You are on page 1of 4

Bat(d)man: el capitalismo de la noche asciende (otra vez

)
La lucha de clases reprimida por la industria cultural es cada vez más descarada. Una vez más, la Warner Brothers (Time Warner Company) nos deslumbra con sus aparatos ideológicos en un film que es un poco más de lo mismo pero mejorado; es decir, mucho peor. En este colapso que vive el capitalismo y que acostumbra a hacer cada tanto para reintentares y alcanzar cúspides más elevadas (y la metáfora no es escogida al azar, entre más alto, más estrecho, caben menos, se siente más la altura y se incrementan las posibilidades de caer…). Sus herramientas más eficaces siguen siendo nuestras cabezas, el dominio que tienen sobre ellas. Esto, en el caso de Batman, bajo tres corolarios: la lucha de clases continúa pero bajo la apariencia de su inexistencia, porque tuvo que cambiar todo (como lo muestra la catástrofe que narra la película), justamente, para que todo siguiera igual (los ricos más ricos, los pobres más pobres…). La sociedad civil es una masa informe cuyo lugar en la conformación es la "privacidad" de su hogar, no la calle, pues e ella, se libra la contienda entre los bandidos que reclaman una "revolución" y los valientes policías que la reprimen en nombre de los mismos ideales que la suscitan. Finalmente, el imposible cambio de fuentes de energía contaminantes y devastadoras por aquellas renovables y sustentables que se muestra en la película reforzando la idea de la necesidad de las mismas fuentes no renovables. En últimas, Batman es la película que señala una vez más el fin de la historia y la imposibilidad de un cambio radica, signos frecuentemente encontrados en los pacientes terminales que se aferran con todas sus fuerzas a la poca vida que les queda. Así, es cierto que la vela alumbra lo máximo antes de apagarse. Detengámonos un momento en estos tres aspectos:

1. La lucha de clases "virtual" y des-socializada
El Dr. Wayne (Batman en la vida pública) es un multimillonario generoso, huérfano desde pequeño y hoy acreedor de una gran fortuna que dona parte de sus ganancias para sostener orfanatos ( o sea, deben haber personas multimillonarias cuya generosidad, fruto de su voluntad particular, nos quite la responsabilidad de organizarnos para atender a este tipo de demandas). Queda claro que, cuando por una coyuntura estrictamente personal (fracaso, enfermedad) ya no hay "ganancias" y el orfanato se queda sin su fuente de sostenimiento, la única forma de volver a reactivar el proyecto sea por la generosa inyección del capital privado para que nos regale un trozo de su excedente (privado) para el gasto público. No se podía esperar más, pues no se trata de la redistribución de la riqueza, sino de la limosna como condición de una participación, cada vez más escasa, en la riqueza que todos ayudamos a producir.

Parece quedar claro que son los delincuentes. No hay "pobres". y todos las imágenes de confrontación con el valiente y abnegado aparato represivo. policías. se hace una operación a lo Robin Hood. ni multitud. las impresiones que dejan estas historias es la identificación del revolucionario con el delincuente abyecto y la deslegitimación de la protesta social. sino un montón de delincuentes que viven en el inframundo citadino. El ocultamiento de las causas del (des)orden actual de las cosas. lo que la razón a la natural represión que le sucede. maquinando perversiones. sujetos abyectos e ignorantes guiados por un criminal poderoso y deforme. como ingenuo pretender que nos hemos "contagiado" de las ideas revolucionarias que de otro modo no podrían llegar hasta estas tierras ni mucho menos nacer en su seno). Sin embargo. 2. algo suceda para bien o para mal. ni siquiera conglomerados. la escoria de la sociedad los que salen a tomarse las calles. como en un videojuego. Las causas de la crisis y de la revolución subsecuente permanecen ignoradas por todos. pues este abajo es también la base del sistema que sostiene el mundo "de arriba". propio de esta sociedad despolitizada. con su mansión. se empieza a despojar a los acumuladores de sus riquezas y en general. esperando que afuera. pues pareciera que se libra una lucha agenda. pues en esto llevamos 500 años y sería redundante volverlo a decir. un *reality* o en el excelente . reducida al espacio privado de su propiedad individual. pues por nada más debería juzgárseles) en tribunales populares que son groseramente ironizados. Y en todo este caos "revolucionario" ¿dónde está la sociedad civil? Como en el caso de Ciudad Gótica. es secundado por (o mejor. ¿No es todo esto un teatro barato de la lucha cotidiana. claro. al ubicar la masa abajo de. la sociedad es "algo que ocurre allá afuera". está en casa. Los presos salen libres y se toman la ciudad. De la des-politización a la des-socialización.el orden de las cosas amenaza con cambiar y estalla la "revolución": los perversos excluidos. fácilmente recuerdan las imágenes de las recientes revueltas anti-capitalistas que han venido cobijando al planeta desde el oriente próximo hasta las metrópolis europeas y norteamericanas (no nombro a América Latina. Proclaman a una sola voz un comunismo que nadie celebra porque de antemano se sabe que nos va a destruir a todos: se abre juicio a los "ricos" sin conocer de qué se les acusa (como si fuera únicamente el teatro del odio injustificado de clase. son los héroes que nos salvarán de la catástrofe de la revolución. sus autos y su envidiable tecnología. vía perpetuación de la catástrofe en la que nos tienen sumidos y vivimos a diario en formas cada vez más agudas. esta vez con cada uno de sus actores desdibujados? El efecto de estas imágenes. viendo televisión. cuya trama consiste en fracasar rotundamente. Y así es como en Ciudad Gótica sólo hay ricos. Ciertamente acertada la posición de esta evidente pirámide social. deciden instaurar el estado de sitio y se toman el poder. Si. clase media que cumple muy bien su papel de espectadora del patético acontecimiento cotidiano y por supuesto. en cloacas. deviene en) una des-socialización: ya no hay sociedad. Las luchas sociales se libran al margen de la sociedad.Este tipo de personas.

de ese objeto misterioso que aglutina el deseo alrededor del vacío que genera su espectralidad. no existe la ciudadanía. 4. el normal funcionamiento de las cosas. Wayne) ha decidido desarrollar un proyecto de energía limpia basado en la fusión nuclear. son espectadores que aguardan que "allá afuera" algo pase. con el propósito de mantener.ejemplo de la bolsa de valores de Ciudad Gótica donde la agitación de su movimiento frenético deja claro el estado del sistema con el siguiente mensaje contundente: "aquí no hay dinero". así las cosas. en la . ¿Podrá volver a ascender este caballero de la noche? La crisis autogenerada por el capitalismo lleva en cada nuevo intento el signo de su impaciencia. como algo venido de afuera que se escapa a nuestro control. entre entidades en confrontación cuya resolución afectará el orden de las cosas operando a través de una desconexión del ciudadano con la realidad. que entre otras. Parte de la trama de la película consiste en que un benévolo millonario (si. siempre y cuando no se vean involucrados en el presente ni afectados en el futuro. puede derivar en un peligro mayor capaz de desencadenar guerras o incluso una destrucción total. Los ciudadanos. Luego que la contienda social se libra al margen justamente de la sociedad. Mr. Sin embargo. desencadena guerras a tal punto que nos puede llevar a un fin inminente. su imposibilidad de control ya que es al mismo tiempo la piedra de toque de la solución a todos los problemas y la peligrosa arma que traería el fin. no hemos podido controlar "tecnológicamente" ni su extracción ni mucho menos su distribución (piénsese en los millones de barriles arrojados al océano…) y efectivamente. la opción equivocada por inventar alternativas a la situación energética mundial. Lo que se evita que suceda con el reactor nuclear es lo que sucede todos los días con el petróleo: cuesta mucho. 3. sea de carácter bélico o por el simple agotamiento de los recursos naturales. herramienta que en manos equivocadas puede resultar siendo un arma letal que amenazaría con acabar el mundo. Esta metáfora reúne una serie de elementos ideales para la reproducción del orden de las cosas: la amenaza de un fin que se presenta a sí misma como un exceso. se deben a iniciativas privadas. la idea de una solución vía destrucción del objet petit a. Hay un mensaje claro: la búsqueda de alternativas a la crisis energética es una mala idea: cuesta mucho. luego de este "lapsus". y finalmente. del fin de la redefinición de sus límites. En Batman. lo que queda es esperar… que todo quede igual (de mal). La anulación de alternativas a la crisis energética Otro gran imposible legitimado es la búsqueda de fuentes alternativas de energía. Se trata del mecanismo que afirma que la mejor forma de esconder algo es mostrarlo a plena luz del día. no sabemos si aún se pueda "tecnológicamente" realizar y lo que es peor. Este objeto indeciso que genera la ansiedad ante el inminente fin es desechado (llevado lejos para su autodestrucción) y el sur plus de goce que le corresponde se traslada a ninguna parte.

lo mejor será dejar a Batman o en su baticueva o en la prisión y no permitir que se siga fortaleciendo. En palabras de Slavoj Žižek.lucha por los significados que libramos a diario. es importante no conceder demasiadas esperanzas a una "auto-destrucción" del sistema. "el sistema capitalista global se está aproximando a un apocalíptico punto-cero. Rev Upd. alimento y agua). Si no queremos que nos pase lo de los ciudadanos de Ciudad Gótica. X. muchas veces desprotegidos frente al asalto de la industria cultural. debemos reaccionar y ya no esperar más. próximos conflictos por materias primas. Sus ‘cuatro jinetes del apocalipsis están compuestos por la crisis ecológica. Hemos venido recuperando el terreno perdido en la batalla ideológica y no esperaremos su final ni mucho menos su (re) ascenso. por medio de este caballero que asciende (otra vez) desde la oscuridad. Al caballero de la noche hay que impedirle su ascenso y la batalla se libra. (Verso. y el crecimiento explosivo de divisiones sociales y exclusiones”. también debe ser claro. . 1 El propósito de Batman es reprimir (forcluir dirían los psicoanalistas) a estos cuatro jinetes que nos avisan del fin. Como en la película. los desequilibrios dentro del sistema mismo (problemas con la propiedad intelectual. en primera instancia. 1 Slavoj Zizek. Living in the End Times. El contra-mensaje entonces. No esperaremos a que ascienda otra vez este mal chico (Badman). 2011). en el terreno ideológico. las consecuencias de la revolución bio-genética.