ESTADO LIBRE ASOCIADO DE PUERTO RICO

15ta. Asamblea Legislativa 7ma. Sesión Ordinaria

CÁMARA DE REPRESENTANTES
INFORME POSITIVO P. DE LA C. 4509
23_ de junio de 2008 A LA CÁMARA DE REPRESENTANTES DE PUERTO RICO: Vuestra Comisión de Agricultura de la Cámara de Representantes de Puerto Rico, previo estudio y consideración de la P. C. de la C. 4509, tiene a bien rendir a este honorable cuerpo legislativo un Informe Positivo, sin enmiendas.

ALCANCE DE LA MEDIDA Para declarar la política pública del Gobierno de Puerto Rico en torno al desarrollo de reservas agrícolas en los terrenos comprendidos dentro del Corredor Agrícola de la Costa Sur de Puerto Rico; ordenar la delimitación y zonificación especial para las áreas a reservar dentro del Corredor Agrícola; prohibir la segregación de fincas en predios menores de la cabida que tengan al momento de la aprobación de esta Ley por organismos gubernamentales con autoridad en ley para autorizar o endosar segregaciones en aquellos municipios donde ubiquen terrenos

del Corredor Agrícola aquí a establecerse; requerir la identificación y deslinde de todas las fincas con potencial agrícola que sean propiedad de agencias gubernamentales, corporaciones públicas y propiedad privada; desarrollar e implantar un Plan Integral para el Desarrollo del Corredor Agrícola de la Costa Sur de Puerto Rico; disponer sobre la disponibilidad de herramientas para la conservación y preservación de terrenos agrícolas como las Servidumbres de Conservación y la Transferencia de Derechos de Desarrollo, declarando las reservas agrícolas como zonas emisoras de derechos de desarrollo; establecer disposiciones sobre exención contributiva para los terrenos en las reservas agrícolas; y para otros fines relacionados a la agricultura HALLAZGOS Y CONCLUSIONES

La agricultura es la fuente de sustento para todo individuo y la preservación de las tierras agrícolas debe ser de vital importancia para el gobierno de Puerto Rico. En un momento en el que nos enfrentamos a una posible escasez de alimento el conservar las tierras aptas para cultivos es la única alternativa de desarrollo agrario para la presente y futuras generaciones. Nuestras condiciones de suelo y clima permiten la explotación comercial de una gran variedad de empresas agrícolas. Es por esto necesario reservar terrenos de alto potencial agrícola de acuerdo a las mayores posibilidades de éxito en distintas empresas agropecuarias, permitiendo un desarrollo

balanceado entre el desarrollo urbano, comercial, industrial y zonas sensitivas

de valor agrícola. Este balance logra satisfacer las necesidades del crecimiento poblacional asegurándole seguridad alimentaria. Tal como pesa en la exposición de la medida, la región sur de la Isla se caracteriza por ser una zona de terrenos llanos u ondulados y de buen drenaje, con suelos de estructura aluvo-coluviale los cuales proveen propiedades físicas y químicas favorables para múltiples usos agrícolas. Estos suelos son de textura media a fina, con buena estructura, fertilidad natural elevada y buena capacidad de retención de humedad. En general el clima es semiárido subtropical con déficit de precipitación anual, de solo 30 a 50 pulgadas distribuidas de mayo a octubre. Durante el período seco, los suelos se hallan desprovistos de humedad suficiente, por lo que es necesario utilizar riego suplementario para mantener las siembras o el pasto durante todo el año. Con riego suplementario hoy día se cultivan hortalizas de todo tipo y tan diversas como el tomate, cebolla, berenjena, repollo, melones, pimientos, pepinillos, calabazas entre los

Municipios de Sabana Grande hasta Patillas, además de una amplia gama de frutales como el mangó, quenepas, papaya, mamey sapote y aguacates. En la producción de farináceos se destacan en la costa sur los plátanos y guineos, yuca, ñame y batata como la producción de granos y empresas dedicadas a la producción investigación de semilla mejorada o “winter nurseries” de granos como el maíz, arroz, soya, gandul, girasol y habichuelas entre otros. El sector de ornamentales también ha encontrado en la costa sur una zona óptima de producción destacándose la producción de palmas, follaje tropical y césped entre otros cultivos. En las empresas pecuarias, la costa sur es reconocida por

la producción de ganado de carne, carne de cerdo y producción de pollos parrilleros entre otros como pequeños rumiantes y crianza de caballos. Esta zona cuenta con valles no desarrollables para vivienda u otros propósitos debido a su condición de alto riesgo a inundaciones. Debido a nuestra geografía montañosa, la vertiente sur tiende a ser más escarpada afectando la retención de la precipitación y permitiendo el rápido movimiento del agua de ríos y quebradas hacia los llanos costeros y hacia el mar, razón por la cual la costa sur es más seca que la costa norte. El agua se mueve rápido a la costa y no permite la recarga de acuíferos y retención de humedad por más tiempo. El Corredor Agrícola de la Costa Sur de Puerto Rico puede ser considerado el granero, de la Isla por sus propiedades mecanizables. Además más del 80% de las hortalizas se producen en esta zona. Por otro lado la actividad agrícola de producción primaria para el consumo fresco, para exportación y para la industria de producción de alimentos es alta registrando millones de dólares al Ingreso Bruto Agrícola (IBA) del país. Los principales municipios y su aportación al IBA en la actualidad son: Santa Isabel con $30.82 millones, Coamo con $28.09 millones, Salinas con $27.74 millones, Guánica con $12.05 millones, Yauco con $9.4 millones, Patillas con $7.27 millones y Sabana Grande con $2.64 millones. El análisis antes expuesto fue confirmado por el Departamento de Agricultora, la Autoridad de Tierras de Puerto Rico y la Administración de Reglamentos y Permisos quienes en Vista Pública celebrada durante el 20 de

junio de 2008 validaron los planteamientos presentados por la Comisión de Agricultura. Por su parte el Secretario del Departamento de Agricultura Gabriel Figueroa junto al Director Ejecutivo de la Autoridad de Tierras, Luis Soto, señalaron que el problema del incremento de los precios del petróleo y la utilización del maíz como insumo para la producción de biocombustibles está amenazando grandemente la seguridad alimentaria mundial. El problema del calentamiento global está alterando los ciclos hidrológicos, creando así un contexto de mayor riesgo e incertidumbre en la producción agropecuaria y agroindustria. De acuerdo a la Organización Nacional de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), existe una seguridad alimentaria cuando “todas las personas tienen en todo momento acceso físico y económico a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades nutricionales y sus preferencias alimentarias a fin de llevar una vida activa y sana” el incremento de 60% en los precios del arroz, trigo, maíz y otros alimentos desde comienzos de 2007 está llevando a algunos países a imponer barreras a las exportaciones para asegurarse del abastecimiento interno, lo que preocupa la organización mundial del Comercio (OMC) . El Departamento de Agricultura y la Autoridad de Tierras indicaron además que de acuerdo a

Engelman R. y Le Roy Population International Action, cada persona necesita alrededor de 0.17 cuerdas como mínimo de tierra arable requerida para su alimentación bajo una dieta vegetariana, sin el uso intensivo de prácticas agrícolas convencionales. En el caso de una dieta que incluya carnes requerirá de dos a siete veces más de tierra arable por persona. Para fomentar y proteger

la seguridad alimentaria de Puerto Rico, se debería tener protegido un mínimo de 737,927 cuerdas de tierra arable. En puerto Rico se importan alrededor del 90% de los productos agrícolas que se consumen, lo que representa un escenario de alta vulnerabilidad económica y de alto riesgo para la seguridad alimentaria del país en el contexto del calentamiento global. Según se indica en los pasados 24 años Puerto Rico ha perdido alrededor del 30% de los terrenos agrícolas; de seguir el patrón de pérdidas observado entre 1998 y 2002, Puerto Rico podría perder la totalidad de las tierras agrícolas en los próximos 16 años. De acuerdo a estudios del Servicio de Conservación de Recursos Naturales del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, alrededor del 46% del territorio de Puerto Rico (1,103,597 cuerdas) tiene potencial agrícola de los cuales un 25% de este (569,341) constituyen zonas de alta productividad agrícola que hay que proteger contra el desparrame urbano. Reafirma el Honorable Secretario de Agricultura que apoya el concepto de reservas agrícolas con el fin de culminar la preservación a perpetuidad de aquellos terrenos agrícolas mecanizables y fértiles con gran capacidad de producción agrícola y pecuaria. La franja de terrenos agrícolas de la Costa Sur del Puerto Rico debe ser protegida contra el desparrame urbano y preservada para un uso agrícola y agroindustrial presente y futuro, para el bienestar de las presentes y futuras generaciones de puertorriqueños. Confirman además que el Departamento de Agricultura junto a la Autoridad de Tierras a través de un pareo de fondos del Programa de Infraestructura con el Departamento de Agricultura Federal (NRCS)

comenzaron un Proyecto para las mejoras y rehabilitación de drenajes y sistemas de riego y charcas para riego a fines de mejorar la capacidad del Acuífero Sur así como controlar las escorrentías de agua de lluvia que producen erosión e inundaciones con el fin de continuar promoviendo el desarrollo agrícola en la zona. Concluyen ambos secretarios, que el P. de la C. 4509 esta a tono con la visión del Departamento de Agricultura de Puerto Rico de proteger los recursos agrícolas del lugar, de manera que podamos incrementar y fortalecer nuestra seguridad alimentaria mediante la planificación del uso óptimo de nuestros ecosistemas agrícolas disponibles para el desarrollo agrícola y agroindustrial. De otra parte la Administración de Reglamentos y Permisos mediante su Administrador Ingeniero Luis A. Vélez Roche favorecieron y avalaron la pieza legislativa reconociendo que en el momento histórico en el que vivimos tenemos que considerar la que la agricultura ha jugado y juega un papel importante en el desarrollo económico y social del país. Esta además, de producir alimentos ha permitido generar empleos e ingresos a muchas familias así como el desarrollo de manos diestras para su cultivo. La necesidad de espacios agrícolas así como la preservación ecológica, precisan de una política pública agresiva que asegure dichos fines. Así mismo es necesario fomentar el establecimiento de empresas dedicadas a la labor agrícola que contribuyan al desarrollo del país al igual donde estas ubiquen. Por lo que debemos encaminarnos a desarrollar una economía sustentable e inteligente, asignar a cada suelo su óptimo. De manera que cada cuerda de

terreno con sus recursos sirva de provecho a la sociedad puertorriqueña del momento y del futuro. Enfatizan a si mismo que los suelos de puerto Rico son limitados y como política se debe propiciar un uso juicioso que asegure el bienestar de los ciudadanos. Indica además que debemos considerar que se entiende por uso agrícola toda actividad de producción de cualquier producto de la agricultura en un sentido más amplio, comprendiendo entre estos cuales se obtengan del ejercicio de la ganadería en todas sus ramas, incluyendo la avicultura, apicultura, acuacultura, así como productos de las pesca. La identificación de suelos que tengan las características idóneas para el desarrollo agrícola permite no solo una producción activa de los mismos sino, la toma de medidas para incentivos y preservarlos. Dado a que en Puerto Rico ha incrementado rápidamente la lucha por la adquisición de terrenos para otros usos, independientemente si están clasificados como agrícolas o no, lo que ha traído un aumento extraordinario de predios en el mercado. Reconocemos que se hace imprescindible la toma de medidas para lograr un mejor uso de nuestros escasos recursos en lo que respecta a la tierra y preservar para la agricultura una porción adecuada de estos. Esta situación no es privativa de zonas ubicadas en terrenos llanos, si no que se ha proyectado hacia la zona montañosa de Puerto Rico. Concluye el Administrador apuntando en que hay una tendencia hacia la segregación, sin la adecuada y debida planificación para el establecimiento de viviendas. Esto trae como resultado el desmembramiento de unidades agrícolas

con su efecto negativo en la producción de alimentos, desgaste y erosión del terreno a parte de problemas de gran magnitud en cuanto a la provisión de infraestructura. A esos efectos ha sido política pública del gobierno de Puerto Rico, el mantener y fomentar la agricultura, por lo cual entiende que todo el esfuerzo de la Asamblea Legislativa tenga a su haber hacer para mejorar y proteger nuestros recursos que son de gran valor y se endosa la medida. Contando con el aval de las agencias pertinentes y en aras de garantizar el bienestar y sustento de las familias puertorriqueñas y de las próximas generaciones, conservando los pocos terrenos disponibles en nuestra isla aptos para cultivo se hace urgente la conservación y protección de estos terrenos de alto valor agrícola en la costa sur.
CONCLUSIÓN

Por todo lo antes expuesto, vuestra Comisión de Agricultura,

previo

estudio y consideración, recomienda la aprobación del Proyecto de la Cámara 4509, sin enmiendas. Respetuosamente Sometido,

Hon. Javier Rivera Aquino Presidente Comisión de Agricultura

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful