You are on page 1of 14

DESÓRDENES REPRODUCTIVOS EN LA HEMBRA CAMÉLIDA El diagnóstico y tratamiento de las enfermedades reproductivas en Camélidos rápidamente se está transformando en una parte

importante de la atención veterinaria para proveer a la industria Camelidae, especialmente en el comercio de animales genéticamente superiores. Las enfermedades reproductivas y la infertilidad en la hembra se pueden ubicar en una de 4 categorías de quejas: 1. Fallo de la hembra para quedar gestante (Síndrome de Repetición del Celo). 2. Fallo para mantener la gestación después de la monta y concepción (muerte embrionaria precoz, pérdida del feto ó aborto). 3. Fallo para completar la monta debido a problemas físicos ó de comportamiento (dificultades de intromisión, no aceptación del macho). 4. Observación de anormalidades en los genitales (conformación anormal ó lesiones de la vulva y periné, descarga vaginal anormal, etc.). El fallo ovulatorio en Camelidae después de una monta adecuada puede ser una causa de repetición del celo. La tasa de ovulación oscila desde un 80 hasta un 90% en un rebaño con un buen sistema de manejo [1,2]. El fallo de la ovulación puede estar causado por una inadecuada liberación de LH en respuesta a la cópula [1,3]. Esta falta ó insuficiente descarga de LH puede estar ocasionada por una disfunción hipotalámico pituitaria ó por un efecto estimulatorio reducido de la cópula. Se ha demostrado que en el camello Bactriano, algunos machos pueden presentar baja fertilidad porque tienden a registrar bajas tasas de ovulación al compararlos con otros [4]. En estos casos se ha sugerido que existe una reducción de la potencia ó concentración de un factor semejante a la GnRH presente en el semen que provoca la ovulación [5]. Una tendencia similar fue observada en alpacas por el autor. Los factores que interfieren con el transporte del huevo en la bursa (por ejemplo bursitis) y oviducto (por ejemplo salpingitis; oclusiones) ó que alteran la viabilidad del semen y su transporte (adherencia uterina, endometritis, obstrucción de la unión útero-tubal) pueden ser la causa de la repetición del celo. La incapacidad para completar la cópula es una causa frecuente de fallo en la fertilización. Ello se debe a la falta de intromisión ó la intromisión parcial sin eyaculación. Las dificultades con la intromisión se encuentran en presencia de anomalías vaginales ó del vestíbulo (por ejemplo, adherencias parciales ó totales ó himen persistente no perforado) ó discrepancias en tamaño entre el macho y la hembra [6]. En el dromedario, la muerte embrionaria precoz es usualmente entre un 8 y un 32% dependiendo de las condiciones de crianza [6]. La mayor parte de las pérdidas de gestación se deben a la pérdida embrionaria precoz que ocurre antes del día 45 y por consiguiente pasan inadvertidas como en la llama y la alpaca. La razón que explique tan alta incidencia de mortalidad embrionaria en Camelidae no está clara. En informes anteriores se ha sugerido que el lado de la ovulación puede tener un efecto, ya que todas las gestaciones evolucionan en el cuerno izquierdo, pero ahora está bien establecido que el mantenimiento de la gestación es igual aunque la ovulación ocurra en el ovario izquierdo ó derecho [2]. Algunas de las posibles etiologías de muerte embrionaria en Camelidae incluyen factores genéticos ó ambientales, disfunción del cuerpo lúteo y patologías del útero tales como infección ó fibrosis. Los errores de manejo explican el elevado número de casos de infertilidad publicados debido al síndrome de repetición de celo. En un estudio de campo se observó que el 45% de todas las hembras dromedarios presentadas para el apareamiento no tenían estructuras foliculares en los ovarios ó solo presentaban folículos menores de 9 mm. Otros errores de manejo incluyen el apareamiento con un macho joven, el empleo excesivo de machos, la falta de verificación de la intromisión durante la cópula. El diagnóstico preciso de la causa de repetición de celo se basa en la historia del animal y del rebaño; la evaluación clínica de la hembra y los hallazgos de laboratorio. El examen inicial debe incluir al menos palpación rectal, ultrasonografía, examen vaginal y cultivo uterino. La biopsia uterina se indicará especialmente si existe evidencia repetida de pérdida embrionaria temprana ó aborto si la hembra es vieja. El objetivo de la evaluación es establecer la normalidad del tracto genital (ausencia macroscópica de anormalidades congénitas y adquiridas), desarrollo folicular, habilidad para ovular en respuesta a la

Los quistes hemorrágicos tienen una pared más gruesa que los quistes foliculares y una eco-textura peculiar semejando un hematoma (Fig. Los quistes ováricos se describen de acuerdo con la estructura involucrada y su apariencia. gris-amarillento y de menor tamaño que el quiste folicular. midiendo de 0.10] y en el camello Bactriano [11]. Los quistes pueden ser simples ó múltiples.14]. Estos pueden ser únicos ó múltiples. Usualmente los quistes lúteos son únicos. tal estado quístico ovárico no está bien documentado como en el ganado u otros animales domésticos. quistes del cuerpo lúteo ó del cuerpo hemorrágico según las características histológicas ó físicas [12].6 y 458. Estos quistes lúteos son relativamente fáciles de identificar por ultrasonografía. La detección de la ovulación y la evaluación de la función lútea se efectúan por la determinación de la concentración de progesterona plasmática en una muestra de sangre tomada 7 a 8 días después del apareamiento. Estas estructuras pueden ser suficientemente grandes para ser visualizadas por ultrasonografía y tienen la apariencia de un folículo. Quistes ováricos ó folículos anovulatorios. redondos u ovales.2. [pic] Figura 2. Se originan de la luteinización del quiste folicular. Quistes para-ováricos. Su efecto sobre la fertilidad es desconocido (Fig. De hecho.8 y 65 ng/ml respectivamente [9]. Enfermedades de los ovarios y de la bursa ovárica Las patologías del ovario y particularmente de las adherencias de la bursa ovárica son responsables de un gran número de problemas de infertilidad desde hace mucho tiempo en el dromedario [8]. abajo: ultrasonograma típico de un folículo anovulatorio). ya que la ovulación en estas especies es inducida [2]. de pared gruesa. [pic] Figura 1. Los quistes foliculares y hemorrágicos son una evolución normal del folículo no ovulatorio en el 30 al 40% de las hembras [1.1 pg/ml y 47. Los quistes foliculares solo se han descrito en camellos Bactrianos y están asociados con la infertilidad [13]. Estas estructuras son relativamente comunes en hembras no cubiertas. unilaterales ó bilaterales. La determinación de estrógenos se indica cuando no se observa desarrollo folicular después de una serie de exámenes ultrasonográficos [7]. Pueden llegar a alcanzar un tamaño de 12 cm de diámetro y pesar tanto como 250 g [2]. Condiciones quísticas del ovario Las condiciones quísticas de los ovarios son de dos tipos: quistes dentro del propio ovario (quistes ováricos) tales como quistes foliculares ó lúteos y quistes en el exterior del tejido ovárico conocidos como quistes para-ováricos. En los camélidos no se ha estudiado en detalle el comportamiento endocrino de los quistes ováricos. Aunque los tipos de quistes ováricos han sido descritos en el dromedario [6. 2). el término ovarios quísticos no siempre se aplica al Camelidae debido a que una gran proporción (30 a 40%) de hembras desarrollan alguna forma de quiste folicular si no se sirven.monta y desarrollo de un cuerpo lúteo funcional.5 a 5 cm de diámetro. [pic] . 1) [6]. Los quistes se clasifican como quistes foliculares. (Arriba: ovario grande con un folículo anovulatorio de 5 cm de diámetro. El contenido de estrógenos y progesterona en el fluido quístico de dos especimenes reveló niveles de 406. Los estados quísticos de los ovarios se diagnostican fácilmente por ultrasonografía (Fig. 3). quistes lúteos.9. Los quistes para-ováricos son estructuras llenas de líquido localizados en el ligamento ancho cerca del ovario ó de la trompa uterina. Los quistes para-ováricos pudieran ser remanentes de los tubos mesonéfricos (Wolfiano) ó paramesonéfricos (Mulleriano). Es importante diferenciar los quistes para-ováricos de ensanchamientos del oviducto (hidrosalpinx) (O= ovario).

La actividad ovárica se afecta en gran medida por la condición corporal. La ausencia de actividad folicular puede ser debido a hipoplasia ovárica congénita ó adquirida. Puede ser necesario el repetir la inyección de PGF2α ó su análogo 24 horas más tarde. el oviducto presenta una severa torsión fácilmente identificada por palpación. En algunos casos.17]. El aspecto ultrasonográfico de la bursa ovárica y su contenido es variable y depende del tamaño. [pic] Figura 4. Estas estructuras pueden persistir por varias semanas y puede desarrollar suficiente tejido lúteo para producir progesterona. Acumulación de grandes cantidades de fluido dentro de la bursa ovárica. A las hembras con tendencia a desarrollar folículos anovulatorios por fallo para ovular. No obstante. La vida reproductiva puede ser salvada en el caso de afecciones unilaterales por extirpación quirúrgica de la bursa afectada y el ovario [8. Apariencia de un folículo hemorrágico macroscópico (arriba) y ultrasonográfico (abajo). (Fig. Los ovarios son muy pequeños. O= Ovario. Cuerpo lúteo persistente Los cuerpos lúteos persistentes son raros en la hembra Camelidae. la actividad ovárica y la naturaleza del fluido dentro de la bursa. Debe sospecharse hipoplasia ovárica cuando los niveles de estradiol permanecen muy bajos. (OBP= fluido dentro de la bursa ovárica.Figura 3.8]. Ultrasonograma mostrando fluido dentro de la bursa ovárica (ovariobursitis). 4) [6. La enfermedad pudiera deberse a infección crónica involucrando Campylobacter ó Brucella [16]. [pic] Figura 5.Se sospecha la enfermedad cuando se encuentra dificultad durante la retracción del útero y la palpación ovárica. la persistencia de la función lútea (concentraciones elevadas de progesterona) se debe raramente al mantenimiento del cuerpo lúteo sino más bien a la luteinización de folículos hemorrágicos. la condición se ha sospechado sobre la base de la elevación prolongada de niveles plasmáticos de progesterona en ausencia de gestación [15]. La actividad ovárica se reduce en hembras recién retiradas de las carreras y en hembras con una baja condición corporal (< 3). La etiopatogénesis de esta enfermedad no está bien entendida pero pudiera involucrar adherencias bursales. Note que este tracto también muestra evidencia ó adherencia peri-uterina y salpingitis del lado izquierdo (flechas) (OBP. se les debe administrar hCG después del apareamiento. infección uterina ó factores genéticos predisponentes [6]. ultrasonografía y perfiles endocrinos. El diagnóstico clínico de la inactividad ovárica ó hipogonadismo se basa en los hallazgos a la palpación rectal. 5). Se puede llegar a un diagnóstico definitivo de hipoplasia ovárica por evaluación laparoscópica. Ovario-bursitis. U= cuerno uterino). Tumores ováricos .000 UI) seguido 8 días después por una inyección de PGF2α ó su análogo. Folículo hemorrágico/quiste. En la experiencia del autor. Inactividad ovárica La ausencia de actividad folicular ovárica es una condición frecuente en Camelidae. Ovario-bursitis La ovario-bursitis es una afección peculiar de la bursa ovárica caracterizada por la acumulación de cantidades variables de fluido y encapsulación del ovario (Fig. La metodología terapéutica estándar del autor para esta situación es primero inducir la luteinización con hCG (Gonadotropina Coriónica humana) (5000 a 10. la lactancia y el uso del animal. usualmente la mitad ó la tercera parte de su tamaño normal y firmes con una superficie lisa. lado derecho). También es posible la hipoplasia ovárica debido a anormalidades genitales ó cromosómicas [7].

La inflamación crónica localizada del ovario acompañada por la formación de abscesos próximos al ovario ha sido observada en algunos casos [6]. La mayoría de los tumores ováricos encontrados son teratomas. En la mayoría de las hembras. Enfermedades del útero El útero de Camelidae es el sitio de anormalidades congénitas ó adquiridas. [pic] Figura 8. Se puede considerar la ablación quirúrgica en los animales afectados unilateralmente si el otro lado está patente [6]. El diagnóstico de esta condición se basa en la palpación y la ultrasonografía. La inflamación ovárica y las adherencias también pueden resultar en una hemorragia debida a mala manipulación de los ovarios ó a un intento de ruptura de folículos hemorrágicos anovulatorios. la contaminación inicial del útero se controla con rapidez y es eliminada por los mecanismos naturales de defensa presentes en el útero. el oviducto y en ocasiones se extiende para incluir algunas asas intestinales. Se caracteriza por la pérdida de actividad folicular debido a la presencia de adherencias entre la superficie del ovario y los tejidos circundantes incluyendo la bursa ovárica. el ovario y la bursa ovárica pueden estar implicados y adherirse entre si. 7). Dilatación del tubo uterino debido a la acumulación de fluido. Las infecciones uterinas son el problema reproductivo adquirido más común resultando en infertilidad [6. cartílago y hueso en el interior del ovario. 8). si es unilateral [6]. Son benignos y no parecen tener ningún efecto sobre la actividad folicular en el ovario contralateral. en una proporción de las hembras estos mecanismos fallarán completa ó parcialmente permitiendo . Otras patologías encontradas en el tubo uterino del dromedario incluyen los quistes de la mucosa. Enfermedades del conducto uterino (oviducto) La patología del oviducto más dominante en Camelidae es la inflamación con oclusión ó acumulación de fluido en la forma de piosalpinx ó hidrosalpinx.Los neoplasmas ováricos no constituyen una causa importante de los problemas reproductivos en Camelidae [6. La palpación rectal y la ultrasonografía ayudan en el diagnostico de estos engrosamientos del conducto uterino (Fig. El diagnostico de esta condición no es fácil y requiere de una evaluación video-endoscópica de la papila tubo-uterina. En casos severos. 6). No obstante. En este caso la dilatación está limitada solo a una región del tubo uterino. Hidrosalpinx. piómetra/mucómetra) (Fig. La aplasia segmentaria representa la falta de desarrollo de partes del sistema tubular de los genitales. [pic] Figura 7.16].9. el útero unicorne y el infantilismo. la inducción de superovulación y colección embrionaria ó examen laparoscópico. La masa ovárica presenta diferentes tipos de tejido incluyendo cartílago. La ocurrencia de aplasia en la parte posterior de los genitales tubulares (desde el cervix hasta el himen) es usualmente detectada por la presencia del útero aumentado debido a la acumulación de fluido en el órgano (véase. No obstante. Ultrasonograma de un mucómetra denso debido a aplasia segmentaria. Trastornos inflamatorios de los ovarios La inflamación de los ovarios (oophoritis u ovaritis) puede ser secundaria a una peritonitis ó perimetritis. La prognosis de todas estas condiciones es pobre si es bilateral y es reservada en el mejor de los casos. La laparotomía exploratoria ó la endoscopía confirman el diagnóstico. Teratoma: Note la presencia de pelo. [pic]Figura 6. Entre las anormalidades congénitas del útero más comunes descritas en Camelidae están la aplasia segmentaria. Las anormalidades adquiridas del útero están dominadas por estados inflamatorios e infecciosos (metritis ó endometritis). En estos casos el pronóstico de fertilidad es de reservado a pobre debido a que no existe un tratamiento específico. hueso y pelo (Fig.18]. Los cambios inflamatorios también pueden ser observados a nivel de la unión útero-tubal (papila tubo-uterina) con desarrollo de micro-abscesos. El disgerminoma ha sido descrito en el camello dromedario pero es sumamente raro [10]. muchas inflamaciones u oclusiones del conducto uterino no son detectables clínicamente.

Corynebacterium pyogenes.. prolapso uterino) provocando demora en la involución debido a infección y acumulación de fluido. Progresivamente se ha abandonado la infusión uterina con soluciones antisépticas en favor de la infusión con una solución de antibiótico. El procedimiento seguido por el autor para el tratamiento de la endometritis consiste de un pre-tratamiento de lavado del útero con una solución buffer fosfatado conteniendo penicilina. La piómetra cerrado es la más prevalente en Camelidae y está generalmente asociada con adherencias cervicales ó terapia prolongada de progesterona. La piómetra con el cervix abierto y la descarga vaginal se observa sobre todo en el periodo puerperal y se debe a una complicación posparto (placenta retenida. distocia. No hay estudios clínicos que comparen la eficacia de diferentes tratamientos para la endometritis en Camelidae. Mucor sp. seguido por una infusión intrauterina de penicilina diaria por 3 días ó un tratamiento sistémico con una asociación de trimetoprim y sulfametoxazole diariamente por 5 a 7 días. El Campylobacter fetus ha sido aislado del útero de muchos dromedarios hembra infértiles y merecería la pena hacer más estudios [19]. El piómetra y el mucómetra son diagnosticados fácilmente por ultrasonografía del útero. Staphylococcos sp. β-hemolytico Streptococosi. El diagnóstico es confirmado por los resultados del examen clínico.. El tratamiento local consiste en lavado ó infusión con una solución con un antiséptico débil ó una solución de antibiótico. La prevención de la infección uterina requiere de un adecuado manejo de la reproducción en hembras vírgenes y susceptibles y de un código estricto de higiene durante el apareamiento y el parto. cultivo del útero. Los abscesos uterinos se deben a la presencia de una lesión de la pared del útero usualmente causada por una manipulación grosera de una pipeta uterina. El examen del periné y la vulva puede revelar descarga mucopurulenta. Aspergillus spp. E. La mayoría de los profesionales emplean los tratamientos usuales propuestos para las especies bovina y equina. El autor aconseja monitorear la actividad ovárica y regular el tiempo de apareamiento. Se sospecha de adherencias periuterinas cuando aparece dificultad mientras se intenta retraer el útero mediante palpación rectal. citológicos e histopatológicos. citología uterina y eventualmente biopsia uterina.el establecimiento de la infección. Klebsiella pneumonie. Todos los casos de piómetra que el autor ha diagnosticado se han asociado con adherencias cervicales ó vaginales ó con terapia progesterónica prolongada. coli. Todos estos organismos son ubicuos haciendo que el cultivo uterino resulte engañoso si no se interpreta correctamente y se correlaciona con los hallazgos clínicos. La biopsia uterina es una parte importante de la evaluación de la hembra infértil debido a que permite una mejor evaluación del alcance de la inflamación (grado de infiltración). su duración (crónica ó aguda) y el alcance de los cambios irreversibles que tienen lugar en el endometrio [7]. El cultivo de útero revela una amplia variedad de microorganismos no específicos incluyendo. Otras enfermedades uterinas que ocasionan infertilidad en Camelidae incluyen los quistes uterinos. absceso uterino. Las lesiones pueden ser palpadas como un nódulo ó visualizadas por ultrasonografía [6]. La administración del tratamiento después del apareamiento es importante para reducir los riesgos de reinfección. la base de la cola puede presentar copos secos de descarga vaginal. . En algunos casos. No se han desarrollado estudios con relación a los mecanismos de defensa del útero en Camelidae pero es probable que sea similar a lo conocido en otras especies. pólipos y neoplasia uterina [6]. Se sospecha de infección uterina en cualquier animal con una historia de repetición de apareamiento ó muerte embrionaria temprana. adherencias periuterinas. El piómetra y el mucómetra son condiciones caracterizadas por un aumento de tamaño del útero debido a la acumulación de fluido en cantidad variable (algunos mililitros hasta algunos galones). [16]. El diagnostico es confirmado por vaginoscopía. del volumen perfundido y de la frecuencia de la infusión. La eficacia de este tratamiento depende de la naturaleza del antibiótico empleado. Los quistes uterinos únicos ó múltiples pueden ser diagnosticados fácilmente por ultrasonografía y examen fibroscópico de la cavidad uterina. Los quistes también pueden encontrarse en la serosa uterina ó en el ligamento ancho y si son pequeños no tienen usualmente ningún efecto sobre la fertilidad. La palpación rectal y la ultrasonografía pueden revelar en algunos casos un engrosamiento de la pared uterina y diversa cantidad de fluido. abscesos serosos. complicación de una operación cesárea ó en el parto.

El Freemartinismo ha sido descrito en hembras nacidas gemelares con machos.Las adherencias son usualmente una consecuencia de peritonitis [6]. El himen persistente puede ser resuelto por dilatación manual del vestíbulo ó por incisión quirúrgica. la tasa de aborto publicada tiene un rango del 2 al 11% [6]. el himen persistente. Varias infecciones. Otras anormalidades adquiridas del cervix incluyen las adherencias cervicales ó laceraciones que resultan de una complicación del parto ó del trauma excesivo durante la manipulación. La mucosa vaginal aparece lesionada e hiperémica. el prolapso vaginal y el trauma uterino. [pic] Figura 9. En el dromedario. La anormalidad más común del desarrollo de los conductos paramesonefricos es la persistencia de sus paredes mediales dando lugar a la formación de un doble cervix (Fig. Doble cervix. 9) [6]. El aborto iatrogénico puede ocurrir consecutivo a la administración de prostaglandina F2 alfa ó sus análogos ó esteroides antiinflamatorios. Fetos gemelos abortados. Enfermedades de la hembra gestante Los padecimientos más comunes durante la gestación son la muerte embrionaria. Las gestaciones gemelares exitosas en camélidos son muy raras aunque pueden ocurrir. La cervicitis se debe diferenciar de la hiperemia normal y la ligera irritación encontrada inmediatamente después del apareamiento. [pic] Figura 10. En el dromedario. Enfermedades de la vagina y la vulva Varias anormalidades de la vagina y el vestíbulo han sido reportadas en Camelidae incluyendo la aplasia segmentaria. La enfermedad es fácilmente diagnosticada mediante el examen con el especulo. El prolapso vaginal ocurre durante los 2 a 3 últimos meses de gestación. toxoplasmosis. 10) así como el estrés y el trauma abdominal. Las neoplasias uterinas son raras en Camelidae. el aborto. Note también la presencia de un septo vaginal (doble vagina) en este caso (flecha). El aborto en el dromedario hembra ha sido asociado con enfermedad hemorrágica y placentitis necrótica hemorrágica severa acompañada por edema [20]. La cervicitis usualmente se asocia con infecciones uterinas y descarga vaginal mucopurulenta. Chlamydia y Piroplasma. La inflamación de la vagina (vaginitis) es relativamente común y se asocia a un mal manejo reproductivo ó a una manipulación inadecuada de la cavidad vaginal. La mayor parte de los prolapsos vaginales conciernen a las hembras . tripanosomiasis. la parte que cada uno de estos factores juega en la incidencia de aborto en gran parte es aún desconocida. Las lesiones traumáticas de la vagina pueden provocar la formación de adherencias completas entre la pared vaginal y el desarrollo de piómetra. Se debe sospechar de estas anomalías cuando existe dificultad para la intromisión del pene. Enfermedades del cervix El examen del cervix es muy importante para la evaluación del animal infértil así como para la evaluación de estados fisiológicos tales como la dilatación preparto y la involución posparto. gemelos (Fig. El prolapso vaginal tiene lugar en Camelidae durante la gestación. El aborto en llamas y alpacas ha estado asociado con toxoplasmosis. Estas inflamaciones se observan usualmente como una vaginitis traumática después de un parto difícil. las causas sospechosas de aborto incluyen las infecciones uterinas no específicas. la constricción vaginal y la presencia del septo vaginal. No obstante. brucellosis. El coito también puede inducir lesiones traumáticas especialmente si la hembra es aún joven. en ocasiones existe una secreción mucosa. La condición patológica adquirida más común del cervix es debida a la inflamación local (cervicitis) ó a lesiones durante el parto ó manipulaciones ginecológicas. Se debe probablemente al reblandecimiento del tejido como resultado del incremento de la concentración de estrógenos durante la última parte de la gestación. Las anomalías congénitas del cervix debido al desarrollo anormal de los conductos mesonefrico y paramesonefrico conducen a la formación de quistes cervicales ó aplasia segmentaria. factores traumáticos ó tóxicos se han asociado con el aborto en Camelidae.

El pronóstico de la torsión uterina es favorable para ambos. sí se diagnostica y trata temprano. La maceración puede deberse a un aborto incompleto donde existe un fallo para la expulsión del feto por la falta de contracciones del útero ó insuficiente apertura cervical. Enfermedades del periodo de posparto Los desordenes más comunes del tracto reproductivo en la camélida posparturienta son la placenta retenida. la madre y el feto.23]. 11).c) (sutura de Buhner). En tales casos el pronóstico es pobre y se justifica la eutanasia humanitaria. La corrección en llamas y alpacas puede ser realizada exitosamente por rotación [21]. la parte prolapsada de la vagina incrementa su tamaño y se exterioriza permanentemente. Algunos dromedarios sumamente estresados pueden desarrollar diarrea. En el caso de retención . colocada y mantenida en su lugar por una sutura en forma de bolsa (b. La cavidad uterina puede infectarse conduciendo a una autolísis del feto. Los periodos prolongados de prolapso conducen al incremento de la inflamación del tejido prolapsado e incluso a necrosis severa de la mucosa vaginal (Fig. El prolapso vaginal es relativamente común en el último trimestre de gestación en camélidos (a). El pronostico para la vida del feto y la madre es relativamente bueno si la condición es tratada temprano. La hembra es presentada usualmente después de una larga y fallida primera etapa del parto.mayores y hembras en muy buena condición corporal. ruedan en el piso y se auto-auscultan. No obstante. con el incremento de la inflamación y el edema del tejido. [pic][pic][pic] Figura 11. La vagina prolapsada debe ser limpiada. Esta afección es considerada por algunos autores como la causa principal de distocia y operación cesárea en Camelidae [6]. la retención placentaria puede requerir su extracción manual. La incidencia de la retención placentaria se incrementa después de la distocia y la operación cesárea. En el dromedario. La mayor parte de estas torsiones son en el sentido de las manecillas del reloj (derecha) y puede ser completa (360°) ó parcial (90. En algunos casos el feto completo puede aún estar presente en el útero pero en otros casos solo se detectan los huesos del feto por palpación rectal. 180 ó 240°). acompañada por signos de malestar abdominal incluyendo sentarse y pararse con frecuencia. La mayor parte de los casos de retención placentaria se deben a la inercia uterina. la metritis posparto y el prolapso uterino. La placenta removida de esta manera debe esparcirse para verificar si está completa. En algunos casos. La vagina prolapsada en ocasiones está limitada (3 a 5 cm) y es visible solo cuando la hembra está en posición sentada. Hemorragia uterina y ruptura La hemorragia uterina es relativamente rara durante la gestación a menos que se acompañe de ruptura del útero debido a torsión u otra complicación del parto. El diagnostico se efectúa después de la palpación y la ultrasonografía del útero. la expulsión de la placenta puede tomar hasta 12 horas sin efecto para la madre. Torsión uterina La torsión uterina ha sido descrita en todos los camélidos. El tratamiento consiste en colocar nuevamente la parte prolapsada del tejido después de limpiarlo con una solución antiséptica suave ó con solución salina fisiológica y manteniéndolo en su lugar con una sutura vulvar (método de Buhner) [6]. Los casos en dromedarios son corregidos manualmente después de la laparotomía seguida por operación cesárea si la madre está próxima al término. ultrasonografía [6]. En ninguno de los dos casos descritos se observaron signos de enfermedad en las hembras. Maceración fetal La maceración fetal ha sido descrita en el camello dromedario pero la etiología exacta de estos casos permanece sin identificar [22. La ruptura uterina en el dromedario puede estar seguida por prolapso del útero y hemorragia severa debido a la ruptura de los principales vasos sanguíneos uterinos.

26:61-65. Preovulatory phase characterization in Camelus Dromedarius and induction of ovulation. Huang YM. . Prolapso uterino en un dromedario. Biological activity of Gonadotrophin-releasing Hormone-like factors in the seminal plasma of the Bactrian camel. • 2. el útero está expuesto a contaminación bacteriana. se debe dar un tratamiento con antibiótico tan pronto sea posible para prevenir el desarrollo de metritis séptica. El prolapso uterino ocurre como una complicación del parto especialmente después de la distocia. Anouassi A. The ovarian follicular wave pattern in the mated and non-mated dromedary camel (Camelus Dromedarius). et al. La recolocación del prolapso uterino completo en el dromedario hembra es muy difícil y requiere del empleo de sedación (Fig. Para prevenir estos problemas se debe intentar la reparación quirúrgica cuando la lesión ha cicatrizado y cuando se haya reducido la inflamación y el tejido de granulación. J Camel Pract Res 1996. Cualquier manipulación del tracto genital debe ser seguida por un tratamiento antibiótico profiláctico local ó sistémico. Huang YM. Adnani M. Durante el periodo posparto. 49:545-548. Ultrasonographic changes of the reproductive-tract in the female camel (Camelus Dromedarius) during the follicular cycle and pregnancy. Allen WR. Tibary A. Zhao XX. In: Proceedings of the 1st Int Camel Conf Dubai. No obstante. la retención placentaria ó la excesiva manipulación obstétrica. Ruptura de la pared recto-vaginal. [pic] Figura 12. UAE 1992. Skidmore JA. Chen BX. Niger 1994. Zhao XX. Otros tratamientos para la retención placentaria empleados en equinos incluyen la distensión del útero con una solución tibia yodo povidona diluida ó una inyección de oxitocina (30 a 40 UI IM) para promover la contracción uterina. Laceración perineal de tercer grado. 13). J Reprod Fertil Suppl 1995. 3:71-90. El pronóstico es pobre si existe evidencia de ruptura de vasos sanguíneos uterinos. [pic] Figura 13. Tibary A. La laceración perineal no necesariamente afecta la fertilidad de la hembra si el esfínter vestibular es preservado y previene la entrada de material fecal en el interior de la vagina.parcial de la placenta ó evidencia de placentitis. La prevención de la metritis posparto se puede llevar a cabo por el regular monitoreo de la hembra periparturienta. • 4. Billah M. • 5. Artificial insemination and pregnancy diagnosis in the bactrian camel (Camelus Bactrianus). Chen BX. El pronóstico depende de la extensión. Bibliografía • 1. la monta debe ser cuidadosamente monitoreada con el objetivo de prevenir la intromisión del pene en el recto. el estado del tejido uterino yde la presencia e otras complicaciones tales como el choque tóxico y la ruptura de vasos sanguíneos uterinos. laceraciones ó necrosis debido a una exposición prolongada del útero a un medio adverso (frío ó caliente). 163-168. Todas las hembras posparturientas deben ser monitoreadas por signos de fiebre ó septicemia en los primeros 5 días posparto. In: Proceedings of the Conf Niama. Laceración perineal de tercer grado. J Arid Environ 1994. 12) [6]. las condiciones higiénicas durante el parto y la temprana y eficiente manipulación obstétrica en caso de ser necesario. Las laceraciones perineales ó rectovaginales ocurren debido a la presión de la extremidad delantera del feto ó debido a la enérgica tracción del feto (Fig. Anouassi A. El prolapso uterino ocurre en hembras mayores con la vagina y ligamentos pélvicos excesivamente relajados. • 3.

Tibary. 3:153-153. • 19. Tibary. Chen BX. Reproductive disorders of the female camelidae. • 10. Cebra CK. Allen WR. BSE.A. Tibary. Patterns of hormone secretion throughout pregnancy in the onehumped camel (Camelus Dromedarius). Bacillus-Cereus abortion in a 9 year-old dromedary camel . Tibary A. Shalash MR. Breeding soundness examination of the female camelidae In: A. Wernery R. . pathology and artificial breeding. • 11. • 20. Some aspects of sterility in the female camel. Anouassi A. Tibary A. 1997. Tibary. pathology and artificial breeding. Theriogenology in Camelidae: anatomy. Actes Editions: Institut Agronomique et Vétérinaire Hassan II. Nashville. 1984. Pan CW. Chen BX. 1997. • 17. • 16. Reprod Fertil Dev 1996. 4:103108. 18:210-217. Zagazig Vet J 1990. 243-310. 8:863-869. In: Proceedings of the 1rst Int Camel Conf 1992.a review.In: Proceedings of the workshop "Is it possible to improve the reproductive performance of the Camel?". Infectious diseases of camelids. ed. Tibary A. Berlin: Blackwell Wissenschafts-Verlag. Some pathologic affections of camel ovaries in U. Dtsch Tierarztl Wochenschr 1964. Shalash MR. Anouassi A. BSE. Wernery U. Wernery U. Reproductive physiology in the Female Camelidae In: A. • 8.PubMed • 15. El-Khouly A-BA. ed. In: Proceeding of the Ann Meeting Society Theriogenology. The role of semen in induction of ovulation. Allen WR. J Am Vet Med . Genital abnormalities in camels (Camelus Dromedarius). BSE. 1997. El-Wishy AB. • 21. Zootech Sin 1983. physiology. Wernery U. Acta Vet. Garry FB. ed. Actes Editions: Institut Agronomique et Vétérinaire Hassan II.A casereport. • 13. Actes Editions: Institut Agronomique et Vétérinaire Hassan II. Yuen ZX. et al. et al. • 14. BSE. World Rev Anim Prod 1965. 317-368. II. In: A. Surgical and nonsurgical correction of uterine torsion in new-world camelids . et al. 70(18):522-524. Actes Editions: Institut Agronomique et Vétérinaire Hassan II. Paris 1990: 163-174. Retrospective study of 113 cases of ovario-bursal adhesion in the female dromedary (Camelus Dromedarius). Anouassi A. Some reproductive aspects in the female camel. Theriogenology in Camelidae: anatomy. Ali M. et al. 155-158. 1995. Uterine infections in the dromedary camel .• 6. Yuen ZX. ed. Nawito M. 1998. 1997. Studies on the ovulation mechanism in the bactrian camel. Theriogenology in Camelidae: anatomy. Pan GW. physiology.E. Ontabli A. physiology. Anouassi A. physiology. Skidmore JA. Billah M. Cebra ML. Theriogenology in Camelidae: anatomy. pathology and artificial breeding. 317-368. • 9. Kaaden OR. Tibary A. • 12. • 18. J Camel Pract Res 1996. Surgery of the Reproductive Tract in the Female In: A. 14:161-166. 136. 375-390. Anouassi A. pathology and artificial breeding. • 7. Tibary A. Factors inducing ovulation in the bactrian camel. Cooper JE.20 cases (1990-1996). El-Nasr A.

147:290-292. Cada parte del tracto genital puede ser el sitio de las lesiones congénitas o adquiridas que necesitan ser identificadas [2]. An abattoir survey of female genital disorders of imported camels (Camelus Dromedarius) in Kano. capacidad de extender el pene y la capacidad de eyacular y producir esperma viable.Assoc 1997. los siguientes parámetros: tamaño de los testículos. la consistencia testicular. El objetivo de este capítulo es dar al lector una descripción de los trastornos sabe que se producen en el hombre camélidos. Njoku CO. pero hay una cantidad considerable de problemas de infertilidad debido a los procesos patológicos en el hombre o los genitales femeninos. Documento No.1100. Chouhan DS. . A1007. Muchas teorías se han propuesto para explicar esta baja tasa de reproducción basadas en las características fisiológicas de estas especies. • 23. Este documento está disponible en www. Los testículos deben ser resistentes y no dolorosos. Macerated fetus in a camel.org. Gahlot TK. Hay evidencia de que el examen a fondo de los machos pueden ayudar a identificar muchos de los problemas de infertilidad [1]. 211:600. Vet Med Small Anim Clin 1983. et al. et al. . Br Vet J 1991. Ribadu AY. Khatri SK. Es muy importante que todos los montantes de ser examinados por lo menos.PubMed • 22. La administración puede explicar algunas de las fallas reproductivas.ivis. Ogwu D. Derechos Reservados.ES TRASTORNOS REPRODUCTIVOS EN EL MACHO DE CAMÉLIDOS La tasa de reproducción en camélidos siempre ha sido descrita como baja. 429-430. Nigeria. Hay informes limitados sobre la patología del aparato reproductor masculino en camélidos. circunferencia escrotal en camellos adultos debe ser de 34 cm durante la temporada de reproducción.

La mayoría de estos cálculos se producen a nivel de la parte distal de la uretra o en el nivel de la flexura sigmoidea. pero ocurren raramente en rebaños bien manejados. Inflamación del prepucio puede deberse a enfermedades sistémicas como la tripanosomiasis. En el dromedario la obstrucción de la uretra se asocia frecuentemente con adherencias intra-uretral producida por la uretritis crónica o cálculos o por compresión mecánica de la uretra con una correa con fuerza en los camellos de trabajo [4. desbridamiento quirúrgico. Prepucial hinchazón en un dromedario macho. la protrusión de una pequeña parte del glande del pene se puede observar durante la actividad sexual. deterioro de la salud por lo general las señales de la ruptura de la vejiga y la presencia de peritonitis. Cateterismo no es posible y una uretrostomía debe realizar. Hinchazón en este nivel también puede ser debido a la rotura de uretra en el caso de la urolitiasis. Fimosis incapacidad de exteriorizar el pene es normal en llamas y alpacas jóvenes menos de dos años de edad debido a la presencia de un archivo adjunto del prepucio. un traumatismo o por la rotura de la uretra. También se ve en los casos agudos de la tripanosomiasis (Fig. uretrostomía y la amputación del pene puede ser requerido si adherencias graves y desarrollar gangrena. nódulos) exteriorización prevención del pene durante la cópula. Inflamación Prepucial inflamación del prepucio se debe a la inflamación local causada por el contacto con químicos o físicos infestación irritantes. Las más frecuentes son la inflamación del prepucio. Sin embargo. El tratamiento quirúrgico de estos casos requiere phalectomy (amputación del pene) [4]. parásitos (garrapatas). Limpieza y sustitución de la punta prolapso del pene en el prepucio pueden requerir sedación del animal y la aplicación de un gel que contiene antibióticos y crema anti-inflamatoria. Paraphymosis puede conducir a la balanopostitis a veces con necrosis de la punta del pene. Fimosis verdadera en los animales después de la pubertad se debe principalmente a una abertura del prepucio congénita pequeños oa la presencia de lesiones (abscesos. Paraphymosis paraphymosis que es la incapacidad del pene para volver en la vaina prepucial es rara en los camélidos. Los antibióticos sistémicos y el tratamiento anti-inflamatorio permitir la recuperación dentro de una semana [5].6].PATOLOGÍA DEL PENE Y EL PREPUCIO Varias anomalías del prepucio y el pene se han descrito en el camélido macho. Urolitiasis Ha sido reportado en Camélidos machos. . paraphymosis. el animal se convierte en letargo y anorexia. Una adecuada gestión clínica de todas las heridas en esta zona impide la formación de adherencias y la complicación de las condiciones. inflamación local o urolitiasis de lesión uretral. En etapas posteriores de la enfermedad. que se convierten cada vez más frecuentes. [pic] Figura 1. Las lesiones traumáticas del prepucio son posibles. 1) [3]. Los animales afectados pueden mostrar signos de malestar abdominal. con edema generalizado. Prevención de la litiasis urinaria se basa en un mejor manejo nutricional suponiendo que la etiopatogenia de la enfermedad es similar a la observada en el ganado ovino. fimosis y la urolitiasis. Los síntomas de la uremia se desarrollarán si esta condición no se alivia con uretrostomía plazo de 3 días.

Ecografía de un hidrocele en un dromedario macho (P = parénquima testicular normal. hidrocele largo de pie afecta a la termorregulación de los testículos y disminuye la calidad y cantidad del semen. 2). Hidrocele puede ser debido a un edema inflamatorio o no inflamatorio. La naturaleza del líquido varía de anecoica a poco ecoica con la presencia de escombros. Esto es causado usualmente por un trauma testicular debido a los enfrentamientos con otros machos. infestación por filarias es más frecuente en zonas húmedas y muy rara en las zonas áridas. Orquitis aguda también se ha informado ganar el dromedario [8]. Hidrocele también puede ser debido a la temperatura ambiente alta y es un signo de estrés por calor. periorquitis o hidrocele. fluido F = E = cola del epidídimo). Esta condición es dolorosa y el camello tiene un paso torpe. Pyocele o acumulación de pus en la túnica vaginal. Ecografía de un hematoma testicular en el dromedario macho. Traumatismo escrotal y testicular . pero en la mayoría de los casos este tratamiento no es eficaz. orquitis. Hidrocele se observa en algunos machos durante la temporada de calor o como parte de una enfermedad sistémica con edema generalizado. se ha reportado en el dromedario [6]. Hematoma testicular (testículo derecho) en el dromedario. 3). Los sacos escrotales se colgantes y un aumento de tamaño.Patología del escroto y los testículos patología escrotal y testicular en los camélidos pueden ser adquiridas (trauma. El trauma puede ser cerrado sin laceración de la piel del escroto y el único cambio visible es el aumento de tamaño de la bolsa escrotal debido a edema y / o hemorragia testicular (Fig. La flecha apunta a una red testicular muy ecogénica. Nota hebras de fibrina entre el testículo y la pared escrotal. Figura 4. Hidrocele y Pyocele . El escroto no es doloroso y los testículos están generalmente libres dentro de la bolsa escrotal y el líquido se puede aislar en un área. orquitis infecciosa se puede tratar con antibióticos sistémicos. . criptorquidia). La castración del testículo afectado en forma unilateral afectaba a los varones valiosa puede aumentar la posibilidad de salvar el testículo no afectado y de la vida reproductiva del animal [9]. Orquitis . El pronóstico de la vida reproductiva del varón individual depende del grado de la lesión. La condición debe ser diferenciada de orquitis o hidrocele. 4).orquitis parasitarias debido a la infestación por filarias (Dipetalonema evansi) se ha descrito en el dromedario [8].7].traumatismo escrotal debido a las picaduras de otros hombres es la queja más frecuente en el varón dromedario [3. Un caso de hidrocele en una llama se atribuyó a la presencia de un absceso a nivel del anillo inguinal externo. [pic] Figura 3. La condición debe ser diferenciada de la orquitis. degeneración) o congénita (hipoplasia. Infección y desarrollo de la médula schirrous requieren una intervención quirúrgica urgente (castración).hidrocele es la acumulación anormal de diversas cantidades de líquido entre las capas visceral y el parietal de la túnica vaginal. Laceraciones profundas son con frecuencia complicadas por una hemorragia testicular y hematoma testicular (Fig. hidrocele. El diagnóstico diferencial se hace fácilmente mediante palpación y ecografía de los testículos. La confirmación se hace fácilmente mediante la visualización del fluido por ecografía del saco escrotal (Fig. [pic] Figura 2.

En el dromedario. PATOLOGÍA DEL EPIDÍDIMO Hay pocos informes de la patología del epidídimo en camélidos. 3. la calidad del semen Sub-estándar se puede observar en la infertilidad masculina. el mejor enfoque es hemicastration. la incidencia de testículo hipoplásico se ha estimado en 1. BSE. o sea dura y fibrosa. Reproduction in the male South American camelidae. Entre los problemas más comúnmente reportados son la falta o disminución de la libido. Anouassi A. Male breeding soundness examination. llama y alpaca [13]. pathology and artificial breeding. La epididimitis con la ampliación de la cola del epidídimo se ve en algunos casos de infestación por filarias y también puede estar asociada con orquitis [3. Memon MA. el estrés y la presencia de enfermedades debilitantes.degeneración testicular es probablemente la causa más común de infertilidad en los machos de edad. Pathology and surgery of the reproductive tract and associated organs in the male Camelidae. Theriogenology in Camelidae: anatomy. El diagnóstico diferencial entre cryptrochidim y la castración se puede hacer usando una prueba de hCG o GnRH estimulación. J Camel Pract Res 1999. Criptorquidia puede ser unilateral o bilateral. Los seminomas parecen ser los tumores más comúnmente diagnosticado en dromedarios [8]. Quistes de epidídimo se han reportado en los camélidos y. Tibary A. Theriogenology inCa melidae: anatomy.Hipoplasia Testicular y Degeneración . Criptorquidia puede ser un defecto hereditario lo que el tratamiento para promover descenso de los testículos debe ser desalentado. In: A. BIBLIOGRAFIA 1. ed. problemas de eyaculación y la fertilidad sub-o infertilidad inexplicada. y se sospecha cuando la inspección de la región perineal muestra un escroto plano o ausente. 79-111. Tibary. Tibary A. pero se ha descrito en el dromedario [8]. 1997. Anouassi A. BSE.115-132. especialmente en los animales usados en exceso o de edad. El testículo retenido puede ser abdominal o en la posición del cráneo. 2. es una enfermedad relativamente rara en camélidos. Actes Editions: Institut Agronomique et Vétérinaire Hassan II. La biopsia testicular es una buena herramienta para el diagnóstico de esta condición. Histología del parénquima testicular muestra pequeños túbulos seminíferos con la ausencia de la espermatogénesis. Los testículos degenerados son más pequeñas de lo normal y suave. 6:235-248. physiology. La falta de la libido puede estar asociada con un desequilibrio hormonal. 1997. en general debido a la aplasia segmentaria [14]. Tibary A. Criptorquidia . physiology. cerca de la flexura sigmoidea.15]. la temperatura alta.11]. ed. Actes Editions: Institut Agronomique et Vétérinaire Hassan II. Disminución de la libido en el dromedario puede ser uno de los primeros signos de enfermedades sistémicas graves como las enfermedades hemorrágicas y la tripanosomiasis. En los animales afectados de manera unilateral. Hipoplasia testicular parcial o total o atrofia También se ha informado en los camélidos. pathology and artificial breeding. In: A.tumores testiculares son raramente reportados en camélidos. espermatogénesis reducida e hipoplasia testicular se ven a menudo en las carreras de dromedarios especialmente si han sido tratados con esteroides anabólicos. La incidencia de la degeneración testicular se incrementa con la edad (> 20 años en el dromedario) y los insultos del escroto y los testículos como el hematoma y el hidrocele [10. Tibary.criptorquidia o la falta de descenso de los testículos en el escroto. Otros problemas patológicos como resultado la infertilidad Varios problemas de la reproducción se presentan en la Camélidos pero su etiología exacta no se conoce. .6% en los animales sacrificados [8.12]. Neoplasia testicular .

Fowler ME. Egypt 1985. Swedish Univ Agric Sci. 1992. Studies on testicular degeneration in the one-humped camel. 1998 (2nd ed. Studies on reproductive pathology in Alpacas. Camel filariasis in Egypt. 353-355. In: Proceedings of the 1st Int Conf Appl Sci. 13. Allen WR. alpaca. MS Thesis. 15. Sumar J. et al. El Hariri MN. 361-364.Available from amazon. 3:450-458. College of Vet Med. El-Wishy AB. et al. Medicine and Surgery of South American Camelids : llama. 2:66-68. Ismail ST. Hemeida NA. Este documento está disponible en www. 11. Derechos Reservados.com 14. Omar MA. Gahlot TK. Septic orchitis in an alpaca. Egypt 1985.org . Upsala 1983. Gahlot TK. Dubai. Canadian Vet J 2000. Paraphymosis. Gahlot TK. Egypt 1985. 12. vicuna. Management of scrotal bite wounds in camel (Camelus dromedarius). El-Wishy AB. III. El-Wishy AB. In: Proceedings of the 1st Int Camel Conf. hematological and histopathological stusies of testis and epididymis. Shawki MM. Nigam JM. J Egypt. Testicular abnormalities in the one-humped camel. Surgical disorders of the male urogenital system in the dromedary camel. guanaco. Hemeida NA. Congr. . In: Proceedings of the 1st Int Congr Appl Sci Zagazig. Incidence. 41:704-706. Ismail ST. et al. Swor TM. Allen WR.). J Camel Pract Res 1996. Lohr CV. Chouhan DS. 3:426-437. 8. Indian J Vet Surg 1981. Iowa State University Press. Cairo 1965. Rathor SS. 125-130.ivis. Abdel-Raouf M. Zagazig University. Urethral rupture and subcutaneous infiltration of urine in camels (Camelus dromedarius). PubMed 10. Testicular hypoplasia. In: Proceedings of the 1st Int Camel Conf 1992. Pathological effects of age and season on testis of the onehumped camel. In: Procroceedings of the 1st Int Congr Appl Sci Zagazig. Studies on reproduction in camels (Camelus dromedarius). 5. Higgins AJ. Dept Obstet and Gynaec. 6. Vet. In: Proceedings of the 6th Ann Vet. 9. Higgins AJ. 3:48. Hemeida NA. Med Assoc 1983. 7. Aubry P. 2:438-449. 43:301-308. Ismail ST.4. Clinical camel.