Gaceta Parlamentaria, Número 3631, miércoles 24 de octubre de 2012 Informe Del diputado Agustín Barrios Gómez Segués, concerniente

al Seminario de alto nivel de parlamentarios: mejores políticas públicas para un crecimiento incluyente e integridad, que tuvo lugar el jueves 4 de octubre de 2012 en la sede de la OCDE, situada en París, Francia Antecedentes La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es una organización de cooperación internacional, compuesta por 34 Estados, cuyo objetivo es coordinar sus políticas económicas y sociales. Fue fundada en 1960 y su sede central se encuentra en el Château de la Muette, en París, Francia. Los idiomas oficiales de la organización son el francés y el inglés. En la OCDE, los representantes de los países miembros se reúnen para intercambiar información y armonizar políticas con el objetivo de maximizar su crecimiento económico y colaborar en su desarrollo y en el de los países no miembros. La OCDE es la sucesora de la Organización Europea para la Cooperación Económica, resultado del Plan Marshall y de la Conferencia de los Dieciséis (Conferencia de Cooperación Económica Europea), que existió entre 1948 y 1960 y que fue liderada por el francés Robert Marjolin. Su objetivo era establecer una organización permanente encargada de garantizar la puesta en marcha de un programa de recuperación conjunta (el Plan Marshall) y, en particular, de supervisar la distribución de la ayuda. La organización nació cuando 20 países de Norteamérica y de Europa se sumaron a la Convención de la OCDE llevada a cabo en París el 14 de diciembre de 1960. Forman parte de ésta Canadá, Estados Unidos, Reino Unido, Dinamarca, Islandia, Noruega, Turquía, España, Portugal, Francia, Irlanda, Bélgica, Alemania, Grecia, Suecia, Suiza, Austria, Holanda, Luxemburgo, Italia, Japón, Finlandia, Australia, Nueva Zelanda, República Checa, Hungría, Polonia, Corea del Sur, Eslovaquia, Eslovenia, Chile, Israel, Estonia y México. La OCDE se ha constituido en uno de los foros mundiales más influyentes, en el que se analiza y se establecen orientaciones sobre temas de relevancia internacional como economía, educación y ambiente. Los países miembros se comprometen a aplicar los principios de liberalización, no discriminación, trato nacional y trato equivalente. El principal requisito para ser país miembro de la OCDE es liberalizar progresivamente los movimientos de capitales y de servicios. Los valores base de la OCDE son 1. Objetivo: Nuestros análisis y recomendaciones son independientes y basados en la evidencia. 2. Abierto: Alentamos el debate y compartimos el entendimiento de los asuntos críticos mundiales. 3. Audaz: Nos atrevemos a desafiar el saber convencional iniciando con nosotros. 4. Vanguardista: Identificamos y tratamos desafíos de largo plazo. 5. Ético: Nuestra credibilidad está forjada en la confianza, integridad y transparencia. Los principales objetivos de la organización son

1. Contribuir a una sana expansión económica en los países miembros y en los no miembros en vías de desarrollo económico. 2. Favorecer la expansión del comercio mundial sobre una base multilateral y no discriminatoria conforme a las obligaciones internacionales. 3. Realizar la mayor expansión posible de la economía y el empleo y un progreso en el nivel de vida en los países miembros, manteniendo la estabilidad financiera y contribuyendo así al desarrollo de la economía mundial. Los temas que trata la OCED son 1. Agricultura. 2. Asuntos sociales y de bienestar. 3. Biotecnología y seguridad química. 4. Ciencia y tecnología. 5. Combate de la corrupción. 6. Comercio. 7. Competencia. 8. Desarrollo. 9. Desarrollo regional, rural y urbano. 10. Desarrollo sustentable y crecimiento verde. 11. Economía y crecimiento. 12. Educación. 13. Empleo. 14. Empresa, industria y servicios. 15. Energía. 16. Fiscal. 17. Gobierno corporativo. 18. Gobierno y administración pública. 19. Industria pesquera. 20. Inversiones. 21. Ambiente. 22. Mercados financieros.

23. Migración. 24. Reforma regulatoria. 25. Salud. 26. Seguros y pensiones. 27. Tecnología de la información y de las comunicaciones. El Centro de la OCDE en México para Latinoamérica es ejemplo de la importancia estratégica que ésta tiene para la primera. Su principal finalidad consiste en aumentar la visibilidad de la OCDE en la región. Durante más de una década se ha dedicado a promover el trabajo y las actividades de la OCDE, mediante el establecimiento de contacto con creadores de políticas, expertos, líderes empresariales, universidades y representantes de la sociedad civil. Uno de los principales logros del Centro en México ha sido el aumento de traducciones y ediciones locales, facilitando la participación de expertos de la OCDE en seminarios y encuentros que se realizan en la región. El 18 de mayo de 1994, México se convirtió en el miembro número 25 de la OCDE; el “Decreto de promulgación de la declaración del gobierno de los Estados Unidos Mexicanos sobre la aceptación de sus obligaciones como miembro de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos” fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el 5 de julio del mismo año. En un plano de igualdad, México analiza las políticas públicas de los países miembros. Algunos de los beneficios específicos del ingreso de México en la OCDE son 1. Las políticas públicas en los distintos ámbitos son contrastadas con la experiencia de las mejores prácticas en el ámbito internacional. 2. La administración pública en México se ha fortalecido. 3. Distintos sectores del país también pueden hacer uso de análisis de información relevante. 4. La OCDE ha hecho un buen trabajo al contribuir a un mejor entendimiento de algunos asuntos de políticas públicas en México. 5. La participación en la OCDE ha permitido a México aprovechar las experiencias de otros países y dar a conocer mejor la economía mexicana ante los demás miembros. México ha servido como puente de comunicación entre las naciones industrializadas y las que se hallan en desarrollo, sobre todo de la región latinoamericana. México ha presidido en dos ocasiones la reunión de consejo a nivel ministerial de la OCDE, el encuentro más importante del año en la organización. La primera ocasión fue en 1999 y la segunda en 2004, la cual contó con la presencia de cuatro secretarios de Estado mexicanos. La OCDE ha efectuado estudios y evaluaciones de México en diversas materias y también ha celebrado en el país reuniones y seminarios. Se ha buscado que los trabajos de la OCDE tengan amplia difusión y puedan ser aprovechados. México es uno de los cinco países miembros donde la OCDE ha establecido un centro de distribución de publicaciones. México ha contribuido a la OCDE al propiciar la apertura de la ésta al resto del mundo, enriqueciendo

sus análisis y su relevancia. Ha contribuido al debate del desarrollo económico desde la perspectiva de una economía emergente. La OCDE se centra en la ayuda de los gobiernos para países miembros y en otras cuatro principales áreas: 1. Los gobiernos necesitan reestructurar la confianza en sus mercados, instituciones y compañías que los hacen funcionar. Eso requerirá que se mejore la regulación y que se tenga un gobierno más eficaz en todos los niveles políticos y de los negocios. 2. Los gobiernos deben sanar y restablecer sus finanzas públicas como base para el futuro de un desarrollo económico sustentable. 3. Se buscan nuevos métodos de fomentar y apoyar nuevas fuentes de crecimiento a través de la innovación, estrategias compatibles con el ambiente, “crecimiento verde” y el desarrollo de las economías emergentes. 4. Sostener la innovación y el crecimiento. Necesitamos asegurarnos de que la gente de todas las edades pueda desarrollar habilidades para trabajar productiva y satisfactoriamente en los empleos del mañana. El órgano supremo es el consejo, encargado de la supervisión y dirección estratégica; se integra por representantes de los países miembros y de la Comisión Europea. La toma de decisiones se hace por consenso. Representantes de los 34 países miembros se reúnen e intercambian información en comités especializados, para discutir y revisar los progresos alcanzados en áreas de políticas específicas, como ciencia, comercio, economía, educación, empleo o mercados financieros. Hay alrededor de 200 comités, grupos de expertos y grupos de trabajos. El secretario general es el mexicano José Ángel Gurría; además, se cuenta con cuatro secretarios generales adjuntos, quienes asisten al primero en sus funciones. Todas las actividades de la OCDE están respaldadas por las estadísticas. Dada la variedad de labores, hay una muy buena fuente de estadísticas comparables. Las estadísticas de la OCDE están disponibles en varias formas: 1. Archivos de base de datos con puntos de vista dinámicos o estáticos en el portal de estadísticas de la OCDE; 2. Bases de datos interactivas de iLibrary sobre la OCDE; y 3. StatLinks (en la mayoría de los libros de la OCDE, hay una URL que enlaza con los datos subyacentes). Actividades Al arribar a París, el miércoles por la noche, se sostuvo una reunión con el embajador de México ante la OCDE, Agustín García López. En un par de horas se comentaron las actividades de las reuniones del día siguiente. El jueves, de las 8:30 a las 18:00 horas, se sostuvieron reuniones y pláticas con académicos especializados en temas económicos y con diputados enviados de países miembros, como Corea del Sur, Francia, Japón, Finlandia, Alemania y Chile.

Después de las 18:00 horas, el secretario general, José Ángel Gurría, invitó únicamente a los legisladores mexicanos para compartir ideas y objetivos y ofrecer el apoyo de la organización para el mejor desempeño de nuestras actividades legislativas. Programa 9:00 a 9:30 horas. Registro de participantes. 9:30 a 10:15 horas. Bienvenida y presentación de la Red Parlamentaria de la OCDE. Anthony Gooch, director de Asuntos Públicos y Comunicación de la OCDE. La sesión presenta una actualización de las actividades presentes y próximas de la Red Parlamentaria de la OCDE; incluye un reporte del Seminario de Alto Nivel del Parlamento del pasado marzo 2012, que tuvo como sede la Cámara de Diputados de Chile, en Santiago de Chile. Los MP son invitados a compartir sus puntos de vista y sugerencias, así como las prioridades para el año siguiente. La sesión también expondrá una actualización de las mejores prácticas para mejor calidad de vida de la OCDE. 10:15 a 11:30 horas. Intercambio de puntos de vista. Ángel Gurría, secretario general de la OCDE. 11:30 a 13:00 horas. Situación económica y social. Jorgen Elmeskov, jefe adjunto de Economía, director de la División de Estudios de Política del Departamento de Economía. John Martin, director de Empleo, Trabajo y Asuntos Sociales de la OCDE. Los directores de la OCDE compartirán con los MP de la OCDE los últimos análisis de la perspectiva económica en ésta y las economías emergentes clave, así como las situaciones social y laboral. También compartirán las políticas de recomendación de la OCDE para el crecimiento, aumentar la confianza y suavizar el efecto de la crisis laboral. 13:00 a 14:30 horas. Comida, en el restaurante Naciones. 14:30 a 15.45 horas. Nuevas fuentes de crecimiento: economía basada en el conocimiento (EBC). Dirk Pilat, jefe de la División Política Estructural, Dirección de Ciencia, Tecnología e Industria, OCDE. La inversión y el progreso en economías de la OCDE se incrementan, impulsados por la EBC, informatizado a través de software y bases de datos. Propiedad innovadora (patentes, derechos de autor, diseños, marcas registradas) y competencias económicas (valor de la marca, capital humano,

redes de personas con instituciones, know-how organizacional que incremente la eficiencia de las compañías. En algunos países de la OCDE, ahora las firmas invierten en EBC tanto como lo hacen en activos. Ese cambio refleja una variedad de transformaciones económicas e institucionales de largo plazo en las economías de la OCDE. El crecimiento de EBC nos trae un nuevo reto para las políticas, los negocios y los caminos en que la actividad económica se mide. Muchos marcos políticos e instituciones siguen siendo más adecuados a un mundo donde el capital rige el crecimiento. Hoy, el valor de algunas compañías líderes en el mundo reside prácticamente en su totalidad en EBC. Con muchos países de frente a un lento crecimiento económico y altos niveles de desempleo se requieren nuevos pensamientos que actualicen los rangos de las condiciones de los marcos tradicionales –desde políticas impositivas y de competencia hasta reportes corporativos de propiedad intelectual–. Actualizar las políticas puede ayudar a ceder valor económico significante de formas de EBC que han recibido escasa atención. 15:45 a 17:00 horas. Democracia financiera: la cuadratura del círculo de confianza, la transparencia y la participación pública en las sociedades democráticas. Rolf Alter, director de Desarrollo y Gobierno Territorial de la OCDE. La crisis económica y sus secuelas han debilitado la confianza de los ciudadanos en los mercados y los gobiernos. La confianza en los que toman las decisiones es un prerrequisito para construir el soporte que se necesita para acciones políticas decisivas y reformas estructurales. Los gobiernos son los administradores del interés público, aunque en ocasiones los ciudadanos sienten que los que toman las decisiones están excesivamente influidos por intereses creados. Regular la política financiera es esencial para salvaguardar la confianza de la ciudadanía en sus representantes. La sesión ofrece una oportunidad para compartir los puntos de vista y experiencias de los MP, lecciones aprendidas en mejores prácticas en regulación de política financiera, para asegurar que los partidos políticos sean representantes responsables, competencia electoral efectiva, eliminar la corrupción y cumplimiento sólido de reglas financieras. 17:00 a 18:00 horas. Conclusiones: Anthony Gooch, director de Asuntos Públicos y Comunicación de la OCDE. 18:00 a 19:30 horas. Conclusiones con diputados de México. Invitación especial. Ángel Gurría, secretario general de la OCDE. Conclusiones La economía mundial se ha deteriorado significativamente. El crecimiento de las economías avanzadas ha perdido impulso. En 2011, la tasa de crecimiento promedio del PIB de la OCDE apenas si alcanzó 1.9 por ciento y para finales de 2012 se espera 1.6, manteniendo el desempleo y las desigualdades en niveles récord. Los efectos de esta nueva desaceleración ya se sienten en las economías emergentes, donde el crecimiento también ha comenzado a perder fuerza. En este escenario a la baja, la situación económica de México destaca positivamente. Aunque el país no escapará de los efectos de la desaceleración global y el crecimiento será afectado por la caída del comercio internacional y la actividad industrial en Estados Unidos de América, la tasa de crecimiento del PIB mexicano más que duplicará el promedio de la OCDE en 2011 y en 2012. Parte importante de este dinamismo es producto de una combinación de finanzas públicas sanas, una inflación controlada, una recuperación importante del empleo y un mejoramiento del ambiente para los negocios.

México se percibe en 2012 como una de las grandes promesas entre las economías emergentes. Un repunte de la actividad económica en Estados Unidos de América a partir del tercer trimestre y el encarecimiento de los costos de producción manufacturera en China, aunados a las recientes medidas de mejora regulatoria y de apertura comercial a través de la red de tratados de libre comercio con que cuenta el país, hacen de México una de las plataformas de inversiones más atractivas de cara al próximo decenio. Esta coyuntura abre una oportunidad enorme. Para aprovecharla, México tiene que implantar cambios de fondo en áreas estratégicas para su desarrollo. Con urgencia, el país tiene que construir un sistema fiscal robusto, ágil y capaz de reducir las grandes disparidades; un proceso presupuestario centrado en los resultados de mediano y largo plazos; un marco laboral moderno, flexible e incluyente; un conjunto de reglamentos e incentivos que fomenten la competencia; un sistema educativo de vanguardia; un sistema nacional de innovación; una estrategia de crecimiento verde, promotora de una nueva cultura ecológica; un sistema de salud integral, de calidad y sostenible; y nuevos instrumentos para medir el bienestar de los mexicanos y así poder orientar las políticas a la mejoría de dicho bienestar. El incremento de la productividad es uno de los mayores desafíos de México. Se trata de una gran oportunidad para que mejore su posición como plataforma de inversiones internacionales y centro de negocios; especialmente ante la perspectiva de crecimiento mediocre en las economías avanzadas. La productividad de México se ha estancado en las dos últimas décadas, impidiendo su convergencia con los niveles de bienestar promedio de la OCDE. Las reformas estructurales en los campos de la regulación empresarial, la política de competencia y la educación resultarán cruciales para estimular la productividad y acelerar el proceso de convergencia. La OCDE ha colaborado estrechamente con México en todas estas áreas para desarrollar estrategias de reforma. La aprobación de una importante reforma de la ley de competencia en la primavera de 2011 fue un paso decisivo para armonizar las políticas de México con las mejores prácticas internacionales. Sin embargo, las cargas administrativas de las empresas siguen siendo excesivas, pese a las importantes mejoras recién adoptadas. Deberían por tanto intensificarse los esfuerzos para aliviar dichas cargas, incluidas las de las empresas de nueva creación. Uno de los grandes desafíos es avanzar en las reformas de fondo en las industrias de red. Las reformas en estos sectores podrían suponer grandes beneficios respecto a la productividad. A México urge, por ejemplo, incrementar la competencia en el sector de las telecomunicaciones, pero también en los sectores del gas y la electricidad, mediante la supresión de restricciones a la entrada y la expansión de las empresas en segmentos potencialmente competitivos. También es necesario mejorar la coordinación de los actuales esfuerzos de simplificación administrativa federales y estatales. Mejorar la calidad de la educación es otro factor clave para elevar la productividad y la competitividad de México. El país ha incrementado considerablemente sus inversiones en educación y el número de niños que van a la escuela. Sin embargo, se necesitan más esfuerzos para mejorar la calidad y equidad de la educación. Un ingrediente clave es la mejora de la docencia por normas claras e incentivos para mejorar el desempeño de los profesores. Crear un sistema de evaluación del profesorado que guíe la evolución de sus carreras profesionales y los ayude a desarrollar su potencial resulta imprescindible para mejorar la formación básica y el desarrollo profesional de los mexicanos. Recomendaciones clave de la OCDE: 1. Con unas expectativas de inflación estables y una capacidad ociosa considerable, hay un margen importante para reducir las tasas de interés de referencia en caso de que la economía se debilite más de

lo previsto. 2. Para garantizar una sostenibilidad fiscal de largo plazo se necesitarán nuevas reformas fiscales de amplio alcance, así como una retirada más rápida de los subsidios a la energía y los combustibles. 3. Es fundamental que el gobierno reduzca la dependencia de los ingresos petroleros y acumule mayores reservas en sus fondos de estabilización petroleros. 4. También es muy necesario promover mayor competencia en el mercado de productos. Con base en la reciente reforma de la ley de competencia y en las medidas también recientes para mejorar la competencia en infraestructuras en el sector de la telecomunicación, el gobierno debería reducir aún más las barreras de entrada para las industrias de red. 5. Aumentar los esfuerzos para mejorar la calidad y la equidad de la educación, mediante la profesionalización de la selección, la formación y el nombramiento de los directores de escuela, introduciendo un sistema de evaluación del profesorado y ofreciendo a las escuelas un financiamiento predecible. Además, la organización tiene amplios recursos e información para apoyar en el establecimiento de mejores prácticas en los países miembros. El caso de Chile De especial relevancia fue la exposición de los diputados chilenos acerca de un proyecto, el primero de su tipo en el mundo, en el que el Congreso envía tanto iniciativas como leyes que no están cumpliendo su objetivo a la OCDE. Eso, con el objetivo de recibir retroalimentación acerca de las mejores prácticas relativas a los temas tratados en las leyes. Próximos pasos El diputado Agustín Barrios Gómez Segués promoverá una relación similar entre el Legislativo mexicano y la organización, de tal manera que ésta pueda nutrir nuestro trabajo legislativo haciéndolo ese tanto más profesional. El objetivo es que nuestras leyes e iniciativas de ley tomen en cuenta las mejores prácticas internacionales y tengamos la mejor calidad. Esto incluye reflexiones y recomendaciones que se nutren del análisis comparativo, las mejores prácticas y el intenso trabajo que realiza la OCDE con las secretarías y dependencias del gobierno de México. Refleja la pluralidad y riqueza de la relación que sostiene México con la OCDE, pero también la notable apertura de una administración que se ha sometido a las evaluaciones y comparaciones más rigurosas con la mayor seriedad y afán de progreso. Atentamente Diputado Agustín Barrios Gómez Segués (rúbrica)

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful