You are on page 1of 3

Sara Almazán

1. DEFINICIÓN
El Romanticismo fue un movimiento artístico que tuvo repercusiones importantes en pintura, música y, sobre todo, literatura. Se puede definir como un movimiento en el que el escritor da preferencia a sus propios sentimientos. Como corriente literaria conoció su máximo esplendor a principios del siglo XIX.

2. CONTEXTO HISTORICO
Originado en Alemania y en el Reino Unido (Gran Bretaña e Irlanda del Norte) a finales del siglo XVIII como una reacción revolucionaria contra el racionalismo de la Ilustración y el Clasicismo, confiriendo prioridad a los sentimientos

3. CARACTERISTICAS
Exaltación del yo. Los románticos hacían hincapié en el subjetivismo. El énfasis en el yo impulsa una reivindicación del gusto particular, rechazando el principio de la belleza universal.
“A ti las quejas de mi mal profundo, hermosa sin ventura, yo te envío. Mis versos son tu corazón y el mío.” Héroe rebelde e inconformista. Los románticos rescataron las grandes obras del Siglo de Oro, como las de Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina y Calderón de la Barca. Los protagonistas de estas obras serviciaron como modelo del prototipo romántico: Don Juan como el héroe rebelde y Don Quijote como el idealista y soñador. La idealización. Los románticos buscan lo ideal, lo eterno… pero entre el escritor y su deseo de lo absoluto, se interpone la realidad. Por dicho cruce, surge el desengaño y un sentimentalismo enfermizo, también llamado el mal del siglo

“Sobre terso cristal, ricos colores pinta alegre, tal vez, mi fantasía…”

4. TEMAS

I.

Melancolía y desengaño. Hay un desgarro interior. Los románticos rechazaban la época que les tocó vivir, y lamentaban la injusticia del mundo y fugacidad de la vida.
“Marchitas ya las juveniles flores, nublado el sol de la esperanza mía, hora tras hora cuento, y mi agonía crecen, y mi ansiedad y mis dolores.”

II.

Evasión. Este desencanto llevó a una tendencia evasiva. Tenían una fascinación por lo nocturno, las ruinas, los sepulcros, los castillos abandonados la fantasía. Para los románticos no españoles, España era un lugar exótico. Un ejemplo es Washington Irving, quien pasó un tiempo en España y escribió Cuentos de la Alhambra. “Los ojos vuelvo en incesante anhelo, y gira en torno indiferente el mundo y en torno gira indiferente el cielo.”

III.

Naturaleza silvestre y hostil, y paisaje. Los románticos escribían sobre bosques, montañas y paisajes embravecidos. La naturaleza representaba un espacio para experiencias espirituales. “Marchitas ya las juveniles flores, nublado el sol de la esperanza mía…”

IV.

El costumbrismo literario es una composición que retrata las costumbres populares de un país o una región. Se cultivaba en España a mediados del siglo XIX y tiene su origen en el costumbrismo francés. Se diferenciaba de este movimiento en su deseo de reflejar la realidad de manera objetiva, casi fotográfica, sin juicios ni interpretaciones. Serafín Estébanez Calderón y Mariano José de Larra son algunos de los exponentes principales del costumbrismo del siglo XIX.

5. Géneros literarios
La poesía es el género más elegido y utilizado la mayoría de los escritores románticos del XIX, ya que es el más adecuado para expresar con belleza sus sentimientos. En cuanto al teatro, el drama romántico es en el que se recogen las obras románticas.