ASOCIACIÓN CULTURAL DANZA GETXO

CENTRO DE DOCUMENTACIÓN Y ESTUDIOS DE DANZA

PEDAGOGÍA DE LA DANZA
Sylvia Fuentes

Asociación Cultural Danza Getxo
(Bizkaia)

Número 3

CUADERNOS DE DANZA
NÚMERO 3:
PEDAGOGÍA DE LA DANZA
Editado por la Asociación Cultural Danza Getxo

© Sylvia Fuentes, 2008
Reg. Nº BI-505-07
Todas las imágenes tienen derecho de autor. no se pueden reproducir partes de este libro
sin previa autorización de los autores.
PARA CONTACTO Y PEDIDOS:
danzagetxo@gmail.com
Diseño y Maquetación: Fernando Caballero
Impreso en Bilbao
Esta monografía ha sido realizada con subvenciones de la Diputación Foral de Bizkaia
y del Departamento de Cultura del Gobierno Vasco

Quiero dedicar este libro a ANA ROSA TERCERO, gran maestra de ballet y
persona excepcional. Su pasión por la danza, su entusiasmo incansable y sus
enormes ganas de trabajar, mejorar y superarse me han servido de inspiración y
guía durante muchos años. Con toda mi admiración y con un gran cariño,
GRACIAS.

ÍNDICE

Introducción .............................................................................................................. 7
1. Enseñanza y aprendizaje ....................................................................................... 9
2. Los modelos educativos ...................................................................................... 19
3. Los estilos de enseñanza ..................................................................................... 27
4. La danza en las aulas ........................................................................................... 37
5. Factores psicológicos en la enseñanza de danza a niños
y adolescentes .................................................................................................... 53
6. Habilidades según niveles y edades ................................................................... 73
7. Aprendizaje motor ............................................................................................... 97
8. Expresión corporal ............................................................................................ 111
9. Composición y movimiento .............................................................................. 123
1. El cuerpo y la danza ..................................................................................... 124
2. Aspectos técnicos de la danza ..................................................................... 132
3. creación coreográfica ................................................................................... 153
Biblografía ............................................................................................................. 159
Notas ...................................................................................................................... 163

6

INTRODUCCIÓN

E

n esta monografía dedicada a la pedagogía de la danza nos hemos propuesto
sintetizar y presentar algunos de los aspectos más destacados de la enseñanza
de la danza en el contexto de la educación reglada.
La danza en la escuela tiene un carácter netamente diferente al de las academias
privadas y conservatorios, encaminados a la formación de profesionales. En la escuela la
danza se busca ante todo el desarrollo psicoemocional y físico de los alumnos a través de
la exploración creativa del movimiento. No se trata de hacer de los alumnos expertos en
un estilo de danza, sino acercarles a la disciplina en conjunto, ofreciéndoles herramientas
de trabajo para desarrollar otros modos de comunicación y expresión.
La danza en términos pedagógicos se propone como un proceso de aprendizaje y
maduración. El proceso creativo y emocional prima sobre el fin de lograr una ejecución más
o menos perfecta de pasos y coreografías. En las páginas que siguen analizamos el qué y
el cómo de la enseñanza de la danza en los diferentes niveles escolares.
El capítulo primero es una introducción al tema de la enseñanza y el aprendizaje.
Veremos cuál es el papel del maestro de danza en las aulas, el progreso pedagógico que
se sigue al enseñar esta disciplina y los valores educativos que se transmiten con su
aprendizaje.
El capítulo segundo presenta los tres modelos educativos más importantes que se han
dado al enseñar danza en el colegio: el modelo Laban, enfocado a la creatividad y la
exploración libre del movimiento; el modelo profesional, inspirado por la enseñanza de
la danza en academias y conservatorios y encaminado a la formación de bailarines
profesionales; y el modelo actual, que basándose en algunas características de los dos
anteriores, propone una enseñanza con rasgos personales y más adecuada a los fines
educativos de los niños y niñas en el sistema educativo reglado.
7

PEDAGOGÍA DE LA DANZA

En el capítulo tercero abordamos los diferentes estilos de enseñanza que los maestros
pueden adoptar según las circunstancias concretas que vivan en el aula y las necesidades
de los alumnos en cada momento.
El capítulo cuarto está dedicado a aspectos prácticos de la gestión de la clase y la
organización del curso, desde las metas propuestas hasta los resultados finales y su
evaluación.
En el capítulo quinto nos hemos centrado en las necesidades emocionales y psicológicas
de los alumnos a la hora de aprender y de los maestros a la hora de enseñar. Se da
importancia especial a aquellas áreas que más influyen en el rendimiento psíquico y físico
de los alumnos y alumnas: la motivación, la autoestima, la atención y concentración, el
control de situaciones estresantes y conceptos como el esfuerzo y la perseverancia.
El capítulo sexto hace un repaso breve de los logros físico y mentales que se puede
esperar de los alumnos y alumnas según su edad, algo especialmente útil a la hora de
elaborar el currículo de danza.
Los capítulos séptimo y octavo ofrecen una visión sobre el aprendizaje motor y la
expresión corporal como base para el desarrollo de la composición y el movimiento, que
es el centro del capítulo noveno y último. En él encontraremos tanto teoría como práctica
del trabajo corporal y artístico en el aula: el espacio, el movimiento, el tiempo o la
coreografía.

ACLARACIÓN
A lo largo de todo este libro hemos usado preferentemente el género
masculino para referirnos a los y las protagonistas de la danza: niños, alumnos,
maestros, coreógrafos,.... Nos parece importante destacar que este uso se ha
hecho por comodidad y por estilo literario y que en todo caso siempre nos
referimos a los dos géneros (“niños y niñas”, “alumnos y alumnas”, “maestros y
maestras”), lo cual es especialmente importante en una profesión netamente
feminizada como es la danza, donde la gran parte de los pedagogos y los
profesionales son mujeres.
8

CAPÍTULO 1

ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE

9

10

1. QUÉ ES LA DANZA

E

n su definición más amplia, la danza es el movimiento rítmico del cuerpo
humano en el espacio, normalmente acompañado de música, que se realiza
en base a movimientos improvisados o con pasos fijados de antemano y
realizado con un propósito.
Aunque hay especies animales que utilizan “danzas” con fines sociales o reproductivos,
la danza en sí es una creación humana y un vehículo de expresión de emociones,
pensamientos, sentimientos, reglas sociales, creencias y valores, o simplemente mera
diversión.
La danza como lenguaje no verbal es probablemente la más antigua forma de
comunicación usada por los primeros humanos. Desde entonces se ha desarrollado y ha
servido principalmente como vehículo de expresión social y cultural. Incluso hoy en día,
cuando se considera que la danza es expresión artística, lo que se expresa son
determinados valores y tradiciones culturales de los pueblos que la representan. Valores
que no son estáticos, que cambian con el tiempo igual que cambia la danza, que es reflejo
de la sociedad que la crea.
La danza en la escuela tiene este mismo valor social y cultural, ya que se basa en las
doctrinas pedagógicas de la sociedad occidental: la idea de que la formación de los niños y
niñas debe ser polivalente y completa, incluyendo tanto conocimientos prácticos, científicos
y técnicos como otros de tipo artístico y creativo, además de la educación física del cuerpo.
La danza es un vehículo pedagógico de gran importancia porque no sólo enseña pasos y
movimientos o ayuda a la expresión artística y emocional de los niños, sino que además
transmite y fomenta valores éticos como la tolerancia, la cultura del esfuerzo, el trabajo en
equipo, la resolución de problemas y la independencia. Además sirve para conocer y
comprender otras culturas y tradiciones a través de piezas coreográficas (argumentos e
historias) y estilos de danza de diversos orígenes.
11

PEDAGOGÍA DE LA DANZA

La danza comienza en la educación. Para que la danza pueda ser conocida y expresada,
alguien debe enseñarla y alguien debe aprenderla. La danza se ha transmitido de
generación en generación durante siglos y esto ha creado un corpus de conocimientos y
tradiciones muy amplio que incluye desde las danzas populares hasta las formas más
estilizadas, como la danza clásica.
2. ENSEÑANZA DE LA DANZA
La danza como profesión es una creación relativamente reciente. Fue el rey Luís XIV de
Francia quien creó la primera escuela de danza profesional en el palacio de Versalles en
1661. Los intérpretes de la danza pasaron a ser profesionales educados en esta disciplina
y representaban sus bailes en público.
Hay dos vertientes de enseñanza de la danza en la actualidad: la que se imparte en
academias y conservatorios, y la danza en la escuela. 
En academias de danza privadas los alumnos tienen diversos motivos para querer
bailar: por mera diversión o con intención de ir preparándose para ser bailarines
profesionales. En ambos casos, la enseñanza es de tipo “informal”: las clases pueden
ser muy rigurosas y completas, pero normalmente no ofrecen una titulación oficial. 
En los conservatorios la educación es formal y ofrece una titulación de grado
medio o superior semejante a los estudios de música o universitarios. Los
estudiantes están encaminados a la profesionalización, tanto como intérpretes
como coreógrafos o maestros. 
En la escuela la danza tiene otro sentido totalmente diferente. Forma parte del
currículo educativo de la enseñanza obligatoria y por lo tanto evaluable, aunque se
trate de una materia optativa en la mayoría de los casos.

La danza en la escuela
Lo más significativo en la danza en la escuela es que importa más el proceso de
aprendizaje que el resultado final1. El desarrollo físico, emocional y artístico consecuente
a la enseñanza de la danza es más importante que la calidad técnica que tenga el producto
12

ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE

final, la pieza coreográfica. Lo que enriquece al niño es la posibilidad de desplegar su
creatividad y de expresarse mediante el movimiento combinado con la música. La
enseñanza de la danza se da por medio de un currículo bien diseñado para que se
practiquen las cualidades motoras, físicas y creativas según la edad y nivel que se tenga.
En este sentido no se trata simplemente de que los niños exploren el movimiento, sino de
que aprendan una serie de contenidos prácticos y teóricos con un sentido pedagógico
coherente.
Esto no significa que el resultado final no sea importante: la enseñanza de la danza tiene
tres vertientes: aprendizaje, creación y apreciación. En la creación se une tanto la creatividad
(ser capaces de componer danzas originales a partir de los conocimientos que se adquieren)
como la interpretación de esas piezas creadas por los alumnos. Estas piezas creadas e
interpretadas serían el reflejo de lo aprendido en las clases durante un curso, y por lo tanto,
el resultado final de ese proceso, el producto del aprendizaje.
El maestro de danza
En danza los maestros tienen el mismo papel que en cualquier otra asignatura escolar:
enseñar un currículo determinado poniendo énfasis en el proceso de aprendizaje y en las
características individuales de los estudiantes.
Aunque sea de carácter artístico y tenga unas peculiaridades que la diferencian de otras
asignaturas, la danza puede ser observada y evaluada con criterios académicos. Pero no
basta con evaluar la parte física o técnica, sino que debe saber apreciar muchos matices en
los tres campos antes citados: 
El aprendizaje: según la edad y condición técnica de la que se parte, se lograrán
unos avances cualitativos y cuantitativos. Se aprenden habilidades específicas como
la flexibilidad, coordinación, fuerza y la ejecución de pasos y movimientos tanto
universales como específicos a cada estilo. 
Creación e interpretación: Con las enseñanzas técnicas y artísticas recibidas y
aplicando la imaginación y la creatividad, se componen piezas basadas en
principios coreográficos para presentarlas en público. 
Apreciación: ¿Son capaces los alumnos de aplicar su sensibilidad artística y el
pensamiento crítico en la apreciación de piezas de danza que ven como
13

PEDAGOGÍA DE LA DANZA

espectadores? La educación artística incluye el conocimiento de los principios
universales de la estética y del arte para apreciar y responder emocionalmente a los
espectáculos de danza.

3. VALORES EDUCATIVOS Y PROCESO PEDAGÓGICO
VALORES EDUCATIVOS
La danza ofrece muchos beneficios educativos y sociales a los niños que la practican
dentro del ámbito escolar.
En el desarrollo físico del niño, ayuda a: 
Tener conciencia del propio cuerpo. La buena imagen corporal que el niño logra
con ello aumenta la seguridad y confianza que tiene en sí mismo. 
Mejorar la capacidad motora, el control de la fuerza y energía, la coordinación
corporal. 
Su sentido rítmico mejora. 

Domina las relaciones espaciales y temporales.
En el plano artístico: 
Desarrolla el pensamiento crítico. 

Aprende a conocer y apreciar manifestaciones artísticas de otras culturas y de otras
disciplinas, enriqueciendo el conjunto de su vida. 
Tiene oportunidad de explorar y desplegar su creatividad, busca soluciones
creativas a los problemas planteados y adquiere nuevas perspectivas sobre la
resolución de conflictos.

En lo social: 
Aprende aspectos inéditos sobre la naturaleza humana y la cultura propia y ajena.
14

ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE 

Desarrolla cualidades como la autodisciplina, la persistencia, el trabajo en grupo y
la colaboración, la independencia, la superación de errores y la cultura del esfuerzo. 
Es muy positivo para la motivación en otros ámbitos académicos y con otras
asignaturas. 
Ayuda a mejorar la interacción social. 

Puede ser de gran utilidad en su vertiente terapéutica para tratar a alumnos con
necesidades especiales.

15

PEDAGOGÍA DE LA DANZA

EL PROCESO PEDAGÓGICO
Hay aspectos técnicos que los alumnos deben dominar: mover el cuerpo de manera
rítmica, con consciencia del espacio, en solitario y en compañía de otros, pasos concretos
que tiene que saber reproducir, dar calidad al movimiento, conocer y explorar los
principios de la creación y comprender y expresar emociones a través de su danza.
Esto se hará con rigor, pero prestando más atención al proceso de aprendizaje y cambio
que a la interpretación precisa de los movimientos dados.
La toma de consciencia del cuerpo como un vehículo de expresión, comunicación y
creación es posiblemente el objetivo más importante de los marcados en la danza escolar.
Los juegos y el aspecto lúdico deben estar siempre presentes en el aula, especialmente con
los alumnos más pequeños. El juego es la herramienta de aprendizaje natural de los niños,
por lo que no hay que descuidarlo ni infravalorarlo.
Los niños tienen grandes dosis de curiosidad, creatividad y dotes observadoras. Gran
parte de la danza se aprende por observación e imitación. Las explicaciones deben ser
claras y no excesivas. Con los niños más pequeños las explicaciones del movimiento deben
ser reducidas al máximo, pero se pueden usar alegorías y metáforas para que entiendan lo
que se pide de ellos.
Los niños aprenden explorando, por lo cual hay que dejarles tiempo para practicar lo
que han aprendido. Sin embargo, los ejercicios no deben ser demasiado largos ni
complejos, porque la capacidad de atención es limitada y si se cae en el aburrimiento no
se lograrán los objetivos propuestos. Según los niños crezcan, sin embargo, adquirirán más
capacidad de concentración y perseverancia para repetir y perfeccionar los ejercicios.
La parte creativa debe ser estimulada con ejercicios de composición libre: improvisación
o creación coreográfica original. Aunque sean “libres”, deben seguir unas directrices
propuestas por el maestro en las que se reflejen los aspectos técnicos y artísticos que se han
aprendido en el aula.
4. LA EDAD Y LAS POSIBILIDADES DE APRENDIZAJE
Es importante considerar la edad de los alumnos para fijar los objetivos generales y
concretos del currículo de danza. Esto se aplica en todas las asignaturas, pero en danza
hasta hace poco sólo se había desarrollado en lo relativo a la enseñanza de la danza
profesional, no en los colegios.
16

ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE

En la actualidad el currículo de danza escolar se basa en edades y grados, y según las
posibilidades emocionales, motoras e intelectuales de los niños se diseñan ejercicios y se
fijan objetivos a alcanzar y evaluar.
Kassing (2003), los divide de la siguiente manera:
3 a 5 años:

Son inquisitivos, exuberantes, emocionales, erráticos, se distraen
fácilmente y se mueven sin parar. Tienen una capacidad de atención
muy corta (menos de 20 minutos) y tienen dificultades para separarse de
la compañía de sus padres. Se cansan fácilmente. Sus huesos todavía
están sin formar. No son capaces de diferenciar la derecha de la izquierda

3 a 5 años:

Se pueden concentrar 20 minutos o más en una actividad concreta, les
gustan las actividades vigorosas, diferencian derecha e izquierda, buscan
la atención de los adultos, les gusta hacer las cosas a su manera y ponen
a prueba los límites de los maestros, desarrollan amistades, vocabulario
y su comprensión de conceptos aumenta. Pueden seguir instrucciones y
tienen conocimiento de reglas y medidas de seguridad.

9 a 14 años:

Son más aptos físicamente, tienen mejor desarrollo motor, están más
interesados en las reglas, son más intensos y emocionales. Tienen mayor
capacidad de concentración, desarrollan habilidades de gestión,
entienden las relaciones causales. Los chicos son físicamente más fuertes
que las chicas. En este estadio ocurren intensos cambios físicos y
emocionales. Las diferencias personales y los intereses personales son más
acusados. Hay bastantes diferencias en el desarrollo y en la madurez en
este grupo.

15 a 18 años:

Han mejorado la coordinación motora, los huesos continúan creciendo
y se completa la etapa de la pubertad. Participan en actividades
prolongadas, resuelven problemas con pensamiento crítico, forman su
identidad personal, se identifican con sus pares, son críticos con los
adultos y con la gente que tiene poder. Sus emociones y comportamientos
pueden ser volátiles.

Este tema lo veremos con más detalle en el capítulo 6.
17

PEDAGOGÍA DE LA DANZA

5. CONOCIMIENTO DE LA ENSEÑANZA DE LA DANZA
Los maestros de danza en academias y conservatorios normalmente han sido o se han
formado como bailarines profesionales. Ser bailarín no garantiza ser buen pedagogo, pero
para enseñar danza es imprescindible conocer y dominar los principios técnicos y artísticos
del estilo o estilos que se imparten.
En los colegios los maestros posiblemente no tengan una formación tan completa en
danza. Sin embargo sí deben tener un conocimiento más que básico de la disciplina que
desean enseñar.
CONOCIMIENTO DE BASE
Un conocimiento de base (que no meramente básico) de la danza incluye: 
La definición del estilo o estilos que se van a enseñar, con sus características
técnicas y artísticas; el vocabulario de cada estilo concreto, con los nombres de los
movimientos y pasos, figuras y conceptos; la historia del contexto en el cual la
danza se creó y su evolución a lo largo del tiempo. 
El material pedagógico disponible, incluyendo libros, revistas, diccionarios,
música y videos. 
Conocimientos precisos sobre ejercicio físico y salud, incluyendo las maneras
correctas de calentar y enfriar, acondicionamiento físico general y métodos para evitar
el abuso de ejercicio físico y fomentar la buena alimentación. 

Conocimiento del entorno en el que enseña: el colegio en general y su clase en
concreto: características y personalidad de los alumnos, edades y niveles, número de
horas semanales dedicadas a la danza, el material con el que se cuenta en el aula
(colchonetas, balones, aros, barras, espejos, gomas, equipo de música, ...)
OTROS CONOCIMIENTOS 
Conocimientos sobre métodos de enseñanza y gestión de la clase. 
Modelos educativos y estilos de aprendizaje. 

Nociones de psico-pedagogía, aprendizaje motor y expresión corporal.
Estos temas los iremos examinando detenidamente en los siguientes capítulos.
18

CAPÍTULO 2

LOS MODELOS EDUCATIVOS

19

PEDAGOGÍA DE LA DANZA

L

a danza ha entrado en los colegios de nuestro país recientemente y de manera
discreta. Las sucesivas reformas educativas han traído esta forma artística a las
aulas de manera tardía en comparación con los países de nuestro entorno.

El currículo de danza en el colegio está todavía siendo definido y busca su propio
espacio, a medio camino entre la educación física, la expresión corporal y las formas de
danza tradicionales (clásica, moderna, folclórica,...) Esto no es ni más ni menos que el
reflejo de lo que se espera de los modelos de enseñanza, que deben ser dinámicos para
adaptarse a los tiempos cambiantes. Según dice Smith-Autard (2002) “Los cambios se dan
en la enseñanza antes de que exista un marco teórico; primero viene la práctica (de esos
cambios) y después se elabora la teoría. Más tarde esa teoría sirve como modelo teórico en
la enseñanza”
En otros países con más experiencia en la creación de modelos de enseñanza de la
danza observamos que han pasado por diversas etapas de definición y redefinición de lo
que debe ser esta disciplina en el marco de la educación obligatoria. A grandes rasgos han
predominado dos modelos (el “modelo Laban” y el “modelo profesional”) que poco a poco
han derivado, con la experiencia que da el tiempo y atendiendo a los cambios en la
sociedad, en uno intermedio, llamado “arte de la danza en la educación”.
El “arte de la danza en la educación” se basa en los tres pilares que hemos visto
anteriormente:
Creación
Interpretación
Apreciación
20

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful