MORMONES

Fundador

José Smith

Deidad Máxima Dios Padre, Jesucristo Líder Thomas S. Monson, Profeta y presidente Cristianismo Santos de los Últimos Días (SUD) o Mormones, 14.131.467, en 2010

Tipo Nombre y cantidad de seguidores

Textos sagrados Biblia, Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y La Perla de Gran Precio Sede Salt Lake City, Utah, Estados Unidos

Estados País con mayor Unidos cantidad de seguidores

Templo de Salt Lake City en Utah La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, conocida popularmente como iglesia mormona, es una congregación religiosa cristiana fundada por José Smith en el estado estadounidense de Nueva York en el año 1830. Sus fieles afirman seguir las enseñanzas de Jesucristo, pero no se consideran parte de las tres vertientes tradicionales del cristianismo (catolicismo, Iglesias ortodoxas ni protestantismo), sino más bien una restauración del cristianismo primitivo, ya que en opinión de sus adherentes éste (el cristianismo) apostató tras la muerte de San Pedro y los otros apóstoles. Es también la rama más grande del movimiento de los Santos de los Últimos Días y continuado tras la muerte de Smith por Brigham Young en el territorio de Utah. Simultáneamente, fueron surgiendo otras corrientes entre los seguidores de Smith, como por ejemplo, la Comunidad de Cristo, con sus propios presidentes y congregaciones. También han surgido ciertas ramas fundamentalistas y consideradas apóstatas, entre las que se encuentran las polígamas, aunque ninguna de estas agrupaciones junto con sus doctrinas y ritos son avalados por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. En los Estados Unidos, los Santos de los Últimos Días (SUD) o "mormones" se encuentran esparcidos por todo el país, pero su presencia es muy notoria en el estado de Utah, donde constituyen la mayoría de la población, con alrededor del 60%. La capital del estado, Salt Lake City, es el centro religioso y espiritual de los Santos de los Últimos Días, similar al Vaticano para los católicos. En ese estado también se encuentran el Coro del Tabernáculo Mormón, la Universidad de Brigham Young y otras instituciones patrocinadas por la iglesia. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se caracteriza por su férrea defensa de la familia tradicional (padre, madre e hijos) y sus líderes afirman que los miembros que han contraído matrimonio en el templo tienen la tasa más baja de divorcios del país. El clero no percibe remuneración por sus servicios y la iglesia afirma ser transversal, es decir, que no distingue ni etnias, ni clases sociales, ni profesiones. Un obispo puede ser ejecutivo de una empresa o un simple labriego. Actualmente cuenta con 14 millones de miembros repartidos en diferentes países, incluyendo Latinoamérica y Europa, estableciendo congregaciones y templos a través del mundo. Los Santos de los Últimos Días creen que Jesucristo guía la Iglesia por

revelación divina dada al Presidente de la Iglesia, a quien consideran un profeta. Entre ellos hay alrededor de 52.000 misioneros (la mayoría de entre 19

y 21 años de edad), cuya actividad de predicadores dura dos años (las mujeres sirven misiones de año y medio, y los matrimonios mayores tres años). El mormonismo ha experimentado un fuerte crecimiento en América Latina en los últimos años, en especial en Chile, Argentina y Brasil. En Europa se han establecido ramas en casi todos los países.

Además de la Biblia, la Iglesia sostiene como parte de su canon de escrituras otros tres libros: El Libro de Mormón, Doctrina y convenios y La Perla de Gran precio, los cuales componen su cuerpo doctrinal y son
considerados por los Santos de los últimos días de origen e inspiración divina. Dichos libros, junto con algunas enseñanzas de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, son objeto de duras críticas por parte de numerosas denominaciones evangélicas y católicas que afirman que se han alejado en muchos aspectos del verdadero cristianismo. Algunas creencias resultan tan lejanas a otras denominaciones cristianas que éstas no reconocen el bautismo de esta Iglesia. También recibe críticas por la gran mayoría de los historiadores, que aseguran que el mormonismo enseña una versión completamente distorsionada de la historia de América.

Contenido

  

   

  

1 Historia o 1.1 Las revelaciones de José Smith o 1.2 Migraciones y luchas o 1.3 Siglo XX 2 Misión 3 Estadísticas 4 Teología mormona o 4.1 Dios  4.1.1 Atributos de Dios o 4.2 Jesucristo o 4.3 Ordenanzas o 4.4 El sacerdocio o 4.5 El Templo o 4.6 El arrepentimiento, una forma de progresar 5 Los términos «mormón» y «mormonismo» 6 Organización o 6.1 Liderazgo a nivel mundial y local 7 Líderes de Quórumes del Sacerdocio 8 Liderazgo de las Organizaciones Auxiliares o 8.1 Hombres o 8.2 Mujeres 9 Véase también 10 Notas 11 Enlaces externos

Historia
Las revelaciones de José Smith

Vitral representando la primera visión de José Smith, completado en 1913 por un artista desconocido (Museo de Historia y Arte de la Iglesia).

Fotografía de la Arboleda Sagrada por George Edward Anderson, apróx. 1907.

Hacia el año 1820, en la localidad de Palmyra, unos 80 km al norte de la ciudad de Nueva York, Joseph Smith relata que después de haber leído en la Biblia el siguiente pasaje: "Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, quien da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada, porque el que duda es semejante a la ola del mar, que es movida por el viento y echada de una parte a otra" y de haberse entregado a la meditación, tuvo una visión celestial de Dios Padre y Jesucristo, que él describe en éstos términos: “Vi una columna de luz, más brillante que el sol, directamente arriba de mi cabeza; y esta luz gradualmente descendió hasta descansar sobre mí [...] Al reposar sobre mí la luz, vi en el aire arriba de mí a dos Personajes, cuyo fulgor y gloria no admiten descripción. Uno de ellos me habló, llamándome por mi nombre, y dijo, señalando al otro: Éste es mi Hijo Amado: ¡Escúchalo!"

Esta aparición, conocida como «La Primera Visión», le señaló a Smith que ninguna de las iglesias existentes hasta ese entonces era aprobada por la divinidad. Todas habían subvertido las enseñanzas de Jesús, y sería su deber el restaurar la verdadera iglesia de Cristo. El 21 de septiembre de 1823, Smith tuvo otra revelación: un ángel le indicaría que en una colina, muy cerca de Palmyra, se encontraban enterrados unos manuscritos en planchas de oro, cuyo contenido sería un compendio de profetas que vivieran en la América antigua. Smith traduciría al inglés los escritos con ayuda de un dispositivo conocido como Urim y Tumim.

El producto de esa traducción es el Libro de Mormón que constituye el
texto canónico de la religión, además de la Biblia. El libro relata la historia de una tribu hebrea que emigraría a América, proveniente del Medio Oriente, aproximadamente 600 años antes de Cristo y que mas tarde se dividiría en dos naciones: los nefitas y los lamanitas. Los primeros eran gente laboriosa, justa y obediente de los mandatos de Dios, mientras los segundos eran ociosos, sanguinarios y vivían entregados a toda clase de vicios. Por su maldad, Dios maldijo a los lamanitas y les puso como marca o "señal" la piel oscura.[16] Sobrevino una serie de sangrienteas guerras, en las que los lamanitas exterminaron a los nefitas y se convirtieron en los únicos habitantes del continente, convirtiéndose en los principales ancestros de los actuales pueblos indígenas de América. El libro afirma que Jesucristo visitó en persona el continente americano, poco después de su resurrección, en la que predicó tanto entre los nefitas como entre los lamanitas. En junio de 1829 Joseph Smith tramitó los derechos de autor del libro y con la ayuda de Martin Harris, Oliver Cowdery y David Whitmer, lo publicó por primera vez a comienzos de 1830 en inglés. La primera traducción al español y otros idiomas apareció en 1886.

Migraciones y luchas

Brigham Young dirigió la iglesia desde 1844 y hasta su muerte en 1877

Una vez publicado el libro de Mormon, José Smith se abocó a la tarea de difundir la nueva religión, y se constituyó la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Su actitud, diferente a la de las iglesias cristianas existentes de la época concitó contra ellos rechazo y debido a la persecución y hostigamiento que sufrieron los primeros Santos de los Últimos Días José Smith marchó junto a sus fieles al estado de Ohio, donde así como en Misuri, florecieron las colonias mormonas; en este segundo estado fundaron una ciudad llamada Nueva Sión, habitada por 12.000 fieles. Sus vecinos nuevamente los persiguieron, viéndose obligados entonces a emprender un nuevo éxodo rumbo al estado de Illinois, que los recibió favorablemente. Cerca de la localidad de Commerce fundaron en 1843 la ciudad de Nauvoo, habitada por 20.000 mormones, los cuales convirtieron aquellas tierras salvajes e incultas, en campos cultivados, huertos y jardines. En vista de ello, el congreso de Illinois otorgó a Nauvoo una constitución autónoma y la facilitó para armar una legión mormona a las órdenes de José Smith. Esto hizo que el líder mormón adquiriese mayor autoridad y se animase a presentar su candidatura a la presidencia de la Unión. Debido al poder político y el florecimiento de la Iglesia en Nauvoo, sus miembros fueron víctimas de burlas y abusos por parte de los opositores, llegando incluso el periódico Nauvoo Expositor a publicar artículos ridiculizando a sus miembros e incitando a la violencia en contra de ellos. En 1844 se reunió un consejo, liderado por José Smith, con el objetivo de tomar medidas en contra de dicho periódico con la intención de salvaguardar la integridad física de los miembros de la Iglesia. A finales de la primavera de 1844, Thomas Ford, gobernador de Illinois del estado de Illinois, ordenó que los hombres fueran a juicio por una acusación infundada de disturbio en Carthage, Illinois, sede del condado, y les prometió protección. José Smith, su hermano Hyrum, John Taylor, y Willard Richards entre otros hombres, se sometieron voluntariamente al arresto. Después que habían dejado libres a los hermanos bajo fianza por la primera acusación, los acusaron falsamente de traición al estado de Illinois, los arrestaron y los encerraron en la cárcel de Carthage en espera de un juicio, donde el 27 de Junio de 1844, poco después de las 5 de la tarde, una turba armada ingresó en aquel edificio dando muerte a José y a Hyrum Smith, dejando herido de gravedad a John Taylor. El cuerpo de Hyrum quedó dentro de la cárcel, mientras que José Smith, al caer por la ventana, quedó afuera al lado de un pozo. Dirigidos por Brigham Young partieron los mormones al entonces territorio mexicano de California donde colonizaron las tierras del Gran Lago Salado el 24 de julio de 1847 en donde fundaron la ciudad de Salt Lake City, para lo cual crearon una compañía militar llamado Batallón Mormón que se incorporó en Iowa al ejército de los Estados Unidos y que participó de la campaña militar por Nuevo México y California en la Guerra Mexicana-Estadounidense. El Gobierno y el Congreso federales nombraron a Brigham Young gobernador del territorio que dos años antes le fue despojado a México debido al Tratado de Guadalupe-Hidalgo. En 1831 José Smith dijo haber recibido la doctrina del matrimonio plural por revelación divina, la cual fue hecha formalmente pública en 1852 y en la cual se le instaba a ciertos miembros a practicarla en beneficio de la Iglesia. Tras las leyes promulgadas por el estado de Idaho en 1885 prohibiendo la práctica de la poligamia, y ratificadas por el Tribunal Supremo de los Estados Unidos en 1890, los miembros de la Iglesia perdieron su derecho al voto por apoyar dicha práctica; en este mismo año (1890) se presentó ante

el Congreso de los Estados Unidos un proyecto de Ley semejante a los pronunciamientos de Idaho, sin embargo, dicho proyecto nunca se concretó, aunque ya desde 1862 se habían promulgado una serie de leyes contra la poligamia. Bajo el liderazgo del Presidente de la Iglesia Wilford Woodruff se declaró el "Manifiesto", actualmente incluido en Doctrina y Convenios como Declaración Oficial - 1, en el que se anunciaba oficialmente el cese total y rechazo de la práctica del matrimonio plural, que había llevado a varios miembros de la Iglesia a ser encarcelados y despojados de sus derechos civiles dadas las recientes leyes aprobadas en el país. El llamado "Manifiesto" fue publicado y sostenido por la Autoridades de la Iglesia para ser incluido en el canon de escrituras.

Siglo XX
Tras la anexión de Utah a los Estados Unidos de América en 1896 y estando bajo la aprobación y garantía de la Constitución de dicha nación, la Iglesia empezó a expandirse a estados vecinos, y posteriormente a todo el país. Actualmente ocupa el cuarto lugar en el amplio espectro religioso de los EE.UU. A mediados del siglo XX comenzó su expansión hacia América Latina y Europa, en la actualidad realiza un activo proselitismo en África, partes de Asia y en Europa oriental. Actualmente, los mormones ejercen una enorme influencia económica (e incluso política) en el estado de Utah. Allí, operan canales de televisión, estaciones de radio, periódicos, revistas y otros medios de comunicación. En Provo, Utah existe una escuela de idiomas, cuya labor es preparar a los jóvenes misioneros a obtener conversos en más de diez idiomas diferentes. La creciente influencia económica y política de la Iglesia mormona llamó la atención de la revista Newsweek, que en 1988 les dedicó un artículo titulado Mormon Inc.

Misión

Centro de Reunión en Chile La misión de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es invitar las personas a venir a Cristo y perfeccionarse en Él. Esta misión tiene tres fases que ayudan a los miembros y a los que no lo son, a progresar más en su vida, tanto de manera temporal como espiritual y son el fundamento de las tradiciones y costumbres de la Iglesia: Primero "proclamar el Evangelio"; desde su origen la iglesia ha sido conocida por sus programas de proselitismo. Desde niño se les persuade e incentiva a los miembros de la

iglesia, particularmente los varones, para que sirvan una misión entre los 19 y 25 años de edad. «La misión», como se le acostumbra llamar el programa, dura dos años para varones y 18 meses para las mujeres, cubriendo cada misionero el gasto de su servicio. Este gasto para la mayoría de los misioneros norteamericanos sale de sus fondos personales, mientras que los misioneros de muchos otros países emplean el fondo misional local, el cual retribuyen al final de sus misiones. Segundo: "perfeccionar a los santos", nombre que le dan a sus miembros; esta misión cuenta con múltiples programas, como la orientación familiar, en la que los miembros de la iglesia se visitan unos a otros con el objetivo de fortificar el espíritu y acercar a la iglesia a los que se han separado de ella. Otro programa es la noche de hogar, establecida oficialmente en la iglesia los lunes por la noche, donde los padres en una reunión con la familia enseñan el evangelio en sus hogares. Tercero: "redimir a los muertos", llamada obra vicaria, importante desde los inicios de la Iglesia y exclusiva entre el cristianismo, incluye el bautismo por los muertos. Esta doctrina da énfasis a proveer ordenanzas a los que ya fallecieron sin el conocimiento de Cristo. El esfuerzo en busca de ancestros es primordial en la cultura SUD y es el fundamento de la contribución genealógica internacional de la Iglesia. Otras ceremonias en favor de los muertos, como el matrimonio eterno, ocurren en los templos de la Iglesia.

Estadísticas

La construcción de Templos SUD alcanzó su apogeo en el año 2000, bajo la presidencia de Gordon B. Hinckley

Ver tambien: Anexo:Historia de los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días La Iglesia contaba con 14,131,467 de miembros en todo el mundo al 7 de Abril de 2011, con 134 Templos en funcionamiento y 28.660 unidades (congregaciones) llamadas barrios o ramas, las cuales asisten cada domingo a «capillas» en 160 naciones. Entre ellos hay 52,483 misioneros (la mayoría de entre 19 y 21 años de edad), cuya actividad proselitista dura dos años (las mujeres sirven misiones de año y medio, lo mismo que los matrimonios mayores). Los centros de capacitación misional se encuentran en Provo (Utah), Argentina, Brasil, Chile, Colombia, República Dominicana, Inglaterra, Guatemala, Japón, México, Nueva Zelanda, Perú, las Filipinas, España y Corea del Sur.

Aproximadamente 6.7 millones de miembros residen fuera de Estados Unidos. Los miembros que viven en Estados Unidos y Canadá constituyen el 46% de la membresía, los de América Latina el 38%, y los miembros del resto del mundo el 16% restante. Según las estadísticas de membresía local, éste es el cuarto mayor cuerpo religioso en Estados Unidos. La población creciente de mormones a nivel mundial muestra un crecimiento de casi 300.000 miembros semestrales, ademas de un increíble aumento en paises de Europa Oriental y Sudamérica.

Teología mormona
Los miembros de La Iglesia de Jesucristo de Los Santos de los Últimos Días sostienen y practican en fe las siguientes creencias y doctrinas, entre otras:

Dios
La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días enseña que Dios es el Padre Eterno de la raza humana, que Jesucristo es el hijo de Dios y que junto con el Espíritu Santo, constituyen lo que es la Trinidad, siendo éstos tres personajes "uno en perfecta unidad y armonía de propósito y doctrina". Todos los hijos de Dios forman parte de un Plan Divino en el cual desarrollan el potencial de llegar a vivir juntos para siempre, como familias, en la presencia de Dios, mediante la obediencia a las leyes y mandamientos divinos, y mediante su fe en Jesucristo como su Salvador.[48] Parte fundamental de ese plan divino es la doctrina de la vida premortal, en el que un concilio de los Dioses (el Eterno Padre y Jesucristo) participaron en la creación de este mundo,[49] y que los seres humanos tienen el potencial divino de llegar a ser dioses y diosas en un futuro Reino Celestial, por medio de la gracia de Jesucristo y el esfuerzo sincero del arrepentimiento y el seguir los mandamientos de Dios[50] [51] Se enseña también que, después del Juicio Final, los que reciban el Reino Celestial, el cuál les será dado a los merecedores de tal, tendrán hijos espirituales para glorificar al Eterno Padre y traerle gozo por medio de su progreso en las eternidades.[52] Atributos de Dios

La Iglesia enseña además, que Dios el Padre, es un ser glorificado, con cuerpo tangible al igual que Jesucristo, y que los seres humanos son semejantes en apariencia e imagen a Dios, tal como un hijo se parece a su padre. Dios el Padre es un ser que ama a todo el género humano sin discriminación, que es celoso de sus convenios y el cumplimiento de sus promesas con el hombre, e inmutable a través de las edades, y que la obra y gloria de Dios es llevar acabo la inmortalidad y Vida Eterna del hombre. El cumplimiento de los convenios con el hombre incluye el libre albedrío, dado a todo hombre en estado terrenal aunque en el uso de esta potestad el hombre yerre en sus caminos, puesto que Dios le ha concedido al hombre ser su propio agente en sus actos.

La intervención divina se realiza con el fin de establecer una comunión entre el hombre y Dios, incentivar actos espirituales como la oración y el ayuno y de asegurar el ejercicio correcto de su libre albedrío en la búsqueda del bien. Dios el Padre tiene sentimientos perfectos, se alegra cuando un individuo hace convenios de acuerdo al evangelio de Jesucristo y se esfuerza por cumplirlos; y aborrece el carácter pecaminoso del hombre natural que desdeña los poderes divinos y es solamente carnal,sensual y diabólico en sus objetivos. Dios otorga bendiciones a todo el género humano dentro y fuera de la iglesia. Cuando los hombres cumplen con sus mandamientos, Dios está obligado al cumplimiento de sus promesas y que cuando no es así, ninguna promesa de Dios se puede esperar. El trono de Dios se halla cercano a Kolob, un cuerpo celeste, considerado por los modernos comentaristas mormones como un planeta, aunque se le considere una estrella en el libro de Abraham. Los caminos para buscar los objetivos de los cuales Dios hace uso, no son de la misma manera que los toma el hombre, es decir, Dios utiliza otros caminos, a veces, sin que siempre el hombre los entienda enteramente.

Sobre Dios, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días además enseña que:
      

Su obra y su gloria es llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre, respectivamente. Su mayor don es la vida eterna. Su gloria es descrita por luz y verdad, entendida como inteligencia. Es el Creador de todas las cosas y de todo ser viviente. Se deleita en bendecir a su Pueblo. Los puros de corazón lo verán en su Templo, tal como es profetizado en las referencias bíblicas. Llama personalmente a sus profetas.

Jesucristo
Como su nombre lo indica, la Iglesia reconoce a Jesucristo como el Salvador y Redentor de la humanidad, ademas de miembro de la Divinidad, quien fue elegido desde la vida premortal para desempeñar tales papeles. La Iglesia enseña también que el Padre Celestial es el Padre en el espíritu de Jesucristo así como de los seres humanos, lo cual significa que Éste es considerado como el hermano mayor de la humanidad en sentido espiritual.

Estatua de Cristo en el Centro de Visitantes en la Manzana del Templo de Salt Lake City

Los espíritus de los seres humanos son engendrados de Dios, pero Jesucristo es el Unigénito en la carne y el Primogénito de los hijos de Dios. Nefi, uno de los profetas del Libro de Mormón escribió: "Y hablamos de Cristo, nos regocijamos en Cristo, predicamos de Cristo, profetizamos de Cristo y escribimos según nuestras profecías, para que nuestros hijos sepan a qué fuente han de acudir para la remisión de sus pecados." «2 Nefi 25:26».

Atributos. En la Iglesia se enseña a los adultos, niños y jóvenes sobre Jesucristo y su vida, su autoridad redentora, su ejemplo perfecto, su gloria como Salvador del mundo, y sobre las profecías de los antiguos profetas acerca de su vida y muerte. Ejemplo. Se invita a los miembros de la Iglesia a seguir a Jesucristo, por ser Él "la luz, la verdad y la vida". Jesucristo está a la cabeza de la Iglesia y será el Juez y abogado ante el Padre en el día de juicio tanto para vivos como para los muertos. Su vida. Como parte del Plan de Salvación formulado por Dios, Jesucristo fue elegido antes de la creación del mundo para ser el Salvador de Sus hijos. Al nacer de María, tal como lo fue profetizado por profetas bíblicos, del Libro de Mormón y profetas modernos, obtuvo un cuerpo de carne y sangre y experimentó los días de una vida humana. Su vida perfecta y sin pecados lo calificó para efectuar la expiación, es decir, tomar sobre sí los pecados del mundo, haciendo eficaz el proceso del arrepentimiento. Tres días después de su muerte, Cristo resucitó abriendo las puertas para que el resto de los hijos de Dios pudiesen también resucitar y vencer la muerte.

Ordenanzas
Los Santos de los Últimos Días (SUD) sostienen que las personas que cumplen con los mandamientos y participan en las ordenanzas del Evangelio podrán obtener la exaltación: el máximo estado de felicidad y gloria en el reino celestial de Dios. Los siguientes son los primeros principios y ordenanzas del evangelio:

Fe en Jesucristo como único salvador y redentor del género humano mediante su sacrificio expiatorio.

Arrepentimiento que lleva a reconocer y abandonar el pecado. Gracias a la expiación de Jesucristo el pecado se borra con la condición de no volver a cometerlo. Bautismo por inmersión. Es una ceremonia sagrada, esencial para entrar en el reino de Dios. Es la ordenanza introductoria del evangelio y necesaria para ser miembro de la Iglesia. El bautismo debe ser efectuado por una persona que tenga la autoridad de Dios, llamado Sacerdocio. Por medio del bautismo, la persona hace convenio con Dios de tomar sobre sí el nombre de Cristo, recordarle siempre y guardar los mandamientos, y Éste, a cambio, perdonará los pecados de los cuales se arrepienta. Este convenio es renovado todos los domingos por medio de la Santa Cena, repartida por los poseedores del Sacerdocio. La edad para bautizarse es a los ocho años, ya que esta es la «edad de responsabilidad» moral, y no niños menores, siendo estos libres de pecado. Le fue revelado a José Smith que a esta edad las personas ya son capaces de diferenciar perfectamente entre el bien y el mal. Cabe también notar que la Iglesia admite el bautismo de personas muertas a petición de sus seres queridos, aunque estos no hayan abrazado la fe mormona en vida. Confirmación por imposición de manos, posterior al bautismo, que otorga el don del Espíritu Santo. La ceremonia se realiza por medio de la imposición de manos por aquellos que tienen la autoridad del Sacerdocio. El don del Espíritu Santo permite a los miembros de la Iglesia de Jesucristo disfrutar de la compañía del Espíritu Santo, su guía y dirección espiritual.

El sacerdocio

Sacerdocio. El sacerdocio es el poder de Dios dado a los hombres, justos y dignos, para dirigir Su iglesia en la tierra. Por medio de la ordenación al Sacerdocio, los hombres dignos de la Iglesia de Jesucristo reciben la autoridad y el poder para actuar en el nombre de Dios. Dicha ordenación trae consigo ciertas oportunidades de liderazgo en la Iglesia, así como la potestad de efectuar las ordenanzas del evangelio y guiar a las familias a Cristo.

Los mormones distinguen dos tipos o clases de sacerdocio, cada uno con su propios atributos y obligaciones: a) Sacerdocio según el orden de Melquisedec, nombre que deriva del sacerdote, rey de Salem, que se encuentró con Abraham. b) Sacerdocio aaraónicoico o levítico: proviene del sacerdocio de Aarón y es instituido en época de Moisés.

El Templo
Artículo principal: Templos de La Iglesia de Jesucristo SUD

Mapa indicando la localización de los Templos SUD en el mundo. Los puntos en rojo indican los Templos que actualmente están en operaciones, en azul, los que han sido anunciados o que están en construcción y en negro, aquellos cuya construcción o planificación fueron suspendidas. Actualizado octubre de 2009.

Actualmente la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días cuenta con 129 templos distribuidos en diversas partes del mundo. Los Templos de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días son considerados por sus devotos como la casa del Señor y los consagra para ese propósito. En ellos se realizan ordenanzas sagradas (tanto para los vivos como para aquellos que hayan fallecido), bajo la autoridad del sacerdocio. En todos los templos de la iglesia, las parejas son casadas en un matrimonio que durará por la eternidad, y no sólo hasta que la muerte les separe, ceremonia a la que se le denomina el sellamiento eterno. Una de las características de esta iglesia es que en sus templos se realiza el bautismo vicario, es decir, la obra bautismal por los fallecidos (1 Corintios 15: 20-58), así como otras ceremonias vicarias por familiares muertos que no tuvieron la oportunidad en vida de recibir estas ordenanzas, tales como la confirmación, matrimonios y el sacerdocio. Igualmente, los hijos son sellados con un vínculo eterno a sus padres. Adicional a ello, en los Templos se ora por los afligidos y enfermos, en listas que se llenan ya sea por mandato telefónico o por presentar personalmente los nombres en su recibidor. Solo las personas bautizadas en la iglesia y encontradas dignas pueden entrar en él. Los miembros de la Iglesia SUD requieren de un documento llamado Recomendación para el Templo, expedida tras la entrevista con 2 líderes de diferente cargo (obispo y presidente de estaca), quienes la expiden en demostración de la dignidad para entrar al Templo. Esta recomendación tiene un período de duración de dos años. Por otra parte, los templos son considerados bellas obras arquitectónicas. Los mormones consideran que sus templos deben ser construidos con los mejores materiales que se puedan hallar del mismo modo que Salomón lo hizo durante su mandato en Israel, no por presunción u ostentación, si no, por brindar a Dios lo mejor del estado terrenal como ofrenda y para que su Espíritu permanezca en un lugar apropiado. Una característica distintiva de los templos mormones es la instalación de una estatua dorada en la punta más alta del edificio, la cuál representa al Ángel Moroni. Gordon B. Hinckley, 15to presidente de la Iglesia aclaró públicamente en 1998, que hacía ya más de un siglo, "Dios reveló claramente a Su profeta Wilford Woodruff que la práctica del matrimonio plural debía suspenderse, lo cual significa que ahora está en contra de la ley de Dios. Incluso en los países en los que la ley civil o la ley religiosa

permite la poligamia, la Iglesia enseña que el matrimonio debe ser monógamo y no acepta entre sus miembros a los que practican el matrimonio plural." El Libro de Mormón enseña que el tener muchas esposas es una práctica inicua, causa heridas emocionales y que ningún hombre ha de tener salvo una esposa. Otros manuales oficiales de la iglesia refieren que, cuando es ordenado por Dios, el matrimonio plural es considerado digno, mientras que en otras circunsatancias se considera inicuo. "Esta Iglesia no tiene absolutamente nada que ver con la gente que practica la poligamia; ellos no son miembros de esta Iglesia... Si a alguno de nuestros miembros se le sorprende practicando el matrimonio plural, se le excomulga, que es la pena más seria que la Iglesia puede imponer. Los que tal hacen no sólo contravienen directamente la ley civil, sino que quebrantan la ley de esta Iglesia".

El arrepentimiento, una forma de progresar
Artículo principal: Arrepentimiento

El arrepentimiento, fundamentado en Jesucristo tiene el poder de perdonar pecados, es uno de los más importantes baluartes y mecanismos del evangelio de Cristo enseñado en la Iglesia SUD (Santos de los Últimos Días) para que un miembro pueda progresar espiritualmente. Al enseñar que a toda persona incurre en pecados o transgresiones, se le hace necesario el arrepentimiento de sus acciones erróneas, esto es, con un corazón quebrantado, un espíritu contricto y la firme determinación de dejar el error. No se enseña bajo el fundamento de inclemencia, sino uno de gracia y misericordia divina, un simbolismo de "volver a Dios". La Iglesia maneja el término de pecados mayores, es decir, faltas graves a ciertos mandamientos de Dios y estatutos de la Iglesia, en el cual el mecanismo de reparación actúa en otra forma. Ocasionalmente, en especial tratándose de transgresiones de mayor calibre, como el adulterio, se requiere la confesión ante una autoridad presidente local, como un obispo. La iglesia no practica las confesiones públicas como método redentor de transgresiones morales. Cuando esto no ocurre, es decir, no hay deseo de rectificar o reparar, cuando se ignora deliberadamente el alcance de los pecados, la Iglesia puede determinar la suspensión y/o la excomunión del miembro.

Los términos «mormón» y «mormonismo»
El término mormón es debido al Libro de Mormón, que identifica a la iglesia en la comunidad protestante y restauracionista. El término «mormonismo» se aplica de manera específica al «movimiento» social y cultural generado a partir de 1820 a raíz de esta Restauración progresiva del Evangelio desde el estado de Nueva York, en el Este estadounidense y en los años sucesivos por los estados de Ohio, Missouri, Illinois y Utah. Su influencia inicial también se sintió en Inglaterra y en algunas islas del Pacífico. Familiarmente se usa el sobrenombre «mormones» a sus fieles, sobrenombre derivado de su aceptación del Libro de Mormón. Aunque no lo consideran ofensivo, los miembros de la iglesia prefieren ser llamados Santos de los Últimos Días, que es el nombre formal con el que solicitan ser referidos en los medios. La iglesia originalmente se denominó Iglesia de Cristo en 1830, en 1834 se cambió a su actual nombre; pero

después de la muerte de José Smith, hubo divisiones y disensiones de miembros que no siguieron a Brigham Young y formaron sus propias ramas, muchas de ellas no prosperaron y se extinguieron. (Ver: «mormonismo»; denominaciones).

Organización

El Centro de Administración de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Salt Lake City

La iglesia, fundada el 6 de abril de 1830, afirma ser la restauración de la Iglesia original que ha existido en todas las épocas de la tierra y que permaneció en apostasía desde el martirio de los apóstoles de Jesucristo. La Iglesia está dirigida bajo una organización que afirma ser históricamente semejante a la dejada por los apóstoles de Jesucristo, con profetas y apóstoles presidiendo a la Iglesia. En tal respecto José Smith, Hijo (Joseph Smith Jr., 1805-1844), y los demás profetas que le han sucedido son considerados profetas, cada uno aconsejado por un quórum de doce hombres considerados apóstoles. Liderazgo a nivel mundial y local Así como Pedro, Santiago y Juan fueron los principales líderes en los tiempos del Nuevo Testamento, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es presidida por tres hombres conocidos como la Primera Presidencia, formada por el Profeta, o Presidente de la Iglesia, y sus dos Consejeros. De acuerdo con este mismo modelo apostólico, se distingue un cuerpo de doce apóstoles vivientes, por medio de los cuales es difundido su mensaje en todo el mundo. La Primera Presidencia, compuesta por el Profeta y sus dos Consejeros; el «Consejo de los Doce Apóstoles»,presidido por el segundo Apóstol de mayor antigüedad en el Quórum de los Doce; el Obispado Presidente compuesto por un Obispo Presidente y dos Obispos Consejeros; y el Primer y Segundo Quórum de los Setenta, conforman lo que los Santos de los Últimos Días conocen como «Las Autoridades Generales» de la Iglesia, es decir, los líderes con autoridad a nivel mundial en los asuntos de la Iglesia. Del Tercer al Octavo Quórum de los Setenta se les conoce como Autoridades de Área, es decir, cuya su autoridad está dentro de la jurisdicción de un Área, que tiene límites específicos. Los quórumes de los Setenta son presididos por 7 presidentes. La Iglesia también cuenta con hermanos y hermanas quienes sirven como líderes de las Organizaciones Auxiliares a nivel General, es decir a nivel mundial.

A nivel local la Iglesia se divide en unidades llamadas «estacas» (analogía a las estacas de una tienda de campaña que la sostiene, la tienda de campaña simboliza a la Iglesia), divididas a su vez en unidades más pequeñas llamadas «barrios». Cada estaca es presidida por una Presidencia de Estaca compuesta por un Presidente y dos Consejeros. Los barrios son dirigidos por Obispos que son también asistidos por dos consejeros, formando el Obispado del Barrio. En las localidades donde no haya una gran cantidad de miembros de la Iglesia se organizan Ramas, que son unidades más pequeñas que un barrio pero que al igual que estos agrupan a un número de familias. Estas Ramas son presididas (dirigidas) por una presidencia de Rama compuesta por un presidente y dos consejeros. Si se diera el caso que hay Ramas que geográficamente están cerca una de la otra se puede conformar un Distrito, presidido por una Presidencia de Distrito compuesta por un presidente y dos consejeros. Cada Distrito es dependiente de la Misión donde se encuentre situado. Una Misión es presidida por una Presidencia de Misión compuesta por un presidente y dos consejeros. Una Rama puede pertenecer a un Distrito según lo antes descrito, o también a una Estaca dependiendo de su cercanía. Cada unidad local cuenta con presidencias de Quórumes y Organizaciones Auxiliares. Cada barrio está compuesto por un número reducido de miembros que viven cerca unos de otros y que se relacionan entre ellos como una sola familia. Se visitan mutuamente y procuran conocer sus necesidades para convertirlas en oportunidades de servicio. Debido a que su actitud está mayormente orientada hacia el servicio, los miembros ocupan posiciones de liderazgo denominadas «llamamientos» de manera totalmente voluntaria y sin recibir pago alguno.

Líderes de Quórumes del Sacerdocio
El Sacerdocio es la autoridad que Dios a dado a los miembros fieles y dignos de la Iglesia para dirigir y bendecir su Iglesia. Es por medio del Sacerdocio de Dios que se dirigen los asuntos del Reino de Dios en la Tierra. El Sacerdocio está conformado por diferentes Oficios, cada uno con responsabilidades específicas según su ordenación. Una agrupación de hermanos con el mismo oficio conforma un Quórum. Estos quórumes son de: Diáconos, Maestros, Presbíteros, Élderes, Sumo Sacerdotes, Setentas y Apóstoles. Cada Quórum es presidido por una Presidencia de dicho Quórum, según esta siguiente conformación: Diáconos (por lo general jóvenes de 12 y 13 años: son presididos por una presidencia de hermanos con este oficio en el sacerdocio. La presidencia se compone de un presidente y dos consejeros. Se conforman a nivel de Barrios o Ramas. Maestros (por lo general jóvenes de 14 y 15 años): son presididos por una presidencia de hermanos con este oficio en el sacerdocio. La presidencia se compone de un presidente y dos consejeros. Se conforman a nivel de Barrios o Ramas. Presbíteros (jóvenes de 16 a 18 años o varones recién bautizados mayores de edad): son presididos por el Obispo (en una Rama por el Presidente de Rama) quien es asistido por dos hermanos con el Oficio de Presbítero, a quienes se les denomina Asistentes. Se conforman a nivel de Barrios o Ramas.

Elderes (hermanos mayores de 18 años): son presididos por una presidencia de hermanos con este oficio en el sacerdocio. La presidencia se compone de un presidente y dos consejeros. Se conforman a nivel de Barrios o Ramas. Sumo Sacerdotes: son presididos por la Presidencia de Estaca (en un Distrito no se conforman los quorumes de Sumo Sacerdotes, por lo que los hermanos que posean este Oficio del Sacerdocio integran el Quórum de Élderes). Se conforman a nivel de Barrios o Ramas. Setentas: son presididos por Siete Presidentes. Se conforman a nivel General (mundial). Apóstoles: presididos por un presidente, que es el segundo Apóstol con más antigüedad en el Quórum de los Doce, después del Presidente de la Iglesia quien es el Apóstol más antiguo. Se conforman a nivel General (mundial). Primera Presidencia: Es el máximo cuerpo que gobierna la iglesia, de acuerdo con la sección 107 de DyC. Está integrada por tres hombres, que también son apóstoles. En los Oficios del Sacerdocio se avanza según la edad y dignidad, dependiendo del caso.

Liderazgo de las Organizaciones Auxiliares
Dentro de la unidades locales de la Iglesia (Estacas, Distritos, Barrios y Ramas) hay un cuerpo de líderes que se ocupan de la obra del Evangelio dentro de sus unidades respectivas y bajo la dirección de la Pcia. de Estaca o Distrito, Barrio o Rama según corresponda. A estos se les denomina líderes de Organizaciones Auxiliares. Estas Organizaciones son: Hombres Jóvenes, encargados de los jóvenes de 12 a 17 años. Sociedad de Socorro, encargadas de las mujeres de 18 años en adelante. Mujeres Jóvenes, encargadas de las jóvenes de 12 a 17 años. Primaria, encargadas de los niños menores de 12 años. Escuela Dominical, encargados de la enseñanza. Cada Organización Auxiliar es presidida por un presidente y dos consejeros (Hombres Jóvenes y Escuela Dominical, se llama a hombres; y Sociedad de Socorro, Mujeres Jóvenes y Primaria, se llama a mujeres). Estas organizaciones se conforman a nivel de Estaca, con jurisdicción por todo el límite de la Estaca y a nivel de Barrio con jurisdicción dentro de los límites del Barrio.

Hombres Los hombres, a partir de 12 años de edad y según su dignidad, pueden recibir el Sacerdocio Aarónico o Preparatorio (dependiendo de sus edades son llamados en distintos oficios del Sacerdocio, así: diáconos, maestros, presbíteros). A su vez a los 18 años de edad reciben, según su dignidad, el Sacerdocio de Melquisedec, o Mayor y dependiendo de su fidelidad son ordenados: élderes, sumos sacerdotes, patriarcas, setentas y apóstoles...

Mujeres Las mujeres mayores de 18 años de edad están organizadas en una organización mundial llamada la Sociedad de Socorro, conocidas internacionalmente por sus contribuciones caritativas. Los hombres y mujeres a partir de los 18 años de edad y que están solteros se les conoce como adultos solteros (ellos pertenecen también a sociedad de socorro y a sacerdocio). Los jóvenes de 12 a 18 años de edad se les conoce como hombres jóvenes y pertenecen también al sacerdocio. A las mujeres de entre 12 y 18 años de edad se les conoce como mujeres jóvenes y su lema es: «somos hijas de un padre celestial que nos ama y nosotras le amamos a él. Seremos testigos de Dios en todo tiempo, en todas las cosas y en todo lugar, a medida que procuremos vivir de acuerdo con los valores de las mujeres jóvenes que son: fe, naturaleza divina, valor individual, conocimiento, elección y responsabilidad, buenas obras, integridad y virtud. creemos que al aceptar y poner en practica estos valores estaremos preparadas para fortalecer el hogar y la familia, hacer convenios sagrados y cumplirlos, recibir las ordenanzas del templo y gozar de las bendiciones de la exaltación».

Los llamamientos conforman diferentes organizaciones orientadas hacia la atención de grupos específicos: la Asociación Primaria, dedicada a los niños; las asociaciones de Hombres y Mujeres Jóvenes, para la atención de la juventud; el Quórum de Élderes y la Sociedad de Socorro, para los hombres y mujeres adultos o para los jóvenes casados; la Escuela Dominical, para la enseñanza regular de las Escrituras y el Evangelio. Tienen también programas de música, arte, cultura, deporte y otras actividades de crecimiento. Los Santos de los Últimos Días consideran que estas oportunidades de educación y servicio contribuyen al desarrollo de su propia sensibilidad y les sirve de estímulo para procurar el perfeccionamiento de su espíritu. La Iglesia enseña que es Dios quien debe guiar todos los esfuerzos que los miembros realicen en sus llamamientos, a través de la comunicación con cada uno de ellos. A este principio se le conoce como el de la «revelación continua». Dios continúa comunicándose con los líderes de Su Iglesia, tal como la Biblia relata que sucedía en los tiempos del Nuevo Testamento.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, principal rama del movimiento, está compuesta por personas restauracionistas que aceptan las enseñanzas de Cristo, sosteniendo que lo hacen tal como fueron restauradas por su profeta José Smith (hijo). Se consideran cristianos y aceptan como base de su doctrina la Biblia, el Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y La Perla de Gran Precio, estos tres últimos fruto de las revelaciones de su profeta. Otras denominaciones mormonas son Iglesia de Cristo, Comunidad de Cristo, Iglesia fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Contenido

1 Mormonismo

    

2 Breve historia o 2.1 Primera visión o 2.2 Organización oficial o 2.3 El Libro de Mormón o 2.4 Disensión 3 Críticas 4 Véase también 5 Referencias 6 Bibliografía 7 Enlaces externos

Mormonismo
Los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, son conocidos popularmente como mormones, en razón de la más conocida de sus escrituras sagradas; si bien, el nombre que ellos mismos utilizan es el de "Santos".[1] Los aspectos culturales, religiosos e ideológicos de esa Iglesia y muy rara vez los demás grupos del movimiento, son conocidos generalmente como el mormonismo. El sitio de internet mormon.org y sus otros dominios, por ejemplo, son propiedad de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.[2] En 2004 la iglesia con sede en Salt Lake City, consiguió con éxito registrar el término Book of Mormon en inglés en EE. UU.[3]

Breve historia
Véase también: Lista de grupos dentro del movimiento de los Santos de los Últimos Días

De acuerdo con esta tradición religiosa, después de la crucifixión de Jesucristo y de la muerte de sus apóstoles, y ante la persecución y la hostilidad organizadas provenientes dentro del pagano Imperio romano, la iglesia que Cristo había establecido rápidamente comenzó a cambiar; y, para el siglo cuarto, poco se asemejaba a la Iglesia original de Cristo. Con la pérdida de la aprobación divina y de la autoridad de la Iglesia, siguió un largo período llamado "la gran apostasía", entendiendo por tal un período de tiempo en el cual se pierden, en parte o por completo, todas las verdades del Evangelio. En la primavera de 1820, en los Estados Unidos de América, un joven de de 14 años llamado José Smith dijo haber tenido una aparición de Dios, el Padre, y de su Hijo, Jesucristo lo cual puso en marcha los acontecimientos que llevarían, según la creencia mormona, a la "Restauración" de la antigua Iglesia de Jesucristo en la Tierra. José Smith nació en 1805, en Sharon, Vermont, en el noreste de los Estados Unidos. Más tarde se mudó con su familia a la comunidad rural de Palmyra, Nueva York, donde, en 1820, se había producido un avivamiento/despertar religioso. Confundido por las afirmaciones conflictivas de las diversas religiones, José acudió a la Biblia en procura de guía, y allí encontró lo que consideró un desafío: el de "preguntarle a Dios" por sí mismo (véase en Santiago 1:5). Los mormones afirman que, en un bosque cerca de la granja familiar, José se arrodilló a orar y, allí, en ese lugar apartado, Dios y su hijo Jesucristo se le aparecieron al joven y

le dieron instrucciones. Se le mandó que no se uniera a ninguna de las iglesias que existían y se le dijo que Dios restauraría a la tierra la Iglesia que organizó originalmente Jesucristo con todas sus verdades y la autoridad del sacerdocio. Diez años más tarde, después de una serie de revelaciones y de apariciones a Smith y a otras personas, la Iglesia de Cristo (el nombre evolucionó durante la vida de Smith) se organizó oficialmente el 6 de abril de 1830, en Fayette, Nueva York.

Primera visión

La Primera Visión, vidriera de 1913, de artista desconocido. Artículo principal: Primera Visión A lo largo de su vida, José Smith compartió y subsecuentemente escribió en repetidas ocasiones sobre una experiencia en su juventud, en la que vio a Dios el Padre y Jesucristo, como seres separados, quienes le informaron que la verdadera iglesia se hallaba perdida y sería restaurada por medio de él, y que se le daría autoridad para organizar y liderar la verdadera Iglesia de Cristo. Smith y Cowdery afirman que los ángeles Juan el Bautista, Pedro, Santiago y el apóstol Juan los visitaron en 1829 dándoles autoridad para restablecer la Iglesia de Cristo.[4] La primera de estas visiones fue precedida por lo que Smith describió como una confusión doctrinal predicada por varias iglesias, lo cual le llevó a recurrir a la Biblia en busca de una mejor respuesta. Algunas visiones y visitas de seres celestiales (entre ellos, Dios el Padre y su hijo Jesucristo) sucedieron más adelante, en las cuales afirmó haber recibido instrucciones para restaurar la verdadera Iglesia de Jesucristo. Esta Iglesia, de acuerdo con la teología del movimiento, habría desaparecido siglos atrás en medio de la apostasía. La primera visión habría ocurrido cuando, siendo un joven de catorce años, decidió preguntarle a Dios cuál era la iglesia verdadera.[5] En su autobiografía, José Smith describe la visita de dos seres divinos con las siguientes palabras: [...] Vi una columna de luz, más brillante que el sol, directamente sobre mi cabeza; y esta luz gradualmente descendió hasta descansar sobre mí... Al reposar sobre mí la luz, vi en el aire sobre mí a dos Personajes, cuyo fulgor y gloria no admiten descripción. Uno de ellos me habló, llamándome por mi nombre, y dijo, señalando al otro: Éste es mi Hijo Amado ¡Escúchalo![6]

Organización oficial

Este movimiento empezó con un pequeño número de creyentes en pueblos del oeste de Nueva York: Fayette, Manchester y Colesville, llamándose "Iglesia de Cristo". La iglesia se organizó el 6 de abril de 1830 como institución legal bajo el nombre de Iglesia de Cristo. Ya para 1834, las publicaciones iniciales de la iglesia la refería como la "Iglesia de los Santos de los Últimos Días",[7] y en 1838 José Smith anunció que había recibido de Dios una revelación en la que oficialmente se cambiaría el nombre a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.[8]

El Libro de Mormón
Artículo principal: El Libro de Mormón

En las siguientes visiones se le habría indicado a José Smith dónde encontrar unos antiguos registros escritos sobre planchas de oro, que contenían un compendio histórico de la "América antigua". En tal compendio se afirmaba que un profeta llamado Mormón había resumido, hacia el año 344, los registros de los descendientes de un grupo de inmigrantes provenientes del reino de Israel que habían llegado navegando hasta América 600 años antes de Cristo y que habían dado origen en todo o en parte a los pobladores amerindios encontrados allí por los colonizadores posteriores. Smith dijo que Moroni, hijo de Mormón, escondió posteriormente las planchas en una colina, actualmente conocida como cerro Cumorah, en el Estado de Nueva York, y añadió que en 1823, el propio Moroni, en forma de ángel, se le apareció para decirle dónde estaban escondidas las planchas y que Dios quería que las tradujese. El libro incluye, también, el relato referente a la visita que Jesús de Nazaret habría realizado al continente americano después de su resurrección. El libro se publicó por primera vez como el Libro de Mormón en 1830 en inglés y hacia 1886 en español.[9] [4]

Disensión
Para fines de la década de 1830, William Law y otros Santos de los Últimos Días en puestos de liderazgo, acusaron públicamente a Joseph Smith de ser un falso profeta, dando como resultado una disensión en la iglesia. Muchas de estas personas luego volvieron a la iglesia aún bajo el liderazgo de José Smith. Otros formaron nuevas iglesias alrededor de otros líderes. Después del asesinato de José Smith a manos de un populacho en Carthage, Illinois, algunos miembros con prominencia en la iglesia sostenían ser el sucesor legítimo de Smith, dando como resultado una crisis de sucesión, gran parte del Quäorum de los Doce Apóstoles de la iglesia por revelación divina llamaron como Profeta a Brigham Young; mientras que varios grupos apostataron y se dividieron creando así sus iglesias basadas en sus propias creencias. La crisis resultó en varias discenciones permanentes y confusión, así como en la ocasional formación de denominaciones religiosas, algunas de las cuales han dejado de existir. Hoy existen muchas organizaciones pequeñas de las ya mencionadas disensiones que se consideran como parte del movimiento de los Santos de los Últimos Días, a pesar de que en la mayoría de los casos no se reconocen a las otras ramificaciones como valederas y llamadas por Dios por Revelación. La gran mayoría de los Santos de los Últimos Días pertenecen al mayor grupo, La Iglesia de Jesus de los Santos de los

Últimos Días, quienes reportan más de 14,5 millones de miembros alrededor del mundo. La segunda denominación de más tamaño es la ecuménica Comunidad de Cristo, quienes reportan 250,000 miembros.

Críticas
Los mormones se han encontrado con numerosas críticas desde sus comienzos. Desde su propio punto de vista esto es algo notable, ya que otros grupos religiosos, sostienen, no son tan perseguidos. Los mormones afirman que por su parte no se encuentran publicaciones mormonas en contra de otras creencias o religiones, si bien en el propio Libro de Mormón se habla de forma negativa de las iglesias cristianas existentes.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful