You are on page 1of 2

Trichotecenos y Aflatoxinas en aves

Tricotecenos Se han encontrado más significativamente como contaminantes naturales, por el momento, son: toxina T-2, diacetoxiscirpenol (DAS), vomitoxina o deoxinivalenol (DON) y nivalenol. Las toxinas tricotecenas pueden encontrarse como contaminantes naturales en los cereales (maíz y subproductos, cebada, sorgo, avena, trigo y subproductos, arroz, centeno y mijo). Los tricotecenos son irritantes tisulares comprobados, siendo la principal observación asociada a su ingesta la presencia de lesiones orales, dermatitis e irritación intestinal. Entre los diferentes tricotecenos, las aves son más sensibles a la toxina T-2 y al DAS. Los tricotecenos son micotoxinas fuertemente supresoras de la inmunidad, afectando la respuesta celular inmune por efectos directos sobre la médula, el bazo, el tejido linfoide, el timo y la mucosa intestinal, en donde se lesionan las células que se dividen activamente. El principal síndrome que provocan es el gastroentérico, los sistemas y órganos afectados son, el sistema digestivo, nervioso, circulatorio y la piel. Es característico de la vomitoxina el provocar vómitos y rechazo del alimento. Este tipo de micotoxinas inhiben la síntesis de proteína a nivel de los ribosomas, de manera que impiden la proliferación celular provocando atrofia de aquellos tejidos que se regeneran constantemente a partir de células madres indiferenciadas: epitelio de las criptas del intestino, células linfáticas y hematopoyéticas. También alteran las membranas celulares y por lo tanto dañan órganos parenquimatosos tales como el hígado, el riñón y el páncreas. Llega a ser tan severa la disfunción hepática que se aprecian enormes hemorragias pálida o totalmente carente de pigmento de origen hemático. También tiene efectos nerviosos, alteraciones de las plumas, hemorragias y regresión de la bolsa de Fabricio. Las características toxicológicas generales de estas micotoxinas, son: 1. Vómitos, taquicardia, diarrea. 2. Hemorragias, edemas, necrosis de los tejidos cutáneos. 3. Hemorragias de la mucosa epitelial del estómago e intestino. 4. Destrucción de tejidos hematopoyéticos. 5. Disminución de los glóbulos blancos y plaquetas circulantes. 6. Meninges hemorrágicas (cerebro). 7. Alteración del sistema nervioso. 8. Rechazo del alimento. 9. Lesiones necróticas en diferentes partes de la boca. 10. Degeneración patológica de las células de la médula ósea, nódulos linfáticos, e intestino.

Aflatoxina Entre las aves, los patos son los más susceptibles a las aflatoxinas, seguidos de los pavos, pollos de engorde, ponedoras y codornices. En todas las especies las aflatoxinas son hepatotóxicas con cambios grasos, produciendo degeneración de los hepatocitos, necrosis y función hepática alterada. La supresión de la síntesis de proteína en el hígado es el factor más importante que producen supresión del crecimiento y reducción de la producción de huevos. Se sabe también que la Aflatoxina interfiere con el metabolismo de la vitamina D, lo cual contribuye a una menor resistencia ósea y debilidad en las patas. Al reducir la producción de las sales biliares, la aflatoxina afecta negativamente la absorción lipídica y de pigmentos. Además, el metabolismo de otros minerales, incluyendo hierro, fósforo y cobre también se ve afectado por

La aflatoxina aumenta la fragilidad de los capilares. Debido a la transferencia de aflatoxina a los productos comestibles y sus efectos carcinogénicos.la aflatoxina. reduciendo los niveles de protrombina y con ello aumentando drásticamente la incidencia de hematomas en la canal y el deterioro de ésta. la mayoría de los países han fijado límites máximos legales para la aflatoxina en el alimento.                Los signos clínicos de toxicidad por aflatoxina incluyen: Menor ganancia de peso / anorexia Disminución de la producción de huevos Reducción de la eficiencia de conversión del alimento Aumento de la mortalidad Inmunosupresión y mayor susceptibilidad a las enfermedades Fertilidad e incubabilidad reducidas Toxicidad del embrión Hemorragia visceral específica Mayor susceptibilidad a los estresores ambientales y microbianos Debilidad de las patas y menor resistencia ósea 'Síndrome del ave pálida' Hígado graso Necrosis hepática Hiperplasia del conducto biliar Mayor incidencia de hematomas y deterioro .