22

Barcelona 1930: un atlas social

Clase I

Concentración < 1.10 media 3.73% 1.10 - 2.72 2.72 - 4.33 4.33 - 5.95 > 5.95

< 4.12 desviación 6.02 4.12 - 10.15 10.15 - 16.18 16.18 - 22.21 > 22.21

La élite social (clase I) Se sitúa la clase I en lo más alto de la escala social barcelonesa. Los que más tienen son una delgada élite social que, sin llegar al 4% de la población, está integrada por los mayores comerciantes, industriales y negociantes, por los grandes propietarios, por las profesiones liberales más remuneradas (abogados, ingenieros, arquitectos, etc.), por los altos funcionarios, diplomáticos y jefes del ejército. Su distribución geográfica es extraordinariamente nítida, tal como queda dibujada en el plano de concentración. Con valores inferiores a la media, una Barcelona inmensa en extensión encierra a derecha e izquierda un limitado sector con densidades de hasta cuatro veces la desviación típica. En algunos casos, alrededor de la plaza de Catalunya y el sector más central del Ensanche, o en las zonas altas de la Bonanova y Sant Gervasi, la concentración de los más ricos llega a alcanzar valores de entre seis y nueve veces la media de esa clase en la ciudad. El entorno del paseo de Gràcia, el barrio 5.º del distrito IV, corazón del primer Ensanche, cuenta a más de una tercera parte de sus cabezas de familia en esta
9

clase I. El propio paseo, sus dos vías paralelas, Rambla de Catalunya y Pau Claris y el tramo de Diputació comprendido en esta zona concentran a más de la mitad de las élites del barrio. En realidad, la proporción real debería elevarse, pues una importante fracción de cabezas de familia son personal de servicio en forma de porteros o cónyuges de los mismos (más de un 16% del total). Si descontamos ese personal «de servicio», cerca de la mitad de este barrio queda comprendido en la clase I y, por contra, la clase jornalera (clase V) quedaría aquí reducida a un simbólico 3,7%. Esa exclusividad se ejemplifica en el propio paseo de Gràcia, considerado ahora en toda su extensión. Un 19% del selecto eje queda formado por porterías, un 44% en la clase I y un mero 3% en la clase V. El paseo sigue siendo la espina dorsal del Quadrat d’Or, un área que no parece haber perdido un ápice de su papel de enclave privilegiado de las élites desde su confirmación como tal en el cambio de siglo.9 Cambios más sustanciales se han producido, sin embargo, en el área suburbana rica del noroeste, que

GARCÍA ESPUCHE, A., El Quadrat d’Or. Centre de la Barcelona modernista, Olimpiada Cultural-Lunwerg, Barcelona, 1990. Las distribuciones relativas en las calles mar-montaña de este sector rico del Ensanche no parecen alterarse mucho si, en lugar de considerar la valoración fiscal, consideramos los porcentajes de «clase I» en 1930.

Clases sociales

23

Clase I

0 0 - 1.49 1.49 - 3.18 3.18 - 6.45 6.45 - 34.85

eran sólo una promesa en 1900 y son una realidad contrastada ya en 1930. El plano delimita con claridad un notable foco periférico, amplio en extensión aunque mucho más limitado en efectivos totales, de la clase más pudiente de la ciudad. Su eje principal sería el paseo de la Bonanova y su continuación, el paseo de Sant Gervasi y la avenida del Tibidabo. Las mejoras en el transporte y nuevas pautas culturales en favor de la torre ajardinada han consolidado unas áreas suburbanas que asisten al paso casi definitivo de la residencia de veraneo a la residencia estable.10 El plano de quintiles simples remarca con gran claridad el escalón superior de las élites ciudadanas. Es un sector que sin discontinuidades parte de plaza de Catalunya y llega a Sarrià, atravesando lo mejor de Gràcia, Sant Gervasi, La Bonanova y Tres Torres, y que rebosa en los más alejados núcleos de Pedralbes y Vallvidrera. El plano simplifica en exceso la presencia de la clase I, al abarcar un tramo superior excesivamente holgado (del 6 al 34 %). Como acabamos de
10

analizar, deberíamos hablar en realidad de dos polos, uno fuerte y otro más débil, que señalan efectivamente los extremos de un amplio sector noroeste. Se trata, si se quiere, más de un vector de tendencia, una línea fuerte de desplazamiento de las élites, que de un sector geométrico en sentido estricto. Estos planos dibujan a entera satisfacción la situación, hacia 1930, del desplazamiento de las élites desde mediados del siglo XIX, cuando el vector de ese movimiento se ha expandido ya claramente por paseo de Gràcia hacia las zonas altas de la ciudad. Esta distribución sectorial de la clase I, ilustración perfecta del más rico estrato social de la distribución hoytiana11 de los grupos, se asemeja en gran medida a otras distribuciones tremendamente selectivas en el espacio urbano, como la de las sirvientas. No tan estrecha, pero de importante significación, es la similitud con otras distribuciones asociadas, notablemente las de la clase más próxima en la pirámide social, la clase II, y la de los nacidos en Cataluña.

MONCLÚS, F. J; OYÓN, J. L. «Eixample i suburbanització. Trànsit tramviari i divisió social de l’espai urbà a Barcelona, 1872-1914», en AA.VV. La formació de l’Eixample de Barcelona, l’Avenç-Olimpiada Cultural, Barcelona, 1990. A pesar de la pérdida de importancia de la residencia estacional durante el primer tercio de siglo, quedan todavía residuos en el Padrón en las zonas comentadas: en 37 hojas consecutivas de la urbanización de Doctor Andreu, por ejemplo, se indica ese uso, con anotación del domicilio central de los propietarios de las torres (distrito III, tomo 4, folios 252 y ss.). HOYT, H., The Structure and Growth of Residential Neighborhoods in American Cities, Federal Housing Administration, Washington, 1939.

11

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful