You are on page 1of 1

JUEVES 18 DE OCTUBRE DEL 2012

EL COMERCIO .A23

OPINIÓN
“La vida social es un continuado concurso abierto entre los hombres para medir sus aptitudes con ánimo de ser preferidos por la mujer”. Victoria Ocampo (1890-1979), escritora argentina

EL GOBIERNO DE LOS CASTRO DEJARÁ DE EXIGIR EL PERMISO

RINCÓN DEL AUTOR

Para salir de Cuba
- YOANI SÁNCHEZ Periodista y bloguera cubana

D

Momentos Kodak
Por su parte, los “atletas de alto rendimiento, técnicos y entrenadores vitales para el movimiento deportivo cubano” continuarán necesitando una autorización adicional para realizar un viaje con motivos personales. Lo mismo ocurre con los médicos y otros profesionales que para emigrar deberán esperar hasta cinco años por la llamada “liberación” laboral. Según ha explicado “Granma” en un editorial publicado también el lunes “Cuba estará obligada a mantener medidas para defenderse” de las políticas “dirigidas a despojarnos de los recursos humanos imprescindibles para el desarrollo económico, social y científico del país”. La noticia ha caído como un balde de agua fría sobre los deportistas y profesionales de la salud, sectores que habían aguardado con esperanza la reforma migratoria.
LEY MIGRATORIA

espués de años de expectativas y espera, los cubanos amanecieron el lunes con el anuncio de una reforma a la Ley Migratoria imperante desde 1976. La noticia ha estado en el centro de los comentarios callejeros y también de los foros digitales que abordan la cotidianidad de la isla. La “Gaceta Oficial” publicó el Decreto Ley 302 que, entre otras modificaciones, elimina el permiso de salida también conocido popularmente como “tarjeta blanca”. Las nuevas flexibilizaciones entrarán en vigor el 14 de enero del 2013. Según el oficialista periódico “Granma”, esta decisión forma parte de un “trabajo que se está realizando para actualizar la política migratoria vigente y ajustarla a las condiciones del presente y del futuro”. Sin embargo, aclaró que “se mantendrán las medidas para preservar el capital humano creado por la Revolución, frente al robo de talentos que aplican los poderosos”. En evidente alusión a ciertos profesionales, especialmente los del sector de salud pública, que seguirán necesitando una autorización especial para salir del país. Las flexibilizaciones que trae el nuevo decreto ley incluyen la erradicación de la llamada carta de invitación que el viajero debía recibir desde el país de destino. También se pone fin al permiso de salida y se extiende a 24 meses el tiempo que un residente nacional puede pasar en el extranjero. Se deja sin efecto también una resolución dictada por el Ministerio de Relaciones Exteriores que obligaba a pagar un arancel consular por cada mes que se permanecía fuera de la Isla. Los cambios anunciados reducen significativamente los costos de los trámites migratorios.

Otro elemento positivo es la derogación de la ley del 5 de diciembre de 1961 que disponía “la nacionalización mediante confiscación a favor del Estado Cubano, de los bienes, derechos y acciones de los que se ausenten con carácter definitivo del país”. Sin embargo, para quienes emigran se mantiene la necesidad de solicitar una habilitación del pasaporte para entrar a la isla y solo podrán permanecer en ella unos 90 días. Una de cal y otra de arena parece querer decir cada artículo de estas nuevas directrices migratorias.

Los disidentes y demás activistas tienen razones para sospechar que las autoridades les imposibilitarán viajar al exterior. Además, aquellos exiliados cubanos no recibirán la autorización para entrar en el país, en caso de “organizar, estimular, realizar o participar en acciones hostiles contra los fundamentos políticos, económicos y sociales del Estado Cubano”. Las lecturas pueden ser muy amplias y el régimen de La Habana ha utilizado frecuentemente el tema migratorio como mecanismo para silenciar las críticas dentro y fuera de la isla.

PATRICIA DEL RÍO
Periodista

La iniciativa entra en vigor en enero. El Estado se reserva el derecho sobre colectivos concretos.

El pasaporte será válido por dos años, prorrogable en dos ocasiones hasta un total de seis años. En cada proceso de actualización el Ministerio del Interior tendrá la potestad de denegar la prórroga. De manera que salir una vez no garantiza que se podrá volver a viajar en la siguiente ocasión. Los cubanos tienen motivos para sentirse esperanzados con las nuevas flexibilizaciones en la política migratoria. Pero esta no parece ser ni de la envergadura ni de la profundidad con la que habían soñado muchos de ellos. Glosado © Diario “El País”, España. Exclusivo para el diario El Comercio en el Perú.

DISTRIBUCIÓN DE COSTOS

El problema del aeropuerto
- IVÁN ALONSO Economista

ay que construir una pista de aterrizaje. La van a usar aviones de distintos tamaños. Los más chicos necesitan solamente 300 metros de pista; los medianos, 500 metros; los más grandes, 1.000. Lo más sensato es construir una sola pista de 1.000 metros, que todos puedan usar. La pregunta es cómo distribuir el costo de construir la pista entre los distintos tipos de avión. Este es el llamado “problema del aeropuerto”. La solución es muy sencilla. Calculemos primero el costo de construir una pista de 300 metros y dividámoslo entre todos los aviones. Los aviones más chicos pagan el monto que resulta de esa división; llamémoslo A. Calculemos ahora el costo de construir 200 metros más y dividámoslo entre el número de aviones medianos y grandes, que son los únicos que necesitan al menos

H

500 metros; a esto lo llamamos B. Los aviones medianos pagan A más B porque usan los primeros 300 metros y los siguientes 200 también. Finalmente, calculemos el costo de los últimos 500 metros. Solamente los aviones grandes usarán esta parte de la pista, así que este costo se divide solo entre ellos, y al resultado lo llamamos C. Los aviones grandes pagan A más B más C. El problema del aeropuerto es un ejemplo de situaciones en las que hay que dividir costos entre un número de participantes heterogéneos. El costo que le corresponde pagar a cada tipo de avión se conoce como “valor de Shapley”, en honor a Lloyd Shapley, profesor de la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA) –donde tuvimos ocasión de llevar su curso de Economía Matemática– y uno de los ganadores del Premio Nobel de Economía de este año. El

galardón, compartido con Alvin E. Roth, de la Universidad de Harvard, se ha otorgado oficialmente por el desarrollo de algoritmos (o sea, procedimientos matemáticos) para generar el mejor ‘match’ posible entre hospitales y doctores recién graduados, por ejemplo, o entre pacientes y donantes de órganos. Pero más nos interesa, por su relevancia para nosotros, regresar al problema del aeropuerto. Shapley demostró que una distribución de costos como la arriba indicada era “estable”, en el sentido de que ninguno de los dueños de los distintos tipos de avión preferiría una distribución diferente. Los dueños de los aviones grandes no quieren, obviamente, pagar ellos solos todo el costo de la pista. Prefieren que los aviones chicos y medianos paguen una parte. Si los aviones grandes tuvieran que pagar todo,

se construirían menos pistas de aterrizaje. Los dueños de los aviones chicos y medianos prefieren pagar cada uno su parte y que la pista se construya, en lugar de no pagar y arriesgarse a que no se construya. Un sistema racional de distribución de costos debería reflejarse en un sistema racional de tarifas para los usuarios finales de instalaciones como aeropuertos, carreteras o plantas generadoras de energía. Un camión tiene que pagar un peaje más alto que el de un carro porque una parte del concreto y del asfalto están allí solamente para que la carretera pueda resistir el peso del camión. La inversión en las plantas de energía que se utilizan solamente en las horas punta debe ser pagada exclusivamente por los que prendan la luz a esa hora, mientras que la inversión en las plantas que se utilizan todo el día debería ser pagada por todos los usuarios.

ice Susan Sontag en su genial ensayo “Ante el dolor de los demás” que la fotografía es como una cita, una máxima o un proverbio. Que cada uno de nosotros almacena mentalmente cientos de imágenes, que funcionan como íconos de determinados hechos personales o momentos históricos. La imagen de Robert Capa del soldado republicano que muere alcanzado por una bala enemiga es el ADN de la Guerra Civil española. Las manos grandes y arrugadas que sostienen la pequeñísima foto carnet de un desaparecido en Ayacucho es la contribución de Vera Lentz a nuestro imaginario sobre el terrorismo. Son los momentos Kodak de la miseria humana. Así como la foto sonriente de la niña pecosa frente a su enorme torta de cumpleaños deja un recuerdo personal; la foto de Óscar Medrano de un hombre con medio ojo cubierto por un trapo busca perennizar un instante de nuestra historia colectiva. Intenta dejar rastro, ya no de la felicidad, sino de la desgracia, de la guerra. Las fotos, en esta cultura tan visual a la que hoy pertenecemos, son casi la constatación de la existencia. Leo a Susan Sontag y su lúcida reflexión sobre el retrato del dolor me enrostra las paradojas a las que asistimos todos los días los peruanos. Sus palabras me recuerdan que en el Perú todavía hay pueblos enteros, como el Asháninka, cuyo dolor y terror durante la guerra nunca merecieron nuestra especial atención. Hoy todavía somos incapaces de ubicarlos en el mapa y no tenemos idea que de los 55 mil miembros de esta etnia, 10 mil fueron desplazados, 6 mil murieron y cerca de 5 mil estuvieron cautivos por Sendero Luminoso. Muchos perecieron en enfrentamientos, pero a otros los mataron el hambre, las enfermedades y el frío que padecieron esclavizados como perros en la selva, en su selva, sin que el flash de las cámaras registrara su dolor. Así nomás, dejaron de existir, en silencio. A oscuras. Por eso, por culpa de tanta indiferencia, son ellos mismos los que han decidido revertir su situación, y este mes de octubre la Central Asháninka del Río Ene (CARE) ha organizado una magnífica muestra que reconstruye el pasado olvidado y lo confronta con un futuro, también difícil, también ignorado. Así a las imágenes dolorosas inmortalizadas por Vera Lentz en la década de 1990, se unen las de Musuk Nolte, hoy, en un diálogo enriquecedor, que permite comprobar que en el Perú hay aún lugares donde el futuro se construye sobre la base de un “pasado que no pasa”. La muestra, sincera y relevante, se puede ver en la Casa Rímac a partir de mañana. Estamos obligados a ir no solo porque, como señala Sontag, solo podemos entender el dolor ante la exposición del dolor. Sino también para reivindicar la fotografía como documento honesto, como vehículo de una memoria colectiva. Y sobre todo para indignarnos por el uso primero grotesco y luego sospechosamente dramático de las imágenes de la convalecencia de Alberto Fujimori, que no buscan representar la realidad, como siempre de manera parcial, sino que intentan manipularla. Las fotos de Vera y Musuk están ahí para mostrarnos una verdad. Mirémosla de frente y aprendamos a reconocer la diferencia entre esa imagen que te abre los ojos, y la que pretende cerrártelos.

D

EL HABLA CULTA
- MARTHA HILDEBRANDT -

UN DÍA COMO HOY DE...

Huachafo. En nuestra habla familiar huachafo equivale a cursi; huachafa es la mujer de mal gusto, sobre todo en el vestir, y huachafita es la muchacha de origen modesto que presume de una situación social y económica que no tiene. Huachaferío es el conjunto de gente de medio pelo o de mal gusto; huachafería equivale a cursilería o ‘conjunto de huachafos’. Huachafero es el hombre de nivel social superior que frecuenta la compañía de huachafitas. Huachafoso y huachafosa son más o menos sinónimos de huachafo y huachafa. Huachafearse algo es ‘vulgarizarse’.

Velocidad de automóviles y motocicletas en Lima
Es causa de frecuentes accidentes la gran velocidad de automóviles y motocicletas, pese a que solo es permitida una velocidad de 15 kilómetros por hora. Para que se cumpla esta norma, los comisarios han sido advertidos, pues muchos de los accidentes han sido fatales. La disposición rige tanto para los automóviles privados como los de servicio público y las ya mencionadas motocicletas. En la zona céntrica es donde existe mayor peligro, pues hay que tener en consideración que por ella transitan también los tranvías. Una buena referencia es que automóviles y motocicletas por ningún motivo pretendan superar la velocidad de los tranvías eléctricos.

1912

Director General: FRANCISCO MIRÓ QUESADA C. Director: FRANCISCO MIRÓ QUESADA R.

Directores fundadores: Manuel Amunátegui [1839 – 1875] y Alejandro Villota [1839 – 1861] Directores: Luis Carranza [1875 – 1898] -José Antonio Miró Quesada [1875 – 1905] -Antonio Miró Quesada de la Guerra [1905 – 1935] -Aurelio Miró Quesada de la Guerra [1935 – 1950] -Luis Miró Quesada de la Guerra [1935 – 1974] -Óscar Miró Quesada de la Guerra [1980 – 1981] -Aurelio Miró Quesada Sosa [1980 – 1998] -Alejandro Miró Quesada Garland [1980 – 2011] -Alejandro Miró Quesada Cisneros [1999 – 2008]

Related Interests