You are on page 1of 8

¡El niño, desempeñándose en su mundo!

Por: Psic. Educ. Jorge Anselmo Alejandre Moreno (J.A.A.M.)

La formación de nuestros hijos y Para esto siempre buscamos a la además de los valores que se conocimiento general. BorderLine a la formación de esa inquietud al Psicólogo con su Educativo Jorge calidad de

su crecimiento no son negociables. persona indicada que le transmita transmiten en casa, un

proporciona información que ayude que buscas para tu hijo. Y presenta Anselmo Alejandre Moreno, quien humana y experiencia busca

orientación, un

proponerte

cambio

conciencia. Lee y entérate de las audio disponible.

ideas propuestas, así como el

Hoy en día, la educación de tu hijo es indispensable para lograr un mejor desarrollo
personal, tomando en cuenta lo físico y lo emocional, sin dejar de lado lo académico, ya que todo se complementa. Tú Papá y tú Mamá, debes lograr comprender siempre el canal de información en el cual tu hijo se comunica en cualquier momento y que lo que tu hijo dice puede ser bueno (algún logro o éxito) o tal vez no sea tan bueno (alguna inquietud o situación de conflicto), en relación a los valores que le has transmitido y tú al escuchar, puedas decidir guardarlo para un después, sin dar relevancia al mensaje que quiere transmitirte. Recuerda que ¡el mañana para ti es corto, pero para tu hijo puede ser eterno! La información que el niño te está proporcionando es sumamente importante para él y perjudicarlo de esta manera al no escucharlo, puede entorpecer su desarrollo cognitivo-de pensamiento- deteniendo su desempeño y su mundo -su realidad- lo que puede que ésta se vea modificada impidiéndole crearlo y reafirmarlo en su presente y como consecuencia de tu “después”.

Para evitar este tipo de reacciones en ti, y tu hijo logre ¡como todo niño desempeñándose en su mundo!, considera darle su tiempo, deja que disfrute sanamente el

exponer sus ideas, sus quejas y sus conflictos, qué mejor que sea a tu lado, ¡escúchale, ya que es lo que tu hijo necesita!, la atención que logres darle será valorada por él/ella, aun que tengas cosas importantes por hacer, es lo que tu hijo desea y atesora…

Te explico, el niño (a) procesa su mundo por separado, de tal forma que, ve la realidad muy diferente a lo que tú eventualmente la ves, y de vez en cuando, él/ella busca la forma de invitarte a participar, sin tomar en serio tu invitación, y por tanto, tiende por optar modificar su espacio, encerrándose en el. Actitud que puedes observar si tu hijo va serrando poco a poco ese canal de comunicación, y preguntándote posteriormente como papá/mamá, el por qué de su comportamiento.

Canal de comunicación

Niño/Niña (Su mundo)

Papá/Mamá
(Aquí y ahora)

El diagrama muestra la interacción entre el niño (a) y el adulto.
Psic. Educ. Jorge Anselmo Alejandre Moreno

El niño, que en sus primeras etapas de desarrollo (los primeros tres años de vida) en condiciones determinadas a su entorno en el que se desenvuelve, causan efecto en su desempeño físico, emocional y mental. ¿De qué forma me dispongo a decirlo? De forma en que vemos crecer a cada infante, y cómo va adquiriendo conocimientos en el transcurso de los primeros años, (tales como el sentarse, gatear, balbucear, tratar de decir las primeras palabras, comenzar a caminar, conocer su alrededor y reconocer a las personas que lo rodean) para reforzar una conducta adecuada que le ayude a una mejor calidad de vida en el futuro. De esta forma el niño adquiere confianza conforme a sus destrezas adquiridas; en casa, con su familia, y de igual forma integrando conceptos básicos dentro de su ambiente. Desde este punto, las etapas siguientes, continúan su desempeño en función con el mismo patrón anterior, pero añadiendo nuevos procesos cognitivos, tales como los de adquisición de conceptos cada vez más complejos (la manipulación de objetos con mayor facilidad, la destreza psicomotriz; fina y gruesa, el conocimiento y proceso de la lecto-escritura, la

formación de procesos lógico-matemáticos, etc.), conforme el niño va avanzando en los siguientes años (4 a 9 años), de igual forma va extendiendo su adaptación hacia nuevos ambientes o entornos sociales en donde el niño pueda lograr objetivos para su desempeño

tanto académico como personal (ya sean en la escuela, la socialización con nuevos niños de su edad, conocimiento de nuevas autoridades como la maestra o el maestro, entre otros).

En los siguientes años, antes de finalizar su etapa infantil (10 a 12 años), el niño ya tiene asegurado todos los procesos adquiridos y afianzados, los cuales, demuestran que su proceso general fue satisfactorio y su desarrollo como tal se ha complementado de forma que no presenta ningún tipo de conflicto emocional, intelectual o psicológico. ¿Qué quiere decir esto? Si te das cuenta, el canal de comunicación favorable que se logra adquirir y mantener de padre a hijo (a) durante todo el proceso, es reforzado y estabilizado con comprensión, escucha y sentimientos positivos que a su vez, generan en él la satisfacción de ser entendido y ayudado conforme el estímulo que recibe de tu persona. Generando progreso en lo antes mencionado, asegurando su éxito a futuro. Todo este logro es entendido como la participación que tienes tú como adulto, en el mundo desarrollado por el niño.

Pero, ¿Qué pasa cuando el niño comienza a presentar problemas de conducta como consecuencia, y le impida desarrollarse en su mundo sanamente?

Te darás cuenta como papá/mamá que eres, la necesidad de poner cuidado a esos detalles que tu hijo (a) demuestra, y que pocas o muchas veces ignoras para darle esa atención que necesita de tu parte. Pueden ser muchas las causas de ese desinterés de ti hacia él/ella y a veces al no darte cuenta de ello, ocasionas una modificación en su conducta, afectando su canal de comunicación. Tomaré como ejemplo la situación en la que le das importancia a la calificación que saca el niño (a) en clase, cuando en realidad lo que debería de importarte es cómo se siente antes y después de ser evaluado –lo resalto, porque tu hijo necesita seguridad en el proceso de evaluación y NO en el valor de la calificación obtenida-. Al optar por premiar el logro obtenido –obsequiándole un artículo de valor que compense el logro- la actitud de ti, hacia él/ella, podría ser correcta en el caso de que aprobara –aunque no siempre se debe de premiar con obsequios-; pero, si se diera lo contrario (calificación reprobatoria), te inclinas por regañarlo, castigarlo e incluso llegar a situaciones de agresión física, sin importar el daño que le haces al no entender la necesidad del problema que presenta tu hijo (a) al reprobar, provocas como consecuencia un daño irreversible en el desempeño de su mundo, aislándolo y evitando así todo pensamiento e intención de crearlo a su manera. En este caso, ya no hay marcha atrás. Si insistes en imponer tus condiciones destruyendo toda creatividad que el niño antes desarrollaba, lo que bloquea así sus procesos cognitivos implicando a futuro daños en su personalidad, afectando relaciones en la escuela y modificando su comportamiento. Posteriormente, el niño que no logre desarrollarse en su mundo o que no alcance a crearlo por sí solo, tendrá dificultad para socializar en la realidad

del adulto, ya que no logrará un buen desempeño cuando sea mayor causando problemas mucho más severos, adquiriendo conductas negativas que sean muy difíciles o a la vez nulas de modificar.

Date cuenta de que en algún punto de su desarrollo, tú no le prestas la atención necesaria y/o ignoras la iniciativa que tiene tu hijo (a) para confesarte algún suceso importante, y poco a poco alejas ese interés por poner cuidado a lo que el niño (a) te quiere transmitir. Es probable que prestes más atención a los detalles que te suceden como adulto en tu realidad, y dejes de lado la información que él/ella te está manejando conforme gira su mundo. Ya sean muchas barreras las que te impidan ver esa necesidad que el pequeño te está presentando, provocas por consiguiente, una reacción en cadena al no restablecer el canal de comunicación, a causa de ello, el niño podría presentar anomalías en su forma de ser, ya sea para desenvolverse abiertamente, o en su percepción conceptual, posteriormente desatando una serie de conflictos que le impidan seguir con su proceso en una de las etapas mencionadas, causando modificaciones severas en su mundo. Pueden existir varios conflictos que le generas a tu hijo al no proporcionar la atención necesaria de tu parte; ejemplo, actitud cerrada, inseguridad, miedo, situaciones de conflicto -algún problema con alguno de sus vecinos, amigos u compañeros en la escuela-, frustración, bloqueo mental –impedimento que ocasiona rezago en los procesos cognitivos- y si te das cuenta, todo recae en su personalidad, dañándolo eventualmente o permanentemente. Tú como papá/mamá, te resultaría algo común que tu hijo presentase poco a poco esa actitud y/o conflicto, pensando que es resultado de su desarrollo, sin ver que estás contribuyendo a ese cambio drástico en su forma de ser al ignorar el mensaje que te manda, y esa actitud-conflicto vaya incrementando al pasar del tiempo, al grado de presentarse posteriormente como una psicopatología –trastorno psicológico- irreversible en el niño (a), desarrollándola como consecuencia en su etapa adulta (conducta antisocial, generación de violencia, actitudes negativas, etc.).

Recuerda que para lograr evitar situaciones de conflicto en tu hijo (a) a futuro, es necesario que, tú papá/mamá retengas el canal de información con él/ella durante todo su proceso de desarrollo, y además, revisar que éste debe ser favorable para ambos; no trates de esquivar todo aquello que el niño (a) te quiere transmitir o compartir –experiencias, comentarios, dudas, reclamos–, en vez de ello, intenta darte un espacio en las cosas que tengas por realizar como adulto, y ese espacio dedicárselo a tu hijo (a) exclusivamente. Toma en cuenta que él/ella valorará mucho ese gesto de ti, y eso contribuirá poco a poco a que tú formes parte de su mundo en el que se encuentra el niño (a). Te darás cuenta con el tiempo que automáticamente, el canal de información que estás manejando con tu hijo (a), se abrirá

de manera que, tanto tú como él/ella, podrán interactuar de forma bidireccional, lo que quiere decir, que tu realidad con su mundo, podrán fusionarse de forma que, tú podrás entrar sin ninguna dificultad en su universo, igual el niño (a) podrá adaptarse a tu realidad sin ningún problema.

Canal de comunicación favorable

Niño/Niña (Su mundo)

Papá/Mamá
(Aquí y ahora)

El diagrama muestra la interacción benéfica entre el niño (a) y el adulto.
Psic. Educ. Jorge Anselmo Alejandre Moreno

Así que, cuando tu hijo (a) le toque presentar un examen en la escuela, intenta ver la manera de proporcionarle la información necesaria -mas no intentes realizar todas las cosas que le tocan a él/ella- apóyalo. Interactúa de manera flexible, escúchale, muéstrale cómo sentirse seguro ante la situación, transmítele ese sentimiento positivo que quieres generar para con tu hijo (a). De esta forma, lograrás ampliar su panorama cognitivo, beneficiando su educación como niño (a). Recuerda que no siempre es bueno premiar su logro adquirido por el resultado aprobatorio de la evaluación con algún objeto. Ya que si así lo haces eventualmente, estarías contribuyendo a que su conducta sea condicionada a un tipo de sistema estímulo-respuesta (comportamiento que se muestra cuando das respuesta al estímulo correcto del niño), dirigiendo el comportamiento de tu hijo (a) hacia una limitante (fragmentando su proceso cognitivo y personal).

Lo que te quiero dar a entender papá/mamá, es que tu forma de premiar cada logro de él/ella con objetos continuamente, contribuyes a que el niño (a) no vea el esfuerzo logrado con resultados personales. Por lo que te sugiero optar por cambiar esos objetos de premiación por, ejemplos positivos canalizados por ti papá/mamá, así lograrás que tu hijo (a) valore más lo aprendido de sus propios esfuerzos. De esta forma contribuyes a que el niño (a) logre realizarse mejor en su universo.

Ahora, si tu hijo (a) llega a reprobar los estándares de la educación (algún examen en particular o el grado en sí), evita en todo momento llegar a situaciones de agresión con él/ella,

en vez de ello, te sugiero que hables tranquilamente con el niño (a), de manera que trates de resolver la situación de forma responsable y directa, así no das pie a que tu hijo (a) presente dificultades para desarrollarse en su mundo.

Mediante la información que te manejo, quiero generar en ti papá/mamá una actitud positiva de lograr percibir el mundo de tu hijo (a) y dejar que se desempeñe abiertamente en él. Te muestro las cualidades que puedes adquirir para mejorar tu estilo de vida en torno a su universo:     

Date el tiempo necesario para escucharlo. Analiza la situación que te presenta. Piensa en dar un ejemplo positivo. Mantén un canal de comunicación abierto al dialogo con el niño (a). Comprende la información que te maneja tu hijo (a) en toda circunstancia.

Te sugiero que seas constante en los pasos que te acabo de mencionar, así tu hijo (a) logrará desempeñarse en su mundo abiertamente en cualquier etapa que se encuentre. Determina la función que ejerces como papá/mamá, y no te limites en formar parte de su mundo, al contrario, contribuye en él para lograr reforzar el vinculo de padre a hijo.

BorderLine comprometido con informarte, y brindar derechos a quien los merece brinda los siguientes a la imagen de fondo encontrada en Web y disponible a la búsqueda. Comentarios y Contacto en Mail:

borderline.lider@live.com.mx Facebook: Border.lider.125@facebook.com

Twitter: twitter@BORDERLINEMX

Metroblog:

www.borderline.metroblog.com