You are on page 1of 78

CONFIABILIDAD DE UN CUESTIONARIO DIRIGIDO A PADRES PARA MEDIR LA ACTIVIDAD FÍSICA Y LOS COMPORTAMIENTOS SEDENTARIOS EN NIÑOS DESDE PREESCOLAR HASTA

4° GRADO

Diego Alejandro Bueno Monroy Código: 2082798 Mary’ Ann Flórez Guevara Código: 2082674 Erika Tatiana Paredes Prada Código: 2082669 Stefany Carolina Santisteban Pertuz Código: 2082707

Docente asesora: M.Sc. Diana Marina Camargo Lemos

UNIVERSIDAD INDUSTRIAL DE SANTANDER Facultad de Salud- Escuela de Fisioterapia Bucaramanga 2012

TABLA DE CONTENIDO Página RESUMEN INTRODUCCIÓN 1. OBJETIVOS 1.1 Objetivo general 1.2 Objetivos específicos 2. MARCO TEÓRICO 2.1 ACTIVIDAD FÍSICA EN NIÑOS DESDE PRE-ESCOLAR HASTA 4° GRADO 2.1.1 Definición de actividad física y juego activo 2.1.2 Beneficios de la actividad física 2.1.3 Determinantes de la actividad física 2.2 COMPORTAMIENTOS SEDENTARIOS EN NIÑOS DESDE PRE-ESCOLAR HASTA 4° GRADO 2.2.1 Definición de los comportamientos sedentarios 2.2.2 Perjuicios y consecuencias para la salud 2.3 RECOMENDACIONES SOBRE LA PRÁCTICA DE ACTIVIDAD FÍSICA Y EL TIEMPO DEDICADO A LOS COMPORTAMIENTOS SEDENTARIOS 2.3.1 Recomendaciones sobre la práctica de actividad física 2.3.2 Recomendaciones sobre el tiempo dedicado a los comportamientos sedentarios 2.4 MEDICIÓN 2.4.1 Conceptos generales 2.4.1.2 Propiedades psicométricas 2.4.1.2.1 Confiabilidad 2.4.1.2.2 Validez 2.4.1.2.3 Sensibilidad al cambio 2.4.2 Medición de la actividad física y los comportamientos sedentarios 2.4.2.1 Métodos criterio 2.4.2.2 Métodos objetivos 2.4.2.3 Métodos subjetivos 3 MATERIALES Y MÉTODOS 3.1 Tipo de estudio 23 23 24 24 25 26 26 27 30 33 43 43 19 22 17 17 19 1 2 6 6 6 7 7 7 10 11 17

3.2 Población de estudio 3.2.1 Muestra y muestreo 3.3 Variables 3.3.1 Sociodemográficas 3.3.2 Actividad física 3.3.3 Comportamientos sedentarios 3.4 Procedimiento 3.5 Análisis 3.6 Consideraciones éticas 4 5 6 7 RESULTADOS DISCUSIÓN CONCLUSIONES RECOMENDACIONES AGRADECIMIENTOS BIBLIOGRAFÍA ANEXOS

43 43 43 43 44 44 45 46 47 48 59 64 64 65 66 77

RESUMEN Antecedentes: Aumentar la actividad física (AF) y disminuir los comportamientos sedentarios (CS) es importante en niños, pues ofrece beneficios para la salud, por lo cual es necesario medir los niveles de estos comportamientos, a través de un instrumento confiable, de fácil y amplia aplicación. Objetivo: Evaluar la confiabilidad de un Cuestionario dirigido a los padres, para Medir la AF y los CS (C-MAFYCS) en niños desde preescolar hasta 4° grado de instituciones educativas de Bucaramanga. Métodos: 118 participantes de 5 instituciones educativas de Bucaramanga y Girón, el tiempo entre las 2 aplicaciones fue de 7 días. Resultados:  de Cronbach=0,59-0,64 para AF y 0,22-0,34 para CS, la reproducibilidad test-retest oscilo entre K=0,25-0,39 y CCI=0,01-0,81 para AF y K=0,46-0,82 y CCI=0,2-0,8 para CS, el promedio de las diferencias varió entre -35,99;19,03 y -12,70;40,10 minutos para AF y CS respectivamente. Conclusiones: El cuestionario brinda una medición confiable de la AF y CS.

Palabras clave: Actividad física, comportamientos sedentarios, niños, cuestionario y confiabilidad.

1

INTRODUCCIÓN En los últimos años el sobrepeso y la obesidad se han convertido en un problema de salud pública. La OMS en su informe sobre la salud mundial de 2010 indicó que la prevalencia de obesidad ha aumentado a un ritmo alarmante. Se calcula que para ese año hubo 42 millones de niños con sobrepeso en todo el mundo, de los cuales cerca de 35 millones viven en países en desarrollo1 lo que plantea una problemática de salud muy importante, por los efectos a corto plazo, como el aumento del índice de masa corporal (IMC), y a largo plazo, las enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT). En Colombia para el 2010, según la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional (ENSIN)2 se encontró que la prevalencia de sobrepeso u obesidad en niños y adolescentes de 5 a 17 años de edad, ha aumentado un 25,9% en el último quinquenio. Uno de cada 6 niños y adolescentes presenta sobrepeso u obesidad, y es mayor en el área urbana (19,2%) que en el área rural (13,4%).

Además de los malos hábitos nutricionales, la disminución en los niveles de la actividad física (AF) en la población, sumado al incremento de los comportamientos sedentarios, no sólo en tipo sino en tiempo de dedicación, como ver televisión, uso de computadores y dispositivos electrónicos, contribuyen al desbalance energético y aumenta la probabilidad de presentar sobrepeso y obesidad desde los primeros años de vida.2

Una de las conclusiones derivadas de los resultados de la ENSIN 2010, plantea la necesidad de definir y desarrollar un conjunto de políticas públicas, así como la consolidación de las actuales, orientadas a reducir la malnutrición, la inseguridad alimentaria y el sedentarismo, con intervenciones de corto, mediano y largo plazo fundamentadas en estrategias integrales, transsectoriales en las políticas de Estado.2

Por lo anterior, las intervenciones se han dirigido a todos los grupos poblacionales, en especial a los niños, e incluyen el fomento de la práctica de actividad física (AF) y la disminución de los comportamientos sedentarios (CS), ambas indispensables para promover la salud y prevenir diversos tipos de enfermedades, asociadas al sobrepeso y la obesidad.3, 4

Una de las preocupaciones que se plantea con las intervenciones señaladas, no es sólo la evaluación de su eficacia, efectividad y eficiencia, sino también determinar la prevalencia de la
2

práctica de AF y CS en la población objetivo, para lo cual se requiere disponer de instrumentos de medición válidos y confiables.5 A la fecha, el método de medición ampliamente reconocido como el mejor para realizar la medición de AF y CS, es el acelerómetro, debido a su objetividad y sencillez para recolectar la información; sin embargo, es de alto costo y de difícil aplicación en grandes muestras poblacionales, por lo que es poco accesible; además, entre sus desventajas se ha identificado que no permite registrar el contexto en el que se realiza la AF o el CS y no registra las actividades acuáticas, por el riesgo que el dispositivo se dañe.6

Otros métodos de medición, reconocidos como subjetivos son los cuestionarios, que pueden ser de auto-reporte para los mayores de 10 años, o respondidos por los padres, acudientes y/o profesores, en el caso particular de los niños menores de 10 años. Entre sus limitaciones se ha encontrado que la confiabilidad (coeficientes de correlación intraclase CCI= entre 0,45 y 0,98) y la validez de criterio comparados con el acelerómetro (coeficientes de correlación r= entre 0,1 y 0,65) son muy variadas, sin embargo, son económicos y de fácil aplicación en grandes muestras poblacionales.4, 7, 8

En los ámbitos nacional, regional y local no se cuenta con un cuestionario para medir AF o CS en los menores de 10 años y es claro, según las cifras nacionales, que existe un apremiante interés por mejorar la salud y bienestar de la población desde la primera infancia, por lo cual, parte de los lineamientos establecidos en las políticas públicas incluyen el incremento de la AF y la mejora de los hábitos alimenticios de la población; sin embargo no contemplan la disminución de los CS. Por lo anterior, y considerando los inconvenientes de costo y accesibilidad a métodos de medición de AF objetivos, surge la necesidad de generar un cuestionario de fácil y amplia aplicación poblacional y de bajo costo, que permita hacer la medición con validez y confiabilidad.9

Los efectos positivos de la AF sobre la salud han sido ampliamente descritos y no se circunscriben únicamente a la población adulta, también evidencia reciente muestra efectos favorables para niños menores de 10 años de edad. Entre los beneficios se encuentran algunos de tipo físico como el aumento de la densidad ósea, la prevención de la diabetes tipo II, el sobrepeso y la obesidad, el mantenimiento de un Índice de Masa Corporal (IMC) saludable y la reducción de indicadores metabólicos asociados a factores de riesgo para enfermedad cardiovascular en la juventud y adultez, así como algunos tipos de cáncer en la edad adulta; se han registrado adicionalmente beneficios de orden psicológico y cognitivo, tales como la mejora
3

en el estado de ánimo, la autoimagen, las relaciones interpersonales, la atención, la memoria espacial y el desempeño escolar.10-17

Por otra parte, la reducción de CS también contribuye, en forma independiente de la AF, a disminuir los riesgos para la salud en los niños y jóvenes de 5 a 17 años, que se evidencia en la reducción del IMC.18

La evidencia disponible ha permitido establecer recomendaciones sobre el tiempo que los niños menores de 10 años deben dedicar a la práctica de AF y CS, entre las que se encuentran las establecidas en las Guías Canadienses para la Actividad Física y del Comportamiento Sedentario;19 las guías de la Asociación Nacional para el Deporte y la Educación Física (National Association for Sport and Physical Education: NASPE;20 las directrices del Departamento de Salud del Gobierno Australiano en niños de 5 a 11 años.21

Por lo anterior, es necesario conocer la prevalencia de la práctica de AF en niños menores de 10 años, la cual está representada en el juego activo, así como el tiempo dedicado a los CS, para de este modo realizar las intervenciones a que haya lugar y evaluar la eficacia, eficiencia y efectividad de las mismas. Esto es posible si se cuenta con instrumentos válidos y confiables, de fácil y amplia aplicación, que a su vez sustenten la formulación de políticas públicas saludables que promuevan el juego activo y restrinjan el tiempo dedicado a los CS.

Con estos antecedentes, la Escuela de Fisioterapia de la Universidad Industrial de Santander (UIS) viene trabajando desde el año 2007 en AF, apoyando el desarrollo de la línea de investigación de epidemiología, movimiento humano y calidad de vida, definida en el Grupo de Investigación Movimiento, Armonía y Vida, con el fin de desarrollar el proyecto Vida Escolar en Movimiento (VEM), dirigido al fomento de la práctica de la AF regular en el ámbito escolar. 22 En este marco de referencia, se evaluó la confiabilidad del recordatorio de AF de 3 días, del inglés 3-Day Physical Activity Recall (3-DPAR), instrumento de autoreporte aplicado a niños desde 5º hasta 11º grado, con resultados aceptables para la medición de la AF en niños y jóvenes mayores de 10 años.23 Sin embargo, se requiere desarrollar y evaluar un cuestionario para la medición de la práctica de AF y CS en niños menores de 10 años, por lo que se desarrolló esta propuesta.

4

Este trabajo contribuye a dimensionar la magnitud de un fenómeno altamente preocupante en el ámbito mundial y en nuestro contexto, también a caracterizarlo y a establecer las necesidades de proponer, implementar y evaluar intervenciones dirigidas a optimizar la salud y el bienestar de los niños y futuros adultos de la sociedad. Así mismo hace parte de un proyecto dirigido a evaluar la confiabilidad y validez de un cuestionario dirigido a los padres para medir actividad física y comportamientos sedentarios en niños desde pre-escolar hasta 4° grado, aprobado y financiado por la Vicerrectoría de Investigación y Extensión de la UIS con el código 5668. Por lo tanto el propósito de este estudio fue generar un cuestionario para medir la Actividad Física y los Comportamientos Sedentario (C-MAFYCS) dirigido a los padres en niños desde preescolar hasta 4° grado de instituciones educativas de Bucaramanga y evaluar su confiabilidad.

5

1. OBJETIVOS 1.1 Objetivo General: 1. Evaluar la confiabilidad de un Cuestionario dirigido a los padres, para Medir la Actividad Física y los Comportamientos Sedentarios (C-MAFYCS) en niños desde preescolar hasta 4° grado de instituciones educativas de Bucaramanga. 1.2 Objetivos Específicos: 1. Establecer la consistencia interna del C-MAFYCS tanto para AF como para CS. 2. Evaluar la reproducibilidad test-retest del C-MAFYCS para cada tipo de comportamiento. 3. Determinar el nivel de acuerdo del C-MAFYCS en dos aplicaciones consecutivas para AF y CS.

6

2. MARCO TEÓRICO 2.1 ACTIVIDAD FÍSICA EN NIÑOS DESDE PRE-ESCOLAR HASTA 4° GRADO La práctica de la actividad física (AF) hace parte natural del comportamiento humano, por lo que podría pensarse que es simple y obvio, en especial en los niños. Sin embargo, es un comportamiento muy complejo, complicado de entender y dependiente de múltiples factores que interactúan para modularlo, puede desarrollarse en múltiples contextos y por una gran variedad de razones, por lo tanto es ampliamente variable en la población.24 2.1.1 Definición de actividad física y juego activo La definición de actividad física (AF) es importante, pues se requiere su diferenciación de otros constructos con los cuales frecuentemente tiende a confundirse o intercambiarse; estos constructos son ejercicio físico y deporte. Como elementos comunes se pueden mencionar que los tres conducen a movimientos corporales generados por el sistema músculo esquelético y generan un gasto de energía que pueden expresarse como kilojulios (kJ) o kilocalorías (kcal), entre otros; sin embargo, no son sinónimos.25

La AF se define como cualquier movimiento corporal realizado por el sistema músculoesquelético y que provoca un gasto de energía superior al nivel basal, como por ejemplo caminar, correr, saltar, subir y bajar escaleras o practicar algún deporte (ciclismo, patinaje y natación). Estas actividades, son consideradas actividades de tipo aeróbico o anaeróbico, en las cuales se emplean gran cantidad de músculos y de energía, favoreciendo el aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria.18, 25, 26

La práctica regular de AF constituye un comportamiento de las personas, la cual se relaciona con beneficios para la salud. Por lo anterior, se ha categorizado en varios dominios y dimensiones, los primeros se definen según el contexto. En cuanto a las dimensiones se han establecido cuatro características esenciales tipo, duración, frecuencia e intensidad, la que a su vez dependiendo del gasto calórico se divide en ligera (AFL) 2,2 MET’s, moderada (AFM) de 4,5 MET´s y vigorosa (AFV) 7,5 MET’s, definiendo un MET como unidad de equivalente metabólico, que se refiere al gasto de energía en reposo, expresado en términos de consumo de oxígeno como 3,5 mL x kg-1 x min-1.27 Esta categorización es importante, pues como se mencionará más adelante, hace parte de las pautas para la formulación de las recomendaciones emitidas por organizaciones internacionales como la National Association for Sport and Physical Education

7

(NASPE) y las Guías Canadienses para la Actividad Física y los Comportamientos Sedentarios.19, 20 El ejercicio físico es una AF planeada, estructurada y repetitiva, con el propósito de mejorar o mantener uno o más componentes de la condición física, constructo que reúne un conjunto de atributos relacionados con la salud relacionados con la resistencia cardio-respiratoria, la resistencia y la fuerza muscular, la composición corporal y la flexibilidad, los cuales permiten realizar las tareas de la vida diaria con vigor, en estado de alerta, sin fatiga excesiva y con la energía suficiente para disfrutar las actividades de tiempo libre y enfrentar emergencias imprevistas.25,26 En contraste, el deporte también es una AF pero de naturaleza competitiva y regida por reglamentos e instituciones.28 Es necesario mencionar que las definiciones previamente señaladas no se ajustan por completo a los niños menores de 10 años, en especial durante la primera infancia, etapa durante la cual las habilidades motoras, sumadas a otra serie de factores biológicos, sociales y del medio ambiente condicionan su manifestación. Por ejemplo, los niños en nivel pre-escolar entre los 3 y 5 años de edad,21 se caracterizan por ser anatómica, fisiológica, cognitiva y socialmente diferentes a los niños más grandes, sus patrones de movimiento son esporádicos tipo “ráfaga” es decir de corta duración y con cambios muy frecuentes en el tipo de actividad, reflejan a su vez la influencia intrínseca del desarrollo (inmadurez biológica, psicosocial y cognitiva) en esta etapa de la vida.3

Un estudio observacional reportó que los niños entre 6 y 10 años de edad, registraron una mediana de tiempo de 6 segundos de AF de intensidad ligera a moderada y 3 segundos de AF vigorosa; adicionalmente, el 95% de los niños no permanecieron más de 4 minutos continuos en descanso, ilustrando de esta forma, la naturaleza transitoria de la AF en los niños pequeños; además, se ha señalado que probablemente los niños en esta edad se comprometen más con diferentes tipos de AF que los niños mayores.29

Se acepta entonces, que la AF en los niños pequeños es diferente a la de los niños mayores y los adultos, dado que durante su realización, suelen ser espontáneos y presentan menor interés en una sola actividad, siguen un patrón de estimulación variada condicionada por el entorno y probablemente, por la necesidad de su cerebro en desarrollo de dotarse con nuevas experiencias sensoriales y motoras.30

8

Para los niños pequeños la AF está representada por el juego activo, definido por Burdette y cols., como “la actividad espontánea en la que los niños participan para divertirse y para ocuparse, también es una forma en que los niños optimizan su desarrollo cerebral”. Este juego se desarrolla en episodios breves de actividades variadas, con frecuentes periodos de reposo.30A su vez, el juego activo sigue el curso de una “U” invertida, pues con el desarrollo de la infancia llega a un pico, disminuye en la adolescencia y está prácticamente ausente en gran parte de la adultez, lo que también sustenta el hecho de que la AF no tenga una distribución de probabilidad normal con el pasar de los años en la vida de un individuo.3

Considerando entonces que el juego activo representa la manifestación explícita de la AF en los niños pequeños, cabe mencionar los resultados de un estudio cualitativo realizado en el Reino Unido, que analizó las percepciones de los niños y sus padres, así como las barreras y facilitadores para su realización. Se definió el juego como “lo que los niños y las personas jóvenes hacen cuando siguen sus ideas y sus propios intereses, en sus propias formas y por sus propias razones. El juego es escogido libremente, dirigido personalmente y es un comportamiento intrínsecamente motivado que el niño involucra activamente.”31

Fueron múltiples las definiciones de juego por parte de los niños, sin embargo como elementos principales se destacaron la libertad, la sociabilidad y la AF. Estas definiciones se concretaron en un acróstico de la palabra juego en inglés (play) que se muestra a continuación.31 P is for play which children love to do all day. (La P es por el juego, el cual los niños aman hacer todo el día). L is for laughing, learning and listening to others while we play. (Es por reír, aprender y escuchar a los otros mientras jugamos) A is for activities and amazing games. (Es por actividades y juegos emocionantes) Y is for you and me playing in the sun together and having lots of fun!!” (Es para ti y para mí jugar juntos en el sol y tener mucha diversión). En ese mismo estudio, también los adultos manifestaron su percepción sobre el juego como: “El juego es una actividad sin objetivos o logros. Todo lo que es disfrutable y es de la propia voluntad lo que se está jugando. El mejor tipo de juego es el ejercicio. Su cerebro produce químicos llamados endomorfinas”.31

9

Adicionalmente, algunos estudios demostraron que la principal actividad de juego para los niños se desarrolla en espacios al aire libre como los parques y los patios de las casas, con énfasis en la diversión, la alegría, la exploración y la experimentación, el juego libre en la primera infancia es una experiencia vital, a través del cual los niños aprenden las habilidades sociales, motoras, conceptuales y creativas, así como aumentar su conocimiento y comprensión del mundo que les rodea.13, 32

En conclusión, la Organización Play England plantea lo siguiente: “... Los niños eligen lo que quieren hacer, cómo lo quieren hacer y cuándo parar y probar otra cosa. El juego libre no tiene objetivos externos establecidos por los adultos y ningún programa impuesto por ellos. Aunque los adultos suelen proporcionar el espacio y los recursos para el juego libre y podrían involucrarse, el niño toma la iniciativa y los adultos responden a las señales del niño.”33

La descripción previa es importante, pues proporciona bases conceptuales relevantes que deben ser consideradas en la generación de un nuevo instrumento de medición tipo cuestionario, si se pretende medir la AF en niños menores de 10 años. Adicionalmente, a continuación se revisarán algunos aspectos relacionados con los beneficios de la AF sobre la salud y bienestar de las personas y en particular en este grupo etario, que sustentan la implementación de políticas, programas y proyectos dirigidos a su fomento en el ámbito poblacional. 2.1.2 Beneficios de la actividad física En las personas jóvenes la práctica de AF regular es benéfica para la salud, debido a que contribuye a mantener un perfil lipídico dentro del rango normal. En este aspecto, un estudio determinó que la actividad física de moderada a vigorosa (AFMV), específicamente el ejercicio aeróbico, reduce los altos niveles de lípidos y lipoproteínas en sangre. Cabe aclarar que en niños pequeños no se han demostrado tales efectos. La AF regular también tiene efectos positivos sobre la presión sanguínea, la composición corporal, el metabolismo de la glucosa, la densidad ósea y la fuerza muscular. En cuanto a la salud psicológica, incrementa el estado de ánimo, la autoimagen, el auto-concepto, la función intelectual, el desempeño escolar y las relaciones interpersonales. Además, reduce la percepción del estrés, la ansiedad y la depresión.10,11,13,15,16,29,34

10

Diversos estudios han identificado amplios beneficios de la práctica de AF y el juego en niños pequeños, los cuales no se relacionan únicamente con el desarrollo físico, sino también psicomotor, cognitivo y social.14 Entre los beneficios que proporciona la práctica de AF se encuentran el aumento de la densidad ósea por medio de la estimulación de osteoblastos, en actividades de intensidad moderada a vigorosa, que impliquen soporte de peso como caminar, saltar la cuerda, correr, jugar basquetbol y fútbol; y que se practiquen por lo menos durante 10 minutos, de 2 a 3 días por semana.34,35

Una buena capacidad aeróbica proporcionada por la AF y las habilidades motoras puestas en práctica durante la misma, se relacionan positivamente con la memoria espacial y la atención en niños de 5 años.17 De otro lado, un estudio de cohorte demostró que la práctica de AFMV, a los 5 años de edad predice el contenido mineral óseo en todo el cuerpo, en especial en la columna vertebral y la cadera a los 8 y11 años de edad.36 Además, es un factor protector contra la osteoporosis y las fracturas ocasionadas por caídas en la vida adulta.10

La práctica de la AF en la infancia junto con hábitos nutricionales adecuados permite mantener un IMC saludable,
14

lo que representa beneficios en la edad adulta, pues reduce la mortalidad a

causa de enfermedades cardiovasculares, hipertensión, hipercolesterolemia y algunos tipos de cáncer, además contribuye a prevenir la obesidad y la diabetes tipo II, ya que sensibiliza a los receptores de membrana por la adrenalina e insulina.10, 12 2.1.3 Determinantes de la actividad física

Se entiende por determinantes a los factores que favorecen o dificultan la práctica de la AF, es decir, facilitadores y barreras respectivamente. La comprensión de dichos determinantes contribuye en el diseño de programas de intervención, orientados a fortalecer los facilitadores o modificar las barreras según corresponda. La AF varía en función de la edad y el género, entre otras variables sociodemográficas, así como de factores biológicos, que están asociados con la cantidad y los tipos de AF en jóvenes y adultos.37

Existen diferentes modelos teóricos que explican la relación entre la AF y las determinantes que la influencian, estos son: el Modelo de Creencias en Salud (Becker & Maiman, 1975), que postula que sólo variables psicológicas influencian comportamientos saludables, esta teoría se aplica ampliamente en el desarrollo de intervenciones basadas en la educación en salud, incluyendo el riesgo para la salud; y ha sido la más usada y citada para explicar acciones de
11

prevención de enfermedades, respuestas a síntomas, así como otros diversos patrones de comportamiento con efectos sobre la salud. El Modelo de Creencias en Salud en su versión original (Rosenstook, 1960), identifica básicamente cuatro variables que parecen influir en la persona en el momento de llevar a cabo una determinada acción preventiva, las cuales se agrupan en dos dimensiones generales de creencias: 1. Se refiere al grado de preparación o disposición psicológica del individuo para llevar a cabo una acción preventiva que viene determinada por la vulnerabilidad y la gravedad percibida. 2. Hace referencia al costo/beneficio percibido de la acción preventiva.38

La

Teoría

del

Comportamiento

Planeado

(Ajzen,

1985)

también

está

orientada

psicológicamente, su diferencia con la anterior radica en que no sólo tiene en cuenta las creencias personales, sino también las influencias de las percepciones de otros en el comportamiento; esta teoría a veces se aplica en intervenciones de comunicación masiva dirigidas a modificar actitudes. El Modelo Transteórico de Etapas de Cambio (Prochaska & Marcus, 1994), es primordialmente psicológico, está fundamentado en la premisa básica de que el cambio comportamental es un proceso; que las personas tienen diversos niveles de motivación y de interés de cambio, sin embargo algunos de los procesos específicos de cambio, medidas de beneficios percibidos (pros) y medidas de barreras percibidas (contras), incluyen factores sociales y físicos.37,39

Dentro de los modelos más amplios se encuentran la Teoría Cognitiva Social (Bandura, 1986) y el Modelo Ecológico (Sallis & Owen, 1997; Stokols, 1992); la propuesta por Bandura destaca las interacciones entre el ambiente físico, social e intrapersonal sobre el comportamiento; cabe señalar el extenso rango de enfoques de intervención aplicados a partir de esta teoría; mientras que el Modelo Ecológico asume niveles múltiples de influencia sobre el comportamiento, entre los que se destacan los efectos de los sistemas social, las políticas públicas y el ambiente físico.37

Finalmente la Teoría de la Autodeterminación esquematiza una distinción entre la motivación intrínseca que es el mayor nivel e involucra la participación en un comportamiento voluntariamente y la motivación extrínseca, que propone una continuidad para la internalización de la motivación, no obstante los individuos pueden ser más autónomos para adquirir comportamientos cuando las motivaciones extrínsecas son internalizadas. Una de las fortalezas

12

de esta teoría es que ofrece un proceso maleable de cambio comportamental, que puede ser enfocado en diferentes intervenciones en educación para la salud.40

Desde el modelo ecológico de las Determinantes de AF en adultos, estas se pueden clasificar como: 1) factores demográficos y biológicos, 2) factores psicológicos, cognitivos y emocionales, 3) atributos del comportamiento y habilidades, 4) factores sociales y culturales, 5) factores del ambiente físico y 6) características de la AF.37 Determinantes de AF en niños y adolescentes: Estudios sobre las determinantes de AF en este grupo etario, han usado modelos y teorías similares a los aplicados en adultos, los cuales han encontrado correlaciones significativas en todos los dominios: demográfico, biológico, psicológico/emocional, social y cultural y del ambiente físico (Sallis, y cols, 1992). No obstante, este tipo de investigaciones son complejas debido al rápido desarrollo en esta etapa de la vida y aunque se espera que las determinantes varíen por esta razón, tales variaciones aún no se conocen bien, ya que algunas determinantes que son importantes durante la adolescencia son irrelevantes o imposibles de medir en la infancia temprana.37 Según el Modelo Ecológico las variables que determinan la AF en niños y adolescentes se agrupan de la siguiente manera: 

Variables intrapersonales:

La edad y el género son las dos determinantes biológicas más importantes de la AF en jóvenes, pues esta declina con el aumento de la edad, en tanto que los CS aumentan. 10, 36, 41 En cuanto al género, los niños son más activos físicamente en comparación con las niñas y a su vez, los niños practican más AFMV que las niñas. Esta diferencia se hace más notoria a medida que aumenta la edad.37,42,43 La influencia genéticas sobre la práctica de AF fue revisada recientemente en un estudio, el cual mostró que no existe una asociación entre estas dos variables, mientras que se encontró que el genotipo de la enzima convertidora de angiotensina I (ACE-I) estaba presente en el 76% de los participantes con CS, lo cual plantea que los marcadores genéticos se asocian con los CS y no con la AF.44

El desarrollo motor de los niños pequeños influye positivamente en los niveles de AFMV y AFV,17 pues las habilidades motoras obtenidas en cada edad se relacionan con las actividades que realizan (Tabla 1),3 sin embargo, sólo explica el 6,8% de la variabilidad de la AF en esta etapa. A medida que los niños crecen perfeccionan sus habilidades motoras, sin embargo
13

empiezan a disminuir a práctica de la AF, por lo que los niños de mayor edad y con mayor desarrollo motor, no son precisamente los más activos sino que por el contrario, son los que presentan mayores niveles de CS.45 Tabla 1: Los hitos del desarrollo en niños preescolares. Edad (años) Habilidades Motoras Comportamiento de juego

Tres

-Sube escaleras alternando los pies. - Progresa del juego en paralelo o -Corre, salta y en general puede controlar la individual, a la interacción con velocidad del movimiento. otros niños y el juego asociativo. -Monta en triciclo. -Solo salta con su pierna preferida (algunos niños). -Actividad de comportamiento caracterizado por tropiezos frecuentes.

-Sube y baja escaleras alternando los pies. -Galopa. Cuatro -Atrapa una pelota con sus manos. -Patina o monta en bicicleta pequeña (algunos niños).

-En el juego social hay mayor cooperación. -Fortalecimiento de las relaciones interpersonales.

Cinco

-Salta. -Salta en longitud de 0,75m. -Sube con seguridad. -Salta por encima de una cuerda y la esquiva.

-Se presenta una creciente complejidad del juego social y se evidencia la influencia de los compañeros en su comportamiento.

Fuente: Dwyer G, Baur L, Hardy L. The challenge of understanding and assessing physical activity in preschool-age children: Thinking beyond the framework of intensity, duration and frequency of activity. J Sci Med Sport. 2008;12:534-6.

El rango de edad de 0 a 5 años comprende tres períodos de desarrollo, cada uno de ellos se caracteriza por patrones de AF muy diferentes, que sólo son modelos y varían considerablemente. 1. Período infantil (primeros 12 meses): Las actividades o movimientos en los primeros 6 meses se limitan a alcanzar y agarrar objetos, girar la cabeza hacia un estímulo y mover las extremidades mientras está acostado boca abajo. Los siguientes 6 meses se caracterizan
14

por el aprendizaje de habilidades motoras rudimentarias, tales como gatear, ponerse de pie y desde allí, arrastrarse apoyándose en un objeto y finalmente caminar.6,46 2. Niño pequeño “toddler” (1 a 3 años): Alrededor del primer año comienza la marcha, la AF durante esta etapa se caracteriza por actividades no estructuradas, tales como el juego y el baile, así como una mayor adquisición de habilidades locomotoras como correr, brincar, galopar, saltar, equilibrio estático y dinámico y el acenso/descenso de la escaleras. Los niños pequeños también desarrollan habilidades de control de objetos como patear, atrapar, lanzar, golpear y rodar. Además pueden empezar a desarrollar actividades estructuradas como la natación y la gimnasia. (Tabla 1).6 3. Periodo pre-escolar (3 a 5 años): Se caracteriza por un mayor desarrollo del aparato locomotor, de la estabilidad, el control de objetos y perfeccionamiento de habilidades adquiridas en el período de “toddler”, gracias a las oportunidades específicas de práctica de actividades y al estímulo de los padres y otras personas. El juego activo y las actividades estructuradas continúan, además la participación en deportes modificados como el fútbol, natación, patinaje, porrismo y baloncesto pueden comenzar alrededor de las edades de 4 a 5años.6, 47

Las diferencias raciales y étnicas en la AF no son claras. Sallis referencia tres estudios donde encontraron que los niños de minoría étnica son menos activos que los niños norteamericanos y europeos (Anderson, y cols. 1992; Trost, y cols. 1997), en tanto otros estudios no encontraron diferencias con la etnia (Baranowski, Thompson, DuRant, Baranowski, & Puhl, 1993).37

El estrato socioeconómico (ESE) parece ser una determinante importante. Sallis en una investigación realizada en estudiantes de escuela secundaria, demostró que aquellos de alto ESE tenían más clases de educación física, en las que practicaban mayor AF y además participaban más en equipos deportivos (Sallis, Zakarian, Hovell, &Hofstetter, 1996). 37

De otro lado, los estudios que han incluido los componentes psicológicos y emocionales, han presentado fallas metodológicas tanto de diseño, como deficientes propiedades psicométricas de los instrumentos de medición empleados, además en esta edad, la personalidad de los niños no está totalmente definida. Sin embargo, se asocia la motivación y la autoeficacia (confianza para realizar una actividad) con la práctica de AF.9 Además, las creencias personales (acerca de los beneficios de la AF, riesgos y barreras, falta de interés, fatiga y condiciones del entorno) también influencian la práctica regular de AF.37
15

Variables sociales:

Los hábitos de los padres son la influencia social más estudiada sobre la AF en los niños, la hipótesis es simple: padres activos tienen niños activos.37 Un estudio encontró que la práctica de AF de los padres (caminata >30 minutos/día y deporte) y el juego al aire libre se asocian positivamente con la AF de los niños, esto demuestra que las conductas de los padres influirán en el estilo de vida de sus hijos.48 En el mismo sentido, Fuemmeler y cols, sugieren que la AFMV de los padres se relaciona con la de sus hijos y los resultados son útiles para justificar las intervenciones basadas en la familia, además indican que el nivel de AF de los niños es mayor cuando sus dos padres son físicamente activos en comparación con los que no lo son.9

Por otro lado, un estudio señaló que la influencia de los padres relacionada con las reglas sobre el tiempo dedicado a pantallas, está relacionada negativamente con los CS en tanto que factores familiares, como síntomas de depresión de la madre, IMC del padre y hábitos de ver TV en familia, se asocian positivamente con la práctica de este comportamiento en los niños pequeños.49 

Variables ambientales:

Diversos estudios observacionales en niños pequeños fundamentan la idea que el ambiente físico está estrechamente asociado con la AF. El ambiente físico incluye factores modificables como el espacio físico, personal y programas para la práctica de AF, en este último aspecto se resalta la intensidad, la frecuencia y la duración de la clase de educación física, así como los programas extracurriculares, que son limitados en la población e implican una alta inversión de tiempo, energía y dinero. Spurrier y cols, plantean que la presencia de patio trasero en el hogar se correlaciona positivamente con el juego al aire libre por parte de los niños.48 Una revisión presentada por Sallis, 37 sugiere que las mayores oportunidades para que los niños sean físicamente activos se relacionan con el juego al aire libre, aunque generalmente se les impide que lo sean dentro de la casa. La participación de los niños y adolescentes en AF de tipo estructurada y no estructurada en la comunidad, se asocia con altos niveles de AF total. En relación con este aspecto, la clase de educación física en el colegio, no proporciona un adecuado nivel de AF, pues observaciones de estas clases en primaria, revelaron que sólo 3 de los 30 minutos de clase, fueron empleados en AFMV (Simons-Morton, Taylor, Snider, Huang, & Fulton, 1992).
16

2.2 COMPORTAMIENTOS SEDENTARIOS EN NIÑOS DESDE PRE-ESCOLAR HASTA 4° GRADO Por mucho tiempo se asumió que los CS eran contrarios a los comportamientos activos, es decir a la AF, sin embargo, en la actualidad se entiende que ambos no son mutuamente excluyentes y que se pueden registrar en forma combinada, con características específicas por género y también por categorías de edad. En la literatura se han determinado varias categorías posibles en los niños y jóvenes (<18 años): altos niveles de AF y de CS, bajos niveles de AF y altos niveles de CS y finalmente, altos niveles de AF y bajos niveles de CS. Por lo tanto, hoy en día se difinen como dos constructos diferentes y se han empezado a estudiar los factores que los determinan.45, 50-52

2.2.1 Definición de los comportamientos sedentarios En la literatura se pueden encontrar varias definiciones de los CS que se resumen en la realización diaria de actividades que producen un gasto energético ≤1,5 MET’s.5,19,21 De la definición de CS surge el concepto de Sedentarismo, que se refiere a la práctica constante de CS, caracterizados por mínimo movimiento y bajo gasto energético.18 En los niños y jóvenes los CS comprenden una gran variedad de actividades tales como dormir, estar sentado, leer, pasar tiempo en pantallas ya sea viendo televisión, jugando videojuegos, viendo películas, etc.,5,18,21 sin embargo, las investigaciones se enfocan en los más prevalentes, entre los que cabe destacar los CS más comunes tanto entre semana como en los fines de semana: ver televisión 96,1% y 96,6%, ver películas y videos 50% y 80%, jugar en el computador 56,4% y 58,3%, la utilización de consolas y videojuegos manuales entre 26,3 y 32,8%, respectivamente. También se incluye el tiempo sentado en transporte, sin tener en cuenta todos los medios y dispositivos electrónicos, por los cuales los niños registran altos niveles de CS, ni el contexto en el cual se desarrollan, por lo que se plantea la necesidad de nuevas investigaciones. 47,51 2.2.2 Perjuicios y consecuencias para la salud Con respecto a la relación entre CS e indicadores de salud, se ha encontrado en la literatura que con el aumento del tiempo dedicado a los CS durante la niñez y la adolescencia, se aumenta la incidencia de las enfermedades crónicas no transmisibles ECNT (obesidad, dislipidemias, diabetes, entre otras) en la edad adulta, y poco a poco van ganando más terreno dentro de los grupos etarios jóvenes. Los CS se han asociado positivamente con el aumento de la adiposidad y del IMC e inversamente con el contenido mineral óseo.18,21,41,53

17

En una revisión sistemática se sugiere que la reducción de los CS lleva a una disminución del IMC en niños en edad escolar, en aproximadamente 0,89 Kg/m2, así como al mejoramiento de la capacidad aeróbica y la condición músculo-esquelética. La práctica de los CS aumenta el riesgo para síndrome metabólico (niveles de colesterol sérico, hemoglobina glucosilada, insulina en ayunas y resistencia a la insulina) y enfermedad cardiovascular (presión arterial alta) en la vida adulta.18

Además se ha podido establecer que los CS no sólo se asocian negativamente con la salud física, sino también con la salud mental, con la que se ha registrado una relación dosisrespuesta; por ejemplo, en relación con la autoestima y el auto-concepto, debido a los prototipos de belleza e imagen mostrados en los medios de comunicación. En cuanto a la conducta pro-social (estabilidad emocional, sensibilidad, imaginación, autocontrol, inteligencia y conducta moral) también ha sido relacionada con los CS, en especial los que se centran en tiempo dedicado a pantallas, también están asociados con el aumento de la agresividad y desensibilización a la violencia.18, 54 Entre otros efectos se ha demostrado que los niños obesos practican menos AFM, AFV o AFMV en comparación con los no obesos, contribuyendo al poco roce social y a las alteraciones en las conductas pro-sociales, así como a un bajo rendimiento académico.3, 5

En relación con los CS y sus consecuencias a nivel psicosocial en los niños, un estudio realizado en el Reino Unido, con 1486 niños entre los 4 y 12 años, encontró que altos niveles de tiempo dedicado a la televisión y entretenimiento en pantalla (TVSE), bajos niveles de AF y una dieta deficiente (bajo consumo de frutas y verduras, sumado a un alto y más frecuente consumo de dulces, golosinas y bebidas gaseosas), interactúan para incrementar el estrés fisiológico o malestar psicológico OR: 1,45 (IC 95% 0,94-2,25) y angustia psicológica OR: 1,64 (IC 95% 1,02-2,61) comparado con los niños que pasan menor tiempo en TVSE y tienen mayor nivel de AF. Entre otros efectos se ha registrado también la pobre atención, la hiperactividad, el aislamiento social, la perturbación del sueño y la reducción del rendimiento cognitivo.55

Debido a que ver televisión es el CS más prevalente, diferentes estudios han establecido que ver TV antes de los 3 años tiene efectos adversos en el desarrollo cognitivo a la edad de 6 y 7 años, mientras que ver TV en edades tardías (3 a 5 años) tiene efectos benéficos sobre los resultados cognitivos, siempre y cuando sea una programación de educación pro-social con contenidos educativos.54,56 Los resultados indican además, que un 50% de los niños que ven
18

más de 2 horas de televisión diariamente en la infancia temprana, continúan con exposiciones prolongadas a televisor en la infancia tardía.56 2.3 RECOMENDACIONES SOBRE LA PRÁCTICA DE ACTIVIDAD FÍSICA Y EL TIEMPO DEDICADO A LOS COMPORTAMIENTOS SEDENTARIOS Con el transcurso del tiempo y las adaptaciones de la población a la vida moderna, el análisis de los indicadores de morbilidad y mortalidad en la población y la evidencia científica disponible, se han formulado diferentes recomendaciones sobre la práctica de la AF y los CS en diferentes rangos de edad. Los niños en particular, son un segmento de la población altamente susceptible a las influencias del medio que los rodea, por lo cual diferentes organizaciones de salud y gubernamentales, han planteado diversas directrices como un esfuerzo por mantener adecuados niveles de AF y CS para una vida saludable (Tabla 2). 2.3.1 Recomendaciones sobre la práctica de actividad física Las recomendaciones para la práctica de la actividad física han evolucionado en el tiempo, en alguna medida como producto de los indicadores de morbilidad y mortalidad en la población. Consideran, los diferentes grupos etarios, así como la evidencia científica disponible. A continuación se presenta su evolución y se resumen en la Tabla 2.

El Colegio Americano de Medicina Deportiva (por sus siglas en inglés American College of Sports Medicine - ACSM) basado en una extensiva revisión de la literatura, titulada: “Las recomendaciones cuantitativas y cualitativas de ejercicio para el desarrollo y mantenimiento de la condición física en adultos saludables” publicada en 1978, recomendó que la práctica de AF en adultos debe realizarse con una frecuencia de 3 a 5 días a la semana, con una intensidad del 60% al 90% de la frecuencia cardiaca de reserva (FCR) o del 50% al 85% del consumo de oxígeno máximo (VO2Max), con una duración entre 15 a 60 minutos por sesión; también estableció que la AF debe ser aeróbica e incluir grandes grupos musculares en actividades como por ejemplo correr, caminar, nadar, ciclismo y varios juegos y deportes de resistencia. 37 En 1994, se publicaron las guías de AF para adolescentes (11 a 21 años de edad), basadas en la mejor evidencia disponible a la fecha (Sallis & Patrick 1994), las cuales determinaban que la práctica de la AF debía ser mínimo de 1 hora diaria, en consonancia con las guías para adultos (15 a 60 minutos por sesión). Además debían incluirse actividades de fuerza muscular, flexibilidad y salud ósea al menos 2 días por semana.37

19

Tabla 2. Recomendaciones de actividad física. Rango de Año Recomendación edad Práctica de AF 3 a 5 días por 1978/ semana, con una intensidad del Colegio 60% al 90% de la frecuencia Americano de Población cardiaca de reserva (FCR) o del Medicina adulta 50% al 85% del consumo de Deportiva oxígeno máximo (VO2Max), con (ACSM) 37 una duración entre 15 a 60 minutos por sesión. Adolescentes 1994/Sallis & (11 a 21 Práctica de AF 1 Hora diaria Patrick 37 años de edad) Los niños deben interactuar con los padres y/o cuidadores en las actividades físicas cotidianas que se dedican a promover la exploración de su entorno.

Tipo de actividad Aeróbica que incluya grandes grupos musculares como: correr, caminar, nadar, ciclismo y varios juegos y deportes de resistencia. Debían incluirse actividades de fuerza muscular, flexibilidad y salud ósea al menos 2 días por semana.

Menores de 1 año 2002/ National Association for Sport and Physical Education (NASPE) 20

0-3 años

Deben acumular al menos 30 minutos de AF estructurada y por lo menos 60 minutos a varias horas de AF no estructurada cada día. Deben acumular al menos 60 minutos de AF estructurada y 60 minutos a varias horas de AF no estructurada por día. Deben alcanzar un mínimo de 3 horas de AF de cualquier intensidad (ligera, moderada o vigorosa)/día Deben acumular un promedio de al menos 60 minutos a varias horas de AFM por día. Las actividades aeróbicas que constituyen la mayor parte de la AF y actividades de fortalecimiento muscular y óseo deben incorporarse por lo menos 3 días de la semana.
20

La actividad física no estructurada puede ser interpretada como juego

3-5 años

2009/ Departamento de Salud y Envejecimiento del Gobierno de Australia 58

Niños entre los 3 y 5 años

2010/ Janssen y cols.34

Niños y jóvenes entre los 5 y 17 años de edad

Actividades de intensidad vigorosa deberían ser incorporadas o añadidas cuando sea posible, así como actividades que fortalezcan los músculos y huesos.

Año

Rango de edad

Recomendación

Tipo de actividad Puede incluir actividades vigorosas por lo menos 3 días por semana y actividades que fortalezcan los músculos y huesos al menos 3 días por semana

2011/ Guías Canadienses para la Actividad Física59

Niños de 5 a 11 años

Deben acumular por lo menos 60 minutos de AFMV diariamente.

En los niños de 0-5 años diferentes pautas sobre AF se han desarrollado, las más empleadas son las guías de la Asociación Nacional para el Deporte y la Educación Física (National Association for Sport and Physical Education (NASPE) Active Start Guidelines).20 Las directrices para cada período de desarrollo incluyen: 1. Los niños deben interactuar con los padres y/o cuidadores en las actividades físicas cotidianas que se dedican a promover la exploración de su entorno. 2. Los niños más pequeños (0 a 3 años) deben acumular al menos 30 minutos de AF estructurada y por lo menos 60 minutos a varias horas de AF no estructurada cada día. 3. Los niños pre-escolares (3 a 5 años) deben acumular al menos 60 minutos de AF estructurada y 60 minutos a varias horas de AF no estructurada por día.

Sin embargo, estas directrices no describen la intensidad de la AF y el uso de los términos "estructurada" y "no estructurada" ha dado lugar a diferentes interpretaciones entre los estudios, dificultando las comparaciones. Por ejemplo, un estudio realizado por Barlow y cols., recomienda que los niños pequeños practiquen AF no estructurada en forma de juego; en tanto que los niños mayores deben realizar actividades que disfruten, las cuales pueden ser por ejemplo la danza, las artes marciales, andar en bicicleta y caminar. La AF estructurada, puede ser una clase de baile y la AF no estructurada bailar en casa, y puede ser realizada por los niños en varios momentos durante el día.20, 21, 34, 57 En una revisión sistemática en el 2010 realizada por Janssen y cols.,34 y con base en el nivel de evidencia, se establecieron las siguientes recomendaciones para AF y CS: 1. Niños y jóvenes entre los 5 y 17 años de edad deben acumular un promedio de al menos 60 minutos a varias horas de AFM por día. Existe una evidencia fuerte, basada en estudios experimentales, que tan sólo 2 ó 3 horas de AFMV por semana, se asocia con beneficios para la salud. La evidencia de estudios observacionales también demuestra relaciones

21

dosis-respuesta entre la AF y la salud, con diferencias en el riesgo para la salud entre los más activos y menos activos. 2. Actividades de intensidad vigorosa deberían ser incorporadas o añadidas cuando sea posible, así como actividades que fortalezcan los músculos y huesos.
3. Las actividades aeróbicas que constituyen la mayor parte de la AF y las actividades de

fortalecimiento muscular y óseo deben incorporarse por lo menos 3 días de la semana.34 Las recomendaciones del Departamento de Salud y Envejecimiento del Gobierno de Australia, publicadas en octubre de 2009, proponen que los niños entre los 3 y 5 años de edad, deben alcanzar un mínimo de 3 horas de AF de cualquier intensidad (ligera, moderada o vigorosa/día) y que el acumulado total, contribuye al logro de la cantidad recomendada, todos los días en forma fragmentada durante el día.58

Las Guías Canadienses para la Actividad Física en niños de 5 a 11 años sugieren que este grupo etario, debe acumular por lo menos 60 minutos de AFMV diariamente, la cual puede incluir actividades vigorosas por lo menos 3 días por semana y actividades que fortalezcan los músculos y huesos al menos 3 días por semana, entre más AF diaria se obtienen mayores beneficios para la salud.59

Las recomendaciones sobre al práctica de AF en niños han surgido recientemente y se diferencian de las formuladas para los adultos, por lo que tienen en cuenta las características del desarrollo psicomotor y del tipo de AF que realicen. 2.3.2 Recomendaciones sobre el tiempo dedicado a los comportamientos sedentarios Como se ha mencionado previamente, los CS pueden tener un impacto negativo en diferentes aspectos de la salud y en el desarrollo en niños y adolescentes. Durante más de 20 años, la Academia Americana de Pediatría (AAP) ha expresado su preocupación acerca de la cantidad de tiempo que los niños y adolescentes emplean viendo TV y más recientemente, sobre el uso de los medios de entretenimiento audiovisual, debido a que estos han aumentado en forma exponencial, tanto en la oferta como en la demanda, en particular los videojuegos, la internet y los formatos de música en audio y video.60

Estudios sobre la prevalencia de los CS basados en pantalla en niños de edad escolar, sugieren que entre el 34% y 80% de los niños ven televisión y/o videos en formato DVD por lo
22

menos dos horas al día,61 a partir de lo cual el Departamento de Salud y Envejecimiento del Gobierno de Australia (DoHA) creó recomendaciones sobre los CS, las cuales indican que los niños deberían dedicar menos de 1 hora diaria a actividades basadas en pantalla (TV, video, DVD, computador e internet y juegos electrónicos),34,58 en tanto que la AAP en el año 2001 recomendó a los padres (1) limitar el tiempo total de los medios de comunicación (medios de entretenimiento) a no más de 1 a 2 horas de programación de alta calidad por día, además de eliminar de la habitación de los niños el TV y otras pantallas, (2) desanimar a ver TV a los niños ≤ 2 años de edad y fomentar actividades más interactivas que promuevan el desarrollo adecuado del cerebro, tales como hablar, jugar, cantar y leer juntos y (3) fomentar una alternativa de entretenimiento para los niños, incluyendo la lectura, los deportes, los pasatiempos y los juegos creativos.57,58,60,62,63

Las Guías Canadienses del CS para niños de 5 a 11 años sugieren que para obtener beneficios para la salud, los niños deben minimizar el tiempo que emplean en ser sedentarios cada día, esto puede lograrse limitando el tiempo recreacional en pantalla a no más de 2 horas por día. Limitando el transporte sedentario (motorizado), estar sentado por largo tiempo y el tiempo gastado en espacios cerrados y bajo techo durante el día.57,64

Por lo tanto es importante resaltar la relevancia de la disminución de tiempo dedicado a CS, con el subsecuente cumplimiento de las recomendaciones, con el fin de contribuir a disminuir las probabilidades de presentar sobrepeso y obesidad, entre otros problemas de salud, minimizando de esta manera el riesgo de padecer los perjuicios causados por este tipo de comportamientos en la adolescencia y la edad adulta.

2.4. MEDICIÓN 2.4.1 Conceptos generales Antes de abordar el tema de la medición de AF y CS, es necesario revisar las nociones básicas en torno a este concepto, de manera que permita comprender e interpretar correctamente los métodos existentes en la literatura, para establecer las características que hacen que un instrumento de medición sea el más apropiado.

En una visión amplia de este concepto, la medición es el proceso por el cual las cosas son diferenciadas;65 del mismo modo en la literatura se puede encontrar una noción mas especifica, en ella, “la medición es definida como la asignación de números a objetos o eventos de acuerdo
23

con reglas; las medidas obtenidas se pueden clasificar en diferentes escalas de medición entre las cuales están: nominal, ordinal, intervalo y razón”.66 4.4.1.2 Propiedades psicométricas de la medición Todo instrumento de medición debe tener cualidades que aseguren la veracidad de los resultados obtenidos, estas cualidades se conocen como propiedades psicométricas, las cuales son confiabilidad, validez y sensibilidad al cambio. 4.4.1.2.1 Confiabilidad Este es un constructo multidimensional y tiene implícito en su definición la noción de error aleatorio, el cual puede proceder del instrumento per sé o de quien realiza la medición. Desde la teoría clásica de la psicometría involucra tres conceptos diferentes: reproducibilidad, consistencia interna y acuerdo.65 

Reproducibilidad:

La reproducibilidad de un instrumento refleja su habilidad para obtener el mismo resultado sí es aplicado en una segunda ocasión para realizar un diagnóstico o una evaluación. Es requisito fundamental que las mediciones realizadas sean independientes, es decir, con desconocimiento de las anteriores.71 Los valores de reproducibilidad están en el rango de 0 (cero) que indica que no hay consistencia en la medición hasta 1, indicando la reproducibilidad perfecta. 67 Las recomendaciones de Landis y Koch para la interpretación de la reproducibilidad, indican que una reproducibilidad entre 0,01-0,2 es ligera, de 0,21–0,40 es aceptable, de 0,41–0,60 es moderada, de 0,61-0,80 es sustancial y de 0,81-1,00 es casi perfecta.68 Existen tres diferentes tipos de reproducibilidad: prueba-reprueba, intra-evaluador e interevaluador.  Reproducibilidad prueba-reprueba: Se obtiene cuando la evaluación es completada en un punto del tiempo y se repite en un tiempo subsecuente.67  Reproducibilidad intra-evaluador: Se halla para establecer la correlación entre dos mediciones realizadas por un mismo investigador en dos momentos del tiempo, bajo las mismas condiciones a la misma muestra.67  Reproducibilidad inter-evaluador: Es usada para determinar el grado de concordancia entre dos mediciones realizadas por dos o más evaluadores a la misma muestra en las mismas condiciones.67

24

Sí una prueba es administrada por un evaluador, la varianza a causa del error del reporte del sujeto y los cambios verdaderos en los resultados entre las dos evaluaciones, son la suma de los errores inter-evaluador y/o intra- evaluador.69,70

Para evaluar la reproducibilidad de variables medidas en escala nominal dicotómica y categórica, las pruebas estadísticas empleadas son Kappa (K) de Cohen y Kappa ponderada respectivamente, en tanto que para las variables medidas en escala de razón se emplea el Coeficiente de Correlación Intraclase (CCI), cuya base es la aplicación del análisis de varianza (ANOVA). 66,71 

Consistencia interna:

Se refiere a la homogeneidad que presentan múltiples ítems de una escala unidimensional y el grado en que todos ellos midan el mismo constructo. Se determina mediante el α de Cronbach, que indica mayor consistencia en tanto se acerque a 1 y se puede calcular con una sola aplicación de la prueba.71 

Acuerdo:

Consiste en conocer cuán heterogéneos son los datos entre dos mediciones, se obtiene a partir de la diferencia entre dos mediciones frente al promedio de las mismas, que se informa en las unidades originales en que se obtuvieron los datos. El método usado es una representación gráfica, conocido como los límites de acuerdo de Bland y Altman, el cual consiste en calcular y graficar en el eje Y la diferencia y en el eje X el promedio de las dos mediciones.66,71 2.4.1.2.2 Validez La validez es el grado en el cual una medición refleja verdaderamente lo que pretende medir en un tiempo inicial. Hay cuatro grandes tipos de validez definidas como: facial, de contenido, de constructo y de criterio.67  Validez facial: Es el grado en que una medida parece ser válida según la percepción del participante o evaluador; se determina por medio de un interrogatorio acerca de la complejidad y diseño del instrumento de medición.72  Validez de contenido: Es una interpretación lógica hecha acerca de la veracidad de un instrumento, refleja la extensión en la que los ítems de la escala poseen significado y parecen representar el constructo que quiere ser medido, su evaluación usualmente está a cargo de un panel de expertos integrado por académicos y profesionales.67
25

 Validez de constructo: Indica que el constructo que mide el instrumento sea el verdadero, requiere de la especificación de sus atributos y las relaciones esperadas entre ellos. La validez de constructo interna se refiere a la correlación entre los ítems y los atributos, determinada a través del análisis factorial. En tanto que la validez de constructo externa depende de la correlación del constructo con otros métodos de medición; de este modo, si se tienen correlaciones de medidas que teóricamente deben darse, se denomina validez convergente, mientras que si se tienen medidas no correlacionadas que teóricamente no deberían estarlo, es llamado validez discriminante o divergente.65-67 Otro método alterno y diferente de la teoría clásica, para evaluar la validez de constructo es el análisis Rash, el cual evalúa simultáneamente la dificultad del ítem y la habilidad de las personas para responder las preguntas, mediante una transformación logarítmica de los datos.66  Validez de criterio: Estima la relación estadística entre una prueba criterio conocida, considerada como la medición más efectiva de lo que se está evaluando (gold standard) y otra prueba. Se usa el coeficiente de correlación de Pearson o de Spearman, dependiendo de la escala de medición para estimar esta relación. Existen dos tipos de validez de criterio: concurrente y predictiva, en la primera, los dos instrumentos se aplican a la misma población en el mismo momento del tiempo y la segunda se encarga de predecir la aparición del evento en el futuro, comparada con el método criterio.67 2.4.1.2.3 Sensibilidad al cambio La sensibilidad al cambio es el grado con que se obtienen diferentes resultados en aplicaciones repetidas del mismo instrumento, cuando se ha producido un cambio real en la población; depende de la población estudiada y del contexto donde se aplique el instrumento de medición.73 2.4.2 Medición de la actividad física y los comportamientos sedentarios La medición de la AF y los CS en niños es importante por muchas razones: la estimación de la prevalencia y sus tendencias entre la población, la detección de resultados de salud positivos y negativos asociados con estos comportamientos, identificar los determinantes de la práctica de la AF y el tiempo dedicado a los CS, así como evaluar la eficacia de las intervenciones para modificarlos. Sin embargo, la elección del instrumento más adecuado no sólo depende de su validez y confiabilidad, sino también de su capacidad de cumplir con el propósito de la

26

evaluación y adaptarse a las condiciones propias de la población, por ejemplo los recursos económicos. 27,29

Tradicionalmente la práctica de AF comprende cuatro dimensiones: frecuencia (número de veces por unidad tiempo), duración (tiempo en segundos, minutos u horas), intensidad (equivalentes metabólicos o MET’s) y tipo; también se consideran diversos dominios, que se refieren al contexto en que esta se desarrolla, la cual puede ser de ocio, ocupacional, de transporte y actividades del hogar para los adultos, en tanto que para los niños se incluyen las clases de educación física, deporte y otras actividades realizadas extra-clase.27

De las dimensiones de AF, la intensidad es la que más se ha investigado, por lo que varios estudios han hallado de manera objetiva los puntos de corte en MET’s para categorizar tanto los CS como los diferentes niveles de AF (ligera, moderada y vigorosa): 1,25 MET’s para CS, 2,2 MET’s para AFL, 4,5 MET’s para AFM y 7,5 MET’s para AFV.5,9 La AFL a menudo es agrupada como CS, no obstante, como se mencionó anteriormente, son constructos independientes, además involucra un gasto energético entre 1,6 y 2,9 MET’s, e incluye actividades tales como: caminata lenta, sentarse a escribir, cocinar y lavar los platos.5

El método ideal para la medición de la AF debería incluir todas sus dimensiones y dominios, sin embargo los instrumentos existentes no los contemplan en su totalidad. Por otra parte, para la medición de los CS no existen métodos específicos, pues su definición como constructo independiente al de AF es reciente y las únicas características posibles de medir son el tipo y el tiempo dedicado a estas actividades, su medición se realiza de forma indirecta por medio de algunos instrumentos para medir AF. Actualmente existen tres tipos de métodos para medir AF en niños: criterio, objetivo y subjetivos. 2.4.2.1 Métodos criterio Los métodos criterio para la medición de la AF se refieren aquellos considerados como “gold standard” entre los que se encuentran la observación directa, la técnica de agua doblemente marcada y la calorimetría indirecta, los dos últimos miden gasto energético, una consecuencia fisiológica estrechamente asociada con la AF.74  Observación directa:

Es el método criterio más práctico y comprensible para la medición de la AF,74,75 es particularmente relevante si se requiere información sobre la AF de los niños en determinados
27

contextos (por ejemplo, en una clase de educación física, área recreativa o en el parque).Puede ser complicado y costoso para recopilar datos de un gran número de niños en largos períodos de tiempo (dependiendo de la configuración o los ajustes de interés), sin embargo el tiempo necesario de observación total para alcanzar una estabilidad aceptable del día a día no es claro. Se requieren observadores entrenados y por tanto generalmente es más adecuado para usar con un pequeño número de participantes durante períodos cortos de tiempo.29 La capacidad de las técnicas de observación para capturar los patrones de corta duración y los cambios repentinos en la AF es crucial para los estudios en niños menores de 10 años.74 El método tradicional implica observar a los niños en sus casas y escuelas durante largos periodos de tiempo y registrar por medio de grabación o codificación el nivel de AF realizado; las intensidades de AF van en intervalos de 5 segundos a 1 minuto. Los instrumentos de observación directa más usados con niños menores de 10 años son:  System of Observing Play and Leisure Activity in Youth (SOPLAY): Es uno de los más usados en el cual la información se registra por grupos de niños y/o adolescentes en instituciones educativas, en las que el observador hace cíclicamente un escaneo del número de niños y niñas, registra el nivel y el tipo de AF por género, así como el estado del tiempo, la temperatura, el periodo escolar, la accesibilidad, el nivel de organización y supervisión; y la presencia de equipos. La AFMV observada, se correlacionó positiva y significativamente con el autoreporte de AF (r=0,35-0,73), además reportó una reproducibilidad inter-evaluador sustancial a casi perfecta (CCI=0,76-0,99).27,76  System for Observing Play and Recreation in Communities (SOPARC): Es una modificación del SOPLAY para realizar la observación en espacios recreativos como parques y se realiza un escaneo por grupos de raza/etnia y edad. Además incluye las características de estos espacios (accesibilidad, uso, 80% y 89%.27, 76, 77  Observational System for Recording Activity in Children–Preschool Version (OSRACP): Es un sistema de observación directa para pre-escolares que es personalizado y usa un tiempo de muestreo para recolectar la información sobre el nivel (sedentario a vigoroso), tipo, lugar de AF, contexto de aprendizaje, grupo social y quienes dirigen la actividad. Un estudio mostró una reproducibilidad entre evaluador es entre k=0,79-0,93 y un porcentaje de acuerdo entre 80% y 100%.27,78  System for Observing Fitness Instruction Time (SOFIT): Evalúa la AF en el ámbito escolar, provee información sobre la intensidad de AF, el contexto de la clase en la cual
28

supervisión, realización de

actividades organizadas y equipo requerido). Los porcentajes de acuerdo oscilaron entre

ocurre, así como los atributos de la condición física que se favorecen y el papel de los docentes para promover la práctica de la AF y la condición física. Además, registra el género del docente, número y género de los estudiantes y lugar de la clase.76  Behaviors of Eating and Activity for Children’s Health: Evaluation System (BEACHES): Proporciona datos sobre la práctica de AF y CS de los niños en sus casas, evalúa el ambiente social y físico, así como otras variables: ubicación de los niños, presencia de otras personas, indicaciones y consecuencias para la AF y los CS; ingesta de alimentos y entretenimiento en pantallas.76 Un estudio demostró un porcentaje de acuerdo entre evaluadores que osciló entre el 94%-99% y con la cámara de video entre 88% y 100%.79  System for Observing Children’s Activity and Relationships During Play (SOCARP): Permite al investigador observar y registrar simultáneamente el nivel de AF en zonas de juego, al mismo tiempo evalúa las variables contextuales del tamaño del grupo social, el tipo de actividad e interacciones prosociales y antisociales con sus pares. Reportó una validez en comparación con el acelerómetro de r=0,67 y los porcentajes de acuerdo inter-evaluador oscilaron entre 88% y 90%.76,80,81  Children’s Activity Rating Scale (CARS): La observación se realiza en los diferentes espacios de la escuela, evalúa varios tipos de AF en cinco categorías que reflejan los niveles de gasto energético en los niños entre 3 y 6 años. Este método reportó un porcentaje de acuerdo de 84% ± 10%, la reproducibilidad inter-evaluador osciló entre CCI=0,57-0,73 y una validez de constructo externa convergente comparada con el monitor de frecuencia cardíaca de r=0,73.74,82,83 

Agua doblemente marcada:

El agua doblemente marcada es un método discreto y no invasivo reconocido como un criterio de medición para las evaluaciones de campo. Esta técnica mide el gasto calórico total que al combinarse con un método de medición de gasto energético en reposo, se obtiene el gasto energético por AF. Se basa en la cinética de dos isótopos estables: agua marcada con deuterio (2H2O) y oxígeno 18 (H218O), los cuales son naturales, no tóxicos, se usan en bajas cantidades y se excretan por las vías de eliminación de agua (orina, sudor y evaporación).27

La dilución de isotopos se usa durante un mínimo de 3 días en adultos, en quienes se ha validado con la calorimetría indirecta;84 sin embargo, investigaciones similares en niños son muy escasas, probablemente por la dificultad de obtener el consentimiento informado y por los
29

múltiples días de confinamiento para la medición. Un estudio en niños de 4 a 6 años encontró asociación entre varios marcadores biológicos (masa muscular, peso, superficie corporal, estatura y masa grasa) y gasto energético total (r=0,65-0,86); y entre estos mismo marcadores con la AF (r=0,56-0,74) obtenida a partir del agua doblemente marcada.85 Esta técnica no es adecuada para estudios a gran escala por la dificultad de obtener los isotopos, su gran costo y la necesidad de registros exactos de la dieta.74  Calorimetría indirecta:

Es una medición indirecta del gasto energético en un circuito abierto entre el consumo de O2 y la producción de CO2. Esta técnica se aplica durante el reposo y el ejercicio, además se considera una medida exacta y válida del gasto energético a corto plazo. Sin embargo, para medir AF en el ámbito poblacional es difícil de utilizar puesto que se requiere de equipos para análisis de gases, que no son portátiles. Por lo tanto, este método no es práctico para la validación de una encuesta o cuestionario que mida la AF "usual" o semanal. La calorimetría indirecta se ha utilizado para validar los monitores de ritmo cardíaco, pedómetros y acelerómetros en el laboratorio. En la actualidad existen monitores metabólicos portátiles para estimar el gasto energético durante la AF en condiciones más naturales, sin embargo a pesar de este avance, el equipo sigue siendo demasiado difícil de utilizar a largo plazo en condiciones de vida libre, especialmente en niños pequeños.74

2.4.2.2 Métodos objetivos Entre los métodos objetivos para la evaluación de la AF se encuentran el monitor de frecuencia cardiaca, los pedómetros y los acelerómetros. A continuación se presenta una breve descripción de cada uno. 

Monitor de frecuencia cardiaca:

La medición de la frecuencia cardiaca (FC) como medio para estimar el gasto energético por AF, se basa en la relación lineal entre la FC y el consumo de oxígeno (VO2), sin embargo esta relación no es tan fuerte en AFL ni en CS, la FC se retrasa en aumentar al inicio de la práctica de la AF y luego de terminarse suele mantenerse elevada durante un periodo de tiempo. Otra de las desventajas del monitor de FC, es que puede afectarse por la edad, la estatura, el estrés psicológico y ambiental, la temperatura, la capacidad aeróbica, la ingesta de cafeína y de algunos medicamentos; de otro lado, no permite evaluar el contexto en el que se realiza la AF y en los niños puede enmascarar los patrones de movimiento característicos de la edad; además

30

los niños emplean una gran parte de su tiempo en CS.74 Sin embargo, es posible calibrar el monitor de FC para el usuario y por lo tanto, es útil para recolectar datos a nivel individual.29 Este dispositivo es fácil de utilizar, pues se ajusta al pecho por medio de una cinta elástica.27 Entre los diferentes monitores de FC se encuentran el Activity Heart Rate (AHR), el Physical Activity Heart Rate-25 (PAHR-25) y PAHR-50, los cuales miden el promedio de la FC registrada menos la frecuencia cardiaca en reposo (FCR), el 25% ó 50% de la FC superior a la FCR respectivamente, lo que tiene efectos sobre la definición de la intensidad de AF, por lo cual, se ha establecido la necesidad de contar con un protocolo estandarizado para medir la FCR.27 Un estudio señaló que el gasto energético durante un día en niños entre 8 y 9 años, medido con el método de monitoreo de FC (HR FLEX) comparado con los métodos de calorimetría indirecta y agua doblemente marcada, sobrestima el gasto energético en un 10,4% y 12,3% respectivamente.86  Pedómetro:

Los pedómetros son dispositivos electrónicos relativamente simples, económicos, reutilizables, objetivos y no reactivos, para estimar el número de kilómetros o de pasos caminados durante un período de tiempo (día o semana) en actividades como caminar, trotar o saltar. Debido al gran auge de estos dispositivos, se han usado para programas de promoción de la salud y en escuelas, como una herramienta para inducir el aumento del nivel de AF, aunque no se han realizado estudios de este tipo en niños menores de 9 años.74 Entre las desventajas de los pedómetros se encuentra que no registran algunos tipos de movimiento, no almacenan datos en tiempo real, ni permiten su descarga; no pueden evaluar la intensidad, el patrón, ni el contexto de la AF realizada.74 Comparado con la observación directa, el pedómetro reportó una validez entre r=0,59-0,86 en pre-escolares y r=0,92 comparado con el consumo de oxígeno durante la caminata en banda sin fin en niños de 8 a 10 años. El conteo de pasos por el pedómetro en pre-escolares, está asociado con AFMV medida por el acelerómetro r=0,73.27,
75,79,87

Acelerómetro:

Los acelerómetros son dispositivos electrónicos sofisticados, ligeros, pequeños y sólidos, que miden las aceleraciones producidas por el movimiento del cuerpo, utilizan transductores piezoeléctricos y microprocesadores que convierten las aceleraciones registradas en una señal cuantificable digital llamada "cuenta"; capturan el movimiento en tiempo real permitiendo evaluar la intensidad, duración y frecuencia de la AF de manera objetiva en períodos

31

específicos del día y/o todo el día, de acuerdo con los puntos de corte establecidos para cada grupo etario.6, 29,74,75,88, Las principales características de la acelerometría son: 1. Provee los datos recolectados y almacenados durante todo el tiempo de evaluación, así como en intervalos relativamente cortos conocidos como “epoch”. Estudios realizados en niños indican que el uso de epochs de 1 minuto puede resultar en una mala clasificación de la AFV calificándola como AFM. Por lo tanto, teniendo en cuenta la naturaleza de la AF en esta población, los investigadores han recomendado el uso de epochs menores de 15 segundos, preferiblemente de 1 segundo para registrar la mayor cantidad de actividad posible.5, 6, 75 2. Las curvas de calibración pueden ser usadas para estimar la intensidad de la AF durante cada intervalo de tiempo.5 3. Hace posible las mediciones de todos los niveles de actividad, desde CS hasta AFV.5 Los puntos de corte desarrollados específicamente para niños en edad pre-escolar son <37,5 cuentas/15s para sedentario, 38-419 cuentas/15s para AFL, ≥420 cuentas/15s para AFMV y ≥842 cuentas/15s para AFV.89

Existen diferentes puntos de corte y ecuaciones para estimar las intensidades de la AF como son los propuestos por Freedson, Pate, Sirard Van Cauwenberghe, Evenson, Puyau, Pfeiffer y Reilly, (Tabla 3), sin embargo la ausencia de análisis comparativos que indican superioridad de un determinado conjunto de puntos de corte, impide hacer recomendaciones específicas en este grupo de edad. 6, 90-98 La literatura indica que la fiabilidad de las estimaciones de AF se pueden maximizar mediante un protocolo de 7 días, aunque un mínimo de 3 días puede ser suficiente en niños menores de 5 años; las diferencias entre días escolares y fines de semana son menores en este grupo en comparación con los niños mayores. La evidencia actual también sugiere que tan sólo 3 horas/día del uso del acelerómetro puede proporcionar estimaciones confiables de la AF en niños y que la diferencia entre 3 y 10 horas/día es mínima. En el mercado existe gran variedad de acelerómetros uniaxial, triaxial y omnidireccional, cuya ubicación más fiable es por encima de la cresta iliaca del lado derecho, aunque para niños muy pequeños se ubica en la muñeca.6

32

Tabla 3. Puntos de corte para determinar la intensidad de la AF CS Autor/Año Reilly/2003 91 Puyau/2004 92 Freedson/2005
93

AFL Cuentas/min ---800-3199 ---------Cuentas/15s 302 – 614 364 – 211 399 – 890 38 – 419 ---26-573 373 - 584

AFMV Cuentas/min ---3200-8199 1091 1188 1291 Cuentas/15s 615 – 1230 812 – 1234 891 – 1254 420 – 841 715 – 1410 574-1002 ≥ 585

AFV Cuentas/min ---≥8200 ---------Cuentas/15s ≥ 1231 ≥ 1235 ≥ 1255 ≥ 842 ≥ 1411 ≥ 1003 ----

Edad Cuentas/min 3-4 años 6-16años 3 años 4 años 5 años <1100 ≤ 799 ---------Cuentas/15s

Sirard/2005 94

3 años 4 años 5 años

≤ 301 < 364 < 399 ≤ 37 ---≤ 25 ≤ 372

Pate/2006 95 Pfeiffer/2006 96 Evenson/2008 97 Van Cauwenberghe/ 2010 98

3-5 años 3-5 años 5-8 años 5 años

La acelerometría ha contribuido al conocimiento de los patrones de AF y los CS en niños, los beneficios de la AF y la eficacia de las intervenciones, sin embargo, los investigadores se enfrentan con decisiones metodológicas difíciles en la aplicación de esta tecnología y los estudios publicados reportan una amplia variedad de protocolos.6 2.4.2.3 Métodos subjetivos Se refiere a aquellos en los que la información sobre la AF y los CS proviene directamente de lo reportado por el individuo, entre estos se encuentran el autoreporte, los diarios, las entrevistas y los reportes proxy (completados por los padres o los profesores). Estos métodos son usualmente preferidos, comparados con los objetivos, a causa de su fácil aplicación, mayor cobertura, bajo costo, representa un menor esfuerzo para los participantes, poco tiempo y personal requerido; además permiten evaluar todas las dimensiones de la AF y ofrecen la facilidad de recordar el contexto en que se realizó.
33

Por otra parte, sobresale que el hecho de recordar no altera el comportamiento evaluado, sin embargo, se debe considerar el sesgo de deseabilidad social, que puede conducir a una sobreestimación de la AF y subestimación de los CS y el sesgo de recuerdo, puesto que generalmente el periodo de tiempo que se reporta varía de un día a un año dependiendo de las necesidades del estudio y los padres no registran con precisión las actividades realizadas por los niños.27,99,100 Otra de las desventajas de los métodos subjetivos es que generalmente la validez y reproducibilidad suelen ser bajas en niños y adolescentes, comparadas con los valores observados en los adultos, a causa de la inmadurez en el proceso cognitivo y la dificultad para recordar exactamente el lugar y el tiempo dedicado a las actividades realizadas además, no conocen el concepto de AF, es por eso que algunos autores argumentan que en niños menores de 10 años se debe recurrir a los reportes proxy. 23,99,101 En la actualidad se han desarrollado los siguientes instrumentos para medir la AF y los CS en este grupo etario (Tabla 4):  Cuestionario para evaluar AF en niños de 4 a 8 años desarrollado en Estonia, mide el tiempo en minutos que los niños emplean en de la AF durante un día completo los cinco de la semana, categorizándola en AFL y AFMV. Este es un reporte-proxy que consta de dos partes, una dirigida a los padres en la cual se pregunta por la duración en minutos de las actividades de los niños dentro y fuera de la casa y otra dirigida a los docentes sobre el tiempo que los niños invertían en actividades en el jardín o en la escuela. Reportó una consistencia interna con un α de Cronbach de 0,69, la validez de criterio comparada con el acelerómetro para AFMV fue de r=0,53 y el monitor de FC r=0,40. (anexo 1)102  Cuestionario para evaluar el nivel de actividad física en niños entre 1° y 4°, (6 a 7 años de edad) desarrollado en Japón, dirigido a los padres consta de tres preguntas con respuestas en escala ordinal de tres puntos: 1) preferencia para realizar actividades de ejercicio y jugar fuera de la casa (no le gusta, le gusta, le gusta mucho), 2) compara la práctica de la AF con la de sus pares (menos que, igual que y mas que los pares) y 3) tiempo total empleado en actividades de ejercicio y juego fuera de la casa en un día (menos de 30 minutos, 30 a 60 minutos y mas de 60 minutos). La validez de criterio comparada con el acelerómetro, evaluada por medio de un análisis de varianza simple (ANOVA), reportó un r 2=0,17 a 0,72.103  Outdoor play time checklist: Evalúa el tiempo de juego al aire libre en niños estadounidenses entre los 2 y 4 años de edad aproximadamente. En la primera parte los padres deben registrar el tiempo que los niños gastan jugando en diferentes sitios (patio, calle alrededor la casa, parque, jardín o áreas recreativas), en tres periodos del día; en una
34

escala ordinal de cinco opciones para cada periodo, desde 0 hasta 60 minutos. La segunda parte del instrumento consta de dos preguntas sobre el tiempo de juego al aire libre en un día entre semana y de fin de semana típico, en las que los padres deben escribir directamente el tiempo en horas y minutos que sus hijos gastan en esa actividad. La validez de criterio comparada con el acelerómetro fue de r=0,33 para la primera parte y r=0,20 para la segunda.104  The Children`s Leisure Activities Study Survey (CLASS): Esta encuesta evalúa todas las dimensiones de la AF en días típicos entre semana y fines de semana. Está dirigido a padres de niños de 5 a 6 años y autoreporte para niños entre los 10 y 12 años de edad. Esta dividido en dos segmentos, en la primera parte se recolecta la información sobre las características sociodemográficas (género, país y fecha de nacimiento, escuela y grado del niño; género, país y fecha de nacimiento, estado civil, nivel educativo y ocupación del padre); en la segunda, se presenta una lista de 30 actividades (AF y CS) medidos en escala nominal dicotómica (Si/No), que de ser respondidas afirmativamente, se debe indicar la frecuencia y duración de las mismas (escala de razón/proporción discreta). Para evaluar reproducibilidad el tiempo entre las dos aplicaciones del cuestionario fue de 7 días para el autoreporte y 14 para el cuestionario dirigido a los padres. La reproducibilidad test-retest para la AFMV se mantuvo entre sustancial y casi perfecto (CCI= 0,76 - 0,83) para el reporte proxy y para el autoreporte se mantuvo en aceptable (CCI= 0,24 - 0,36); no mostró validez de criterio en comparación con el acelerómetro (r=-0,4). (anexo 2) 105  Proxy-reported frequency with which children play in various outdoor locations: Es un cuestionario para evaluar la frecuencia con la cual los niños en edad escolar (9 años) juegan en distintos lugares al aire libre (patio de la casa propia o de un amigo/vecino, calle/cancha/sendero propio o cercano, parque/zona de juego, instalaciones u óvalos deportivos, escuela y otros), en horas fuera de la escuela en una semana típica, reportó una reproducibilidad entre CCI=0,40-0,82, con un tiempo entre mediciones de 2 semanas.(anexo 3)106  Children’s Attraction to Physical Activity Questionnaire (CAPA): Es un cuestionario para evaluar la atracción por la AF, el cual fue modificado como interrogatorio verbal para niños entre los 6 y 8 años, las respuestas se dan inicialmente en escala nominal dicotómica que se pueden convertir en respuestas de escala ordinal. Este instrumento reportó una consistencia interna con un α de Cronbach=0,55-0,74 luego del ajuste y una validez de constructo interna de 4 factores que explican el 58,8% de la varianza.107

35

 Family Nutrition and Physical Activity (FNPA): Es un cuestionario dirigido a los padres para evaluar los hábitos nutricionales y la AF en niños de edad escolar, que consta de 21 preguntas calificadas con una escala tipo Likert de 2, 3 ó 4 puntos. Reportó una consistencia interna con un α de Cronbach=0,72 y una validez de constructo interna con 5 factores que explican entre el 17,1% y 45,5% de la varianza.(anexo 4)108  Brazilian version of the physical activity checklist interview in children: Se administra en forma de entrevista individual a niños de 2º a 5º grado (7 a 10 años) para evaluar la AF y los CS del día previo; consta de una sección de datos sociodemográficos, otra en donde se reporta el tiempo empleado en AFMV y los CS antes, durante y después de la escuela; la tercera sección evalúa el desempeño del niño durante la entrevista y la calidad de las repuestas en conjunto con un evaluador externo. Este instrumento reportó una reproducibilidad test-retest con un CCI entre 0,89 y 0,97 con un tiempo de 3 horas entre las dos mediciones y con los límites de acuerdo de Bland y Altman el promedio de las diferencias para el tiempo gastado en AF y CS fue de 4,48 (-50,0; 58,0) y 1,35 (-47,4;50,1) minutos respectivamente y para el gasto energético de 17,8 (-294,6;330,2) MET’s.109  Preschool-age Physical Activity Questionnaire (Pre-PAQ): Es un reporte proxy diseñado para medir la AF habitual y los CS de niños en edad pre-escolar en el hogar, el cual incluye una lista de actividades típicas en bloques de 30 minutos con respuestas dicotómicas, que de ser respondidas afirmativamente se debe indicar el tipo, la duración y la frecuencia de dichas actividades de un día entre semana y dos de fin de semana; además incluye información sobre el tiempo al aire libre y el clima. La reproducibilidad test-retest tuvo un CCI entre 0,31 y 1,00 y Kappa=0,60-0,97 con un tiempo entre mediciones entre 1 y 2 semanas, además reportó una validez de criterio en comparación con el acelerómetro de r=0,22-0,28.8  Netherlands Physical Activity Questionnaire (NPAQ): Es una entrevista dirigida a las madres para determinar el nivel, preferencias y dominios de AF y CS en niños de 4 a 11 años. Consta de siete preguntas con un puntaje entre 1 y 5. La opción de menor actividad (ejemplo: "a él siempre le gusta jugar dentro de la escuela o la casa") se le daba como puntaje 1 y la opción de mayor actividad (ejemplo: "a él siempre le gusta jugar al aire libre o en el patio") se puntuó con 5. La puntuación final es la suma de todas las puntuaciones. El valor más alto de sensibilidad y especificidad fue de 0,26 y el área bajo la curva fue de 0,63. La correlación entre el NPAQ y el acelerómetro para AFMV fue de r =0,27. (anexo 5)110  Un cuestionario desarrollado en México dirigido a los padres para evaluar la AF en niños pre-escolares, consta de ocho ítems y una pregunta cualitativa adicional, con el fin de
36

apreciar la percepción general del nivel de AF habitual de los niños; un estudio mostró que la validez de criterio del cuestionario comparada con el acelerómetro para la AFM y la AFV fue moderada (r=0,49) y sustancial (r=0,62) respectivamente.111

De los cuestionarios encontrados para evaluar AF y CS en niños menores de 10 años, dos evalúan el juego al aire libre,104,106 otros dos evalúan todas las dimensiones de la AF,8,105 tres la atracción por la AF,103, 107, 110 cuatro evalúan tiempo dedicado a AF, 102-104, 109, uno evalúa factores del ambiente familiar que pueden predisponer a sobrepeso y obesidad, entre ellos hábitos nutricionales y AF;108 y solo cinco AF junto con CS.8,
105, 108-110

De todos los anteriores, ocho

estaban dirigidos a los padres, uno a padres y docentes, y dos eran administrados por medio de una entrevista a los niños.

En cuanto a las propiedades psicométricas, la reproducibilidad test-retest osciló entre CCI=0,311,00 y los Kappas entre 0,60-0,97, la consistencia interna con un  de Cronbach presentó un rango entre 0,55-0,74; mientras que los coeficientes de correlación para aquellos que evaluaron validez de criterio en comparación con el acelerómetro r = - 0,4;0,62 y comparado con el monitor de FC r =0,40, en tanto que la validez de constructo interna mostró una varianza explicada entre el 17,1%-58,8%, lo cual muestra que una reproducibilidad entre aceptable y casi perfecta, no implica una buena validez, pues la primera se puede afectar por el tiempo entre las mediciones.8,104-111

Los resultados presentados plantean la necesidad de desarrollar un cuestionario que ofrezca una visión integral tanto de todas las dimensiones y en lo posible dominios de la AF, así como el tipo y tiempo dedicado a los CS, que sea confiable y válido para realizar una adecuada caracterización de estos comportamientos en la población de interés; y de este modo proponer, desarrollar y evaluar políticas saludables e intervenciones dirigidas a mantener, reforzar y/o modificar dichos comportamientos.

37

Tabla 4. Descripción de los Cuestionarios de medición de Actividad Física
Autor/año Objetivo del estudio País Características de la muestra Medición Dirigido a los padres: Tiempo en minutos dedicado a AFL y AFMV dentro y fuera de la casa entre semana. Dirigido a los docentes: Tiempo en minutos dedicado a AFL y AFMV en el jardín o la escuela. Resultados Confiabilidad Validez

Harro 1997 102

Validar un cuestionario de AF completado por padres y profesores de niños de 4 a 8 años, para desarrollar un instrumento práctico y eficaz para evaluar la AF en niños pre-adolescentes.

Estonia

62 niños Edad: 7,0  0,7 años (rango de 4 a 9 años) Género masculino 48% Peso: 24,3  3,7 Kg Talla: 125  8 cm

Consistencia interna: (28 items) α de Cronbach=0,69

Validez de criterio: Acelerómetro: AFMV r=0,53 Monitor de FC: AFMV r=0,40

Sekine 2002 103

Evaluar la validez de un cuestionario para medir la AF de niños jóvenes reportada por los padres.

Japón

21 niños. Edad: Rango 6 a 7 años.

Preferencia por la AF, nivel de AF comparada con los pares y tiempo dedicado a AF. Dirigido a los padres.

_______________

Validez de criterio (acelerómetro):

r2=0,17 a 0,72

*

38

Autor/año

Objetivo del estudio

País

Características de la muestra 250 niños. Edad: 44 meses (rango de 29-52 meses). Género masculino: 57% Etnia: Blancos no hispanos: 87,7% Negros no hispanos: 12,3%.

Medición

Resultados Confiabilidad Validez

Burdette 104 2004

Comparar una medición directa de AF en niños de edad preescolar con 2 reportes paternos de medición del tiempo de juego de los niños en exteriores.

Estados Unidos

Tiempo de juego al aire libre. Dirigidos a los padres.

_____________

Validez de criterio (acelerómetro): r=0,33 p<0,001 (lista de chequeo) r=0,20, p=0,03 (el recordatorio)

Telford 105 2004

Desarrollar un método fiable, válido y factible para evaluar la AF en niños en edad escolar en estudios a gran escala. Evaluar la reproducibilidad test-retest, validez convergente y de criterio del autoreporte para niños de 10 a 12 años y el reporte proxy para los niños de 5 a 6 años.

Australia

58 niños de 5 a 6 años y 111 de 10 a 12 años. Edad: 5,30,5 y 10,60,8. Género: masculino 63% (5 a 6 años) y 37% (10 a 12 años).

Dimensiones de la AF. Dirigido a los padres (niños entre 5 a 6 años) y autoreporte (niños de 10 a 12 años).

Reproducibilidad test-retest: CCI=0,76-0,83 (reporte proxy) Tiempo entre medicones: 14 días CCI=0,24-0,36 (autoreporte) Tiempo entre mediciones: 7 días

Validez de criterio (acelerómetro): r=-0,4 (reporte proxy y autoreporte)

Veitch 106 2008

Desarrollar y evaluar la reproducibilidad y validez de los elementos de la encuesta que analizan la frecuencia con la cual los niños en edad escolar juegan en distintos lugares al aire libre.

Australia

99 niños. Edad: 9,3 años. (rango de 7,9-11,7 años).

Juego al aire libre. Dirigido a padres o cuidadores.

Reproducibilidad test-retest: CCI=0,40-0,82 Tiempo entre mediciones: 2 semanas.

K= 0,40-0,82

*

39

Autor/año

Objetivo del estudio Examinar la consistencia interna y la estructura de la subescala. Evaluar la validez de constructo de una versión modificada del Children’s Attraction to Physical Activity questionnaire (CAPA) con niños australianos de 6 a 8 años. 1) Evaluar las asociaciones entre los factores del ambiente familiar, comportamientos e IMC. 2) Analizar las diferencias en las puntuaciones del cuestionario para evaluar la nutrición y AF familiar (FNPA) por grupos socio-económicos y étnicos, para determinar la variabilidad de los entornos del hogar, los comportamientos y las políticas en la población. 3) Evaluar la validez de constructo interna y la consistencia interna del FNPA.

País

Características de la muestra

Medición

Resultados Confiabilidad Validez

Rose 107 2009

Australia

334 niños. Edad: 6,7  74 Género: masculino 53,8%

Atracción por la AF. Entrevista a los niños.

Consistencia Interna: α de Cronbach=0,550,74 luego del ajuste.

Validez de constructo interna: Análisis factorial: 4 factores (58,8% de varianza explicada)

Ihmels 108 2009

Estados Unidos

854 niños. 1° Género: masculino 51,3%

Ambiente familiar y los factores de comportamiento nutricional que pueden predisponer al sobrepeso y la obesidad en niños. Dirigido a los padres.

Consistencia interna: (12 items) α de Cronbach=0,72.

Validez de constructo interna: Análisis factorial: 5 factores (17,1% - 45,5% de varianza explicada)

40

Autor/año

Objetivo del estudio

País

Características de la muestra

Medición

Resultados Confiabilidad Reproducibilidad test-retest: CCI=0,89–0,97. Tiempo entre mediciones: 3 horas. Nivel de acuerdo: Límites de acuerdo de Bland & Altman: Tiempo gastado en AF (minutos) Xdif=4,48 (-50;58) Gasto metabólico total (MET’s) Xdif=17,8 (-294,6;330,2) Tiempo gastado en CS (minutos) Xdif=1,35 (-47,4; 50,1) Validez

Adami 109 2011

Evaluar la reproducibilidad test-retest y el nivel de acuerdo de la versión brasilera de la lista de verificación de AF en niños.

Brasil

83 niños. Edad: 9,3 años (7,1-10,9 ±1,0). Género: masculino 50,6%

Nivel de AF y CS del día anterior. Entrevista a los niños.

_____________

Dwyer 8 2011

Delinear el desarrollo y el marco socioecológico del Preschool-age Physical Activity Questionnaire (Pre-PAQ), y reportar la validez de criterio concurrente y reproducibilidad test-retest para niños en edad preescolar (3-5 años).

Australia

105 niños. Edad: 3,8 ±0,74años. Género masculino 53%.

Dimensiones de la AF (un día de la semana y dos días de fin de semana). Dirigido a los padres.

Reproducibilidad test-retest: CCI=0.31 a 1,00 y Kappa=0,60-0,97 Tiempo entre mediciones: 1 a 2 semanas.

Validez de criterio (acelerómetro): Niveles 1 y 2 del Pre-PAQ r= 0,22 y 0,28

41

Autor/año

Objetivo del estudio Determinar la validez de criterio predictiva del Netherlands Physical Activity Questionnaire(NPAQ) contra el acelerómetro, en niños brasileros e identificar los puntos de corte del mismo cuestionario para categorizar exactamente a los niños como físicamente activos o inactivos.

País

Características de la muestra

Medición

Resultados Confiabilidad Validez El valor mas alto de sensibilidad y especificidad fue de 0,26 y el área bajo la curva fue 0,63.

Bielemann 110 2011

Holanda

369 niños. Edad: 4-11 años Género: masculino 52%

Nivel, preferencias y dominios de AF. Dirigido a las madres.

_____________

Validez de criterio (acelerómetro): AFMV r=0,27.

Bacardí 111 2011

Evaluar la validez de criterio de un cuestionario de AF dirigido a los padres de niños en edad preescolar en México.

México

35 niños. Edad: 4.4 años (rango 3-5 años), 2 IMC: 15.8Kg/m (10.8 – 21.7).

AF habitual. Dirigido a los padres.

_____________

Validez de criterio (acelerómetro): AFV y AFMV r=0.49 y 0,62 respectivamente (p<0.01)

*No se usó la prueba estadística adecuada para evaluar la propiedad psicométrica señalada.

42

3. MATERIALES Y MÉTODOS

3.1 Tipo de estudio El diseño de este estudio correspondió a una evaluación de pruebas de diagnóstico, puesto que evaluó la confiabilidad (consistencia interna, reproducibilidad test-retest y nivel de acuerdo) de un Cuestionario para Medir la Actividad Física y los Comportamientos Sedentarios (CMAFYCS), dirigido a los padres de niños desde preescolar hasta 4° grado, de instituciones educativas de Bucaramanga. 3.2 Población estudio La población estuvo conformada por estudiantes de ambos géneros de cinco instituciones educativas, cuatro de la ciudad de Bucaramanga y una de Girón, que cursaban entre preescolar y 4° de primaria. La información fue recolectada entre marzo y junio de 2012.

3.2.1 Muestra y muestreo La muestra se calculó a partir de las recomendaciones de Kraemer
112

en el software STATA

12.1, considerando una hipótesis nula de correlación ( de Spearman entre 0,5 y 0,6), correlación esperada ( de Spearman entre 0,3 y 0,4), poder (1-)=80% y nivel de significancia (=0,05).113 Con estos datos se estimó que una muestra entre 90 y 110 estudiantes permitiría cumplir el objetivo propuesto para la evaluación del cuestionario. No se contemplaron criterios de exclusión para los estudiantes regulares de la institución educativa. 3.3 Variables Las variables que se recolectaron para este estudio se incluyeron en el cuestionario diseñado para este fin (anexo 6) las cuales se agruparon de la siguiente manera: 3.3.1 Sociodemográficas:

La información sociodemográfica del padre o acudiente incluía parentesco (madre, padre, otro), edad (años cumplidos), género (masculino o femenino), nivel educativo (años terminados de primaria, bachillerato, educación técnica y/o universitaria), empleo (fuera de la casa SI/NO, en caso de responder afirmativamente, se señalaba: menos de medio tiempo, medio tiempo, tiempo completo) e ingresos familiares en salarios mínimos legales vigentes (<1, 1-2, 3-4, 5-6, >6). La información del niño incluía edad (años cumplidos), fecha de nacimiento (día, mes, año), género (masculino o femenino), jornada escolar (mañana o tarde), hora de ingreso y salida del colegio; y grado escolar (pre-jardín, jardín, transición, primero, segundo, tercero y cuarto).
43

3.3.2

Actividad física

El cuestionario diseñado consta de cuatro atributos distribuidos en doce ítems, para recolectar la información correspondiente a la actividad realizada en la semana anterior, los atributos son: 1 Desplazamiento al colegio: caminata (Sí/No), de la cual una respuesta positiva requirió el registro del tiempo en minutos de lunes a viernes. 2 Contexto de juego: se registraron dos opciones, dentro y fuera de la casa (Sí/No), cuya respuesta positiva como en el caso anterior, requirió el registro del tiempo en horas o minutos de lunes a domingo. 3 Deporte organizado: entre las cuales se definieron la participación regular en ligas de diferentes deportes o equipos tales como: baloncesto, fútbol, natación, patinaje, porrismo, ciclismo, etc. Este atributo se registró en forma dicotómica (Sí/No) y en escala de razón, medida en tiempo, horas o minutos de lunes a domingo. 4 Actividades de juego: la identificación de este tipo de actividades tuvo como base un trabajo previo realizado en Bucaramanga y área metropolitana en niños de la misma edad47 las cuales se registraron también en forma dicotómica (Sí/No), con el subsiguiente registro de tiempo en caso de una respuesta positiva, de lunes a domingo. Las actividades incluidas fueron: caminar, bailar, jugar con balón, montar bicicleta y/o patines, saltar, jugar y/o nadar en piscina, jugar en el parque y jugar con otros niños. 5.3.1 Comportamientos sedentarios

Consta de 5 atributos distribuidos en 8 ítems, los cuales indagan por el tiempo dedicado a los comportamientos sedentarios de los niños durante la semana anterior: 1 Desplazamiento hacia el colegio: Vehículo (Sí/No), de la cual una respuesta afirmativa requería el registro del tiempo dedicado a este comportamiento de lunes a viernes. 2 Tiempo dedicado a lectura: Contempla el tiempo dedicado a la lectura ya sea realizada por el niño, la madre y/o el padre, tiene una opción de respuesta dicotómica de Sí/No y de ser respondida afirmativamente se debía registrar el tiempo empleado en la actividad del día lunes al domingo. 3 Actividades en pantallas: este atributo incluye tiempo dedicado a ver televisión (películas o videos en el televisor), tiempo de uso del computador (jugar, ver películas, navegar en internet o escuchar música en el computador) y el tiempo de uso de consolas (X-box, Wii, Play Station, videojuegos manuales como el nintendo DS), fue recolectada en forma

44

dicotómica Sí/No, al igual que las anteriores se debía registrar la cantidad de tiempo (horas y minutos) dedicado a esa actividad en escala de razón, para todos los días de la semana. 4 Tiempo de sueño: incluye los ítems de dormir en la noche y tiempo de siesta. Para el ítem de dormir en la noche únicamente estaba la opción de respuesta afirmativa con el tiempo en horas para cada día de la semana, en cambio el ítem de tiempo de siesta podía ser respondido como Sí/No de acuerdo con la apreciación de los padres, indicando a continuación la duración en minutos/horas dedicadas a este comportamiento todos los días de la semana 5 Cursos Extracurriculares: fue registrado en concordancia con las actividades de cursos de inglés, música y dibujo entre otros, realizadas fuera del colegio en el tiempo libre. En caso de que la respuesta hubiese sido negativa para alguna actividad se dejaron los espacios sin diligenciar para el tiempo empleado. 3.4 Procedimiento El diseño del C-MAFYCS dirigido a los padres de niños desde pre-escolar hasta 4° grado, requirió de una revisión previa de la evidencia científica relacionada con cuestionarios de medición de AF y CS en este grupo etario, y de la caracterización preliminar de la población de estudio en la ciudad de Bucaramanga, Girón y Piedecuesta.47 Con base en lo anterior, se estableció el diseño más completo y sencillo para recolectar la información socio-demográfica, el listado de comportamientos activos y sedentarios, así como la escala de medición sobre el tiempo dedicado a los mismos. Además de la búsqueda, selección y edición de las imágenes más pertinentes, se determinó la manera más adecuada para realizar las preguntas, indicaciones y definición tanto de AF como de CS para presentar el cuestionario con la mejor diagramación y claridad posible. Sumado a definiciones concretas y sencillas relacionadas con los conceptos de actividad física y comportamientos sedentarios.

Una vez elaborado el C-MAFYCS (anexo 7) se realizó una prueba piloto en el Colegio San José de Pignatelli en la ciudad de Bucaramanga con el objetivo de establecer la validez facial y realizar los ajustes necesarios al cuestionario, en el período comprendido entre el 15 y el 22 de febrero de 2012, en una muestra de 11 niños de 6 a 11 años de edad, con un promedio de 8,2 años quienes cursaban entre 2° y 4° de primaria, de los cuales el 63,6% correspondió al género masculino. La edad de los padres registró un promedio de 44,2 años y el 90% de quienes respondieron el cuestionario fueron mujeres.

45

El análisis de la validez facial (anexo 8), en una escala ordinal de 5 puntos, mostró una calificación con un promedio de 4,7 para diseño e imágenes y de 4,9 para el tamaño de la letra y claridad de las preguntas. Para todos los participantes las definiciones de AF, CS y sus respectivos ejemplos fueron claros, el 20% de los participantes tuvo la percepción que el cuestionario estaba largo, el 70% de los encuestados reportó que los dos registros del tiempo en minutos para la AF y horas para los CS fue fácil, y el 30% restante muy fácil, de lo que se puede concluir que el C-MAFYCS presenta una buena validez facial. Posteriormente se realizaron los ajustes en diagramación, tamaño de letra, lenguaje, escalas de medición, imágenes e indicaciones, según las recomendaciones propuestas por los padres, y se estableció la versión final del cuestionario para ser aplicado en la muestra seleccionada para el estudio (anexo 6).

Para el desarrollo de este proyecto se envió una invitación a los rectores de los colegios seleccionados aleatoriamente, para participar en el estudio y luego de su aprobación, se invitó a los padres en forma escrita, convocatoria autorizada por el coordinador académico de cada institución, quienes firmaron el consentimiento informado y autorizaron la participación de sus hijos. Posteriormente, se realizó una primera reunión en el colegio con los padres previa explicación del proyecto por uno de los investigadores, en forma breve y mediante presentación oral, las bases conceptuales del trabajo y cómo se debía diligenciar el cuestionario, así los asistentes, respondieron las preguntas descritas y una semana después, se realizó de nuevo todo el procedimiento a excepción de la explicación previa. Finalmente, se sistematizó toda la información en Excel por duplicado, con el fin de validar los datos y dar inicio al análisis de los mismos en el software STATA versión 12,1.113

3.5 Análisis La descripción de las características sociodemográficas de los participantes, se realizó aplicando medidas de tendencia central y dispersión según la escala de medición de cada variable.

Previo análisis de confiabilidad de los atributos relacionados con AF y CS, se establecieron las frecuencias para las variables medidas en escala nominal, como variables dicotómicas. Posteriormente se obtuvo la sumatoria en minutos para cada ítem, separando el tiempo entre semana, de lunes a viernes y los fines de semana, sábado y domingo, finalmente se calculó el

46

total semanal. De otro lado, una respuesta negativa para cada ítem, fue registrada con un tiempo equivalente a cero minutos.

El análisis de confiabilidad se realizó por separado para los atributos e ítems de AF y de CS. Se incluyeron las pruebas  de Cronbach66 para evaluar la consistencia interna, el Kappa de Cohen66,71 para evaluar reproducibilidad en las variables medidas en escala nominal y el Coeficiente de Correlación Intraclase (CCI)67 para las variables medidas en escala de razón, con sus respectivos intervalos de confianza del 95% (IC 95%). Para la interpretación de la reproducibilidad se siguieron las recomendaciones de Landis y Koch 0,01-0,2 ligera, 0,21–0,40 aceptable, 0,41–0,60 moderada, 0,61-0,80 sustancial y 0,81-1,00 casi perfecta.68

Adicionalmente, se determinó el nivel de acuerdo aplicando la metodología de los límites de acuerdo de Bland y Altman.66 Todo el análisis consideró un nivel de significancia =0,05 y fue realizado en el software STATA 12.1.68,113 3.6 Consideraciones éticas Según la Resolución 8430 de 1993, este estudio se clasificó como una investigación sin riesgo, ya que fue un estudio prospectivo en el cual se registraron los datos a través de un cuestionario dirigido a los padres, donde se les indagaba sobre la AF y los CS que sus hijos practicaron durante la semana anterior. Este estudio fue aprobado por el Comité de Ética de la Facultad de Salud de la Universidad Industrial de Santander y contó con la firma del consentimiento informado de los rectores de las instituciones educativas participantes, así como de los padres de familia y del asentimiento de los niños seleccionados.

47

4. RESULTADOS

DESCRIPCIÓN GENERAL En total se repartieron 410 cuestionarios, el porcentaje de respuesta fue de 28,8% (n=118). Para la segunda aplicación, el porcentaje de respuesta fue de 91,5% (n=108). Por lo anterior, en total se contó con 108 cuestionarios para el análisis de reproducibilidad y de los límites de acuerdo. 

Características sociodemográficas  Acudientes:

Un total de 118 acudientes asistieron en la primera citación para diligenciar el cuestionario, cuyas características socio-demográficas se muestran en la Tabla 5. Cabe desatacar que el 68% de quienes respondieron el cuestionario fueron las madres, el 82% del total de la muestra correspondió al género femenino con un promedio de edad de 37,8 ± 8,9 años y una escolaridad de 13,4 ± 3,6 años. El 59% trabajaba, de los cuales el 76% lo hacía tiempo completo y la mitad de la muestra obtenía entre 1 y 2 salarios mínimos legales vigentes (SMMLV) de ingresos familiares.

Tabla 5. Variables sociodemográficas de los acudientes (n=115)

Variable Edad (años) Promedio ± DE Género (femenino) n (%) Acudiente Mamá n (%) Otro n (%) Escolaridad Promedio ± DE Empleo n (%) Tiempo en el trabajo Menos de medio tiempo n (%) Medio tiempo n (%) Tiempo completo n (%) Ingresos familiares mensuales (SMMLV) <1
48

n=115 37,8 ± 8,9 96 (82)

78 (68) 37 (32) 13,4 ± 3,6 69 (59)

2 (2,86) 15 (21,43) 53 (76)

4 (3,48)

Variable Entre 1-2 Entre 3-4 Entre 5-6 >6  Niños:

n=115 58 (50,43) 34 (29,57) 12 (10,43) 7 (6,09)

Las características de los escolares se muestran en la Tabla 6, en la que se registró un promedio de edad de 7,2 ± 1,7 años, el 50% eran de género femenino. La distribución por grado escolar mostró que el 17% eran de pre-jardín, jardín y preescolar, el 34% de 1° y 2° escolar y el 49% de 3° y 4°, el 58,5% de los niños estudiaba en la jornada de la mañana; en la primera evaluación participaron 118 niños y en la segunda (una semana después) participaron 108, por lo tanto para cumplir con los objetivos de este estudio se tuvieron en cuenta los datos de 108 cuestionarios.

Tabla 6. Variables sociodemográficas de los niños (n=118)

Variable Edad (años) Promedio ± DE Género (femenino) n (%) Jornada (mañana) Grado Prejardín, jardín y preescolar n (%) Primero y segundo n (%) Tercero y cuarto n (%) 

n=115 7,2 ± 1,7 59 (50) 101 (86)

20 (17) 40 (34) 58 (49)

Consistencia interna:

La consistencia interna para la AF en las variables medidas en escala nominal dicotómica, en la primera medición mostró un α de Cronbach de 0,59 y de 0,62 en la segunda medición, en tanto que para el tiempo dedicado a la práctica de AF el α de Cronbach fue de 0,60 y 0,64 en la primera y segunda medición respectivamente. Para los CS la consistencia interna tuvo un α de Cronbach de 0,22 en la primera medición y 0,31 en la segunda para las variables medidas en escala nominal dicotómica; en cuanto al tiempo dedicado a los CS, el α de Cronbach fue de 0,34 y 0,23 en la primera y segunda medición respectivamente.
49

Reproducibilidad test-retest:  Actividad física:

La reproducibilidad test-retest para la práctica de AF osciló entre aceptable y sustancial con un K=0,25-0,79 para los ítems de caminar y caminar hacia el colegio respectivamente (Tabla 7). Para el tiempo dedicado a este comportamiento, la reproducibilidad osciló entre ligera para saltar lazo o trampolín los fines de semana (CCI=0,01) y sustancial para práctica deportiva entre semana (CCI=0,81). Las actividades a las cuales los niños dedican mayor tiempo durante la semana, son jugar dentro y fuera de la casa con 443,28; 455,87 y 308,51; 322,27 minutos respectivamente, seguido de la práctica deportiva con 276,70; 278,1 minutos. Por otro lado, caminar hacia el colegio y bailar, son las actividades en las que los niños emplean menos tiempo (69,17; 69,46 minutos) en comparación con las anteriores (Tabla 8).  Comportamientos sedentarios: La reproducibilidad test-retest para los CS osciló entre moderada y casi perfecta con un K=0,460,82 para cursos extracurriculares e ir en vehículo al colegio respectivamente (Tabla 9). Con respecto al tiempo dedicado a estos, la reproducibilidad varía desde ligera para tiempo de lectura y cursos (CCI=0,2) a casi perfecta para tiempo en vehículo hacia el colegio (CCI=0,8). En tanto que para el tiempo dedicado a dormir de noche, uso del computador y ver TV, la reproducibilidad fue moderada con un CCI= 0,57; 0,59; 0,53, respectivamente (Tabla 10).

Respecto al tiempo dedicado a los CS, se apreció que el comportamiento en el cual los niños dedican mayor tiempo entre semana es ver TV (687,66; 663,26 minutos); mientras que la lectura (159,68; 151,15 minutos) y los cursos (197,22; 272,25 minutos), fueron menores (Tabla 10). Tabla 7. Reproducibilidad test-retest para la práctica de actividad física Medición 1 Variable Si (n) No (n) Medición 2 Si (n) No (n) Kappa (IC 95%)

Desplazamiento al colegio Camina al colegio Contexto del juego Juega dentro de la casa 83
50

63

45

68

40

0,79 (0,67 - 0,91)

20

93

11

0,36 (0,13 - 0,60)

Medición 1 Variable Si (n) 71 No (n) 23

Medición 2 Si (n) 73 No (n) 21 Kappa (IC 95%)

Juega fuera de la casa Práctica deportiva Deporte organizado Actividades de juego Camina Baile Juega con balón o pelota Monta bicicleta, patines Salta lazo o trampolín Juega o nada en la piscina Juega en el parque Juega con amigos o vecinos

0,35 (0,13 - 0,57)

50

58

43

65

0,72 (0,59 - 0,85)

73 35 62 52 25 34 51 78

30 67 40 49 75 68 53 30

82 33 67 46 28 30 53 77

21 69 35 55 72 72 51 31

0,25 (0,05 - 0,46) 0,43 (0,24 - 0,61) 0,43 (0,25 - 0,61) 0,64 (0,50 - 0,80) 0,41 (0,21 - 0,61) 0,32 (0,12 - 0,51) 0,39 (0,21 - 0,56) 0,48 (0,30 - 0,66)

Tabla 8. Reproducibilidad test-retest para el tiempo en minutos dedicado a la práctica de actividad física entre semana y fin de semana. Medición 1 Promedio (DE) Medición 2 Promedio (DE)

Variable Desplazamiento al colegio Camina al colegio Total Contexto de juego Dentro de la casa Entre semana Fin de semana Total Fuera de la casa Entre semana Fin de semana Total Práctica deportiva

CCI (95%IC)

69,17(49,49)

69,46 (50,14)

0,69 (0,58; 0,78)

286,11(248,47) 234,47 (183,76) 443,28 (392,20)

285,21 (212,87) 240,30 (156,71) 455,87 (321,45)

0,25 (0,06; 0,42) 0,38 (0,20; 0,53) 0,36 (0,19; 0,52)

188,41 (157,59) 187,17 (131,32) 308,51 (256,47)

187,03 (160,06) 216,91 (140,06) 322,27 (228,50)

0,65 (0,52; 0,75) 0,21 (0,02; 0,38) 0,52 (0,36; 0,64)

51

Variable Deporte organizado Entre semana Fin de semana Total Actividades de juego Camina Entre semana Fin de semana Total Baila Entre semana Fin de semana Total Juega con balón o pelota Entre semana Fin de semana Total Monta bicicleta, patines Entre semana Fin de semana Total Salta lazo o trampolín Entre semana Fin de semana Total Juega o nada en la piscina Entre semana Fin de semana Total Juega en el parque Entre semana Fin de semana

Medición 1 Promedio (DE)

Medición 2 Promedio (DE)

CCI (95%IC)

248,98 (157,44) 142,69 (84,26) 276,70 (185,40)

263,94 (173,62) 148,5 (71,18) 278,1 (203,69)

0,81 (0,74; 0,87) 0,55 (0,40; 0,67) 0,76 (0,67; 0,83)

105,76 (83,08) 83,36 (104,83) 162,21 (156,20)

101,62 (71,02) 91,96 (80,79) 150,71 (123,09)

0,55 (0,40; 0,67) 0,47, (0,31; 0,60) 0,39, (0,21; 0,55)

70,48 (63,58) 66,96 (57,50) 104,10 (75,80)

65,83 (44,45) 63,70 (72,05) 101,5 (94,11)

0,26 (0,07; 0,43) 0,35 (0,17; 0,50) 0,27 (0,09; 0,44)

122,24 (103,80) 88,37 (79,04) 162,29 (151,93)

116,43 (90,44) 81,54 (67,80) 153 (126,44)

0,54 (0,4; 0,67) 0,37 (0,19; 0,52) 0,6 (0,46; 0,71)

108,94 (104,63) 94,89 (65,15) 145,65 (136,23)

89,81 (80,64) 94,31(111,43) 133,26 (140,31)

0,22(0,03; 0,39) 0,31(0,13; 0,47) 0,39 (0,22; 0,54)

71,17 (45,05) 67,25 (63,42) 94,63 (81,83)

65,79 (57,86) 51,47 (45,78) 78,7 (73,32)

0,28 (0,1; 0,45) 0,01 (-0,18; 0,2) 0,35, (0,17; 0,50)

164 (124,62) 148,29 (120,21) 162,43 (121,94)

127,27 (92,21) 170 (118,66) 171,38 (114,13)

0,45(0,28;0,59) 0,60 (0,47; 0,71) 0,54 (0,4; 0,66)

83,68 (55,50) 94,18 (82,27)
52

90,37 (76,08) 117,20 (134,77)

0,38 (0,21; 0,53) 0,12 (-0,07; 0,3)

Variable Total Juega con amigos o vecinos Entre semana Fin de semana Total

Medición 1 Promedio (DE) 108,86 (93,95)

Medición 2 Promedio (DE) 142,06(152,76)

CCI (95%IC) 0,32 (0,14; 0,48)

133,59 (119,51) 156,15 (119,18) 214,94 (193,94)

194,75 (173,87) 177,59 (138,86) 283,93 (240,47)

0,55 (0,41; 0,67) 0,24 (0,06; 0,41) 0,56 (0,42; 0,68)

Tabla 9. Reproducibilidad test-retest para los comportamientos sedentarios Medición 1 Variable Si (n) No (n) Medición 2 Si (n) No (n) 0,82 (0,71 – 0,93) 0,65 (0,48 - 0,81) Kappa (IC 95%)

Desplazamiento al colegio Vehículo al colegio Lectura Actividades en pantallas Ver TV Uso de computador Uso de consolas Tiempo de sueño Siesta Cursos extracurriculares Cursos de inglés, música, dibujo etc. 24 81 21 84 0,46 (0,26 – 0,67) 35 66 40 61 0,56 (0,39 - 0,72) 106 80 33 1 27 72 104 71 32 3 36 73 0,50 (-0,11 - 1,00) 0,71 (0,57 - 0,85) 0,62 (0,46 - 0,78) 68 83 40 23 71 77 37 29

Tabla 10. Reproducibilidad test-retest para el tiempo en minutos dedicado a los comportamientos sedentarios entre semana y fin de semana. Medición 1 Promedio (DE) Medición 2 Promedio (DE)

Variable Desplazamiento al colegio Vehículo al colegio Total

CCI (95% IC)

99,09 (107,18)
53

103,31 (97,23)

0,8 (0,72; 0,86)

Variable Tiempo de lectura Entre semana Fin de semana Total Actividades en pantallas Ver Tv Entre semana Fin de semana Total Uso de computador Entre semana Fin de semana Total Uso de consolas Entre semana Fin de semana Total Tiempo de sueño Siesta Entre semana Fin de semana Total Dormir de noche Entre semana Fin de semana Total Cursos extracurriculares Entre semana Fin de semana Total

Medición 1 Promedio (DE)

Medición 2 Promedio (DE)

CCI (95% IC)

129,34 (122,86) 58,67 (55,59) 159,68 (155,53)

121,62 (107,22) 55,11 (43,66) 151,15 (125,41)

0,43 (0,27; 0,57) 0,20 (0,01; 0,38) 0,39 (0,22; 0,54)

427,22 (281,64) 290,86 (208,85) 687,66 (439,48)

406,27 (252,57) 275,4 (164,5) 663,26 (389,49)

0,53 (0,38; 0,65) 0,39 (0,22; 0,54) 0,53 (0,38; 0,66)

174,58 (150,20) 135,42 (100,48) 258,71 (205,24)

170,26 (121,81) 130,75(94,042) 251,88(183,11)

0,51(0,35; 0,63) 0,54(0,39; 0,66) 0,59 (0,45; 0,70)

205,31 (238,22) 177,81 (163,36) 256,42 (320,10)

221,11 (227,03) 159,10 (90,49) 263,59 (223,64)

0,45 (0,29; 0,59) 0,31 (0,13;0,47) 0,36 (0,18; 0,51)

239 (169,84) 108,12 (63,05) 275,36 (202,50)

262,37 (157,79) 102,5 (48,64) 286,56 (176,26)

0,63 (0,5 0,73) 0,44 (0,28; 0,58) 0,63(0,5; 0,73)

2632,05 (287,21) 1130,47 (156,94) 3751,96 (402,83)

2624,55 (319,93) 1119,20 (151,83) 3732,79 (421,55)

0,65 (0,53; 0,75) 0,45 (0,29; 0,59) 0,57 (0,43, 0,68)

191,25 (193,06) 159,47 (71,45) 197,22 (146,18)

227,72 (182,58) 183,75 (88,91) 272,25 (234,11)

0,2 (0,01; 0,37) 0,69 (0,58; 0,78) 0,4 (0,23 0,55)

54

Acuerdo:

Los promedios de las diferencias totales para la práctica de la AF variaron entre -35,99 y 19,03 minutos en los ítems de práctica deportiva y jugar con amigos/vecinos. Para los CS los promedios oscilaron entre -12,70 y 40,10 para tiempo en computador y tiempo de siesta respectivamente, los límites superior e inferior son amplios para todas las variables (Tabla 11 y 12) (anexo 9). Tabla 11. Límites de Acuerdo de Bland y Altman para el tiempo en minutos dedicado a la práctica de actividad física Variable Desplazamiento al colegio Caminar al colegio Entre semana Contexto de Juego Dentro de la casa Entre semana Fin de semana Total Fuera de la casa Entre semana Fin de semana Total Práctica Deportiva Deporte organizado Entre semana Fin de semana Total Actividades de Juego Camina Entre semana Fin de semana Total Baila Entre semana
55

X dif

Límites de Acuerdo

-4,47

-81,46 ; 72,52

-11,06 -9,76 -20,82

-581,45 ; 559,34 -397,56 ; 378,05 -838,86 ; 797,23

2,81 -10,69 -7,88

-251,88 ; 257,50 -364,58 ; 343,19 -491,79 ; 476,02

14,40 4,63 19,03

-171,35 ; 200,15 -121,95 ; 131,21 -233,78 ; 271,83

-3,40 0,243 -12,60

-146,04 ; 139,25 -199,84 ; 200,33 -240,51 ; 215,31

1,91

-84,97 ; 88,79

Variable Fin de semana Total Juega con balón o pelota Entre semana Fin de semana Total Monta bicicleta, patines Entre semana Fin de semana Total Salta lazo o trampolín Entre semana Fin de semana Total Juega o nada en la piscina Entre semana Fin de semana Total Juega en el parque Entre semana Fin de semana Total Juega con amigos o vecinos Entre semana Fin de semana Total

X dif 3,86 4,65

Límites de Acuerdo -65,22 ; 72,95 -102,02 ; 111,32

2,01 -8,35 -2,08

-164,93 ; 168,95 -120,88 ; 104,18 -227,04 ; 222,88

12,48 13,05 13,27

-151,89 ; 176,84 -111,89 ; 137,99 -140,88 ; 167,41

-1,60 4,60 3,00

-78,13 ; 74,93 -85,84 ; 95,04 -117,96 ; 123,96

-8,63 12,94 4,314

-91,88 ; 74,62 -146,78 ; 172,66 -182,64 ; 191,26

-8,32 -1,02 -9,42

-112,01 ; 95,37 -144,26 ; 142,22 -189,83 ; 170,10

-23,47 -6,36 -35,99

-244,57 ; 197,63 -260,59 ; 247,88 -396,99 ; 325,00

56

Tabla 12. Límites de Acuerdo de Bland y Altman para el tiempo en minutos dedicado a los comportamientos sedentarios. Variable Desplazamiento al colegio Vehículo al colegio Entre semana Tiempo de lectura Entre semana Fin de semana Total Actividades en pantallas Ver TV Entre semana Fin de semana Total Uso de computador Entre semana Fin de semana Total Uso de consolas Entre semana Fin de semana Total Tiempo de sueño Siesta Entre semana Fin de semana Total Dormir de noche Entre semana Fin de semana Total Cursos extrarcurriculares -7,69 7,11 -1,16 -491,32 ; 475,94 -298,58 ; 312,80 -734,87 ; 732,56 -15,37 2,67 -12,70 -280,06 ; 249,32 -82,17 ; 87,52 -315,90 ; 290,50 -10,83 1,50 -9,32 -141,95 ; 120,30 -152,93 ; 155,91 -230,97 ; 212,33 15,76 18,10 40,10 -206,77 ; 238,28 -170,43 ; 206,62 -313,96 ; 395,95 22,95 17,43 34,38 -498,84 ; 544,75 -365,50 ; 400,37 -703,14 ; 771,90 14,90 3,63 13,65 -149,20 ;179,00 -106,30 ; 113,56 -226,26 ; 253,56 2,32 -116,14 ; 120,79 X dif Límites de Acuerdo

57

Variable Entre semana Fin de semana Total

X dif -2,0 -4,28 -6,28

Límites de Acuerdo -220,9 ; 216,98 -11,35 ; 102,78 -285,51 ; 272,94

58

5. DISCUSIÓN Teniendo en cuenta que el objetivo del estudio fue evaluar la confiabilidad de un cuestionario dirigido a los padres, para Medir la Actividad Física y los Comportamientos Sedentarios (CMAFYCS) en niños desde preescolar hasta 4º grado de instituciones educativas de Bucaramanga y su área metropolitana, este instrumento discrimina estos dos comportamientos debido a que son constructos independientes como se mencionó en el marco teórico
45,50-52

y se

compara con instrumentos que evalúan estos mismos constructos en un grupo poblacional con características similares. Es de considerar que ciertos estudios evaluaban diferentes propiedades psicométricas a las propuestas en este trabajo (las cuales fueron consistencia interna, reproducibilidad test-retest y nivel de acuerdo)103,
104, 110, 111

y otros no establecieron los materiales y métodos adecuados

para el posterior análisis e interpretación de los resultados,103,106 esto no permitió realizar la comparación de los resultados con todos los cuestionarios. Se debe resaltar que la AF y los CS son constructos que representan comportamientos humanos, lo cual involucra aspectos difíciles de explicar y cuantificar, debido a la variabilidad que se presenta de acuerdo con las características de cada persona y el ambiente en el que se desenvuelve, principalmente en el grupo etario incluido en este estudio por el rápido período de desarrollo y cambio al que se enfrentan, lo que se traduce en una limitación para la recolección y análisis de los datos. Confiabilidad: Consistencia Interna (CI): Se encontró que de los cuestionarios para evaluar la actividad física en niños de 4 a 8 años 102, el CAPA107 y el FNPA108 evaluaron la consistencia interna de forma general con resultados de α de Cronbach=0,69; 0,74, y 0,72 respectivamente, el número de ítems interfiere en dichos resultados dado que a mayor número de ítems existe una tendencia a que la CI aumente.71 El cuestionario para evaluar la actividad física en niños de 4 a 8 años102 cuenta con 12 ítems para el componente dirigido a los padres y 16 ítems para el dirigido a los profesores por lo que su CI es mayor que la obtenida en este estudio. Aunque el cuestionario FNPA cuenta con el mismo número de ítems que el C-MAFYCS existen diferencias en la forma en que se recolecta la información debido a que los ítems del primero incluyen otros atributos que el C-MAFYCS no contempla como hábitos nutricionales por lo que se aumenta la CI. Dentro de los parámetros

59

establecidos para determinar la CI en este estudio, se dividieron en primera y segunda medición para cada componente (AF y CS), encontrando que para la AF fue mejor, tanto para las variables medidas en escala nominal dicotómica y de razón (α de Cronbach= 0,59 ; 0,62, y 0,60 ; 0,64 respectivamente) comparados con los resultados obtenidos en CS (α de Cronbach= 0,22 ; 0,31 y 0,34 ; 0,23 respectivamente), dicha situación posiblemente se explique por el número de ítems pues fueron 12 para AF y 8 para CS, por lo cual muestra mejor CI en el primer componente. ACTIVIDAD FÍSICA Estructura del cuestionario: En cuanto a la AF, se determinó que de los cuestionarios revisados, algunos sólo tienen en cuenta el tiempo,
102-104, 109 106, 108 110-111

la frecuencia
8,105 103, 110

y nivel de AF;

mientras que sólo dos

evalúan todas sus dimensiones como la atracción
107

y otros evalúan aspectos relacionados con la misma, tales y dominios.110 La escala de medición para el tiempo
103

, preferencias

dedicado a la práctica de la AF es ordinal para un instrumento que evalúan esta característica; acuerdo con el tipo de actividad
8, 102, 104, 105, 109 8, 102, 105, 109-111

y de razón para los demás

en cuanto a la intensidad esta se determina de
106, 108

mientras que la frecuencia se obtiene en escala El número
106

ordinal para aquellos cuestionarios que evalúan específicamente este aspecto. de actividades por las que se pregunta es de uno (juego al aire libre

), cuatro109 y quince,105

en tanto que los restantes no plantean un listado de actividades, sino que indagan por AF en general. El periodo por el cual se pregunta es desde un día habitual, 102-103, 108 el día anterior,109 tres días anteriores (un día entre semana y dos días de fin de semana) 8 y una semana habitual.
104-106

En comparación con estos instrumentos, el C-MAFYCS evalúa todas las dimensiones de la AF ofreciendo una medición concreta de la misma; y no otros aspectos como la atracción o las preferencias, los cuales hacen menos específica la medición de este constructo, pues los aspectos mencionados se enfocan en variables de orden personal que Influencian la práctica de la AF y no miden el comportamiento actual. Por otra parte, el listado de actividades se realizó de acuerdo con el contexto, lo cual disminuye la variabilidad de los hallazgos; estas actividades a su vez permiten identificar la intensidad de la AF, además el tiempo dedicado a estas se registra en escala de razón, permitiendo establecer con mayor exactitud esta dimensión y a su vez la frecuencia, pues el registro se realiza para toda la semana dividiéndolo en días entre semana y fines de semana. En relación con este último aspecto, es de resaltar la variabilidad de la práctica de AF en los días entre semana y fines de semana teniendo en cuenta el periodo que
60

los niños permanecen en el colegio, por lo que se pregunta sobre las actividades que los niños realizan fuera del colegio en la semana anterior. Reproducibilidad test-retest De todos los cuestionarios analizados que evalúan AF para comparar con el C-MAFYCS, se observó que solo tres evaluaron la reproducibilidad test-retest con CCI: el Pre-PAQ,8 el CLASS105 y la lista de chequeo de AF versión brasilera;109 y solo el Pre-PAQ8 en algunos ítems con Kappa de cohen. Este análisis no se realizó para el cuestionario que mide la frecuencia del juego de los niños al aire libre,106 pues las pruebas estadísticas para evaluar esta propiedad psicométrica no fueron adecuadas. Al analizar los resultados por ítems, se observó que en el Pre-PAQ,8 la reproducibilidad testretest para el tiempo (minutos/día) dedicado a AFL, AFM y AFV tuvo un CCI=0,53; 0,44 y 0,64 respectivamente, en tanto que para el C-MAFYCS este análisis se realizó para los minutos empleados en AF los días entre semana, fines de semana y tiempo total, además no se agrupó por niveles de AF, obteniendo un CCI=0,27 a 0,76, en tanto que la reproducibilidad para la práctica deportiva en el Pre-PAQ tuvo un K=0,95 y para el C-MAFYCS un K=0,72, lo cual puede deberse al período de tiempo por el que se indagaba (un día entre semana y dos días de fin de semana habitual para Pre-PAQ y la semana anterior para el C-MAFYCS) y por la edad de los niños, pues en el primero el promedio de edad era de 3,8 años y en el segundo 7,2 años, lo que puede sugerir que el conocimiento que los padres tienen sobre las actividades de los niños menores es mejor que para los niños mayores. Al comparar la reproducibilidad test-retest por ítems, para el tiempo dedicado a la AF los siete días de la semana, entre el C-MAFYCS y el CLASS105 (reporte proxy en niños entre 5 y 6 años), este último obtuvo un CCI=-0,04;0,71, mientras que el primero es mayor (CCI=0,27;0,76), lo cual puede deberse al tiempo de recuerdo, pues en el CLASS el tiempo transcurrido entre las dos mediciones fue de dos semanas (14 días) en tanto que el C-MAFYCS fue de una semana (7 días). En la lista de chequeo de AF versión brasilera 109 la reproducibilidad test-retest para el tiempo dedicado a la práctica de AF el día anterior tuvo un CCI=0,89 con un periodo entre las dos mediciones de tres horas, en tanto que para el C-MAFYCS fue menor (CCI=0,27;0,76) lo que se debe probablemente a que el registro de la AF era de la semana anterior y el periodo entre las dos mediciones fue de una semana, además este último era diligenciado por los padres y el primero era administrado por medio de una entrevista.
61

Nivel de acuerdo: La lista de chequeo de AF versión brasilera109 es el único cuestionario que permite comparar parcialmente los hallazgos del nivel de acuerdo para el tiempo en minutos dedicado a la práctica de la AF, en el cual el promedio de las diferencias fue de 4,48 (-50,0 ; 58) comparado con el promedio de diferencias del C-MAFYCS que osciló entre -35,99 (-396,99 ; 325,0) en el ítem de jugar con amigos/vecinos y 19,03 (-233,78 ; 271,83) para la práctica deportiva. Las diferencias encontradas se deben probablemente a que en el primero se determinó el nivel de acuerdo para el tiempo total de AF del día anterior, en tanto que en el C-MAFYCS se determinó para la semana anterior, además, los valores registrados se afectan por la prevalencia de las actividades por las que se indaga y por el método de recolección de la información pues para la lista de chequeo de AF versión brasilera, se usó una entrevista mientras que para el CMAFYCS se realizo por reporte proxy. COMPORTAMIENTOS SEDENTARIOS Estructura del cuestionario: En este proyecto sólo se encontraron cinco cuestionarios que indagan ya sea sobre el tiempo, el tipo o la frecuencia de los CS en niños preescolares,8,105,108-110 pero ninguno examina estas características de manera simultánea, además existen diferencias en la forma de recolectar la información, el CLASS lo hace por una semana típica e incluye 15 actividades,105 la lista de chequeo de AF versión brasilera solo por el día anterior y en dos actividades (televisión/videos; computador/videojuegos)109 y el pre-PAQ por un día entre semana y dos días de fin de semana;8 el C-MAFYCS examina la duración y frecuencia de las actividades más prevalentes en nuestra población consta de 8 actividades realizadas durante la semana anterior a la aplicación del cuestionario fuera del horario escolar. Confiabilidad Reproducibilidad test-retest: Las reproducibilidad test-retest de los 5 cuestionarios analizados varían en la forma de recolectar la información de esta propiedad psicométrica, por ejemplo el CLASS sólo muestra los datos para el componente de AF y no para CS105, el Pre-PAQ obtuvo una reproducibilidad test-retest entre ligera y casi perfecta (CCI= 0,31; 0,63) para el tiempo que los niños emplean en el trasporte en carro, mientras que para el C-MAFYCS este mismo comportamiento obtuvo una reproducibilidad de sustancial a casi perfecta (CCI= 0,72; 0,86), debido a que este indaga por los días que el niño se desplaza al colegio en carro, un hábito que se repite durante la semana. Para la sección de los niños el nivel 1 actividad estacionaria sin movimiento (sentado viendo
62

televisión, usar el DVD/ ver un vídeo, o se quedó quieto por ejemplo, mirando libros o escuchando historias) y nivel 2 actividad estacionaria tronco y miembros en movimiento (estar en posición de pie cantando una canción, sentado haciendo rompecabezas o embarcaciones, cavando en un cajón de arena o de pie, patear o lanzar una pelota, jugando computador o juegos electrónicos) arrojó una reproducibilidad moderada con un CCI de 0,44 para dichos niveles, en el C-MAFYCS la reproducibilidad estuvo entre aceptable y sustancial CCI entre 0,360,8, sin embargo los ítems no son comparables debido a que en el C-MAFYCS no están agrupados de esta manera, además estos hallazgos posiblemente se deban a que el periodo de tiempo por el que se indaga en el Pre-PAQ es de tres días y no de siete días como se hace en el presente estudio, por lo que los valores de reproducibilidad tienden a ser menores. La lista de chequeo de AF versión brasilera en niños, encontró que para tiempo gastado en actividades sedentarias tales como ver TV o videos, jugar computador o videojuegos reportó una reproducibilidad casi perfecta (CCI= 0,96; 0,98), pues como se mencionó anteriormente, el tiempo entre las dos mediciones fue muy corto (3 horas) por lo cual estos resultados no son del todo comparables con el C-MAFYCS. Nivel de acuerdo: De los cuestionarios revisados sólo uno de ellos evaluó el nivel de acuerdo entre las mediciones del tiempo en minutos empleado en CS, siendo el promedio de las diferencias de 1,35, los límites de acuerdo fueron amplios (límite inferior de -47,4 y el limite superior 50,1), en el CMAFYCS los promedios de las diferencias en los ítems de CS oscilaron entre -12,70 y 40,10 para tiempo en computador y tiempo de siesta respectivamente, los límites superior e inferior son amplios para todas las variables y oscilan entre -734,87 límite inferior y 732,56 el límite superior, lo cual se explica por las mismas razones mencionadas en el componente de AF de este cuestionario (Tabla 13). Como todos los estudios este también tuvo limitaciones, una de ellas fue indagar por las actividades realizadas en la semana anterior, esto podría dificultar el recuerdo de dichas actividades; lo cual no implica necesariamente que la información registrada, corresponda con el verdadero nivel de AF y CS de los niños. Por otra parte, al ser un instrumento de medición subjetivo, puede sobrestimar la práctica de la AF y subestimar el tiempo dedicado a los CS, posiblemente porque los acudientes no conocen a cabalidad los hábitos de los niños durante el tiempo fuera del colegio debido a sus ocupaciones.

63

Otra limitación de este estudio fue que en algunas ocasiones quienes diligenciaban el cuestionario eran las abuelas de los niños que presentaban dificultades para la lectura y comprensión de los ítems, así como para el registro adecuado del tiempo empleado en cada actividad. A pesar de las limitaciones identificadas, este estudio presenta fortalezas entre las que se pueden resaltar que las actividades y el número de ítems contemplados en el cuestionario se basó en la caracterización realizada en la ciudad de Bucaramanga y su área metropolitana en el primer semestre de 2012,47 otra fortaleza fue la selección aleatoria de los colegios participantes que incluían todos los niveles socioeconómicos. En cuanto al diseño del cuestionario, el CMAFYCS diferencia entre la AF y los CS, en contraste con otros instrumentos que evalúan estos dos constructos de manera indiferente, además indaga por las actividades entre semana y las de fin de semana. El C-MAFYCS es el único cuestionario en Colombia que permite obtener una medición de la práctica de la AF y del tiempo dedicado a los CS en niños desde pre-escolar hasta 4° grado, mostrando resultados de confiabilidad comparables con los hallados en la literatura, incluso mejores, ampliando el campo de conocimiento sobre este tema. 6. CONCLUSIONES 1. La consistencia interna para el C-MAFYCS varió entre sustancial y aceptable para la práctica de AF ( de Cronbach=0,59-0,64) y el tiempo dedicado a los CS ( de Cronbach=0,22-0,34). 2. La reproducibilidad test-retest para la AF osciló entre ligera y sustancial (K=0,25-0,39 y CCI=0,01-0,81), mientras que para los CS osciló entre moderada y casi perfecta (K=0,460,82 y CCI=0,2-0,8). 3. El nivel de acuerdo para el C-MAFYCS mostró unos límites amplios en el tiempo dedicado a la práctica de la AF (-35,99;19,03 minutos) y de los CS (-12,70;40,10 minutos) en congruencia con lo hallado en otros estudios.
8,102-112

e

7. RECOMENDACIONES 

Es importante que el cuestionario sea diligenciado preferiblemente por la persona que pasa mayor tiempo con el niño en el período por fuera del colegio.

64

En el comunicado enviado a los padres para el diligenciamiento del cuestionario, se debe incluir la solicitud de llevar los elementos que consideren necesarios para completarlo, tales como gafas o aparatos auditivos para recibir las instrucciones.

Excluir los ítems de baile y saltar lazo o trampolín del C-MAFYCS por ser actividades poco prevalentes dentro de la muestra de este estudio, además el atributo de contexto de juego también se debe eliminar, pues el cuestionario se enfoca en medir el tipo, la duración y la frecuencia de AF y CS y no los dominios.

AGRADECIMIENTOS El presente trabajo fue realizado bajo la asesoría de la docente M.Sc. Diana Marina Camargo Lemos, a quien agradecemos el aporte de sus conocimientos y experiencia en epidemiología y sobre la práctica de la AF y CS en niños. A los rectores de las instituciones educativas donde se realizó la aplicación de los cuestionarios, a los padres de familia y los niños, por su tiempo y dedicación para diligenciar los cuestionarios.

65

BIBLIOGRAFIA

1. Organización Mundial de la Salud, Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud, sobrepeso y obesidad infantiles [sede web]. OMS 2012. [acceso 13 de abril de 2012]. Aumento del sobrepeso y la obesidad infantiles. Disponible en:

http://www.who.int/dietphysicalactivity/childhood/es/index.html. 2. Resumen ejecutivo ENSIN. Colombia.2010. [acceso 7 de febrero de 2012] Disponible en: http://www.bogotamasactiva.gov.co/files/Resumen%20Ejecutivo%20ENSIN%202010.pdf. 3. Dwyer G, Baur L, Hardy L. The challenge of understanding and assessing physical activity in preschool-age children: Thinking beyond the framework of intensity, duration and frequency of activity. J Sci Med Sport.2008;12:534-536. 4. Basterfield L, Adamson A, Frary J, Parkinson K, Pearce M, Reilly J, et al. Longitudinal study of physical activity and sedentary behavior in children. Pediatrics.2011;127:e24-e30. 5. Pate R, O’Neill J, Lobelo F. The evolving definition of “sedentary”. Exerc Sport Sci Rev. 2008;36:173-178. 6. Cliff D, Reilly J, Okely A. Methodological considerations in using accelerometers to assess habitual physical activity in children aged 0–5 years. J Sci Med Sport. 2009;12:557–567. 7. Biddle S, Gorely T, Pearson N, Bull F. An assessment of self-reported physical activity instruments in young people for population surveillance: project ALPHA Int J BehavNutr Phys Activ [revista en línea] 2010 [acceso 4 de octubre de 2011];8:1. Disponible en: http://www.ijbnpa.org/content/8/1/1. 8. Dwyer G, Hardy L, Peat J, Baur L. The validity and reliability of a home environment preschool-age physical activity questionnaire (Pre-PAQ). Int J BehavNutrPhys Act.2011;8:113. 9. Fuemmeler B, Anderson C, Mâsse L. Parent-child relationship of directly measured physical activity. Int J Behav Nutr Phys Act. [revista en línea] 2011 [acceso 30 de octubre 9 de 2011];8:17. Disponible en: http://www.ijbnpa.org/content/8/1/17. 10. Camargo D, Ortiz C. Actividad física en niños y adolescentes: Determinantes y medición. Salud UIS. 2010;42:153-165. 11. Rodríguez V, Ara I, Pérez J, Dorado C, Calbet J. Muscular development and physical activity as major determinants of femoral bone mass acquisition during growth. Br J Sports Med 2005;39:611-616. 12. Bloomgarden ZT. Tipe 2 diabetes in young: the evolving epidemic. Diabetes Care 2004; 27: 998 –1010.
66

13. McCambridge T, Bemhardt D, Brenner J, Congene J. Active healthy living: prevention of childhood obesity through increased physical activity. Pediatrics. 2006;117:1834-1842. 14. Bayer O, Bolte G, Morlock C, Ruckinger S, Kries R. A simple assessment of physical activity is associated with obesity and motor fitness in pre-school children. PublicHealthNur. 2008;12:1242-1247. 15. Froberg K, Andersen L. Mini review: physical activity and fitness and its relations to cardiovascular disease risk factors in children. Int J Obes. 2005;29: 34-39. 16. Kirkcaldy BD, Shephard RT, Siefen RG. The relationship between physical activity and self image and problem behavior among adolescents. Soc Psychiatr Epidemiol. 2002;37:544550. 17. Niederer I, Kriemler S, Gut J, Hartmann T, Schindler C, Barral J et.al. Relationship of aerobic fitness and motor skills with memory and attention in preschoolers (Ballabeina): A crosssectional and longitudinal study. BMC Pediatrics. [revista en línea] 2011 [acceso 3 de octubre de 2011];11:34. Disponible en http://www.biomedcentral.com/1471-2431/11/34 18. Tremblay M, LeBlanc G, Kho M, Saunders T, Larouche R, Colley R, et al. Systematic review of sedentary behaviour and health indicators in school-aged children and youth. Int J Behav Nutr Phys Act. 2011;2-22. 19. Tremblay M, Warburton D, Janssen I, Paterson D, Latimer A, Rhodes R, et al. New Canadian physical activity guidelines. Appl Physiol Nutr Metab. 2011;36:36-46. 20. National Association for Sport and Physical Education. Active start: a statement of physical activity guidelines for children birth to five years. Reston, VA: NASPE Publications;2002. [acceso 2 de octubre de 2011]. Disponible en:

http://www.aahperd.org/naspe/standards/nationalguidelines/activestart.cfm. 21. Hinkley T, Salmon J, Okley A, Crawford D, Hesketh K. Preschooler’s physical activity, screen time, and compliance with recommendations. Med Sci Sports Exerc. 2012;44:458465. 22. Universidad Industrial de Santander. Escuela de Fisioterapia. Proyecto Vida Escolar en Movimiento (VEM). Fomento del práctica de la actividad física en escolares de los grados 5 y 6°. Bucaramanga: La Universidad;2009. 23. Camargo D, Cepeda Y, Gonzales L, Stapper H, Trigos A. Reproducibilidad del recordatorio de actividad física de 3 días (3DPAR) en escolares de 5º y 6º grado. Salud UIS. 2010;42:3447.

67

24. Ward D, Saunders R, Pate R. Parte uno. Physical Activity Behavior. Physical activity behavior unique to children and adolescents en: Physical activity interventions in children and adolescents. United States of America. Human Kinetics; 2007;4-19. 25. Caspersen C, Powell K, Christenson G. Physical activity, exercise, and physical fitness: definitions and distinctions for health-related research. PublicHealth Rep.1995;100:126-131. 26. Sallis J, Owen N, Turner J. Capítulo 1. Introduction, Definitions and plan of the book en: Physical activity & behavioral medicine. Washington: Sage Publications;1999;1-12. 27. Trost S. State of the art reviews: measurement of physical activity in children and adolescents. Am J Lifestyle Med. 2007;10:1-16. 28. Gutiérrez M. El valor del deporte en la educación integral del ser humano. RE. 2004;335:108. 29. Dollman J, Okely A, Hardy L, Timperio A, Salmon J, Hills A. A hitchhiker´s guide to assessing young people’s physical activity: deciding what method to use. J SciMed Sport. 2009;12:518-525. 30. Burdette H, Whitaker R. Resurrecting free play in young children looking beyond fitness and fatness to attention, affiliation, and affect. Arch PediatrAdolesc Med. 2005;159:46-50. 31. Play England, 11 million, Aynsley-Green Children’s Commissioner for England. Fun and freedom. What children say about play in a sample of play strategy consultations. Londres:2008. 32. Gleave J. Comunity play: a literature review. Play England. 2010;1-47. 33. Santer J, Griffiths C, Goodall D. Free play in early childhood. A literature review. Londres: National chidren’s bureau; 2007. 34. Janssen I, LeBlanc A. Systematic review of the health benefits of physical activity and fitness in school-aged children and youth. Int J Behav Nutr Phys Act [revista en línea] 2010. [acceso 3 de octubre de 2011]; 40. Disponible en: http://www.ijbnpa.org/content/7/1/40. 35. McKay H, Petit M, Schutz R, Prior J, Barr S, Khan K. Augmented trochanteric bone mineral density after modified physical education classes: a randomized school-based exercise intervention study in prepubescent and early pubescent children. J Pediatr. 2000;136:156– 62. 36. Janz K, Letuchy E, Eichenberger J, Burns T, Torner J, Willing M, et al. Early physical activity provides sustained bone health benefits later in childhood. Med Sci Sports Exerc. 2010;42:1072-1078. 37. Sallis J, Owen N, Turner J. Capítulo 4. Recommended amounts of physical activity. En: Physical Activity & Behavioral Medicine. Washington: Sage Publications;1999,56-70.
68

38. Cabrera G, Tascón J, Lucumi D. Creencias en salud: historia, constructos y aportes del modelo. Rev Fac Nac Salud Pública. 2001;19:91-101. 39. Cabrera G. El modelo transteórico del comportamiento en salud. Rev Fac Nac Salud Pública. 2000;18:129-138. 40. Fortier M, Duda J, Guerin E, Teixeira P. Promoting physical activity development and testing of self-determination theory-based intervention. Int J Behav Nutr Phys Act. [revista on-line]. 2012 [acceso 5 de julio de 2012];9:14 Disponible en: http://www.ijbnpa.org/content/9/1/20. 41. Hesketh K, Graham M, Waters E. Stability of television viewing and electronic game/computer use in a prospective cohort study of Australian children: relationships with body mass index. BMC Public Helth [revista on-line]. 2007 [acceso 27 de febrero de 2012];60:8. Disponible en: http://www.biomedcentral.com/content/pdf/1479/-5868-4-60.pdf. 42. Yamamoto S, Becker S, Fischer J, De Bock F. Sex differences in the variable associated with objectively measured moderate to vigorous physical activity in preschoolers. Prev Med. 2011;52:127-12. 43. Blaes A, Baquet G, Fabre C, Van Praagh E, Berthoin S. Is there any relationship between physical activity level and patterns, and physical performance in children? BMC Pediatrics. [revista en línea] 2011 [acceso junio 12 de 2012];122:8. Disponible en

http://www.ijbnpa.org/content/pdf/1479-5868-8-122.pdf. 44. Monteiro D, Katzmarzyk P, Teixeira A, Ribeiro J. Genetics of physical activity and physical inactivity in humans. Behav Genet [revista en línea] 2012 [acceso mayo 30 de 2012] http://www.springerlink.com/content/w62463g26851508m/fulltext.pdf. 45. Williams H, Pfeiffer K, O’Neill J, Dowda M, McIver K, Brown W, et al. Motor skill performance and physical activity in preschool children. Int J Obes. 2008;16:1421-1426. 46. National Association for Sport and Physical Education, an Association of the American Alliance for Health, Physical education, Recreation and Dance. Active start a statement of physical activity guidelines for children from birth to age 5, 2nd edition. United States: ;2009 47. Camargo D, Orozco L. Caracterización de los comportamientos activos y sedentarios en niños desde pre-escolar hasta 4° de la ciudad de Bucaramanga y su área metropolitana. Datos sin publicar 2012. 48. Spurrier N, Magarey A, Golley R, Curnow F, Sawyer M. Relationships between the home environment and physical activity and dietary patterns of preschool children: a crosssectional study. International J Behav Nutr Act. [revista en línea] 2008[acceso octubre 16 de 2012];5:12 Disponible en: http://www.ijbnpa.org/content/5/1/31.

69

49. Cillero I, Jago R. Systematic reviews of correlates of screen-viewing among young children. Prev Med. 2010;51:3-10. 50. Anderson S, Economos C, Must A. Active play and screen time in US children aged 4 to 11 years in relation to sociodemographic and weight status characteristics: a nationally representative cross-sectional analysis. BMC Public Health [revista en línea] 2008. [acceso 9 de octubre de 2011];366:13. Disponible en: http://www.biomedcentral.com/1471-2458/8/366. 51. Wong S, Leatherdale S. Association between sedentary behavior, physical activity and obesity: inactivity among active kids. Prev Chronic Dis. [revista en línea] 2009. [acceso 9 de octubre de 2011];6:13. Disponible en: http://www.cdc.gov/pcd/issues/2009/jan/07_0242.htm. 52. Marshall S, Gorely T, Biddle S. A descriptive epidemiology of screen-based media use in youth: a review and critique. J Adolesc. 2006;29:333-349. 53. Reilly J. Physical activity, sedentary behavior and energy balance in the preschool child: opportunities for early obesity prevention. Proc Nutr Soc. 2008;67:317-325. 54. Funk J, Brouwer J, Curtiss K, McBroom E. Parents of preschoolers: expert media recommendations and ratings knowledge, media-effects beliefs, and monitoring. Pediatrics. 2009;123:981-989. 55. Hamer M, Stamatakis E, Mishra G. Psychological distress, television viewing, and physical activity in children aged 4 to 12 years. Pediatrics. 2009;123:1263-1268. 56. Mistry K, Minkovitz C, Strobino D, Borzekowski D. Children's television exposure and behavioral and social outcomes at 5.5 years: does timing of exposure matter? Pediatrics. 2007;120:762-769. 57. Barlow S. Expert committee recommendations regarding the prevention, assessment, and treatment of child and adolescent overweight and obesity: summary report. Pediatrics. 2007;120:164-193. 58. Department of Health and Aging (DOHA). Get up and grow: healthy eating and physical activity for early childhood. 2009; Physical activity guidelines for 0-5 year olds. Disponible en: http://www.health.gov.au/internet/main/publishing.nsf/Content/EDFEDB588460BCE3CA2576 2B00232A13/$File/gug-directorscoord-2.pdf. 59. The Canadian society for exercise physiology [sede web]. Ottawa: the canadian society for exercise physiology, Enero 2011 [acceso 11 de marzo de 2012] Canadian Physical Activity Guidelines. Disponible en: http://www.csep.ca/CMFiles/Guidelines/CSEP-InfoSheets-childENG.pdf.

70

60. Gentile D, Oberg C, Sherwood N, Story M, Walsh D, Hogan M. Well-child visits in the video age: pediatricians and the american academy of pediatrics’ guidelines for children’s media use.Pediatrics. 2004;114:1235-124. 61. Tandon P, Zhou C, Lozano P, Christakis DA. Preschoolers' total daily screen time at home and by type of child care. J Pediatr. 2011;158:297-300. 62. American academy of pediatrics committee on public education. Children, adolescents and television. Pediatrics. 2001;107:423-426). 63. Leatherdale S, Ahmed R. Screen-based sedentary behaviours among a nationally representative sample of youth: are Canadian kids couch potatoes?.Chronic Dis Inj Can. 2011;31:141-146. 64. The Canadian society for exercise physiology [sede web]. Ottawa: The canadian society for exercise physiology, Febrero 2011 [acceso 11 de marzo de 2012] Canadian Sedentary Behaviour Guidelines. Disponible en: http://www.csep.ca/CMFiles/Guidelines/CSEP-

InfoSheets-ENG-Children%20FINAL.pdf. 65. Domholdt E. Capitulo 10. Meassurement theory. En: Physical therapy research principles and applications. United States of America: Saunders Company;1993,143-161. 66. Orozco L. Capítulo 1 Introducción. En: Medición en salud. Diagnóstico y evaluación de resultados: un manual critico más allá de lo básico. División de publicaciones UIS. Bucaramanga. 2010,17-25. 67. Morrow J. Capítulo II Measurement issues for the assessment of physical activity. En: Welk G. Physical activity assessment for health- related research. Human Kinetics publishers. USA. 2002,37-72. 68. Landis J, Koch G. The measurement of observer agreement for categorical data. Biometrics.[revista en línea] 1977 [acceso agosto 22 de 2012] 33. Disponible en http://www.jstor.org/stable/2529310?seq=1. 69. Shepard R. Limits to the measurement of habitual physical activity by questionnaires. Br J Sports Med. 2003;37:197-206. 70. Vuillemin A, Guillemin F, Denis G. A computer-assisted assessment of lifetime physical activity: reliability and validity of the QUANTAP software. Rev Epid Santé Publ. 2000;48:15767. 71. Orozco L. Capitulo 5 Confiabilidad o de la consistencia, reproducibilidad, acuerdo y algo más. En: Medición en salud. Diagnóstico y evaluación de resultados: un manual critico más allá de lo básico. División de publicaciones UIS. Bucaramanga. 2010,73-103.

71

72. Brown H, Hume C, Chin A, Paw M. Validity and reliability of instruments to assess potential mediators of children´s physical activity: a systematic review. J Sci Med Sport. 2009;12:539548. 73. García M, Rodríguez F, Carmona L. Sensibilidad al cambio de las medidas de desenlace. Reumatol Clin. 2008;4:240-247. 74. Sirard J, Pate R. Physical activity assessment in children and adolescents. Sports Med. 2001; 31:439-454. 75. Oliver M, Schofield G, Kolt G. Physical activity in preschoolers, understanding prevalence and measurement issues. Sports Med. 2007;37:1045-1070. 76. McKenzie T. Seeing is believing: observing physical activity and its contexts. J. Phys. Health Edu Recreat Dance. 2010;81:113-122. 77. McKenzie T, Cohen D, Sehgal A, Williamson S, Golinelli D. System for Observing Play and Recreation in Communities (SOPARC): reliability and feasibility measures. J Phys Act Health. 2006;3:203-217. 78. Brown W, Pfeiffer K, Mclver K, Dowda M, Almeida M, Pate R. Assessing preschool children's physical activity: the observational system for recording physical activity in childrenpreschool version. J Phys Health Edu Recreat Dance. 2006;77:167-176. 79. Pate R, O’Neill J, Michell J. Measurement of physical activity in preschool children. Med Sci Sports Exerc. 2010;42:508-512. 80. Ridgers N, Stratton G, McKenzie T. Reliability and validity of the System for Observing Children's Activity and Relationships during Play (SOCARP). J Phys Act Health. 2010;7:1725. 81. Ridgers N, Fairclough S, Stratton G. Variables associated with children’s physical activity levels during recess: the A-CLASS project. Int J Behav Nutr Phys [revista en línea] 2010 [acceso 2 de mayo de 2012] 7 (74). Disponible en: http://www.ijbnpa.org/content/7/1/74. 82. Durant R, Baranowski T, Puhl J, Rhodes T, Davis H, Greaves K et al. Evaluation of the Children's Activity Rating Scale (CARS) in young children. Med Sci Sports Exerc. 1993;25:1415-1421. 83. Rice M, Howel C. Measurement of physical activity, exercise and physical fitness in children: issues and concerns. J Pediatr Nurs. 2000;15:148-156. 84. Schoeller D, Ravussin E, Schutz Y, Acheson K, Baertschi P, Jequier E. Energy

expenditure by doubly labeled water: validation in humans and proposed calculation. Am J Physiol. 1986;250:823-830.

72

85. Goran M, Carpenter W, Poehlman E. Total energy expenditure in 4 to 6-yr-old children. Am J Physiol. 1993;264:706-711. 86. Emons H, Groenenboom D, Westerterp K, Saris W. Comparison of heart rate monitoring combined with indirect calorimetry and the doubly labelled water (2H218O) method for the measurement of energy expenditure in children. Eur J Appl Physiol Occup Physiol. 1992;65:99-103. 87. Rowlands A, Eston R. The measurement and interpretation of children’s physical activity. J Sports Sci Med. 2007;6:270-276. 88. Pfeiffer K, Mclver K, Dowda M. Almeida M, Pate R. Validation and calibration of the Actical accelerometer in preschool children. Med Sci Sports Exerc. 2006;38:152-157. 89. Pfeiffer K, Dowda M, McIver K, Pate R. Factors related to objectively measured physical activity in preschool children. Pediatr Exerc Sci. 2009;21:196-208. 90. Kim Y, Beets M, Pate R, Blair S. The effect of reintegrating Actigraph accelerometer counts in preschool children: Comparison using different epoch lengths. J Sci Med Sport [revista en línea] 2012 [acceso agosto 29 de 2012] Disponible en: http://www.jsams.org/article/S14402440(12)00114-4/pdf. 91. Reilly J, Coyle J, Kelly L, Burke G, Grant S, Paton J. An objective method for measurement of sedentary behaviour in 3- to 4-year olds. Obes Res 2003;11:1155–1158. 92. Puyau M, Adolph A, Vohra F, Butte N. Prediction of activity energy expenditure using accelerometers in children. Med Sci Sports Exerc 2004;36:1625–1631. 93. Freedson P, Pober D, Janz K. Calibration of accelerometer output for children. Med Sci Sports Exerc. 2005;37:523–530. 94. Sirard J, Trost S, Pfeiffer K, Dowda M, Pate R. Calibration and evaluation of an objective measure of physical activity in pre-school children. J Phys Act Health 2005;3:345–357. 95. Pate R, Almeida M, McIver K, Pfeiffer K, Dowda M. Validation and calibration of an accelerometer in preschool children. Obesity 2006;14:2000–6. 96. Pfeiffer K, McIver K, Dowda M, Almeida M, Pate R. Validation and calibration of the Actical of accelerometer in preschool children. Med Sci Sports Exerc 2006;38:152–157. 97. Evenson K, Catellier D, Gill K. Ondrak K, McMurray R. Calibration of two objective measures of physical activity for children. J Sports Sci. 2008; 26:1557–1565. 98. Van Cauwenberghe E, Labarque V, Trost S, De Bourdeaudhuij I, Cardon G: Calibration and comparison of accelerometer cut points in preschool children. Int J Pediatr Obes. 2010; 6:582–589.

73

99. Treuth M, Hou N, Young D, Maynar M. Validity and reliability of the Fels physical activity questionnaire for children. Med Sci Sports Exerc. 2005;37:488-495. 100. Sallis J, Saelens B. Assessment of physical activity by self-report: status, limitations and Trost S, Morgan A, Saunders R, Felton G, Ward D, Pate R. Children’s understanding of

future directions. Res Q Exerc Sport. 2000;71:1-14. 101.

the concept of physical activity. Pediatr Exerc Sci. 2000;12:293-299. 102. Harro M. Validation of a questionaire to assess physical activity of children ages 4-8

years. J Phys Health Edu Recreat Dance. 1997;68:259-268. 103. Sekine M, Yamagami T, Chen X, Hayashikawa Y, Hamanishi S, Kagamimori S. Validity

of a questionaire evaluating physical activity level in young children. Environ Health Prev Med. 2002;6:264-267. 104. Burdette H, Whitaker R, Daniels S. Parental report of outdoor playtime as a measure of

physical activity in preschool-aged children. Arch Pediatr Adolesc Med. 2004:158;353-357. 105. Telford A, Salmon J, Jolley D, Crawford D. Reliability and validity of physical activity

questionnaires for children: The Children`s Leisure Activities Study Survey (CLASS). Pediatr Exerc Sci.2004;16:64-78. 106. Veitch J, Salmon J, Ball K. The validity and reliability of an instrument to assess children’s outdoor play in various locations. J Sci Med Sport. 2008;12:579-582. 107. Rose E, Larkin D, Hands B, Howard B, Parker H. Evidence for the validity of the Children’s Attraction to Physical Activity questionnaire (CAPA) with young children. J Sci Med Sport. 2009;12:573-578. 108. Ihmels M, Welk G, Eisenmann J and Nusser S. Development and preliminary validation

of a Family Nutrition and Physical Activity (FNPA) screening tool. Int J Behav Nutr Phys Act [revista en línea] 2009 [acceso enero 27 de 2012] 6(14). Disponible

en http://www.ijbnpa.org/content/6/1/14. 109. Adami F, Cruciani F, Douek M, Dumit C, Brandão A, de FragasHinnig P, et al. Reliability

of the Brazilian version of the physical activity checklist interview in children. Rev Saúde Pública [revista en línea] 2011 [acceso enero 16 de 2012] 45 (2). Disponible en http://www.scielo.br/pdf/rsp/v45n2/en_2165.pdf. 110. Bielemann R, Reichert F, Paniz V, Gigante D. Validation of the Netherlands physical

activity questionnaire in Brazilian children. Int J Behav Nutr Phys Act. 2011;8:1-8. 111. Bacardí M, Reveles C, López W, Crawford P, Jiménez A. Validity of a physical activity

questionnaire used with parents of preschool children in Mexico Nutr Hosp. 2011;26:244245.
74

112.

Kraemer HCh, Thiemann S. How many subjects? Statistical power analysis in research.

Sage publications, Newbury Park, California, 1987. p.54-55. 113. LP. StataCorp. 2011. Stata: Release 12. Statistical Software. College Station, TX: StataCorp

75