motivos, de cinco franciscanos párrafos, aludía a la no existencia de prohibición alguna a la concesión del indulto tratándose de este supuesto y la consecuente necesidad de “restablecer la prohibición de conceder el beneficio del indulto a los autores del delito de secuestro agravado” en atención a “la elevada dañosidad social producida a través de la realización de conductas agravadas de secuestro”. Cinco días después de ingresada la iniciativa, según lo acordado con Jaime Yoshiyama, el Oficial Mayor, José Cevasco Piedra, lo pasó a la Comisión de Justicia del CCD, la misma que con fecha 7 de abril emitió un dictamen de aprobación de la propuesta del Poder Ejecutivo. La Comisión, presidida por el fujimorista César Fernández Arce, opinó que el inciso 21 del artículo 118° de la Constitución faculta al Presidente de la República a conceder indulto y que éste “es un acto de generosidad o perdón otorgado por el Poder Ejecutivo a los condenados a pena privativa de libertad, extinguiendo la pena impuesta“; anotando también que “Revisando nuestra legislación encontramos dispositivos que prohíben el indulto en case de delitos de gravedad tales como tráfico ilícito de droga, prevaricato, violación en agravio de menores de 10 años de edad, figuras agravadas de homicidio, etc.”; y subrayando que “existe la tendencia a evitar el otorgamiento el perdón de la pena (indulto) a quienes hayan cometido actos delictivos de suma gravedad”. El dictamen de la Comisión de Justicia lleva las firmas de Fernández Arce (NM-C90), Carlos Ferrero Costa (NM-C90), Anastasio Vega Ascencio (NM-C90), María Vittor Alfaro (NM-C90), Róger Amuruz Gallegos (NM-C90), Jorge Donayre Lozano (Coordinadora Democrática), Antero Flores-Aráoz (PPC) y Carlos Cuaresma Sánchez (Frente Independiente Moralizador). De esta manera, el propio Alberto Fujimori y su Consejo de Ministros, primero, y la Comisión de Justicia del CCD que contaba con mayoría fujimorista, después, auspiciaron y validaron el establecimiento de una expresa limitación a la facultad presidencial de conceder indultos –esta última incluso hizo un recuento del conjunto de leyes que prohíben su otorgamiento en diversos casos de delitos graves-, sin plantearse siquiera en ese momento, en los cinco años posteriores del régimen fujimorista, o en los doce años subsiguientes de democracia, una supuesta inconstitucionalidad de la iniciativa. Con fecha 11 de mayo, por disposición de Víctor Joy Way, el proyecto pasó "A la Orden del día". En la 6 sesión (matinal) del CCD, de 24 de mayo de 1995, bajo la presidencia de Jaime Yoshiyama y del citado Joy
Equipo de Incidencia en Derechos – IPRODES www.kausajusta.blogspot.com

2

Way, el pleno debatió y aprobó el proyecto enviado por Alberto Fujimori. Estando a su condición de presidente de la Comisión de Justicia, a Fernández Arce le tocó presentar y defender la iniciativa que prohibía el indulto a los autores del delito de secuestro agravado: "estamos acogiendo el pedido del Ejecutivo", alegó. A la breve alocución de Fernández Arce siguió una telegráfica intervención de Flores-Aráoz: “Solamente para expresar en nombre de la bancada, nuestra aprobación y beneplácito con este proyecto de ley”. Nadie más habló. Sometido a votación, el proyecto fue aprobado sin un voto en contra, sin una abstención. Entre quienes estuvieron presentes en la sesión y votaron a favor podemos nombrar a Martha Chávez Cossío, Luz Salgado Rubianes, Rafael Rey Rey, Jaime Yoshiyama Tanaka, Víctor Joy Way Rojas, Carmen Lozada de Gamboa, Gilberto Siura Céspedes, Francisco Tudela van Breugel-Douglas, Ricardo Marcenado Frers, Andrés Reggiardo Sayán, Alexander Kouri Bumachar, José Barba Caballero, César Larraburre Gálvez, etc. Así pues, con el entusiasta apoyo de Alberto Fujimori y el fujimorismo más militante, en la primera mitad de 1995 se estableció una limitación –otra más, en verdad- a la facultad presidencial de conceder indulto. Quienes idearon la Constitución de 1993, quienes la redactaron, quienes la moldearon a su interés, quienes impusieron su fuerza en el CCD, sabían muy bien que la gracia del indulto no era absoluta, imperial. El proyecto de Alberto Fujimori N° 2636/95-CCD, que prohibió el indulto a los autores del delito de secuestro agravado, se convirtió en la Ley N° 26478. Muchos años después, los seguidores de Fujimori, condenado como autor del delito de secuestro agravado en perjuicio del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer en 1992, y solicitante de indulto, intentarían –intentan- ocultar este hecho, y su participación en él. Lástima por ellos… tenemos memoria.

Equipo de Incidencia en Derechos – IPRODES www.kausajusta.blogspot.com

3

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful