Estrategias de Manejo Integrado para el Control de Caligus en la Industria del Salmón en Chile

INTRODUCCION
Piojo de mar es el nombre vulgar dado a una gran variedad de ectoparásitos copépodos que provocan severo daño comercial en el salmón cultivado. En el hemisferio norte es Lepeophtheirus salmonis (Kroyer) la especie más devastadora para los salmones de cultivo mientras que para Chile es desde 1997 Caligus rogercresseyi (Boxshall & Bravo). Los daños económicos provocados por este parásito están relacionados con la pérdida de calidad del producto final, con el crecimiento retardado de los peces parasitados, con el incremento de la susceptibilidad frente a otros patógenos y por los costos generados por los tratamientos. La presencia de Caligus en Chile, data desde los comienzos de la actividad salmonera, cuando Caligus teres fue reportado parasitando al salmón coho (Oncorhynchus kisutch) en el sector de Huito, Calbuco (Reyes & Bravo, 1983a, 1983b). Posteriormente, Carvajal y col. (1998) reportaron la presencia de Caligus flexispina (Lewis, 1964), especie que fue posteriormente descrita como Caligus rogercresseyi por Boxshall & Bravo (2000). A partir del 2005, la industria del salmón en Chile ha debido enfrentar serias dificultades en la etapa de engorda en el mar, debido a la pérdida de sensibilidad registrada en Caligus rogercresseyi al benzoato de emamectina, situación que fue corroborada a través de la aplicación del bioensayo desarrollado por Sevatdal y Horsberg (2003) en el marco del proyecto Fondef D04I1255 “Evaluación de resistencia al benzoato de Emamectina en Caligus rogercresseyi e implementación de estrategias para minimizar su impacto en los salmones de cultivo”.

Especies de copépodos parásitos descritos para Chile
A diferencia de Lepeophtheirus salmonis que parasita a salmones de vida silvestre en el Hemisferio Norte, los copépodos descritos para Chile son parásitos naturales de los peces marinos en el Hemisferio Sur. A la fecha se han descrito para Chile ocho especies del género Caligus y 10 del género Lepeophtheirus, todos ellos parásitos de peces marinos, con la excepción de Caligus teres y Caligus rogercresseyi reportados también en salmones: - Caligus teres (Wilson, 1905). Reportado en salmónidos por Reyes & Bravo (1983) - Caligus debueni (Stuardo & Fagetti, 1961). - Caligus aesopus (Wilson, 1921). - Caligus gayi (Nicolet , 1849). - Caligus serratus (Reyes, 1985). - Caligus amplifurcus (Reyes, 1985). - Caligus flexispina (Fernandez y Villalba, 1986). - Caligus cheilodactylus (Kroyer, 1863) - Caligus rogercresseyi (Boxshall & Bravo, 2000) - Lepeophtheirus nordmanii (Milne-Edwards , 1840). - Lepeophtheirus chilensis (Wilson, 1905). - Lepeophtheirus dissimulatus (Wilson, 1905). - Lepeophtheirus edwarsi (Wilson, 1905). - Lepeophtheirus enteritus (Wilson, 1921). - Lepeophtheirus yañezi (Stuardo & Fagetti, 1961). - Lepeophtheirus selkirki (Atria, 1969) - Lepeophtheirus zbigniewi (Castro & Baeza, 1981) - Lepeophtheirus frecuens (Castro & Baeza, 1984) - Lepeophtheirus mugiloidis (Villalba & Durán, 1985).

Ciclo de vida de Caligus rogercresseyi
El ciclo de vida de Caligus (Fig.1) presenta ocho estados de desarrollo, tres planctónicos y cinco estados de parasitismo. Caligus no logra sobrevivir en salinidades bajo 15 ppt (Bravo y col., 2008). El ciclo de vida es dependiente de la temperatura del agua. A 10,0°C el ciclo se completa en aproximadamente 45 días, a 12,0 °C en 32 días y 26 días a 15,0°C (González & Carvajal; 2003).

Adherido por succión

Hembra sin saco

Macho

Hembra con saco

Huevo Nauplius I Nauplius II Copepodito Chalimus II Chalimus III Chalimus IV Chalimus I

Natación Libre

Adherido por filamento frontal

Figura 1.- Ciclo de vida de Caligus rogercresseyi

Estados planctónicos: Comprenden dos estados de nauplius y un estado de copepódito. Estos parásitos en su primera etapa de vida son de natación libre formando parte del zooplancton. El tamaño de los parásitos se ve incrementado en la medida que va avanzando en los estados de desarrollo, registrándose para nauplius-I tamaños promedio del orden de las 425 µm (Fig.2) y de 463 µm para nauplius II (Fig.3).
Figura 2.- Nauplius I en desarrollo (425 µm) Figura 3.- Nauplius II (463 µm)

El copepodito, estado infestivo que alcanza tamaños del orden de las 658 µm (Fig.4), localiza al pez atraído por su mucus y se adhiere a éste a través del par de antenas que posee, permaneciendo fijo a través de su filamento frontal que desarrolla para estos propósitos. El período de vida libre del copepodito es de alrededor de 12 días como máximo, período en el cual debe encontrar un hospedador ya que de lo contrario morirá al agotar sus reservas de alimento. La fuerza de atracción natural está basada en ciertas moléculas presentes en el mucus de los peces que activan los mecanismos sensoriales de los ectoparásitos, permitiéndoles encontrar su hospedador. Chalimus: Estados juveniles que presentan cuatro estados de desarrollo adheridos al pez a través de su filamento frontal, lo que les permite permanecer fijos alimentándose del mucus. La longitud reportada para los chalimus va desde 830 µm en la etapa de chalimus-I, a alrededor de los 4 mm para el chalimus-IV, diferenciándose cada estadio por el tamaño de los individuos y por la morfología exhibida en la porción proximal del filamento frontal (Fig.5). Por corresponder al grupo de los crustáceos, estos parásitos desarrollan mudas en cada estado de desarrollo, caracterizándose el género caligus por realizar estas mudas sin desprenderse del pez. Estado adulto: Las hembras (Fig. 6; Fig. 7) se diferencian claramente de los machos (Fig. 8). La longitud total promedio reportado para las ejemplares adultos es de aproximadamente 0,5 cm., los cuales se mueven libremente sobre la superficie corporal del pez. En estudios realizados en laboratorio, se observó que el macho sobrevive aproximadamente 800 UTA (unidades térmicas acumuladas), mientras que la hembra sobrevive alrededor de las 1.000 UTA.

Las hembras maduras se caracterizan por presentar dos largos sacos ovígeros de aproximadamente 0,5 cm. que cuelgan del abdomen, conteniendo en promedio 50 huevos/saco. Sin embargo, en áreas donde las condiciones ambientales son más adversas para el parásito se han contabilizado hasta 130 huevos por saco. Las hembras producen hasta 11 generaciones de sacos ovígeros, con sólo una copula de un macho. La primera generación de sacos es generada en 32 días a 12ºC, las siguientes generaciones de sacos son producidas con una frecuencia de 4-6 días, dependiendo de la temperatura.

Hospedadores naturales y especies susceptibles a C. rogercresseyi
Las especies más susceptibles a la parasitación por C. rogercresseyi son la trucha arcoiris (Oncorhynchus mikiss) y el salmón del Atlántico (Salmo salar), mientras que el salmón coho (Oncorhynchus kisutch) ha mostrado ser altamente resistente bajo las mismas condiciones de cultivo,

Figura 4.- Copepodito en estado libre (658 µm)

Figura 5.- Estados juveniles en diferentes etapas de desarrollo: Chalimus I (830 µm); Chalimus II (1271 µm); Chalimus III (2146 µm); Chalimus IV (4201 µm).

Figura 6a.- Macho (5.16 mm)

Figura 6b.- Hembra grávida (4.96 mm.)

es decir, compartiendo los mismos sitios, iguales condiciones geográficas y ambientales y similares densidades de carga. Los hospedadores naturales son las especies nativas róbalo (Eleginops maclovinus), pejerrey (Odontesthes regia) y lenguado (Paralichthys microps), con cargas parasitarias relativamente bajas, a diferencia de los salmones de cultivo, en donde el parásito ha encontrado un hospedero ideal. En infestaciones experimentales realizadas con L. salmonis se ha demostrado que el salmón coho es la especie más resistente a este tipo de parásitos, reaccionando con una hiperplasia epitelial y una eficiente respuesta inflamatoria ante la presencia de este parásito (Fast et al., 2003). Por otra parte, se ha evidenciado que en el mucus de los peces hospedadores existen componentes que actúan como sustancias atractantes. La fuerza de atracción natural estaría basada en ciertas moléculas presentes en el mucus de los peces que activan los mecanismos sensoriales de los ectoparásitos, permitiéndoles encontrar a su hospedador.

parasitando a la trucha anádroma (Salmo trutta) y a otros peces silvestres entre los que se destaca el róbalo (Eleginops maclovinus) y el pejerrey (Odontesthes regia), lo que confirma su distribución en la costa Atlántica y del Pacífico en el cono sur de América del Sur (Bravo y col., 2006).

Quimioterápicos empleados para el control del piojo de mar
Diferentes compuestos pesticidas han sido probados y usados en diferentes países, para el control del piojo de mar en salmónidos: Organofosforados: Insecticidas aplicados por baños que afectan el sistema nervioso central al inactivar la enzima acetilcolinesterasa (AChE). Actúan solo sobre los estados móviles en el pez (copépodos preadultos y adultos). Diclorvos fue usado para el control del piojo de mar en Escocia e Irlanda desde fines de los años 1970s hasta principios de los años 1990s. En Noruega el NeguvonTM (triclorfon) fue reemplazado por el NuvanTM (diclorvos). Desde principios de los años 1990s, el diclorvos ha sido reemplazado en Europa por azamethiphos (SalmosanTM). Los azamethiphos también fueron licenciados para su uso en Canadá a mediados de los años 1990s. Piretroides: Constituyen un grupo de insecticidas, producidos a partir del extracto de las flores de crisantemo que contienen este compuesto naturalmente (plantas del género Pyrethrum). Actúan en el parásito interfiriendo con la funcionalidad del sistema nervioso central provocando parálisis y su muerte. Fueron introducidos como tratamiento aplicado por baño para el control del piojo de mar en 1989. A principios de 1990s fue reemplazado por el piretroide sintético Cipermetrina en Europa y en Los Estados Unidos. Avermectinas: Las avermectinas son producidas por el microorganismo Streptomyces avermitilis, son aplicadas vía oral y actúan interrumpiendo la transmisión de señales en el sistema nervioso. La ivermectina, es efectiva sobre todos los estadios de vida del piojo de mar, lo que incluye a ejemplares adultos y chalimus. Fue explorada como un

Distribución Geográfica de C. rogercresseyi
Los primeros antecedentes de C. rogercresseyi parasitando a los salmónidos en la X Región, datan en Chile desde 1997. Sin embargo, también se tienen registros de esta especie en la zona de Río Gallegos, Argentina (Fig.7),

CHILE

ARGENTINA

Distribución del parásito en las costas del cono sur

Figura 7 Distribución geográfica de C. rogercresseyi

Tratamientos usados en Chile
Los primeros productos usados para el control de Caligus en Chile fueron aplicados por baño, hasta que en los años 80’s hicieron su aparición los tratamientos aplicados oralmente a través del alimento. La ivermectina fue aplicada en Chile por un período de 10 años hasta que fue reemplazada por el Benzoato de Emamectina (SliceTM), desarrollada por Schering Plough. Ambos productos, con efecto sobre todos los estados de desarrollo del parásito. La ivermectina, fue prohibida posterior a la aparición del SliceTM en el mercado internacional, a fines de los año 90’s. A partir del año 2000, solamente el benzoato de emamectina fue autorizado para el tratamiento de Caligus en Chile, una vez aprobado su registro por parte del SAG. Pesticidas usados para el control del piojo de mar en Chile: - NeguvonTM (1981- 1985), - NuvánTM (1985- 2001) - Ivermectina (1989-2001), - Benzoato de Emamectina (SliceTM) (1999 a la fecha), - Peróxido de Hidrógeno (2007 a la fecha) Inhibidores sintéticos de la quitina: El diflubenzuron (LepsidonTM) y teflubenzuron (CalicidaeTM) actúan sobre los estadios de desarrollo que realizan muda (chalimus y preadultos), ya que inhibe la síntesis de quitina que forma la caparazón. En ausencia de quitina, la cutícula se vuelve frágil y delgada, impidiendo que el parásito sobreviva a los rigores de la muda. Estos productos han sido aprobados en Noruega, Escocia e Irlanda. Desinfectantes tópicos: El formaldehído fue el primer agente usado por baño para el control del piojo de mar. Los baños con peróxido de hidrógeno fueron introducidos parcialmente como método de control para estos parásitos en Noruega a principios de los años 1990s, debido a la reducida eficacia mostrada por los organofosfatos. El peróxido de hidrógeno fue posteriormente adoptado en Escocia, Irlanda y Norte América. Actúa causando parálisis mecánica como resultado de la liberación de oxígeno en el intestino y hemolinfa de los parásitos. - Deltametrina (2007 a la fecha )

posible agente incorporado en el alimento a fines de los años 1980s, y fue desde entonces usada en Irlanda, Escocia y Canadá hasta qua a fines de los años 1990s el benzoato de emamectina fue introducido al mercado. El benzoato de emamectina ha mostrado ser el fármaco más eficaz para el control del piojo de mar en Europa, Norte América y Chile. Se emplea a través del alimento a una dosis de 50 g/Kg de pez por día por 7 días consecutivos (ScheringPlough Animal Health).

Estrategia de Manejo Integrado para el control del piojo de mar
Desde fines de los años 1980s se tienen antecedentes de los efectos catastróficos causados por L. salmonis y del desarrollo de resistencia de este parásito a los químicos utilizados por baños para su control (Jones et al., 1992; Devine et al., 2000; Walsh et al., 2007), lo que obligó a implementar métodos de monitoreo bajo condiciones prácticas de cultivo (Andersen & Kvenseth, 2000). En 1997 se estableció un Programa Nacional para el control del sea-lice desarrollado por The Norwegian Animal Health Authorities en conjunto con el Directorate of Fisheries, el Directorate of Nature Management y la organización de productores de salmón. En 1998 se reportaron fallas en el uso de Deltametrina para el control del piojo de mar en Noruega (Devine et al., 2000). Al igual que en Noruega, en Escocia e Irlanda se evidenció desarrollo de resistencia al NuvanTM a fines de los años 1980’s (Jones et al., 1992). En 1998 el Scotish Quality Salmon (SQS) adoptó una Estrategia de Tratamientos Nacional (NTS) para el control del sea-lice, como Código de Prácticas. Además, en 1999 se formó el grupo Integrated Sea Lice Management (ISLM) con la finalidad de proveer un foro de intercambio de información sobre el manejo del sea-lice y promover el desarrollo e implementación de estrategias de control integrado, sostenible con el medioambiente. En Canadá, en marzo del 2003 se publicó el Integrated Pest Management of Sea Lice in Salmón Aquaculture como resultado de la colaboración entre el Salmon Health 200 Consortium y la Pest Management A) 180 160 Regulatory Agency, como contribución a 140 la excelencia y desarrollo sustentable de 120 100 la industria del salmón Canadiense. En 80 60 Irlanda, al igual que los otros países del 40 Hemisferio Norte, fue implementado a 20 0 partir del año 2002 un Catastro Nacional de Caligus en los centros de cultivo.
ppb EMB

Brotes de enfermedad causados por el piojo de mar en el hemisferio norte son raramente reportados gracias a la implementación de estrategias de manejo. Además, en países como Irlanda, Escocia y Noruega, la aplicación de tratamientos ha sido regulada. Los tratamientos en Irlanda son realizados cuando se registran cargas sobre 0.3-0.5 hembras ovígeras por pez en verano y de 2 hembras ovígeras por pez en invierno. En Noruega, existe obligatoriedad de realizar tratamientos con cargas de 1 a 5 hembras adultas por pez, dependiendo de la época del año, temperatura del agua y ubicación del sitio de cultivos (Eithun, 2000). En Escocia, se implementó un Código de Manejo voluntario, en donde se acordó realizar tratamientos con la presencia de 1 hembra ovígera por cada 10 peces en la época de primavera (Rae, 2000). En New Brunswick, Canadá, los tratamientos son a menudo efectuados cuando la carga es mayor a 5 estados pre-adultos por pez y/o cuando la carga es de 1 hembra ovígera por pez, dependiendo de la temperatura del agua y de la época del año (Johnson et al. 2004).

Desarrollo de Resistencia en el Piojo de Mar
Los genes que transmiten resistencia probablemente se incrementan repetidamente por mutación, pero en la ausencia de exposición a algún químico o tóxico estos genes permanecen en una muy baja frecuencia en las poblaciones consideradas plagas (Denholm et al., 2002). Con la exposición repetitiva a algún químico o tóxico

180 160 140 120

B)

ppb EMB

100 80 60 40 20 0

>10 years

< 10 years

E

NE

Figura 8 : Sensibilidad promedio (EC50 ± 95 % confianza) de C. rogercresseyi al benzoato de emamectina. No fueron registradas diferencias significativas con respecto a los años de operación de los centros de cultivos (A) ni al nivel de exposición de los centros (B).

empleado para su control, los individuos que poseen estos genes son selectivamente favorecidos e incrementan en frecuencia. Durante los primeros estados de selección, el número de sobrevivientes resistentes puede ser tan pequeño que puede tener un impacto imperceptible sobre la calidad del control, sin embargo, estos individuos eventualmente alcanzan un nivel en el cual las dificultades de control se hacen aparentes. La velocidad a la cual se incrementa la resistencia, y el grado de resistencia que puede ser tolerado, depende de una serie de factores interrelacionados, incluyendo la naturaleza del daño infringido por una plaga, la potencia del mecanismo de resistencia, la frecuencia de uso del químico en cuestión y la biología de la plaga. Actualmente, la resistencia se

200 180 160 140

EC50 (ppb)

120 100 80 60 40 20 0

PM

H

AC

Q

Figura 10 : Sensibilidad promedio (EC50 ± 95 % confianza) de C. rogercresseyi al benzoato de emamectina. No fueron registradas diferencias significativas en las cuatro áreas donde están localizados los 18 centros de cultivos analizados (p=0.493). PM=Puerto Montt; H=Hornopirén; AC=Ancud-Castro; Q=Quellón (E=centro expuesto; NE= centro no expuesto).

Desarrollo de resistencia de C. rogercresseyi en Chile
600 500

400 300 200 100 0

summer

winter

Figura 9 : Sensibilidad promedio (EC50 ± 95 % confianza) de C. rogercresseyi al benzoato de emamectina. Se registran diferencias significativas (p=0.039) en los siete centros analizados en el verano del 2006/2007 con respecto a los muestreos realizados en el invierno del 2007. Lo que demuestra que la sensibilidad de C. rogercresseyi al benzoato de emamectina fue disminuyendo en el tiempo.

explica sobre la base de los factores multidimensionales dependientes de la ecología, fisiología, bioquímica y genética de los vectores, teniendo en cuenta que todo esto varía con la especie, las poblaciones y la localización geográfica. La cantidad de parásitos vectores resistentes en las poblaciones depende del volumen y la frecuencia de aplicación de los pesticidas que se han empleado contra ellos y de las características inherentes de la especie involucrada. Un ejemplo son los piojos, que poseen ciclos de vida cortos con abundante descendencia y rasgos esenciales para el desarrollo de la resistencia.

A fines del año 2005, se comenzó a observar pérdida de efectividad del benzoato de emamectina para el control de Caligus en Chile, lo que provocó el aumento en las dosis de tratamiento por sobre los valores recomendados (50 microgramos de ingrediente activo por kilo de peces por día) e incremento del período del tratamiento por sobre los 7 días consecutivos recomendados. Situación que se hizo más evidente en el verano del 2007. La pérdida de sensibilidad fue confirmada a través de la aplicación del bioensayo desarrollado por Sevatdal y Horsberg (2003), para evaluar la sensibilidad de Lepeophtheirus salmonis a los piretroides y adaptado para evaluar la sensibilidad al benzoato de emamectina. El desarrollo de resistencia fue confirmado a través de la aplicación del bioensayo a los parásitos adultos colectados desde 18 centros de cultivos distribuidos en la Región de Los Lagos entre Noviembre del 2006 y Enero del 2007. Los valores de EC50 obtenidos con el bioensayo aplicado a los parásitos colectados de 18 centros de cultivos, fluctuaron entre 57 a 203 microgramos por litro (ppb) en primavera-verano y entre 202 y 870 ppb para la estación de otoño-invierno. Los valores de EC50 obtenidos a través del estudio, indicaron claramente la pérdida de sensibilidad de C.rogercresseyi al benzoato de emamectina en los centros de cultivos analizados (Bravo y col., 2008).

EC50 (ppb)

ESTRATEGIAS PARA EL MANEJO Y CONTROL DE CALIGUS EN CHILE
Los acuerdos de manejo por áreas de cultivo son una importante estrategia para el control del piojo de mar. Esto significa que los diferentes centros de cultivos que comparten una misma área, influenciada por el movimiento de las mismas masas de agua, deben aplicar estrategias coordinadas de tratamientos y de manejo para mantener bajo control a Caligus. Los factores de riesgo identificados en la parasitosis por Caligus son: - Altas densidades de carga por jaula - Alta concentración de centros de cultivos por área. - Sitios con pobre circulación de agua - Mala calidad de los smolts - Susceptibilidad de los peces (peces enfermos) - Altas temperaturas (verano) - Utilización de un solo antiparasitario - Desarrollo de resistencia El término all-in all-out se refiere a que todos los peces deben ingresar al centro de cultivos en el mismo período (all-in) y que también deben ser cosechados en un mismo período (all-out). Instauración de Periodos de Descanso: Consisten en dejar descansar los sitios de cultivo, una vez finalizado el ciclo productivo, posterior a la cosecha y antes de la introducción de nuevos lotes de peces, cuya finalidad es cortar el ciclo de vida del parásito. El período de descanso está enfocado a impedir que los estados copepoidales, estados infectivos, puedan alcanzar a un pez para continuar con su ciclo de vida sobre el hospedador. De no encontrar un hospedador, los copepoditos inevitablemente morirán, disminuyendo así la carga de parásitos en el área de cultivos. Para el caso de Escocia, el período mínimo de descanso recomendado por área es de 6 semanas. Existen antecedentes que demuestran que los peces que ingresan a un sitio sin descanso son rápidamente invadidos por los piojos de mar, principalmente en sitios donde se comparten clases anuales. El período de descanso tiene directa incidencia en: - Reducción de copepoditos (declinación en el número de parásitos). - Reducción en el uso de tratamientos.

Con la finalidad de minimizar los riesgos de desarrollo de resistencia, minimizar el uso de fármacos y mantener un control efectivo del parásito, en los países del Hemisferio Norte se han desarrollado estrategias y protocolos enmarcados en un Plan de Manejo Integrado (PMI). Entre las principales estrategias instauradas en los países del hemisferio norte para el control del Sea Lice, se destacan: Introducción de Clases Anuales Simples por centro de cultivos e implementación de políticas de all-in all-out: Se refiere a trabajar solamente con un lote de peces, de una misma especie, originarios de una misma clase anual.

Monitoreo de la carga de Caligus: El apropiado monitoreo periódico de la carga de caligus por pez, registrando la abundancia por estados de desarrollo, es imperativo para asegurar el momento estratégico de aplicación de los tratamientos. El monitoreo debe ser incorporado una vez que los nuevos stocks de salmones ingresan al mar y debe estar basado en protocolos estandarizados, diseñados para estos propósitos (Anexo I). Los objetivos del Plan de Monitoreo son: - Evaluación de la estructura poblacional del parásito - Evaluación del número de hembras grávidas - Evaluación del tiempo óptimo para aplicar un tratamiento - Evaluación del daño en los peces parasitados - Analizar los resultados de los tratamientos aplicados y evaluar la efectividad de las estrategias de control. Extracción de peces moribundos: Los peces moribundos y peces que presentan bajo factor de condición son fácilmente parasitados por Caligus, convirtiéndose en importantes vectores de estos parásitos. Su extracción activa es importante para eliminar las fuentes de reservorios. Limpieza estricta de las redes jaulas: Las redes deben mantenerse limpias de fouling para evitar que la carga de parásitos se vea incrementada producto del menor flujo de agua a través de las mallas, lo que contribuye a una mayor concentración de los estados de vida libre del parásito (nauplius y copepoditos). Alternancia de tratamiento: La rotación de tratamientos es una importante estrategia para minimizar los riesgos de desarrollo de resistencia. La alternación sincronizada de dos tipos de fármacos con diferente estructura molecular, son acciones relevantes para el control de Caligus. El objetivo es eliminar a los parásitos sobrevivientes, que resistieron a uno de los fármacos empleados y minimizar así la transmisión de los genes de resistencia a través de las generaciones. “El uso prudente de los tratamientos, respetando las dosis y período de administración, siguiendo

las indicaciones de los proveedores son acciones importantes para minimizar los riesgos de desarrollo de resistencia”. Sincronización en la aplicación de tratamientos: Esta debe ser una práctica acordada entre los diferentes centros de cultivos que comparten un área común, focalizando las acciones en la época de invierno, período en el cual la temperatura del agua es más baja y el ciclo de vida del parásito es mas largo, de esta forma, al llegar la primavera, período de mayor susceptibilidad para los salmones de cultivo, la carga de hembras debiera verse significativamente reducida, con un menor impacto sobre los salmones. Monitoreo de resistencia: La evaluación de la efectividad de los tratamientos y el monitoreo de desarrollo de resistencia de Caligus a los fármacos utilizados para su control, son una estrategia importante para minimizar los riesgos de desarrollo de resistencia. Para estos fines, se han desarrollado bioensayos que permiten monitorear la pérdida de sensibilidad del piojo de mar a los productos usados para su control. Estos monitores deben realizarse por zonas geográficas (áreas) y con una frecuencia estacional como mínimo.

PROTOCOLO

MONITOREO DE LA CARGA DE CALIGUS
Se recomienda realizar el monitoreo en tres jaulas por centro de cultivo, correspondientes a una jaula central y a las dos jaulas extremas del módulo. Se recomienda realizar los muestreos con una frecuencia quincenal, por todo el ciclo de producción. Esto debido a que el ciclo de vida de Caligus, dependiendo de la temperatura del agua, fluctúa entre 26 a 45 días, de esta forma, es posible monitorear la evolución de la prevalencia e intensidad de infestación de Caligus a través del tiempo y así definir las mejores estrategias de control. La información generada de los muestreos debe ser incluida en una planilla que incorpore toda la información generada (Anexo I).

Los parásitos son clasificados de acuerdo al estado de desarrollo en: juveniles, hembra con saco, hembra sin saco y macho, registrando la información en la ficha de muestreo. Importante es contabilizar los parásitos que queden en el fondo del recipiente de muestreo. Con esta información se logrará conocer la proporción de ejemplares adultos que se sueltan del pez en el manejo realizado durante el muestreo. Esta información debe ser registrada en la Ficha de Monitoreo como número de caligus en el fondo del estanque, diferenciando entre machos, hembras sin saco y hembras con saco. Una vez finalizado el muestreo, los peces son retornados gentilmente a la jaula de origen para su rápida recuperación del anestésico.

B. Registro Parámetros ambientales
En la Ficha de Monitoreo quincenal, se debe registrar los valores obtenidos de las variables ambientales medidas rutinariamente en los centros de cultivo. Se debe registrar los valores máximo y mínimo de la quincena, además del promedio de las medias de la quincena.

A.- Procedimiento
1.- Captura del pez: El muestreo se debe realizar con los peces en ayuno. Los peces se deben colectar cuidadosamente, evitando la pérdida de parásitos Dependiendo del tamaño de los peces, se recomienda anestesiar a los peces en secuencias de cinco hasta completar el número requerido. 2.- Manejo del pez: Por cada jaula se recomienda muestrear entre 10 a 15 peces. Los peces colectados para ser anestesiados son puestos en un bins o balde plástico previamente preparado con el anestésico (agua de mar + anestésico). Los peces deben permanecer en esta solución por un periodo corto hasta que dejen de moverse. 3.- Monitoreo carga de caligus: Los peces una vez anestesiados son extraídos rápidamente del agua para registrar la carga de parásitos.

C.- Registro Tratamientos Realizados
En la Ficha de Monitoreo quincenal se debe registrar los tratamientos realizados para el control de Caligus, incorporando información acerca del origen del medicamento y del alimento medicado. También deben ser registrados los tratamientos efectuados para el control de otras patologías que se hagan presentes durante la quincena y que pudieran de alguna forma explicar las tasas de infestación obtenidas.

D. Observaciones.
La información incluida en observaciones corresponde a: depleciones de oxigeno; florecimientos algales; temporales, brotes de enfermedad o cualquier otro evento que pueda afectar o influenciar el desarrollo de Caligus.

FICHA MONITOREO CALIGUS (Quincenal)
DATOS DEL CENTRO DE CULTIVO
Fecha: Empresa: Sector: Centro: Muestreador: Tipo de Centro: Tiempo Operación del Centro (años) Nº de Jaulas en operación Nº Jaula Ubicación Jaula: Dimension: Estado de la Red: Tipo de antifouling: Tamaño de malla: Sucia Nº Peces: Central Volumen (m3) Limpia

DATOS DE LA JAULA
Peso Prom. Extremo Derecho Densidad (Kg/m3) DS Peso

Extremo Izquierdo

PARAMETROS AMBIENTALES VARIABLE
Temperatura Salinidad Oxigeno Transparencia

ANTECEDENTES DEL INSTRUMENTO DE MEDIDA PROMEDIO MARCA FRECUENCIA DE CALIBRACION

MAXIMO

MINIMO

DATOS DEL PEZ Especie: Cepa: Edad: Hembra Pez 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 Nº Caligus en el fondo: Peso (Kg) Longitud (cm) Juveniles Machos c/saco s/saco Total Grave Moderado Ausencia Si No Petequias (Marque X) Ulceras (Marque X)

DESARROLLO DEL PARASITO

SIGNOS CLINICOS

TRATAMIENTO
Fecha : Medicamento: Concentración medicamento: Nº Receta: Laboratorio de Origen: Dosis (ingrediente activo/kg de pez/dia): Origen del alimento: N°días de tratamiento: Fecha Inicio: Fecha de Termino:

INFORMACION SANITARIA
Brote enfermedad : SI SI NO Fecha Inicio: agente causal: tratamiento utilizado: Fecha de Termino:

OBSERVACIONES

R E F E R E N C I A S B I B L I O G R A F I CA S

Andersen P. Kvenseth P.G. (2000). Integrated lice management in Mid-Norway. Caligus 6:6-7. Boxshall, G.A., Bravo, S., (2000). On the identity of the common Caligus (Copepoda: Siphonostomatoida: Caligidae) from salmonid netpen system in southern Chile. Contributions to Zoology. 69(1/2), 137-146. Bravo S., Perroni M., Torres E., Silva M.T. (2006). Report of Caligus rogercresseyi in the anadromous brown trout (Salmo trutta) in the Río Gallegos Estuary, Argentina. Bull. Eur. Ass. Fish Pathol., 26(4) 185- 192. Bravo S., Sevatdal S. ; Horsberg T. (2008). Sensitivity assessment of Caligus rogercresseyi to emamectin benzoate in Chile. Aquaculture 282: 7-12. Denholm, I., Devine, G.J., Horsberg, T.E., Sevatdal, S., Fallang, A., Nolan, D.V., Powell, R., (2002). Analysis and management of resistance to chemotherapeutants in salmon lice Lepeophtheirus salmonis (Krøyer) (Copepoda: Caligidae). Pest Manag. Sci. 58, 528–536. Eithun I (2000). Measures to control sea lice in Norwegian fish farms. Caligus 6:4-5. Fagetti, E., Stuardo, J., (1961). Copépodos parásitos chilenos III. Gayana (Zool.):3: 5-14. Fast M.D., Burka J.F., Johnson S.C., Ross N.W. (2003) Enzymes released from Lepeophtheirus salmonis in response to mucus from different salmonids. J.Parasitol., 89 (1):7-13. González L & Carvajal J (2003). Life cycle of Caligus rogercresseyi, (Copepoda: Caligidae) parasite of Chilean reared salmonids. Aquaculture 220, 101-107. Devine G.J., Denholm I., Horsberg T.E. (2000) Chemeotherapeutant resistancein sea lice: What is it and what can be done about it?. Caligus 6:12-14. Jones, M.W., Sommerville, C., Wootten, R., (1992). Reduced sensitivity of the salmon louse, Lepeophtheirus salmonis, to the organophosphate dichlorvos. J. Fish Dis. 15, 197– 202. Johnson, S. C., Treasurer, J. W., Bravo, S., Nagasawa, K. and Z. Kabata (2004) “A review of the impacts of parasitic copepods on marine aquaculture”. Zoological Studies 43(2):8-19. Rae, G.H., (2002). Sea louse control in Scotland, past and present. Pest Manag. Sci. 58, 515-520. Reyes, X., Bravo, S. (1983a). Nota sobre una copepoidosis en salmones de cultivo. Investigaciones Marinas. Valparaíso 11, 55-57. Reyes, X. ; Bravo S. (1983b). Salmon coho (Onchorynchus kisutch) cultivado en Puerto Montt, Chile, nuevo huésped para el copépodo Caligus teres (Caligidae). Inv. Mar. 11:51 54. Reyes X.( 1985). Biologie et Physiologie Animales Sciences et Techniques en Production Animale. Thes Insitut National Polytechnique de Toulouse. 122 pp. Sevatdal, S., Horsberg, T.E., (2003). Determination of reduced sensitivity in sea lice (Lepeophtheirus salmonis Krøyer) against the pyrethroid deltamethrin using bioassays and probit modeling. Aquaculture 218, 21 – 31. Stuardo, J., Fagetti, E., (1961). Notas carcinológicas. Copépodos parásitos chilenos: I. Una lista de las especies conocidas y descripción de tres especies nuevas. Rev. Chile. Hist. Nat. 55, 55-82. Villalba C., Durán L. (1985). Lepeophtheirus mugiloidis sp.n. (Copepoda: Caligidae) parásito de Mugiloides Chilensis (Molina, 1782) (pisces: Mugiloididae) en Chile. Bol. Soc.Biol. Concepción,Chile. Tomo 56:59-66. Walsh T.K., AlastairE.L., Jamieson D.J. (2007). Identificacion of cDNAsinduced by theorganophosphate trichlorphon in the parasitic copepod Lepeophtheirus salmonis (Copepoda: Caligidae). Pesticide Biochemistry and Physiology 88:26-30.

Director : Director Alterno : Investigadores : Técnicos :

Sandra Bravo Sandra Marín GustavoMonti Ma. Teresa Silva Claudia Lagos Melinka Mancilla Francisca Erranz Pier Bassaletti Verónica Pozo Instituto Acuicultura Universidad Austral de Chile Casilla 1327 Los Pinos s/n, Puerto Montt, Chile Tel: 56 65 277122 Fax: 56 65 255583 E-mail: sbravo@uach.cl FONDEF Universidad Austral de Chile Diciembre 2008

Unidad Ejecutora :

Financiamiento :

Diseño: PUERTO SUR Ltda. - ptosur@telsur.cl