You are on page 1of 124
Ariel Lingitistica M. Victoria Escandell Vidal Introduccién ala pragmatica Nueva edicién actualizada Editorial Arid, SA. Barcelona. Disetio evbiens: Nacho Soriano Ledisi on Ariel Lingsic: oetubee 1996 (© 1996: M, Victoria Bscandell Vid Derechos exclusives de edicién en espaol reservados para todo el munde: (© 1956: Eeitoril Ave, S.A, (Coreega, 27008008 Barcelona ISBN: 84-344-9220-7 Depésito legal: B. 35.310 - 1996 Impeeso en Bspara Ninguns pare dees publican need ao e Icublona, pode er epredusdsaacenadeo ansrtiéa ea mazera gun i por cingin medio, ya sexier, ‘hmiog, meses pico, de gravee ode foteoop fin peso previo de eto. PRESENTACION sLo que voy a decir aqui no es dificil ni polémico; el anico mérito ‘que quisiera reivindicar para mi exposicin es que es verdadera.... all menos en parte.» Con estas palabras comenzaba J. L. Austin el ciclo de conferencias mas famoso de la historia de la pragmatica, Salvando las distancias, me gustaria creer que las mismas palabras pueden apli- carse también a este libro, En él se quiere ofrecer una presentacion clara, accesible y sistemética de las teorias y los aspectos més rele- vantes de esta reciente disciplina. Ha transcurrido més de medio siglo desde que C. Morris introdu- jo el término pragmatica para designar «la ciencia de los signos en re- lacién con sus intérpretesr. De este modo, la pragmatica pasaba a ocu- par un lugar junto a la seméntica y la sintaxis dentro de su conocida tricotomia: la pragmética toma el Ienguaje tal y como se manifiesta, es decir, inmerso en una situacién comunicativa concreta; la seménti- ca hace abstracci6n de los usuarios y se centra en la relaci6n entre los signos y los objetos a los que aquellos representan; y la sintaxis atien- de s6lo a las relaciones existentes entre los signos, prescindiendo de toda alusiGn a los usuarios o a los significados. El concepto de pragmética, tal y como se propuso originalmente, resulta demasiado amplio: decir que la pragmatica debe ocuparse de Ja relacién entre los signos y sus usuarios es asignar a una sola mate- ria un terreno précticamente inabarcable, no s6lo por su extensi6n, sino también por su cardcter muchas veces interdisciplinar. Esta am plitud es la causa de que hoy no pueda hablarse de una sola pragmé- tica, sino de tantas como centros de interés puedan aislarse. Por otro lado, el interés por la materia no ha hecho més que crecer en los tiltimos afios: existe una asociacién dedicada exclusivamente a los estudias de pragmética (la International Pragmatics Association), que ya ha celebrado su quinto congreso internacional, y que redine a un elevadisimo ntimero de expertos de todo el mundo; contamos con 8 INTRODUCCION A LA PRAGMATICA, varias revistas especializadas (Joumal of Pragmatics, Pragmatics, Prag- matics and Cognition, Argumentation 0 Pragmalingtiistica) que difun- den los estudios de pragmética; y nuestras universidades ya han in- cluide programas de pragmética en los cursos de licenciatura 0 de doctorado de sus planes de estudio. ‘Ambos hechos (la extensi6n del campo y el creciente interés que suscita la pragmitica) sugirieron la idea de elaborar un manual que recogiera de manera sistemdtica las principales aportaciones y los, principales enfogues de los iltimos afios. Es cierto que se han publi- cado traducciones de algunas obras clave (por ejemplo, las de J. L. Austin, J. Searle, O, Ducrot, o D. Sperber y D. Wilson), pero ni estan traducidos todos los textos importantes, ni éstos ofrecen una visién de conjunto que permita apreciar la estructura y el desarrollo de todo el campo, Este libro esta pensado para servir como texto-base de un curso in troductorio de pragmatica, 0 como primer instrumento de contacto con la materia para cursos més especializados. Para seguirlo no se re- quieren conociinientos previos especificos. Seguramente resultara mas provechoso a quienes tengan una cierta familliaridad con los temas y métodos de la lingistica contemporanea, ya que es fundamentalmen- te lingatfstica Ia perspectiva desde la que se abordan los problemas. ‘También puede ser atil a fildsofos y estudiosos de la literatura, y, en general, a todos aquellos que se interesen por las condiciones que re- gulan el empleo del lenguaje en la comunicacién. En todo aso, pre- tende ser una gufa que ayude al lector a adentrarse por primera vez en un termitorio desconocido, y que le sittie en una posicién desde la que le pueda ser més fécil continuar la exploracién por sus prapios medios. El contenido esta organizado en cuatro partes. La primera es una introduccién general, que presenta una visién panoramica del terreno, una justificacién de la importancia de los estudios pragméticos, y un. primer acercamiento a los conceptos fundamentales. La segunda par- +e ofrece los hitos mas importantes del desarrollo de la pragmética en Jos ultimos treinta afios. La perspectiva cronolégica tiene el interés de mostrar cémo las inadecuaciones de una teorfa constituyen el punto del que arranca la siguiente para tratar de evitarlas. La parte tercera recoge algunos estuclios realizados desde una perspectiva pragmética, con el fin de mostrar las posibilidades explicativas y las ventajas de di- cho enfoque. Los hechos lingtifsticos analizados van desde el valor de la conjuncién copulativa en las lenguas naturales hasta las peculiari- dades de la comunicaci6n literaria, pasando por los principios que ha- cen posible la variedad de usos de los enunciados interrogativos o los mecanismos que intervienen en la interpretacién de las metéforas. La PRESENTACION 9 Gltima parte aborda algunas cuestiones tedricas relativas al lugar que cocupa él conocimiento de los principios que organizan la comunica- cién dentro del conocimiento general del lenguaje, y consiguiente- mente, al lugar de la pragmatica en relacién con otras materias dentro de la teorfa lingiistica, Cada parte est4, a su vez, organizada en dife- rentes capitulos, y cada capftulo se cierra con una selecci6n de lectu- ras recomendadas, que permitirn al lector interesado continuar con mas profundidad el estudio de los diversos aspectos. La necesidad de dar una visién lo mas unitaria posible y el cardc- ter introductorio de a obra me han llevado a dejar fuera algunas ver- tientes de la pragmética. No he querido tratar, por ejemplo, Ia co- miente de estudios que hoy se conoce como andlisis de la conversaci6n, y que adopta un punto de vista sociolingustico, porque se aparta de Ja perspectiva elegida tanto en sus supuestos de partida como en su método de trabajo. Algo semejante puede decirse de las orientaciones que suelen englobarse bajo la denominacién de gramdtica del texto 0 gramdtica del discurso, También he dejado fuera un tema, el de la pre- suposicién, que forma parte de algunos manuales de pragmética. En este caso, las razones han sido de otra indole: las presuposiciones es- tan ligadas a los contenidos conceptuales de las unidades lingiisticas, y son inmunes a los cambios contextuales: por ello, en mi opinién, son tun fenémeno mas seméntico que prazmético. En este punto, sigo la posicién defendida por Burton-Roberts (1989), y me remito a los ar~ gumentos que él presenta. Aunque ésta ha sido una cuestién amp! mente controvertida, no volveré sobre ella. Si he querido incluir, en cambio, algunos capitules que no pueden encontrarse en las pocas traducciones con que contamos. Es el caso, por ejemplo, del extenso capitulo dedicado a la teorfa de la relevancia, que ¢s actualmente uno de los modelos més importantes del panora ma internacional; 0 el que se ocupa de la cortesia y de las estrategias gue entran en juego para regular la interaccién social. También cons- ttuyen una cierta novedad en cuanto a su orientacién los dos capitu- los que forman la Gltima parte y que se dedican a la organizacién in- tema de la teorfa lingtifstica, considerando el problema desde una perspectiva amplia: ademas de las cuestiones puramente teéricas, se toman en cuenta datos significativos sobre la organizacién de las di- ferentes capacidades que conforman la facultad del lenguaje dentro de Ja arquitectura cerebral En todos los casos, hay una idea comtin que subyace a la perspec: tiva adoptada y a los temas tratados: la de presentar la pragmética en su orientacién mas general, es decir, aquella que se ocupa de dar cuen- +a de los principios que regulan la comunieacién humana. En muchas ocasiones hay una distancia considerable entre lo que se dice y lo que