You are on page 1of 12

HD

HOJA DIVULGADORA
Número 4. Abril de 2012 Red Linkfor

MATERIAL PARA EL PROFESOR/A
La Red LINKFOR promueve el intercambio de experiencias innovadoras o de investigación y desarrollo. Las Hojas Divulgadoras son un complemento pedagógico para el profesorado con el único fin de desarrollar temas de interés común que se están desarrollando en la actualidad.

El mantenimiento de la motosierra y su repercusión sobre la seguridad.

A lo largo de estos años de experiencia en el trabajo con cuadrillas forestales, una de las mayores carencias detectadas ha sido el poco o mal conocimiento de los aspectos relativos al mantenimiento básico de la motosierra. La formación autodidacta de la mayoría de los trabajadores ha generado una situación en la que se acumulan incorrecciones, malos hábitos o hábitos erróneos a la hora de realizar el mantenimiento de estas máquinas. Esta circunstancia origina un incremento considerable de los factores de riesgo a los que está sometido el operario y que serían fácilmente controlables con un adecuado mantenimiento de la máquina por parte del mismo. No estamos hablando de un conocimiento mecánico en profundidad, si no de una serie de operaciones sencillas que realizadas de forma correcta incidirían en la reducción de accidentes y enfermedades profesionales.

Licencia de Creative Commons. HOJAS DIVULGADORAS by Red Linkfor is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License. Creado a partir de la obra en www.linkfor.es. Permissions beyond the scope of this license may be available at www.linkfor.es. Más info: profor@profor.org / 983362847

A lo largo de estos años de experiencia en el trabajo con cuadrillas forestales, una de las mayores carencias detectadas ha sido el poco o mal conocimiento de los aspectos relativos al mantenimiento básico de la motosierra. La formación autodidacta de la mayoría de los trabajadores ha generado una situación en la que se acumulan incorrecciones, malos hábitos o hábitos erróneos a la hora de realizar el mantenimiento de estas máquinas.

Esta circunstancia origina un incremento considerable de los factores de riesgo a los que está sometido el operario y que serían fácilmente controlables con un adecuado mantenimiento de la máquina por parte del mismo. No estamos hablando de un conocimiento mecánico en profundidad, si no de una serie de operaciones sencillas que realizadas de forma correcta incidirían en la reducción de accidentes y enfermedades profesionales.

Elección de la herramienta de trabajo
Una de las tendencias más extendidas es la de utilizar máquinas de una cilindrada mayor de lo necesario. Es fundamental dimensionar la máquina con arreglo al trabajo que vamos a realizar. (TABLA 1) De la tabla anterior se deduce que las operaciones a las que mayor tiempo dedicamos en este tipo de trabajos son el desrramado y la poda, operaciones en las que tenemos que soportar el peso de la motosierra durante más tiempo y para las que no son necesarias máquinas excesivamente grandes. Una máquina elegida única y exclusivamente para el apeo nos supondría una carga por sobresfuerzo mucho mayor en las operaciones posteriores. Existen dos posibilidades para paliar los problemas que plantea esta situación, la primera es dividir las labores de apeo y procesado del árbol entre dos operarios de modo que cada uno lleva una motosierra específica para su labor. El segundo es reducir el tamaño de la motosierra de modo que se compensa la menor potencia de una máquina más pequeña mediante las técnicas de trabajo.

1. Distribución de tiempos en diferentes trabajos con motosierra OPERACIÓN
Apeo Aprovechamiento maderero frondosas (>60 cm) Aprovechamiento maderero frondosas (30 a 60 cm) Aprovechamiento maderero coníferas (>60 cm)*
* Excepto Pinus pinea.

Desaramado

Troceado

Preparación del terreno

Poda

15% 10% 20% 15% 5%

50% 60% 40% 55% 40%

25% 20% 30% 25% 10%

10% 10% 10% 5% 5% 40%

Aprovechamiento maderero coníferas (30 a 60 cm)* Tratamientos selvícolas mixto

Elección de la cadena de corte

Está muy extendida la idea de que todas las cadenas de corte son iguales y que solo se diferencian por la marca, sin embargo, nada más lejos de la realidad. Cada casa comercial diseña y fabrica diferentes tipos de cadena específicos para trabajos diferentes. Así podemos encontrar cadenas de corte rápido, cadenas de bajo rebote, cadenas de corte longitudinal, para maderas duras, maderas blandas, etc. Una buena elección de la cadena repercute, no solo, en el rendimiento del trabajo si no también en la calidad del resultado y en la seguridad de su ejecución. Cambiar una cadena para adecuarla al trabajo que vamos a realizar es una labor que ocupa un par de minutos y los resultados pueden ser considerablemente más rentables en todos los aspectos. Otra cuestión a tener en cuenta es el tratamiento a que ha sido sometido el material que constituye la cadena. Lo habitual es que las cadenas estén hechas de acero al que se somete a un tratamiento térmico o termoquímico para mejorar su estructura molecular y por ende sus características físicomecánicas.

Los procesos térmicos habituales son el normalizado, el templado y el revenido. Las cadenas de acero normalizado y templado ofrecen una estructura muy dura y resistente, proporcionando una velocidad de corte mayor sin embargo son más frágiles y sensibles a elementos como piedras, clavos o arena. La cadenas normalizadas, templadas y revenidas atenúan la fragilidad del metal conservando gran parte de su dureza pero renunciando a la velocidad de corte. Los procesos termoquímicos consisten en añadir aditivos a los metales para mejorar su estructura y comportamiento fisicomecánico.

Mantenimiento del elemento de corte

Cadena y espadín constituyen el elemento de corte, un buen mantenimiento de ambos es crucial para garantizar un trabajo seguro, rentable y de calidad. El espadín confiere rigidez longitudinal a la cadena y sirve de guía para su desplazamiento. Un buen mantenimiento del espadín garantiza la reducción de rozamientos entre cadena y espada, proporcionándonos un mejor rendimiento motor. Una buena elección del espadín también es determinante para un trabajo seguro y eficaz. Un espadín corto reduce fricciones, peso y proporciona mayor eficacia en el corte y menos riesgos de rebote.

La espada de la motosierra debe estar derecha y no presentar desgastes excesivos en el canal guía, esto puede provocar salidas de cadena con el consiguiente riesgo de corte. El mantenimiento de la cadena es una de las operaciones más importantes ya que va a determinar la eficacia de nuestro elemento de corte y el máximo aprovechamiento de la potencia generada por el motor. En torno a este aspecto debemos tener en cuenta varios mitos o creencias erróneas que tenemos que desterrar. (TABLA 2)

Tabla 2.
Todas las cadenas no se afilan igual. No debemos modificar el diámetro de lima. No es necesario girar la lima para afilar. La cadena no corta más por rebajar las guías de profundidad. La modificación de los ángulos de afilado no mejora el corte.
Cada cadena en función de la marca, el modelo y el uso para el que fue diseñada tiene una forma concreta y única de afilado. Cada cadena requiere de un diámetro de lima específico que no debe variarse. De lo contrario reduciremos la capacidad de corte de la cadena. Las limas tienen un “picado” en espiral, por lo que no es necesario girarlas al afilar, ellas solas hacen este efecto. En las limas antiguas el picado era recto y de ahí viene esta costumbre. El rebaje excesivo de las guías de profundidad solo hace que la cadena muerda más madera de la normal. Esto aumenta el riesgo de rebote y provoca problemas en el sistema de transmisión. Es erróneo pensar que dando más o menos “pico” al diente mejoramos la eficacia de corte. Cada cadena tiene sus ángulos de afilado y si los modificamos perdemos eficacia de corte y debilitamos la cadena, al tiempo que reducimos su vida útil. Una cadena tiene dos ángulos de afilado concretos y precisos que le confieren el 100% de su eficacia de corte. El ojo humano es capaz de apreciar una diferencia de ±5º. Una desviación de 1º en el ángulo de afilado de una cadena provoca una pérdida de un 5% de la eficacia de corte, por lo que con un afilado a ojo podemos estar perdiendo hasta un 25% de la eficacia de corte de nuestra cadena.

Es imposible afilar correctamente una cadena “a ojo”.

La cadena de la motosierra requiere dos tipos de operaciones de mantenimiento:

- Afilado del diente de corte. (Imagen a)

Para afilar correctamente el diente de corte es necesario conocer la marca, el perfil, el modelo y el paso de la cadena que estamos empleando. En función de estos detalles, el fabricante, nos proporciona el ángulo de afilado de la placa superior del diente y el ángulo de afilado de la placa lateral. La aplicación precisa de esos dos ángulos nos proporciona la máxima eficacia y rendimiento de corte de nuestra cadena. Una cadena perfectamente afilada reduce el esfuerzo del operario y aumenta su seguridad, además disminuye el desgaste mecánico del motor y proporciona mayor rendimiento y calidad en el trabajo. Otro detalle importante es aplicar la lima adecuada ya que cada cadena requiere de un diámetro de lima preciso, de modo que, si afilamos con una lima demasiado grande eliminamos el filo de la placa superior y si afilamos con una lima pequeña solo afilaremos una parte de la placa lateral o de la placa superior del diente.

Imagen a

- Rebaje de la guía de profundidad. (Imagen b)

A medida que la cuchilla de corte se va desgastando, es necesario rebajar la guía de profundidad para que la cuchilla continúe cogiendo madera. Una guía de profundidad se rebaja tres o cuatro veces a lo largo de toda la vida útil de la cadena y nunca cuando se estrena. Si no rebajamos la guía, esta choca antes que la cuchilla en la madera y genera un sobrecalentamiento de la cadena. Si rebajamos la guía en exceso, la cuchilla “muerde” más madera de la que es capaz de procesar y se producen enganchones, tirones y rebotes. Un error muy frecuente es el de rebajar la guía de profundidad en exceso, se trata de una situación que agrava los factores de riesgo ya que: • Aumenta el nivel de vibración de la máquina. • Es necesario un mayor esfuerzo para controlar la máquina. • Los Equipos de Protección Individual pierden su eficacia frente al corte. • Se producen daños y desgastes innecesarios en el elemento de corte y en la propia máquina.

Imagen b

Mantenimiento del sistema de admisión

El filtro de aire separa las partículas e impurezas suspendidas en el aire evitando que pasen al interior del carburador. El 99,9% de la mezcla que entra en el cilindro es aire y, tan solo, un 0,1% es gasolina. Un filtro sucio impide una correcta proporción de la mezcla y provoca un funcionamiento de bajo rendimiento en la máquina. Los filtros se limpian con aire, un pincel o con desengrasante pero nunca con gasolina. Efectos de la gasolina en la limpieza del filtro:
Deteriora los plásticos y mem- Engrasa el filtro intensifibranas del filtro reduciendo su cando la acumulación de vida útil y su eficacia de funcio- suciedad en este. namiento. Provoca daños por inhalación o Se trata de una sustancia contacto en el operario. tóxica que puede alterar los ecosistemas por vertido.

Mantenimiento del sistema anti vibración

Una cuidadosa limpieza diaria con agua y jabón nos permite una limpieza eficaz en seco mediante un pincel o brocha a lo largo de la jornada de trabajo. Un filtro sucio reduce la potencia de la máquina y obliga al operario a un mayor esfuerzo, aumentando el nivel de fatiga y otros factores de riesgo. Desde la década de los 70, las motosierras comenzaron a incorporar sistemas que separan el motor de la zona de agarre mediante muelles o silemblocks de goma. La misión de estos sistemas es reducir el nivel de vibraciones a que está sometido el operario durante sus labores. Estos sistemas se degradan y pierden eficacia por el uso por lo que es necesario comprobar su funcionamiento periódicamente y proceder a su sustitución cuando no sean eficaces. Una exposición a niveles elevados de vibraciones mecánicas puede ocasionar lesiones musculo esqueléticas y enfermedades profesionales (Síndrome de Raynaud).

Mantenimiento del sistema de escape

El sistema de escape tiene tres funciones diferentes: - Conducir los gases de la explosión reduciendo su inhalación por parte del operario. - Evitar la salida de chispas incandescentes al exterior. - Reducir las emisiones de ruido. Es necesario comprobar la eficacia y funcionamiento del sistema de escape para cada una de estas funciones. Un escape rajado o mal ajustado aumenta considerablemente las emisiones de ruido rediciendo la eficacia de los protectores auditivos.

Freno de cadena

El freno de cadena actúa de dos maneras:

- Accionamiento manual.

Mediante la palanca de freno podemos activar o desactivar manualmente a voluntad el freno de cadena.

- Accionamiento automático de inercia.

El sistema de inercia hace que el freno se active automáticamente cuando se produce un movimiento brusco de la máquina (retroceso, rebote, golpe).

Es fundamental la comprobación del correcto funcionamiento de ambos sistemas antes del inicio del trabajo y proceder a su reparación inmediata en caso de un funcionamiento incorrecto. No debe trabajarse con una máquina cuyo freno de cadena no funcione correctamente.

Otros sistemas de seguridad

Captor de cadena, interruptor de parada y arranque, fiador del acelerador, protector de mano derecha o pictogramas informativos son otros de los sistemas de seguridad obligatorios en una máquina. Todos ellos deben estar en perfecto estado de funcionamiento y no tener modificaciones de ningún tipo. Cada uno de ellos cumple una misión específica de reducción de determinados factores de riesgo.

Regulación del carburador

La manipulación del reglaje del carburador entraña una serie de riesgos mecánicos y de seguridad si esta no se realiza adecuadamente. Un carburador no debe regularse de “oído”. La regulación del carburador influye en el régimen de revoluciones al que trabaja la máquina y, por tanto, en la velocidad de giro de la cadena y en el nivel de emisiones sonoras de la máquina. Una regulación inadecuada puede estar alterando los valores máximos de emisiones sonoras y de velocidad de cadena para los que está diseñada la máquina lo cual reduce la eficacia de los sistemas de protección frente al corte y el ruido. Por otro lado, una regulación incorrecta, hace que la máquina funcione a un régimen de revoluciones que puede provocar daños mecánicos y una reducción de la vida útil de la misma.

La correcta regulación del carburador debe realizarse por una persona que tenga la preparación y los medios adecuados. Para realizar esta regulación es necesario conocer el régimen de trabajo de esa máquina y disponer de un tacómetro o cuentarrevoluciones, cualquier otro método sólo nos permite una aproximación a la regulación óptima. En la actualidad existen en el mercado algunos modelos de motosierra con sistemas de autorregulación electrónica.

Efectos sobre la salud del trabajador

Los efectos de una máquina defectuosa o utilizada de manera incorrecta son numerosos. Estos pueden afectar al sistema musculo esquelético, sistema nervioso, sistema renal, oído, vista e incluso producir alteraciones del comportamiento. Artritis, artrosis, epicondilitis y distensiones musculares pueden ser frecuentes en la utilización de máquinas en mal estado. Un exceso de vibraciones provoca alteraciones de tipo circulatorio y en general en todos aquellos órganos relacionados con algún tipo de fluido fisiológico. Hipertensión o aumento de presión intraocular pueden estar relacionados con una exposición a un nivel elevado de vibraciones.

Formación y entrenamiento

Es fundamental el conocimiento de las técnicas básicas y los procedimientos de mantenimiento de las máquinas para poder realizar una labor segura. El conocimiento de las limitaciones propias la hora de realizar un trabajo no superando nuestras capacidades reales es el mejor sistema de gestión de los factores de riesgo. Sólo una adecuada combinación de formación y práctica nos puede proporcionar las habilidades de manejo seguro de estas herramientas. Cualquier tipo de manual no deja de ser un complemento para la formación, pero en si no es suficiente para desarrollar las técnicas adecuadas de trabajo.

vídeos
▌Medición de vibraciones

▌Afilado de la motosierra
AUTORES: ARPANA Formación Forestal