Arnold Hauser (Temesvár, 8 de mayo de 1892 – Budapest, 28 de enero de 1978) fue un historiador del arte de origen húngaro.

Iinvestigador de lenta andadura, publica su primera obra a los 59 años (Historia Social de la Literatura y el Arte), posteriormente elabora sólo muy limitadas variaciones sobre el mismo tema: Filosofía de la historia del Arte (aparecida más tarde con el título de «Métodos modernos»), 1964; Arte y Sociedad, 1973, y Sociología del Arte, 1974. Esta obra, síntesis de interpretación histórica en torno a los significados sociales de las artes creativas, abarca en sus tres volúmenes el período de tiempo comprendido entre las expresiones pictóricas del Paleolítico y la primera mitad del actual siglo XX. Con respecto al título, conviene aclarar cuál es el sentido que encierra para el autor. No es que él separe la historia de «lo social», sino que considera los dos conceptos unidos, de modo que no tendrían sentido el uno sin el otro. Así lo dice de modo inequívoco: «Esencialmente no hay diferencia alguna entre historia y sociología; son la misma cosa. Se propone el autor explicar cuál era la mentalidad, propósitos y contexto socio-cultural de los artistas que, en las distintas épocas históricas dejaron en sus obras, no expresiones individuales de su concepción artística, sino el fiel reflejo de la sociedad en que habitaron.

LA SITUACIÓN DEL ARTISTA Y LA ORGANIZACIÓN DEL TRABAJO ARTISTICO EN EGIPTO
Los principales y durante mucho tiempo los únicos mantenedores de los artistas fueron los sacerdotes y los príncipes; sus más importantes lugares de trabajo se encontraron, pues, durante toda la época cultural del antiguo oriente, en los regímenes religioso y cortesanos. En los talleres de estos patronos los artistas trabajan como empleados libres y forzados, como jornaleros de libre contratación o como esclavos de por vida. En estos talleres se realizo casi la totalidad de la producción artística y la más preciosa. Los primeros hombres acumulara tierras y posiciones eran guerreros y ladrones, conquistadores y opresores, caudillos y príncipes; las primera propiedades racionalmente administradas debieron ser los bienes de los templos, es decir, las posesiones de los dioses, fundadas por los príncipes y administradas por los sacerdotes. Los sacerdotes vinieron a ser así ser los primeros clientes regulares de obras de arte; los reyes debieron de seguir simplemente su ejemplo. En un principio el arte del antiguo Oriente, aparte de la industria domestica, se limito a buscar una solución a los temas que provenían de estos clientes. Sus creaciones consistían en su mayor parte en ofrendas de los dioses y monumentos reales, en accesorios para el culto a los dioses o al monarca, un instrumento de propaganda que servía a la fama de los inmortales o a la fama póstuma de sus representantes terrenos. Ambos, tanto el estamento sacerdotal como la casa real, formaban parte del mismo sistema hierático; los temas que confinan al arte –los temas de la salvación y la consecuencia de la fama imperecedera- estaban unidos en el compendio de toda religión primitiva: el culto a los muertos. Ambos exigían del arte imágenes solemnes, representativas, sublimemente estilizadas y ambos le inducían a seguir el espíritu de la estética social y lo colocaban al servicio de sus propios objetivos conservadores. Ambos pretendían 1

es verdad. Los sacerdotes hicieron que los reyes fuesen tenidos por dioses. Estos supuestos autorretratos no nos dan nunca una información satisfactoria sobre lo que le artista en cuestión pensaba realmente acerca de si mismo y le valor de su obra. pues tenían temían toda modificación de las cosas existentes y decoraban las reglas tradicionales del arte tan sagradas e intangibles como el credo religioso tradicional y las formas heredadas del culto. como si fueran altos funcionarios del Estado. para perdurar así en el pensamiento de los hombres. estimado a los sumo como fabricante de su obra. de la escultura monumental y la pintura mural. la mayoría de ellas estaban en la oscuridad de los santuarios y en lo profundo de las tumbas. Cada uno de ellos quería sacar provecho del prestigio del otro. que trabaja en una obra identificable. especialmente honores sociales. Las obras de arte gigante. Es imposible trazar en alguna parte el perfil de una personalidad artística. pero no como una personalidad. pero ni ello es seguro ni podemos extraer mucha utilidad de la noticia por la escasez de los demás datos de la historia del arte egipcio.prevenir innovaciones artísticas así como reformas de cualquier clase. el artista sigue siendo artesano innominado. En tales circunstancias. para incluirlos así en su esfera de jurisdicción y los reyes hicieron construir templos a los dioses y sacerdotes para acrecentar su propia gloria. como en la antigüedad clásica o en le renacimiento. quiso erigirse un monumento a la sombra de la fama de aquellos. creado por motivos y para fines puramente estéticos. como los reyes y los grandes del reino. principalmente de Tell el Amarna. de obras de arte sepulcral en particular. Ciertamente conocemos en Egipto nombres de arquitectos y escultores a los que les fueron conferidos. La demanda de representaciones plásticas. cada uno buscaba que le artista un aliado para la lucha por el mantenimiento del poder. es en Egipto tan grande desde el principio que se debe suponer que la profesión artística se independizo en fecha bastante temprana. en conjunto. no podemos tampoco relacionar estos pocos nombres con ninguna obra en concreto. un retrato de la reina Taia. y como los maestros no firmaban sus obras. o si. Poseemos. Las obras plásticas no fueron encargadas paras ser expuestas. representaciones de talleres de escultura. pero. Cuando la decoración de las paredes de una tumba representa ocasionalmente a un pintor o a un escultor y muestra su nombre.es difícil saber si debemos interpretarlo en el sentido de que el maestro quiso representar suplemente un estilo de género las circunstancias de su tarea diaria. Una idea como la de Lessing de un “Rafael sin manos” hubiera sino aquí inconcebible. El pintor y el escultor son y siguen siendo anónimos artesanos que no se muestran jamás personalmente. Conocemos en total muy pocos nombres de artistas egipcios. no fueron creadas simplemente por sí mismas y por su propia belleza. pero la función auxiliar del arte esta acentuada tan fuertemente y su entrega a los cometidos prácticos es tan completa. y hasta la imagen de un escultor. Solo en el caso del arquitecto puede hablarse de una separación entre el trabajo espiritual y el manual. pero la persona del artista y la atribución de la obras de arte existentes son en todo caso dudosas. delante de los templos o en los mercados. no podían darse en modo alguno un arte autónomo. al igual que en los periodos de la prehistoria. en cambio son otra cosa que 2 . que la persona del artista desaparece casi completamente detrás de su obra. el escultor y el pintor. es presumible que el artista pretendió inmortalizarse con tal representación. empujado por le deseo de la vida y la fama póstuma.

el palacio y del latifundista. la dependencia del valor social del primitivo concepto del prestigio. los artesanos trabajaban todavía dentro de una economía cerrada y autotarquica. en comparación con la función que desempeña el antiguo artista mago. debió de ser sin duda más rigurosa que entre griegos y romanos De cualquier manera le artista. Herodoto 3 . esto puede considerarse ya como prueba de la existencia de una conciencia profesional relativamente elevada. la fabricación de productos cerámicos. y. igualmente viejo. realizaban exclusivamente trabajos de libre contratación. Pero incluso en este momento el papel del artista en la vida de la sociedad es bastante subordinada. en contraste con el servicio del templo. Comparada con la consideración social de estos escribas. convirtiéndole en un trabajador que produce no para si. sino para un cliente. que solo se diferenciaban de la agrícola del Neolítico por ser incomparablemente mas poderosa y por servirse exclusivamente del trabajo ajeno y frecuentemente esclavo. en crear y vender en el mismo lugar las mercancías para independizarse de este modo del comerciante. Estos últimos unían varios pequeños talleres independientes que. y. así. En el Imperio Nuevo muchos artistas pertenecen a las más elevadas clases sociales. sino que. de otra. sino que lo saca del ámbito cerrado de la economía domestica. la situación del pintor del escultor. según el cual el trabajo manual se considera deshonroso. produce sus mercancías para el mercado libre. Aquí. con una separación entre la explotación y la elaboración. pero le separa espiritualmente de su economía. el sistema de zoco. la consideración del artista fue creciendo con el correr del tiempo. De cuan subordinada esta la clase social del artista plástico en Egipto nos da mejor idea los libros escolares de los escribas eruditos los cuales nos hablan con desprestigio de su condición de artesanos. de almacenar un surtidor. había también talleres en las grandes haciendas privadas y en los zocos de las ciudades más importantes. y también en los talleres particulares. no parece muy honorable. por otra. que no está limitada por encargos ocasionales. de una parte. especialmente en los primeros tiempos de la historia egipcia. de aderezos e incluso de productos textiles. en facilitar la cooperación de los distintos artesanos. por ejemplo. Distinguimos aquí ya aquel menosprecio del arte platico en favor de la literatura. se dedica a una actividad exclusivamente profesional. En oposición a ambos. En el curso de este proceso el hombre asume también gradualmente aquellas ramas de la artesanía y del arte que primitivamente estaban reservadas a la mujer. y en muchas familias varias generaciones de dedican a la profesión artística. pero no los únicos. por una parte. significa una novedad revolucionaria: contiene el germen de la industria independiente. Este sistema permite al obrero trabajar en su hogar. sistemáticamente productora. en el antiguo Oriente. cuyo testimonio no son conocidos desde la antigüedad clásica. Los talleres ajenos a templos y palacios eran ciertamente los más grandes e importantes lugares de trabajo manual. pero estructuralmente no existe entre una y otra diferencia esencial. El mismo efecto produce el sistema. El objeto de su unión consistía. cuya esencia descansa en la limitación de la producción a las inmediatas necesidades propias. queda de esta manera quebrantado. En los talleres de templos y palacios. El principio de la economía domestica. Este sistema no solo transforma al trabajador primario en obrero manual.trabajadores manuales.

que condujo finalmente a la absorción completa de la artesanía por el hombre. fabricados según determinadas proyectos y modelos. no ha sido reconocida por todos. la especialización y la combinación de las aportaciones individuales estaban en Egipto tan altamente desarrolladas que recuerdan totalmente los métodos de la arquitectura medieval. Y como en Egipto nunca fue estimada la originalidad en 4 . De cualquier manera. a veces. desde el principio. El extremoso cuidado y la habilidad pedagógica que los egipcios dedicaban a la formación de los jóvenes artistas se perciben ya en los materiales escolares que han sobrevivido: vaciados en yeso natural. la validez de esta hipótesis. los distintos temas artísticos podían realizarse simplemente mediante la reunión de los diferentes elementos parciales estereotipados. piezas de exposición que colocaban ante los ojos del alumnado el desarrollo de una obra de arte en todas las fases del trabajo. los mimos tipos de retratos reales y privados.se sientan en un telar. Pero este fenómeno respondía tan solo a la tendencia general de la evolución. producciones anatómicas de las distintas partes del cuerpo hechas con fines educativos. por el contrario. por la costumbre de que el artista realizara siempre la misma tarea. naturalmente. los mismos ídolos y monumentos funerarios. expresión de la esclavitud del hombre. con su ayuda. y sobre todo.advierte asombrado que en Egipto los hombres aunque siervos. a un exceso de obras mediocres. esta tendencia esta de antemano de acuerdo con una explotación industrial. De ninguna manera es este hecho. sino ante todo de expresión de la separación de la artesanía y la economía domestica y del manejo cada vez más difícil de la herramientas. a uniformizar la producción. Los grandes talleres anejos al palacio real y a los templos eran también escuelas en las que se formaban el nuevo plantel de artistas. en este aspecto. Todo su desarrollo tiende. La aplicación de este método racionalista de trabajo a la actividad artística solo resultaba posible. Con la creciente demanda se adquirió el habito de elaborar tipos uniformes. y en muchas aspectos superan a todo posterior actividad artística organizada. la incorporación y la aplicación heterogénea de fuerzas auxiliares.. ciertamente.escolástico. la significación artístico-pedagógico de una escuela era tanto mayor cuanto más largamente podía mantener su tradición. indica que la práctica artística estaba dirigida desde unos pocos centros. la alegoría de Heracles junto a la rueca de Onfale-. y se desarrollo una técnica de producción casi mecánica. Las circunstancias de que hubiera desde un principio generalmente reglas obligatorias. el mismo carácter académico. llevaba por una parte. Se acostumbraban considerar especialmente los tallares levantados junto a los templos como los más importantes vehículos de tradición. formularía y servil. del influjo predominante de la clase sacerdotal en el arte. pero aseguraba al mismo tiempo a la producción aquel nivel medio relativamente alto que es característico del arte egipcio. sin embargo –como lo es. un poco osificada y estrecha de miras. también se ha dudado. de que siempre le fueran encargados las mismas ofrendas votivas. Esta tradición académica. modelos de validez general y métodos d trabajo uniforme. Sobre todo la racionalización gradual de los métodos artesanos ejerció también cierta influencia niveladora sobre la producción artística. muchos talleres establecidos en los templos habrán superado a los tallares del templo como en los palacios. La organización del trabajo artístico.

estaba prohibida. sino que. impuso de antemano limites estrechos a la producción. a pesar de su organización racionalista del trabajo. más bien. La predilección de la escultura por las obras en piedra. La exigencia de una forma final limpia. las cuales sorprenden incluso en la obras menores y compensan la falta de independencia en la creación.el hallazgo de los temas. fuera relativamente pequeño. pulida. 5 . reservándose el maestro el trabajo más fino de los detalles y el acabo final. toda la ambición del artista se dirigida a la solidez y precisión de la ejecución. explica también que el rendimiento del arte egipcio. en las que a los ayudantes solo se les podía encomendar el rudo desbaste del bloque.