You are on page 1of 3

Patente a los derechos de aprovechamiento de aguas El agua constituye un elemento vital en la vida del hombre, sino contáramos con

ella moriríamos, es por este motivo que desde la historia de la humanidad nos hemos visto enfrentados un sinnúmero de disputas y guerras por el derecho a usar y disponer de este recurso natural. En este ámbito tanto políticos como economistas han establecido que en el futuro éste recurso vital para la vida del hombre se constituirá en un gran elemento de poder para los países ante su escasez, utilización errónea y a la contaminación que nos aqueja. En virtud de esta tendencia mundial, nuestros legisladores después de una serie de estudios, observaron que muchos de los derechos de aprovechamiento de aguas que mantenían las empresas y los particulares, no eran utilizados por estos para el desarrollo de sus actividades, sino que eran mantenidos para su acaparamiento y especulación. Ante este panorama, y después de largas discusiones en el Congreso Nacional se estableció aprobar y promulgar el 11 de mayo de 2005 la Ley N°20.017, que modifico el Código de Aguas, siendo una de las más relevantes la incorporación del artículo 129° bis, en donde se estableció el pago de una patente por el no uso del derechos de aprovechamiento de aguas, cuyo objetivo principal fue desincentivar su acaparamiento y especulación, velando por su protección en el futuro. La fecha de publicación de ésta Ley en el Diario Oficial fue el 16 de junio de 2005, cuyo ámbito de aplicación comenzó a regir a contar del 1 de enero de 2006. El agua es un bien nacional de uso público y constituye un derecho real, que el Estado otorga el derecho a los particulares para aprovecharlas, permitiéndoles a éstos el uso, goce y disposición. En este contexto, el Código de Aguas establece que el aprovechamiento de aguas puede ser “consuntivo”, es decir que faculta a su titular para consumir totalmente las aguas en cualquier actividad; y “no consuntivo” que permite emplear el agua sin consumirla y obliga a su restitución, como por ejemplo, las centrales hidroeléctricas. La incorporación de esta patente por el no uso del agua, permitirá sin lugar a dudas desincentivar su acaparamiento y especulación, y además velará por la protección del medio ambiente y de los cauces fluviales. La recaudación de este nuevo impuesto será distribuida a contar del ejercicio presupuestario correspondiente al cuarto año posterior a la publicación de la ley, entre las regiones o comunas del país donde se encuentren estos aprovechamientos de aguas. Esta patente sólo se cobrará en la eventualidad en que no existan obras de captación de aguas u obras para su restitución en el caso de los derechos “no consuntivos” y se regirán por una tabla diferenciada de zonas, ya que el agua en el norte de país es más escasa y por lo tanto más cara. Sin embargo, éstos tendrán la posibilidad de evitar el pago de esta patente, efectuando la devolución

se exceptuaron la provincia de Palena (X Región) y las Regiones XI y XII. este nuevo impuesto esta orientado específicamente a las empresas hidroeléctricas que mantenían un sinnúmeros de derechos de aguas sin explotar. Es preciso indicar que los pagos efectuados por este concepto podrán ser imputados como crédito durante los ochos años anteriores a aquel en que se inicie la utilización de las aguas como pago provisional mensual (PPM) o sobre otro impuesto de retención o recargo. siendo “Q” el caudal no utilizado en m3/segundos. mediante el formulario N°29. los pagos por concepto de patente podrán ser imputados como crédito durante los seis años anteriores a aquel en que se inicie la utilización de las aguas como PPM o sobre otro impuesto de retención o recargo. Asimismo. con el fin de eximirse de dicho gravamen.1 UTM. y respecto de los derechos “no consuntivos”. aumentando sus costos si desean continuar con estos derechos o bien que comiencen a realizar obras de captación de aguas para el uso efectivo de este recurso natural. entre la Sexta y Novena a 0. Respecto de la patente por derechos “consuntivos” en los primeros cinco años se calculará dependiendo la región. entre la Primera y Región Metropolitana ésta será equivalente a 1. todas ellas multiplicadas por cada litro por segundo.33 x Q x H. En los años posteriores este valor ira aumentando. en donde dicho pago regirá a partir del 1 de enero de 2012. en los años posteriores dicho valor se ira incrementando paulatinamente. . Esta patente comenzó a cobrarse a contar del 1 de enero de 2006. y “H” el desnivel entre captación y restitución expresado en metros. En las Regiones Primera a la Décima.6 UTM.de estos derechos de aprovechamiento a la Dirección General de Aguas.2 UTM y para las cuencas hidrográficas situadas entre la Décima y Duodécima ascenderá a 0. mediante el formulario N°29 respectivo. la patente a contar de los primeros cinco años se determinará aplicando la siguiente fórmula en UTM=0. Debemos señalar. Al igual que en le caso anterior. en cualquier banco o institución autorizada para recaudar tributos. que el valor de la patente por este concepto no será considerado como gasto tributario. Sin lugar a dudas. La Dirección General de Aguas mediante la publicación de una resolución establecerá que propietarios se encuentran sujetos a esta obligación y cuyo pago se efectuará dentro del mes de marzo de cada año. para dicho organismo estatal vele por su protección.

. ya que. Por lo tanto. obtener recursos para desarrollar obras en las regiones en que dicha fuente natural no es utilizada. y por otro lado. con esta medida el gobierno impulsa por una parte recuperar aquellos aprovechamiento de aguas no utilizados. el costo de tenerlos será excesivamente alto. sólo si en estos se realizarán obras para el uso efectivo de las aguas. debemos señalar que las empresas o personas que poseen derechos por aprovechamiento de aguas que no sean utilizados. deberán evaluar si es beneficioso mantener estos derechos. debido a que se transforma en costo inmediato que sólo será recuperado como crédito en contra de otros impuestos de retención o recargo en los años posteriores.En síntesis. de esta manera desincentivar su especulación y acaparamiento. en caso que los particulares no deseen efectuar obras de ninguna especie.