• El Arte de la Nominación • Atreverte a nominar algo que ya existía, y que nadie antes había nominado, requiere de osadía y transgresión

por tu parte. En cambio, nominar algo que otros ya nominaron antes que tú puede ser prueba de tu conformismo, con lo cual no vas a cambiar nada en tu vida. Sin embargo, otra cosa es ir nominando de diferente manera las cosas ya nominadas hasta que, en un desenlace genial, transformen todo su sentido ante ti y ellas mismas pongan la alfombra de la conciencia bajo tus pies.

Coaching de Alta Definición
Una hibridación entre el Coaching y la Astrología
Las personas, al referirnos a nosotros mismos, solemos acogernos a opiniones que no siempre son nuestras. De niños nos vamos diciendo lo que de nosotros dijeron nuestros padres; de adolescentes, en el colegio o en la universidad, lo que nuestros amigos o profesores; de mayores, acaso ya liberados de discursos ajenos en relación a nosotros, recurrimos a sistemas de conocimiento que orientan nuestro discurso. Estos sistemas pueden tener origen religioso, científico o religioso. Muchas veces, también, recurrimos a etiquetas convencionales como, por ejemplo, el nombre de nuestra profesión, titulaciones, licenciaturas, credos, si estamos o no casados, si hemos sufrido tal enfermedad, si somos de aquí o de allá, etcétera. Sin embargo, a la que sin ello intentamos explicar quiénes somos podemos vernos invadidos por una falta de creatividad que pone en evidencia una ausencia de discurso propio consciente y auténtico. Uniendo coaching con conocimiento astrológico podemos alcanzar un nivel discursivo sorprendente. Esta capacidad para nominar y argumentar fidedignamente nuestra realidad tanto podría aplicarse a una persona, a una empresa, a una situación histórica, a una reunión o a un acontecimiento que implicara a un grupo de personas. Sin embargo, quisiera aclarar que no se trata de habilitar la astrología tal y como usualmente la conocemos. Se trata de tomarla como la raiz de todas las psicologías, una forma de conocimiento que tiene la potestad de enlazar la realidad concreta externa con los arquetipos internos, los símbolos, etcétera. Utilizando el conocimiento de patrones ancestrales cósmicos, en su mezcla con el oro que cada persona lleva en su interior, podemos enriquecer el discurso, los argumentos, la percepción, el talento, la creatividad y la comprensión. El paradigma de esta propuesta, holística a todas luces, consiste en aprender a captar el sustrato del carácter que unívocamente está en las personas, en las organizaciones, en la sociedad y en la naturaleza misma. Las mismas trazas nos las encontramos en nuestro interior y en nuestro exterior a partes iguales, en lo orgánico y en lo psicológico. Los mismos principios cósmicos que rigen el comportamiento corporal también lo están en las organizaciones en las que participamos. Escogiendo lo mejor del coaching y lo mejor del conocimiento astrológico –matriz, por ejemplo, de los temperamentos hipocráticos o del eneagrama- podemos alcanzar un nivel de conocimiento de alta definición.