You are on page 1of 2

Las consecuencias de la política judicial: la elite colonial

Para los colonizadores, la actividad jurídica de los indígenas constituía mucho más que una molestia ocasional. A principios del siglo XVII, las revistas ya habían socavado la fiabilidad de las instituciones extractivas oficiales del Estado como proveedoras de mano de obra y de rentas suficientes a una economía en expansión. La campaña de los indígenas contra la explotación, no sometió a Huamanga a una crisis generalizada. La producción del mercurio sufrió reveses ocasionales debido a los problemas técnicos y laborales. Sin embargo, Huancavelica siguió tuvo un historial bastante firme de prosperidad y la Huamanga colonial supero la aguda decadencia económica hasta muy avanzado el siglo XVII y en el siglo XVIII. Pero las luchas de los indios provocaron crisis locales y pasajeras que dislocaron la empresas y los ingresos, cerraron los obrajes y hubo muchos embotellamientos de de mano de obra en la producción. Así la mano de obra barata se hizo escasa y poco fiable. Las elites coloniales recurrieron a modos más directos de explotar la mano de obra india basados en dependencias económicas que escapaban a la supervisión oficial del Estado. Había gran reducción de mita que atraía grandes dificultades. Hacia 1600 había 98 pequeños beneficiarios de la mita de plaza que no recibían más de un indígena cada uno. Los vecinos importantes debían arreglársela con menos mitayos para explotar grandes propiedades. Para el siglo XVII, la mita de plaza había perdido su credibilidad como importante fuente de mano de obra para complementar la de los yanaconas en la agricultura y la ganadería. Fue así que en 1606, 1625 y1645, el cabildo de huamanga pidió al virrey que hiciera más efectiva la mita de plaza. El sector minera era el que gozaba de la mayor prioridad en la política económica, pero aun así tenía que enfrentarse a una fuerte reducción de mitayos. Fue así que las autoridades coloniales reforzaron la leva de mano d obra mediante la extensión del ámbito geográfico de las mitas mineras de Huamanga a otras provincias y el mantenimiento de los cupos de la mita por encima de las proporciones que imponían las revisitas. A fines del siglo XVI la producción de Huancavelica y la abundante oferta de mano de obra facilitaban la disminución del número de mitayos para atender a la concurrencia de empresas y la reducción de las poblaciones de las comunidades. Pero en 1610 y 1620, los mineros estaban empeñados en una batalla para mantener e imponer grandes cupos de mitayos. La mita de Huancavelica bajo a 1400 trabajadores en 1630, pero las autoridades no esperaban que se presentase al trabajo más de la mitad de ese número. En 1618 en virrey Francisco de Borja y Aragón pensó que la única forma de salvar la mina de Huancavelica era adoptar medidas drásticas: siete distritos rurales merecían una reducción de 800 mitayos , lo que reduciría el complemento total a menos de 1500 trabajadores . lo que era aun más grave, los contingentes llegaban incompletos a la mina de Huancavelica, lo cual causaba que los cupos sean mas aparentes que reales. Para revitalizar la mita, Borja encargo un proyecto ambicioso; Don Alonso de Mendoza (corregidor de Huanta) levantaría un censo de todos los indios que hubiera en las ciudades y debía obligar a los forasteros a volver a sus comunidades de origen y si precedían de mas de 20 leguas de

pero lo peor era que sus tácticas judiciales imponían crisis a colonizadores que normalmente gozaban de abundantes cupos de tributo o mano de obra. el corregidor obligaría a los patronos de los indios a entregar a un indígena al que le hubiera llegado su turno de mita . pero al final el proyecto no represento ningún cambio. Pero varios vecinos de Huamanga manifestaron su oposición al respecto. .distancia podía inscribirlos en la población tributaria del pueblo mas cercano de los designados por Toledo. cuando lograse inscribir a sirvientes yanaconas. Los indígenas redujeron la corriente de mitayos y de tributo. Huancavelica tendría que adaptarse s la escasez cada vez mayor de mano de obra barata casada por la reducción de las asignaciones de mitayos y por el acatamiento insuficiente de esos mismos cupos. Fue así que Mendoza se bajo de las ambiciones propuestas por Borjon y paso a inspeccionar las fincas y las haciendas de Huamanga.