RECHAZO TOTAL A LA REFORMA LABORAL

Los antropólogos e historiadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia hacemos pública nuestra condena a los que impulsan de una u otra manera la denominada reforma laboral. Porque es una exigencias de la burguesía nacional y extranjera de maximizar las ganancias, no a través del desarrollo de la fuerzas productivas, sino de una sobreexplotación de la clase trabajadora y con lo cual, las condiciones de vida de toda ella se verán llevadas a limites de miseria en una férrea lucha fraticida por la sobrevivencia individual, dado los niveles de competencia que imponen los dueños del dinero en los procesos productivos aparentemente individualizados. Lo anterior implica dar por terminadas en el derecho burgués las exiguas ganancias de la clase obrera, producto de una larga lucha de más de un siglo que costaron millones de vidas. Y que a pesar de lo exiguo de esas conquistas frente a las ganancias y derechos de los patrones, eran el único patrimonio transmisible a las generaciones venideras para que pudieran contar con mínimas condiciones de reproducción digna y en vías de superación. Hoy la burguesía reclama a los autodenominados políticos que se encuentran enquistados en los Poderes de la Unión, la prevalencia de sus intereses sobre la de la clase trabajadora, bajo promesas que –al igual que la que hacen los políticos— no pueden ser cumplidas por contradicciones del propio sistema capitalista, pero que les sirven de perfecta coartada para seguir despojando a la clase trabajadora de lo poco que han conquistado. Hoy el gobierno de Felipe Calderón y quienes lo han acompañado en distintos momentos dentro de su gabinete y ahora apoltronados en las curules en las cámaras de diputados o senadores, gracias a la impunidad que otorga el circo electoral, le endosa al gobierno entrante el proyecto de Reforma de la Ley Federal de Trabajo, para que no se desgaste políticamente, según ellos presumen y, pueda seguir maniobrando otras de las llamadas reformas estructurales, que lo único que buscan es continuar con el despojo y subasta de los bienes nacionales, a favor de los oligarcas nacionales e internacionales. Todos los partidos políticos al aprobar o no, porque a fin de cuentas saldrá la reforma laboral, habrán sepultado el derecho a la permanencia y continuidad del trabajo si subsisten la materia de trabajo; el derecho al pago y otorgamiento de periodos vacacionales en relación a la antigüedad en el empleo; el derecho a la capacitación como una obligación de los patrones; el derecho a la jubilación; el derecho a la prevalencia del derecho colectivo sobre el individual en las relaciones

laborales; el derecho a una jornada de trabajo de ocho horas y el consecuente pago por el misma, el derecho de aguinaldo y reparto de utilidades, en fin el derecho a tratar y contratarse directamente con los patrones evitando la intermediación, que en los tiempos de la dominación española y del Porfiriato se llamaban enganchadores, dentro del sistema denominado de reparto de trabajadores, Historia ya conocida y que ya sabemos como acaba. La mentada reforma laboral no creara más empleos y si en cambio dejan a los patrones como amos de horca y cuchillo. Tal y cual ha sido el gobierno de Calderón y ya se ve que será el de Peña Nieto, las televisoras, y todos los que se agrupan en la CONCANACO, CONCAMINES etc., POR LA DEFENSA Y REVITALIZACIÓN DE LA CLASE OBRERA

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful