mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

Terapia. Lúdica
Autor: Pedro Fulleda Bandera

1

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

Presentación del curso
En el siguiente curso te hablaremos sobre la Ludoterapia, con un enfoque desde la Ludología ¿esfera del conocimiento especializada en el estudio de la Lúdica- se define como una herramienta de intervención inclusiva y multifacética, que tiene a la Lúdica como su recurso fundamental. Como toda terapia conductual, tiene como objetivo esencial devolver -u otorgar por primera vez- a las personas la confianza y seguridad en sus plenas capacidades físicas y mentales. Esto es: para el total ejercicio de su propio e intrínseco poder, lo cual se revierte en la elevación de la autoestima y en un mayor disfrute de la existencia. Pero, la Ludoterapia desde la Ludología se propone algo más: sembrar en las personas la convicción de que cada uno lleva implícitas en su condición humana las herramientas espirituales que le abrirán las sendas universales del conocimiento y la realización total. Si deseas averiguar más sobre este tipo de terapia para mejorar la autoestima solo sigue nuestro curso de psicología y aprende. No tengas miedo ¡Adelante!

2

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

1. Definición. Tipos de terapias.
La Ludoterapia es, por etimología básica, “una forma de terapia basada en el juego”. Pero esta conclusión no alcanza para precisar las pretensiones de nuestra propuesta. Conviene, por tanto, resumir el alcance tradicional del concepto, y sus diversas aplicaciones en la actualidad. Terapia es el tratamiento de una enfermedad con distintos medios. Implica el manejo y cuidado del paciente para combatir un trastorno físico o mental. Los tipos de terapias más importantes son: acupuntura, cirugía, radiación, quiropráctica, homeopatía, hidroterapia, hipnosis, medicina, terapia ocupacional, tratamiento de los huesos, fisioterapia, psicoterapia. Existen también tipos específicos de terapias correspondientes a las diferentes enfermedades y trastornos determinados, las más comunes de las cuales son: Terapia de conducta. Conjunto de métodos de tratamiento psicológico basados en el aprendizaje y dirigidos a sustituir las conductas inadecuadas por otras más adaptadas. El objetivo último de esta terapia es la modificación de conducta. Proviene de los trabajos realizados por el fisiólogo ruso Iván P. Pávlov y de la Psicología de la conducta. Hoy las técnicas de modificación de conducta más utilizadas son la desensibilización sistemática (permite tratar trastornos de los que conocemos la causa), la terapia aversiva (para desactivar malas costumbres) y el biofeedback (trastornos de origen físico). Sin embargo, al estar orientadas hacia las conductas observables y no tanto al análisis de sus causas, estas técnicas son rechazadas por numerosos psicólogos. Terapia de grupo. Concepto que engloba diferentes procedimientos de psicoterapia en los que el terapeuta trata determinados temas que guardan relación con los problemas de los participantes de un grupo de entre cinco y diez personas. La interacción entre los miembros del grupo es la principal fuente para solucionar los conflictos existentes. Toda terapia de grupo lleva a cabo procesos de dinámica de grupos, que utiliza para ensayar diferentes conductas. Además de la conversación como eje de la terapia, cobran importancia otras actividades como el psicodrama o la terapia de grupos procedimental. Formas particulares de la terapia de grupo son las terapias de familia y de pareja. Terapia de familia. Concepto global de procesos sociales y psicoterapéuticos cuyo objetivo es tratar problemas de comunicación familiar y desajustes

3

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

cuyo objetivo es tratar problemas de comunicación familiar y desajustes emocionales dentro de la familia. La comunicación problemática dentro de la familia está considerada como una de las causas más frecuentes de problemas psíquicos y especialmente de desviación de conducta en los niños. El objetivo es mejorar la estructura de comunicación y el ambiente emocional. Por lo tanto, resulta fundamental analizar en primer lugar la situación de la familia. Es importante que todos sus miembros tengan la oportunidad de presentar sus expectativas a los demás, comentar sus experiencias emocionales conflictivas, y expresar su concepto de convivencia positiva. Bajo la dirección experta del terapeuta familiar, este puede intentar crear un ambiente familiar abierto desde el punto de vista de la comunicación y positivo desde el punto de vista emocional, en el que resulte posible entender y solucionar los posibles conflictos. Terapia de pareja. Conjunto de métodos y técnicas cuya finalidad es mejorar las relaciones de una pareja y resolver sus conflictos bajo la dirección de un terapeuta. Forma parte del amplio mundo de la terapia de familia y, consecuentemente, existe un gran número de escuelas, que tienen diferentes lenguajes, criterios, técnicas y sistemas de tratamiento, así como distintas visiones de las necesidades de desarrollo del aprendizaje social y de las psicopatologías. Pero todas ellas coinciden en la importancia que representan la comunicación en la vida de una pareja y la necesidad de expresar adecuadamente los sentimientos para poder reconstruir una relación gratificante. Para su puesta en práctica es necesario el compromiso personal de los implicados, que pueden recibir el tratamiento de forma individual o en grupo. Terapia ocupacional. Tratamiento paramédico que implica una actividad útil planeada, que favorece la recuperación de las personas afectadas por una enfermedad mental o una incapacidad física, que algunas veces aparecen tras un accidente. Este tipo de terapia es proporcionada por un terapeuta ocupacional bajo la dirección de un médico. Considerada en su origen como una forma de ocupar el tiempo de los pacientes en periodo de convalecencia, en la actualidad la terapia ocupacional se ha convertido en un programa de actividades de trabajo que se seleccionan por su valor físico, mental, emocional y vocacional. El terapeuta cualificado está instruido en actividades como la jardinería, las industrias manuales, la música, distintos tipos de entretenimientos, y la enseñanza en artesanías, como el modelado de arcilla o la marroquinería. Después de determinar la buena disposición del paciente para participar en un campo determinado, el terapeuta

4

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

utilizará una o más de estas actividades para obtener el resultado deseado. Con independencia de que trate con un enfermo físico o emocional, un paciente crónico, adultos normales, ancianos o niños, el terapeuta desarrolla su trabajo en dos áreas: la funcional y la psicológica. La terapia funcional se centra en las funciones y disfunciones del sistema muscular y nervioso, y en cómo las actividades planeadas pueden ayudar mejor a desarrollar o restablecer las capacidades sensoriales, motoras y perceptivas. Está indicada en aquellos casos en que la incapacidad física limita las actividades de una persona en términos de cuidados diarios, ocio y trabajo. El programa de terapia ocupacional se individualiza con el fin de desarrollar y restablecer al máximo la coordinación nerviosa o muscular, aumentar la movilidad de las articulaciones, y fortalecer los músculos dentro de los límites de la tolerancia física del paciente. La terapia funcional también tiene en cuenta las motivaciones de los pacientes para llevar a cabo las actividades con sentido terapéutico. La terapia psicológica se centra en la realización de actividades planificadas útiles, que proporcionen al paciente triunfos escalonados que le ayudarán a vencer la falta de confianza en sí mismo, la escasa autoestima, la dificultad de enfrentarse al estrés y la depresión. Aquí la terapia ocupacional se centra en obtener un equilibrio entre el trabajo, el juego y el descanso, en maximizar la función independiente, y en considerar al paciente como un sujeto capaz y no como un impedido. Con independencia de si el impedimento deriva de una incapacidad física o de una enfermedad mental, la rehabilitación psicológica del paciente es importante.

5

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

2. Concepto. Ludoterapia
De modo que en la literatura especializada hasta el presente, el concepto de Ludoterapia no aparece definido, derivándose su comprensión de la interpretación etimológica -ludo: juego, terapia: tratamiento; esto es: tratamiento mediante el juego-. Pero, en la misma aplicación del término radican ya las limitaciones habituales en cuanto al alcance de lo lúdico, identificándolo solo con los juegos infantiles, e ignorándose así que este concepto define a uno de los procesos más abarcadores y omnipresentes de la cultura desde los mismos orígenes de la civilización, donde se manifestó en las primitivas acciones de comunicación social –danzas rituales, pictogramas, y otras- empleadas como representación simbólica de la realidad. Lo lúdico está vinculado a la espiritualidad, o mundo interior del ser humano, y se concreta mediante las formas específicas que asume, como expresión de la cultura en un determinado contexto de tiempo y espacio. Una de tales formas es el juego, actividad lúdica por excelencia. Pero también lo son las diversas manifestaciones del arte, del espectáculo y la fiesta, la comicidad de los pueblos, el afán creador en el quehacer laboral -que lo convierte de simple acción reproductiva en interesante proceso creativo-, el rito sacro y la liturgia religiosa y, por supuesto, la relación afectiva y el sublime acto de amor en la pareja humana. En todas ellas está presente la magia del simbolismo lúdico, que transporta a los participantes hacia una dimensión espacio-temporal paralela a lo real, estimulando los recursos de la fantasía, la imaginación y la creatividad. Tal comprensión permite otorgar a la Ludoterapia, con un enfoque desde la Ludología –esfera del conocimiento especializada en el estudio de la Lúdica- un carácter abarcador de acciones que, como el psicodrama o el psicoballet grupo, ocupacionales, y otras. De modo que, desde nuestra propuesta metodológica, se la define como una herramienta de intervención inclusiva y multifacética, que tiene a la Lúdica como su recurso fundamental, definición con la cual identificaremos y aplicaremos el término en lo adelante. Como toda terapia conductual, tiene como objetivo esencial devolver -u otorgar por primera vez- a las personas la confianza y seguridad en sus plenas capacidades físicas y mentales. Esto es: para el total ejercicio de su propio e –por ejemplo-, se han considerado propias de procedimientos diferentes: terapias de

6

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

intrínseco poder, lo cual se revierte en la elevación de la autoestima y en un mayor disfrute de la existencia. Pero, la Ludoterapia desde la Ludología se propone algo más: sembrar en las personas la convicción de que cada uno lleva implícitas en su condición humana las herramientas espirituales que le abrirán las sendas universales del conocimiento y la realización total. Como todas las terapias, también la Ludoterapia se propone el tratamiento de idénticos tipos de trastornos físicos o mentales, pero con métodos diferentes, basados en la Lúdica como recurso esencial, a la que el ludólogo colombiano Carlos Alberto Jiménez Vélez define así: “La Lúdica, como proceso ligado al desarrollo humano, no es una ciencia, ni una disciplina, ni mucho menos una nueva moda. Es más bien una actitud, una predisposición del ser frente a la cotidianidad, es una forma de estar en la vida, de relacionarse con ella, en esos espacios en que se producen disfrute, goce y felicidad, acompañados de la distensión que producen actividades simbólicas e imaginarias como el juego, la chanza, el sentido del humor, la escritura y el arte. También otra serie de afectaciones en las cuales existen 1. Contribuir al multifacético desarrollo humano en lo físico y lo mental, y tanto en lo individual como en lo social, lo cual infiere superiores niveles en la calidad de vida. 2. Propiciar el ejercicio de la libertad mediante acciones placenteras con contenido educativo y formador de valores humanos. 3. Garantizar, desde la familia, los procesos de inclusión social de las personas de todos los grupos etarios, para la estructuración y consolidación del sentido de pertenencia, la participación colectiva responsable, y la solidaridad. 4. Desarrollar aptitudes y capacidades para el conocimiento y la creatividad, el razonamiento lógico y la toma de decisiones, que permitan afrontar exitosamente los cotidianos retos de la existencia. 5. Estimular los procesos de interacción y comunicación social entre las personas, mediante el desarrollo de una efectiva capacidad sensorial y de inteligencia emocional, basada en una interpretación holística de la sociedad humana. 6. Promover la comprensión de la condición humana cual máxima creación de la Naturaleza, y la verdadera significación de la Divinidad como la esencia energética y espiritual del hombre, que le permite trascender en tiempo y espacio, con la aceptación de que “todos somos uno, indisolublemente unidos a cuanto existe en el Universo”. Si aspiramos a una Humanidad mejor, formada por hombres y mujeres

7

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

Universo”. Si aspiramos a una Humanidad mejor, formada por hombres y mujeres que hoy son niños y niñas, debemos asegurarles que se formen adecuadamente, del modo que sólo la actividad lúdica puede lograr, a fin de alcanzar, con cada generación, un escalón superior en el perfeccionamiento de la condición humana, en pos de convertirnos en seres cósmicos, en los verdaderos habitantes del Universo.

8

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

3. Principales causas. Tratamiento ludoterapéutico. (1/2)
Muy diversas causas, debidas a trastornos de tipo físico o mental, pueden provocar la necesidad de tratamientos ludoterapéuticos. Las causas físicas se originan en factores genéticos (desde el nacimiento) o en traumas provocados por factores externos (accidentes, agresiones, enfermedades...). Las causas mentales -aunque también pueden tener carácter congénito o deberse a secuelas de traumas externos- comúnmente son el resultado de la vinculación del individuo con su medio familiar y/o social, cuando esto se produce de forma inadecuada y traumática, afectándose de tal modo el desarrollo integral de la personalidad en seres humanos que no presentan deficiencias físicas, por lo que constituyen trastornos adquiridos. La Ludoterapia brinda atención sobre todo a las afectaciones de tipo mental por causas familiares y/o sociales. Esto es, a los trastornos de la personalidad, que pueden presentar las siguientes diversas manifestaciones: a) Trastornos del comportamiento, adquiridos en la infancia y la adolescencia. b) Trastornos del aprendizaje, en las etapas primaria y básica. c) Trastornos de la conducta familiar, en la juventud y la adultez. d) Trastornos de la conducta social, en la juventud y la adultez. e) Trastornos de la integración y el rendimiento, en la esfera laboral. f) Trastornos de la inclusión y la comunicación, en lo afectivo y lo conceptual. Pero, igualmente brinda atención a trastornos sensoriales y de motricidad en niños/as y/o adolescentes con necesidades educativas especiales, sobre todo para estimular en ellos los procesos del aprendizaje, la inclusión y la comunicación social. Por otra parte, las denominadas desviaciones de la conducta, que en ocasiones pueden ser causa de tratamiento ludoterapéutico, por su validación respecto a normas y patrones aceptados en un determinado momento tienen carácter histórico, y en consecuencia es preciso considerarlas según el entorno sociocultural en que se presenten. Por ejemplo: elhomosexualismo, que hace un tiempo se calificó como una desviación en la conducta sexual socialmente aceptada para hombres y mujeres -y por tanto causa de tratamiento terapéutico-, hoy se considera, en la mayoría de las sociedades modernas, un derecho de los seres humanos en su capacidad de elección para el libre ejercicio de la sexualidad, por lo

9

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

humanos en su capacidad de elección para el libre ejercicio de la sexualidad, por lo cual dejó de ser un fenómeno traumático y de necesario tratamiento. Pero, existen desviaciones de conducta que afectan a valores humanos universales e imperecederos -la honestidad, la disciplina social, el respeto al derecho ajeno, y otros-, por lo que acciones como el alcoholismo, la drogadicción, y la violencia –por citar algunos ejemplos- requerirán siempre de tratamientos terapéuticos, principalmente en empeños preventivos. El tratamiento ludoterapéutico preventivo tiene la importancia de detectar, investigar y abordar las causas que generan desviaciones de conducta y/o trastornos de la personalidad justamente cuando comienzan a manifestarse. Esto es, en el inicial entorno témporo-espacial del individuo: durante las primeras edades y en el marco familiar. Más adelante –ya en la adultez- el tratamiento de semejantes conflictos tendrá que ser abordado con el ejercicio de la violencia legal u oficial, lo que inevitablemente provocará reacciones igualmente violentas, condenándose de tal modo a la sociedad a un círculo vicioso de degradación e inestabilidad. Trabajar para los niños y las niñas será siempre trabajar por un proyecto, pues cada niño es incuestionablemente un proyecto de hombre, y cada niña es, igualmente, un proyecto de mujer. Las capacidades, destrezas, aptitudes, actitudes, sentimientos y valores humanosque hoy seamos capaces de inculcar y desarrollar en niños y niñas determinarán al tipo de hombre y de mujer que tendremos mañana. Los educadores comprendemos cabalmente este principio esencial en todo empeño de construcción humana, y sólo aspiramos a que los diseños de la sociedad contribuyan a hacerlo realidad. Tristemente, en la gran mayoría de los casos a lo largo de la historia, y hasta nuestros días, esto no es así. Las estructuras de poder –económico, político, social- han preferido reprimir y sancionar las conductas adultas inadecuadas antes que prevenir su aparición desde la infancia. Y si es así, no necesariamente se debe a la mala voluntad de empresarios, políticos o gestores sociales –lo que también ocurre-, sino sobre todo a la ignorancia o incomprensión de dicho principio; pero en todo caso, a la falta de prioridad de tales acciones en el diseño social, pues aparentemente carecen de rentabilidad material a corto y mediano plazos, y sólo pueden ser valoradas durante el tránsito generacional.

10

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

4. Principales causas. Tratamiento ludoterapéutico. (2/2)
En el mejor de los casos, los sistemas educacionales formales se han empeñado tradicionalmente en la transmisión de conocimientos que aseguren la progresiva adquisición de capacidades, destrezas y aptitudes, obviamente con el propósito esencial de preparar tecnológica y científicamente a los hombres y mujeres del mañana para el rol de productores al que el pragmatismo social les destina. ¿Qué pasa, entonces, con las actitudes, sentimientos y valores humanos? Aunque una concepción integral de la educación formal también considera estos resultados en el proceso docente, es incuestionable que la mayor aportación en este sentido corresponde a las denominadas vías no formales de educación, a través de una gran diversidad de instituciones socioculturales que atienden a personas de todas las edades, nivel escolar y condición social. La educación no formal es un complemento indispensable del sistema formal que se cumple en las instituciones educativas a los diferentes niveles. Su primera instancia es lafamilia, donde el ejemplo y autoridad de los padres, abuelos y demás personas mayores ha de ser premisa para la adquisición de actitudes, sentimientos y valores humanos en los pequeños. Lamentablemente, en las condiciones de la modernidad la disfuncionalidad familiar es una constante que afecta a todas las capas sociales, lo que unido a factores de tipo económico -como las condiciones de pobreza extrema e inestabilidad laboral- anula en gran medida ese importante rol de la familia en la sociedad. En las grandes ciudades este problema se agudiza, además, por el desenfrenado y en ocasiones caótico régimen de sobrevivencia que imponen la inseguridad ciudadana por los altos índices delictivos, la pérdida de solidaridad y la elevada competitividad predominantes. De tal modo que ellas resultan verdaderas junglas de concreto donde rige la ley del “¡sálvese quien pueda!”. Es en este contexto donde la comunidad ha de constituirse en el más efectivo recurso para la educación no formal, complementando, y en muchas ocasiones sustituyendo, el así deteriorado papel de la familia, a través de un muy variado

11

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

sistema de instituciones socioculturales que, desde el ejercicio del arte, la literatura, el intercambio de información, y otras actividades, aseguren los procesos de la comunicación social como forma de interacción educativa, útil y provechosa entre los seres humanos Pero, hay que tener muy en cuenta que tales acciones no formales sólo podrán transcurrir durante el denominado “tiempo libre” de las personas, pues aquellas otras priorizadas por la sociedad –como el trabajo y el estudio formal (al que se le debe considerar como “trabajo escolar”)- ocupan la mayor parte del tiempo individual y gozan de total presencia en el diseño social, por ser las económicamente rentables a corto y mediano plazos. Así que el problema de la existencia, y adecuado funcionamiento, de instituciones socioculturales encargadas de la educación no formal se incrementa con la necesidad de que las personas se vinculen a ellas de forma autónomamente condicionada –esto es, durante su tiempo libre-, sacrificando parte de su descanso para disfrutar de dichas ofertas, porque encuentran en ellas satisfacción y placer. Este problema es aún mayor cuando el destino final son niños, niñas y adolescentes. Entonces, será inevitable incorporar a los recursos de dichas instituciones los métodos de la Lúdica.

12

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

5. Comportamiento adquiridos. Infancia y adolescencia.
Una buena parte de los tratamientos ludoterapéuticos se dirigen al abordaje de trastornos en el comportamiento de niños y niñas, así como de adolescentes, que en general se apartan de los patrones comunes y adecuados para sus respectivas edades. Los padres, en primer término, y los educadores después, someten a los pequeños a un continuo proceso de observación y comparación, llegando a conclusiones sobre su comportamiento respecto a las normas aceptadas, en cuanto a: * Motricidad, estabilidad, coordinación, agilidad. * Expresividad y comunicación oral. * Afectividad, empatía y capacidad de cooperación. * Racionalidad y capacidad heurística, para la solución de problemas. * Fantasía, imaginación, creatividad y pensamiento lateral. * Sentido de identidad y autoestima. * Capacidad de recuperación, resiliencia, voluntad y disposición autocrítica. * Comprensión y aceptación de las diferencias. * Asertividad, control emocional y tratamiento de conflictos. * Tendencia general predominante, hacia lo positivo o lo negativo. Hay que destacar que los trastornos probables en esta esfera del comportamiento, susceptibles del tratamiento ludoterapéutico, son sobre todo adquiridos durante la infancia o la adolescencia, debiéndose por tanto a causas externas, las que es preciso abordar en las acciones de prevención y/o recuperación. Otras deformaciones en el comportamiento por causas físicas –genéticas o debidas a traumas-, como es el caso del autismo, o déficits en la actividad mental, requieren tratamiento médico especializado –psiquiátrico-, y la Ludoterapia solo puede intervenir en ellas del limitado modo que con otros tipos de necesidades especiales. Trastornos del aprendizaje, en las etapas primaria y básica. Sin dudas la mayor preocupación de los padres en cuanto al funcionamiento intelectual de sus hijos es su capacidad de aprendizaje, pues de ello dependerá en gran medida el desarrollo de sus aptitudes y conocimientos, y en consecuencia su preparación para el competitivo mundo adulto, que les espera. Una de las preguntas que con mayor frecuencia se hacen tanto progenitores como educadores es: “¿Por

13

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

que con mayor frecuencia se hacen tanto progenitores como educadores es: “¿Por qué no aprende un niño/a?”. Las respuestas pueden ser diversas, pues las causas son sin dudas multifacéticas; pero en general estarán siempre presentes factores como los siguientes: * Falta de motivación respecto a una asignatura, o al proceso docente en general. * Incapacidad de concentración, y tendencia a la dispersión del pensamiento. * Falta de racionalidad y capacidad heurística, para el planteamiento y resolución de problemas. * Dificultades para la lecto-escritura y el cálculo aritmético. * Retraso escolar notablemente invalidante. * Empleo de métodos didácticos que dificultan la comunicación profesor-alumno. * Ausencia de métodos inclusivos y participativos del alumno en el proceso docente. * Situación entrópica en las relaciones del alumno con su entorno escolar. * Carga docente agobiante y agotadora, en la jornada escolar y aun extraescolar. * Influencia de factores externos (personales, familiares, sociales) desestimulantes. Otros trastornos del aprendizaje provocados por causas físicas –genéticas o debidas a traumas-, como es el caso de déficits en la actividad mental, o afectaciones en la vista, el oído, o el habla, requieren tratamiento médico especializado –psiquiátrico, oftalmológico, otorrinolaringológico, foniátrico…-, y la Ludoterapia solo puede intervenir en ellos del limitado modo que con otros tipos de necesidades especiales.

14

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

6. Trastornos de la conducta familiar. Juventud y adultez.
Todos los enfoques sociológicos coinciden en situar a la familia como fundamento y base de la sociedad, por lo que la estabilidad de esta dependerá, en gran medida, de la armonía alcanzada en el funcionamiento familiar. Una familia disfuncional no podrá generar sino jóvenes y adultos disfuncionales, cuyas actitudes y comportamientos sociales trasladarán al seno de la comunidad los conflictos y traumas que adquirieron y desarrollaron desde la más temprana infancia. De tal modo, la investigación previa al tratamiento ludoterapéutico tendrá que evaluar los siguientes indicadores de trastornos de la conducta familiar, y su influencia en la juventud y la adultez: * Existencia de relaciones de subordinación basadas en la economía o la violencia. * Manifestaciones de discriminación de género (machismo, etc.). * Incomunicación intergeneracional e irrespeto entre los miembros de la familia. * Efectos nocivos del alcoholismo, la drogadicción, juegos de azar, u otras acciones. * Promiscuidad y/o práctica de abuso sexual hacia miembros menores de la familia. * Exigencias de trabajo infantil con el principal interés de la explotación económica. * Ausencia de diálogo y de inclusión participativa en la toma de decisiones. * Práctica de acciones delictivas por uno o más miembros de la familia. * Conflictos de convivencia intrafamiliar e interfamiliar. * Influencia de factores sociales (desempleo, hacinamiento, pobreza extrema, etc.). Trastornos de la conducta social, en la juventud y la adultez. Todo hombre civilizado gusta de vivir en colectividad. Es sobre todo en la sociedad donde el individuo se realiza como ser humano a partir de la formación recibida, en primera instancia, en su familia. Puede asegurarse que cuanto esfuerzo de perfeccionamiento realiza el hombre va justamente dirigido a alcanzar y consolidar un lugar en el recuento histórico de sus semejantes. Lamentablemente, no todos lo consiguen de manera positiva, y muchos más que lo deseado siguen caminos de franca confrontación con la sociedad, desarrollando conductas de ilegalidad e indisciplina social. Si consideramos, muy acertadamente, que la verdadera causa de la indisciplina social está en la insatisfacción social, será posible entonces encontrar los orígenes de semejantes conductas en factores como los

15

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

siguientes: * Condiciones de marginalidad económica y social, y falta de oportunidades. * Condiciones de disfuncionalidad familiar. * Escaso nivel cultural y/o profesional. * Poca o ninguna participación en planes socioculturales y de educación de adultos. * Poca o ninguna participación en sociedades, hermandades y grupos fraternales. * Poca o ninguna participación en instituciones religiosas y grupos de fe. * Tolerancia, vinculación y/o participación directa en actividades penadas por la Ley. Trastornos de la integración y el rendimiento, en la esfera laboral. La principal tarea del hombre a lo largo de su existencia es enfrentarse a sus “contrarios” –los factores naturales y sociales que le rodean e influyen sobre su comportamiento-, como resultado de lo cual descubrirá sus limitaciones, se perfeccionará y aprenderá a confiar en sus posibilidades, desarrollando el importante sentimiento de autoestima. Todos los actos del ser humano serán, de tal modo, el resultado de su lucha contra dichos contrarios, a los que está dialécticamente unido, en la búsqueda de su propio desarrollo. Ninguna acción escapará a tal designio, manifestándose en dos tendencias principales: la laboral y la lúdica. Mientras que en el accionar lúdico tal enfrentamiento será siempre fraternal y positivo, en el campo laboral puede adoptar formas violentas, debido al hecho de que en la realidad -regida por reglas impuestas al hombre desde afuera- los errores suelen ser costosos, amenaza que rige la conducta de los individuos en la esfera laboral, provocando trastornos en su integración y rendimientos, de los siguientes tipos: * Competición violenta entre los compañeros, por mejores puestos y remuneración. * Condiciones laborales de explotación, bajos salarios y ausencia de estimulación. * Conductas reproductivas, transitando por vías habituales y seguras de actuación. * Falta de racionalidad y capacidad heurística, para el planteamiento de problemas. * Poca disposición a la creatividad y la innovación, por temor al fracaso. * Acciones discriminatorias de diverso tipo, y abuso de poder por parte de los dirigentes. * Poca o ninguna participación en la toma de decisiones que afectan al colectivo. * Agotamiento físico y/o mental extremo por anormales condiciones de trabajo. * Sumisión y pérdida de autoestima por las condiciones de subordinación existentes.

16

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

* Ausencia de opciones que propicien actividades de recuperación física y/o mental.

17

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

7. Trastornos sensoriales y de comunicación
Trastornos de la inclusión y la comunicación, en lo afectivo y lo conceptual. Todos quienes deseamos mirar al porvenir con las expectativas del mejoramiento humano comprendemos la necesidad de generar transformaciones en el terreno de las ideas, que aseguren la vigencia de los más altos valores morales, como la honestidad, la solidaridad y la aceptación de diferencias en las relaciones interpersonales. Tal proceso de transformación tiene, sin dudas, un esencial carácter cultural, como campo de expresión de las ideas y de las formas de comunicación entre los seres humanos. Lo que confiere auténtica riqueza cultural a una sociedad es la variedad de códigos de comunicación que utilicen sus miembros. Pero, para que este proceso alcance óptimos resultados es indispensable que exista entre sus participantes una voluntad inclusiva, expresada por los siguientes factores: identidad, para que todos se reconozcan mutuamente y desarrollen los sentimientos de pertenencia; solidaridad, por la dimensión colectiva que propician las acciones de cooperación; participación, al percibir dichas acciones como un peldaño hacia las responsabilidades en las diversas esferas de la vida social. Cuando esto falla, el proceso resultará un “diálogo de sordos”, con traumáticos efectos en las esferas afectivo y conceptual de las relaciones humanas, como los que se relacionan a continuación: * Dificultades para la expresividad afectiva y la comunicación con los demás. * Escasas empatía y capacidad de integración y cooperación en acciones grupales. * Falta de racionalidad y capacidad heurística, para el planteamiento de problemas. *Impulsividad y poca capacidad de reflexión en la toma de decisiones. * Pobre sentido de identidad, de pertenencia, y autoestima. * Insuficientes capacidades de recuperación, resiliencia, voluntad, y autocrítica. * Intolerancia, escasa capacidad de comprensión y aceptación de las diferencias. * Pobre control emocional e insuficiente asertividad para el tratamiento de conflictos. * Tendencia predominante hacia el aislamiento y la incomunicación. * Situación entrópica en las relaciones del individuo con el entorno social. Puede apreciarse que los efectos en este campo se derivan sustancialmente de los ya vistos como trastornos del comportamiento, adquiridos en la infancia y la adolescencia, lo que resulta una lógica consecuencia, en la juventud y la adultez, de los procesos traumáticos experimentados durante las primeras etapas de la vida, por lo que un adecuado tratamiento de ellos entonces puede prevenir y evitar su

18

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

por lo que un adecuado tratamiento de ellos entonces puede prevenir y evitar su aparición más adelante. Trastornos sensoriales y de motricidad en niños/as y/o adolescentes con necesidades educativas específicas Los niños/as y/o adolescentes con necesidades educativas especiales son, generalmente, portadores de deficiencias físicas y/o mentales de tipo genético (malformaciones desde el nacimiento), o adquiridas como resultado de experiencias traumáticas en sus cortas vidas (enfermedades, agresiones, accidentes…). Ellos requieren de prolongados tratamientos médicos especializados (disciplinas de rehabilitación), y el papel que la Ludoterapia puede jugar respecto a ellos se destina, sobre todo, a la estimulación de los procesos del aprendizaje, la inclusión y la comunicación social, siempre con la intencionalidad de mejorar la calidad de vida desde el placer y la recreación. A tales efectos, resultan alternativas de acción propósitos como los siguientes: * Potenciar la capacidad de resiliencia y la voluntad para afrontar los traumas. * Potenciar al máximo las disponibilidades de recursos de psicomotricidad. * Desarrollar los procesos de aprendizaje placentero, desde la Lúdica. * Incrementar el sentido de identidad y la autoestima. * Estimular el control emocional y la asertividad para el tratamiento de conflictos. * Estimular la expresividad afectiva y la comunicación con quienes les rodean. * Desarrollar la capacidad de aceptación y tolerancia a las acciones de los demás. * Superar y eliminar las tendencias hacia el aislamiento y la incomunicación. * Crear empatía y capacidad de integración y cooperación en acciones grupales. * Impedir la acción adversa de factores externos como sobreprotección, lástima, etc.

19

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

8. Influencia ludoterapéutica del juego.
La primera tarea del hombre a todo lo largo de su existencia es enfrentarse a sí mismo, como resultado de lo cual descubrirá sus limitaciones, se perfeccionará y aprenderá a confiar en sus posibilidades, desarrollando el importante sentimiento de autoestima. Bajo el influjo del medio en que vive, pasa progresivamente el niño a enfrentarse a su entorno: el natural, formado por los procesos de la Naturaleza que inciden en él -a los que debe aprender a no temer y a dominar-, y el social, formado por sus semejantes, en el creciente marco de sus relaciones desde la familia hasta la comunidad. Todos los actos del ser humano serán, de tal modo, el resultado de su lucha contra sus contrarios -a los que está dialécticamente unido-, en la búsqueda de su propio desarrollo. Ninguna acción escapará a tal designio, manifestándose en dos tendencias principales: la laboral y la lúdica. Mientras que en el accionar lúdico tal enfrentamiento será siempre fraternal y positivo, en el campo laboral puede adoptar formas violentas debido al hecho de que en la realidad -regida por reglas impuestas al hombre desde afuera- los errores suelen ser costosos, mientras que en el juego es posible fallar sin traumáticas consecuencias, pues bastará con modificar las reglas. Así, la actividad lúdica favorece la experimentación -tan necesaria para alcanzar una adecuada comprensión de la existencia-, al eliminar los efectos traumáticos del error, siempre probable en el afán de desarrollo del individuo, lo cual concede al juego una cualidad insustituible a los propósitos de tratamientos ludoterapéuticos. En el enfrentamiento con los contrarios durante el juego es preciso asumir a estos como cooperantes y no como adversarios, por cuanto es su presencia lo que hace posible la obtención del placer mediante la actividad, que es lo único importante. Es por eso inadecuado otorgar condición de ganador o perdedor a los participantes en el juego -algo parecido a lo que hace, con sus animales, el domador en el circo-, convirtiendo con ello la actividad en un medio motivador de rivalidad, cuando debió serlo de fraternidad en una acción donde todos ganarán, hayan actuado mejor o peor, única valoración conveniente al afán de superación personal. El psicólogo español Emilio Mira advirtió: "En la medida en que el adulto impone determinadas reglas y normas de conducta al niño, este pierde su libre espontaneidad, fuente de su placer, y adquiere clara noción de su dependencia de voluntades y fuerzas ajenas, que se encuentran en el mundo real que le rodea. Es así

20

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

como se establece la antítesis del placer subjetivo y la realidad objetiva, antítesis que pronto orientará la doble vertiente del juego y del trabajo. "El niño se sumergirá en su mundo personal, imaginativo, mágico y fantástico, para jugar en él, y desarrollará una actividad autista extraordinaria, que le servirá de refugio y de consuelo cuando la fatiga, el dolor o el fracaso le alejen del plano del trabajo realizado en el mundo objetivo, sensorial, lógico y real. A lo largo de toda su vida habrá, no obstante, zonas de intersección entre ambas actitudes; la que marca mejor su fácil imbricación es la de la creación artística, en la cual, aun cuando se realice como trabajo, siguen válidas muchas de las libertades y artificios subjetivos de una inspiración, de un buceo en el mundo interior del artista y que, con el auxilio de la técnica, se expresan a su través". Frecuentemente ocurre que madre y padre, inmersos en sus propios mecanismos de escape de la realidad, no prestan la debida atención a la necesidad lúdica de sus hijos, que queda en "tierra de nadie". Mejor dicho: en la tierra fértil del niño, quien deberá por sí mismo dar riendas sueltas a sus ansias lúdicas, recibiendo a veces en consecuencia la reprimenda de sus mayores, quienes por no cumplir con semejante deber serían los verdaderos merecedores del castigo. La vida demuestra que tal castigo puede llegar de un modo u otro. La falta de comunicación, las divergencias con los hijos, y hasta el dolor por sus posibles acciones antisociales, es el precio que pueden pagar los padres que no prestaron la debida atención a las necesidades lúdicas de sus hijos, como la más efectiva vía para desarrollar en ellos los valores humanos, la disciplina, el respeto mutuo, la confraternidad y la confianza común que el juego entre padres e hijos puede propiciar. La integración al colectivo como vía para incrementar sus esferas de influencia, el sacrificio de la individualidad en aras del interés general, la disposición a transformar la realidad, la tendencia al mayor perfeccionamiento personal, el incremento de la voluntad y la autoestima, la maduración del intelecto y del pensamiento creativo, son propósitos que el ser humano tiene la posibilidad de alcanzar mediante la actividad lúdica, preparándose desde la infancia para la vida en el contexto de los sistemas de poder que rigen su sociedad, bajo el universal estímulo del desarrollo en el ascenso cualitativo hacia las etapas superiores que dan cima a la condición humana

21

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

9. Influencia psicopedagógica. Juego
¿Cuál es el papel del juego en el proceso cognoscitivo? Evidentemente que el de la motivación. Poniendo en acción -desde la obtención del placer por la liberación del impulso lúdico vital presente en los seres humanos- las capacidades físicas y mentales del individuo, el juego garantiza la predisposición necesaria para la búsqueda y consolidación de nuevos conocimientos, que aseguren el tránsito hacia más elevadas cotas en la satisfacción de la necesidad de desarrollo. El juego no sólo predispone hacia el proceso psicopedagógico en cuanto a lo volitivo -la voluntad para actuar por la obtención del placer, en la exploración y búsqueda del conocimiento-, sino además en lo heurístico: la estructuración de estrategias de pensamiento para la resolución de problemas que la misma actividad del juego plantea, la conformación de habilidades para "aprender a aprender", y la formación de un soporte mental para la creatividad. La creatividad es una capacidad potencialmente presente en los seres humanos. En todo caso, ella podrá manifestarse o no, reforzarse o anularse, según la actividad mental del individuo. Un primer elemento a considerar aquí es el nivel de conocimientos. Es imposible crear desde la nada. Siempre en el proceso creador, y a partir de la fase preparatoria, se produce en la mente una confrontación de criterios y conceptos ya adquiridos, que conforman el nivel de conocimientos del individuo, del que podrá salir, durante la incubación, el producto creativo como novedosa combinación de tales criterios y conceptos anteriores. La consciente adquisición de conocimientos, y a partir de ella el desarrollo de la capacidad creativa mediante métodos didácticos no directivistas, sino potenciadores de estrategias de pensamiento que contribuyan a fomentar las técnicas de "aprender a aprender", son premisas esenciales en cualquier propósito de Pedagogía moderna, para lo cual es indispensable la suficiente motivación por parte de los educandos. Incorporar la actividad lúdica a los procesos de enseñanza de una manera adecuada, sin pretender dar al juego otro fin que no sea el de propiciar placer mediante el ejercicio de la libertad, predisponiendo la voluntad y la capacidad intelectual para los procesos cognoscitivos, creativos y afectivos, es un recurso psicopedagógico que apunta hacia una superior formación del educando. Se trata de un difícil empeño, en el que con frecuencia se cae en el error de emplear el juego

22

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

un difícil empeño, en el que con frecuencia se cae en el error de emplear el juego como un medio -o recurso didáctico-, privándole de su cualidad esencial. El buen juego favorece tanto lo volitivo como lo cognoscitivo, por lo que al tiempo de ser motivador para el saber es también fuente de conocimientos. Concebido desde un planteamiento problémico exige, para su desarrollo y solución, la elaboración de algoritmos mentales que conformen estrategias de pensamiento. Vencer el reto planteado por un buen juego condiciona la competencia del jugador contra sus propias limitaciones personales, en lo físico y en lo intelectual. La intervención educativa a través del juego puede ser directivista, donde el educador asume la responsabilidad de conducir el proceso, y no directivista, de forma que el niño sea quien indique el camino a seguir. En este último enfoque intervencionista el niño/a puede expresar a través del juego sus sentimientos, frustraciones, temores, aspiraciones y confusiones. En el niño/a, como en toda persona, hay un impulso que lo induce a actuar hacia su independencia y autodirección: el impulso lúdico vital en los seres humanos. La intervención n o directivista, propicia un ambiente de sinceridad y espontaneidad para que el niño pueda expresarse libremente y asumir la dirección de su comportamiento. Así el juego puede utilizarse como una herramienta muy importante para la atención a niños/as con necesidades educativas especiales, sin que ellos tengan conciencia de verse sometidos a prueba alguna, expresándose con total espontaneidad. Estos niños muestran dificultades para captar los estímulos del medio, restringiéndose las posibilidades de desenvolvimiento de sus potencialidades. El juego para ellos es fundamental, pues de la estimulación que reciban dependerán sus habilidades y capacidades. La Ludoterapia ha puesto de manifiesto las inmensas posibilidades que existen para mejorar el destino de niños/as con necesidades educativas especiales.

23

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful