You are on page 1of 10

2012 Taller de Filosofía coordinado por Estela Espezel La puerta está entreabierta: ¡Mirá quiénes entran y salen!

Primer jueves de octubre Esta definición de devenir está en el glosario de dos libros de Guattari, denominados Cartografías del Deseo, uno escrito solo y otro con Suely Rolnik:
DEVENIR: expresión relativa a la economía del deseo. Los flujos de deseo proceden mediante afectos y devenires, con independencia del hecho de que puedan o no ser rebajados a personas, imágenes, identificaciones. De esta suerte, un individuo, antropológicamente etiquetado como masculino, puede estar atravesado por devenires múltiples y aparentemente contradictorios: un devenir femenino que coexiste con un devenir niño, un devenir animal, un devenir invisible, etc. Una lengua dominante (una lengua que opera en un espacio nacional) puede verse localmente arrastrada por un devenir minoritario. Será calificada entonces de lengua menor.

Devenires que no son historia. La historia es siempre una, El devenir es múltiple y debido a su multiplicidad, como decía Nietzsche el devenir se caracteriza por la inocencia. Se opone a la manía de encontrar responsables, manía propia del sentido común de los habitantes de occidente desgraciadamente tan bien distribuido, como decía Descartes. De oriente no tengo data La inocencia es la verdad de lo múltiple, dice Deleuze en Nietzsche y la filosofía. En realidad, Deleuze responsabiliza a Nietzsche como quien lo sensibilizó hacia una posible distinción entre el devenir y la historia. Y con frecuencia repite la frase de Nietzsche acerca de que lo importante ocurre bajo una “nube no histórica”. “Lo que la historia capta del acontecimiento son sus efectuaciones en estados de cosas, pero el acontecimiento, en su devenir, escapa a la historia. La historia no es la experimentación sino solamente el conjunto de condiciones (prácticamente negativas) que hacen posible experimentar algo que escapa a la historia.” Fíjense cómo en etas palabras está presente el empirismo de Deleuze, el acento en la diferencia entre el devenir y la historia lo pone en la experiencia, en el experimentar que constituye al menos la posibilidad de que aflore algo nuevo que rompa con lo establecido: el acontecimiento de la ocurrencia de una idea. El problema es que parece que para que los otros lo reconozcan como idea hay que dificultarle la comprensión o alterar el orden acostumbrado de la escritura. Respecto al tema del devenir, el otro autor que siempre cita tanto en Qué es la filosofía, uno de los libros que escribió con Guattari, como en sus entrevistas es el amigo y el libro amigo de Pepé: Clio de Péguy. Pues Peguy distinguía dos maneras de considerar el acontecimiento: una que consiste en registrar su efectuación en la historia, sus

se por el devenir de este taller. ante todo1. ya que no se trata de la infancia de nadie: se trata de la infancia del mundo. pero no devenir escritor. ..condicionamientos y su degradación en la historia. mi ideal sería no escribir nada que pueda entristecerle. Además nunca se deviene individuo o persona: son bloques de devenir.” Escribir es devenir. un poder salir afuera. y que uno debe forzosamente seguir porque la escritura nos compromete con ellas.. de hacer historia de la filosofía y de posicionarse en la historia de la filosofía. El devenir no es la historia. la historia designa únicamente el conjunto de condiciones de las que hay que desprenderse para “devenir”. desconoce las jerarquías y las finalidades. la otra que consiste en instalarse en el devenir del acontecimiento. ¡La literatura tiene una relación profunda y fundamental con la vida!” Pero no con la vida de la persona. Exactamente lo que Nietzsche llamaba lo Intempestivo. es siempre devenir algo. Devenir-niño. Creo que uno escribe para que algo de la vida pase en uno. en caso de que haya muerto. sino devenir otra cosa. pero el problema del hombre es que carece de la división. un modo de escribir que exige un vector de salida. Escribir está relacionado con las líneas de fuga. o. Cuando escribo sobre un autor. para crear algo nuevo. El devenir es siempre múltiple. creo. Devenir como un modo de filosofar. pero no se trata de su infancia. Y los devenires de una literatura aliada a las líneas de fuga son 1 El ante todo no es de Deleuze. Los best sellers saben de eso. Otra historia de la filosofía u otro modo de pensar la historia de la filosofía: una filosofía intempestiva. “Escribir es trazar líneas de fuga que no son imaginarias. de la vida amorosa y política que él ha sabido dar. hay cosas que. “Escribir. de la fuerza. es lo contrario de la literatura porque la reduce a un asuntito privado. rejuvenecer y envejecer en él y atravesar sus componentes o singularidades. es decir. Todo lo que tiene que ver con la vida personal del escritor es molesto. la infancia de un mundo. nada que pueda hacerle llorar en su tumba: pensar en el autor sobre el que se escribe… Evitar la doble ignominia del erudito y del familiar. mundo circundante/territorio que la naturaleza provee al animal. uno escribe para la vida. Hablar de la infancia no tiene ningún interés. heterogéneo. Pero por esa misma razón uno tampoco escribe por escribir. inventar. Sea lo que sea. hay devenires-niño que no tienen nada que ver con hablar de la propia infancia. Devolver a un autor un poco de la alegría. es un ante todo que se limita a un ordenamiento de los temas que venimos viendo. Lo que importa son los devenires: hay devenires-animal. El devenir es.

sin el cual sería pura redundancia al servicio de los poderes establecidos. se trata de un devenir minoritario de su escritura. En la escritura hay un devenir-Mujer. ni a la manera de las mujeres. Y no se trata de escribir como una mujer. una minoría sólo se constituye a partir de líneas de fuga que corresponden a su manera de avanzar y de atacar.” Que el escritor sea minoritario no significa que haya más lectores que personas que escriben. Tal vez porque encontraron en él una minoría que no habla. en una desterritorialización conjugada. El capitán Achab tiene un devenir-ballena que no es de imitación. Lo relata en varios de sus libros siempre en relación al devenir animal. y éstos a su vez proporcionan a la escritura un devenir sin el cual no existiría. Hay devenires-animales en la escritura que no consisten en hablar del perro o del gato de cada uno. sino que consisten más bien en un encuentro entre dos reinos. que ni escriben ellas. para él en esa película hay un devenir-rata del protagonista. en la actualidad eso ya ni siquiera sería cierto. “Al escribir se proporciona escritura a los que no la tienen. en su lugar o a propósito de ella. No es escritura de las mujeres. dirigida por Daniel Mann. a pesar de que intenta aferrarse a la humanidad. se encuentra forzosamente unida con «minorías». sino que hay encuentro. Son de Metamorfosis de Kafka y de su protagonista Gregorio. Una minoría nunca está del todo definida. trazar la línea de . Es una escritura que no es oficial. he tomado varias frases sobre el devenir –animal. y no es que la escritura se encargue de escribir para esa minoría. por la misma razón que la música de Mozart no imita los pájaros aunque esté impregnada de un devenir-pájaro. También hay devenires-moro.muy peculiares. devenires-indio en la escritura. en la que cada uno se desterritorializa. Que el escritor sea minoritario significa que la escritura encuentra siempre una minoría que no escribe. Kafka es uno de los escritores preferidos. Hay devenires-animales en la escritura que no consisten en imitar el animal. ni tampoco se escribe sobre ellas. encuentro en el que cada uno empuja al otro en su línea de fuga. un cortocircuito. ya sea hombre o mujer el que escribe. A Deleuze le encanta una película inglesa de terror titulada Willard. El escritor puede ser un hombre o una mujer. etc. en «hacer» el animal. Del libro Kafka por una literatura menor. que no consisten en hablar como un pielroja o como un moro. Les transcribo el comentario de D y G: Los devenires-animales son desterritorializaciones absolutas que se adentran en el mundo desértico que Kafka ha cargado…Deveniranimal consiste precisamente en hacer el movimiento. tanto que Deleuze y Guattari le han dedicado un libro. supongo casi todas habrán leído.

para que pueda aparecer una materia no formada. “¿Has oído cómo habla Gregorio ahora? Es una voz de animal. y todas las significaciones. Ya no hay sentido propio. . mucho más allá de un devenir-minoritario.. Uno se vuelve como todo el mundo. diferentes todos entre sí. encontrar un mundo de intensidades puras en donde se deshacen todas las formas. injertados en el hombre en la medida en que este busca una salida. se configura algo nuevo si se plantea “no trabajar juntos. ya que cada uno desterritorializa al otro. habiendo generado una desterritorialización conjugada. El devenir-animal es un mapa de intensidades. lo que siguiendo a Deleuze implica desterritorializar “la función” del insecto y “la tarea” del hombre.”. a su propia mayoría. Fitzgerald. signos asignificantes.. para alcanzar esta región donde la voz lo único que hace es zumbar. Ambos comparten una lógica desterritorializada. Gregorio se vuelve cucaracha. en Crack up. Es lo que Fitzgerald llamaba una verdadera grieta. trasponer un umbral. En ese “bloque de devenir”. dice Deleuze . sino trabajar entre los dos”. de un devenirmoro. dice: «me sentía semejante a los hombres que había visto en los trenes de cercanías de Great Neck. alcanzar un continuo de intensidades que no valen ya sino por sí mismas. y mucho menos de un juego de palabras. animal. Este devenir imperceptible no tiene nada que ver con el reconocimiento o no reconocimiento como escritor. del negocio y los burócratas. ruptura: la línea de fuga. etc.. ni sentido figurado. significantes y significados. para huir del principal. …Nada más que movimientos y vibraciones en una materia desierta. no sólo para huir de su padre. puesto que el sujeto del enunciado sigue siendo un hombre. está la empresa final: devenir-imperceptible. La cosa y las otras cosas ya no son sino intensidades recorridas por los sonidos o las palabras desterritorializadas que siguen su línea de fuga. En estos devenires los escritores traicionar a su sexo. En el devenir-insecto hay un graznido doloroso que arrastra la voz y deforma la resonancia de las palabras. sino más bien para encontrar una salida ahí donde su padre no supo encontrarla. Ya no es un sujeto de la enunciación el que es “como” un escarabajo. evolución aparalela. en el interior de u agenciamiento múltiple y colectivo. en una conjunción de flujos. a su clase. Pero para Deleuze más allá de un devenir-mujer. Es un conjunto de estados. flujos desterritorializados. dijo el principal.fuga en toda su positividad. Ya no hay hombre ni animal. La metamorfosis elimina la metáfora. quince años antes. No se trata del parecido entre el comportamiento del animal y el de un hombre. pero al mismo tiempo se hace de “todoelmundo” un devenir por medio del cual se vuelve imperceptible y clandestino. hay un circuito de estados que forma un devenir mutuo.».

También hay devenires moleculares en los que el aire. En el Abecedario luego Deleuze se refiere al tema de cómo se define ser de izquierda. 1968 es la intrusión del devenir. D y G. me parece vale para él. Respecto al mayo francés es que usa las palabras que reproduje al iniciar esta parte: un devenir revolucionario sin porvenir de revolución. dado que no queda otra cosa que hacer. o de todas en general. de no dejar de devenir minoritario. en este momento no puede haber gobiernos de izquierda. esto es parte del revisionismo actual: hay un Furet que descubre que Revolución Francesa no estuvo tan bien como parecía. Después de aclarar que. la transmutación de los flujos por los que la vida escapa del resentimiento de las personas y de las sociedades. Y como no hay ni pasado ni futuro. Constituye la posibilidad. Los historiadores se preocupan por el porvenir de una revolución. Pero no se ocupan de ¿cómo y por qué la gente deviene revolucionaria? El devenir revolucionario es lo que se espera de la personas en situación de dominación o de opresión. Deleuze valora la literatura inglesa y la norteamericana porque ellas constituyen un constante proceso de experimentación. son captados en sus partículas a la vez que sus flujos se conjugan con el mío. Según Deleuze. todo el mundo lo sabe. nada se sabe de antemano. el fracaso de la revolución no impide que la gente en ellas haya devenido revolucionaria. sino porque la . el agua. Todas las revoluciones fracasan. Escribir no tiene otra función: ser un flujo que se conjuga con otros flujos: todos los devenires minoritarios del mundo. Todo lo que sigue. El Devenir es también un modo de resistir al poder que se puede considerar por lo tanto un modo de hacer política: un devenir revolucionario sin porvenir de revolución. según él. Nuevamente el empirista. valoran el mayo francés porque este constituye un devenir revolucionario de la gente. La escritura realiza la conjunción. Pero la gente se confunde. lo que significa que la izquierda nunca es mayoritaria en tanto que izquierda. a su modo de ver. procesos de experimentación y de experiencia. Y no por un problema de cantidad. Verdaderamente la escritura busca llevar la vida a un estado de fuerza no personal. Sólo hay exploraciones. de enfrentarse por fin con la gente en su realidad.En las líneas de fuga tan sólo puede haber una cosa: experimentación-vida. dice Deleuze en el Abecedario. Como ya les dije. pues condujo a Napoleón. Se mezclan dos cosas absolutamente diferentes: el devenir y la historia. Afirma que ser de izquierda es un problema de devenir. pero en este momento muchos fingen descubrirlo. instantáneo y mutante. el sonido. Un flujo es algo intensivo. Todo el mundo sabe que la Revolución francesa fracasó. Me parece que Saer puede ser incluido en el equipo.

hablaba de un devenir-negro. De alguna forma. Hay un devenir-negro de la pintura. Según Deleuze. ¿y el devenir de la gente? ¿Nos reserva Europa devenires extraños. y con su más acá. los seguros. esas minorías que no cesan de resucitar y de resistir. Lo que importa en los Estados de derecho no son los derechos adquiridos y codificados. Su interés por los nómadas es porque son un devenir y no forman parte de la historia. de la necesidad de conciliar los sistemas bancarios. Tengo la impresión de que esto puede transformar profundamente los modos de subjetivación. sino porque este nombre califica las condiciones revolucionarias de cualquier literatura dentro del seno de otra literatura mayor o establecida. En Occidente. En el más allá reina el dinero. el patrón que supone toda mayoría es: humano. las policías. un devenir-negro de la música. De este modo se queja: Nos hablan del futuro de Europa. las empresas. aunque pueden incluirse en una especie de patrón secundario en relación al patrón establecido del hombre occidental… El varón adulto que responde al patrón no tiene devenir. nuevos 68? Nadie parece pensar en eso. Los devenires no son la historia. habitante de las ciudades. las minorías. un devenir diferencial que rechaza la subjetivación capitalística. no porque sea más o menos reconocida que la literatura mayor. pues las palabras son tan imbéciles. el mercado mundial único. La izquierda es el conjunto de los procesos de devenires minoritarios. varón. un devenir-medio-ambiente. Aparecen bajo formas inesperadas. sus paisajes. Por eso también en literatura habla de literatura menor. adulto. los devenires. pero. también ese devenir-negro habla a otras categorías etnográficas. animales. Carecen de un patrón. consensus…. los mercados interiores. un devenirtoma-de-conciencia de lo que son los rostros de Brasil. Las mujeres tienen un devenir mujer. Nadie parece preocuparse por lo intempestivo. o devenir animal y en ese momento iniciar procesos minoritarios. En el más acá. así como se podría decir que hay un devenir minoritario de la literatura —rechazo de la inscripción de la literatura en las formas dominantes. en Iluminaciones. los devenires escapan al control. sólo se puede pensar el Estado en relación con su más allá. Pero sí puede devenir mujer. consensus. pues la historia piensa casi siempre en términos de pasado. Arthur Rimbaud. sino todo lo que actualmente es problemático .mayoría supone un patrón. en las líneas de fuga. presente y porvenir. Joyce es uno de los que han dicho algo de esto. sus realidades vegetales. etc. Y refiriéndose a Brasil dice Guattari: Pero también un devenir… no sé cómo calificarlo. la “gente”.

los “devenires” tienen más importancia que la historia. La única oportunidad de los hombres está en el devenir revolucionario. sino justamente ideas. ocupa y propaga. de elementos tecnológicos y de aparatos de Estado. El esquizoanálisis hace un esfuerzo de movilización de las formaciones colectivas y/o individuales. Que sin duda es algo muy cercano pero también muy alejado de los problemas históricos. una peculiar composición de hombres. En este sentido. de los espacios. de los devenires. También los filósofos deberían decir y hacer lo mismo: no ideas justas. Estos comentarios de Deleuze sobre Godard me parece aportan algo sobre los temas que venimos tratando: “Hay una hermosa fórmula de Godard: no una imagen justa. La máquina de guerra es un tipo de espacio. el inconciente construye máquinas. objetivas y/o subjetivas. sino justamente una imagen. con sus coeficientes de fortuna y de peligro. sino productivo. Porque las ideas justas . propio de la cultura arborescente. maquina. es lo único que puede exorcizar la vergüenza o responder a lo intolerable. no quiere decir nada. deja siempre una cierta incertidumbre respecto a si lo construyeron o no. El espacio liso es un espacio nómada. Una máquina de guerra puede ser mucho más revolucionaria o artística que bélica. su objeto es un espacio muy especial. sedentario. que son las del deseo. la máquina de guerra no tiene por objeto la guerra. el espacio liso que compone. cósmicos… Así lo caracterizan en el Antiedipo: El esquizoanálisis renuncia a toda interpretación. Lo que llaman “esquizo-análisis” es al análisis de las líneas. hay un concepto que no nombre: el de “máquina de guerra”. La “máquina de guerra” como una disposición lineal construida sobre líneas de fuga. lo mismo pasa con los espacios lisos y estriados. En cambio. ya que deliberadamente renuncia a descubrir un material inconciente: el inconciente. Se trata de cosas muy distintas. Pero nunca hay que olvidar que las líneas de fuga no son necesariamente buenas. y cuyo uso y funcionamiento el esquizoanálisis descubre en la inmanencia con las máquinas sociales. En Mil Mesetas.en el seno del derecho y que hace que lo adquirido corra siempre el riesgo de volver a ser cuestionado. El inconciente no dice nada. inseparable del espacio estriado. Junto a las máquinas. ya citadas en el encuentro anterior. No es expresivo o representativo. En una cartografía sólo podemos marcar caminos y movimientos. El nomadismo es exactamente esta combinación entre máquina de guerra y espacio liso. Como siempre al hablar de los conceptos creados Deleuze dice: intentamos construir un concepto. vegetales. de los devenires humanos y/o animales. es un espacio rizomático. Y de eso hay mucho en todas partes.

no consiste en hacer como. son ideas que sirven para verificar tal o cual cosa. Y también las imágenes y los sonidos. El condenado y su esposa. las cosas pasan siempre en esta línea de fuga. no consiste en imitar a los animales. que implica a ambos en un desarrollo no paralelo. una línea de fuga. Los fuertes no son quienes ocupan uno u otro campo. ¿qué es la Y? La Y no es uno ni otro.” Y esto nos conduce nuevamente al tema de la multiplicidad y de la Y. Si no es elemento ni conjunto de elementos. o devenir niño. pero sin dejar de ser uno mismo. en ella tienen lugar los devenires y se planean las revoluciones. Hay toda una micropolítica de las fronteras que se opone a la macropolítica de los grandes conjuntos. es un movimiento puramente inmanente. no tiene objetivo fuera de él. hacer visible lo imperceptible. sino por las cualidades de su transcurso y por la potencia de su continuación. es la frontera. o devenir mujer. en una fuga o en un flujo en el que ya no es posible determinar quién persigue a quién ni con qué fin. sino algo real. porque siempre hay una frontera. las mujeres o los niños o en convertirse en animal. Kafka o Lautréamont son más significativos para la creación de nuevos modos de producción de la subjetividad que los maestros del psicoanálisis. completamente real. Mediante los diferentes devenires se establecen relaciones con lo otro. El devenir no es una imitación. aunque sea casi imperceptible. mujer o . Los gestos del relojero en su taller de relojería y cuando está en la mesa de montaje: están separados por una frontera imperceptible que no pertenece a un lado ni al otro. Guattari considera que Proust. Mientras que “justamente ideas” implica un devenir presente.son siempre ideas que se ajustan a las significaciones dominantes o a las consignas establecidas. Los devenires son procesos. los cuales no pueden juzgarse por los resultados que alcanzan. La madre y el niño. es decir. aunque no se vea. que establece una relación distinta a la que se da entre los elementos o los conjuntos. sin embargo. O bien mostrar algo simple. sino en el nivel de la producción de subjetividad. no es nada imaginario. La problemática micropolítica no se sitúa en el nivel de la representación. pero que quiebra todas las demostraciones. un tartamudeo de las ideas que no puede expresarse sino a modo de preguntas que cierran el paso a toda respuesta. está siempre entre los dos. Así devenir animal. incluso aunque se trate del porvenir de la revolución. Este devenir real. lo potente es la frontera. No obstante. incluso aunque se trate de algo futuro. La finalidad de Godard es “ver las fronteras”. no produce otra cosa que él mismo.

. La mayoría. Además. el afecto. por eso no hay un devenir hombre. en relación con el territorio y con la Tierra.. sino en términos de poder. se produce siempre en una sola dirección.. exterior y visible. el pequeño y el gran ritornelo. pero sometidas u olvidadas. ya que el hombre es la postura mayoritaria siempre. Me refiero a procesos de pensamiento. la música. según Deleuze. el percepto y el concepto son tres potencias inseparables que van del arte a la filosofía y viceversa. ya sabemos que los resultados y las consecuencias no interesan. a elipses de pensamiento. el devenir es siempre un agenciamiento que pueden construir sus propios modos de subjetivación La micropolítica consiste en crear un agenciamiento que permita. sólo el acontecimiento casi imperceptible e intempestivo. que esos procesos se apoyen unos en otros. y. Aunque queda por decir. Hay una historia del pensamiento que no se reduce a la influencia sociológica o a la influencia. hace cien años. y no por filiación. lo rechazado.. por infección. con la presencia de las nubes no históricas y un estar en las nubes que no constituye una evasión de la realidad. y no por descendencia. de cuyo análisis hay un bosquejo en Mil Mesetas: el ritornelo entraña las tres potencias. Lo más difícil es. nos pone en contacto con esas minorías que tenemos en nosotros. por parentesco. lo sometido. Y con esto volvemos de algún modo al punto de partida. . desde fuera no se ve. con una banda. intensificándose. la minoría. Hemos querido convertir el ritornelo en uno de nuestros conceptos principales. Hay todo un devenir del pensamiento que es algo muy misterioso y que habría que lograr definir. actúa por contagio. Lo minoritario es siempre lo oprimido. el devenir nos pone en contacto con la pluralidad. para mí. El devenir. Uno deviene otro por afinidad. lo olvidado. vinculado. pone en contacto ciertas partículas nuestras con ciertas partículas de aquello en lo que devenimos. sino en recuperar los aspectos que de animal. Tal vez estemos en el juego de devenir nubes o nubosidades o orderitos. El devenir es disimétrico. Por otra parte. y que hace que tal vez no pensemos hoy de la misma manera que. y esto lo separa de la pura imitación. El devenir es molecular. hay que entenderlas aquí no en términos numéricos. de lo mayoritario a lo minoritario. por amistad. por el contrario.niño. Todo devenir es minoritario. Por último Deleuze nos dice: yo creo en una especie de devenir del pensamiento. El devenir es también imperceptible. mujer o niño hay en todos y establecer con todos estos aspectos una relación sincrónica. evidentemente.