You are on page 1of 2

¿ SOY SALVO ?

por Gustavo Mata Flores 1 de Tesalonicenses 5;21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

¿Te has hecho estas tres preguntas?: ¿soy salvo?, si crees serlo, que bueno, ¿soy Cristiano?, si así lo crees que bueno, y por último ¿actúo como Cristiano?, ¿que respondes?. Debes de saber que en el mundo, hay cientos de miles de personas que creen ser Salvos, y creen ser Cristianos, sin serlo en realidad. Seguramente has escuchado de Iglesias que dicen ser Cristianas, sin embargo sus prácticas y creencias demuestran lo contrario, por lo tanto sus miembros también creen ser cristianos y no lo son. En la parábola del sembrador en Mateo 13:3-9,19-22, Jesús ilustra como hay personas que momentáneamente sienten la palabra y después se olvidan y como hay otros que aunque permanecen por un poco de tiempo después se enfrían, seguramente habrás notado en alguna campaña evangelística, como muchas personas pasan al frente atendiendo a la invitación del predicador a recibir a Jesucristo en su Corazón, sin embargo pasados los días no los ves nunca en la Iglesia y tampoco ves en ellos una actitud diferente. Entre las diferentes corrientes doctrinales, hay quienes aseguran que la salvación se puede perder, y los hay quienes por el contrario aseguran que la salvación nunca se pierde hagas lo que hagas, así que sin pretender crear polémica sobre este asunto te invito a reflexionar en el versículo 22 de Santiago 1 “pero sed hacedores de la Palabra, y no tan solo oidores, engañándoos a vosotros mismos”, esto quiere decir que si realmente somos salvos, y Cristianos, entonces debemos dar evidencia visible de nuestra conversión a Dios. Lamentablemente existen personas que han “heredado” la religión Cristiana sin haber tenido un encuentro personal con Cristo. Otros mas “creen” intelectualmente y reconocen que existió Jesucristo en algún momento de la historia, que fue un buen hombre, incluso todo un santo, pero no más. Jesucristo dijo “Mas la hora viene, Y AHORA ES, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en ESPÍRITU Y EN VERDAD; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren” (Juan 4:23). Imagina por un momento que estas enfermo y vas con el médico, este te recibe vestido de un blanco impecable, en su consultorio puedes leer varios títulos que aseguran que es médico, sin embargo no tiene ni la menor idea de cómo cuestionar acerca de tu malestar, no sabe manipular los instrumentos médicos ni siquiera el estetoscopio para oír tu corazón, dime, pensarías que mas que ser médico es un charlatán, ¿cierto?, es un tipo disfrazado de médico ¿no es verdad?, pues bien, debemos asegurarnos, de no ser nosotros una persona disfrazada de Cristiano. ¿Se puede ser Cristiano sin obedecer al Señor?, en Lucas 6:46 Jesús dice “¿porque me llamáis Señor, y no hacéis lo que yo os digo?”, Jesús es contundente en Mateo 7:21 cuando dice “no todo el que me diga Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”. Esto es bastante fuerte ¿verdad?, no pretendo hacer que te sientas mal ni que dudes de tu salvación, sino mas bien te animo a reflexionar y analizar tu propia vida y tu relación con Dios, y a no vanagloriase de la salvación, la Biblia dice: ”el que piensa estar firme, mire que no caiga” (1° Corintios 10:12).

Personalmente pienso que no se puede ser hoy Cristiano y mañana no, y volver a serlo en una semana, pues la Palabra enseña en II Juan verso 9: “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios: el que persevera en la doctrina de Cristo, ése si tiene al Padre y al Hijo”. Así que con todo esto creo que en el mundo hay quienes creen que son salvos, cuando en realidad no es así, y con sus actitudes lo demuestra. Es mi oración que no sea tu caso. La mejor forma de estar seguros de nuestra salvación es permaneciendo en Cristo “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios” (Hebreos 12:2), así que: “si pues habéis resucitado con Cristo (al recibirle como Señor y Salvador), buscad las cosas de arriba donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto y vuestra vida esta escondida con Cristo en Dios” (Colosenses 3:1-3). Dios GMF* te bendiga