SEMINARIO ARQUIDIOCESANO DE CHIHUAHUA Curso básico de Liturgia Pbro.

Juan Martín Morales José David González Martínez

Resumen. LAUDES CANTICUM
El cántico de alabanza que introdujo Jesucristo, sumo sacerdote, ha sido continuado fiel y constantemente por la Iglesia, con una maravillosa variedad de formas. La Liturgia de las horas se desarrolló poco a poco hasta convertirse en oración de la Iglesia local, por lo que vino a ser un complemento necesario del acto perfecto de culto divino, que es el sacrificio eucarístico. A lo largo de los años la Liturgia de las horas, antes conocida como Breviario, tuvo muchas modificaciones, era un tema importante para los obispos y para el Papa de cada época, por lo que hubo concilios y agrupaciones encargados de modifica la Liturgia de las horas. Antes se acostumbraba rezar en la mañana los 150 salmos, hasta que Juan XXIII encargó este tema al Concilio Vaticano II, que lo trataría con mucha abundancia y competencia. En el Concilio Vaticano II se creó un grupo especial que trabajó en la preparación del nuevo libro de Liturgia de las horas, gracias a la aportación de doctores y expertos en materia litúrgica, teológica, espiritual y pastoral. En 1967 consultando al episcopado universal, a numerosos pastores de almas, a religiosos y laicos, aprobaron los principios y la estructura de toda la obra. Ahora la Liturgia de las horas tomaría en cuenta la actualidad del sacerdote, además de que estaría pensada no solo para los clérigos, sino también para los religiosos y los laicos. También al ser la Liturgia de las horas la santificación de la jornada, renovaron el orden para que las diversas horas puedan adaptarse más a cada día. Todos estos cambios buscaban que la Liturgia de las Horas penetre, anime y oriente toda la oración cristiana, además de convertirse en su expresión y alimento de la vida espiritual del pueblo de Dios. Por lo que esta oración debe realizarse sin interrupción. La oración cristiana además de ser personal, será oración de toda la familia humana; por eso expresa los deseos y votos de todo el pueblo cristiano, las súplicas y peticiones por las necesidades de todos los hombres. Y esto gracias a que la Liturgia de las horas pondrá especial empeño en la lectura de la Sagrada Escritura, así como el rezo de los salmos. Algo muy importante es que la Liturgia de las horas no busca ser un remplazo de la oración personal, sino que busca suscitar esta oración y ser un medio de meditación y de cercanía con la Palabra de Dios. Para que la Liturgia de las horas pueda ser esa alabanza a Dios que suscita una mejor relación con Él.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful