You are on page 1of 5

LA FORMA Y LA FUNCICIÓN COMO MODOS DE SER Y QUE HACER DEL PARADIGMA DEL DISEÑO EN DIRECCIÓN A LA SINGULAD.

Por: Javier Ávila Sánchez

1

Desde los lugares comunes que proceden a la descripción global sobre el termino “arte”, se afirma que es una serie de actividades, cosas o productos, realizados por el ser humano con una finalidad estética o una intención comunicativa, por medio de la cual se construyen, se expresan, se interrogan, se representan y se problematizan una serie de visiones o conceptualizaciones tomadas desde la imaginación del ser humano o simplemente como una mirada del mundo real. El arte es validado como un componente intrínseco a las manifestaciones culturales del mundo a lo largo del espacio y el tiempo. Se dice que desde la temprana edad de la humanidad, el arte siempre ha tenido una función natural de existencia, primeramente como una función ritual, mágica, cosmogónica, religiosa y al transcurrir de los siglos sus características fueron cambiando hasta convertirse en un componente que de la mano de la evolución del ser humano ha ido adquiriendo un elemento estético articulado con una función mercantil, social, pedagógica, experimental y por ende como generador de espacios o modelos construidos a través de su profundo estudio y teorización.

Ahora bien, la evolución histórica del término y el concepto del arte ha ido cambiando a través de los años convirtiéndolo en una descripción subjetiva, llena de debates y discusiones. No podría legitimarse como verdad absoluta una sola definición, entre ellos podemos citar algunas de las más relevantes definiciones correspondientes a múltiples pensadores desde el punto de fuga de sus respectivas miradas: según Tomás de Aquino, “El arte es aquello que establece su propia regla”, para Max Dvořák “el arte es expresión de la sociedad”, en sentido de John Ruskin “el arte es la libertad del genio”.

Así mismo, el concepto ha ido variando con el paso del tiempo, visto desde una perspectiva histórica y lineal encaminada desde el Renacimiento solo era considerado arte las “artes liberales”, (entendidas como los estudios que tenían como propósito ofrecer conocimientos generales y destrezas intelectuales antes que destrezas profesionales u ocupacionales especializadas), la arquitectura, la escultura y la pintura eran consideradas “manualidades”. En el siglo XX, su terminología evidencia muchos cambios desde lo conceptual, articulándolo a muchas visiones de mundo, ideas, sentimientos, la forma como el hombre ha ido interactuando y relacionándose con el mundo, la función del arte esta sujeta a muchas practicas y modos de ser y que hacer de la humanidad, variando desde la función más practica hasta la mas ornamental, diversificando sus contenidos
Estudiante de Diseño Gráfico; Fundación Universitaria los Libertadores – Historia del Diseño.

pero a su vez la complejiza desde su contexto comunicativo. En efecto el diseño gráfico es un dispositivo construido a través de múltiples interpretaciones del arte. el Arts and Grafts y su valoración hacia muchos aspectos estéticos propios de la complejidad de lo ornamental. nos remontamos a los cimientos de el diseño primario. de carácter temporal o efímero. y sobre todo el rechazo a utilizar los elementos de la industria para la producción de sus piezas gráficas. En este sentido cuando hablamos de Diseño Gráfico desde su carácter funcional. durante el desarrollo de la historia naciente de el Diseño gráfico como disciplina es evidente y estrechamente marcada la relación arte-Diseño como un binomio fundamental para la construcción de lo que hoy en día conocemos como el paradigma disciplinar del diseño: La estética y la función. ya sea como pieza creada con el fin de movilizar una dinámica de la cotidianidad o como proceso de la singularidad y la conmoción artística. Fundación Universitaria los Libertadores – Historia del Diseño. y es aquí donde surge uno de los grandes cuestionamientos propuestos para el desarrollo de este escrito: lo imperante de el carácter funcional del diseño sobre el sentir estético del arte. la imagen está mediada por muchos aspectos estudiados por las diferentes teorías comunicativas. aunque en muchos cabe destacar que fue un referente para muchas corrientes arquitectónica. dando apertura a la creación de experiencias propias. en este momento el arte se divide en el paradigma de la forma por encima de la función. los códigos y los diferentes signos como dispositivos generadores de interpretación y caracterización del mensaje que se espera comunicar al lector o al interpretante. en conjunto este tipo de composiciones revaloraron una serie de prácticas que imperaban una importante carga de contenido decorativo. y en particular la imagen estamos expuestos a diversos planteamientos que se constituyen en opciones para vislumbrar diferentes lecturas que nos muestran distintos panoramas en el momento en que percibimos una pieza gráfica. obedecemos a una gran premisa “El diseño debe ser un dispositivo que enmarca una serie de parámetros y cualidades que dentro de lo convencional nos debe llevar a un objetivo claro: comunicar acertadamente una idea o llevarla a un concepto tangible y materializado. Por otro lado. es aquí donde se valida la importancia de la forma sobre su valor funcional. entre ellos. dotando la pieza de una riqueza que aumenta el anclaje de la singularidad. donde la forma prima sobre la funcionalidad. a continuación expresare mis propias alternancias sobre esta pequeña problematización que concierne un estudio complejo y directo que pretenda generar nuevas miradas sobre nuestro abordaje como diseñadores. la supremacía de las formas. De igual manera.desde lo religioso o simplemente cuestiones estéticas. En primera instancia al invocar las primeros vestigios de lo que generalmente comienza a formar parte de la historia del Diseño. los canales. a través del estudio del Diseño. Estudiante de Diseño Gráfico. Así. .

sin dejar de lado su carácter estético y conceptual. de la estructuración de los modos de ver y contemplar la vida y sus diferentes posibilidades también es cierto que es un reflejo de la percepción y de los modos de ver del mundo la cotidianidad de quien diseña. Aquí es dónde la forma sigue siendo vital. para otro de los movimientos artísticos y de pensamiento como el Modernismo o Art Noveau que en gran medida conservaba en su forma el carácter decorativo y hereditario de las artes con un sentido estético cargado de ornamentos. y todo tipo de complementos y enseres de uso diario que habían de contener. En virtud de una observación detallada de los fenómenos del diseño gráfico y en particular sobre el debate que suscita la importancia de la forma sobre la función o lo imperativo que resulta ejercer la función sobre la estética. Es aquí donde realmente se debe ensanchar la mirada y comenzar la problematización de lo que se sugiere en forma de una dinámica desde la estética y la función. Muchos artistas identificados con el modernismo eran artistas “integrales”. Dado lo anterior.De igual modo. . en donde la forma imperaba y se adaptaba a la función del objeto. sino que intervenían en el diseño de la decoración. que hacen de esta un elemento bastante complejo a la hora de su reproducción y por ende se articula con una problematización naciente en la estructura del abordaje del diseño. también cabe destacar que este fenómeno se ve problematizado al hacer una invocación desde lo que se conoce como la obra de arte en su época de su reproducción técnica. sin restar importancia a su función cuya impronta es enriquecer el diseño. Fundación Universitaria los Libertadores – Historia del Diseño. en el caso de los arquitectos. se encargó de asignar a los objetos cotidianos un valor atractivo y “digerible” hacia una democratización de la estética y del diseño accesible a todos los públicos. se considera que probablemente se ha dejado de lado la relación entre la imagen. De igual manera. Este sentir hizo que también la producción se encaminara hacia procesos de creación con el mismo aire complejo. despojando al arte de su carácter subjetivo y apropiándose de sus metalenguajes e hipertextos para encaminarlo hacia la construcción objetiva y acertada de una idea comunicada y materializada. entendiendo la estética como el gran eje fundamental del desarrollo y consolidación del diseño. dotarle de una fuerza que lo convierte en un objeto de admiración y exuberante carga de técnica. entendiendo que la forma a modo de producción e puede generar una serie de inconvenientes desde ópticas distintas como la económica que a su vez se entrelaza con logística y la técnica. “¿Debe imperar la forma sobre la función?. el mobiliario. o el diseño gráfico y sus ordenes estéticos y funcionales. cuyo valor considero es el origen de los caracteres funcionales aplicados al diseño y en palabras de Walter Benjamín: Estudiante de Diseño Gráfico. no sólo proyectaban edificios. para el diseño la función es el fin absoluto. especialmente. en donde el sentido interdisciplinar era la materia prima de esta creciente corriente.

ni el tiempo son. las ideas y costumbres que introducen. afirmar que la estética o la funcionalidad en el diseño es más importante. En este caso. las primeras escuelas de diseño como la Bauhaus y la corriente del plakastil. la estética fue tomando y difuminando su postura. ni el espacio. Fundación Universitaria los Libertadores – Historia del Diseño. A decir verdad a medida que transcurre la historia contemplamos como el diseño se alimenta de varios fenómenos para los cuales la estética y la función se yuxtaponen en sentido de que la imagen o la pieza gráfica se concreten en un elemento directo y acertado a la hora de expresar y develar un idea materializada. donde quede abierta la posibilidad de tratar de vislumbrar al artista y al comunicador gráfico como eje de creación. y por hombres cuyo poder de acción sobre las cosas era insignificante comparado con el que nosotros poseemos. no como separación sino como complemento de una razón fundamental en el desarrollo del diseño en cuestión del tratamiento de lo inmaterial (entendido como la síntesis y la movilización del pensamiento para crear conceptos) y lo material. resulta subjetivo. nos asegura respecto de cambios próximos y profundos en la antigua industria de lo Bello. el diseño se desenvuelve en muchos matices que le permiten construirse y deconstruirse como un espacio donde caben muchas posibilidades y se conjuga un sin número de condiciones de ser y dinamizar el mundo contemporáneo. es necesario hacer el reconocimiento de nuevas miradas. al transcurrir del acontecer de las dinámicas y los modos de afrontar el diseño. desde hace veinte años. En virtud de estos acontecimientos podemos develar que a medida que el diseño se fue apoderando de patrones de construcción. en el marco de estos planteamientos encaminados hacia la búsqueda de un equilibrio entre forma y función. Ahora bien con el abordaje de este ensayo y una breve mirada nos permitiremos no pretendo develar si impera la función sobre la forma o viceversa. . lo que han venido siendo desde siempre. apostando a generar una estética certera y contundente a la hora de comunicar. delimitación y estructuración. que no puede sustraerse a la acometividad del conocimiento y la fuerza modernos. donde es la función acude a la síntesis cargada de un carácter indexetico que es el principal promotor de la resolución del mensaje a comunicar en la pieza de diseño. teorización. Es preciso contar con que novedades tan grandes transformen toda la técnica de las artes y operen por tanto sobre la inventiva. A modo de exposición. llegando quizás hasta a modificarse de una manera maravillosa la noción misma del arte”. composición. Ni la materia. pensamiento y Estudiante de Diseño Gráfico. fueron instituidas nuestras Bellas Artes y fijados sus tipos y usos. En todas las artes hay una parte física que no puede ser tratada como antaño. Pero el acrecentamiento sorprendente de nuestros medios.“En un tiempo muy distinto del nuestro. la flexibilidad y la precisión que éstos alcanzan. En consecuencia.

Hay una frase desde los lugares comunes del campo disciplinar del trabajo de la imagen gráfica que afirma que “el diseño es el arte de hoy”. haciendo de los procesos de diseño un modo de abstraer el arte. donde como resultado de la abstracción de la reflexión de la forma es consecuencia de una reflexión profunda de la complejidad. para muchos el diseñador se puede constituir como un “artista visual” donde el diseño no puede negarse a la exploración y experimentación de la diversidad en la forma complementándola con la función. .reflexión. constituyéndola como una forma de asumir el rol de diseñador desde la relevancia de la forma de desarrollar los diferentes proyectos gráficos. desde una mirada reflexiva y equilibrada seria interesante abordarla y profundizarla desde el estudio y la problematización del diseño. y del arte pensado como un diseño que puede ser efecto de las reflexiones artísticas de el buen diseñador gráfico. a su vez puede generar cuestionamientos y críticas de la realidad y sus aspectos históricos. en tanto que. y asumir la función desde la importancia resulta radical desde la legitimación de un valor de la función como un todo. el diseño del arte son dos categorías que van intrínsecas. ligadas intimamente la una a la otra. Estudiante de Diseño Gráfico. culturales y social que son la base fundamental para argumentar o justificar tanto la forma como la función pensándola como una consecuencia de las necesidades ajustadas a los sistemas de control. entendiendo la importancia de el equilibrio que debe generarse desde la carga artística y la carga funcional. Fundación Universitaria los Libertadores – Historia del Diseño. Para finalizar y a manera de reflexión. ya que constituiría en una parametrización y homogenización del pensamiento y de la interpretación de los modos de ver y asumir la pieza gráfica.